Anda di halaman 1dari 5

Profesor Guillermo Viano

Filosofía: unidad ético política


La idea es cuestionar el Estado como resultado de un pacto entre individuos libres e
iguales, así como la idea de que el mismo vendría a garantizar un supuesto orden social
y las libertades y la seguridad de todos por igual. Así, nos introducimos a la lectura de
algunos extractos de los principales representantes del Marxismo en torno a la política y
el Estado: Marx, Engels y Lenin.
Concepción marxista del Estado

Las concepciones clásicas del marxismo acerca del Estado pueden encontrarse en obras
de Marx, Engels y Lenin. Podemos resumirlas en cuatro ideas centrales:
I) El Estado es una institución histórica, es decir, no es eterno, tiene un origen y tendrá
un fin: aparece específicamente en las sociedades divididas en clases, como institución
aparentemente “separada” de las clases en conflicto para evitar la disolución de la sociedad y
garantizar su reproducción.
II) Se puede distinguir entre funciones internas (técnicas, administrativas, económicas,
coercitivas e ideológicas) y externas (interés ‘nacional-territorial’, alianzas y guerras con otros
Estados) del Estado: conformación de aparatos institucionales, burocráticos, parlamentarios,
de gobierno, etc.
III) Las sociedades de clase no sólo se caracterizan por la existencia de clases en
pugna(en conflicto), sino por el hecho de que algunas clases (minoritarias) sean dominantes y
otras clases (mayoritarias) sean explotadas y oprimidas (amos vs. esclavos, señores vs. siervos,
capitalistas vs. trabajadores), lo cual implica que el Estado debe ser un instrumento al servicio
de la clase dominante: la clase dominante puede existir como tal si detenta no sólo el poder
económico, sino también el poder político (Estatal), puesto que dicho poder a manos de la
clase dominada iría precisamente en contra de la reproducción de la sociedad que dicho Estado
tiene como función reproducir.(la función del Estado y la política)
IV) El Estado involucra el armamento de un sector especial de la población (ejército,
policía) capacitado para ejercer la función represiva: ésta es una función inherente al Estado
puesto que su alternativa, el armamento espontáneo del conjunto del pueblo, conduciría
inmediatamente a la lucha armada entre las clases sociales, atentando contra la reproducción
de la sociedad de clases.

De las últimas dos ideas se sigue que en los momentos de mayor tensión en la lucha
de clases el Estado puede ejercer la función represiva contra la clase oprimida para disciplinarla
y desarticular su capacidad de poner en cuestión el orden social. Dado que actualmente
vivimos en una sociedad de clases, el capitalismo, esta caracterización del Estado debería tener
plena vigencia.

Luego de este material, se les dará algunos extractos de fuentes para leer y serán
continuados por una guía para responder.

Fragmentos

“El Estado no es de ningún modo un poder exteriormente impuesto a la sociedad; tampoco es


la realización de la idea moral, ni la imagen y la realización de la razón, como lo pretende Hegel.
Es más bien un producto de la sociedad cuando llega a un grado de desarrollo determinado, es
la confesión de que esa sociedad se pone en contradicción consigo misma, y está dividida por
antagonismos irreconciliables, que es impotente para conjugar. Pero a fin de que las clases
antagonistas, de opuestos intereses económicos, no se consuman así mismas y a la sociedad
con luchas estériles, se hace necesario un poder que domine ostensiblemente a la sociedad y
se encargue de dirimir el conflicto o mantenerlo dentro de los límites del “orden”. Y, ese poder,
nacido de la sociedad pero que se pone por encima de ella, y se hace cada vez más extraño,
es el Estado (Engels, 1970, p.197)

Fragmentos del Manifiesto Comunista (1847)

