Anda di halaman 1dari 4

LAS 5 PRINCIPALES OBRAS DE LA INGENIERIA CIVIL DE LA

EDAD MEDIA Y DEL RENACIMIENTO

Panteón de Agripa
El Panteón de Agripa o Panteón de Roma (en italiano: Il Pantheon) es un templo de planta circular
erigido en Roma por Adriano, entre los años 118 y 125 d. C. completamente construido sobre las
ruinas del templo erigido en el 27 a. C. por Agripa, destruido por un incendio en el año 80,1
dedicado a todos los dioses (la palabra panteón, de origen griego significa «templo de todos los
dioses»). En la ciudad, es conocido popularmente como La Rotonda (la Rotonna), de ahí el nombre
de la plaza en que se encuentra.

El espacio interno de la rotonda está constituido por un cilindro cubierto por una semiesfera. El
cilindro tiene una altura igual al radio, y la altura total es igual al diámetro, por lo que se puede
inscribir una esfera completa en el espacio interior. El diámetro de la cúpula es de 43,44 m (150
pies), lo que la convierte en la mayor cúpula de hormigón en masa de la historia. La cúpula de la
Basílica de San Pedro fue construida un poco más pequeña.

Coliseo de Roma
El Coliseo es el principal símbolo de Roma, una imponente construcción que, con casi 2.000 años de
antigüedad, os hará retroceder en el tiempo para descubrir cómo era la antigua sociedad
del Imperio Romano.

En la antigüedad poseía un aforo para unos 50 000 espectadores, con ochenta filas de gradas.1 2 3
Los que estaban cerca de la arena eran el Emperador y los senadores, y a medida que se ascendía
se situaban los estratos inferiores de la sociedad. En el Coliseo tenían lugar luchas de gladiadores y
espectáculos públicos. Se construyó justo al este del Foro Romano, y las obras empezaron entre 70
d. C. y 72 d. C., bajo el mandato del emperador Vespasiano. El anfiteatro, que era el más grande
jamás construido en el Imperio romano, se completó en 80 d. C. por el emperador Tito, y fue
modificado durante el reinado de Domiciano.4 Su inauguración duró 100 días, participando en ella
todo el pueblo romano y muriendo en su celebración decenas de gladiadores y fieras que dieron su
vida por el placer y el espectáculo del pueblo
. Además de las peleas de gladiadores, muchos otros espectáculos públicos tenían lugar aquí, como
naumaquias, caza de animales, ejecuciones, recreaciones de famosas batallas y obras de teatro
basadas en la mitología clásica. El edificio dejó de emplearse para estos propósitos en la Alta Edad
Media. Más tarde, sirvió como refugio, fábrica, sede de una orden religiosa, fortaleza y cantera. De
sus ruinas se extrajo abundante material para la construcción de otros edificios, hasta que fue
convertido en santuario cristiano, en honor a los cautivos martirizados durante los primeros años
del cristianismo. Esta medida contribuyó a detener su expolio y a que se conservara.

Santa Maria della Consolazione (Todi)


Santa Maria della Consolazione es una iglesia de peregrinación de estilo renacentista en Todi,
Italia. El plano centralizado y simétrico, coronado por una cúpula alta, distingue a esta iglesia
renacentista, de la basílica alargada más común o los diseños de la cruz latina

La construcción comenzó en 1508, en el flanco de la colina de la ciudad, justo fuera de las paredes.
El diseño se atribuye a menudo erróneamente a Bramante. Pero la construcción fue iniciada por
Cola da Caprarola, supuestamente ayudada por Baldassarre Peruzzi Tiene un plan cruz griego: tres
ábsides son poligonales y el del lado norte es semicircular. Otros arquitectos que ayudaron a llevar
a cabo la obra fueron Antonio da Sangallo el Joven, Galeazzo Alessi, Michele Sanmicheli, Vignola e
Ippolito Scalza. La iglesia fue terminada solamente por 1607. El ábside es coronado por una terraza
cuadrada con 4 águilas en las esquinas, de las cuales la bóveda se levanta. En el interior, el altar
alberga un icono milagroso de la Virgen. La leyenda sostiene que el trabajador, que estaba ciego
en un ojo, tuvo la vista de ese ojo restaurado, cuando lo limpió con un paño que había limpiado
este icono. La iglesia fue construida en el sitio donde el icono había sido alojado. Doce nichos en
los primeros tres ábsides albergan estatuas gigantes de los apóstoles. También destaca la estatua
de madera del papa Martín I, natural del área de Todi.

Desde la terraza se levanta una gran cúpula de tambor, con su linterna que corona todo el edificio,
de más de sesenta metros de altura. De acuerdo con la teoría de la arquitectura renacentista, la
vista del conjunto del templo se hace claramente visible por las formas geométricas básicas:
cuadrado, triángulo, círculo, cilindro y esfera.
Convento de San Esteban (Salamanca)
Los dominicos se instalaron en Salamanca entre 1255 y 1256. En el actual solar del convento,
ocupado por la iglesia parroquial de San Esteban, levantaron el primitivo convento, luego
destruido para construir el actual, en 1524 por iniciativa del cardenal fray Juan Álvarez de Toledo.

Su construcción se extendió hasta 1610, participando en ella Fray Martín de Santiago, Rodrigo Gil
de Hontañón, Juan Ribero de Rada y Pedro Gutiérrez. No obstante, la planta y diseño son de Juan
de Álava, quien comienza la obra en 1524, como demuestra el plano conservado de este mismo
maestro. Rodrigo Gil de Hontañón se ocuparía del crucero con el cimborrio y de la cabecera.
Aunque se le considera un excelente ejemplo del estilo plateresco, lo prolongado de sus fases
constructivas explica la mezcla de estilos que van desde el gótico final hasta el barroco, estilo este
poco apreciable en su arquitectura pero bien presente en el retablo mayor obra de José Benito de
Churriguera.

Tiene planta de cruz latina y una sola nave, con el coro elevado sobre un arco escarzano a los pies
de la iglesia. Los estilos presentes son el gótico tardío desde el crucero a los pies, y el renacentista
que abarca el crucero, el cimborrio y el presbiterio. Mide 14,50 m de anchura, 27 m de altura en la
nave y 44 m en el cimborrio. En el coro destacan la pintura del Triunfo de la Iglesia, de Antonio
Palomino, y una Virgen con el Niño, de Rubens.
Palacio Rucellai

El palacio fue construido entre 1446 y 1451 por Bernardo Rossellino, siguiendo un diseño de Leone
Battista Alberti. La fachada se terminó cuando ya estaba terminado todo el interior hacia 1455.
Fue encargado por Giovanni Rucellai, miembro destacado de la familia Rucellai, ricos tintoreros de
tejidos. Este palacio está hecho de piedra.

León Battista Alberti realizó una obra maestra de estilo y sobriedad, y se dice que proyectó este
palacio casi como ilustración de su manual De Re Aedificatoria (Sobre la Arquitectura) de 1452, en
donde se explica que la arquitectura debe imponerse más por el prestigio de las proporciones que
por la demostración de belleza y lujo. Rossellino no se limitó a ejecutar los planos, sino que aportó
un aumento de las dimensiones originales.

El palacio sigue perteneciendo a la familia Rucellai. En los años 1990 ha sido sede del Museo de
Historia de la Fotografía Fratelli Alinari.

En el interior del palacio hay que señalar el patio renacentista, a pesar de que hoy en día las
arcadas de dos de los lados se han tapiado. Unos amplios arcos de medio punto están sujetos por
capiteles corintios muy elaborados, que recuerdan los de las columnas superiores de la puerta del