Anda di halaman 1dari 13

 

 
 
 
MATERIA:​  Macroeconomía y Política económica. 
 
PROFESORES: 
Singerman, Pablo. 
Lalanne, Pablo. 
Quaglia, Nicolás. 
Artz, Luciana. 
 
TRABAJO PRÁCTICO:​  Primer período peronista 1945­1955. 
 
ALUMNOS:  
Park Verónica:  879159 
López Florencia:  878367 
Morbidoni Ailen: 878328 
Migliorata Josefina: 879797 
Finollo Caneda, Ma. Jazmín: 877705 
Gonzalez Cristaldo, Francisco: 879510 
 
 
 
 
 
 
 
 


Primer período Peronista 1945 – 1955. 
 
  
Contexto histórico mundial 
 
En el mundo recién se estaban acabando los disturbios de la Segunda Guerra Mundial. Luego 
de ésta,  fueron muchos los daños que se produjeron, como la pérdida y destrucción de 
activos de capital (tierra, equipos industriales, infraestructuras, etc.), grandes ciudades fueron 
arrasadas, destrucción de viviendas, los sistemas de transportes fueron gravemente dañados e 
interrumpidos, el capital circulante de la industria se vio afectado y era casi inexistente en las 
áreas antes ocupadas; el equipo industrial y los edificios de las fábricas sufrieron grandes 
daños así como deterioro por el trabajo continuo, la falta de mantenimiento y los bombardeos 
y el potencial agrícola fue gravemente desbaratado por la guerra, debido al daño a la tierra, la 
destrucción y saqueo del equipo y las pérdidas de ganado. 
Finalizada la guerra, EEUU y la Unión Soviética se repartieron las zonas de influencia y 
representaron dos modelos contrapuestos de organización económico­social: el capitalismo y 
el socialismo. 
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial inició la Guerra Fría, que se prolongó hasta 1991, 
ésta se trató de un enfrentamiento político, económico, social y militar entre los bloques 
occidental­capitalista liderado por Estados Unidos, y el oriental­comunista liderado por la 
Unión Soviética. Las razones de este enfrentamiento fueron esencialmente ideológicas y 
políticas. 

Contexto histórico nacional 
 
El primer gran antecedente del peronismo fue el golpe de Estado del 4 de junio de 1943 
encabezado por los generales Rawson y Ramírez. 
Éste contenía en su interior diversos sectores que lucharon entre sí para controlar la dirección 
del proceso. Uno de esos sectores estuvo liderado por el coronel Juan Domingo Perón, quien 
ocupó inicialmente el cargo de secretario del Ministerio de Guerra, en cabeza del General 
Farrell. Con el pasar de los años Perón fue ocupando posiciones más influyentes, teniendo a 
su cargo el Departamento de Trabajo, la Secretaría de Estado y otros. 
La Segunda Guerra Mundial (1939­1945) permitió avanzar sobre la sustitución de 
importaciones provocando una elevación de los salarios y  ampliando el mercado interno. La 
gran cantidad de reservas acumuladas durante este periodo se pudo utilizar para la 
cancelación de la deuda externa y la nacionalización de los servicios públicos. 
El 17 de octubre de 1945 fue una fecha emblemática del peronismo. Perón había desplegado una 
intensa actividad a favor de los sectores obreros. Al mismo tiempo que acumulaba poder ganaba 
cada vez más prestigio en el pueblo. Los sectores opositores reaccionaron molestos ante lo que 
consideraban una abierta campaña electoral frente a futuras elecciones. Un sector militar exigió su 
detención y fue enviado a la isla Martín García. Parecía que había terminado la popular  carrera 


