Anda di halaman 1dari 16

MEDIDA DE TEMPERATURAS

1. Introducción
La medida de la temperatura es una de las más comunes y de las más importantes que se
efectúan en los procesos industriales. Casi todos los fenómenos físicos están afectados por
ella. La temperatura se utiliza, frecuentemente, para inferir el valor de otras variables del
proceso.

Existen diversos fenómenos que son intuidos por la temperatura y que son utilizados para
medirla:
a) Variaciones en volumen o en estado de los cuerpos (sólidos, líquidos o gases).
b) Variación de resistencia de un conductor (sondas de resistencia).
c) Variación de resistencia de un semiconductor (termistores).
d) La f.e.m. creada en la unión de dos metales distintos (termopares).
e) Intensidad de la radiación total emitida por el cuerpo (pirómetros de radiación).
f) Otros fenómenos utilizados en laboratorio (velocidad del sonido en un gas, frecuencia de
resonancia de un cristal, etc.).
De este modo, se emplean los siguientes instrumentos: termómetros de vidrio,
termómetros bimetálicos, elementos primarios de bulbo y capilar rellenos de líquido, gas o
vapor, termómetros de resistencia, termopares, pirómetros de radiación, termómetros
ultrasónicos y termómetros de cristal de cuarzo.
2. Termómetro de vidrio
El termómetro de vidrio consta de un depósito de vidrio que contiene, por ejemplo, mercurio y
que, al calentarse, se expande y sube en el tubo capilar.

Los márgenes de trabajo de los fluidos empleados son:


Mercurio -35 °C hasta +280 °C
Mercurio (tubo capilar lleno de gas) -35 °C hasta +450 °C
Pentano -200 °C hasta +20°C
Alcohol -110 °C hasta +50 °C
Tolueno -70 °C hasta +100 °C

3. Termómetro bimetálico
Los termómetros bimetálicos se fundamentan en el distinto coeficiente de dilatación de dos
metales diferentes, tales como latón, monel o acero y una aleación de ferroníquel o Invar
(35,5% de níquel) laminados conjuntamente. Las láminas bimetálicas pueden ser rectas o
curvas, formando espirales o hélices.
4. Termómetros de bulbo y capilar
Los termómetros tipo bulbo y capilar consisten, esencialmente, en un bulbo conectado por un
capi- lar a una espiral. Cuando la temperatura del bulbo cambia, el gas o el líquido en el bulbo
se expanden y la espiral tiende a desenrollarse, moviendo la aguja sobre la escala para indicar
la elevación de la temperatura en el bulbo.
Hay cuatro clases de este tipo de termómetros:
• Clase I. Termómetros actuados por líquido
• Clase II. Termómetros actuados por vapor
• Clase III. Termómetros actuados por gas
• Clase IV. Termómetros actuados por mercurio

Los termómetros actuados por líquido (clase I) tienen el sistema de medición lleno de líquido y,
como su dilatación es proporcional a la temperatura, la escala de medición resulta uniforme. Con
capilares cortos de hasta 5 m, y para evitar errores debidos a variaciones de la temperatura
ambiente, sólo hay que compensar el elemento de medición.
Los termómetros actuados por vapor (clase II) se basan en el principio de presión de vapor.
Contienen un líquido volátil cuya interface se encuentra en el bulbo. Al subir la temperatura
aumenta la presión de vapor del líquido. La escala de medición no es uniforme, sino que las
distancias entre divisiones van aumentando hacia la parte más alta de la escala, donde hay
mayor sensibilidad. La presión en el sistema solamente depende de la temperatura en el bulbo,
por lo que no hay necesidad de compensar la temperatura ambiente.

5. Termómetros de resistencia
La medida de temperatura utilizando sondas de resistencia depende de la variación de
resistencia en función de la temperatura, que es propia del elemento de detección. El
elemento consiste, usualmente, en un arrollamiento de hilo muy fino del conductor
adecuado bobinado entre capas de material aislante.
6. Termistores
Los termistores son semiconductores electrónicos con un coeficiente de temperatura de
resistencia negativo de valor elevado, por lo que presentan unas variaciones rápidas, y
extremadamente grandes, para los cambios, relativamente pequeños, en la temperatura. Los
termistores se fabrican con óxidos de níquel, manganeso, hierro, cobalto, cobre, magnesio,
titanio y otros metales, y están encapsulados en sondas y en discos.
Los termistores encuentran su principal aplicación en la medición, la compensación y el control
de temperatura, y como medidores de temperatura diferencial.

