Anda di halaman 1dari 16

Actos de comparación y equiparación indebida.

Los actos de comparación consisten en la presentación de las ventajas de la


oferta propia frente a la oferta competidora; mientras que los actos de
equiparación consisten en presentar únicamente una adhesión de la oferta
propia sobre los atributos de la oferta ajena. Para verificar la existencia de un
acto de comparación o de equiparación se requiere percibir una alusión
inequívoca, directa o indirecta, sobre la oferta de otro agente económico, incluso
mediante la utilización de signos distintivos ajenos.

Estos actos se reputan lícitos siempre que cumplan con lo indicado en el párrafo
de la presente Ley, caso contrario configurarán actos de competencia desleal.

ACTOS QUE ALTERAN INDEBIDAMENTE LA POSICIÓN COMPETITIVA


PROPIA O AJENA
Actos de violación de secretos empresariales.

Consisten en la realización de actos que tengan como efecto, real o potencial, lo


siguiente:

a) Divulgar o explotar, sin autorización de su titular, secretos empresariales


ajenos a los que se haya tenido acceso legítimamente con deber de
reserva o ilegítimamente;
b) Adquirir secretos empresariales ajenos por medio de espionaje, inducción
al incumplimiento de deber de reserva o procedimiento análogo.

Actos de violación de normas.

Consisten en la realización de actos que tengan como efecto, real o potencial,


valerse en el mercado de una ventaja significativa derivada de la concurrencia
en el mercado mediante la infracción de normas imperativas. A fi n de determinar
la existencia de una ventaja significativa se evaluará la mejor posición
competitiva obtenida mediante la infracción de normas.

La infracción de normas imperativas quedará acreditada:

a) Cuando se pruebe la existencia de una decisión previa y firme de la


autoridad competente en la materia que determine dicha infracción,
siempre que en la vía contencioso administrativa no se encuentre
pendiente la revisión de dicha decisión; o,
b) Cuando la persona concurrente obligada a contar con autorizaciones,
contratos o títulos que se requieren obligatoriamente para desarrollar
determinada actividad empresarial, no acredite documentalmente su
tenencia. En caso sea necesario, la autoridad requerirá a la autoridad
competente un informe con el fi n de evaluar la existencia o no de la
autorización correspondiente.

La actividad empresarial desarrollada por una entidad pública o empresa estatal


con infracción al artículo 60º de la Constitución Política del Perú configura un
acto de violación de normas que será determinado por las autoridades que
aplican la presente Ley. En este caso, no se requerirá acreditar la adquisición de
una ventaja significativa por quien desarrolle dicha actividad empresarial.

Actos de sabotaje empresarial.

Consisten en la realización de actos que tengan como efecto, real o potencial,


perjudicar injustificadamente el proceso productivo, la actividad comercial o
empresarial en general de otro agente económico mediante la interferencia en la
relación contractual que mantiene con sus trabajadores, proveedores, clientes y
demás obligados, y que tengan como efecto inducir a estos a incumplir alguna
prestación esencial o mediante una intromisión de cualquier otra índole en sus
procesos o actividades.

Los actos que impliquen ofrecer mejores condiciones de contratación a los


trabajadores, proveedores, clientes o demás obligados con otro agente
económico, como parte del proceso competitivo por eficiencia, no constituyen
actos de sabotaje empresarial.

ACTOS DE COMPETENCIA DESLEAL DESARROLLADOS MEDIANTE LA


ACTIVIDAD PUBLICITARIA
Actos contra el principio de autenticidad.

Consisten en la realización de actos que tengan como efecto, real o potencial,


impedir que el destinatario de la publicidad la reconozca claramente como tal.
Constituye una inobservancia a este principio difundir publicidad encubierta bajo
la apariencia de noticias, opiniones periodísticas o material recreativo, sin
advertir de manera clara su naturaleza publicitaria. Es decir, sin consignar
expresa y destacadamente que se trata de un publirreportaje o un anuncio
contratado.

Actos contra el principio de legalidad.

Consisten en la difusión de publicidad que no respete las normas imperativas


del ordenamiento jurídico que se aplican a la actividad publicitaria.

Constituye una inobservancia de este principio el incumplimiento de cualquier


disposición sectorial que regule la realización de la actividad publicitaria respecto
de su contenido, difusión o alcance.

