Anda di halaman 1dari 1

ANTECEDENTES UNIDADES TERRITORIALES DE BOLIVIA

La primera división político-administrativa dispuesta por Carlos V en el siglo XVI, 1534, fragmentó
el territorio invadido, en dos gobernaciones: la de Nueva Castilla y la de Nueva Toledo, a los que
nombró como adelantados; y la encomienda o repartimiento fue la forma legal de cómo los
españoles accedían al territorio a partir de los centros poblados.

Al inicio, el sistema colonial había establecido un pacto con los linajes reales incas estableciendo
ciertas atribuciones jurisdiccionales otorgadas a estas autoridades, lo que se conoce como el
"Pacto de reciprocidad colonial", roto por los españoles a fines de la etapa colonial lo que ocasionó
el levantamiento de los Amaru y Katari.

El libertador Bolívar estuvo detrás de este objetivo que abortó con los primeros regímenes
políticos republicanos que, breve tiempo después de su gobierno, impusieron un sistema cuasi
feudal que despojó a los pueblos nativos de sus territorios, reducidos a "Tierras" con las
constituciones liberales.

Pese a que la flamante república en sus primeros años se sostuvo en los tributos indígenas,
rebautizados como "Contribución territorial", esta, y en grado más radical que en la colonia,
ignoró por completo las formas de organización territorial de los pueblos originarios, se rompió
definitivamente el "Pacto de reciprocidad colonial" que permitía a estos pueblos mantener sus
autoridades y el ejercicio de su territorialidad a cambio de sus tributos, que en la república
continúan, pero esta vez a cambio de nada.

La nueva Constitución Política del Estado nos plantea el reto de construir una nueva
territorialidad. La organización territorial del Estado, además de afirmar los departamentos,
provincias y municipios, que son la herencia de la institucionalidad republicana, estos, tendrán que
convivir con los territorios indígena originario campesinos, que expresan el modelo social
comunitario, vinculados a la identidad cultural de sus poblaciones, porque si la organización
territorial ratificara la antigua forma, es decir, sólo la organización republicana, el Estado ya no
sería plurinacional.

Apelando a la Sentencia 393/2013 del Tribunal Constitucional Plurinacional esta expresa que "Las
unidades territoriales que se vayan creando y consolidando no serán unidades meramente
administrativas de división política, que organiza el ejercicio de un otrora poder central del Estado,
sino que serán unidades de ejercicio de ese tipo de poder del estado desmonopolizado,
descentralizado y fragmentado territorialmente".

Estos son los retos que nos plantea la nueva Constitución Política del Estado Plurinacional
boliviano, para reconfigurar la organización territorial que en consonancia al carácter pluricultural,
debe articular proyectos civilizatorios de ocupación espacial y organización territorial: el
republicano y el comunitario, mediante procesos sociales intensamente participativos, que debe
expresar la nueva Ley de Creación y Modificación de Unidades Territoriales.