7. Sensores de temperatura de semiconductor


El sensor de temperatura de semiconductor dispone de funciones de transferencia que son
proporcionales a la temperatura en °K, °C o °F. Otras aplicaciones de interés en el mundo
industrial son:

• Sensor de temperatura de dos hilos. Se caracteriza porque los dos hilos se encargan
de la alimentación y de la señal de temperatura. La señal de salida es una tensión de c.c.
con una impedancia de 100 kK o mayor, mientras que la alimentación es de c.a.
• Transmisor de corriente de 4-20 mA c.c.
• Convertidores multicanal de temperatura a señal digital.
• Convertidores de temperatura a frecuencia.

Estos sensores tienen la ventaja de ser pequeños, exactos y baratos, de modo que se prevé
que aumenten, en el futuro, sus aplicaciones en la industria.
8. Termopares

a. Leyes, curvas y tablas características, tubos de protección y su selección


El termopar se basa en el efecto, descubierto por Seebeek en 1821, de la circulación de una
corriente en un circuito cerrado formado por dos metales diferentes cuyas uniones (unión
de medida o caliente y unión de referencia o fría) se mantienen a distinta temperatura.

• Termopar tipo E, de Níquel-Cromo (cromel)/Cobre-Níquel (constantan). Puede usarse en


vacío o en atmósfera inerte o medianamente oxidante o reductora. Este termopar posee la
f.e.m. más alta por variación de temperatura. Es adecuado para temperaturas entre -200 °C
y +900 °C. Alta sensibilidad (68 µV/°C).
• Termopar tipo T, de Cobre/Cobre-Níquel (constantán). Tiene una elevada resistencia a la
corro- sión por humedad atmosférica o condensación y puede utilizarse en atmósferas
oxidantes o reductoras. Se prefiere, generalmente, para las medidas de temperatura entre -
200 °C y +260 °C.
• Termopar tipo J, de Hierro/Cobre-Níquel (constantan). Es adecuado en atmósferas inertes y
para temperaturas entre -200 °C y 1.200 °C. La oxidación del hilo de hierro aumenta
rápidamente por encima de 550 °C, siendo necesario un mayor diámetro del hilo hasta una
temperatura límite de 750 °C. También es necesario tomar precauciones a temperaturas
inferiores a 0 °C debido a la condensación del agua sobre el hierro.
Cuando el termopar está instalado a una distancia larga del instrumento, no se conecta
directa- mente al mismo, sino por medio de un cable de extensión o compensación. Los cables
de extensión son conductores con propiedades eléctricas similares a las del termopar a las
temperaturas límites que pueden encontrarse en el proceso (0-200 °C) y son más
económicos. El uso del cable de extensión es claro en el caso de termopares tipo R o S, debido al
elevado precio del platino que encarecería el coste del hilo desde el campo hasta el panel.
Se suelen utilizar los siguientes conductores:

• Conductores tipo J para termopares tipo J.


• Conductores tipo K o tipo T para termopares tipo K.
• Conductores tipo T para termopares tipo T.
• Conductores tipo E para termopares tipo E.
• Conductores cobre-cobre níquel para termopares tipos R, S o B.
Las conexiones entre el cable de compensación, el termopar y el instrumento deben ser
perfectas, sin empalmes en el cable de compensación, utilizando el hilo correcto y los
conectores adecuados. El conjunto de la instalación debe evitar el paso próximo por fuentes
de calor (aparece el efecto Thomson). El empalme de hilos distintos en el recorrido del cable
del termopar va a formar una nueva unión cuya f.e.m. se va a oponer a la generada por la
unión de medida (caso típico de la rotura del hilo del termopar en campo y su sustitución
por hilo de cobre).

b. Compensación de la unión fría


Las tablas estándar de mV de los termopares están referidas con la unión fría a 0 °C, mientras
que las conexiones en panel, o en campo, son variables y difieren de 0 °C. Por lo tanto, es
necesario compensar las variaciones de la temperatura en la unión fría o de referencia del
termopar.
En los instrumentos digitales se utilizan módulos de acondicionamiento que compensan,
electrónicamente, el cambio de temperatura de la unión fría y que, además, linealizan, con
relación a la temperatura, los mV generados por el termopar.