En particular, en publicidad constituyen actos contra el principio de legalidad los


siguientes:

a) Omitir la advertencia a los consumidores sobre los principales riesgos que


implica el uso o consumo de productos peligrosos anunciados.
b) Omitir la presentación del precio total de un bien o servicio sin incluir los
tributos aplicables y todo cargo adicional indispensable para su
adquisición, cuando el precio es anunciado
c) Omitir el equivalente del precio en moneda nacional en caracteres
idénticos y de tamaño equivalente a los que presenten el precio de un
bien o servicio en moneda extranjera, cuando éste es anunciado;
d) Omitir en aquellos anuncios que ofrezcan directamente, presentando
tasas de interés, la realización de operaciones financieras pasivas o
activas, la consignación de la tasa de interés efectiva anual aplicable y
del monto y detalle de cualquier cargo adicional aplicable;
e) Omitir en aquellos anuncios que ofrezcan directamente productos con
precios de venta al crédito, la consignación del importe de la cuota inicial
si es aplicable al caso, del monto total de los intereses, de la tasa de
interés efectiva anual aplicable al producto anunciado y del monto y
detalle de cualquier cargo adicional aplicables;
f) Omitir, en cada uno de los anuncios que difundan publicidad de
promociones de ventas, la indicación clara de su duración y la cantidad
mínima de unidades disponibles de productos ofrecidos; y,
g) Omitir en el caso de anuncios de servicios telefónicos de valor añadido
la indicación clara del destino de la llamada, la tarifa y el horario en que
dicha tarifa es aplicable.

En el caso de los literales d) y e), los anunciantes deben consignar en el anuncio


de que se trate, según corresponda, la tasa de costo efectivo anual aplicable a.

i) la operación financiera activa si ésta ha sido anunciada bajo sistema de


cuotas, utilizando un ejemplo explicativo; o,
ii) ii) la venta al crédito anunciada. Asimismo, deberán consignar el número
de cuotas o pagos a realizar y su periodicidad si ello fuera aplicable al
caso. Los anunciantes, sin embargo, podrán poner a disposición de los
consumidores a los que se dirige el anuncio la información
complementaria indicada en este párrafo mediante un servicio gratuito de
fácil acceso que les permita informarse, de manera pronta y suficiente.
En los anuncios debe indicarse clara y expresamente la existencia de
esta información y las referencias de localización de dicho servicio.

Actos contra el principio de adecuación social.

Consisten en la difusión de publicidad que tenga por efecto:

a) Inducir a los destinatarios del mensaje publicitario a cometer un acto ilegal


o un acto de discriminación u ofensa por motivo de origen, raza, sexo,
idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquier otra índole;
b) Promocionar servicios de contenido erótico a un público distinto al adulto.
La difusión de este tipo de publicidad solamente está permitida en prensa
escrita de circulación restringida para adultos y, en el caso de radio y/o
televisión, dentro del horario de una (1:00) a cinco (5:00) horas.

DISPOSICIONES QUE ORIENTAN LA EVALUACIÓN DE LOS ACTOS DE


COMPETENCIA DESLEAL DESARROLLADOS MEDIANTE LA ACTIVIDAD
PUBLICITARIA
Ejercicio de la libertad de expresión empresarial y sus límites.
El desarrollo de actividad publicitaria permite el ejercicio de la libertad de
expresión en la actividad empresarial y es vehículo de la libre iniciativa privada
que garantiza la Constitución Política del Perú.

El ejercicio de la libertad de expresión empresarial no debe significar la


realización de actos de competencia desleal que afecten o limiten el adecuado
funcionamiento del proceso competitivo en una economía social de mercado, ni
que afecten el derecho a la información sobre los bienes y servicios que
corresponde a los consumidores, conforme a lo garantizado por la Constitución
Política del Perú.

Uso de licencias publicitarias.

En el ejercicio de la actividad publicitaria se encuentra permitido el uso del


humor, la fantasía y la exageración, en la medida en que tales recursos no
configuren actos de competencia desleal.

CRITERIOS PARA LA DETERMINACIÓN DE RESPONSABILIDAD

Interpretación de la publicidad.

La publicidad es evaluada por la autoridad teniendo en cuenta que es un


instrumento para promover en el destinatario de su mensaje, de forma directa o
indirecta, la contratación o el consumo de bienes o servicios.

Dicha evaluación se realiza sobre todo el contenido de un anuncio, incluyendo


las palabras y los números, hablados y escritos, las presentaciones visuales,
musicales y efectos sonoros, considerando que el destinatario de la publicidad
realiza un análisis integral y superficial de cada anuncio publicitario que percibe.
En el caso de campañas publicitarias, éstas son analizadas en su conjunto,
considerando las particularidades de los anuncios que las conforman.

Control posterior.

