Anda di halaman 1dari 25

l Pro

de

fe
Guía

sor
Castellano
Exposición

Nuestros Antepasados Perdidos


Missing Links Alive!

CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS


VALENCIA
VALENCIA
MUSEU DE LES CIÈNCIES

PRÍNCIPE FELIPE

con la colaboración de

patrocina esta exposición

Ciudad de las Artes y las Ciencias


902 100 031 • www.cac.es

© Museo · Diciembre 2003


Índice

INTRODUCCIÓN 2

ANTES DE LA VISITA

Contenidos de la exposición 3

Para saber más 6

El origen de los humanos

• Australopitecos
• Australopithecus afarensis
• Australopithecus africanus
• Australopithecus robustus
• Australopithecus boisei

El género Homo

• Homo habilis
• Homo erectus
• Homo sapiens
• Homo sapiens neanderthalensis
• Homo sapiens sapiens

DESPUÉS DE LA VISITA

El recorrido en preguntas 17

Actividades 19

Para hacer en casa 22

Glosario 23

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE


Introducción

Hace unos cuatro millones de años, en el este de África, nuestros antepasados más remotos iniciaron el largo
camino hacia la familia humana que actualmente conocemos. La historia de nuestros orígenes está repleta de
misterio, de aventura y de una labor minuciosa de investigación llevada a cabo durante los últimos 150 años
por muchos equipos y personas trabajando a lo largo y ancho del mundo.

“Nuestros Antepasados Perdidos. Missing Links Alive!” es una oportunidad de participar en la exploración
de nuestro pasado. A través de los descubrimientos y de las opiniones de algunos de los más prestigiosos
investigadores del origen de los humanos, podemos participar en la búsqueda de nuestros antepasados. Desde
los más primitivos fabricantes de herramientas, hasta el arte rupestre del hombre de Cromagnon, la evolución
humana ha sido testigo de numerosos imprevistos y sorpresas, muchas de las cuales no se han aclarado todavía.

Hace 100.000 años, los humanos modernos salieron por primera vez de África y, acompañados de una serie de
herramientas y de la comprensión de su entorno, se extendieron por todo el mundo. Esta historia es común a
todos los europeos. Durante décadas se pensaba que los primeros humanos llegaron a Europa hace menos de
700.000 años. Sin embargo, los fósiles encontrados en Atapuerca (Burgos), de 780.000 años de antigüedad, nos
indican que, en la Península Ibérica, ya había poblaciones humanas con anterioridad.

Hoy día podemos mirar atrás y, mediante las técnicas de la ciencia moderna, intentar descifrar las complejidades
de nuestro pasado. En estos tiempos, en los que podemos utilizar el telescopio Hubble para adentrarnos en los
rincones más recónditos del espacio, caminar sobre la superficie lunar o bajar a las profundidades del océano,
esta exposición nos da la posibilidad de explorar el mundo de nuestros antepasados más primitivos.

“Nuestros Antepasados Perdidos. Missing Links Alive!” abarca la apasionante historia de la evolución humana.
La exposición se centra en los yacimientos donde se han encontrado los restos de nuestros antepasados más
antiguos. Queremos que compartas la sensación de los científicos cuando descubren un yacimiento así.

La muestra cuenta con escenas robotizadas que presentan cómo se movían y respiraban diferentes tipos de
homínidos primitivos, y zonas donde se pueden tocar y experimentar algunos de los elementos que ayudaban
a nuestros antepasados a sobrevivir. Hay muchas preguntas acerca de la evolución humana que aún no tienen
respuesta, pero, poco a poco, el marco general está siendo construido mediante la exploración y la investigación.

2 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Antes de la visita
Contenidos de la exposición

UNA ENTREVISTA CON LOS BUSCADORES DE FÓSILES

La Dra. Meave Leakey, paleontóloga, y Kamoya Kimeu, el hombre que más fósiles ha
encontrado en África, explican su trabajo y describen cómo se forman los fósiles y
cómo se buscan.

UN LABORATORIO DE CAMPO

El Dr. Richard Leakey, destacado paleantropólogo, nos describe el trabajo de


campo que se realiza en un yacimiento, así como todo el proceso que sigue un
fósil: localización, extracción en la excavación, numeración, registro, reconstrucción
(si está dañado) y traslado a un centro especializado de estudio y conservación.
De esta manera, se obtendrán los datos que van a ayudar a los científicos a
describir, tanto sus formas de vida, como las características físicas y el medio
ambiente en el que éstas se desarrollaban.

DIORAMAS ANIMADOS

En estos dioramas se nos muestra, por medio de teóricas reconstrucciones realizadas


a partir de los restos fósiles encontrados, el aspecto que deberían de tener las
distintas ramas de homínidos, cómo desarrollaban su vida cotidiana, qué cazaban,
cómo se interrelacionaban y qué legado nos han dejado. Además, están apoyados
por audiovisuales donde destacados paleontólogos y arqueólogos explican
los aspectos más destacados de cada una de estas ramas de homínidos.

Las cuatro escenas que se presentan en la exposición y la cronología


que reproducen son las siguientes:

Los australopitecos
Edad aproximada: de cuatro a tres millones de años.

Homo erectus / Homo ergaster


Edad aproximada: de un millón y medio a un millón de años.

Neandertal
Edad aproximada: de 100.000 a 50.000 años.

