Anda di halaman 1dari 1

Canalizaciones eléctricas, clasificación y aplicación

Una instalación eléctrica se conoce como el conjunto de circuitos eléctricos que, colocados en un lugar
específico, permiten tanto la distribuir como el transporte de la energía eléctrica desde el punto de suministro
hasta los equipos que lo requieren.
El elemento fundamental para que las instalaciones eléctricas tengan un funcionamiento óptimo, se conoce
como canalización eléctrica, también llamados tubo en instalaciones eléctricas, siendo el dispositivo encargado
de proteger los conductores contra el deterioro mecánico y la contaminación, encargado de salvaguardar las
instalaciones contra incendio, por arcos eléctricos que se presentan en condiciones de cortocircuito.
Los medios de canalización más comunes en las instalaciones eléctricas son por Tubos conduit (fabricado en
aluminio, acero o aleaciones especiales), Ductos (usados solamente en las instalaciones eléctricas visibles en
instalaciones industriales y laboratorios) y Charolas.
Una de sus principales características es la fácil adaptación a cualquier ambiente donde se solicite un cableado
eléctrico, es decir, utilizables para empotrar, ubicar en superficies al aire libre, zonas vibratorias, húmedas o
subterráneos.
Una clasificación que existe en canalizaciones es según tipo de material que están fabricadas: las metálicas
(elaboradas en acero, hierro o aluminio) y no metálicas (materiales termoplásticos, ya sea PVC o de polietileno).
Tubos de PVC
El PVC es considerado un material termoplástico, procedentes de los polímeros, compuesto policloruro de
vinilo. Su composición física es resistente y rígida, adaptable para ubicar en ambientes húmedos.
Sus aplicaciones son permitidas para empotrar en suelos, techos y paredes o bajo concreto; igualmente en
ambientes húmedos o en superficies, con previo estudio de sus delimitaciones térmicas y mecánicas.
Tubos EMT
Generalmente son utilizados en instalaciones eléctricas industriales y comerciales, dado que son moldeables a
diversos ángulos y formas. Lo cual ayuda a la acomodación del cableado. Gracias a que se ven expuestos a un
proceso de galvanizado, su recubrimiento no ocasiona corrosión, logrando mayor durabilidad. En su gran
mayoría es utilizado para montarse en zonas visibles directamente expuestos a la intemperie.
Tubos IMC
Como característica principal se puede mencionar que son los más resistentes a los daños mecánicos, sin
embargo, su grosor dificulta el trabajar con ellos. En ambos extremos ofrece la opción de conectar enlazada
con conectores roscados. Por su fabricación, son canalizaciones muy durables, y son bien herméticas. Son
ampliamente usados en instalaciones eléctricas industriales, a la intemperie o en lugares con riesgos de
explosivos.
Tubos flexible metálicos
Principalmente son construidos en acero, y pasan por un recubrimiento galvanizado, no son recomendables
para utilizar en lugares con alta humedad, vapores o gases. En ambientes industriales es su principal aplicación
y en zonas donde el cableado esté expuesto a vibraciones, torsión y daños mecánicos y el radio de curvatura
del alambrado sea grande.
Tubos flexibles de plásticos
Se fabrican con PVC de doble capa, haciéndolo más resistente y hermético. su superficie es corrugada, flexible
y liviana, facilitando su instalación en artefactos de cableado con curvaturas elevadas.
En Colombia con la entrada en vigencia del Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas RETIE, que
involucra toda la recopilación de parámetros y normas esenciales que precisan su ámbito de aplicación y las
características básicas de las instalaciones eléctricas o productos, es primordial que expertos relacionados con
el Sector Eléctrico, fortalezcan sus competencias para cumplir con una eficiente implementación de cada uno
de los requerimientos para la utilización de canalizaciones.