política de Perón. Sin embargo, un gran movimiento en los barrios obreros del gran Buenos Aires 
recorrió las calles y se concentró en la Plaza de Mayo, exigiendo la libertad de Perón. De esta 
manera el General Perón fue liberado y consagrándose como el gran triunfador. Este contexto 
genera la plataforma en la que se asentó el triunfo del General Perón en la elección presidencial de 
1946, dándole a la campaña electoral una notable lucha al imperialismo. 
El nuevo presidente contaba con la incondicional adhesión de grandes sectores populares, 
sustentada a través de una sensibilidad popular marcada y una especial aptitud para manejar un 
lenguaje directo como uno de los rasgos políticos más sobresalientes de su personalidad. 
Perón encontró a su más eficaz colaboradora en su esposa, Eva Duarte la cual supo ganarse la 
simpatía y el agradecimiento de niños, ancianos y especialmente mujeres, por quienes peleó hasta 
conseguir el reconocimiento de sus derechos civiles.  
Durante la gestión del gobierno peronista se propició una amplia legislación laboral que contempló 
reales necesidades de los sectores obreros que se sentían postergados. En cuanto al campo, se 
proporcionaron leyes, como el estatuto del peón rural. Por otro lado, la incipiente industria local 
atrajo a los habitantes del interior hacia los núcleos urbanos y se produjo una verdadera migración 
interna. Esta ola migratoria fue acompañada de choques culturales, étnicos y políticos. Algo para 
destacar es la denominación despectiva y de tipo racista “cabecitas negras” para denominar a los 
nuevos inmigrantes. 
Con la intención de realizar una verdadera redistribución de los ingresos se planearon mejoras 
sociales que implicaron más altos salarios y el reconocimiento de conquistas obreras que se 
reactivaron tales como la legislación laboral, indemnización por despido, aguinaldo, salario 
familiar, planes de vivienda, vacaciones pagas, construcción de hospitales etc. Destacando una ley 
de enorme trascendencia política; el voto femenino. 
Esta población proveniente del interior creó una nueva clientela política no demasiado 
comprometida con los partidos tradicionales.  
El apoyo masivo de los sectores obreros abrió un nuevo camino a la política sindical. Los obreros 
que antes no tenían participación en el proceso político ahora ejercían una considerable influencia 
sobre las acciones del gobierno. Por otro lado, la política peronista no produjo grandes cambios en 
la estructura de la propiedad de la tierra. 
Perón creía que sin los ferrocarriles su plan económico podría resultar menos que 
impracticable ya que este era importante para la unificación y la expansión del mercado 
interno. 
La explotación de los servicios públicos pasó a manos del Estado, quien también pasó a 
controlar diversas empresas. 
Por otro lado, ​
el rescate total de nuestra deuda externa se logra en 1952. El Estado peronista destaca 
entonces que el país deudor de $12.500.000.000 se convertía en acreedor por más de 
$5.000.000.000.   
El Estado se fue apropiando de crecientes recursos, junto con el control de las importaciones 
para anular la competencia extranjera, implementando una política proteccionista. 
El Peronismo logró diversificar la producción nacional, ampliar el capital básico del país, un 
desarrollo interno importante, reducir el capital extranjero y distribuir la renta nacional. 
El gobierno buscaba, además, reducir las relaciones con EEUU. 
  
 
 

Gobierno Peronista 
 
Perón asume la presidencia el 4 de junio de 1946. El apoyo popular, organizado por el Partido 
Laborista y la UCR Junta Renovadora, le dio la presidencia con el 52% de votos en las 
elecciones del 24 de febrero de ese mismo año. 
El estado Justicialista del gobierno de Perón surgió para solucionar la crisis de la hegemonía 
oligárquica. Esta doctrina justicialista abogaba por la armonía en contraposición a la lucha 
entre clases, con una visión corporativa de la sociedad y con políticas que pueden definirse 
con rasgos populistas y nacionalistas. 
El Estado amplía su autonomía relativa respecto de clases y grupos sociales, no sólo para 
regular la relación obrero­patrón, aunque en los primeros años se centró más en responder al 
obrero lo que no solo condicionó el modelo de desarrollo, sino también las necesidades de 
empresarios. 
Presentaba una mayor autonomía por el hecho de no recurrir capital extranjero en los 
primeros años y por la gran mayoría que voto este gobierno. 
Este gobierno Peronista busco ser económicamente independiente y que los países centrales 
no se apropiaran de su riqueza, por eso la primera etapa se basa en una política nacionalista y 
estatizante. 
Según la estrategia peronista, la Argentina rompería su dependencia de los mercados externos 
mediante la industrialización y el consumo masivo. 
La acción política de Perón se desplegó alrededor de tres ejes: justicia social, control de la 
clase obrera y despolitización de las organizaciones sindicales. 
La justicia social y la independencia económica se convirtieron en los pilares de la ideología 
del gobierno peronista. 
La justicia social se manifestó con la integración de los trabajadores al proceso político en un 
mismo nivel que el del sector capital y con la distribución de una mayor proporción del 
Producto Bruto Nacional. 
La independencia económica significó terminar con la dominación foránea sobre importantes 
sectores importantes de la economía, tales como los servicios públicos y los transportes. 
Perón creó nuevos sindicatos, decretó nuevos estatutos para los diversos gremios, estableció 
aumentos de salarios, organizó las asambleas, etcétera. 
Las reformas sociales más importantes fueron: 
el Estatuto del Peón, que fijó un salario mínimo y mejores condiciones de trabajo, vivienda y 
-​ ​
alimentación para un amplio sector de la población; 
la creación del Instituto de Previsión Social; 
-​ ​
la introducción del seguro social y el derecho a la jubilación; 
-​ ​
el establecimiento de Tribunales de Trabajo; 
-​ ​
el reconocimiento oficial de las “asociaciones profesionales”; etcétera. 
-​ ​
  