La publicidad no requiere de autorización o supervisión previa a su difusión por


parte de autoridad alguna. La supervisión para el cumplimiento de esta Ley se
efectúa únicamente sobre publicidad que ha sido difundida en el mercado.

Asignación de responsabilidad.
La responsabilidad administrativa que se deriva de la comisión de actos de
competencia desleal a través de la publicidad corresponde, en todos los casos,
al anunciante.

Es también responsable administrativamente, en cuanto le corresponde y de


manera individual, el medio de comunicación social, por la comisión de actos de
competencia desleal que infringen normas de difusión que regulan, condicionan
o prohíben la comunicación de determinados contenidos o la publicidad de
determinados tipos de productos.

DE LAS AUTORIDADES DE FISCALIZACIÓN DE LA COMPETENCIA


DESLEAL
Las autoridades.

En primera instancia administrativa la autoridad es la Comisión, entendiendo por


ésta a la Comisión de Fiscalización de la Competencia Desleal y a las
Comisiones de las Oficinas Regionales del INDECOPI en las que se
desconcentren las funciones de aquélla, según la competencia territorial que sea
determinada. Las Comisiones de las Oficinas Regionales serán competentes
únicamente respecto de actos que se originen y tengan efectos, reales o
potenciales, exclusivamente dentro de su respectiva circunscripción de
competencia territorial.

En segunda instancia administrativa la autoridad es el Tribunal, entendiendo por


éste al Tribunal de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad
Intelectual del INDECOPI.

Cualquier otra autoridad del Estado queda impedida de realizar supervisión o


aplicar sanciones en materia publicitaria.
EJEMPLO 1:

Esta es una empresa que fabrica ropa de algodón, el cual es su negocio principal. Tiene una
planilla de alrededor de 200 empleados entre su área de producción y área corporativa. Durante
los casi 10 años que lleva operando en el mercado, ha logrado ocupar uno de los primeros
puestos en el rubro en el que opera, obteniendo buenas ganancias que le permiten aumentan
sueldos y salarios, e incluso ofrecer algunos incentivos adicionales a sus trabajadores. A pesar
de ello, la empresa no es inmune a los bruscos cambios del mercado, porque lo que cuando se
les presenta un crisis económica a nivel país, el alto mando de la empresa no tiene otra opción
que hacer un recorte inesperado de personal.

Mario, uno de los empleados que tiene alrededor de cinco años trabajando en aquella empresa,
es despedido durante el proceso de reajuste por el que atraviesa la empresa. Él solo culpa a su
suerte por haber sido elegido, sin embargo, luego se pregunta por qué lo eligieron a él cuando
tiene tanto tiempo como empleado, conoce el funcionamiento de la empresa al derecho y al
revés, y nunca han tenido quejas por su trabajo o comportamiento.

Con el paso del tiempo, Mario toma la decisión de poner su propia empresa de fabricación de
polos de algodón. Ha ahorrado suficiente dinero como para obtener materia prima, maquinaria
bajo un contrato de leasing con un banco confiable, además de poder contratar algunos
empleados. Finalmente, logra establecer su empresa de manera formal, no teniendo ningún
problema con el tema de los proveedores de materia prima porque, durante el tiempo que
trabajó en aquella empresa, se hizo de amigos en el rubro y puede conseguir buenas ofertas y
créditos.

Mario es una persona honesta, sin embargo, los procesos que aplicó a su empresa los ha obtenido
de su experiencia trabajando en la anterior empresa, por lo que el know how no le pertenece.
El sabe que en su contrato no existía cláusula alguna acerca de no poner en práctica lo
aprendido en la empresa que lo empleó, por lo que cree que lo que está haciendo no es un
delito en absoluto y no afectará a la gran empresa a la que le pertenecen.

Análisis:

Cuando se habla de competencia desleal, es posible que este ejemplo no quepa en la definición
porque es algo que podría no afectar a la empresa, sienta esta ya una organización consolidada
en el mercado. Sin embargo, la envergadura de la organización afectada y la que comete el
hecho en cuestión no es importante, ya que lo que prima es que esta nueva pequeña empresa
está tomando, sin permiso anterior o compra de los derechos, el know how de una empresa a
la que le costó construir sus procesos, perfeccionarlos, controlar sus puntos críticos, entre
otros.

Esto es lo que está contemplado en la ley como “Actos de violación de secretos


profesionales”, ya que se están explotando, sin autorización, como se mencionó antes, los
secretos empresariales que son parte de la constitución de la otra empresa.

