Anda di halaman 1dari 9

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/266358553

GEOQUIMICA y METALOGENESIS ENDOGENA DEL ORO

Article

CITATIONS READS

3 319

1 author:

Jorge Oyarzun Munoz


University of La Serena, Chile
70 PUBLICATIONS   725 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Constraints of post-mining development View project

CAMINAR View project

All content following this page was uploaded by Jorge Oyarzun Munoz on 08 April 2016.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


GEOQUIMICA y METALOGENESIS ENDOGENA DEL ORO

JORGE OYARZUN M. Univ. La Serena, Depto. de Minas, Casilla 554, La Serena.

RESUMEN

El oro está distribuido, en contenidos bajos y poco variables, en las rocas ígnellS normales y ellos disminuyen
en el curso de la diferenciación magmática. Sin embargo, el metal es fácilmente lixiviado de las rocas por solucio-
nes hidrotermales o por procesos metamórficos equivalentes y puede migrar en forma de complejos solubles de
cloro, azufre, arsénico y otros elementos. Su destrucción por barreras fisicoquímicas implica la precipitación del
oro y posibilita la formación de concentraciones econ6micas end6genas del metal.
Existen vínculos geoquímicos y metalogénicos importantes entre el oro, el hierro y el azufre, así como entre
estos elementos y las series magmáticas ricas en magnetita (Ishihara, 1981). Aquéllos se manifiestan en la asocia-
ci6n mayoritaria de los dep6sitos de oro circumpacíficos con estas series (ricas en S y el), pese a que, en princi-
pio, cualquier sistema magmático o geotérmico podría generar dep6sitos auríferos.
Oro y molibdeno presentan comportamientos geoquímicos end6genos, tanto paralelos como divergentes, cu-
yo análisis comparativo tiene consecuencias de interés para la metalogénesis y la prospecci6n regional de ambos
metales.

ABSTRAeT

Gold is distributed in low and slightly variable contents in normal igneous rocks, and they decrease from the
mafic to the more differentiated sialic types. However, the metal is easily leached from the rocks by hidro-
thermal activity, in the form of soluble complexes with el, S, As, and other elements. This fact permits the
concentration of gold when the complexes' are destroyed at physical-chemical barriers.
There are important geochemical and metallogenetical correlations between gold, iron and sulphur, and also
between these elements and the magnetite-rich magmatic series (Ishihara, 1981). They are expressed through a
close association of mose of the eircumpacific gold deposits to those regions in which magnetite series (that are
rich in el and S) are dominant.
Gold and molybdenum present endogenic geochemical behaviors that have parallel but also opposite charac-
terso Their comparative analysis has interesting consequences for the metallogenesis and the regional prospecting
of both metals.

INTRODUCCION

El presente trabajo tiene por objeto analizar la El propósito inicial del trabajo fue plantear las ba-
metalogénesis endógena del oro, desde el punto de ses del problema para una discusión general, en el
vista geoquímico. La información expuesta está marco del reciente Coloquio sobre la Geología y
basada en un número restringido de publicaciones, Prospección del Oro (Univ. de La Serena, Junio,
seleccionadas por su carácter global y su relación 1983). Posteriormente, su autor agregó sus propios
con los aspectos centrales del tema considerado. puntos de vista respecto al tema tratado.

Revista Geológica de Chile No. 21, p. 3 - LO, 3 figs., 1984.


