Anda di halaman 1dari 17

Tema 7

El verbo
Mario García-Page Sánchez

Introducción
1. Morfología
1.1. Estructura interna
1.1.1. Clases de morfemas verbales (desinencias)
1.2. Formas simples y compuestas
1.3. Formas no personales
1.4. Verbos auxiliares
1.5. Verbos regulares e irregulares
1.6. Verbos defectivos
1.7. Perífrasis verbales
1.8. Verbos derivados
2. Sintaxis
2.1. Clases de verbos
2.1.1. Verbos copulativos y predicativos
2.1.2. Verbos transitivos e intransitivos
3. Locuciones verbales
4. Aspectos normativos
5. Anexo: Tablas de conjugación
Ejercicios
Introducción
El verbo es una categoría léxica o clase de palabras con significado léxico,
junto con el sustantivo, el adjetivo y el adverbio.
Se caracteriza, desde el punto de vista funcional, por ser el núcleo del pre-
dicado y, en cierto sentido, el núcleo de la oración en tanto selecciona el suje-
to y los complementos (los llamados complementos argumentales) y es capaz
de constituir oración por sí solo (como ocurre, por ejemplo, en las oraciones
impersonales con verbos unipersonales: Nieva), y, desde el punto de vista mor-
fológico, por tener morfemas flexivos (o desinencias) privativos, como son
los que expresan tiempo, modo y clase de conjugación (vocal temática).
Estos morfemas, junto con los de persona y número –que comparte con otras
categorías (como el pronombre)– y aspecto, hacen del verbo la única clase de
palabra conjugable.
La conjugación es el conjunto de todas las formas flexivas del verbo, o, en
otras palabras, el conjunto de todas las desinencias o bloques desinenciales en
función de los significados de tiempo, modo, aspecto, persona y número y la
vocal temática.
Asimismo, en virtud de la vocal temática, se habla de primera conjuga-
ción, segunda conjugación y tercera conjugación, según se forme el infini-
tivo en -ar (lavar), en -er (comer) y en -ir (sentir), respectivamente: la -r es el
morfema de infinitivo; -a-, -e-, -i-, las vocales temáticas.

1. Morfología
1.1. Estructura Interna
Formalmente, el verbo está constituido por dos partes claramente diferen-
ciables: el lexema o raíz, que aporta el significado, y el bloque desinencial,
compuesto por los morfemas flexivos de vocal temática, modo, tiempo, as-
pecto, persona y número: lav-abas, com-ían.
Lógicamente, la estructura cambia cuando se trata de verbos derivados
donde intervienen los morfemas derivativos (prefijos, sufijos, interfijos), como
enlatar (creado por parasíntesis a partir del sustantivo lata), y de verbos com-
puestos de dos lexemas, como salpimentar (< sal + pimienta).
En español, tanto los morfemas de tiempo, modo y aspecto como los de
número y persona forman amalgamas y no pueden disociarse; en el análisis se
expresan abreviadamente como TM (o TMA si se incluye el aspecto) y PN, res-
pectivamente. La vocal temática, que indica la clase de conjugación, se repre-
senta como VT. En algunas formas verbales, es difícil aislar la desinencia TM

126  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


de la de PN, como ocurre, según algunos autores, en la 1.ª persona del singular
del presente de indicativo (lav-o).

Por otro lado, no siempre aparecen los tres componentes desinenciales: hay formas
verbales con un solo componente, con dos y con tres; la ausencia de estos se indica
con el símbolo Ø (morfema cero), como se hace con el número singular de los
nombres. Ejemplo:
a) lavábamos: lav- (lexema) + -á- (VT) + -ba- (TMA) + -mos (NP)
b) lavas: lav- (lexema) + -a- (VT) + Ø (TMA) + -s (NP)
c) lavaste: lav- (lexema) + -a- (VT) + -ste- (TMA) + Ø (NP)

1.1.1. Clases de morfemas verbales (desinencias)

— Vocal temática (VT)


Constituye el morfema más central en tanto aparece junto a la raíz, prece-
diendo a las de tiempo-modo y persona-número, y carece de significado: su
única misión es indicar la clase de conjugación.
Prototípicamente, la vocal temática de la 1.ª, 2.ª y 3.ª conjugación es, res-
pectivamente, -a-, -e-, -i-. No obstante, la VT de la 2.ª conjugación puede apa-
recer como -i- o -í- (beb-i-do, beb-í-a), -ie- (beb-ie-ra) o -ye- (le-ye-ndo), o no
aparecer, es decir, como morfema cero (beb-o); y la de la 3.ª, como -e- (sient-
e-s), -í- (sent-í-a), -ie- (sint-ie-ndo) o -ye- (hu-ye-ndo), o no aparecer (sient-o).
— Desinencias de tiempo y modo (TM)
Tres son los tiempos verbales: presente, pasado o pretérito y futuro (el
condicional suele asimilarse a este último); y tres, los modos: indicativo, sub-
juntivo e imperativo, que –simplificando mucho– se emplean por lo común
para expresar, respectivamente, hechos reales u objetivos, hechos irreales o
probables o subjetivos, y mandatos o interpelaciones al oyente. No obstante,
existen usos determinados por la sintaxis que no responden a estas circunstan-
cias; por ejemplo, el subjuntivo de algunas oraciones subordinadas: Quiero
que vengas / *vienes, o de expresiones desiderativas u optativas: Ojalá llueva
/ *llueve.
Asimismo, aunque los tres tiempos indicados se utilizan, grosso modo, para
expresar hechos del presente, del pasado o del futuro en relación con el hablan-
te o la acción, lo cierto es que algunas formas vienen determinadas por la sin-
taxis, como los ejemplos relativos a la correlación temporal o temporal-modal
en algunas oraciones complejas (la llamada consecutio temporum), del tipo Si
vas tú, yo no voy o Si viniera él, nos ayudaría.

