Anda di halaman 1dari 9

SISTEMA DE GESTION AMBIENTAL

FASE 1

CÓDIGO CURSO: 202025_13

ELABORADO POR:
GUSTAVO CALDERON BERMEJO
CODIGO: 72285064

TUTORA
DIANA MARIA PEREIRA F

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA


11 de octubre de 2018
POLITICA AMBIENTAL DE MICHELIN

El compromiso de Michelin con el medio ambiente no conoce límites. Como parte


de estos esfuerzos, se han buscado establecer convenios para crear conciencia y
generar alternativas para reducir el impacto ambiental.
Michelin se ha empeñado en contribuir activamente con la protección del planeta y
en contagiar este empeño a distintos agentes. Es por ello que ha buscado
establecer convenios con instituciones y gobiernos para generar conciencia y
reducir nuestro impacto ambiental.
La Ley General para la Prevención y Gestión de los Residuos y la NOM 161
SEMARNAT 2011 establecen que los residuos de manejo especial, como las
llantas de desecho, deben de tratarse bajo el principio de "responsabilidad
compartida". Por esta razón, Michelin se ha esforzado por incentivar la asociación
entre productores, distribuidores, comercializadores, importadores, gobiernos y
usuario final, con el fin de que se formalice esta responsabilidad compartida.
Al día de hoy, Michelin ha logrado concretar convenios con universidades y
gobiernos municipales, entre los cuales se encuentran el Municipio de Irapuato,
Guanajuato, la Universidad Autónoma de Querétaro, la Universidad Politécnica de
Santa Rosa Jáuregui, y el Municipio de San Juan del Río, Querétaro. Estos
agentes, junto con Michelin, han aceptado el reto de crear un programa
permanente con el fin de asumir la responsabilidad compartida y de instar a más
personas a reconocer su papel como parte de este ciclo de uso y desecho
responsable de neumáticos.
Responsabilidad compartida
Es el principio establecido en la Ley General para la Prevención y Gestión de los
Residuos y la NOM 161 SEMARNAT 2011. Michelin pretende que por medio de la
asociación con distintos agentes, se reconozca el papel de productores,
distribuidores, comercializadores, importadores, gobiernos y usuarios y su
responsabilidad en el ciclo de uso y desecho responsable de llantas.
DESEMPEÑO AMBIENTAL DE MICHELIN
Indicador de Huella Ambiental
Con 184 millones de llantas producidas y 69 plantas de producción en 18 países,
estamos comprometidos con la reducción de la huella ambiental en nuestras
plantas y oficinas.
Para impulsar la mejora continua, el desempeño ambiental de las instalaciones del
Grupo debe ser medido como un todo. Es por eso que en 2005, se creó el
Indicador de Huella Ambiental Michelin (MEF, por sus siglas en inglés), el cual
mide seis criterios ambientales de desempeño considerados los más importantes
para enfrentar los retos de mediano plazo del Grupo: el consumo de agua y
energía, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y compuestos orgánicos
volátiles (COV), el peso total de residuos generados y el peso total de residuos
enviados al basurero.

