Anda di halaman 1dari 10

infocop.es/view_article.

asp

Análisis de los problemas de conducta en la


infancia, nuevo informe del Centre for Mental
Health

Infocop | 10/12/2018 5:00:00

1/10
El deseo de obtener un título de
Grado que habilite para ejercer la
profesión -Editorial julio-
septiembre 2018

El COP, ONGs de atención


especializada y expertos instan
al Gobierno a mantener el
enfoque integral para el abordaje
de las conductas adictivas

Cada vez más Comunidades


Autónomas se suman a la
demanda de psicólogos en AP

Un estudio alerta de nuevo del


mal uso de sedantes y opioides
en España

PSOE reclama un estudio de


evaluación de efectividad
basado en el PSICAP

2/10
1 de cada 12 niños de entre 3 y
14 años, presenta un alto
riesgo de desarrollar
Acuerdo entre el Colegio Oficial de
problemas graves de
Psicólogos de Madrid y EBSCO
conducta. Muchos de estos
Publishing Services para la edición y
niños experimentan también
distribución de Psicodoc
otros problemas de salud
14-dic-2018
mental concurrentes, como
hiperactividad, ansiedad o
Ganadores del V Concurso Regional de
depresión. Asimismo, los niños
Dibujo. Construyendo una sana relación
con problemas graves de
de pareja, del COP La Rioja
conducta están expuestos a
13-dic-2018
múltiples riesgos desde el
nacimiento, incluyendo:
riesgos socioeconómicos, Leer más
riesgos relacionados con la
familia/padres y riesgos
relacionados con los niños (por
ej., retraso en el desarrollo,
temperamento “difícil”).

Estas son las principales


conclusiones recogidas en el
nuevo informe publicado por el
Centro para la Salud Mental de
Reino Unido (Centre for Mental
Health) junto con el Colegio
Universitario de Londres
(University College of London),
a través del cual analiza el
comportamiento de los niños y
los problemas de conducta
infanto-juveniles.

El informe se basa en datos


extraídos del Estudio Cohorte
Millenio (Millennium Cohort
Study-MCS) -estudio
longitudinal que sigue a una
gran muestra de niños nacidos
en el Reino Unido entre
septiembre de 2000 y enero de
2002-, para explorar tres Último Boletín Publicado
aspectos fundamentales:

1. El curso de los problemas de


conducta en la infancia en función
del género

Se analizaron en función del género


los problemas, según el momento y la
persistencia de los mismos, hallando 4
grupos con distinta trayectoria en su
desarrollo:

3/10
- El 54% de los niños y el 78%
de las niñas presentan un bajo
riesgo de problemas graves de
conducta en todas las edades,
de 3 a 11 años.

- Alrededor del 8% de los niños


y el 5% de las niñas tienen un
riesgo de problemas graves de
conducta que es elevado a los 3
años y sigue siendo alto en
todas las edades, hasta los 11
años.

- El 35% de los niños y el 10%


de las niñas presentan un alto
riesgo de problemas graves a
los 3 años, que va decreciendo
en edades posteriores.

- El 3% de los niños y el 6% de
las niñas tienen un bajo riesgo
de problemas graves a los 3
años, que se va incrementando
con la edad.

Al valorar las posibles asociaciones


entre los distintos riesgos a los que
los niños están expuestos en la infancia
y sus consecuencias, se encontró que:

4/10
- Los niños y niñas que
desarrollan problemas de
conducta a edades muy
tempranas tienen una mayor
probabilidad de haber estado
expuestos desde un inicio
temprano a múltiples riesgos,
que aquellos pertenecientes
al grupo de problemas bajos y
aquellos cuyos problemas
comenzaron durante sus años
de escuela primaria.

- Los niños parecen más


sensibles que las niñas a los
factores de riesgo tempranos
relacionados con los padres,
como, por ejemplo,
monoparentalidad, bajo apego
materno y/o negligencia.

- En el caso de los niños, se


observa una fuerte relación
entre un retraso en el desarrollo
temprano y el curso y
persistencia de los problemas
de conducta, mientras que entre
las niñas se da una mayor
asociación entre problemas de
conducta y aspectos del
temperamento infantil.