BURGUESES Y PROLETARIOS

La historia de toda sociedad hasta nuestros días no ha sido sino la historia de las
luchas de clases.
Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, nobles y siervos, maestros jurados y
compañeros; en una palabra, opresores y oprimidos, en lucha constante, mantuvieron una
guerra ininterrumpida, ya abierta, ya disimulada; una guerra que termina siempre, bien por
una transformación revolucionaria de la sociedad, bien por la destrucción de las dos clases
antagónicas.
En las primitivas épocas históricas comprobamos por todas partes una división
jerárquica de la sociedad, una escala gradual de condiciones sociales. En la antigua Roma
hallamos patricios, caballeros, plebeyos y esclavos; en la Edad Media, señores, vasallos,
maestros, compañeros y siervos, y en cada una de estas clases gradaciones particulares.
La sociedad burguesa moderna, levantada sobre las ruinas de la sociedad feudal, no
ha abolido los antagonismos de clases. No ha hecho sino sustituir con nuevas clases a las
antiguas, con nuevas condiciones de opresión, con nuevas formas de lucha.
Sin embargo, el carácter distintivo de nuestra época, de la época de la burguesía, es
haber simplificado los antagonismos de clases. La sociedad se divide cada vez más en dos
grandes campos opuestos, en dos clases enemigas: la burguesía y el proletariado.(sociedad
burguesa)
De los siervos de la Edad Media nacieron los componentes de los primeros Municipios;
de esta población municipal salieron los elementos constitutivos de la burguesía.
El descubrimiento de América y la circunnavegación del Africa ofrecieron a la burguesía
naciente un nuevo campo de actividad. Los mercados de la India y de la China, la colonización
de América, el comercio colonial, la multiplicación de los medios de cambio y de mercancías,
imprimieron un impulso hasta entonces desconocido al comercio, a la navegación, a la
industria, y aseguraron, en consecuencia, un desarrollo rápido al elemento revolucionario de la
sociedad feudal en decadencia.
La antigua manera de producir no podía satisfacer las necesidades, crecientes con la
apertura de nuevos mercados. El oficio, rodeado de privilegios feudales, fue reemplazado por
la manufactura. La pequeña burguesía industrial suplantó a los gremios; la división del trabajo
entre las diferentes corporaciones desapareció ante la división del trabajo en el seno del
mismo taller.
(...)
…la burguesía, después del establecimiento de la gran industria y del mercado
universal, se apodera finalmente del Poder político – con exclusión de las otras clases – en el
Estado representativa moderno. El Gobierno moderno no es sino un Comité administrativo
de los negocios de la clase burguesa.
(...)
Por la explotación del mercado universal, la burguesía da un carácter cosmopolita a
la producción de todos los países. Con gran sentimiento de los reaccionarios, ha quitado a la
industria su carácter nacional.
(...)
Por el rápido desenvolvimiento de los instrumentos de producción y de los medios de
comunicación, la burguesía arrastra la corriente de la civilización hasta las más bárbaras
naciones...Bajo pena de muerte, obliga a todas las naciones a adoptar el modo burgués de
producción, las constriñe a introducir la titulada civilización; es decir, a hacerse burguesas. En
una palabra: se forja un mundo a su imagen.(proceso de colonización)
(...)
La burguesía ha sometido el campo a la ciudad. Ha creado urbes inmensas; ha
aumentado prodigiosamente la población de las ciudades a expensas de la de 1os campos, y
así ha sustraído una gran parte de la población al idiotismo de la vida rural.
(...)
La burguesía, después del establecimiento de la gran industria y el mercado universal,
conquistó finalmente la hegemonía exclusiva del poder político en el Estado representativo
moderno. El gobierno del Estado moderno no es más que una junta que administra los
negocios comunes de toda la clase burguesa
(...)
...el poder político, hablando propiamente, es la violencia organizada de una clase para la
opresión de otra.
(...)

Las armas de que se sirvió la burguesía para derribar al feudalismo se vuelven ahora
contra ella. Pero la burguesía no ha forjado solamente las armas que deben darle muerte; ha
producido también los hombres que manejan esas armas: los obreros modernos, los
proletarios.
Todas las clases que en el pasado se apoderaron del Poder ensayaron consolidar su
adquirida situación sometiendo la sociedad a su propio medio de apropiación. Los proletarios
no pueden apoderarse de las fuerzas productivas sociales sino aboliendo el modo de
apropiación que les atañe particularmente y, por consecuencia, todo modo de apropiación en
vigor hasta nuestros días. Los proletarios no tienen nada que salvaguardar que les pertenezca,
tienen que destruir toda garantía privada, toda seguridad privada existente.
Todos los movimientos históricos han sido hasta ahora realizados por minorías en
provecho de minorías. El movimiento proletario es el movimiento espontáneo de la inmensa
mayoría en provecho de la inmensa mayoría. El proletariado, capa inferior de la sociedad
actual, no puede sublevarse, enderezarse, sin hacer saltar todas las capas superpuestas que
constituyen la sociedad oficial.
(...)

Fragmentos de Lenin, El Estado y la revolución.


Teoría del imperialismo

“El Estado es producto y manifiesto de la inconciabilidad de las contradicciones de clase. El


Estado surge en el sitio, en el momento y en la medida en que las contradicciones de clase no
pueden, objetivamente, reconciliarse. Y, viceversa: la existencia del Estado demuestra que las
contradicciones de clase son irreconciliables.” (Lenin, El estado y la revolución, p.5)

“Y, en particular, el imperialismo, la época del capital bancario, la época de los gigantescos
monopolios capitalistas, la época de la transformación del capitalismo monopolista en
capitalismo monopolista de Estado, patentiza un fortalecimiento extraordinario de la “máquina
estatal”, un desarrollo inaudito de su aparato burocrático y militar, con motivo de haber
aumentado las represalias contra el proletariado, tanto en los países monárquicos como en los
países republicanos más libres.” (Lenin, El Estado y la revolución, p.30)
Fragmentos de Mandel, El Estado en la era del capitalismo tardío.

Las funciones principales del Estado se pueden clasificar como sigue:


i) Proveer aquellas condiciones generales de producción que no pueden asegurarse por medio
de las actividades privadas de los miembros de la clase dominante.
ii)Integrar a las clases dominadas para asegurar que la ideología de la clase dominante de la
sociedad siga siendo la de la clase gobernante y que, en consecuencia, las clases explotadas
acepten su propia explotación sin el ejercicio inmediato de la represión contra ellas.

