Anda di halaman 1dari 7

Américo Vespucio: el viajero del

nuevo continente
Alguna vez seguro te preguntaste sobre la vida de quien puso
nombre al continente americano, y aquí podrás conocer la vida y
obra (y viajes) de quien con su nombre bautizó casi
accidentalmente al hermoso continente americano.

El descubridor

Nació en Florencia en 1454, en el seno de una familia


acomodada. En el año 1478 viaja a Francia para trabajar con su tío Guido Antonio Vespucio, embajador de
Lorenzo el Magnífico en la corte de Luis XI. En 1482, regresó a Florencia cuando fallece su padre permaneciendo
hasta 1491 al servicio de los Medici. En 1492 viaja a España para representar los intereses comerciales de la
familia en Sevilla y entra al servicio de Juanoto Berardi, florentino dedicado al comercio de oro y esclavos y
proveedor de las naves en las travesías al Nuevo Mundo.

Cuando fallece Berardi en 1496, se dedica a la navegación. De 1499 a 1502 realizó varios viajes a América que
relató en cinco cartas dirigidas a distintos destinatarios. Se embarcó en Cádiz en 1499 en la flota de Alonso de
Ojeda y Juan de la Cosa. Siguiendo la ruta del tercer viaje de Cristóbal Colón, recorrió la costa norte de
Sudamérica y llegó hasta el cabo de la Vela (Venezuela) regresando en junio de 1500 a Cádiz. En el año 1501
viaja a Lisboa desde donde partió nuevamente al Nuevo Mundo bajo bandera portuguesa.
Tras pasar por Cabo Verde, llegó a Brasil a finales del mismo año y
bordeando la costa en dirección sur arribó a la Patagonia, cerca del estrecho que poco después descubrió
Fernando de Magallanes. Se dio cuenta que las tierras descubiertas no eran una prolongación de la península
asiática, sino un nuevo continente. El viaje lo narra en una carta que dirigió a Lorenzo di Pier Francesco de Medici,
publicada en París en 1502 con el título de Mundus Novus. A él se refirió también en la carta que dirigió en 1504 a
Piero Soderini, impresa con el título de Lettera di Amerigo Vespucio delle isole nuovamente ritrovate in quatro suoi
viaggi. Los cartógrafos europeos, que conocían su obra, bautizaron en su honor al continente con su nombre:
América. Se cree que entre 1503 y 1504 realizó su tercer viaje a las Indias, también al servicio de Portugal. En
1504 fue recibido por el rey Fernando el Católico en Toro (Zamora) que le concedió la ciudadanía castellana. En
1508 fue designado primer piloto mayor de la Casa de Contratación. Falleció el 22 de febrero de 1512.

La Juventud de Vespucio

Era el 9 de marzo de 1454 cuando nació en Florencia Américo Mateo


Vespucio, hijo de Nastagio Vespucio, notario, y de Lisa Andrea Mini. Muy rápidamente, Américo y sus hermanos y
hermana, Girolamo, Bernardo y Agnoletta, fueron abandonados por su madre que prefería ocuparse del
primogénito Antonio.

Américo aprendió mucho al lado de su tío, Giorgio Antonio, quien frecuentaba la Casa de los Medicis, alto lugar de
la cultura florentina. Los pintores florentinos de la época, tales como Leonardo da Vinci y Sandro Botticelli, se
interesaron mucho por la familia Vespucio.
Entre 1478 y 1480, el tío de Américo, jurista de renombre, decidió llevarlo a Francia para servirle en calidad de
secretario de embajada. Esta estancia en París permitió a Américo entrar en contacto con los personajes más
ilustres de la Corte francesa y numerosos comerciantes florentinos, venidos a Francia por sus negocios.

En la capital francesa, Américo encontró seguramente a Bartolomé Colón, que había venido a solicitar al rey Luis
XI una ayuda para su hermano en sus proyectos de descubrimiento de una nueva ruta para las Indias.
En 1482, el padre de Américo murió y esto lo obligó a regresar a Italia
para ocuparse de la sucesión familiar, como lo había pedido Nastagio en su testamento.

Obtuvo enseguida un puesto de intendente en la Maison de Lorenzo de Pier Francesco (llamado el "Popolano"),
una de las ramas de la familia Medicis.

La Maison de Lorenzo de Pier Francesco era el lugar de encuentros y discusiones de los poetas, de hombres de
letras, de filósofos, de científicos y pintores de Florencia. En el transcurso de estas reuniones se discutía sobre las
diferentes razas y la posible existencia de tierras al sur del Ecuador.