 
 
 


MEDIDAS DE POLÍTICA ECONÓMICA 
 
Primer Plan Quinquenal 1947­1951 
 
El primer Plan Quinquenal fue un procedimiento de planificación estatal anunciado a 
principios del segundo semestre de 1946. La Secretaría Técnica de la Presidencia comenzó a 
preparar un Plan de Gobierno para el período quinquenal comprendido por los años 1947 y 
1951. El Plan Quinquenal se anunció en el mensaje presidencial del 19 de octubre de 1946 
como "Proyecto de Ley" que se iba a enviar a la Legislatura. 
El plan planteaba la necesidad de prever y codificar en un solo cuerpo el conjunto de medidas 
que afectaban la exportación y la importación, reglamentando la tipificación, el envase y la 
certificación de la calidad de los productos exportables y estableciendo un régimen aduanero 
ajustado a las realidades de ese momento. Sus objetivos eran: 
 
●    ​Transformación de las estructuras económico­social por la expansión de la industria. 
●    ​Promover el crecimiento de las empresas de la burguesía nacional. 
● Reducir factores que provocan vulnerabilidad externa: Rescate de la deuda externa y 
nacionalización de servicios para esto. 
●  ​ Elevación del nivel de vida de la población mediante redistribución de ingresos y un 
plan general de obras y servicios públicos referidos a sanidad, educación y vivienda. 
●   ​Política nacionalista frente a organismos internacionales de las post guerra, 
aprovechando la coyuntura favorable. 
●  ​ Movilización de recursos nacionales, fomento de mercado de consumo interno y 
utilización de la fluidez brindada por el sistema bancario. 
●  ​ Nacionalización de empresas y servicios públicos. También del Banco Central. 
● Aumento de salarios y mejoras en nivel de vida para generar una clase obrera 
consumidora y un mercado interno fuerte. 
●  ​ Financiación del programa mediante las reservas acumuladas durante la guerra. 
 
Se buscaba lograr una autarquía económica además de política. 
En este periodo hay dos políticas de ingresos complementarias, la primera es una 
redistribución desde el capital al trabajo y la otra del campo a la industria. 
"Debemos producir el doble; multiplicarlo por cuatro mediante una buena industrialización, 
es decir, enriqueciendo la producción por la industria; distribuir equitativamente esa riqueza y 
aumentar el estándar de vida de nuestra poblaciones hambrientas, que son la mitad del país; 
cerrar ese ciclo con una conveniente comercialización de esa riqueza. Cuando el ciclo de la 
producción, industrialización, comercialización y consumo se haya cerrado, no tendremos 
necesidad de mendigar mercados extranjeros porque tendremos el mercado dentro del país, y 
habremos solucionado con ello una de las cuestiones más importantes: la estabilidad social, 


porque el hambre es muy mala consejera de las masas. Nosotros queremos dar al país una 
gran riqueza, pero consolidada con un perfecto equilibrio social" 

Juan Domingo Perón, ante el congreso (1946) 

 
COMERCIO EXTERIOR ARGENTINO (en millones de pesos) 

Años  Importaciones  Exportaciones  Balanza Total del Comercio 


exterior Argentino 

1940  1502  1699  +197 

1941  1281  1809  +528 

1942  1263  2008  +745 

1943  936  2396  +1460 

1944  1036  2682  +1646 

1945  1174  2892  +1718 

1946  2332  4627  +2295 

1947  5363  6451  +1088 

1948  6302  6446  +144 

1949  4690  4063  ­627 

1950  5227  5838  +611 


 
 
