Anda di halaman 1dari 5

LABOR DEL INGENIERO CIVIL ANTE LOS DESASTRES NATURALES

El ingeniero Civil tiene un rol muy importante frente a los desastres naturales, como
sismos, terremotos, inundaciones y más. No solo la prevención o el rápido y certero
accionar nos salvan de un desastre, sino también la resistencia y buena construcción de la
infraestructura en la que nos encontremos.

Debido a su importancia, las obras de infraestructura deben realizarse con el mayor


control de calidad, tanto de materiales de construcción como en su proceso constructivo;
para tal efecto, en nuestro país se tienen leyes y reglamentos que señalan las normas y
especificaciones para proyección, diseño, cálculo, construcción y supervisión de las
obras. Dicha reglamentación está apegada a las normas internacionales que emanan de la
Organización de las Naciones Unidas (ONU), y nuestro país, al formar parte de ésta, debe
apegarse a lo estipulado en ellas.

1.1 ¿Cómo relacionamos ala ingeniería?

Por lo general relacionamos la ingeniería con el desarrollo tecnológico y socio-


económico, sin embargo, no la relacionamos con la mitigación de los desastres naturales.
Si reflexionamos un momento, veremos que los desastres naturales y el desarrollo están
muy relacionados (aunque inversamente) en el área Panamericana al igual que en el
mundo entero. En cuestión de días, un huracán, un terremoto, una erupción volcánica,
puede destruir infraestructuras, viviendas y ciudades enteras, hasta hacer retroceder el
desarrollo de una región o de un país una década o más.

Para los países en vías de desarrollo, los eventos naturales y causados, tanto los de gran
magnitud como aquellos de menor magnitud, tienen un impacto negativo importante en
su desarrollo socio-económico. Bajo esta perspectiva, se puede afirmar que el desarrollo
y los desastres naturales están íntimamente ligados y por tanto son conceptos
inseparables que deben ser atendidos en forma integral.

Los desastres naturales han acosado implacablemente a la humanidad, a lo largo de toda


su historia. La diferencia es que ahora las ciudades y las áreas rurales están más pobladas,
los efectos negativos son más notorios, y los medios de comunicación tienen mayor
cobertura.
1.2 ¿Como participa la ingenieria civil?

La ingeniería civil participa de forma primordial para que las obras de infraestructura
cuenten con la máxima seguridad y así prevenir el riesgo de desastres; dicha participación
consiste en una supervisión estricta y adecuada a cada obra en su sistema y procedimientos
constructivos, verificando que se cumplan con los lineamientos establecidos en su
normatividad de cálculo, especificaciones de construcción y control de calidad que permitan
detectar cualquier falla en los materiales y en el proceso constructivo aplicado. En el caso
de materiales, debe observarse su adecuada selección y control de calidad, así como de la
herramienta, el equipo y la maquinaria y, por supuesto, de la mano de obra ejecutora y del
proceso constructivo, todo ello apegado a un programa de seguridad para evitar incidentes
o accidentes, de acuerdo al tipo de obra, el riesgo que implica durante su construcción, la
época y los tipos de desastres (naturales o accidentales) que se presenten en la zona
correspondiente.
El ingeniero puede y debe asumir un papel de liderazgo en los trabajos de reconstrucción
con énfasis en la reducción de la vulnerabilidad ante desastres naturales. El ingeniero
puede y debe propugnar adecuación a las leyes y reglamentaciones que regulan la
planificación urbana y rural, a la luz de los riesgos de desastres naturales y causados,
sobre todo aquellas relacionadas con una población regional del 70% inmersa en la
pobreza total, y las relacionadas con las tendencias de expansión de las urbes. La cultura
preventiva debe asumir un rol preponderante por encima de la cultura reactiva, tan
compenetrada en nuestra región. Tengamos presente que la cultura puede ser
influenciada mediante el cambio en nuestras propias actitudes y la intervención
comunitaria.

1. LA PARTICIPACIÓN DE LA INGENIERÍA CIVIL EN CASO DE DESASTRES


EN NUESTRO PAIS

Los desastres que ocurren con más frecuencia en nuestro país son sismos, ciclones,
desbordamientos de ríos y desgajes de cerros. Debido a estas condiciones, la ingeniería civil
aporta elementos para ayudar a los diferentes organismos que intervienen en caso de
siniestros como el CENTRO NACIONAL DE PREVENCIÓN DE DESASTRES
(CENAPRED) O EL INSTITUTO NACIONAL DE DEFENSA DEL PERÚ.
En caso de sismos, se efectúan inspecciones de los daños estructurales en casas, edificios,
centros comerciales, estadios, auditorios, hospitales, mercados, vialidades, sistemas de
drenaje y de distribución de agua potable, instalaciones de gas y eléctricas, para valorar
su estabilidad y operatividad y, de ser necesario, tomar las medidas pertinentes a fin de
que no aumenten los daños y de inmediato se restablezcan los servicios primarios de agua,
drenaje, energía eléctrica y vialidades.