EJEMPLO 2:

En el mercado actual, existen diferentes tipos de empresas que fabrican detergentes y cuentan
con su propia campaña publicitaria de acuerdo al mercado objeto de estas. A pesar de ellos,
hay algunos productos dirigidos para el mismo público objetivo, por lo que convierten en
productos sustitutos entre sí y luchan de acuerdo a sus atributos para ganar una mayor porción
del mercado actual con respecto a su competidor.

Una de las empresas que fabrican este tipo de productos decide lanzar al mercado un nuevo
detergente con nuevos características que, según investigaciones de mercado realizadas con
anterioridad, pueden satisfacer una necesidad latente dentro del segmento al que está
enfocado. Es así que, con todos los recursos invertidos en el producto, esta empresa lo produce
y lo lanza al mercado con una nueva publicidad que, para sorpresa de muchos, presenta tanto
al nuevo producto junto a uno de los productos que representan a su competencia directa. El
spot publicitario trata acerca de un ama de casa que está a punto de lavar su ropa y se muestra,
en uno de los estantes de su lavandería, dos bolsas de detergente: el producto nuevo de la
empresa y el producto de la competencia. Paso seguido, la ama de casa se da cuenta que lo
que va a lavar es ropa de color, por lo que decide utilizar el nuevo producto porque su nuevo
atributo es que deja la ropa de color como nueva, con un color tan brillante como el que tenía
antes de la primera lavada. Es así que utiliza el nuevo detergente, mientras que echa a la
basura el otro perteneciente a la competencia.

El mensaje enviado está muy claro: el nuevo producto es mucho mejor que el de la
competencia, ya que cuenta con nuevas características que lo ponen por encima del otro sin
lugar a dudas.

Análisis:

Este ejemplo representa una de las formas más comunes de competencia desleal que existen
en el mercado. Diferentes empresas como Coca Cola, por ejemplo, han sido víctimas de este
tipo de publicidad por compañías de la competencia como lo es Pepsi en su propio caso. La ley
que ampara todos los casos de competencia desleal que pueden darse denomina esto como
“Actos de comparación indebida”, ya que se muestra la marca ajena como parte de una
publicidad con el fin de hacer comparaciones innecesarias que lo único que logran es
presentarle al público información que no está probada, ya que no se sabe si el otro detergente
puede hacer o no lo que hace el detergente nuevo.

De la misma forma, también puede considerarse dentro del párrafo de “Actos de denigración”,
ya que es muy obvio como la empresa dueña del nuevo producto denigra, al echarlo a la basura,
al producto de la competencia como si no sirviera en absoluto, como si fuera un producto
obsoleto. El resultado de esto es que la fama e imagen de la marca competidora queda
manchada para ojos del mercado.

Actos desarrollados mediante actividad publicitaria:

Actos contra el principio de autenticidad: Impedir que el destinatario de la publicidad, la


reconozca claramente como tal. Incluye publicidad encubierta bajo la apariencia de noticias,
opiniones periodísticas o material recreativo, sin advertir de manera clara su naturaleza
publicitaria (decir que es publirreportaje o aviso contratado).

Actos contra el principio de adecuación social: Publicidad que tenga por objeto inducir a
cometer un acto ilegal o un acto de discriminación u ofensa por motivo de origen, raza, sexo,
idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquier otra índole. Por ejemplo,
promocionar servicios de contenido erótico a público distinto de adulto (prensa escrita de
circulación restringida y en radio/TV en horario especial)

Ejemplo 1:

COMPAÑÍA EMBOTELLADORA DEL PACÍFICO S.A. y la agencia de publicidad BBDO PERÚ


S.A difundieron un anuncio publicitario mediante el cual alentaban comportamientos agresivos
e ilegales, al mostrar al capitán de un conocido equipo de fútbol de nuestro país que, para
obtener una gaseosa Pepsi, utilizaba un comportamiento violento al patear la máquina
expendedora de gaseosa mientras decía “saben por qué entreno tanto, por si me quedo sin
sencillo” tomando, luego, una gaseosa que cae de la referida máquina, DEMUS (Estudio para la
Defensa de los Derechos de la Mujer) interpuso una denuncia contra estas empresas.
Unidad 2: ¿Cómo afecta la competencia desleal a la Triple
Base de Sostenibilidad de las empresas y cuál es el impacto
en su sostenibilidad en general?
(Elaborado y redactado por Darcy Pérez)

La sostenibilidad de las empresas se refiere a la capacidad que tienen para


hacer lo correcto. Cuando se cumple con esta sostenibilidad, se mantiene una
equidad intergeneracional que beneficiará en el futuro a otras
generaciones. Esta sostenibilidad se basa en tres aspectos de igual importancia,
las cuales son ambiental, social y cultural. A continuación se explicará estos
elementos relacionados con la competencia desleal.