EL VERBO  127
En otros casos, se trata de usos especiales: así, por ejemplo, el presente –usado
normalmente para expresar acciones o estados del momento presente: Ahora mismo
sale el actor al escenario (presente actual o momentáneo)–, se emplea también
para expresar hechos habituales, como en Luis desayuna cereales todos los días (se
habla de presente habitual) o hechos atemporales, axiomas, aserciones dadas como
verdades, etc.: Uno más uno son dos, El gato es un felino, La esperanza es lo último
que se pierde, Quien canta, sus males espanta (es el llamado presente permanente
o gnómico), o, en lugar del pasado, para referirse a hechos ya ocurridos: En 1492 se
publica la primera gramática romance (se conoce como presente histórico), o, en
lugar del futuro, para referirse a hechos que sucederán: Dentro de dos años se casa
mi hija mayor (se habla de presente por futuro); asimismo, el futuro se emplea a
veces para dar órdenes, es decir, como un imperativo: Saldrás cuando termines de
comer; y tampoco indica futuro en expresiones como Supongo que serán ya las diez
y ¡Seré tonto…!

Como se ha indicado, los morfemas de tiempo y modo, cuando están


fonéticamente representados, forman una amalgama y, por tanto, no pueden
diferenciarse. En algunas formas verbales, como el futuro de subjuntivo (-re-)
o el pretérito imperfecto de subjuntivo (-ra-, -se-) y el condicional (-ría-), la
desinencia no varía: lav-a-re-n, lav-a-ra-s o lav-a-se-s, lav-a-ría-n, etc.; en
otras, cambia según la clase de conjugación, como en el pretérito imperfecto
de indicativo, que es -ba- en la 1.ª conjugación y -a- en las otras dos: lav-
á-ba-mos, beb-í-a-mos, sent-í-a-mos, o en el presente de subjuntivo, que es
-e- en la 1.ª conjugación y -a- en las otras dos: lav-e-s, beb-a-s, sient-a-s; y,
en otras, no aparece, es decir, carece de representación fonética, como en el
presente de indicativo o el imperativo: lav-a-Ø-s, lav-a-Ø-Ø, lav-a-Ø-mos,
lav-a-Ø-is, lav-a-Ø-n, lav-a-Ø-d, etc. (en la 1.ª persona del singular del pre-
sente está amalgamada con la desinencia de TM: lav-o). Los cambios son
más numerosos en las distintas personas del pretérito perfecto simple: lav-é,
lav-a-ste, lav-ó, lav-a-Ø-mos, lav-a-ste-is, lav-a-ro-n / beb-í, beb-i-ste, beb-
ió, beb-i-Ø-mos, beb-i-ste-is, beb-ie-ro-n; también hay diferencias en la desi-
nencia de la 1.ª y 3.ª persona del singular entre la 1.ª conjugación (-é-, -ó-) y
la 2.ª y 3.ª (-í-, -ió-): lav-é / beb-í, lav-ó / beb-ió.
A veces, a la amalgama de los morfemas de tiempo y modo se añade el
aspecto (TMA), que carece de representación fonética. Tradicionalmente,
se dice que el aspecto permite oponer las formas simples a las compuestas
(canto / he cantado) y el pretérito perfecto simple al pretérito imperfecto
(canté / cantaba) por cuanto los primeros miembros de la oposición ex-
presan valor imperfectivo o no terminativo y los segundos, perfectivo o
terminativo.

128  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


— Desinencias de persona y número (PN)
La desinencia PN es la más periférica de todas y, como se ha dicho antes,
amalgama de modo indisociable los significados de persona y número; sirve
para establecer la concordancia con el sujeto: tú lavas, nosotros lavamos, ellos
lavan, etc.
Las formas no personales del verbo carecen de esta desinencia.
Los morfemas de la 1.ª, 2.ª y 3.ª persona del plural del indicativo y subjuntivo
son siempre los mismos: -mos (lav-a-mos, lav-a-re-mos, lav-á-ba-mos, etc.), -is
(lav-á-is, lav-a-ré-is, lav-a-ba-is, etc.), -n (lav-a-n, lav-a-rá-n, lav-a-ba-n, etc.),
aunque algunos autores no analizan así la -n del segmento -ron del pretérito per-
fecto simple, sino que dicho segmento sería una amalgama de NP. También es el
mismo el de la 2.ª persona del singular (-s), salvo en el pretérito perfecto simple,
que es Ø: lav-a-s, lav-a-rá-s, lav-a-ba-s, etc. / lav-a-ste-Ø). No tiene represen-
tación en la 1.ª y 3.ª persona del singular (Ø), aunque, para algunos autores, está
amalgamado al TM en la -o y la -e / -a de la 1.ª persona del presente.