4 GEOQUIMICA y METALOGENESIS ENDOGENA DEL ORO

ABUNDANCIA

Los datos de abundancia son e! punto de parti- una fase determinada (como el molibdeno, que
da de la geoquímica. También lo son para la meta- está ligado a la sulfurada), sino disperso en forma
logénesis, puesto que sugieren las fuentes más pro- elemental. Sin embago, Tilling et al. (1973) sos-
bables de los yacimientos metalíferos e indican la tuvieron que su variación, en las rocas ígneas, es
eficacia de los procesos naturales de concentración. restrigida y que sus anomalías significativas corres-
Las estimaciones de abundancia se pueden realizar ponden ya sea a lixiviación o a introducción de!
a través de la compilación de los análisis publica- oro, por efecto de procesos secundarios. En térmi-
dos o mediante estudios sistemáticos y específicos. nos metalogénicos, podemos considerar, entonces,
El primer camino, seguido por Boyle (1979), ofre- a las rocas ígneas como receptáculos de oro, dis-
ce como ventaja e! gran volumen y variedad de la perso en débiles concentraciones, pero apto pa-
información disponible. Su desventaja está en la ra ser rem.ovilizado y concentrado por efecto de
distinta calidad analítica de los datos y en e! riesgo procesos secundarios. Por su mayor contenido y
de "contaminación" de esa información con va- alterabilidad, las rocas básicas aparecen como e!
lores atípicamente altos (puesto que tienden a ser material más apto para concentraciones secunda-
más frecuentes los análisis de aquellos materiales rias eficaces y, por razones estructurales (fractura-
probablemente ricos en los elementos analizados). miento, circulación de fluidos), las del nivel volcá-
Lo anterior puede explicar las diferencias en los nico o subvolcánico serían las más favorables.
rangos y valores medios de! oro en las rocas íg- Aunque el presente trabajo se refiere a la geo-
neas, que presentan los estudios de Gottfried et al. química endógena del oro, es interesante conside-
(1972) y de Boyle (1979) (Fig. 1). El primero, de rar sus contenidos en los sedimentos y rocas se-
naturaleza sistemática, entregó valores promedio dimentarias. La compilación de Boyle (1979) in-
4-7 veces menores que la compilación de Boyle, dica que los mayores promedios se encuentran
que incluye muestras claramente anómalas (hasta en las rocas detríticas de grano grueso, como are-
2,9 ppm de Au en rocas ácidas). Sin embargo, pese niscas y conglomerados (57 ppb), y en los sedi-
a sus diferencias, ambos estudios coinciden en la mentos piritosos (132 ppb). En cambio, las rocas
mayor concentración del oro en las rocas ígneas detríticas finas y las carbonatadas presentan los
básicas. Ello es consistente con los contenidos contenidos más débiles (8 y 7 ppb, respectivamen-
mayores del metal en los óxidos y en los silicatos te). Las rocas detríticas gruesas constituyen, por
ferromagnesianos (Fig. 2). El contenido de oro otra parte, la principal fuente sedimentaria del
tiende a disminuir durante la diferenciación mag- oro y su medio natural de concentración exó-
mática y no muestra enriquecimiento en los gena. En cuanto al enriquecimiento del metal
magmas ácidos residuales, conforme a las cifras de en los sedimentos piritosos, éste puede tener su
Gottfried et al., 1972. origen ya sea en la materia orgánica, que suele
Un factor que complica la geoquímica del oro acompañarlos y que tiende a concentrar el oro, o
es su distribución irregular y errática. Ella se debe bien en la actividad reductora de la pirita sobre
a que el oro no participa en reemplazos diadócicos soluciones auríferas.
(como por ejemplo, el níquel) ni está asociado a

MIGRACION y DEPOSITO

En el capítulo anterior se ha señalado que el ponen a continuación.


oro no llega a alcanzar altas concentraciones du- En primer lugar, para que el oro pueda migrar,
rante la diferenciación magmática. De ahí que su debe pasar a solución, sea ésta coloidal, iónica o
concentración, a través de procesos hidrotermales, compleja. Si bien se ha demostrado la posibili-
revista gran importancia. Si bien existen muchas dad del transporte coloidal del oro en las aguas
diferencias de opinión entre los distintos autores superficiales (Goni et al., 1967), la inestabilidad
respecto a la forma precisa en que ella opera, hay de esas soluciones, en condiciones hidrotermales,
acuerdo en los aspectos fundamentales que se ex- hacen dudoso extender el mecanismo a la migra·

"
j.Oyarzún 5

ROCAS:

_ALCALINAS ~(3,4)