Cromagnon
Edad aproximada: de 40.000 a 20.000 años.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 3


Contenidos de la exposición

PANELES EXPLICATIVOS

A lo largo de la exposición, podemos encontrar un conjunto de paneles explicativos donde se describe cuál ha
sido todo el proceso evolutivo de los homínidos, desde los australopitecos hasta el hombre moderno actual,
cómo vivían, cómo fue su expansión por África y Europa, qué herramientas utilizaban y construían y cuáles eran
sus hábitos alimentarios.

• ¿Cuál es nuestra relación con los simios?

• ¿Cómo se conservan los huesos en forma de fósil?

• ¿Cómo afectan a la evolución los cambios climáticos?

• Australopithecus anamensis

• Australopithecus afarensis

• Los Australopithecus sudafricanos

• Los Australopithecus del este de África

• Homo habilis y Homo rudolfensis

• Homo erectus: África

• La primera migración fuera de África

• Los primeros europeos

• La evolución humana en Europa

• ¿Qué apariencia tenían los primeros europeos?

• ¿Quiénes eran los Neanderthales?

• La vida Neanderthal

• Los primeros humanos modernos: África

• Los humanos modernos en Oriente Próximo y en Europa

• Habilidades, herramientas y espíritu

• El cráneo y la masticación

• Las manos humanas y la manipulación

• La locomoción humana

4 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Contenidos de la exposición

MÓDULOS Y VITRINAS

Conjunto de elementos expositivos donde el visitante puede comprobar y reforzar, de manera visual y táctil,
algunos de los contenidos que se desarrollan en los paneles explicativos. Éstos son los siguientes:

• Comparar las manos

• El árbol de la evolución

• Convertirse en bípedo

• ¿Quién mató a Lucy?

• Tocar los cráneos

• Alimentos para sobrevivir

• Núcleo de sílex

• Comparar herramientas

Junto a estos módulos, por la exposición se encuentran repartidas una serie de vitrinas con todo tipo de restos
fósiles de homínidos, unos originales y otros réplicas, donde se puede ver desde la reproducción del esqueleto
reconstruido de un Australopithecus afarensis, hasta distintos tipos de cráneos de homínidos, herramientas
líticas y muestras artísticas.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 5


Para saber más

EL ORIGEN DE LOS HUMANOS

Al visitar la exposición, presta atención a las escenas


robotizadas. Te ayudarán a saber un poco más acerca
de los diferentes tipos de humanos primitivos y de las
ideas que los científicos tienen de ellos.

EL ESTUDIO DE LOS HOMÍNIDOS

Actualmente, se piensa que los humanos, o individuos similares a los humanos, existen en la Tierra desde hace
cinco millones y medio de años. Esta idea tiene su base en el estudio de los fósiles. Los fósiles más primitivos
de seres con aspecto humano se han encontrado en África, lo que nos ha llevado a pensar que en este continente
se encuentra la cuna de la humanidad. Todos los individuos de la familia humana se conocen como homínidos.

Puedes ver cuándo vivían los diferentes


tipos de homínidos mirando el
módulo “El árbol de la evolución”.

Los homínidos primitivos se parecían a nosotros en ciertos aspectos. Caminaban erguidos, y las manos, los pies
y el cuerpo se diferenciaban muy poco de los nuestros. No sabemos cuándo apareció el primer homínido en la
Tierra, ya que los fósiles de éstos son muy escasos.

Los fósiles se forman cuando un animal o una planta, al morir, se queda


completamente cubierta por arena, sedimento o ceniza volcánica. Después de
cientos de miles de años, estos restos se convierten en roca. Con el tiempo, el
viento y la lluvia erosionan la superficie y dejan al descubierto algunos de estos
fósiles. Con suerte, los científicos los encuentran antes de que se conviertan
en polvo. El trabajo de los paleontólogos es un poco como reconstruir un gigantesco
rompecabezas en el que faltan muchas piezas.

Al igual que la policía reúne pruebas en el lugar del crimen, los paleontólogos
recogen toda la información posible en una excavación. Los dientes nos informan
de lo que comían nuestros antepasados primitivos, además de la edad a la que
fallecieron. Las herramientas de piedra nos muestran su estilo de vida. Los huesos
de otros animales encontrados junto a los fósiles de homínidos dan pistas sobre
el clima de la zona, mientras que el polen indica el tipo de plantas que existían
entonces.

Los científicos pasan mucho tiempo recomponiendo los esqueletos y los cráneos a partir de diferentes fragmentos.
Se fabrican moldes de los fósiles, a los que se fijan músculos realizados con barro en las zonas óseas con marcas
que indican dónde se encontraban los músculos. Luego, se añade barro a los lugares donde se ubicaban los
depósitos de grasa. Por último, el molde se cubre con una fina capa de barro que representa la piel, a la que
se añaden labios, orejas y nariz. Y tenemos la cabeza de un homínido. Se trata de un trabajo muy complicado
que requiere de complejos conocimientos de anatomía, pero el resultado es, como poco, sorprendente.

6 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Para saber más

Nuestra historia comienza con el australopiteco, el homínido más antiguo conocido hasta ahora. Después,
avanzaremos en el tiempo viendo las diferentes especies de Homo, sus formas de vida, alimentación y relación
con el medio que le rodea, hasta llegar al Homo sapiens sapiens, el hombre moderno actual, ¡nosotros mismos!