Desde el 2005, el grupo ha reducido constantemente el impacto ambiental de sus


instalaciones al seguir trimestralmente el MEF. Después de que la meta inicial de
20% en reducción del 2005 al 2011 fuera alcanzada en 2008, una nueva meta de
35% en reducción del 2005 al 2015 fue impuesta.
El progreso continuó en 2011 con una reducción del 4% en el MEF. Hubo un
progreso particularmente significativo en cuanto a uso de energía, con su
reducción de emisiones de CO2 y COV correspondientes.
La siguiente tabla muestra el desempeño de los seis componentes MEF desde el
2005.
Emisiones de COV
Michelin se ha esforzado para eliminar las emisiones de COV, encontrando
soluciones para eliminar solventes y estableciendo mejores prácticas. Se han
identificados las mejores prácticas realizadas por la compañía y se han empleado
globalmente. En Estados Unidos, la captura y el control de las fuentes de emisión,
y su destrucción en calderas o equipos de control independiente son necesarios
para la mayoría de las plantas Michelin y son reguladas por agencias tanto
estatales como federales.
Estos requisitos se realizan para asegurar que los niveles de emisiones de COV
sean consistentes con el cumplimiento de las normas locales de contaminación
atmosférica. Mientras Michelin avanza hacia la eliminación de solventes y
minimiza las emisiones de COV en sus instalaciones, estas prácticas se rastrean y
reportan. El cumplimiento de estas normas es una prioridad.
Las emisiones de COV se redujeron en más de un 5% a 6 libras por tonelada de
producto terminado en 2011 como resultado de la implementación de nuevos
procesos innovadores y sostenibles de producción, diseñados para usar menos
solventes y por tanto emitir menos COV.
En el siguiente cuadro se ilustra el importante decremento de 78% en uso de
solvente por llanta para auto y camioneta desde que el proyecto se implementó en
1992.
Residuos
Nuestra prioridad en términos de manejo de residuos consiste en reducir la
cantidad de desechos vertidos por medio del reciclaje. Trozos de caucho, textiles y
telas metálicas que empleamos para la elaboración de las llantas son los
principales desechos generados por nuestras actividades. Buscamos reintroducir
estos productos residuales en nuestros procesos de fabricación tanto como sea
posible, en el margen del cumplimiento con nuestros estándares de calidad.
En 2011 se crearon programas para reducir el peso total de residuos vertidos,
cuando el peso bruto de desechos generados por tonelada de llanta producida se
mantuvo sin cambios en 240 libras, y el peso de los residuos vertidos disminuyó a
menos de 22 libras por tonelada de llantas. En total desde el 2005, el peso de los
residuos generados por tonelada de llantas producidas se ha reducido en un 22%,
de 308 libras a 240, y el peso de residuos vertidos se redujo en un 72% de 73 a 20
libras.
En el período 2005 a 2015, Michelin sigue comprometido en la reducción del peso
de residuos generados en un 30%, y de residuos vertidos en un 95%.

Mientras países europeos como Alemania, Francia, Austria reciclan hasta el 60%
por ciento de sus llantas usadas, en México prácticamente no existe tal reciclado,
debido a la poca conciencia ambiental y a un casi inexistente sistema de control y
de mecanismos necesarios para el correcto tratamiento de recuperación de llantas
fuera de uso. Según estudios del Instituto Nacional de Ecología, se estima que
solo en el 2010 se emitieron en nuestro país aproximadamente 440 Millones de
Toneladas de CO² únicamente de procedencia antropógena (Actividades humanas
entre el Transporte, Industria, Generación de Electricidad, Hogares, Comercios y
Actividades Agropecuarias).

Hay millones de llantas que se desechan anualmente en México el 91% terminan


en lotes baldíos ríos, carreteras, dicha situación no solo arruina nuestros paisajes
sino que se convierte en un factor generador de incendios. Este último es el
problema más serio ya que ocasiona severos daños a nuestra salud, pues como
se ha verificado, varios estudios técnicos han demostrado que la quema de llantas
libera sustancias de máxima peligrosidad para el ser humano, tales como
monóxido de carbono, furanos, tolueno, benceno y óxido de plomo, los efectos
dañinos que estos pueden ocasionar a nuestra salud son irreversibles.

¿Cómo están hechas las llantas?

Las llantas están compuestas por 3 materiales los cuales son: alambres de acero
“armónico”, elastómeros mejor conocidos como goma, y fibras textiles, todos estos
son materiales que a partir de su reducción, pueden ser reutilizados en nuevos
procesos productivos.