Plan de estabilización de 1952 
 
Perón planteó que el país se enfrentaba a un "desequilibrio" económico que respondía tanto a 
causas externas como internas. 
El programa se concentraba en tres soluciones básicas: el aumento de la producción, la 
austeridad en el consumo y el fomento del ahorro. Se planteaba que una moderación del 
consumo permitiría al país incrementar los saldos exportables y reducir las importaciones, 
aliviando así la situación del balance de pagos. 
Las medidas tomadas para incrementar la producción agraria incluían la fijación anticipada 
de los precios que abonaría el Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI), 
la profundización del programa de mecanización, el levantamiento de las disposiciones que 
trababan la organización tradicional de las labores rurales, como el trabajo familiar, y la 
racionalización de la producción industrial. Un segundo conjunto de medidas estaba 


destinado a atacar uno de los fenómenos que alentaba la inercia inflacionaria: la lucha por la 
distribución del ingreso, por lo cual se dispuso un aumento del salario. 
Por último, Perón propuso un conjunto de medidas destinadas a reducir el gasto fiscal 
mediante la suspensión de obras públicas y viviendas y el propósito de suprimir o reducir 
gradualmente los subsidios al consumo y en general, fijar precios sobre bases económicas. 
Asimismo, se anunció la moderación de la política crediticia, la elevación de la tasa de interés 
y la eliminación de controles y restricciones que afecten las inversiones. 
 
 
Segundo Plan Quinquenal 1952­1955 
 
Este presentaba medidas más permanentes que el de estabilización para resolver el trasfondo 
de la crisis. Entre ellas: 
●  ​ Mantener el equilibrio entre el precio y el salario, y estimular el desarrollo económico 
general. 
●  ​ Programa de inversiones estatales y privadas para resolver el problema de la falta de 
materias primas, insumos, maquinarias, energía y bienes de capital. 
● Seguir con la Industrialización por Sustitución de Importaciones. 
● Fomentar el aumento de la productividad agrícola­ganadera mediante subsidios y 
planes de inversión. 
● Papel complementario al capital/crédito extranjero para cooperar y estimular el 
desarrollo económico. 
●  ​ Aumentar la capacidad de importación a partir de políticas de exportaciones que 
generan las divisas necesarias. Para dicho objetivo se puso un tipo de cambio más 
satisfactorio. 
 
Estas metas necesitaban de financiación del Estado. 
Los recursos necesarios provendrán de deuda pública y organismos como el IAPI. También 
habrá participación de capital privado interno y externo. 
Para generar nuevos mercados se realizaron diversos tratados con países de la región; se puso 
en marcha una ley de inversiones extranjeras. 
 

Perón y el campo 
A causa de las consecuencias de las Segunda Guerra Mundial en los deterioros del 
intercambio se resuelve la creación del Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio 
(IAPI) que absorbió las funciones de la junta de reguladora de granos y fue el nexo entre el 
Poder Ejecutivo y el Banco Central. Con esto se pudo controlar la producción total y el 
ahorro nacional. 
El IAPI fue creado para afrontar las diferentes coyunturas del comercio internacional, 
protegiendo intereses nacionales. 
El instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI) al fijar precios internos 
inferiores a los que obtendría en el mercado internacional, podía lograr un margen de 


beneficios en su carácter de importador exclusivo de determinados artículos, y podía obtener 
amplias ganancias al venderlos después a compradores privados. Los créditos obtenidos eran 
invertidos para promover la industria y el consumo, mediante las siguientes políticas: 
●  ​ POLÍTICA CAMBIARIA: imposición del control de cambios (no se podrán adquirir 
divisas libremente) y una tasa preferencial (más baja) para la importación de materias 
primas, combustible, productos intermedios y bienes de capital. 
●   ​POLÍTICA CREDITICIA: El Banco de Crédito Industrial aumentó 
significativamente su cartera de créditos para la industria. Se canalizaron nuevas 
líneas de créditos hasta fabricantes de indumentaria, textiles y alimenticios. 
● POLÍTICA DE INGRESOS: se redistribuye en favor de los asalariados y los 
industriales. Esta ​
política apuntaba a dos direcciones complementarias; por un lado, 
una distribución del ingreso del capital hacia el trabajo en donde el beneficiario era el 
trabajador; y por otro lado, desde el sector agropecuario hacia las actividades urbanas 
que sostenía el salario real como las tasas de rentabilidad de las industrias. Como 
ejemplo de las primeras, podemos mencionar el notable incremento de los salarios 
con los regímenes de convenios colectivos, los salarios mínimos, el sueldo anual 
complementario y las vacaciones pagas, el régimen de jubilaciones y pensiones, y 
políticas de educación, salud, vivienda y recreación. Según las estadísticas los 
asalariados percibieron en 1949 entre 9 y 13 puntos más del PBI que en el año 1945. 
  