\1(3,7)
_ ACIDAS ~(11,4) (2.900)

\l (12,9)
~(7,5) (350)
_INTERMEDIAS
\ \
y(4,6)

\~(2,0)

_ BASICAS " ( 680)

_ ULTRABASICAS
zs (11,4) • (780)

1 11111111 11111111 1 1 1 1 ,
0.1 0.5 1.0 5.0 10 50 ppb
RANGO: PROMEDIOS: REFERENCIAS:

\1 y Rocas extrusivas y Gollfried !! .<!l. ( 1972)


1-------1.~ (200) Rocas intrusivas \l Boyle (1979)

F IG. 1. Contenido de oro en las rocas ígneas.

Cuarzo - Plag ioclasa

(0,2)
Feldespato potósica
(0,4)
Biotita
(2,5)
Anfíbola
A(0,6)
Esfeno

Magnetita

0.1 0.5 1.0 5.0 10 50


ppb

FIG. 2. Contenido de oro en minerales comunes de las rocas ígneas. De Gottfriend et al., 1972.
6 GEOQUIMICA y METALOGENESIS ENDOGENA DEL ORO

ción endógena del oro. De ahí que la alternativa se Zelandia (Broadlands, etc.) es Au S-. L'OS c'Omple-
reduzca a 'soluciones simples o complejas. Sin jos sulfurados se ven favorecidos por la presencia
embargo, los potenciales , de oxidación requeridos de elementos alcalinos que, a su vez, también po-
para estabilizar Au+ o Au3+ en solución simple seen afinidad por el azufre y c'Ontribuyen a mante-
(+ 1,68 v y + 1,50 v, respectivamente) son prác- ner un pH básico (Marakushev, 1977). La fijación
ticamente incompatibles con los sistemas hidro- de esos elementos en las rocas durante la altera-
termales naturales. En consecuencia, las solucio- ción hidrotermal (albitización, etc.), favorece la
nes complejas queda'f1 c,omo única posibilidad efec- disminución del pH de la solución y, por lo tanto,
tiva. Los distintos autores concuerdan en señalar la destrucción de los complejos sulfurados.
la importancia de los complejos clorurados y sul- Si bien la efectividad del transporte hidroter-
furados de oro en su transporte en solución. Ella mal del 'Or'O (sea asociado al magmatism'O 'O sim-
es consecuente con la alta afinidad del oro por el plemente a gradientes geotérmicos) está bien do-
clord y el azufre. En cambio, este metal tiene muy cumentada, no ocurre igual con su transporte vo-
baja afinidad por el flúor y el oxígeno, elementos látil en el d'Ominio magmático. L'OS cl'Oruros de oro
que los preceden en los respectivos grupos de la simples como AU2 Cl6 y AU2 Cl 2 o los de oro y
Tabla Periódica. otros metales, como AuFeCl 6 y AuAICl 6 son vo-
Aunque hay discrepancias en cuanto a la valen- látiles y estables en distintos rangos entre 2000 e
cia dominante del oro, en los complejos clorurados, y 800°C (Boyle, 1979), y permitirían la concen-
así como respecto a la importancia relativa de los tración del oro a través de procesos "transmag-
complejos clorurados y sulfurados en el transporte máticos". Sin embargo, no se conoce con seguri-
endógeno del oro, es posible establecer las siguien- dad la c'Ontribución de est'Os pr'OCeS'OS de c'Oncen-
tes conclusiones generales. En primer lugar, el clo- tración a la metalogénesis del oro.