Las llantas de automóvil están formadas por:

 Elastómero SBR* 70%


 Alambres de acero “armónico” 15%
 Fibras textiles 15%

Llantas de camiones para transporte:

 Elastómero NR* 70%


 Alambres de acero “armónico” 31%
 Fibras textiles 1%

Llantas de maquinaria para excavación (preparación del terreno):

 Elastómero SBR* 70%


 Alambres de acero “armónico” 15%
 Fibras textiles 15%
Llantas de maquinaria agrícola:

 Elastómero NR* 70%


 Alambres de acero “armónico” 5%
 Fibras textiles 25%

Plantas recicladoras de llantas usadas

Para poder reciclar los materiales que conforman las llantas, es necesario que
estas se sometan a los siguientes procesos:

 Destalonamiento: es la remoción de los alambres de acero “armónico”


 Trituración: es la reducción volumétrica de la llanta entera a trozos más
pequeños, esta operación está compuesta por dos fases: la trituración
primaria y la trituración secundaria.
 Granulación primaria: es la reducción volumétrica de los trozos de llantas
(provenientes de las fases de trituración) en granos.
 Granulación secundaria (refinar el grano): para obtener un grano aún más
fino y seleccionar los granos en base a su tamaño.
 Desmetalizado (separación magnética del acero): Esta es una unidad que
se emplea para separar el fierro de los demás materiales.
 Aspiración de polvos (limpieza): son los sistemas de extracción para la
aspiración de polvos de tela y de goma. Este sistema de ‘aspiración de
polvos’ está formado por: el ciclón reductor de polvos, electro aspirador,
roto válvulas, filtro de mangas y las tubaciones.

Infortunadamente este proceso sólo puede darse una vez, de manera que el
caucho de una llanta no puede volverse a someter a un proceso de vulcanización,
sus enlaces químicos simplemente no pueden formarse de nuevo. Es difícil
dimensionar el daño que una sola llanta podría producirle al ambiente, nuestra
calidad de vida y la salud del planeta. Si bien el caucho vulcanizado de una llanta
por sí solo no es tóxico, la perspectiva cambia si consideramos que en México se
desechan 40 Millones de llantas al año.

La lamentable quema de llantas

Por si esto fuera poco, históricamente las llantas se han desechado y “reutilizado”
como combustible por algunas industrias. Esto es porque, por un lado, a nadie le
interesa conservar llantas; y por otro lado, aunque el caucho de las llantas es muy
difícil de encender, una vez que prenden sus llamas son muy difíciles de apagar,
convirtiéndolas en un combustible barato e ideal para algunos hornos industriales
que dependen de estar encendidos las 24 horas los 365 días del año. La quema
de llantas genera contaminantes extremadamente nocivos para la salud y gases
que contribuyen al calentamiento global. Por medio de estudios médicos se ha
demostrado que el humo de las llantas causa entre otros males:

 Cáncer,
 Enfermedades mutagénicas,
 Asma,
 Enfermedades bronquiales y pulmonares,
 Estrés
 Contaminación visual, del aire y de los mantos freáticos.

Es realmente una lástima que un producto tan resistente, sofisticado y noble como
el caucho vulcanizado de una llanta termine quemándose y derivándose en una
nube de contaminantes primarios. Estos contaminantes son sustancias
extremadamente dañinas, que al insertarse en el ambiente se descomponen por
acción del Sol y la humedad, se mezclan con otras sustancias y mutan por el
simple efecto de las condiciones climáticas del día, derivándose en otros cientos
de compuestos extremadamente tóxicos.

La llanta un gran contaminante

También, liberan las moléculas de CO² que rebotan la luz y el calor en todas
direcciones impidiendo que las radiaciones solares escapen de la atmósfera al
espacio, en un fenómeno conocido como Efecto Invernadero y que es el principal
factor causante del calentamiento global. Al combinarse con otros factores, como
el exceso de asfalto y concreto en el tejido urbano de grandes ciudades, como la
Zona Metropolitana de la Ciudad de México, puede elevar la temperatura hasta 8
grados, incluso en el subsuelo, en otro efecto conocido como Isla de Calor. El CO²
es también el principal responsable de las dramáticas modificaciones del clima.

Por todo esto, es necesario que en México al igual que otros países que ya han
tomado conciencia de este gran daño que se le ha ocasionado al medio ambiente,
se tomen las medidas adecuadas y con la concientización de la ciudadanía,
esperemos que poco a poco se llegue a minimizar esta forma tan directa de
contaminar.
http://halosolar.mx/las-llantas-y-su-gran-impacto-ambiental/

https://www.michelin.com.mx/MX/es/homepage.html

CUADRO DE CONTAMINANTES MICHELIN