AMBIENTAL

La idea de esta base es que las futuras generaciones se vean beneficiadas por
los recursos del medio ambiente. Esta sostenibilidad se ve afectada por la
competencia desleal, pues puede generar graves problemas al medio ambiente.
En relación al tema presentado, en muchos casos no se puede observar
directamente como lo afecta. Sin embargo, se puede relacionar la forma como
estas compañías trabajan y las estrategias que tienen para lograr sus objetivos.
La protección del medio ambiente no es una de las prioridades de estas
empresas, lo principal para ellos es conseguir captar más clientela a cualquier
precio. Por lo tanto, no piensan en las consecuencias que pueden ocasionar al
medio ambiente.

En la actualidad, el número de consumidores que son más conscientes del


daño que producen algunas compañías al medio ambiente está incrementado.
En consecuencia, estas personas preferirán comprar productos fabricados por
empresas que están comprometidas con el ambiente. Por ello, las empresas
que tienen planes de protección al medio ambiente incrementan su valor frente
a sus clientes,

ECONÓMICO

El crecimiento de la población y su demanda por productos ha ocasionado que


las empresas compitan cada vez más por captar más clientes. Este deseo de
obtener más consumidores y mayores ingresos ha generado que diversas
compañías empleen estrategias agresivas. En el peor de los casos, están
recurriendo a la competencia desleal en sus diferentes modalidades.

Por ejemplo, algunas empresas venden sus productos señalando ciertas


características que no son verdaderas. Los consumidores pondrán en una
balance este producto y un sustituto. La elección se ve afectada por estas
características falsas y se corre el riesgo de comprar el primer producto.
Mediante esta forma de engaño, estas compañías pueden conseguir mayores
ventas, y por ende, una utilidad superior en un principio. Sin embargo, esta
competencia desleal no se puede mantener por mucho tiempo. En algún
momento los clientes se darán cuenta de lo que está sucediendo y no solo
perderán clientes, sino también podrían tener problemas legales. En
consecuencia, la compañía que practique la competencia desleal tendrá
recursos económicos en un principio, pero no podrá mantener su sostenibilidad.

SOCIAL

La sostenibilidad social se refiere a que las empresas devuelven a la sociedad


todo lo les ha permitido obtener. Se busca expresar la justicia social y la equidad
dentro de la misma. Muchas empresas realizan actividades para mejorar la vida
de sus trabajadores y las comunidades donde se encuentran. Esto lo realizan
constantemente como parte de sus objetivos.

No obstante, las empresas que emplean la competencia desleal son egoístas,


pues solo piensan en el beneficio económico que pueden obtener. Estas
compañías no se preocupan por el beneficio que pueden otorgar a la sociedad.
Esto demuestra, claramente, que no se presenta una equidad entre la empresa
y el entorno que lo rodea. Todas las energías de estos lugares se enfocarán solo
en generar dinero para los accionistas. Estas empresas no analizan las
necesidades de sus stakeholders, en consecuencia, no contribuye al
enriquecimiento de ésta.

En la actualidad, las empresas líderes se encuentran más preocupadas por esta


triple base de sostenibilidad. Esto les ha permitido ser los primeros en las áreas
donde compiten. Además, desarrollar estos tres aspectos les permite conseguir
el éxito en el futuro. Por ello, las empresas deberían de ver esta sostenibilidad
como una oportunidad para llegar a su meta. La triple base de sostenibilidad de
las empresas permite generar un mayor valor de la misma, esto es reconocido
por los clientes.