ro aparece como el principal agente oxidante del Así como la estabilidad de sus complejos solu-
oro, mono o trivalente. En ausencia de iones de bles permite el transporte del oro, su desestabili-
sulfuro o en condiciones ácidas u oxidantes, los zación es responsable de su P'Osteri'Or precipitación.
complejos clorurados son las formas únicas o do- De ahí que los procesos que controlan esta última
minantes del oro en solución. De ellas, la forma áu- son igualmente importantes. Al respecto, l'Os com-
rica de Au Cl;¡ aparece en soluciones ácidas, siem- plejos sulfurados de oro siguen la suerte de otros
pre que no existan agentes reductores (Krauskopf, complejos similares del mismo anión (c'Omo los
1951, in Boyle, 1979). Pero el aumento de la tem- de Cu, Fe, etc.) y precipitan al aumentar la aci-
peratura favorece su hidrólisis y el dominio de la dez de la solución. Puest'O que la disociación de los
forma reducida, Au Cl;. Este complejo es muy ácidos presentes en las soluciones hidr'Otermales es
efectiv'O a temperaturas y presi'Ones altas. Así, inversamente proporcional a la temperatura, la
mientras puede mantener en s'Olución 10 ppm de disminución de esta última favorece la ruptura de
Au a 300°C y 1 kbar, esta cantidad aumenta has- los complejos (a través de la c'Ombinación de S- 2
ta 1.000 ppm a 500°C y 2 kbar (Henley, 1973). Ó H S-con hidrogeniones para formar H2 S). El
En consecuencia, representa un modo de transpor- oro así precipitado puede aparecer junto con el
te ideal para removilizar el oro de estratos someti- Fe, en la secuencia zonal Fe, Au-Fe, Cu-Zn, Pb-Ba
dos a deshidratación o a metamorfismo de carga. (Marakushev, 1977). Sin embargo, otros elemen-
En cambio, Rytuba y Dickson (1977) in B'Oyle tos como As, Se o Te pueden complicar esta situa-
(1979), realizar'On experiencias similares a las pu- ción. El caso mejor c'Onocido es el del teluro, que
blicadas por Henley (1973), pero en presencia de puede retener al 'Oro en solución compleja, permi-
sulfur'Os, y encontraron que prácticamente todo tiénd'Ole migrar hasta la zona de la baritina, des-
el 'Oro disuelto estaba en forma de complejo sulfu- pués de destruid'O el complej'O sulfurado (Ma-
rado Au (HS)i. Weissberg (1970) calculó que los rakushev, 1977). Otra P'Osibilidad es el paso del
complejos sulfurados pueden transportar 100- 'Oro a la f'Orma clorurada trivalente, si existen con-
200 ppm de Au, a temperaturas de 150-250o C, diciones 'Oxidantes. En ese cas'O, el oro puede pre-
en soluciones débilmente alcalinas, y les atribuyó cipitar posteri'Ormente, asociado a la sílice, en pa-
especial importancia en la formación de depósi- ragénesis P'Obres en azufre.
tos epitermales. Sin embargo, señaló que la forma Mientras l'OS complejos sulfurados de 'Oro son
dominante en los campos geotérmicos de Nueva estables en c'Ondiciones de oxidación inferiores al
j.Oyarzún 7