- Se encontró que los bajos


ingresos familiares a los 9
meses son el único factor de
riesgo individual común para
niños y niñas que se asocia con
problemas de conducta
preescolar que persisten, en
lugar de resolverse.

2. El desarrollo de los problemas de


conducta y el impacto de múltiples
riesgos a lo largo del tiempo

Se extendió el análisis hasta la edad de


14 años para observar la evidencia de
problemas graves de conducta durante
la educación secundaria. Igual que en
el punto anterior, los datos mostraron
cuatro trayectorias distintas en el
curso de estos problemas:

5/10
- En el 56% de los niños de
entre 3 y 14 años el riesgo de
problemas graves de conducta
es bajo.

- El 8% de los niños tiene un


alto riesgo de presentar
problemas graves de conducta
en todas las edades.

- El 23% de los niños presenta


un riesgo de moderado a alto
de desarrollar problemas graves
de conducta a los 3 años, que
disminuye rápidamente a un
riesgo bajo.

- En el 13% de los niños, el


riesgo de problemas graves de
conducta oscila de bajo a
moderado entre los 3 y los 7
años, aumentando
sustancialmente a los 14 años.

Se analizaron los distintos riesgos a


los que los niños estuvieron expuestos
durante la infancia de manera
persistente o intermitente, y las
consecuencias de estos riesgos en
niños de 9 meses y 3, 5, 7, 11 y 14
años, encontrando que:

6/10
- El impacto del riesgo
socioeconómico (por ej.,
pobreza, viviendas
inseguras…), parece ser mucho
mayor en los primeros años de
vida, que en la infancia y la
adolescencia.

- Los riesgos familiares, como


enfermedades físicas o
mentales de los padres, tienen
un impacto modesto pero
significativo en la mayoría de
las edades.

- Los problemas de salud


mental en la infancia y la baja
capacidad cognitiva y verbal,
muestran un impacto
sistemáticamente mayor que
cualquier otra categoría o tipo
de riesgo.

- Los niños cuyos problemas


comienzan temprano y
persisten hasta los 14 años
muestran mayores
posibilidades de haber estado
expuestos a riesgos más severos
y duraderos durante su infancia
y adolescencia temprana.

- Entre aquellos cuyos


problemas comenzaron
temprano pero no persisten, la
probabilidad de haber
experimentado riesgos clave
después de los 7 años es
significativamente menor.

- Los niños cuyos problemas se


desarrollan por primera vez
durante sus años escolares han
enfrentado riesgos mucho
mayores a los 3 años que
aquellos que se encuentran en
el grupo de problemas bajos.

3. El curso de los problemas de


conducta y los problemas de salud
mental concurrentes

A la luz de la importancia de los


problemas de salud mental
concurrentes, se analizó el desarrollo
de 4 tipos de problemas: problemas
de conducta, hiperactividad/falta de
atención, problemas emocionales como
la ansiedad y problemas de relación
con los compañeros.

Se identificaron cuatro grupos


distintos según la presencia o no de
problemas de salud mental
concurrentes entre las edades de 3 y 11
años:

7/10
- El 52% de los niños de entre 3
y 11 años, presenta niveles
consistentemente bajos de los
cuatro tipos de problemas: es el
grupo de "bajos problemas".

- El 27% tiene problemas de


conducta e hiperactividad de
leves a moderados, y bajos
problemas emocionales y de
relación: es el grupo de
“externalización moderada y
baja internalización”.

- El 12% revelaba problemas


emocionales y entre iguales, de
leves a moderados, y niveles
bajos de problemas
relacionados con la conducta y
la hiperactividad: es el grupo
de “internalización moderada y
de baja externalización”.

- El 8% tiene dificultades de
moderadas o graves en los
cuatro problemas en todas las
edades: el grupo de "problemas
altos y persistentes".

De cara a evaluar el impacto de la


exposición al riesgo, se analizó una
amplia gama de factores de riesgo
tempranos, en su mayoría a los 9
meses de edad, encontrando que:

8/10
- En general, la asociación con
los factores de riesgo
tempranos identificados es más
fuerte para los niños en el
grupo de "problemas
persistentes" que para los niños
de cualquier otro grupo.