El circuito potencio métrico está representado en la y consta de una fuente de tensión


constante V que alimenta los dos brazos del circuito. El termopar T está conectado al brazo
inferiorE y,a travésde un miliamperímetro,al reóstatoR. La posición R del cursor del reóstato R
indica la temperatura del proceso cuando no pasa corriente por el miliamperímetro, es decir,
cuando el punto C del cursor de reóstato R y el punto E están a la misma tensión.

c. Normas técnicas
DIN-IEC-584-1: Tablas de referencia internacional de temperatura.
DIN-IEC-584-2: Tolerancias de termopares.
BS-4937: Tolerancias de termopares.
BS-1041-PARTE 5-1989: Guía de selección y uso de pirómetros de
radiación. UNE-EN-60751: Sondas industriales de resistencia
termométrica de platino. ASTM E-220-1986: Calibración de termopares
por técnica de comparación. ASTM E-230-1987:
ASTM E-1137-1987: Especificaciones estándar para resistencias termométricas de
platino.
ASTM E-644-1986: Resistencias termométricas industriales.
DIN-43710-1985: Termopares tipo U y tipo L.

9. Pirómetros de radiación
Los pirómetros de radiación se fundan en la ley de Stefan-Boltzmann, que dice que la
intensidad de energía radiante emitida por la superficie de un cuerpo aumenta
proporcionalmente a la cuarta potencia de la temperatura absoluta (Kelvin) del cuerpo. El
coeficiente de emisión o Emisividad de un cuerpo es la relación entre la energía radiante emitida
por un cuerpo y la de un cuerpo negro que se encuentra a la misma temperatura y en las
mismas condiciones de servicio.
El sistema óptico del pirómetro restringe el ancho de onda de 0,65 a 0,66 micras (zona roja
del espectro) y dispone de filtros para reducir la intensidad de la radiación recibida,
permitiendo la medida de un amplio margen de temperaturas. Sin embargo, sólo puede
medirse la temperatura de objetos incandescentes o en fusión.

10. Pirómetro de infrarrojos


El pirómetro de infrarrojos capta la radiación espectral del infrarrojo, invisible al ojo humano, y
pue- de medir temperaturas menores de 700 °C, supliendo al pirómetro óptico que sólo puede
trabajar, eficazmente, a temperaturas superiores a 700 °C, donde la radiación visible emitida es
significativa. Las temperaturas medidas abarcan desde valores inferiores a 0 °C hasta 4.000
°C.
Existen cámaras infrarrojas termo gráficas que permiten almacenar imágenes termo gráficas
con su distribuciónde temperaturas y procesarlas enunordenador, lo que es de interés, enla
industria, en mantenimiento preventivo y predictivo. El campo de medida es de 0 °C hasta 350
°C, alcanzando los 1200 °C con una exactitud del ± 2%.