campo de estabilidad del oro nativo, la forma gico. Boyle (1979) consideró que la correlación
clorurada Au cr; exige un medio más oxidante Au-Fe es efectiva, así como lo es la del oro con e!
(Lewis, 1982). De ahí que este complejo sea ines- azufre.
table en ambientes reductores y que precipite Es interesante notar que hierro y azufre repre-
oro nativo por contacto de las soluciones con agen- sentan, en cierto modo, las dos caras de la metalo-
tes reductores como carbono, pirita o Fe 2 + (ejem- génesis del oro. Desde luego, las rocas ígneas ricas
plo: AuCl; + Fe 2 + = Auo + Fe 3 + + 2 Cl'. en Fe constituyen la fuente más adecuada para
También el aumento del pH favorece la ruptura del las mineralizaciones endógeneas del metal. Ello,
complejo clorurado, al desplazar hacia la derecha no solamente por su mayor contenido de oro, 10
el equilibrio AuCl; + 1/2 H2 = Auo + 2Cl- + H+ que pierde importancia considerando las fuertes
(Lewis, 1982). De ahí que la presencia de rocas concentraciones necesarias (del orden de mil veces)
carbonatadas lleve a la precipitación del oro cloru- para formar yacimientos, sino que, principalmente,
rado, mientras favorece, en cambio, la estabili- debido a su inestabilidad química. En efecto, la
dad de la forma sulfurada. fácil alteración de los silicatos ferro magnesianos
En resumen, las bajas concentraciones del oro tempranos, por los procesos supérgenos, hidroter-
en los magmas, las rocas y los sedimentos normales males o metamórficos de bajo grado, favorece la
están compensadas por la débil fijación del metal liberación del oro que contienen. Al respecto,
a los minerales petrográficos y por la notable ca- es ilustrativa la asociación de numerosos e impor-
pacidad de transporte del metal en soluciones com- tantes distritos auríferos con esquistos verdes,
plejas. Al mismo tiempo, la sensibilidad de los com- formados por metamorfismo de rocas volcánicas,
plejos a cambios o "barreras" fisicoquímicas es intermedias y básicas. Por otra parte, el hierro
otro factor favorable, en términos metalogénicos, constituye también un elemento precipitador del
puesto que permite su precipitación y concentra- oro, de modo que ambos metales se reencuentran
ción en volúmenes restringidos. Puesto que los com- en los sedimentos oxidados del tipo "capas rojas",
plejos clorurados y sulfurados son estables en con- así como en los sedimentos reducidos con pirita
diciones distintas (e inclusive opuestas), no es po- (Clemmey, 1981).
sible hablar de condiciones favorables para la mi- La correlación del oro y el azufre es previsible,
gración o precipitación del oro, en general, sino considerando el rol de! segundo en el transporte
con referencia a cada tipo de complejo. Finalmen- hidrotermal del oro, así como en su precipitación
te, es necesario señalar que, si bien se conoce la o coprecipitación. Sin embargo, es posible que
efectividad de estos mecanismo (ejemplificada por ellas, así como la asociación de oro con e! hierro,
los precipitados silíceos de campos geotérmicos, tenga raíces genéticas más profundas. En efecto,
miles de veces más ricos en oro que las rocas nor- considerando lag favorables condiciones que ofre-
males), queda aún mucho por precisar. Entre ello cen los complejos clorurados para la reconcentra-
está la relación del boro con la migración del oro, ción del oro, podríamos esperar que los yacimien-
cuya frecuente asociación se puede interpretar tos del metal fueran bastante independientes de
sea en términos causales o de simple paralelismo los tipos petrológicos. La situación aparece, en
geoquímico. cambio, muy diferente. Conforme a los datos de
Ishihara, 1981, más de un 95% de los depósitos
auríferos de las islas del Japón están asociados a
ORO, HIERRO Y AZUFRE rocas de la serie alta en magnetita, a las que tam-
bién se vincula el 100% de los depósitos magmá-
Distintos autores han señalado la correlación ticos de azufre. En cambio, los yacimientos de
de los contenidos de oro en las rocas con los de estaño y wolframio están ligados, mayoritaria-
diversos elementos, como Cr, Ni y Mg (Keays y mente, a las series magmáticas ilmeníticas, de
Scott, 1976), Cu (Gottfried et al., 1972), etc. Sin carácter reductor y pobres en azufre. Esta relación
embargo, las correlaciones más definidas y cons- es, asimismo, consistente con el predominio del
tantes corresponden al hierro y al azufre. Así, cloro sobre el flúor en las series ilmeníticas, lo que
Shcherbakov y Latysh (1972) in Boyle (1979) también explica la vinculación de los depósitos
establecieron una alta correlación positiva entre de oro a las primeras. Ello ilustra la im portancia
Au y Fe, tanto en rocas ígneas como sedimen- que puede tener la zonación aniónica regional,
tarias, que se expresa también al nivel mineraló- asociada a la convergencia de placas litosféricas
8 GEOQUIMICA y METALOGENESIS ENDOGENA DEL ORO