La función integradora del Estado se ejerce predominantemente a través de diferentes


ideologías: magia y ritual, filosofía y moral, derecho y política. Estas funciones se logran a
través de la instrucción, la educación, la cultura y los medios de comunicación.

El origen del Estado coincide con el origen de la propiedad privada, y por lo tanto está
vinculado a la separación entre la esfera pública y privada de la sociedad propia de la
producción mercantil, con su fragmentación de la capacidad social del trabajo en procesos de
trabajo privado independientes.

El Estado burgués es un producto directo del Estado absolutista, generado por la toma del
poder político y su aparato institucional por la clase burguesa (...) se distingue de todas las
formas anteriores de dominación por una peculiaridad de la sociedad burguesa que es
inherente al modo de producción capitalista: la separación entre la esfera pública y privada de
la sociedad…

Marx y Engels, Crítica a Estado y la idea de “Estado popular libre”, necesidad de destrucción
del Estado por el comunismo:

Estado libre es un estado que es libre respecto a sus ciudadanos, es decir, un Estado con un
gobierno despótico. (...) Siendo el Estado una institución meramente transitoria, que se utiliza
en la lucha, en la revolución, para someter por la violencia a los adversarios, es un absurdo
hablar de Estado popular libre: mientras el proletariado necesite todavía del Estado no lo
necesitará en interés de la libertad sino para someter a sus adversarios, y tan pronto como
pueda hablarse de libertad, el Estado como tal dejará de existir. Por eso nosotros
propondremos decir siempre, en vez de la palabra Estado, la palabra ‘comunidad’...”(Marx y
Engels)

“En realidad, el Estado no es más que una máquina para la opresión de una clase por otra, lo
mismo en la república democrática que bajo la monarquía; y en el mejor de los casos, es un
mal que se transmite hereditariamente al proletariado triunfante en su lucha por la
dominación de clase. El proletariado victorioso, lo mismos que hizo la Comuna, no podrá por
menos que amputar inmediatamente los lados peores de este mal, entretanto que una
generación futura, educada en condiciones sociales nuevas y libres, pueda deshacerse de todo
ese trasto viejo del Estado (Marx y Engels)

Pero para ello es fundamental que ese nuevo tipo de Estado se caracterice por su
democratización radical, superando la aparente separación entre Estado, economía y sociedad
civil que predomina bajo el capitalismo. Es aquí donde se puede encontrar también la
distinción entre fuerzas represivas y funciones legítimas, ya que:
“los órganos puramente represivos del viejo poder, sus funciones legítimas habían de ser
arrancadas a una autoridad que ocupaba una posición preeminente sobre la sociedad misma,
para restituir a los servidores responsables de esta sociedad (Marx y Engels)

“Cuando ya no exista ninguna clase social a la que haya que mantener sometida; cuando
desaparezca, junto con la dominación de clase, junto con la lucha por la existencia individual,
engendrada por la actual anarquía de la producción, los choques y los excesos resultantes de
esto, no habrá ya nada que reprimir ni hará falta, por tanto, esa fuerza especial de represión
que es el Estado. El primer acto en que el Estado se manifiesta efectivamente como
representante de toda la sociedad: la toma de posesión de los medios de producción en
nombre de la sociedad, es a la par su último acto independiente como Estado. La intervención
de la autoridad del Estado en las relaciones sociales se hará superflua en un campo tras otro y
cesará por sí misma. El gobierno sobre las personas es sustituido por la administración de las
cosas y por la dirección de los procesos de producción. El Estado no es abolido, se extingue.”
(Engels, 1880)

“En el transcurso de su desarrollo, la clase obrera sustituirá la antigua sociedad civil por una
asociación que excluya a las clases y sus antagonismos, y no existirá ya un poder político
propiamente dicho, pues el poder político es precisamente la expresión oficial del antagonismo
dentro de la sociedad civil (...). Solo en un orden de cosas en el que ya no existan clases, las
revoluciones sociales dejarán de ser revoluciones políticas.” (Marx, Miseria de la filosofía)

TRABAJO EVALUATIVO ESCRITO E INVIDIDUAL

Pautas del trabajo: el trabajo puede ser debatido en forma grupal, pero debe ser de
elaboración individual. No debe tener extensión de menos de una carilla.

Luego de la lectura y debate grupal, responder:

1. ¿Cómo definirías la concepción marxista del Estado? ¿y “lo político”?


2. ¿Qué relación hay entre el Estado moderno y la propiedad privada?
3. ¿Por qué se puede afirmar que la teoría marxista del Estado es clasista?
4. ¿Cuáles son las dos principales clases que encontramos en las sociedades
modernas? ¿Cuáles son sus características? ¿Qué lugar tiene cada una en la
sociedad? ¿Cúal es su relación con el Estado?
5. ¿Cuáles son las principales funciones del Estado y sus instituciones?
6. ¿Qué similitudes y qué diferencias encuentran entre la teoría marxista del Estado
y la hobbesiana.
7. ¿Qué podría decirse respecto a los derechos humanos desde una visión marxista?
¿Se cumplen o no se cumplen? Justifique su respuesta.