Así el IAPI fue una herramienta encargada de asistir financieramente a las empresas del 
Estado Nacional, gobiernos provinciales y canalizaba también el crédito en la actividad 
privada industrial para la adquisición de bienes de capital. 
 
 ​Otras medidas 
 
Una de las medidas fundamentales de independencia extranjera,  fue la nacionalización del 
banco central y de los depósitos bancarios. Antes de la llegada de Perón al poder, el control 
financiero del país estaba en manos extranjeras, esto se debía al  Pacto Roca­Runciman, que 
disponía la creación de un Banco Central mixto, donde la mayoría de su directorio debía estar 
compuesto por representantes de empresas y bancos ingleses. Así, con el Banco Central en 
poder de los ingleses, el país se endeudaba y los créditos internos eran otorgados a grandes 
consorcios y bancos vinculados al imperialismo británico. 
Una de las cuestiones que se puso en marcha con la nacionalización, fue la derivación de los 
recursos financieros para el servicio de la industria y del comercio Argentino. 
 Al nacionalizar los depósitos de los bancos, estos no podían distribuirlos libremente como 
créditos sin previa autorización del Banco Central. Esto lograba garantizar así, que los 
créditos fueran a donde deberían ir, es decir, de acuerdo a la estrategia de la economía 
nacional. 
La Argentina rompería su dependencia de los mercados externos mediante la 
industrialización y el consumo masivo (a través de la redistribución del ingreso, de los 
productores rurales a los industriales y los consumidores urbanos). 


La política de industrialización masiva se implementó mediante el Banco de Crédito 
Industrial, que otorgaba créditos a los industriales, franquicias impositivas, tipo de cambio 
favorable para importar productos indispensables y mayores barreras aduaneras para 
dificultar la entrada de productos similares a los que se fabricaba en el país. 
El aumento del gasto público fue un pilar importante para acompañar el crecimiento de la 
economía en una primera etapa, aumento equivalente a 10 puntos del PBI sin generar un 
déficit fiscal importante sino hasta el año 1948, cuando el mismo llegó a 17.87% del PBI. Fue 
desde entonces y junto con las crisis que comienza en 1949 que el mismo no volverá a 
alcanzar niveles similares. En cuanto a la composición del gasto entre el año 1945­1949 tuvo 
un gran crecimiento el gasto en inversiones que se incrementarán casi en un 9 % con respecto 
al período anterior; debido a la prioridad otorgada a los sectores de la producción, transportes, 
obras sanitarias, sanidad y defensa. Aunque es importante destacar el crecimiento que sufre 
también el gasto corriente producto del incremento del empleo en el sector público. Entre 
1945­1955 las remuneraciones representaron un 50% de los gastos corrientes. 
Según datos estadísticos el total de empleados públicos pasó de 324.400 durante el período 
1935­1939 a 683.000 hacia 1945­1949 y a 883.000 hacia 1950­1954. Esto se debe a una 
ampliación del aparato Estatal y a una mayor predisposición de ocupar mano de obra no 
ocupada por el sector privado. 