Lógicamente, la situación cambia cuando se emplea usted en vez de tú como for-


ma de tratamiento (tú lavas / usted lava, vosotros laváis / ustedes lavan), o cuando
se produce voseo (vos lavás).

En el imperativo, es característica la -d de la 2.ª persona del plural (lav-a-d),


que desparece cuando se adjunta un pronombre enclítico (lavaos / *lavados)
–salvo en el caso del verbo ir (idos / *íos)– y a veces se reemplaza, incorrecta-
mente, por una -r en la lengua popular (*lavaros). Las demás formas son idénti-
cas a las del presente de subjuntivo: canta (tú), cante (usted), canten (ustedes).

1.2. Formas simples y compuestas

Los verbos tienen dos formas: simple (lavar) y compuesta (haber lava-
do). La forma compuesta presenta la estructura haber (auxiliar, con flexión) +
participio pasado del verbo simple (auxiliado, sin flexión). Mientras el auxiliar
lleva las marcas flexivas de TM y de PN, con las que establece la concordancia
con el sujeto (Juan ha llegado), el auxiliado (el participio) aporta el significado
y determina la clase de complementos y de sujeto.
Las distintas formas que especifican el tiempo verbal se organizan tradicio-
nalmente constituyendo paradigmas cerrados en función del modo, que distin-
gue tres clases: indicativo, subjuntivo e imperativo (ver ANEXO). Así, sin
incluir las formas voseantes, tenemos:

EL VERBO  129
INDICATIVO:
FORMAS SIMPLES: presente (lavo), pretérito imperfecto (lavaba), pre-
térito perfecto simple o pretérito indefinido (lavé), futuro simple (lavaré),
condicional simple (lavaría)
FORMAS COMPUESTAS: pretérito perfecto compuesto (he lavado), pre-
térito pluscuamperfecto (había lavado), pretérito anterior (hube lavado),
futuro compuesto (habré lavado), condicional compuesto (habría lavado)
SUBJUNTIVO:
FORMAS SIMPLES: presente (lave), pretérito imperfecto (lavara o lava-
se), futuro simple (lavare)
FORMAS COMPUESTAS: pretérito perfecto compuesto (haya lavado),
pretérito pluscuamperfecto (hubiera o hubiese lavado), futuro compuesto
(hubiere lavado)
IMPERATIVO:
lava
También tienen forma simple y compuesta el infinitivo (lavar / haber lava-
do) y el gerundio (lavando / habiendo lavado).

1.3. Formas no personales

Las formas no personales del verbo son el infinitivo, el gerundio y el


participio, cuyas desinencias son, respectivamente, -r (lavar), -ndo (lavando),
-do (lavado). Se llaman no personales por no expresar persona, si bien tampoco
expresan número, ni modo, aunque sí aspecto.
Son determinantes en la construcción de las formas compuestas del verbo
(solo el participio) y las perífrasis verbales (1.7): por ejemplo, deber + infiniti-
vo, estar + gerundio, tener + participio.
Desde el punto de vista sintáctico, la forma no personal funciona, primor-
dialmente, como un verbo, núcleo del predicado de una oración subordinada
(Quiero estudiar idiomas; Entró dando un portazo; La competición empezó
una vez entregadas a los concursantes las papeletas); además, el infinitivo
puede funcionar como sustantivo (Asistir al herido es un deber); el gerundio,
como adverbio (Salió pitando) y como adjetivo (aceite hirviendo); y el partici-
pio, como adjetivo (una casa encalada).

130  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


1.4. Verbos auxiliares

Se considera verbo auxiliar el primer constituyente de las formas verba-


les compuestas –que siempre es haber– y de las perífrasis verbales (2.7); el
segundo constituyente es siempre una forma no personal (sin flexión): en las
formas compuestas del verbo, es siempre un participio pasado (ha lavado); en
las perífrasis, puede ser un infinitivo (debes lavar), un gerundio (está lavando)
o un participio (tiene lavado [el coche]).
Salvo en infinitivo (haber lavado), el auxiliar se conjuga (tiene flexión)
para indicar el tiempo y el modo del proceso (acción, evento, estado…), y
establecer la concordancia con el sujeto a través de los morfemas de persona
y número: (yo) he lavado / (tú) has lavado / (ellos) habían lavado, (yo) debo
lavar / (tú) debes lavar / (ellos) debían lavar.
Se considera también auxiliar el verbo ser de la estructura pasiva (ser +
participio pasado), encargado de expresar el tiempo y el modo del proceso (ac-
ción, evento, estado…), y de establecer la concordancia con el sujeto; frente a
lo que ocurre con las formas compuestas, el participio concuerda en persona y
número con el sujeto sintáctico: El traje fue lavado / Los trajes fueron lavados
/ La falda fue lavada.