Es por ello que se crean brigadas que intervengan con maquinarias y equipos especiales
en el caso de derrumbes y de afectación a vialidades, de acuerdo con programas
emergentes de ataque; es así como se consigue evitar al máximo el riesgo, tanto para la
población como para los servicios públicos.

Asimismo, se hace una verificación especial de los helipuertos de rescate de emergencia,


para que en su momento brinden un apoyo efectivo en el rápido traslado de los lesionados
a los hospitales cercanos. En cuanto a los aeropuertos, se revisan pistas, calles de rodaje
y plataformas para evaluar la seguridad de la operación y garantizar el adecuado arribo
de aviones con insumos de ayuda (alimentos, agua, medicinas, etc.).

En el caso de carreteras se realiza la inspección de pavimentos y se revisa si hay


derrumbes que obstruyan la circulación; de ser así, se establecen desvíos que aseguren su
utilización, inspeccionando puentes y túneles. Para lo anterior se localizan con antelación
máquinas y personal capacitado para manejarlas y retirar el escombro. Respecto a las
obras sanitarias, se hacen inspecciones de los sistemas de bombeo y, en su caso, de los
daños que pudieran presentar los sistemas de drenaje y las plantas de tratamiento de aguas
residuales.

Por otra parte, se revisan los sistemas de distribución de agua potable, sus tanques de
almacenamiento, así como los sistemas de bombeo y de conducción a la red de la
población. En el caso de inundaciones y desgajes, se refuerzan las revieras de los ríos y
se establecen vías de desfogue del área inundada.

En los desgajes de cerros, se procede a remover el material con herramienta, equipo y


maquinaria, tomando todas las precauciones para no poner en riesgo a los trabajadores.
En cuanto a las obras hidráulicas, se inspeccionan los diversos tipos de presa y sus
sistemas de operación para conocer si las afectaciones que sufrieron pudieran poner en
peligro su operación. De haber daños, se toman las medidas de emergencia pertinentes y
se indica el desalojo de las poblaciones que pudieran estar en riesgo.

En todos los casos, es el ingeniero civil quien dará instrucciones de como efectuar las
labores de inspección de las obras y, en su caso, las labores de rescate, remoción y
prevención, todo ello con el fin de evitar daños mayores a los provocados por el desastre.

Hay que recordar que: Los desastres no conocen las fronteras geográficas, o los
continentes. Algunos eventos naturales impactan regionalmente como ha sido el caso de
huracanes o tormentas tropicales. Con frecuencia vemos que un desastre de un país afecta
a otro país vecino. Un incendio forestal por ejemplo puede ser multinacional, mientras
que un país con infraestructura destruida puede utilizar la infraestructura de otro país.

Por otro lado, la globalización ha incrementado la competencia entre los sectores


productivos a tal punto que fácilmente se descuidan las medidas de seguridad industrial
u ocupacional de los trabajadores, con el fin de incrementar la rentabilidad. En los países
que pierden su industria, hay menos recursos para garantizar la seguridad industrial,
mientras que en los países que ganan industria, la ganan precisamente porque están faltos
de legislación, fiscalización e inspección estricta en materia de seguridad.

La práctica profesional de la ingeniería, en todas sus especialidades, puede verse desde


una nueva perspectiva, que requiere tomar en consideración los riesgos, evaluarlos y
mitigar sus impactos. Hay espacio para nuevos especialistas de las ingenierías mecánica,
eléctrica e industrial y para pequeñas empresas que se dediquen por ejemplo a la
evaluación de riesgos industriales, protección de las edificaciones contra incendio
incluyendo detección y rociadores, abastecimiento de agua e irrigación en áreas afectadas
por sequías, plantas portátiles de agua potable, plantas de tratamiento de aguas servidas,
plantas eléctricas portátiles, utilización de energía solar en áreas aisladas, ingeniería
hospitalaria y escolar en áreas propensas a desastres naturales, protección contra
descargas atmosféricas, gestión ambiental y de contaminación, seguridad industrial y
ocupacional, inspección y certificación ISO, materiales de construcción a prueba de
golpes y vibración.