 
IMPACTO DE LA POLÍTICA ECONÓMICA 
 
Límites del proyecto económico Peronista y su reformulación 
 
La "independencia económica" no se iba a lograr sin el desarrollo industrial; a pesar de que se 
habían sustituido importaciones, la dependencia para insumos, maquinaria, etcétera, seguía 
estando. 
Había que pasar a otra etapa de industrialización, la industria pesada, ya que había grandes 
insuficiencias en la industria petrolera, química, de metales. Entre 1949 y 1952 el desarrollo 
industrial fue más lento generando una situación crítica. 
La caída de los precios del producto agrícola en el mercado internacional afectó la principal 
fuente de recursos de la redistribución de ingresos. 
Como el proyecto de este Estado para desarrollar la industria nacional se financiaba con las 
divisas que ingresaban mediante las transacciones del campo, la oligarquía terrateniente, que 
se oponía a Perón, redujo sus exportaciones para boicotear al gobierno y dicho proyecto. Es 
por esta dependencia que tenía la industrialización hacia el mercado agrícola­ganadero que la 
oligarquía terrateniente mantuvo intacto su poder. 
Esto generó una crisis y una lucha entre la Burguesía nacional y la clase obrera. 
Para superar la crisis se renovó el equipo económico y se resignó ciertos aspectos 
nacionalistas y antiimperialistas que presentó el Primer Plan Quinquenal, dando lugar al plan 
de estabilización de 1952. 


Argumentos a favor 
 
La integración de los estratos más bajos del peronismo fue uno de los primeros méritos del 
régimen. Esto fue resultado de las reformas sociales aplicadas por Perón. La acción estatal se 
concentró en hacer desaparecer el abismo existente entre la clase alta y media por un lado, y 
la baja por otro. Perón procuró despertar en los estratos bajos un sentido de nacionalidad y de 
identidad mediante la difusión de su doctrina. 
Un argumento a favor importante de resaltar que se puede observar durante el primer 
gobierno peronista es la gran participación en el ingreso por parte de los asalariados, 
respondiendo a los planes de redistribución de la riqueza que tenía dicho gobierno, ya que 
elevó el poder adquisitivo de los trabajadores, aumentando el nivel de empleo y salario. 
El crecimiento de los sindicatos paso por su momento más dinámico durante el gobierno 
peronista. Durante el periodo entre 1947 y 1948 se verificó la afiliación más intensa, lo que se 
tradujo en una impresionante expansión del movimiento obrero organizado. Esta masiva 
sindicalización respondió a el aporte del Estado creando un marco institucional en las 
relaciones laborales. A partir de 1946 el Estado brindó un apoyo político y legal, y a su vez 
intervino en la implementación de un sindicato único por actividad. 
Una de las reformas política más importantes realizadas por el peronismo fue la sanción de 
una nueva ​Constitución​  Nacional, en 1949. En ella se incorporaron los ​
derechos​  sociales 
conquistados por el movimiento obrero y la legalización de los cambios económicos, 
especialmente la política de nacionalizaciones del comercio exterior, de los combustibles y 
del ​
transporte​.  
Debido a no contar con una burguesía industrial poderosa, fue el Estado el responsable de 
producir la modificación de la estructura productiva, impulsando un rápido crecimiento 
industrial y nacionalizando importantes sectores de la economía. Entre 1946 y 1950 el Estado 
fue asumiendo un rol de empresario, haciéndose cargo de diversas tareas que anteriormente 
correspondían a iniciativas del sector privado. En 1946 se nacionalizaron el Banco Central y 
los depósitos bancarios, permitiéndole al Estado controlar la política financiera del país y 
orientarla –a través del otorgamiento de créditos– hacia una política de incentivo de la 
actividad industrial. ​
Así el Estado garantizó una pieza fundamental para su esquema de
desarrollo de la industrialización nacional. El Estado era quien, a partir de entonces,
decidía el destino de los créditos y tenía una influencia determinante de la tasa de interés,
cuyos valores diferían según el destino de los préstamos. Así se decidió apoyar firmemente
al sector industrial, mediante la expansión de créditos con tasas de interés inferiores a la
 ​
tasa de inflación, subsidiándose de esta manera al sector.​En su primer año de gobierno, el 
peronismo creó el IAPI –Instituto Argentino para la Producción de Cambio–. Con este 
organismo el Estado pasó a controlar el manejo del comercio exterior. El IAPI era quien 
fijaba los precios de las exportaciones agrícolas, regulaba las importaciones y resguardaba la 
producción nacional. Con el funcionamiento de este organismo como agente de 
comercialización, el Estado obtuvo un importante caudal de recursos, que derivó en parte 

10 
hacia la actividad industrial, y en parte hacia la inversión local. Esta transferencia de ingresos 
del sector agrario al industrial provocó una importante oposición de los sectores terratenientes 
y de las empresas privadas vinculadas al comercio exterior. 