1.5. Verbos regulares e irregulares

Los verbos pueden ser regulares o irregulares. Son irregulares si pre-


sentan variaciones fonéticas en la raíz o lexema o, en menor proporción, en el
bloque desinencial: contar / cuento; son regulares en caso contrario, como los
citados lavar y beber. La convivencia de dos manifestaciones distintas de un
mismo morfema (p. ej., con- / cuen-) se llama alomorfia.
Las variaciones más frecuentes se producen en la raíz:
a) diptongación de la vocal tónica (-i- > -ie-, -o- > -ue-): siento (< sentir),
vuela (< volar), etc.;
b) alternancias -i- / -ie-, -u- / -ue-: inquiero (< inquirir), juego (< jugar),
etc.;
c) cambio de vocal: sintamos (< sentir), durmáis (< dormir), etc.;
d) cambio de consonante: hagan (< hacer), conduje (< conducir), etc.;
e) adición de consonante velar /k/, /g/ en la 1.ª persona del singular del
presente de indicativo y en todo el subjuntivo (la adición de /k/ se pro-
duce en todos los verbos con sufijo -ecer y en los acabados en -ducir,

EL VERBO  131
-lucir): anochezca (< anochecer), conduzco (< conducir), salgan (< sa-
lir), yazgo, yazco (< yacer), etc.;
f) cambio de vocal y de consonante: digan (< decir); se produce en mu-
chos pretéritos fuertes (es decir, los pretéritos perfectos simples de
indicativo con acento en la vocal de la raíz): puse (< poner), tuve (<
tener), supo (> saber), cupe (< caber), dijo (< decir), quiso (< querer),
plugo (< placer), etc.;
g) cambio de raíz (formas supletivas): ir / fui / voy, ser / fue / es / era.
Las variaciones en el bloque desinencial más frecuentes son:
a) adición de una y (sonido /i/) en la primera persona del singular del pre-
sente de indicativo: doy, voy, soy, estoy, hay;
b) supresión de vocal en el imperativo: pon (< poner), ven (< venir), ten
(< tener), etc.;
c) pérdida de vocal temática en el futuro simple de indicativo y el condi-
cional: podré / *poderé (< poder), sabré / *saberé (< saber), querría /
*querería (< querer) [en este último verbo determina un cambio de la
consonante vibrante];
d) pérdida de la vocal temática y adición de consonante en el futuro simple
de indicativo y el condicional: saldré / *saliré (< salir), pondré / *po-
neré (< poner);
e) pérdida de la vocal temática y de la consonante precedente en el futuro
simple de indicativo y en el condicional de los verbos decir y hacer:
diré, haré, haría;
f) adición de -g- (en los verbos oír, caer y traer y sus compuestos); la -i-
es vocal temática: oigo, caiga, traiga, distraiga, etc.;
g) cambio de vocal (desinencia de TMA), con acento átono, en la 1.ª y
3.ª personas del singular de algunos pretéritos fuertes (-í > -e / -ó, -ió
> -o): pude, pudo / *podí, *podió (< poder), hice, hizo / *hací, *hació
(< hacer);
h) consonantización de la i en y: leyó, creyó, cayera, etc.;
i) sufijación especial de los participios irregulares o fuertes (-cho, -so,
-to): dicho (< decir), impreso (< imprimir), escrito (< escribir).
Algunos gramáticos consideran también irregularidades las alteraciones de
acento que sufren algunos verbos vocálicos, llamados así por acabar en vocal
la raíz o lexema, como ca-er, le-er, cre-er, agri-ar, actu-ar, licu-ar, evacu-ar,
apacigu-ar, balance-ar, lo-ar, flu-ir, o-ír, etc. Así, frente a los regulares, como

132  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


auxiliar y conciliar, con diptongo en todas sus formas verbales (auxilio, auxi-
lias, etc., concilio, concilias, etc.), están los irregulares ansiar y chirriar, que
se pronuncian, en unas formas, con diptongo (ansiamos, chirriarán, etc.) y, en
otras, con hiato (ansío, chirrío, etc.). Algunos verbos, como los acabados en
-cuar, admiten las dos pronunciaciones para una misma forma, con diptongo y
con hiato (esta última reprobada por la RAE hasta hace poco): adecuo / adecúo,
evacuo / evacúo, licuo / licúo, etc.; admiten también las dos formas algunos en
-iar: repatrio / repatrío, se agria / se agría, etc.
También en virtud del acento, se consideran irregulares los llamados pre-
téritos fuertes por el cambio de posición del acento en la 1.ª y 3.ª persona del
singular: el acento recae en la vocal de la raíz (puse, tuve, dije, conduje, hice,
etc.), frente a lo que ocurre en las demás personas y números de tales verbos
(pusimos, tuvisteis, dijeron, condujiste, hicimos, etc.), pues el acento recae en
la desinencia (concretamente, en la vocal temática), y en el resto de pretéritos
perfectos simples (lavé, comí, partí). Lo mismo cabe decir de los participios
irregulares o fuertes: muerto, suelto, frito, impreso, tuerto, electo, tinto, pre-
so, provisto, atento, despierto, etc., frente a los regulares *morido, soltado,
freído, imprimido, torcido, elegido, teñido, prendido, proveído, atendido, des-
pertado, etc.