Reconstrucción de la cabeza de Australopithecus robustus a partir de un cráneo fósil

AUSTRALOPITECUS

El homínido conocido más primitivo es el Australopithecus. Vivió en África hace entre 4.400.000 y 1.000.000
de años. Era pequeño, con una estatura de 1,2 a 1,5 metros, y un peso de 17 a 50 kilogramos; aproximadamente,
como un niño de 7 a 12 años de hoy en día. Los machos eran más corpulentos que las hembras.

Las huellas de pie fosilizadas que se encontraron de australopitecos en Tanzania muestran que estos homínidos
caminaban erguidos como nosotros. Principalmente, eran nómadas y se trasladaban constantemente en busca
de comida. Lo más probable es que compartiesen los alimentos. Sabemos que los grupos familiares vivían juntos
en campamentos provisionales, ya que se han encontrado fósiles de familias enteras.

Puedes contemplar un grupo de


australopitecos en la escena robotizada nº 1.

El polen que hay junto a estos homínidos indica que vivían en bosques de enebros y
olivos. Subían a los árboles para alimentarse y dormir, aunque también se adentraban
en la sabana y se acercaban a las orillas de los ríos y lagos en busca de comida.

El desgaste de la dentadura muestra que se alimentaban, mayoritariamente, de frutas,


nueces y raíces. Lo más probable es que también comieran insectos, huevos, carne
y la médula de los huesos de los animales que cazaban otros predadores, como el
león. La médula o tuétano era una fuente importante de grasa fácil de obtener,
claro está, si conseguían romper los grandes huesos con una piedra.

Conocemos cuatro especies de australopitecos que vivían en África: Australopithecus


afarensis y Australopithecus africanus, que eran pequeños y de complexión reducida;
y Australopithecus robustus y Australopithecus boisei, que eran tipos robustos con
fuertes cráneos y grandes dientes.

Australopithecus de hace En el módulo “Tocar los cráneos”, puedes


3 ó 4 millones
de años comparado palpar los cráneos de algunos homínidos.
con el hombre moderno
Identifica cuáles son de australopiteco.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 7


Para saber más

AUSTRALOPITHECUS AFARENSIS

Australopithecus afarensis es uno de los homínidos


conocidos más primitivos. Su nombre procede del
triángulo de Afar, en Etiopía, donde se encontraron
los primeros fósiles. El Australopithecus afarensis más
famoso se conoce con el nombre de Lucy. La forma
de la pelvis indica que Lucy era una hembra. Los
científicos le atribuyen unos 29 años de edad cuando
falleció.

El Australopithecus afarensis era pequeño, pero fuerte.


Observa la forma y el tamaño de las manos
Sus brazos, comparados con el tamaño del cuerpo, eran
en el módulo “Compara las huellas de las manos”.
más largos que los de los humanos y las piernas más
¿Cuál de ellas es la más parecida a la humana?
cortas. Las manos y los pies casi se corresponden con
los del humano moderno.

Se ha encontrado un rastro de 20 metros de longitud de huellas fosilizadas que dejó un grupo de Australopithecus
afarensis, hace unos 3.700.000 años, al andar sobre ceniza volcánica húmeda. Este hallazgo informa de aspectos
importantes que no se pueden deducir de los huesos fósiles: el movimiento. Es el ejemplo fosilizado más antiguo
del comportamiento de un homínido primitivo.

No existen pruebas de que el Australopithecus afarensis fabricara ni utilizara herramientas, aunque, como todos
los homínidos primitivos, seguramente usaba palos y huesos para cavar en busca de tubérculos.

AUSTRALOPITHECUS AFRICANUS

El segundo australopiteco más antiguo que conocemos es el Australopithecus


africanus. El primer fósil de este homínido se encontró en Sudáfrica y fue el
cráneo de un niño.

Puedes ver y tocar una réplica de este


cráneo en el módulo “Tocar los cráneos”.

A partir de este hallazgo, se han encontrado muchos esqueletos más de


Australopithecus africanus. Estos homínidos vivieron hace entre tres y dos
millones de años. Sus cerebros eran un poco más grandes que los de un gorila,
pero de un tamaño inferior a la mitad del cerebro del humano moderno.

El Australopithecus africanus prosperó como especie adaptándose muy bien al entorno. Se extendió por una
zona muy amplia y perduró durante más de un millón de años. Los científicos no se ponen de acuerdo sobre si
el Australopithecus africanus fue o no un antepasado directo de los humanos modernos.

8 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Para saber más

AUSTRALOPITHECUS ROBUSTUS

En muchos sentidos, el Australopithecus robustus tenía un parentesco muy cercano con el Australopithecus
africanus, aunque resaltan algunas diferencias importantes. Por ejemplo, sus huesos eran mucho más gruesos;
la cabeza era diferente, con una mandíbula bastante grande y un reborde superciliar muy pronunciado. Poseía
una cresta en la parte superior del cráneo y pómulos muy anchos, donde se piensa que iban fijados los fuertes
músculos necesarios para hacer funcionar su enorme mandíbula y los grandes dientes.

El Australopithecus robustus desapareció hace, aproximadamente, un millón y medio de años, pero, al igual
que de los otros australopitecos, no sabemos exactamente las razones.

AUSTRALOPITHECUS BOISEI

El primer cráneo de Australopithecus boisei se encontró fragmentado en más de 400 trozos, incluidos los 16
dientes superiores. Quienes lo encontraron le dieron el nombre de Querido Niño, pero la prensa lo bautizó como
El Hombre Cascanueces, debido a sus enormes dientes, algunos de los cuales eran cuatro veces más grandes
que los del humano moderno. Al principio, se creía que podía pertenecer a una especie gigante, pero, a pesar
de tener la cabeza muy grande, el Australopithecus boisei era del mismo tamaño que el Australopithecus
robustus.