De este modo, protegida por esta política económica, la actividad industrial en especial las 
pequeñas y medianas empresas crecieron a un ritmo sostenido durante algunos años. 

 
Conclusión 
 
Al finalizar este trabajo, podemos considerar  claramente  al período peronista como una 
etapa decisiva en la historia política, económica y social argentina, que marcó un avance 
decisivo hacia la democratización de la sociedad. 
Las políticas de este gobierno, provocaron un profundo cambio en la estructura económica 
existente, modificando la dependencia agonizante del modelo agroexportador comenzada en 
los años 30 dando origen a un proceso de industrializaciòn pujante, la cual necesitaba de una 
burguesía comprometida con el desarrollo nacional. 
El Estado adquiere un rol central en actividades económicas y de bienestar social con el 
objetivo de redistribución de la riqueza, en cual el Estado es el responsable de actuar como 
garante y árbitro. Así, logra cumplir sus principales metas de justicia social y grandeza 
nacional, construyendo un país más independiente y menos vulnerable a los vaivenes del 
intercambio con el exterior. 
Podemos ver cómo a través de las distintas medidas tomadas durante el gobierno peronista, 
se revirtió el sentido en el que giraban las utilidades del producto nacional. Es decir, cómo lo 
que iba irremediablemente al extranjero, queda ahora en manos del Estado nacional y es 
distribuido a fín del bienestar de todos los argentinos. 
Esto se logró a través de dos operaciones económico­financieras: el manejo de las reservas 
del Banco Central, en la que se utilizaba los fondos para la creación de riqueza productiva y 
trabajo; y la renta diferencial, producto de la compra­venta por parte del I.A.P.I. de las 
grandes cosechas agrarias a los productores. La diferencia, era aplicada al desarrollo 
productivo del país y a la construcción de todas las obras necesarias para el bienestar general 
de la población, principalmente el logro de  la justicia social. 
También, el Estado regularizó la conflictividad laboral y dio a los sindicatos un lugar de 
privilegio, su participación en la escena política y su reconocimiento en la sociedad, la cual se 
sigue manteniendo hasta el dia de hoy. Las masas adquirieron autoconciencia y lograron 
liberarse de viejas pautas de comportamiento social. La difusión del plan de gobierno, marca 
un cambio significativo, un quiebre cultural, que consiste en construir una comunidad 
simbólica que aproxima la sociedad al Estado e internaliza en aquella las metas colectivas. 
Así, la industria y los derechos sociales de los trabajadores se conformaron como ejes 
centrales de un proceso económico social conducido por el Estado. 
La influencia peronista en la historia argentina fue tal, que es un fenómeno cuya identidad y 
características siguen siendo debatidas por profesores, periodistas, políticos, económicos y 
otras personas de influencia. Los componentes derivados del peronismo, son variables que 
11 
forman parte de planes de acción y temas de discusión en el campo de la economía y la 
política actual. 
Temas como el dilema inflacionario, la escasa integración del sector industrial, la 
redistribución del ingreso, la intervención y la regulación del Estado, las distintas políticas de 
subsidios, entre otros son ejemplos de componentes de discusión actuales. 
El proyecto nacional planteado durante el peronismo, fue tomado como orientación en cierta 
medida por el Kirchnerismo, las cuales encarnan las políticas de Estado y varias acciones del 
gobierno nacional de 2003 a la actualidad. 
Éste último, es una corriente política nacida en el seno del movimiento peronista que abreva 
en la misma tradición nacional , popular y liberadora,  actualizada a los tiempos y 
necesidades actuales. 
Lo fundamental que podemos destacar del gobierno peronista, es la idea de que el Estado 
puede ser una potente herramienta de transformación social que logra notoriamente la calidad 
de vida de sus ciudadanos, logrando así a largo plazo, el desarrollo económico, social y 
político para nuestro país. La democratización de los medios de comunicación, la 
redistribución del ingreso, la apuesta permanente por un Estado que trabaje por los que 
menos tienen, son políticas que llevan al logro de la equidad política y social. 
El primer período es el trienio 1946­1948​ . En este lapso la economía se caracterizó por un 
fuerte crecimiento del PBI con picos de 11.1% y un promedio de 8.5% a lo largo de los tres 
años. La política económica impulsada por el gobierno y el escenario favorable de posguerra, 
fueron elementos que potenciaron el crecimiento del período, ubicando a la producción con 
signos positivos en torno al 30%, al consumo con crecimientos del 18%, y la inversión pasó 
de 11.007 en 1946 a 17.464 en 1948( cifras expresadas en millones de pesos). 
La política salarial basada en la redistribución del ingreso tuvo gran influencia en el 
crecimiento del consumo, y consecuentemente de la demanda global, hecho que generó el 
crecimiento de las importaciones que se cuadruplicaron durante este lapso ya que una amplia 
gama de bienes de consumo e inversión no se producían a nivel local. Sin embargo, este 
crecimiento de las importaciones era compensado por el elevado precio de los productos 
agropecuarios y las exportaciones de los mismos que permitían mantener un equilibrio en la 
Balanza de Pagos. 