No se consideran irregularidades los meros cambios ortográficos que sufren algu-


nos sonidos, del tipo coger / cojo, cocer / cueza, pecar / pequen, ligar / liguemos, etc.

1.6. Verbos defectivos

Son verbos defectivos aquellos que carecen de alguna forma (una perso-
na, un tiempo, un modo…), como sucede con los impersonales que denotan
fenómenos atmosféricos o climáticos, como nevar, granizar, llover, lloviznar,
chispear, chisporrotear, escampar, diluviar, relampaguear, tronar, anochecer,
atardecer, amanecer, etc. (salvo que se empleen metafóricamente: «Llovían
duras críticas») y con los impersonales llamados gramaticales, como haber
(«Hay niebla»), hacer («Hace tiempo que no te veía»), bastar («Basta con
100 gramos de jamón»), tratarse («Se trata de una novela histórica»), pare-
cer («Parece que no han barrido la calle»), ser + expresión de tiempo («Es de
noche», «Es verano»), estar + expresión de tiempo («Está muy oscuro»), etc.,
así como con los verbos acontecer, acaecer, ocurrir, suceder, obstar, atañer,
competer, cernir, aterir, embaír, preterir, urgir, balbucir o soler, entre otros.
Algunos autores (como la RAE) tratan los verbos defectivos como una clase
de los irregulares.

EL VERBO  133
Actualmente, la RAE considera regulares agredir y transgredir, ya que admi-
ten las formas agredo, agredes, agrede, etc., y transgredo, transgredes, transgrede,
etc., tradicionalmente vetadas.

1.7. Perífrasis verbales

La perífrasis verbal es una estructura compuesta por dos o más verbos


que funciona como un único verbo, núcleo sintáctico del predicado verbal: el
primer verbo (auxiliar), que carece de significado (o este está desdibujado), se
conjuga para marcar el tiempo y el modo de la acción o proceso y establecer
la concordancia con el sujeto; el segundo verbo, que comporta el significado
principal, está representado por una forma no personal (infinitivo, gerundio,
participio): Luis suele llegar a las dos; El niño está jugando en el parque; Los
alumnos tendrían que estar preparando el examen.
A veces los verbos de la perífrasis están relacionados por medio de una
preposición o conjunción: tener que + infinitivo (Juan tiene que estudiar más),
deber de + infinitivo (Deben de ser las 10).
Algunas perífrasis, como ir a + infinitivo, coinciden formalmente con una
estructura de verbo principal + oración subordinada final: así, es perífrasis en
Ana va a alegrarse cuando te vea y no lo es en Ana va a estudiar todos los días
a la biblioteca municipal.
Por su significado, las perífrasis se clasifican en:
a) Perífrasis incoativas o ingresivas: ponerse / echarse / romper a + infi-
nitivo, empezar / comenzar a + infinitivo, ir a + infinitivo, etc.: Se puso
a llover; La niña rompió a llorar.
b) Perífrasis iterativas o frecuentativas: soler + infinitivo, volver a +
infinitivo, etc.: El autobús suele pasar a las 3; Volví a equivocarme.
c) Perífrasis durativas o progresivas: estar / seguir / andar / llevar +
gerundio: Los niños están jugando en su cuarto; Ese granuja anda en-
gañando a todo el mundo.
d) Perífrasis perfectivas o terminativas: acabar / dejar de + infinitivo,
tener / llevar + participio, andar + participio, etc.: El tren acaba de lle-
gar; Llevo estudiados diez temas; Ando un poco fastidiado.
e) Perífrasis de obligación o necesidad: deber / tener que / haber que
/ haber de + infinitivo: Antonio debe esforzarse más; Lucas tiene que
viajar a Londres mañana.

134  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


f) Perífrasis de probabilidad o posibilidad: poder + infinitivo, deber de
+ infinitivo, etc.: Ana puede ayudarte a resolver el ejercicio; Deben de
ser las 7.00.
g) Perífrasis con significado de aproximación: venir + infinitivo, venir +
gerundio: La entrada al teatro viene a costar / costando 30 euros.
Las cuatro primeras son de carácter aspectual y (e-f), de carácter modal.

1.8. Verbos derivados


Son numerosos los verbos que se han creado mediante algún mecanismo
de formación de palabras, especialmente por un proceso de sufijación o para-
síntesis.
Los sufijos verbales más productivos son -ar (peine > peinar), -ear (tecla
> teclear), -izar (ameno > amenizar), -ificar (cosa > cosificar) y -ecer (verde
> verdecer). El segmento final de tales sufijos, -ar, -er, se analiza como VT +
morfema de infinitivo.
Por parasíntesis (véanse Temas 4 y 14) se han construido centenares de ver-
bos: aclarar (< claro), atardecer (< tarde), enturbiar (< turbio), enrojecer (< rojo),
entronizar (< trono), desviar (< vía), expatriar (< patria), reciclar (< ciclo), etc.
Como puede advertirse, la mayoría pertenece a la 1.ª conjugación (-ar);
las formaciones en -er, aunque menos numerosas, son también productivas,
en tanto son casi inexistentes las de la 3.ª conjugación (actualmente, la ter-
minación -ir es improductiva). Ello explica, en parte, que, del total de verbos
españoles, sean precisamente los de la 1.ª conjugación los más numerosos (en
torno al 90%) y los de la 3.ª los menos.