11. Pirómetro fotoeléctrico


Los detectores fotoeléctricos o cuánticos (quantum) consisten en materiales semiconductores
cristalinos, tales como el indio antimonio (InSb), el silicio (Si), el sulfuro de plomo (PbS) y el
sulfuro de cadmio (CdS), que responden a los fotones de radiación del cuerpo que se enfoca
liberando cargas eléctricas a través de mecanismos de fotoelectricidad, foto conducción o
fotovoltaico.
12. Pirómetro de dos colores
El pirómetro de relación, o de dos colores, se basa en que la relación entre las radiaciones
emitidas, en dos bandas estrechas del espectro, es función de la temperatura y de la
relación entre emisividades del cuerpo correspondientes a las dos bandas. El instrumento
dispone de un selector de relación de emisividades y, de este modo, si la relación
seleccionada es la correcta, el aparato puede indicar la temperatura real del objeto con una
gran exactitud.
Un pirómetro de dos colores divide básicamente la radiación del objeto en dos haces
medidos por dos células fotoeléctricas de silicio similares, una de ellas dispone de un filtro que
sólo deja pasar la radiación de longitud de onda más corta (0,65 micras) y la otra en la zona de
0,9 micras. La relación entre las dos corrientes de salida de la célula es una medida de la
temperatura del objeto.
13. Pirómetro de radiación total
El pirómetro de radiación total capta una banda amplia de radiación y está formado por una
lente de pírex, sílice o fluoruro de calcio que concentra la radiación del objeto caliente en una
termopila formada por varios termopares de Pt-Pt/Rh, de pequeñas dimensiones y montados
en serie. La radiación está enfocada, incidiendo directamente en las uniones calientes de los
termopares. Su reducida masa les hace muy sensibles a pequeñas variaciones de la energía
radiante y, además, muy resistentes a vibraciones o choques. La parte de los termopares
expuesta a la radia- ción está ennegrecida, para comportarse como un cuerpo negro,
aumentando así sus propiedades de absorción de energía y proporcionando la máxima
f.e.m.
14. Otros fenómenos
Otros métodos de medida de temperatura utilizan instrumentos y diversas técnicas.
Los lápices, bolas de productos, lacas y cintas se usan como una forma aproximada de conocer
la temperatura de la superficie de los cuerpos. Típicamente, los lápices dejan una marca, las
bolas funden y las lacas licúan bruscamente al alcanzar la temperatura marcada. Las cintas
contienen un indicador sensible al calor que se vuelve de color negro al llegar a la temperatura
con una exactitud del ± 1%.
El termómetro de cristal de cuarzo mide la frecuencia de un oscilador de cuarzo, en contacto con
el cuerpo cuya temperatura desea medirse, mediante un contador que utiliza como reloj de
referencia la señal de un oscilador a temperatura controlada. Su margen de trabajo es de -80
°C a +250 °C y su exactitud es muy elevada, de ± 0,075 °C.

a. Velocidad de respuesta de los instrumentos de temperatura


La constante de tiempo de un instrumento es el tiempo necesario para que alcance el 63,2%
de la variación total de temperatura que experimenta. Es decir, si un instrumento cuya sonda o
elemento primario pasa de un recinto de 70 °C a otro de 270 °C puede alcanzar el 63,2% de la
diferencia, 270 - 70 = 200 °C, en 0,1 segundo; este tiempo será la constante de tiempo de la
medida con el instrumento.

Los elementos primarios eléctricos, sondas de resistencia, termistores, termopares y


pirómetros de radiación se caracterizan porque el tiempo de respuesta depende, únicamente,
del intercambio térmico entre el fluido y el elemento, ya que la corriente eléctrica circula por los
cables de conexión a la velocidad de la luz, directamente al receptor.
En la sonda de resistencia, la masa a calentar está formada por una bobina de hilo arrollada
en un núcleo y embebida en una cápsula rígida.
Los termistores son de pequeño tamaño y su tiempo de respuesta varía de fracciones de
segundo a minutos, de acuerdo con su capacidad térmica, dada por el tamaño y forma del
elemento sensible. Los elementos de temperatura están normalmente inmersos en vainas
termométricas o en tubos de protección, para tener así una protección mecánica o bien estar
aislados del fluido cuya temperatura miden. La vaina se emplea para altas temperaturas y
presiones y el espesor de sus paredes es mayor que el de los tubos de protección, por lo cual,
lógicamente, su velocidad de respuesta será menor que el de éstos.

Otros factores que intuyen en la respuesta son la clase de fluido que rodea al elemento y la
velocidad de circulación; cuanto mayor sea esta última tanto mayor será el suministro de calor
del fluido al elemento de temperatura. En el aire, por ejemplo, el elemento tiene una
constante de tiempo mayor que en un líquido, por lo cual se recomienda que la velocidad del
aire sea como mínimo de 2 m/s para reducir así el coeficiente de retardo.
Tabla comparativa de características
Bibliografía

Solé, A. C. (2010). INSTRUMENTACIÓN INDUSTRIAL. México: Alfaomega Grupo Editor.