El parentesco entre los australopitecos sigue


siendo un misterio. Pero sí sabemos que el
Australopithecus boisei vivió durante más
de un millón de años y desapareció hace
1.200.000 años.

Compara los tamaños


de las mandíbulas
en el módulo
“Tocar los cráneos”.

Imagina el tamaño que deberían tener los


músculos de la cara para poder mover la
mandíbula de El Cascanueces.

Pon la mano justo encima de tus sienes y mueve la mandíbula.


Puedes sentir el movimiento de los músculos que te permiten
masticar. Ahora, mira el cráneo de madera. Verás que los músculos
para masticar de El Cascanueces se extendían hasta la parte
superior de la cabeza. Seguramente, su dieta era mucho más dura
que la nuestra.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 9


Para saber más

EL GÉNERO HOMO

En algún momento, hace entre dos millones y medio y dos millones de años, un grupo de homínidos desarrolló
la técnica para fabricar herramientas a partir de piedras. Con estas herramientas simples, los homínidos podían
recolectar y preparar sus alimentos vegetales de forma más eficaz. Eran capaces, asimismo, de despellejar y
cortar grandes trozos de carne de cadáveres de animales. El incremento de la inteligencia trajo consigo la
capacidad de fabricar y utilizar herramientas, características que marcan la gran diferencia entre estos homínidos
y los australopitecos. Los científicos clasifican en otro género a estos homínidos fabricantes de herramientas:
el género Homo.

Los miembros del género Homo son los únicos animales que alteran objetos naturales para un uso concreto y
que fabrican herramientas con la misma forma o que siguen el mismo patrón. Además, son los únicos que utilizan
una herramienta para fabricar otra. No hay otro animal cuya supervivencia dependa, precisamente, de esta
habilidad.

Observa la variedad de herramientas líticas


y compara el uso que éstas tenían con el de
las herramientas actuales.

Aunque el Homo sapiens primitivo tenía cosas en común con los australopitecos más pequeños, también mostraba
bastantes diferencias. La más importante era el mayor volumen cerebral. El cráneo más pequeño de Homo tenía
una capacidad de 750 centímetros cúbicos. El cerebro más grande de australopiteco no pasaba de 624 centímetros
cúbicos. Con el aumento del cerebro del Homo, el cráneo se volvió más fino y redondeado. El reborde óseo
encima de las cejas de las especies más primitivas continuaba siendo pronunciado, pero la frente y las mandíbulas
se aplanaron. Además, las mandíbulas se ensancharon, dejando sitio para los grandes músculos de la lengua,
lo que favorecía el desarrollo del lenguaje.

Observa las diferencias entre los cráneos en


el módulo “Tocar los cráneos”.

Otra gran diferencia entre el Homo y el Australopithecus radica


en sus formas de vida. Todas las especies Homo conocidas se han
encontrado junto a herramientas de alguna clase y huesos de
animales. Cada especie fabricaba herramientas diferentes. Encontrar
herramientas, huesos de animales u otros objetos es casi tan
importante como hallar los fósiles en sí.

Dichos hallazgos nos indican que estos homínidos preparaban


herramientas de piedra que utilizaban para despedazar a grandes
animales. Sabemos qué tipo de carne comían y conocemos las
técnicas de despiece. También sabemos que cortaban la piel y
los tendones de los huesos, ya que pueden verse en algunos de
ellos las marcas dejadas por sus cuchillos.
Una lasca afilada se separa del pedernal. El pedernal se golpea
una y otra vez, formando un filo ondulado pero anguloso. Este
filo se usaba para cortar la carne o para afilar madera. Los
trozos más pequeños, o lascas, se modificaban para hacer
perforadores y raspadores.

10 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Para saber más

Al principio, las herramientas eran muy rudimentarias: piedras afiladas o lascas. Se obtenían de rocas volcánicas
más grandes que se usaban para cortar plantas o despedazar carne. Los materiales para su fabricación a veces
se llevaban hasta el lugar de la cacería y se preparaban allí mismo.

Con el aumento del volumen cerebral del Homo, los fabricantes se hicieron cada vez más diestros. Las
herramientas líticas eran más complejas y de mayor variedad.

El pedernal (una variedad de sílex) se golpeaba una y otra


vez hasta formar un canto ondulado pero afilado. Este filo
se usaba para cortar la carne o afilar madera. Los trozos
más pequeños, o lascas, se modificaban para formar
perforadores y raspadores.

Observa y toca las diferentes herramientas líticas


en los módulos “Núcleo de sílex” y “Comparar
herramientas”.
Compara su uso con el de las herramientas actuales.

Estas réplicas las ha realizado Dodi Ben Ami, en Israel. Ha aprendido, tras varios años de práctica y de formación,
a fabricarlas de la misma manera que lo hacían nuestros ancestros hace millones de años. Muchas personas han
intentado aprender las técnicas, pero han abandonado después de comprobar su dificultad. De todas formas,
tuvieron que pasar millones de años para que a nuestros antepasados se les ocurriera fabricar una herramienta.
Las especies más primitivas de Homo vivían en África, normalmente en las orillas de enormes lagos o en las
proximidades de ríos y arroyos. Formaban comunidades muy unidas, para protegerse y cazar, pero seguían
siendo nómadas. Más tarde, establecieron campamentos base y descubrieron el fuego. Empezaron a vivir en
refugios; bien construidos por ellos, bien naturales, como cuevas. Hace unos dos millones de años, algunas de
las especies de Homo empezaron a abandonar África y se trasladaron a Oriente Próximo y Asia. Posteriormente,
otro grupo se trasladó a Europa y, al final, colonizaron el resto del mundo.