2. Sintaxis

2.1. Clases de verbos

2.1.1. Verbos copulativos y predicativos


Se puede establecer una primera división binaria entre verbos copulativos
(o atributivos) y verbos predicativos.
Básicamente, los copulativos son tres: ser, estar y parecer; se caracterizan,
sintácticamente, por llevar como complemento un atributo referido al sujeto (y ge-
neralmente concordado con él), que es incompatible con el complemento directo:
Luis es alto, Pedro está enfermo, El asunto parece complicado, y, semánticamente,
por carecer de significado (lo que justifica su funcionamiento como mera cópula o
enlace entre el sujeto y el atributo gracias a los morfemas de concordancia).

EL VERBO  135
En esta breve lista algunos autores incluyen los llamados tradicionalmente
seudocopulativos o seudopredicativos, como hacerse, ponerse, encontrarse,
hallarse, sentirse, volverse, quedarse, etc., combinados generalmente con un
sintagma adjetivo, también incompatibles con el complemento directo: María
se hizo mayor, Pedro se puso enfermo, Aquí me encuentro / hallo / siento có-
modo, La situación se volvió inaguantable, Me quedé perplejo, etc.
El resto de los verbos son predicativos; constituyen, pues, la mayoría. Se
dividen en dos grandes grupos: transitivos e intransitivos.

2.1.2. Verbos transitivos e intransitivos

Suele afirmarse que es transitivo el verbo que lleva complemento di-


recto e intransitivo el que no lo lleva (véase Tema 9). Dado que hay verbos
(como cantar o trabajar) que, según el significado, pueden ser transitivos e
intransitivos y la posibilidad de usarse de ambas formas o de omitirse el com-
plemento directo (Le escribiré un mensaje / Le escribiré), algunos gramáti-
cos prefieren hablar de oraciones transitivas e intransitivas. A esta compleja
situación se añade el hecho de que, para algunos autores, los complementos
de régimen del verbo (véase Tema 9), representados por sintagmas preposi-
cionales, pueden analizarse como complementos directos, por lo que muchas
construcciones intransitivas podrían considerarse transitivas (en este manual
no seguimos esta opinión). Además, se incluyen a veces entre los intransiti-
vos los verbos copulativos en tanto en cuanto no llevan nunca complemento
directo; su inclusión está más justificada cuando ser y estar no funcionan
como copulativos, sino como predicativos (ser significa ‘tener lugar, suceder’
y estar, ‘hallarse’): La entrevista es arriba, Pedro está en Roma; aunque,
para algunos autores, son copulativos con atributo locativo.
Son normalmente intransitivos los verbos pronominales, llamados así por
estar compuestos de un signo se, correferente con el sujeto, que va cambian-
do de forma al conjugarse: arrepentirse, hastiarse, vanagloriarse, mustiarse,
aborregarse, aferrarse, ensimismarse, atreverse, jactarse, ufanarse, mofarse,
pitorrearse, desternillarse, resentirse, obstinarse, pavonearse, acatarrarse,
inmiscuirse, dignarse, resignarse, abstenerse, fugarse, suicidarse, desvivirse,
desgañitarse, empecinarse, esforzarse, ensañarse, atenerse, bifurcarse, arro-
garse, adueñarse, arremolinarse, desentenderse, antojarse, repantingarse,
quejarse, rebelarse, sincerarse, aburguesarse, herniarse, etc. Algunos verbos
transitivos admiten el uso pronominal, con cambio de significado: acordar /
acordarse, colar / colarse, tornar / tornarse, decidir / decidirse, portar / por-
tarse, etc. Asimismo, algunos verbos intransitivos admiten el se, sin que ello
suponga un cambio de significado (o el cambio no es tan evidente): caer /
caerse, ir / irse, marchar / marcharse, morir / morirse, dormir / dormirse, etc.

136  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


3. Locuciones verbales

Conforme al concepto de locución tratado en el Tema 3, una locución ver-


bal es una combinación fija de palabras, con sentido figurado generalmente,
que funciona como un simple verbo; la construcción está siempre encabezada
por un verbo: tomar el pelo, meter la pata, caer en la cuenta, estar en el ajo,
echar un ojo, mandar a la porra, no ver tres en un burro, estar a la que salta,
comerse el mundo, ponerse el mundo por montera, dormir a pierna suelta,
pasar las de Caín, saltarse a la torera, no tener dos dedos de frente, hacerse el
sueco, mantenerse en sus trece, etc.
Algunas expresiones son ambiguas en el sentido de que pueden analizarse
como sintagmas verbales y como locuciones verbales; es el caso de ponerse
las botas, lavarse las manos, ver las estrellas, tirar la toalla, lucirle el pelo,
cruzar los dedos, dar en la diana, etc. Así, por ejemplo, ponerse las botas pue-
de significar bien ‘colocarse las botas en el pie, cubriéndolo’ («Luis se quitó
las zapatillas y se puso las botas para escalar la montaña»), bien ‘enriquecerse’
(«Luis se puso las botas cuando regentaba un negocio de venta de apartamentos
de lujo en la costa»), bien ‘atiborrarse de comida’ («Luis se puso las botas en
el banquete de boda»).