(Oyarzún y Frutos, 1974). El magmatismo post- go, la relación del oro con el volcanismo interme-
paleozoico, en el territorio chileno, pertenece tam- dio a básico no es exclusiva del magmatismo oro-
bién a las series ricas en magnetita (Ishihara y.Ul- génico y moderno. Por el contrario, también los
riksen, 1980), que son propias del magmatismo conglomerados piritícos del Proterozoico inferior
"juvenil", generado en condiciones distensivas, en de Sudáfrica (Witwartesrand), que entregan el
los bordes de convergencia de placas (Ishihara, 70% de la producción mundial de oro, provienen
1981). de la destrucción de esquistos verdes, máficos, in-
De lo expuesto es posible inferir que, si bien en truidos por rocas graníticas (Clemmey, 1981). La
principio cualquier magma, roca o sedimento pue- asociación Au-Fe-S se extiende también a las for-
de ser fuente metálica para la mineralización aurí- maciones ferríferas bandeadas, las que pueden
fera hidrotermal, existen condiciones metalogéni- constituir una etapa intermedia de enriquecimien-
cas "previligiadas". A ellas se asocian la mayoría to del oro. De ahí que la relación entre los tres
y los principales yacimientos. En los bordes mag- elementos químicos puede constituir no sólo un
máticos circumpacíficos y en sus arcos de islas, rasgo de interés geoquímico, sino también un hilo
ellas corresponden a las series intermedias a má- conductor de la exploración aurífera regional.
ficas, ricas en magnetita, que poseen alto conte-
nido de azufre y de cloro. Estas series se desarro-
ORO Y MOLIBDENO
llan en condiciones distensivas, que permiten tam-
bién la formación de estructuras tipo graben, pro- La comparación de la conducta endógena del
picias para la presencia de sistemas geotermales oro con la del molibdeno muestra tanto paralelis-
concentradores. Por otra parte, la alteración hi- mos como divergencias, que pueden contribuir a
drotermal o el metamorfismo de facies de esquis- explicar la distribución geológica y la génesis de
tos verdes de estas series lleva a la destrucción de sus yacimientos. En primer lugar, el contenido
los minerales máficos, principales concentradores de ambos metales en las rocas ígneas se caracteri-
del oro. De ah í que estas rocas reúnan las mejo- za por sus tendencias opuestas (Fig. 3), dado que
res condiciones como "roca fuente" y constitu- el Mo se concentra en las rocas félsicas y alcanza
yan un metalotecto principal (junto con los de sus valores más elevados en las de tipo alcalino.
tipo estructural), en la cadena andina. Sin embar- En consecuencia, la diferenciación magmática pro-