HOMO HABILIS

La especie más antigua de Homo es el Homo habilis, que quiere decir “hombre
hábil”. Puede que esta especie fuera la primera en fabricar herramientas
líticas. Vivió hace entre dos millones y medio y un millón y medio de años,
junto con el Austrolopithecus robustus y el Australopithecus boisei, y quizás
durante un periodo, con el Australopithecus africanus. Se han encontrado
fósiles de Homo habilis en África del Sur, Tanzania, Kenia y Etiopía. Este
“hombre hábil” estaba más desarrollado física y mentalmente que los
australopitecos más pequeños. Si es cierto que el Homo habilis fabricó las
primeras herramientas líticas, también es cierto que no había sido capaz de
matar un animal grande, como el elefante o el rinoceronte. Es posible que
cazara y despedazara animales débiles o ya muertos, dado que algunos huesos encontrados muestran marcas
de cortes. Después de existir junto con los australopitecos durante cerca de un millón de años, el Homo habilis
desapareció hace alrededor de 1.600.000 años, justo después de la aparición de un homínido de cerebro grande:
el Homo erectus.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 11


Para saber más

HOMO ERECTUS

El Homo erectus apareció hace unos dos millones de años y existió hasta hace 250.000 años. Durante este
periodo, cambió considerablemente tanto en apariencia como en estilo de vida. Según todos los indicios, el
Homo erectus surgió por primera vez en África, donde coexistió con el Australopithecus robustus y el
Australopithecus boisei durante varios miles de años. Los primeros fósiles de Homo erectus se hallaron en Java
(Asia).

Algunos de los fósiles de Homo erectus más


conocidos fueron encontrados en una cueva
cerca de Pekín (China). Datan de entre 500.000
a 300.000 años y corresponden a los restos
parciales de unos 40 individuos. Se les dio el
nombre de Hombre de Pekín. Por desgracia,
algunos de los fósiles se perdieron durante la
Segunda Guerra Mundial.

Puedes contemplar a un grupo


de Homo erectus en la escena
robotizada nº 2.

Los fósiles africanos de Homo erectus son más completos y, además, más antiguos que los de Asia. El más famoso
corresponde al esqueleto casi entero de un muchacho de 12 años, el Niño de Turkana, descubierto cerca del
lago Turkana, en Kenia. Es uno de los hallazgos de homínidos más importantes. El fósil del Niño de Turkana
tiene 1.600.000 años, y muestra la estatura y apariencia de los homínidos. Este Homo erectus, al que más tarde
se dio la clasificación de Homo ergaster, era mucho más alto de lo que se podía esperar. Medía aproximadamente
1 metro 60 centímetros, pero si hubiera llegado a adulto, habría alcanzado 1 metro 80 centímetros.

A pesar de su estatura, el cerebro del Homo ergaster era todavía pequeño y los huesos del cráneo gruesos.
Tenía una frente corta y oblicua donde la cresta ósea sobresalía por encima de los ojos.

Puedes ver y tocar los detalles


del cráneo de un Homo erectus
en el módulo “Tocar los cráneos”.

El Homo erectus se extendió por una zona tan amplia que vivió en casi todos los ambientes de África, Europa
y Asia. Parece que el Homo erectus ocupaba los campamentos durante periodos más largos que el Homo habilis,
y llegó a construir refugios rudimentarios a partir de ramas jóvenes que se sujetaban en el centro mediante
postes. Cada choza tenía un lugar excavado en el suelo para cocinar. Los científicos creen que todos los Homo
erectus cocinaban su comida, lo que podría explicar el hecho de que se redujera el tamaño de los dientes.

12 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Para saber más

La estatura del Niño de Turkana demuestra que la comida era abundante y que tenía una dieta equilibrada.
Había muchos alimentos y eran fáciles de encontrar. Las herramientas líticas nos revelan que el Homo erectus
vestía con pieles y que era un cazador consumado. Sus herramientas estaban hechas con destreza y eran muy
variadas: yunques, cuchillas, cinceles, percutores, tajaderas, picos y raspadores.

Puedes ver estas herramientas en el módulo “Comparar herramientas”, donde se encuentra expuesto uno de
los mejores inventos del Homo erectus: el hacha de mano.

El Homo erectus prosperó durante más de un millón de años. La mayoría de los científicos creen que estos
homínidos fueron los antepasados directos del Homo sapiens. Los últimos Homo erectus, de hace 300.000 a
250.000 años, se parecían mucho al Homo sapiens.

HOMO SAPIENS

A nuestra especie, a personas como nosotros,


se le dio un nombre que en latín significa
“hombre sabio”. Nosotros pertenecemos a una
subespecie llamada Homo sapiens sapiens, que
apareció más tarde que las otras dos subespecies:
Homo sapiens arcaico y Homo sapiens
nearderthalensis. Poco se sabe acerca del Homo
sapiens más primitivo, pero tenemos pruebas
de que vivía en Europa, Asia y África. Aunque
los científicos no se ponen de acuerdo acerca
de cuándo apareció por primera vez, sabremos
mucho más en los próximos años gracias a las
excavaciones que se están efectuando en
Atapuerca (Burgos). Allí se han descubierto
muchos de los fósiles de la especie Homo sapiens
más antiguos hasta ahora estudiados.