4. aspectos normativos

A continuación, se indican algunos usos incorrectos frecuentes de las formas


verbales:
— El verbo satisfacer se conjuga igual que hacer, por lo que debe escribirse
satisfice, satisficiera, etc., y no *satisfací, *satisfaciera, etc.
— Los verbos maldecir y bendecir se conjugan como decir, salvo en el futuro, el
condicional, el participio y el imperativo: maldeciré (*maldiré), maldeciría (*mal-
diría), maldecido (*maldicho), maldice (*maldí).
— El verbo prever (nunca *preveer ) se conjuga igual que ver, por lo que debe
escribirse preví, previó, etc., y no *preveí, *preveyó, etc.
— El presente de fregar y apretar es friego, friegas, etc., aprieto, aprietas, etc.
(con diptongo) y no *frego, *fregas, etc., *apreto, *apretas, etc. Si bien, algunos
verbos similares admiten las dos formas: cimiento / cimento, desmiembro / desmem-
bro, asuelo / asolo, etc.
— La 1.ª persona del plural del pretérito perfecto simple de la 1.ª conjugación
presenta la misma forma que la 1.ª persona del plural del presente de indicativo:
lavamos, amamos, etc., y no *lavemos, *amemos, etc.

EL VERBO  137
— La 2.ª persona del plural del pretérito perfecto simple termina en -ste (desinen-
cia de TMA), no en -stes: lavaste (no *lavastes).
— En algunas formas, los verbos en -ducir cambian la c por j: conduje / *condu-
cí, condujera / *conduciera, etc.
— Los pretéritos perfectos de caber y andar son cupe, cupo (no *cogí, *coge) y
anduve (no *andé).
— Es incorrecto el empleo del condicional por el pretérito de subjuntivo en una
oración subordinada condicional, del tipo *Si vendría tu madre, me haría muy feliz
(por: Si viniera…)
— La forma en -ra del pretérito imperfecto de subjuntivo no puede ser reempla-
zada por la forma en -se en contextos como He conocido a quien fuera (*fuese) el
alcalde de Toledo.
— El imperativo de ir es id; cuando lleva clítico, se preserva la -d, frente a lo que
ocurre con otros verbos: idos, no *íos. La RAE admite como imperativo la forma
popular iros.
— En el imperativo (1.ª persona del plural) que lleva el clítico -nos se suprime la
-s: vayamos > vayámonos (no *vayámosnos).
— El clítico no debe anteponerse al imperativo: *Me alcanzas ese libro, por
favor (por: Alcánzame).
— El infinitivo no debe emplearse como verbo principal. Es frecuente oír ex-
presiones como *En primer lugar, informarles de que… (por: quiero informarles
de que… o similar) o *Finalmente, añadir que… (por: me gustaría añadir que…
o similar).
— Está reprobado el uso del infinitivo como imperativo (salvo en el caso citado
de ir): *correr (por corred), *estudiar (por estudiad); es correcto en expresiones
como ¡A trabajar!
— También está reprobado el uso del gerundio de posterioridad: *La moto se
subió a la acera hiriendo a varios transeúntes (por: La moto se subió a la acera e
hirió…); así como el que aparece modificando a un sustantivo en expresiones del
tipo *Es un sobre conteniendo facturas del piso (por: Es un sobre que contiene…).
— El participio irregular que, en la actualidad, solo tiene valor adjetival (como
preso o electo) no puede usarse como constituyente de un verbo compuesto: han
prendido / *preso, han elegido / *electo. Admiten las dos formas freír, imprimir y
proveer, aunque haya contextos de uso preferentes: he freído / frito, he imprimido /
impreso, he proveído / provisto.

138  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


5. Anexo: Tablas de conjugación

LAVAR
INDICATIVO SUBJUNTIVO
pretérito pretérito
presente presente
perfecto compuesto perfecto compuesto
yo lavo he lavado lave haya lavado
tú lavas has lavado laves hayas lavado
él lava ha lavado lave haya lavado
nosotros lavamos hemos lavado lavemos hayamos lavado
vosotros laváis habéis lavado lavéis hayáis lavado
ellos lavan han lavado laven hayan lavado
pretérito pretérito pretérito pretérito
imperfecto pluscuamperfecto imperfecto pluscuamperfecto
yo lavaba había lavado lavara, -ase hubiera, -ese lavado
tú lavabas habías lavado lavaras, -ases hubieras, -eses lavado
él lavaba había lavado lavara, -ase hubiera, -ese lavado
nosotros lavábamos habíamos lavado laváramos, ásemos hubiéramos, -ésemos lavado
vosotros lavabais habíais lavado lavarais, -aseis hubierais, -eseis lavado
ellos lavaban habían lavado lavaran, -asen hubieran, -esen lavado
pretérito
pretérito anterior futuro simple futuro compuesto
perfecto simple
yo lavé hube lavado lavare hubiere lavado
tú lavaste hubiste lavado lavares hubieres lavado
él lavó hubo lavado lavare hubiere lavado
nosotros lavamos hubimos lavado laváremos hubiéramos lavado
vosotros lavasteis hubisteis lavado lavareis hubiereis lavado
ellos lavaron hubieron lavado lavaren hubieren lavado
futuro
futuro compuesto
simple IMPERATIVO
yo lavaré habré lavado lavemos (nosotros)
tú lavarás habrás lavado lava (tú)
lavad (vosotros)
él lavará habrá lavado
nosotros lavaremos habremos lavado
vosotros lavaréis habréis lavado
ellos lavarán habrán lavado
condicional FORMAS NO PERSONALES
condicional perfecto
simple
yo lavaría habría lavado infinito infinito compuesto
tú lavarías habrías lavado lavar haber lavado
él lavaría habría lavado gerundio gerundio compuesto
nosotros lavaríamos habríamos lavado lavando habiendo alavado
vosotros lavaríais habríais lavado participio
ellos lavarían habrían lavado lavado