Américo no tenía muchas relaciones con su familia, excepto con su hermano menor Bernardo por quien tenía
mucho afecto. Amigo de las mujeres, pero enemigo del matrimonio, Américo mantenía relaciones efímeras con
muchachas alegres.

Américo en Sevilla
La familia Medicis hizo comercio en toda la península ibérica. En septiembre de 1489, el comunicante de Lorenzo
de Pier Francesco le informó de la mala gestión de las cuentas de Sevilla. El "Popolano" decidió entonces enviar
hombres de confianza para restablecer el orden.
Es así que Américo se reunió con Juanoto Berardi en la capital andaluza a comienzos del año 1492.

Desde más de diez años, Juanoto Berardi , trabajando para los Medicis, era el comerciante florentino más
influyente en Andalucía.

En abril de 1492, en el momento en que Cristóbal Colón y los Reyes Católicos firmaban las "Capitulaciones de
Santa Fe" en Lugo, Berardi y Francesco Riberol (futuro banquero y amigo de Colón) esperaban ellos también para
firmar un tratado que les autorizara a conquistar la isla de Palma.

No se sabe si Vespucio encontró a Colón en esta ocasión. Pero es cierto


que él estaba presente en Barcelona cuando el Almirante fue recibido triunfalmente de su primer viaje. Desde este
día, Américo Vespucio y Cristóbal Colón mantendrían relaciones comerciales los primeros tiempos, después de
amistad y de real confianza.

Al servicio de Berardi, Vespucio tomó parte en la tripulación de la segunda flota de Colón en ruta para las Indias, la
cual reprendió la mar en Cádiz el 25 de septiembre de 1493.

Al comienzo del año 1494, Bartolomé Colón se puso de acuerdo con Berardi y Vespucio para preparar el viaje que
debía emprender en abril. Los acuerdos comerciales consistían en cargas de esclavos negros.

A fin del año 1495, Berardi murió. Pero eso no detuvo para nada a Américo Vespucio quien llevó una flota de 4
navíos que salieron a la mar en febrero de 1496. Pero las naves naufragaron cerca de las costas de Cádiz, Rota y
Tarifa.

En junio de 1496, al momento en que Vespucio dio cuentas de su naufragio, Cristóbal Colón regresaba de su
segundo viaje y entabló con el florentino grandes relaciones.

Primera expedición (1499-1500)

Después de que el tercer viaje que Colón finalizara sin haber


encontrado un paso hacia el oeste, se decidió a intentarlo personalmente. Entre mayo de 1499 y junio de 1500
tomó parte como navegante en una expedición española bajo el mando de Alonso de Ojeda. La expedición partió
de Cádiz y contaba con la compañía de Juan de la Cosa. Al parecer, Vespucio y Ojeda se separaron después de
llegar a la costa de Guinea, y Vespucio fue en busca de la desembocadura del Amazonas. Recorrió la costa norte
de Sudamérica y llegó hasta el cabo de la Vela (Venezuela). En su viaje de regreso alcanzó Trinidad, avistó la
desembocadura del río Orinoco y seguidamente se dirigió a La Española. Arribó a Cádiz en junio de 1500.
Describió en su carta enviada a Florencia los animales, estrellas y pueblos que encontró.

Segundo Viaje (1501)


En su primer viaje creyó que había navegado a lo largo de la costa de la península oriental de Asia y que
finalmente llegaría al océano Indico. Tal era el objetivo de su segunda expedición, pero España rechazó sus
propuestas y en 1500 pasó al servicio de Portugal. Esperaba que las cualidades marineras de las naves
portuguesas sirvieran mejor a sus planes. Zarpó de Lisboa el 13 de mayo de 1501 al mando de tres naves, rumbo
a Brasil vía las islas de Cabo Verde, descubrió la bahía de Río de Janeiro y continuó más al sur siguiendo la costa
de Patagonia, acercándose al estrecho que descubriría Magallanes.
Consecuencias del viaje

La importancia de su viaje radica en el hecho de que


Vespucio y otros geógrafos llegaron a la convicción de que las tierras recién descubiertas no formaban parte de
Asia sino de un "Nuevo Mundo". Acerca de América escribió:

"Y es lógico denominarlo un nuevo mundo, porque ninguno de estos países fue conocido para ninguno de nuestros
antepasados, y para todos aquellos que oigan hablar de ellos serán totalmente nuevos... He descubierto un
continente."