En el módulo “El árbol de la evolución”, la


historia del Homo sapiens se presenta bastante
complicada. Puedes pensar que deberíamos
saber más acerca de ellos, ya que son más
recientes, pero todavía no hay fósiles suficientes,
aunque cada vez son más numerosos los
descubrimientos que ayudarán a construir una
imagen más exacta de la evolución humana.
Te animamos a que sigas con atención el
desenlace de este fascinante rompecabezas.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 13


Para saber más

HOMO SAPIENS NEANDERTHALENSIS

El neandertal, con toda probabilidad el más famoso de nuestros antepasados, fue el


primer homínido extinguido que se encontró. El nombre procede del valle alemán
de Neander, donde se descubrió el primer ejemplar. Un científico de entonces
descartó los restos atribuyéndolos a un ermitaño. Otro científico sostuvo que
el esqueleto pertenecía a un soldado de caballería mongol que habría padecido
raquitismo. A pesar de que se han realizado estudios exhaustivos sobre
los neandertales durante casi 150 años, sigue existiendo mucha polémica.
Por ejemplo, acerca de si eran o no caníbales. Algunos científicos
mantienen que las marcas de cortes encontradas en un cráneo de
Croacia indican que al neandertal le gustaba la carne humana. Otros,
sin embargo, creen que las marcas provienen de algún rito ceremonial.

Probablemente su población no llegó, en ningún momento, a los


100.000 individuos. Hubo épocas en que vivía en condiciones muy
frías y otras en las que el clima era igual de templado que hoy
en día. Su cuerpo era robusto y de extremidades cortas para
retener el calor corporal. Sus fuertes músculos le permitían levantar
objetos con mayor facilidad que nosotros.

Poseía la nariz ancha, posiblemente para humedecer mejor el aire


frío y seco que debía respirar. Aunque su cráneo tenía una forma
diferente al nuestro, lo más seguro es que no prestarais atención a
un neandertal si lo vierais vestido de traje y con el pelo cortado.
Hacha típica de Homo sapiens neanderthalensis
Puedes contemplar a un
grupo de neandertales en la
escena robotizada nº 3.

Los fósiles encontrados en la cueva de Shandir (Iraq) muestran que


los neandertales formaban comunidades muy unidas. El estudio de
los huesos prueba que miembros malheridos o enfermos eran cuidados
por los demás, si bien la esperanza de vida rondaba los 30 años.
Las heridas que sufrían durante las cacerías se asemejan mucho a
las de los vaqueros en los rodeos de hoy en día, probablemente
porque, al usar azagayas (un tipo de lanza pequeña) para cazar, se
Fósiles de la cueva de Shandir. Corresponden al acercaban peligrosamente a sus presas.
brazo de un neandertal de 40 años. El hueso de
arriba es normal. El de abajo está gastado por
El neandertal vivió en Europa hace 200.000 años
la enfermedad, prueba de que un individuo
desvalido podía sobrevivir hasta una edad
y desapareció hace 30.000 años. No se sabe por
prolongada con la ayuda del grupo. qué se extinguió. Hace unos 40.000 años, el
humano moderno empezó a extenderse por
Europa.

14 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Para saber más

HOMO SAPIENS SAPIENS

Parece ser que el Homo sapiens sapiens (el


hombre moderno) tuvo sus orígenes en África.
No se puede decir cuándo exactamente, pero
se han encontrado fósiles de más de 50.000
años y herramientas de cerca de 90.000. Lo
que sí sabemos es que hace 30.000 años se
había extendido a casi todos los continentes
del mundo. ¿Será que el Homo sapiens sapiens
salió de África y reemplazó a todas las demás
poblaciones humanas? Esto significaría que
todos los descendientes del Homo erectus fueron
reemplazados, de una u otra forma, por este
nuevo hombre moderno, de cerebro más grande;
¿o podría ser que el Homo erectus evolucionara
hasta formar las poblaciones actuales del
mundo?

El más antiguo Homo sapiens sapiens conocido en Europa tiene


el nombre de Hombre de Cromagnon. El nombre se refiere al
refugio rocoso situado en la localidad francesa donde se
encontraron los primeros fósiles. Desde entonces se han hallado
muchos restos de cromagnon por toda Europa, Rusia y en Asia
oriental y central.

Puedes contemplar a un
grupo de cromagnones en
la escena robotizada nº 4.

El cromagnon trajo consigo una tecnología más desarrollada y


una cultura más sofisticada, conocida como auriñaciense, debido
a que se encontró por primera vez este tipo de material lítico
en Aurignac (Francia). Sus herramientas eran mejores que las
de los neandertales. Las hojas de lascas eran más finas y afiladas
y, por tanto, disponían de una superficie mayor para cortar y
raspar. El cromagnon cazaba de forma más eficaz y podía
enfrentarse a la caza mayor y a los animales de manada. Las
herramientas evolucionaron rápidamente para adaptarse a las
condiciones locales. Los grupos de cromagnon que habitaban
cerca del mar perfeccionaron sus técnicas de pesca, mientras
que los del interior afinaron sus técnicas y herramientas de
caza.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 15


Para saber más

Una de las aportaciones más importantes del cromagnon fueron sus magníficas creaciones artísticas. Su arte
más famoso son los preciosos dibujos pintados en las paredes de cuevas en España y Francia. Estos dibujos
representan a los animales salvajes que existían entonces y que ahora han desaparecido, como el rinoceronte
lanoso, el mamut, el alce gigante, el uro, el bisonte y un tipo de caballo salvaje, entre otros. A veces, reproducían
la sensación de correr, ya que el artista utilizaba la técnica de animación de dibujos repetidos, para mostrar
la imagen en movimiento. Muchas veces las pinturas se hacían en el fondo de las cuevas, en lugares de difícil
acceso. Se han encontrado estarcidos de manos infantiles, lo que demuestra que se permitía el acceso a los
niños junto a los adultos.