La competencia desleal afecta en gran medida la sostenibilidad general de la


empresa. Esto se debe a que estas compañías se centran en captar más clientes
y dejan de lado temas tan importantes como el medio ambiente y la sociedad.
Por ello, esta situación no se puede mantener en el largo plazo.
Recientemente la Comisión de Fiscalización de la Competencia Desleal del INDECOPI ha emitido
unos lineamientos para conocimiento de los agentes económicos (personas naturales y
Jurídicas) que definen los diversos actos de competencia desleal.
Dentro de estos actos de competencia desleal tenemos a los Actos de Sabotaje Empresarial que
conforme lo señala el artículo 15° de la Ley de Represión de la Competencia Desleal – D. L. N°
1044, los Actos de Sabotaje Empresarial, consiste en la realización de actos que tengan como
efecto, real o potencial, perjudicar injustificadamente el proceso productivo, la actividad comercial
o empresarial en general de otro agente económico mediante la interferencia en la relación
contractual que mantiene con sus trabajadores, proveedores, clientes y demás obligados, y que
tengan como efecto inducir a estos a incumplir alguna prestación esencial o mediante una
intromisión de cualquier otra índole en sus procesos o actividades.
Para explicarlo mejor y haciendo uso interpretativo por el organismo competente tenemos que
de acuerdo a la literalidad del texto normativo, se desprende que el mismo regula dos supuesto
de hecho: (i) la interferencia en la relación contractual que una empresa tiene con sus
trabajadores, proveedores, clientes y demás obligados, y que tengan como efecto inducir a estos
a incumplir alguna prestación especial; (ii) la intromisión de cualquier otra índole en sus procesos
o actividades. Al respecto, se ha entendido que se recogen dos figuras jurídicas diferentes en
este tipo de actos: (i) la inducción al incumplimiento contractual y, por otro, (ii) los actos de boicot.
Respecto del primero, este supone necesariamente la existencia de una relación contractual y
debe implicar un comportamiento objetivo o apto para motivar a otro a incumplir alguna
prestación esencial u obligación principal cuyo incumplimiento podría habilitar a la contraparte a
resolver el contrato. Por otro lado, respecto del boicot, implica el análisis de elementos, tales
como: (i) la trilateralidad de la conducta (un presunto boicoteador, receptor o destinatario del
boicot y el boicoteado); (ii) existencia de una práctica intromisiva, la cual involucra una
declaración que sea objetivamente capaz de orientar la conducta del receptor; y, (iii) capacidad
de influencia del boicoteador sobre el receptor.
A modo de ejemplo, una asociación denunció a otra por actos de sabotaje empresarial, toda vez
que la imputada difundió un comunicado a los usuarios de la denunciante, mediante el cual se
informó a los mismos que la tarifa por los derechos conexos de los artistas y productores
fonográficos, cobrada por ella, era desproporcionada e ilegítima, y, por lo tanto, abusiva,
generando que los mencionados usuarios no abonen la “remuneración” correspondiente. Al
respecto, la Comisión y la Sala del INDECOPI declararon fundada la denuncia, señalando que,
a pesar de que ambas partes no se encontraban en una relación de competencia directa, se
constató una interferencia por parte de la imputada en las relaciones comerciales de la
denunciante, debido a que no se acreditó que la información transmitida en su comunicación
fuera cierta.

Un dato importante que debemos precisar es que los actos que impliquen ofrecer mejores
condiciones de contratación a los trabajadores, proveedores, clientes o demás obligados con
otro agente económico, como parte del proceso competitivo por eficiencia, no constituyen actos
de sabotaje empresarial

Tal como lo mencione en mi anterior artículo, el tema que ahora voy a


tratar es delicado y extenso, pues cuando un trabajador deja un trabajo no
es recomendable que despotrique de su antiguo empleador ni de la
empresa que le dio acogida. No es ético.

Cómo reaccionar ante la competencia desleal, una vez finalizada la


relación laboral.
Aun habiéndose adoptado todas las cautelas posibles, es muy alta la
posibilidad de que el trabajador que ha finalizado su relación laboral con la
empresa, se aproveche de la información obtenida para provecho propio.

Las responsabilidades, en tal caso, podrían ser de dos órdenes: civiles y


penales.

Nada mejor que acudir a un supuesto práctico, resuelto por la Sala Primera
del Tribunal Supremo el cual declara como desleal la conducta de unos ex
trabajadores que abandonaron la empresa para la que
trabajaban, Constituyeron una nueva empresa, y captaron a los clientes
de aquella mediante la utilización de sus listas de clientes y sus modelos
de contratos, condenándoles a indemnizar a su antigua empresa por los
daños y perjuicios causados.