Esta afirmación suscitó la indignación de los amigos de Colón, que posteriormente aumentaría cuando el geógrafo
y cartógrafo Martín Waldseemüller, propuso que el nuevo continente (América del Sur) recibiese el nombre de
Vespucio. Se refirió en su Cosmographiae introductio -introducción para la versión latina de la Geografía de
Tolomeo, preparada en la abadía de Saint Dié, en Lorena (Francia) y publicada en 1507- a las noticias de
Vespucio. Allí se decidió dar al nuevo continente el nombre de América en su honor. El único desacuerdo de
Vespucio con Colón, con el que mantuvo una estrecha amistad, fue el hecho de declarar que las nuevas tierras
descubiertas no formaban parte de Asia.

El tercer viaje (mayo 1503 - junio 1504)

El rey Manuel I dio el mando de la expedición a


Gonzalo Coelho y su principal objetivo era la isla de Malaca. Discrepaba repetidamente de las decisiones de
Coelho y el viaje fue un fracaso. Permaneció en Portugal hasta que a finales de 1504 marcha a Sevilla. Al año
siguiente fue recibido por el rey Fernando el Católico en Toro (Zamora) y fue concedida la ciudadanía castellana.

Piloto mayor en Sevilla (1508-1512)


Fernando el católico lo nombra en 1508 piloto mayor. Probablemente fue el primero en ejercer el puesto, creado
ese mismo año, y desde el que ejerció el control sobre los viajes españoles posteriores. Pudo compaginar el
puesto con actividades comerciales particulares. No estaba satisfecho de los aspirantes a navegante a los que
enseñaba. Probó y desarrolló los instrumentos de navegación utilizados por los barcos españoles. Estuvo a cargo
de la compilación y registro de datos geográficos y descubrimientos para la actualización de los mapas de la
época. A su muerte le sustituyó Díaz de Solís (1512-1516), y a la muerte de éste en el Río de la Plata asumió el
cargo Sebastián Caboto (h.1476-1557).

Fue el primer navegante en registrar la corriente


ecuatorial. Descubrió grandes ríos como el de La Plata y el Amazonas. Calculaba la longitud de forma precisa en
base a los ciclos lunares. Se hizo muy famosa la discusión sobre dos cartas Mundus Novus y la supuestamente
enviada a Piero Sorderini, llamada de los cuatro viajes o Lettera (Lettera di Amerigo Vespucio delle isole
nuovamente ritrovate in quatro suoi viaggi). Para la mayoría de los historiadores Mundus Novus contiene partes
con información correcta pero no fue escrita por Vespucio y el primer viaje mencionado en la Lettera nunca tuvo
lugar.

Un continente llamado América


En realidad, Vespucio fue el primero que se dio cuenta de la continentalidad de América, y por tanto que estaban
frente a un Nuevo Mundo. Así, en 1504 escribe su polémica obra Mundus Novus, que se popularizó prontamente,
haciéndose 12 ediciones el primer año.
En 1505 publicó su famosa Carta, donde habla de sus cuatro viajes. Esta Carta fue traducida al latín y publicada en
1507 por el cartógrafo Martín Waldseemüller, quien propuso de plano que se diera el nombre de América al nuevo
continente, por considerar que el mérito del descubrimiento era suyo. Así, sin que el propio Américo Vespucio lo
supiera, se estaba inmortalizando su nombre.

Fue en 1507 cuando el Nuevo Mundo Empezó a ser conocido como América. Esta iniciativa la tomó el destacado
humanista alemán Waldseemüller, llamado Hylacomylus, quien, dos años después de la muerte de Colón, además
de rescribir las cartas de Vespucio, les añadió un planisferio que incluía los países descubiertos, completamente
separados de Asia.

En 1507 Waldesmüller publicó las "Quattuor Americi


navigationes" y su propia "Cosmographiae introductio" como anexo al "Atlante" de Ptolomeo. En esta cosmografía,
el alemán sugirió que el continente del Sur se denominara tierra Americus, o América, por Américo Vespucio, que
lo había descubierto. Pese al éxito final de la idea, debido en parte al mantenimiento de la tradición en sucesivas
reediciones de Ptolomeo, el descubrimiento de las mencionadas contradicciones en los textos atribuidos a
Vespucio generó más tarde, por parte de los historiadores españoles y portugueses, la acusación de que se había
limitado a usurpar los méritos de otros navegantes.

Además de esto, se había impreso y puesto en circulación una carta sin fecha en que Vespucio describía el viaje
que realizara con Ojeda a las costas de las Perlas y Trinidad. Esto, sumado al error introducido en el mapa, fue
causa de que el nuevo continente fuera conocido con el nombre de América, derivado del de un nombre que sólo
exploró lo que otros habían descubierto.

Años más tarde, Waldseemüller se dio cuenta de su error y trató de subsanarlo, pero el nombre de América
gozaba ya de aceptación general. Inicialmente, esta denominación correspondía sólo a América del Sur. La central
y la del norte se añadieron tiempo después.