El Hombre de Cromagnon también tenía dotes de escultor y de grabador artístico.


Decoraba los mangos de sus herramientas con escenas importantes de su vida.
También producía figuritas de marfil y de hueso, y moldeaba polvo de hueso
mezclado con barro.

Aunque los cromagnon vivían en una gran variedad de refugios, el hallazgo más
interesante hasta la fecha es el de una choza construida con huesos de mamut.
Las paredes se formaban colocando cráneos, mandíbulas y tibias en un círculo,
y apilando otros huesos encima. Los arcos del techo eran de costillas o de
colmillos. Después se cubría todo con pieles de mamut.

Cuando las grandes placas glaciares empezaron a retirarse, la población del


cromagnon entró en declive en algunos sitios, seguramente debido a la desaparición
de la caza mayor y al avance de las selvas.

El centro de la evolución humana se trasladó de Europa a Oriente Próximo, donde el hombre aprendió a
domesticar a los animales y a plantar cosechas, abandonando su vida nómada y estableciéndose en poblados
permanentes. Pero esa realidad corresponde a una historia completamente diferente...

En el módulo “El árbol de la evolución” puedes ver comentadas


las teorías acerca de la evolución humana, cuándo vivieron los
distintos homínidos y la posible relación entre ellos. Es decir,
cuáles pueden ser nuestros antepasados.

16 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Después de la visita
El recorrido en preguntas

Contesta a las siguientes preguntas. Todas las


respuestas* se encuentran en la exposición.
¡Búscalas! *Página 23

Pregunta 1:

Según la Dra. Meave Leakey, en la escena de la excavación,


¿cuál es la principal diferencia entre los humanos primitivos
y los simios?

Pregunta 2:

¿Han encontrado la Dra. Leakey y Kamoya las respuestas


a todas las preguntas que existen acerca de los humanos
primitivos?

Pregunta 3:

¿Qué hace con los fósiles el Dr. Richard Leakey después


de encontrarlos?

Pregunta 4:

¿El Dr. Leakey y su equipo sólo buscan los restos humanos


primitivos, o buscan también otros fósiles?

Pregunta 5:

Si buscan otros fósiles, ¿qué tipos de fósiles están buscando


y por qué?

Pregunta 6:

¿Qué famoso libro escribió Sir Charles Darwin en el siglo


XIX en Inglaterra que revolucionó nuestra visión de la
evolución humana?

Pregunta 7:

¿Qué hacen los australopitecos de la Escena 1ª en los


árboles?

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 17


El recorrido en preguntas

Pregunta 8:

En la Escena 2ª, ¿qué porcentaje se ha encontrado del


esqueleto del Niño de Turkana?

Pregunta 9:

¿Utilizaba el Homo erectus algún tipo de herramienta?

Pregunta 10:

¿Era el Homo erectus tan inteligente como los humanos


modernos?

Pregunta 11:

¿Qué hacían los neandertales con sus parientes fallecidos?

Pregunta 12:

¿Qué tipo de herramientas utilizaban los neandertales?

Pregunta 13:

¿Los neandertales se parecían a nosotros?

Pregunta 14:

¿Los cromagnon de la Escena 4ª tienen un estrecho


parentesco con nosotros?

Pregunta 15:

¿Cómo hizo la niña de la Escena 4ª la impresión de su


mano en la pared?

Pregunta 16:

¿Qué animales reconocéis en las paredes de la cueva de


la Escena 4ª?

Pregunta 17:

¿De cuándo son los cromagnon de la Escena 4ª?

18 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Actividades

1. Cuadro comparativo entre el neandertal y el cromagnon.

Neandertal Cromagnon

Arco supraciliar

Capacidad craneal

Altura

Potencia muscular

Herramientas

Vida social

Vida en cuevas

Dominan el fuego

2. Homínidos.
Señala los lugares donde vivieron estos homínidos:

Australopithecus africanus Australopithecus robustus

Australopithecus afarensis Homo erectus

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 19


Actividades

3. Mandíbulas.
Fíjate en estas mandíbulas, su forma y tamaño de los dientes, y averigua el tipo de alimentación que tienen
estos animales.

GORILA CABALLO

Mandíbula: Mandíbula:

Características: Colmillos desarrollados Características: Incisivos para cortar


Molares grandes Molares y premolares grandes
Mandíbula fuerte Anchos y planos

Tipo de alimentación: Tipo de alimentación:

LEÓN HUMANO

Mandíbula: Mandíbula:

Características: Molares puntiagudos Características: Dientes de corona redondeada


Grandes caninos Incisivos cortantes
Caninos perforadores
Tipo de alimentación:
Tipo de alimentación:

20 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Actividades

4. Como habrás podido comprobar en la exposición, la evolución de la capacidad craneal de los diferentes
homínidos ha sido gradual a lo largo de su historia. Pero, ¿cuándo se produjo realmente el mayor aumento
de la capacidad craneal que dio paso al desarrollo del hombre actual? Fíjate en esta tabla y en el aumento
de la capacidad craneal de estos individuos. Puedes superponer los cráneos tomando como referencia el eje
señalado en los dibujos. ¿Qué conclusiones extraes?