0 .1 0 .5 1.0 5.0 lO Au 50 ppb

ROCAS:

_ ALCALINAS I
P
'------"--k------'I/
_ ACIDAS ~, /

_ INTERMEDIAS 7<+1
/ tY " .
_ BASICAS
L--------,76~<----~
/
/
"~'"
0 .1 0 .5 1.0 5.0 10 Mo 50 ppm

6. Contenido de oro (ppb) / Tendencia en lo


6. Contenido de molibdeno (ppm) // diferencioción mogmótico

FIG.3. Contenido de oro y molibdeno en las rocas ígneas intrusivas. De Gottfriend etal., 1972 (oro) y Uzkut, 1974.
j.Oyarzún 9

duce magmas empobrecidos en oro y enriqueci- sus etapas iniciales como en las finales. Ellas
dos en molibdeno. En cierto grado, dicha tenden- surgen de la mayor capacidad del Mo para migrar
cia se refleja en los contenidos de oro y de molib- en haluros valátiles, lo que le permite formar de-
deno de los depósitos porfíricos, los que presentan pósitos en la etapa pegmatítica, así como de su
una buena correlación con la petrología de los in- tendencia a formar compuestos oxigenados hexa-
trusivos (así como con su posición geotectónica; valentes, en la etapa hidrotermal (varios autores,
Kesler, 1973). Ello puede ilustrarse a través del in Oyarzún, 1978).
cuadro siguiente (Oyarzún, 1978): De las diferencias expuesta, se puede destacar
Tipo litoló- Razón Mo/Au Minerali- Marco tectónico como esencial la tendencia del molibdeno a con-
gico (roca) zación (Kesler, 1973) centrarse en el curso de la diferenciación magmá-
Diorita cuar- tica, mientras el oro se empobrece. Ello implica
cífera 445 Cu(Au) Arcos de islas que un intrusivo ácido tiene mejores posibilida-
Granodiorita 1.420 Cu(Mo) Margen conti- des como roca fuente de molibdeno que de oro.
nental
Sin embargo, el mismo cuerpo podría actuar co-
Granito 3.000 Mo Continental
mo un eficiente removilizador del oro contenido
Aunque la correlación del Au y del Mo de los en rocas volcánicas intermedias o máficas, instrui-
depósitos porfíricos, con su ambiente tectónico, das por él o sobreyacentes. Conforme a esta in-
presenta excepciones, ella es estadísticamente vá- terpretación, los pórfidos de arcos de islas no al-
lida y constituye un factor económico importan- canzarían la diferenciación necesaria para generar
te en la explotación de estos depósitos. En cam- depósitos de molibdeno. Recíprocamente, los pór-
bio, desde el punto de vista de las series magmá- fidos molibdeníferos continentales serían pobres
ticas (Ishihara, 1981), estos depósitos se asocian o carecerían de mineralización aurífera asociada,
al tipo rico en magnetita. En este aspecto, los por las características félsicas de su marco de em-
pórfidos molibdeníferos se diferencian de otros plazamiento continental. En términos generales
depósitos de metales litófilos de emplazamiento de prospección, estas ideas implican que la presen-
continental, como los de wolframio y los de es- cia de magmatismo félsico, bien diferenciado, es
taño. Ello es consistente con la afinidad de am- fundamental para la presencia de molibdeno. En
bos metales por el azufre y con el rol que dicho cambio, para la de oro es importante contar con
elemento y el cloro tienen en el transporte del una roca fuente, máfica o intermedia, la que puede
oro y del molibdeno como complejos solubles. ser anterior al episodio magmático o geotérmico
Sin embargo, el transporte endógeno del oro y mineralizador.
del molibdeno presenta diferencias tanto en

A MODO DE CONCLUSION

En el desarrollo de las ideas presentadas en este a algunos sedimentos continentales equivalentes,


trabajo, se ha puesto énfasis en los procesos mag- de edad triásica). En cambio, el enriquecimiento
máticos e hidrotermales responsables de la concen- sucesivo de los magmas calcoalcalinos en oro, co-
tración del oro. Sin embargo, ello no significa de- bre, molibdeno y otros metales, realizado a tra-
sestimar el rol de otros procesos más difíciles de vés de la asimilación escalonada en altura de ma-
evaluar. Entre ellos está el efecto de la concentra- teriales andesíticos (Routhier, 1980), puede ser
ción policíclica del metal, que puede ser importan- un importante proceso metalogénico. Pero su
te, en principio, debido a la tendencia del oro a discusión sobrepasa los límites fijados para este
concentrarse en determinadas facies sedimentarias. trabajo. Dentro de esos límites, y como conclusión
Ellas, a su vez, pueden enriquecer los magmas que final, es posible señalar que la geoquímica ofrece
las atraviesan y asimilan. Sin embargo, dada la con- una explicación consistente de la metalogénesis en-
tinua movilidad tectónica y la alta tasa de produc- dógena del oro, tanto en términos de abundancia
ción de magmas "juveniles" del territorio chileno, como de procesos de concentración. Sin embargo,
es improbable que su participación en la génesis ella debe complementarse con criterios petroge-
de los yacimientos hidrotermales haya sido signifi- néticos al nivel de provincia (series de lshihara,
cativa (excepto, tal vez, en lo referente a algunas 1981), para dar cuenta de la distribución de los
facies paelozoicas (ordovícicas), tipo plataforma o yacimientos de oro al nivel regional y continental.
10 GEOQUIMICA y METALOGENESIS ENDOGENA DEL ORO

