Anda di halaman 1dari 6

INSTITUTO TECNOLÓGICO

LATINOAMERICANO

FILOSOFÍA POLÍTICA CONTEMPORÁNEA.

RESUMEN: IUSNATURALISMO.

MTRO. ALFREDO ALCALÁ


MONTAÑO.
ALUMNO: GILBERTO OSCAR
GACHUZ RAMIREZ.
LICENCIATURA EN DERECHO.
Abstract

The natural law is a legal concept with ethical and philosophical characteristics
that recognizes the existence of human rights that are given by nature.

"Iusnaturalismo", comes from the Latin ius, which means "right"; naturalis,
which means "nature"; and the Greek suffix ism, which translates into
"doctrine." Therefore, it is defined as natural right.

Intellectuals like Socrates sought to establish a difference between what is


natural and what is created by man, as well as explain political power based on
natural law. Although there are different currents of thought within the same
concept, the natural law maintains a general thesis.

According to these theses, the natural right is originated by nature, which


establishes what is fair in a universal way and becomes independent of the
State's orders. The principles must be understood rationally and is related to
morality, understood as the routine of human customs.
Iusnaturalimo.

Las primeras manifestaciones se presentaron en la antigua Grecia, y en casi un


símbolo del mismo ha devenido la figura de Antígona en la tragedia homónima
de Sófocles. Es decir, de la autoridad política, no pueden ser superiores a
aquellas, eternas, de los dioses.

El iusnaturalismo se encuentra en Platón y, aunque de manera incidental, en


Aristóteles, fue elaborado en la cultura griega, sobre todo por los estoicos, para
quienes toda la naturaleza estaba gobernada por una ley universal.

En un célebre pasaje del De res publica, Cicerón sostiene la existencia de una


ley acorde con la razón, inmutable y eterna la cual es acogida por Lactancio,
uno de los padres de la iglesia. En el siglo III se acogió la idea de un derecho
natural dictado por la razón esto despertó graves problemas entre los padres
de la iglesia por la dificultad de explicar la coexistencia de una ley natural y de
una ley revelada, ya sea porque la administración de la existencia, en el
hombre, de una ley moral autónoma ponía en tela de juicio la necesidad de la
gracia.

Santo Tomas de Aquino puso fin a la confusión de ideas, entendiendo como,


ley natural, la parte del orden, establecido por la razón de Dios Gobernador del
universo, es por ello que constituye una parte central de la doctrina moral y
jurídico-política católica.

En el ámbito de la teología de la Edad Media su mayor exponente fue


Guillermo de Ockam, según el cual el derecho natural es un dictado de la
razón, pero la razón no es más que un medio de comunicarle al hombre la
voluntad de dios.

Con frecuencia se hizo valer el principio de Santo Tomás (que, en realidad,


había sido enunciado por San Agustín y que Santo Tomás había aceptado con
serias limitaciones y reservas), según el cual una ley positiva contraria al
derecho natural, y por lo misma injusta, no era una verdadera ley ni obligada.
El origen del iusnaturalismo moderno.

Se desarrolló en gran parte a partir de la doctrina estoico-ciceroniana del


derecho natural trasmitida precisamente gracias a si acogida en el tomismo.
Sobre todo, por el hecho de que la orientación tomista se opuso
energéticamente, a partir del siglo XIV y sobre todo en el siglo XVI, durante la
Reforma, al voluntarismo teológico inspirado en las tesis de Guillermo de
Ockam, que establecía como fuente primera toda norma de conducta y como
fuente legitima de la autoridad política, la voluntad divina y, por lo mismo, las
Sagradas Escrituras.

El holandés Hugo Grocio, en su obra enunciada De iure belli ac pacis de 1625,


establece que el derecho natural está basado en un derecho que podía ser
reconocido como válido por todos los pueblos y que se convertiría en el
derecho internacional al ser un derecho dictado por la razón, y que era
independiente no solo de la voluntad de Dios sino también de su misma
existencia.

En el siglo XVII, la obra de Grocio, difundió con gran eficacia la idea de un


derecho natural, en el sentido de no sobrenatural, de un derecho que tenía
como fuente de validez exclusivamente su conformidad con la razón humana, y
esta concepción del derecho natural influyó profundamente en la proposición
de la idea de la necesidad adaptar el derecho positivo y la constitución política
de los estados a un derecho semejante y, también, de la legitimidad de la
desobediencia y de la resistencia a los que no se adaptaban al mismo.

Características de iusnaturalismo moderno.

Informan profundamente a las doctrinas políticas de tendencia individualista y


liberal, estableciendo resueltamente la instancia del respeto, por parte de la
autoridad política, de lo que se proclama como derechos innatos del individuo.

Ya que, para los iusnaturalistas modernos, los individuos abandonan el estado


natural y dan vida al estado organizado políticamente y con autoridad,
precisamente para que se vean mejor protegidos y garantizados sus derechos
naturales, y el estado es legítimo siempre y cuando cumpla esta función
esencial suya, que se le ha delegado por medio de un pacto estipulado entre
los ciudadanos y el soberano.

El iusnaturalismo en el siglo XIX.

Este periodo se caracterizó por un grave estado de confusión y de


incertidumbre, causado por la crisis del derecho vigente en ese entonces, que
era in derecho llamado común, o sea el derecho romano Justiniano modificado
y complicado a través de los siglos por el concurso de otras variadísimas
fuentes de normas jurídicas, y prácticamente imposible de conocer a ciencia
cierta.

En el transcurso de este siglo cayó en un descredito total. Sobrevivió


únicamente en su forma católica que se apoyaba en la doctrina de las leyes de
Santo Tomás, pero exclusivamente en los ambientes clericales, con una
función conservadora y frecuentemente reaccionaria y, sobre todo, como
instrumento de impugnación de la legitimidad del estado liberal y constitucional.

El iusnaturalismo contemporáneo.

El iusnaturalismo despertó después de la segunda guerra mundial como


reacción al estatismo de los regímenes totalitarios este gran fenómeno se
produjo en el ámbito de la cultura católica así mismo en los ambientes
protestantes alemanes y en el mundo laico, la idea del derecho natural se abría
paso, sobre todo como dique y límite del poder del estado. La forma en que
actualmente aún puede tener vitalidad es, según parece, la que se aproxima a
las doctrinas sociológicas y realistas del derecho que rechazan el positivismo
jurídico por su formalismo
Conclusión

El iusnaturalismo se rige bajo una doctrina que mantiene una línea de


principios que son de carácter inalterable y universal, que dan base a las leyes
jurídicas positivas, y aquellas que no cumplan con dichos parámetros o vayan
en contra: son consideradas ilegítimas. Su objetivo es diferenciar cuáles
normas pueden o no ser consideradas derechos, para así corregir de una
manera ética.

Este derecho se basa en el dogmatismo de la fe, del origen divino, y parte de


un asunto racional, por lo cual es irrefutable. Además, busca un bien común y
aplicable en todos los hombres, lo que le confiere una tendencia universal y
digna. Asimismo, es de rasgos atemporales porque no se rige ni cambia por la
historia, sino que está innata en el ser humano, en su cultura y en su sociedad.