Homínido Millones de años Capacidad craneal (cm3)

Ardipithecus ramidus 4,5 200

Australopithecus afarensis 4 400 Australopiteco

Australopithecus africanus 3 450

Homo habilis 2,5 800

Australopithecus boisei 2,5 530 Neandertal

Australopithecus robustus 2 450

Homo erectus 2 1.000

Homo sapiens 0,1 1.500


Homo erectus

Cromagnon

5. Completa el cuadro con algunas características que consideres importantes de la cultura de cada grupo
de homínido.

Cronología 50.000 250.000 1.000.000 4.000.000

Homínido Cromagnon Neandertal Homo erectus Australopiteco

Capacidad craneal 700 cm3

· Utilizaba guijarros.
· No conocía el fuego.
· Utilizaba herramientas
Cultura naturales: piedras, ramas,
etc., para conseguir
alimento.
· Vegetarianos y fructívoros.

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 21


Para hacer en casa

1. BASURA

Los restos de basura nos indican los hábitos alimenticios y de vida de sus habitantes, por eso te proponemos
que imagines que eres un arqueólogo espacial. Vives en el año 250.000, cuando el hombre ya ha conquistado
otros planetas, y desconoce lo que ocurrió en la Tierra en el año 2003. En tu excavación, has encontrado
un yacimiento repleto de objetos y restos fosilizados de lo que parecen alimentos. Describe cómo podría
haber sido nuestra sociedad a partir de esos objetos que diariamente depositamos en la basura.

2. RECONSTRUYE

Te proponemos que hagas tu propio descubrimiento arqueológico y reconstruyas la pieza.

Para ello necesitarás:

• Un recipiente de plástico, tipo macetero


• Arena de playa
• Una hucha de barro
• Unos guantes
• Un lápiz
• Papel
• Pegamento

Lo primero, y siempre supervisado por un adulto, rompe la hucha de barro, procurando que los pedazos no
sean muy pequeños.

Llena el macetero de arena e introduce algunos fragmentos de la hucha entre la arena. Pide al adulto que
esté contigo que remueva la arena con los fragmentos para que éstos se entremezclen. De esta manera,
será un poco más difícil la posterior ordenación y reconstrucción.

Una vez realizado, comienza a buscar –¡eso sí, poniéndote antes los guantes!- los fragmentos de barro, y
conforme los vayas extrayendo, ve limpiándolos de arena y numerándolos para que, una vez extraídos todos,
comiences a reconstruir esa pieza pegando los trozos con el pegamento.

De forma sencilla y amena, podrás comprender cuál es el trabajo de campo de un arqueólogo en una
excavación.

22 CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS VALENCIA


Glosario

Arqueología: ciencia que estudia a los individuos y los lugares del pasado a través de los objetos que se
conservan.

Cadáver: el cuerpo muerto o el esqueleto de un animal.

Ecología: ciencia que estudia la relación entre los seres vivos y su entorno.

Extinguido: desaparecido, que ya no existe.

Géneros: los grupos en los que se dividen las familias de animales o plantas.

Homínidos: grupo de primates que incluye a los monos antropomorfos (monos de aspecto humano) y a los
humanos. Son bípedos, con pulgares de las manos oponibles para agarrar objetos y con grandes cráneos.

Lezna: herramienta puntiaguda utilizada para agujerear madera, pieles de animales, etcétera.

Lítico: perteneciente o relativo a la piedra.

Paleontología: ciencia que estudia los fósiles con el objetivo de reconstruir sus formas de vida.

Percutor: tipo de piedra utilizada para fabricar herramientas líticas.

Potasio-Argón: un método para datar la edad de las rocas. Los átomos de potasio se desintegran a lo largo del
tiempo en un gas que se llama argón. La cantidad de argón en una roca volcánica es una medida del tiempo
pasado desde la erupción volcánica. Este método es muy útil para medir la edad de rocas con una antigüedad
de varios millones de años, como las rocas volcánicas.

Tajadera: cuchilla, a modo de media luna, con que se corta o raspa algo.

Yunque: bloque de hierro sobre el que el herrero golpea los metales para darles forma.

17. De hace 20.000 a 40.000 años.


16. Caballo salvaje, bisonte, íbice, mamut, rinoceronte lanoso, oso cavernícola y león.
15. La niña ponía la mano en la pared y soplaba pintura por encima.
14. Los cromagnon son nuestros parientes más directos.
13. Sí, se parecían mucho a nosotros.
12. Herramientas líticas.
11. Los neandertales enterraban a sus muertos.
10. No.
9. Sí.
8. El 40%.
7. Buscan fruta, nueces, insectos y huevos de pájaro.
6. El origen de las especies.
5. Fósiles de plantas y animales, porque ayudan a reconstruir el entorno de nuestros antepasados.
4. También otros fósiles.
3. Los fósiles se numeran, se registran y se embalan cuidadosamente para su transporte al museo de Nairobi.
2. No.
1. Marchaban erguidos.

Respuestas El recorrido en preguntas:

MUSEO DE LAS CIENCIAS PRÍNCIPE FELIPE 23