EL VERBO  139
BEBER
INDICATIVO SUBJUNTIVO
pretérito pretérito
presente presente
perfecto compuesto perfecto compuesto
yo bebo he bebido beba haya bebido
tú bebes has bebido bebas hayas bebido
él bebe ha bebido beba haya bebido
nosotros bebemos hemos bebido bebamos hayamos bebido
vosotros bebéis habéis bebido bebáis hayáis bebido
ellos beben han bebido beban hayan bebido
pretérito pretérito pretérito pretérito
imperfecto pluscuamperfecto imperfecto pluscuamperfecto
yo bebía había bebido bebiera, -ese hubiera, -ese bebido
tú bebías habías bebido bebieras, -eses hubieras, -eses bebido
él bebía había bebido bebiera, -ese hubiera, -ese bebido
nosotros bebíamos habíamos bebido bebiéramos, -ésemos hubiéramos, -ésemos bebido
vosotros bebíais habíais bebido bebierais, -eseis hubierais, -eseis bebido
ellos bebían habían bebido bebieran, -esen hubieran, -esen bebido
pretérito
pretérito anterior futuro simple futuro compuesto
perfecto simple
yo bebí hube bebido bebiere hubiere bebido
tú bebiste hubiste bebido bebieres hubieres bebido
él bebió hubo bebido bebiere hubiere bebido
nosotros bebimos hubimos bebido bebiéremos hubiéremos bebido
vosotros bebisteis hubisteis bebido bebiereis hubiereis bebido
ellos bebieron hubieron bebido bebieren hubieren bebido
futuro
futuro compuesto
simple IMPERATIVO
yo beberé habré bebido bebe (tú) bebamos (nosotros)
tú beberás habrás bebido bebed (vosotros)
él beberá habrá bebido
nosotros beberemos habremos bebido
vosotros beberéis habréis bebido
ellos beberán habrán bebido
condicional FORMAS NO PERSONALES
condicional perfecto
simple
yo bebería habría bebido infinito infinito compuesto
tú beberías habrías bebido beber haber bebido
él bebería habría bebido gerundio gerundio compuesto
nosotros beberíamos habríamos bebido bebiendo habiendo bebido
vosotros beberíais habríais bebido participio
ellos beberían habrían bebido bebido

140  CONOCIMIENTOS BÁSICOS DE LENGUA ESPAÑOLA


PARTIR
INDICATIVO SUBJUNTIVO
pretérito pretérito
presente presente
perfecto compuesto perfecto compuesto
yo parto he partido parta haya partido
tú partes has partido partas hayas partido
él parte ha partido parta haya partido
nosotros partimos hemos partido partamos hayamos partido
vosotros partís habéis partido partáis hayáis partido
ellos parten han partido partan hayan partido
pretérito pretérito pretérito pretérito
imperfecto pluscuamperfecto imperfecto pluscuamperfecto
yo partía había partido partiera, -ese hubiera, -ese partido
tú partías habías partido partieras, -eses hubieras, -eses partido
él partía había partido partiera, -ese hubiera, -ese partido
nosotros partíamos habíamos partido partiéramos, ésemos hubiéramos, -ésemos partido
vosotros partíais habíais partido partierais, -eseis hubierais, -eseis partido
ellos partían habían partido partieran, esen hubieran, esen partido
pretérito
pretérito anterior futuro simple futuro compuesto
perfecto simple
yo partí hube partido partiere hubiere partido
tú partiste hubiste partido partieres hubieres partido
él partió hubo partido partiere hubiere partido
nosotros partimos hubimos partido partiéremos hubiéramos partido
vosotros partisteis hubisteis partido partiereis hubiereis partido
ellos partieron hubieron partido partieren hubieren partido
futuro
futuro compuesto
simple IMPERATIVO
yo partiré habré partido parte (tú) partamos (nosotros)
tú partirás habrás partido partid (vosotros)
él partirá habrá partido
nosotros partiremos habremos partido
vosotros partiréis habréis partido
ellos partirán habrán partido
condicional FORMAS NO PERSONALES
condicional perfecto
simple
yo partiría habría partido infinito infinito compuesto
tú partirías habrías partido partir haber partido
él partiría habría partido gerundio gerundio compuesto
nosotros partiríamos habríamos partido partiendo habiendo partido
vosotros partiríais habríais partido participio
ellos partirían habrían partido partido

EL VERBO  141