- La probabilidad de que un
niño presente “problemas altos
y persistentes” se asocia con
múltiples factores de riesgo de
aparición temprana,
incluyendo, entre otros, riesgo
socioeconómico (ej.,
condiciones de vivienda
adversas), depresión materna,
la calidad de la relación padre-
hijo, retraso del desarrollo y
baja capacidad cognitiva y
verbal.

Todos estos factores de riesgo


se observan también en los
grupos de "problemas
moderados", junto con otros
riesgos, como por ejemplo,
vivir en una familia
monoparental, que se asocia
con una "internalización
moderada y externalización
baja".

- Se hallaron algunos factores


con el potencial de proteger
contra la posibilidad de
desarrollar problemas de salud
mental concurrentes, entre
ellos, la capacidad cognitiva y
verbal y, en menor medida, el
calor parental y los hábitos y
rutinas en la infancia. Entre los
niños y las niñas, el estatus de
minoría étnica también aparecía
como un factor protector.

El documento concluye indicando que los


resultados muestran que al menos la
mitad de los niños mostraron buena salud
mental hasta los 11 o 14 años, pero una
minoría significativa de alrededor del 8%
mostró problemas de conducta
persistentes, que tienden a asociarse con
otros problemas de comportamiento o
emocionales. Según los autores del
estudio, desde una edad temprana, los
niños de este último grupo se han
enfrentado a riesgos y desigualdades
importantes (muchos de ellos,
susceptibles de intervención), que
socavan su bienestar actual y futuro.

Atendiendo a los elevados costes


personales y económicos de los
problemas de salud mental infanto-
juvenil, especialmente los problemas de
conducta, el informe pone de relieve la
importancia de emprender medidas
9/10
tempranas eficaces para la prevención
y/o intervención, estableciendo las
siguientes recomendaciones:

- El Gobierno debe tomar medidas contra


la pobreza infantil y la inseguridad de las
viviendas, en aras de “proteger a los niños
contra los múltiples y persistentes
problemas de salud mental”.

- Las autoridades locales de los


departamentos de salud pública deberían
trabajar de forma conjunta con
profesionales de la salud y de la
educación para mejorar la identificación
y reducción de los factores de riesgo
clave que determinan la probabilidad de
que los niños desarrollen de forma
temprana problemas de salud mental,
estableciendo propuestas para brindar
apoyo a las familias y a los centros
educativos.

- El Gobierno debería invertir en


intervenciones basadas en la evidencia
para apoyar la crianza positiva de los
hijos, incrementando la disponibilidad de
los programas aprobados por el NICE y
garantizando que estas intervenciones
estén bien implementadas y dirigidas
adecuadamente a las familias con
mayores necesidades.

- Los Sistemas de Salud deberían


garantizar que los "equipos de apoyo a la
salud mental" de los centros educativos
prioricen a los niños con problemas
graves de conducta y múltiples
problemas de salud mental, ayudando a
las familias a acceder a intervenciones
basadas en la evidencia, y trabajando con
ellas y el personal educativo para
concienciar sobre el modo de apoyar
eficazmente a estos niños.

- El Sistema Sanitario debería continuar


mejorando la calidad del apoyo
disponible para las madres, los padres y
ISSN afectados
los niños 1886-1385por
© INFOCOP ONLINE
los problemas de
salud mental de sus padres, asegurando a
los padres un rápido acceso a terapias
psicológicas eficaces, priorizando un
enfoque de "pensamiento en familia"
tanto en los servicios de salud mental de
adultos como infanto-juveniles, y
apoyando a las escuelas y los servicios
para que detecten cuando un niño está
afectado por los problemas de salud
mental
sábado, 15de
delos padres.de 2018 @ Infocop Online • Política de privacidad • Consejo General de la
diciembre
Psicología de España
- El Instituto Nacional de la Excelencia
para la Salud y la Atención del Reino
Unido (National Institute for Health and
Care Excellence, NICE) debería
desarrollar una guía orientada a la mejora
de la comprensión de las intervenciones
Artículos Relacionados
eficaces para niños con múltiples
problemas de salud mental.
10/10