REFERENCIAS

BOYLE, R.W. 1979. The geochemistry of gold and its 183, No. 12, p. 56-60.
deposits. Can., Geol. Surv., Bull., No. 280, 584 p. MARAKU5HEV, A.A. 1977. Geochemical properties of
CLEMMEY, H. 1981. Some aspects of heavy mineral as- gold and conditions of its endogenic concentration.
semblages in lower Proterozoic uranium-gold Mineral. Deposita (Berl.), Vol. 12, p. 123-145.
conglomerates. Mineral. Mag., Vol. 44, p. 399-408. OYARZUN, J. 1978. Cheochemistry of molybdenum. In
GONI, J.; GUILLEMIN, C.;SARCIA, C. 1967. Geochemie International Molybdenum Encyc10paedia (Sutu-
de l'or exogene. Etude expérimentale de la forma- lov, A. ; ed.), Vol. 1, Intermet. Publ., p . 154-173.
tion des dispersions colloidales d'or et de leur sta- Santiago , Chile.
bilité. Mineral. Deposita (Berl.), Vol. 1, p . 259-268. OYARZUN, J. FRUTOS, J . 1974. Porphyry copper and
259-268. tin-bearing porphyries ; a discussion of genetic mo-
GOTTFRIED, D.; ROWE, J.J.; TlLLlNG R.E. 1972. deis. Phys. Earth Planet. Int ., Vol. 9, No. 3, p.
Distribution of gold in igneous rocks. U.S. Geol. 259-263.
Surv., Prof. Pap., No. 727,42 p. ROUTHIER, P. 1980. Ou sont les métaux pour ¡'avenir?
HENLEY, R.W. 1973. Solubility of gold in hydrothermal B.R.G.M., Mem., No. 105,410 p.
cloride solutions. Chem. Geol., Vol. 11, No. 2, p. RYTUBA, J.J.; DICKSON, F.W.1977. Reactionofpyrite
73-87. + pyrrhotite + quartz + gold with Na Cl - H. O so-
ISHIHARA, S. 1981. The granito id series and mineraliza- lutions, 300°-500°C, 500-1,500 bars, and gene-
tion. Econ. Geol., No. 75th Anniversary, p. 458- tic implications. In Problems of ore deposition.
484. IAGOD Symp., No. 4, Proc., Vol. 2 , p. 320-326.
ISHIHARA, s.; ULRIKSEN, C. 1980. The magnetite- Varna, Bulgaria.
series and ilmenite-series granitoids in Chile. Mining SHCHERBAKOV, I.B.; LATYSH, I.K. 1972. Geochemis-
Geol., Vol. 30, No. 3, p. 183-190. try of gold in rocks of the Ukranian Shield central
KEAYS, R.R.; SCOTT, R.B. 1976. Precious metals in region. Akad. Nauk., S.S.S.R., Dokl., Vol. 201, No.
ocean-ridge basalts as source rocks for gold mine- 2, p. 461-464.
ralization. Econ. Geol., Vol. 71 , p. 705-720. TILLING, R.I.; GOTTFRIED, D.; ROWE, J.J. 1973.
KESLER, S.E. 1973. Copper, molybdenum and gold abun- Gold abundance in igneous rocks : bearing on gold
dance in porphyry copper deposits. Econ. Geol., mineralization. Econ. Geol., Vol. 68, No. 2, p.
Vol. 68, No. ,106-111. 168-186.
KRAUSKOPF, K.B. 1951. The solubility of gold. Econ. WEIS5BERG, B.G. 1970. Solubility of gold in hydro-
Geol., Vol. 46, p. 858-870. thertnal alkaline sulfide solutions. Econ. Geol.,
LEWIS, A. 1982. Gold geochemistry. Eng. Mining J., Vol. Vol. 65, p . 551-556.

• Trabajo presentado en el Coloquio sobre Geología y Prospección del Oro, organizado por el Departamento de Minas de
la Universidad de La Serena, 15 al18 de Junio de 1983.

View publication stats