El Tribunal Supremo estima que sí hubo conducta desleal en los dos


siguientes comportamientos:

Imitación de los modelos de contrato. Los demandados se apropiaron,


mediante procedimientos técnicos de reproducción y sin sacrificio alguno
por su parte, del trabajo de un tercero, explotándolo en el mercado, y ello,
con independencia de que la actora carezca de un derecho de exclusiva
sobre los referidos modelos de contratos, constituye un acto de
competencia desleal por implicar un aprovechamiento indebido del
esfuerzo ajeno.
Captación de un alto porcentaje de clientes en un corto periodo de tiempo.
Que los ex empleados consiguieran captar un 40% de los clientes de la
empresa en quince días naturales supone que los demandados llevaron a
cabo contactos previos cuando aún estaban en su antigua empresa.
Cuando un trabajador abandona una empresa para fichar por la
competencia es bastante frecuente que lo haga llevándose información
sobre los clientes. En unos casos, estos datos simplemente se conocen y
son utilizados en la nueva actividad; en otras ocasiones, sobre todo
cuando la clientela es muy numerosa, es habitual que la información se
extraiga copiando los correspondientes documentos o archivos
informáticos.
Cuando esto sucede la empresa afectada suele
plantearse la posibilidad de emprender acciones penales contra el antiguo
trabajador, una cuestión que, sin embargo, no tiene una respuesta clara
en el Derecho vigente, porque el texto de la ley no es claro, no existe
jurisprudencia consolidada. De entrada, Para la doctrina especializada los
delitos que parecen aplicables a estos casos son dos: por un lado,
el apoderamiento y la revelación de secretos, pensado para la protección
de la intimidad; y, por otro, el delito de descubrimiento de secretos de
empresa, con el que se pretende la protección del mercado y los
consumidores.
Estas son sólo dos de las formas de competencia desleal, existen muchas
más tales como :

a) Actos de engaño Actos destinados a producir inducción a error a otros


agentes del mercado sobre la naturaleza, modo de fabricación,
distribución, características, calidad, cantidad y en general sobre cualquier
atributo, beneficios o condiciones que correspondan a bienes, servicios,
establecimientos o transacciones que el agente económico que desarrolla
tales actos pone a disposición en el mercado.

b) Actos de confusión Actos destinados a producir inducción a error de


otros agentes del mercado respecto al origen empresarial de la actividad
de manera tal que se considere que estos poseen un origen empresarial
distinto al que realmente les corresponde.

c) Actos de denigración Actos que tienen por objeto menoscabar la


fama, imagen, prestigio, reputación de otro agente económico

d) Actos de comparación indebida: Suponen actos que consisten en la


presentación de ventajas de la oferta propia frente a la oferta competidora
(se reputaran ilegales cuando no se sustenten en información verdadera,
exacta y plenamente verificables evitándose la ironía, sátira, la burla o el
sarcasmo injustificado y que no se refieran a aspectos de nacionalidad,
creencias, intimidad o cualquier otra circunstancia estrictamente personal
de los titulares o representantes de otra empresa).
e) Actos de equiparación indebida: consisten en presentar únicamente
una adhesión de la oferta propia sobre los atributos de la oferta ajena.

f) Acto de violación de normas: constituyen actos que produzcan


potencialmente o realmente un beneficio o una mejor posición en el
mercado frente a otros agentes, mediante la vulneración de normas de
índole imperativa.

Para estos casos no se requerirá acreditar la adquisición de una ventaja


significativa por quien desarrolle la actividad empresarial.

g) Actos de sabotaje empresarial: constituyen actos destinados


(potencial o realmente) a sabotear la actividad empresarial de otro agente
económico (suelen manifestarse mediante la interferencia la interferencia
en la relación contractual que mantiene con sus trabajadores,
proveedores, clientes y demás obligados y que tenga como objeto inducir
a éstos a incumplir alguna prestación esencial. Cabe precisar que no se
entienden dentro de los alcances de esta modalidad aquellos supuestos
en que supongan el ofrecimiento de mejores condiciones de contratación
a los trabajadores, proveedores, clientes o demás obligados con el otro
agente económico.

h) Actos contrarios al principio de autenticidad: se configuran en


aquellos casos en que se pretende difundir publicidad encubierta bajo la
apariencia de noticias, opiniones periodísticas o material recreativo sin que
se advierte de manera clara su naturaleza publicitaria.

i) Actos contra el principio de legalidad: Por ejemplo


omitir la advertencia a los consumidores sobre los riesgos del consumo del
producto publicitado, omitir el precio total del producto sin incluir los
tributos y cargos adicionales, omitir el equivalente del precio en moneda
nacional en caracteres idénticos y de tamaño equivalente a los que se
presenten en moneda extranjera, omitir la consignación del importe de la
tasa de interés efectiva anual ,el número de cuotas y su periodicidad si
fuere el caso y detalles de cualquier cargo adicional para aquellos
anuncios que ofrezcan directamente la realización de operaciones
financieras pasivas o activas, omitir para aquellos casos en que se
publicite la venta de productos al crédito, el importe de la cuota inicial si es
aplicable al caso, el monto total de intereses, la tasa efectiva anual,
número de cuotas y su periodicidad si fuere el caso y el monto y detalle de
cualquier cargo adicional, omitir en el caso de promociones de venta, la
indicación clara de su duración y la cantidad mínima de unidades
disponibles de productos ofrecidos y omitir en el caso de anuncios de
servicios telefónicos de valor añadido la indicación clara del destino de la
llamada, la tarifa y el horario en que dicha tarifa es aplicable.