Durante la guerra, las importaciones de bienes se había reducido por lo que, al finalizar la 
misma, creció de sobremanera la demanda de maquinarias importadas y aprovechando las 
facilidades crediticias, la inversión creció de manera extraordinaria. 

Otro de los actores fundamentales en la expansión de la demanda, tanto en el consumo como 
en la inversión, fue el Estado. La nacionalización de los servicios públicos unido al rol del 
estado empresario y empleador, jugaron un papel preponderante en el crecimiento 
económico. Pero hacia 1948 esta etapa de auge llega a su techo. 

El Segundo Período es el trienio 1949­1952.​
 A partir del año 1949, comienza un periodo de 
depresión económica con contracciones importantes del consumo y la inversión. El 

12 
porcentaje de crecimiento del PBI se ubicó en un promedio de ­0.9, la caída del consumo fue 
en promedio de ­0.515 y la inversión cayó de 17.464 en 1948 a 13.448 en 1952 (cifras 
expresadas en millones de pesos). Así, como el período anterior fue claramente favorecido 
por la coyuntura internacional, esta etapa de crisis estuvo atenuada por la estrepitosa caída de 
los precios internacionales agropecuarios, las intensas sequías soportadas por el país y por la 
disminución de las reservas de divisas. Esta situación provocó un serio replanteo de la 
política económica, que se materializó en el Plan de Estabilización de 1952. 

El sector industrial necesitaba de la importación de bienes de capital e insumos para enfrentar 
la demanda de bienes de consumo, y la situación llevaba a cuellos de botella con 
consecuencias inflacionarias. La caída de las exportaciones agropecuarias y la falta de 
capacidad de exportación de la industria, generaban ausencia de divisas para enfrentar el 
constante déficit de la balanza de pagos. 

El Tercer Período es el trienio 1953­1955.​
 En este período el gobierno adoptó un conjunto de 
medidas económicas con el objeto de salir de la situación de crisis, dentro de las cuales se 
destaca el segundo plan quinquenal y el plan de estabilización. Durante este lapso, se observa 
una importante recuperación del PBI con cifras de crecimiento cercanas al 4.6% en promedio, 
con recuperación del consumo en torno al 11.5% y de la inversión que llegó al punto de 
15.427 para el año 1955 (cifras expresadas en millones de pesos), aunque estos valores son 
inferiores a los logrados durante el primer trienio. Se estimuló la inversión y la exportación 
de productos agropecuarios y se equilibraron las cuentas fiscales, se logró una expansión de 
la oferta y la demanda global. Además, en el plano del comercio exterior se mantuvo un 
equilibrio con un déficit razonable. 

 
Bibliografía: 
http://ocw.unican.es/ciencias­sociales­y­juridicas/integracion­economica­europea/material­de
­clase­1/2.2.pdf 
http://es.wikipedia.org/wiki/Primer_gobierno_de_Per%C3%B3n#Primer_Plan_Quinquenal 
http://www.agro.uba.ar/apuntes/no_8/industrializacion.htm 
http://www.monografias.com/trabajos5/peron/peron.shtml
MARIO RAPOPORT, Historia económica, política y social de la Argentina. 
FERRER, ALDO "La Economía Argentina. Evolución, principales etapas, problemas 
actuales". FCE, Buenos Aires 1979. 
MERCEDES MURO DE NADAL, 50 años de historia económica Argentina (1946­1996) 

13