Anda di halaman 1dari 1

ARCÁNGELES: QUIENES Y CUANTOS SON

Últimamente, por Internet, nos llegan muchas páginas, documentos escritos, presentaciones
hablando de los ángeles, la mayoría educadas y con mucha ternura, pero bastante poco serias en
cuanto a la Angelología.

Pero mención aparte se merece esos “documentos cadena” en las que se hace una invitación a
llamar o contactar con los ángeles y arcángeles, y a cambio de continuar la cadena, éstos te
favorecerán graciosamente; e incluso te llegan a avisar que si no lo haces, podrás tener problemas.
Esto, además de incierto, es peligrosamente cínico en cuanto al mundo angelical.

Esta “marabunta” de información angelical está llevando a muchas personas a descreer en los Ángeles, a tomarlos
menos en serio, como una faceta más de la tristemente New Age. Y precisamente, en cuanto a los Arcángeles,
tenemos mucha más confusión, errores y despiste.

Los Arcángeles: como sabemos, la jerarquía angelical, generalmente aceptada, porque no está ni mucho menos
aclarada ni cerrada, nos dice que los Arcángeles son los penúltimos eslabones en la cadena celeste.

No hay muchas dudas en cuanto al número de Arcángeles, 7, ya que las Sagradas Escrituras lo dejan muy claro: "Yo
soy Rafael, uno de los siete ángeles que tiene entrada a la gloria del Señor" (Tb 12:15) o "Reciban gracia y paz de
Aquel que Es, que era y que viene de parte de los Siete Espíritus que están delante de Su Trono" (Ap 1:4). De esta
manera nos queda claro que son siete y, además, que su esencia es extraordinariamente importante en cuanto a la
relación con nosotros. Es más, ellos hacen de intermediarios entre el mismo Jesucristo en su Morada y nosotros.

Curiosamente la Iglesia Católica sólo reconoce a tres de ellos, aquellos que son nombrados expresamente: Miguel en
(Ap 12:7-9) Gabriel (Lc 1:11-20; 26-38) y Rafael (Tobit 12:6, 15) Los nombres de los otros cuatro
arcángeles: Uriel, Barachiel ó Baraquiel, Jehudiel y Saeltiel no aparecen en la Biblia, pero si en los libros apócrifos de
Enoc, el IV libro de Esdras y en la literatura rabínica; por lo que para los angelólogos son exactamente igual de
válidos.

Arcángel viene a significar Jefe de los Ángeles o Superior de los Ángeles por la raíz griega arc (arquitectura o
archidiócesis) y ángeles que significa mensajero.

¿Qué significan sus nombres?


Miguel: Quién como Dios. Fue el que expulsó a Satanás, el Diablo, del Cielo, de la morada de los Seres Celestes (no
confundir a Satanás, Príncipe de los demonios, con Lucifer)

Gabriel: Fuerza de Dios. El que gobierna o el Mensajero de Dios. Normalmente se le conoce como el mensajero por el
episodio evangélico de la Anunciación a María, madre del Señor; o también del anuncio a Mahoma; pero no podemos
dejar de lado el término de Gobernador de… ¿Qué mundo?

Rafael: El que cura o sana o Dios Cura. Para muchos el Arcángel más cercano a los hombres, ya que les alivia en su
dolor y sufrimiento; pero en realidad, lo que hace es iluminarnos para que seamos nosotros los que sanemos; ya que
los Arcángeles, raramente actúan directamente, sino que lo hacen a través de alguna persona. Y en cuanto al más
cercano, hay mucha controversia con su hermano Uriel.
Uriel: Fuego de Dios. Se le representa con una espada en el jardín del Edén y se le considera como el Arcángel puesto
por el Padre Eterno a las puertas del Paraíso con su Espada de Fuego, aquél que expulso a Adán y Eva del paraíso.
Pero lo cierto es que Uriel es el Gobernador de este mundo físico, es el encargado por Dios para controlar este mundo
de oscuridad de manera que las personas no puedan acceder de nuevo, en forma física, al Paraíso; es decir, a la
Gracia del Conocimiento y, sobre todo, de la Vida Inmortal.

Barachiel ó Baraquiel: Bendición de Dios.


Jehudiel: Alabanza de Dios.
Saeltiel: Plegaria a Dios.

Para algunos angelólogos, los Arcángeles no serían seres reales, sino manifestaciones del propio Espíritu de Dios,
formas encarnadas (en cuerpos gloriosos) de la Gracia espiritual de Dios hacia nosotros. No estamos de acuerdo.

Los Arcángeles no se encuentran solamente en la cultura religiosa judeo-cristiana, sino que se extiende a las otras
grandes religiones, siempre como arquitectos o soberanos del Plan Divino. De hecho, su número de siete (7) es un
numeral sagrado: los siete universos teóricos conocidos, los siete planos, los siete chakras (como es arriba es abajo) Si
para nosotros los cristianos son los Siete arquitectos de Dios, para la cultura hindú serían los Siete Hijos de Aditi; y en
otras culturas se les conoce como los Siete Espíritus en el Sol.