j) Actos contra el principio de adecuación social: se configura en


caso que a través de difusión de publicidad se pretenda inducir a los
agentes a cometer un acto ilegal o de discriminación subjetiva o
promocionar servicios de contenido erótico a un público distinto del
adulto

Protejámonos y no permitamos que un trabajador pueda hacer lo que


quiera y la empresa permanecer desprotegida. La legislación aún tiene
un vacio al respecto. Gracias

Julián López de Mesa*

Me es muy difícil aceptar que la libertad, y más la libertad de expresión, tenga


límites. Pero los tiene; o por lo menos los tiene para mí: mis libertades terminan
cuando su ejercicio afecta negativamente las del prójimo. No me atrevería a
sugerir censura alguna, de ningún tipo, a la libertad de expresión. Pero yo,
personalmente, sé que mi propia libertad sí tiene límites y que no puedo decir
ni escribir lo que me venga en gana. Como anarquista sé que mi libertad ha de
ser ejercida responsablemente y que mi derecho llega hasta donde empieza el de
los otros.
La masacre contra Charlie Hebdo es injustificable, pero tampoco valida lo realizado
en estos años por la revista. Porque así como nada (absolutamente nada) justifica
la masacre, nada justifica el burlarse y mancillar aquello que es sagrado para miles
de personas en el mundo. Así como es sagrada la vida, también lo es respetar las
creencias del otro (por muy absurdas que a uno puedan parecerle).

En el centro de todo, en el ojo de la tormenta, una idea flota pero ya no la


comprendemos; ya no sabemos lo que significa y nos asusta; nos fastidia pues la
creíamos superada… Pero esa palabra que ya nadie usa es base del respeto y la
convivencia en estos tiempos de ruido, de confusión. En esta torre de Babel de la
era de las comunicaciones, la palabra clave, creo yo, es compasión. La
compasión (com-pathos: literalmente, sentir, padecer, con el otro) no es otra cosa
que la capacidad de sentir empatía por los otros, de tratar de ponerse en la piel
ajena. ¿Y por qué ha de hacerse? Por las infinitas veces en que hemos deseado
que otros hiciesen lo mismo por nosotros; porque la compasión es la madre del
respeto por la experiencia de vida ajena; porque es la forma como podemos
medirnos y autorregularnos frente a los demás.
Pero quizás la pregunta más importante no es ¿cuáles son los límites de la libertad
de expresión?, sino ¿quién ha de imponer dichos límites y de qué dependen? Creo
que dependen de nosotros mismos, los columnistas, caricaturistas,
locutores, actores, periodistas, editores y, en general, aquellos que usamos
este gran poder de los medios y a quienes nadie controla. La verdad es que no
siempre lo hacemos con responsabilidad, pues aun cometiendo errores, somos
incapaces de dar ejemplo y reconsiderar, parar y, de ser necesario, rectificar.
*Julián López de Mesa Samudio es abogado de la Universidad del Rosario
(Bogotá, Colombia). Actualmente es profesor de las Facultades de Ciencia Política
y Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario de
Bogotá.
Cuáles son los actos de competencia desleal desarrollados exclusivamente en la actividad
publicitaria?

 Actos contra el principio de legalidad: consisten en la difusión de publicidad que no respete las normas

imperativas del ordenamiento jurídico que se aplican a la actividad publicitaria. Constituye una inobservancia

a este principio, el incumplimiento de cualquier disposición sectorial que regule la realización de la actividad

publicitaria respecto de su contenido, difusión y alcance.

 Actos contra el principio de adecuación social: consisten en la difusión de publicidad que tenga por efecto: i)

inducir a los destinatarios del mensaje a cometer un acto ilegal o un acto de discriminación u ofensa por

motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquier otra índole; ii)

promocionar servicios de contenido erótico a un público distinto al adulto.

 Actos contra el principio de autenticidad: consisten en la realización de actos que tengan como efecto, real o

potencial, impedir que el destinatario de la publicidad la reconozca claramente como tal. Es la realización de

publicidad encubierta bajo la apariencia de noticias, opiniones periodísticas o material recreativo, sin advertir

de manera clara su naturaleza publicitaria.