Anda di halaman 1dari 3

Mesopotamia durante el tercer milenio A.C.

Medio ambiente: Los ríos Tigris y Éufrates depositan la mayor parte de sus
sedimentos antes de llegar al mar, hecho que causa serios problemas
a los regadíos. Ur y Eridu fueron siempre las ciudades mesopotámicas más
meridionales. Los pantanos han sido un factor importante en la historia de
Mesopotamia, pues debido a lo difícil que resulta el control
han proporcionado refugio a los rebeldes. Son además una
importante fuente de recursos, proveían cañas y juncos largos
aptos para la fabricación de techumbres y de productos de mimbre.
En el sur de Mesopotamia no hay metales ni árboles que produzcan madera
apta para la construcción de grandes edificios y la piedra existe en cantidades
insignificantes. El principal objeto de las actividades comerciales
e imperialistas en Mesopotamia es la adquisición de estos materiales.
Ciudades y aldeas se hallan situadas por lo general en canales abiertos a la
margen izquierda del Éufrates, mientras que existen muy pocos
asentamientos urbanos a orillas del Tigris.

El periodo de Uruk tardío:


Hacia finales de la fase, Uruk (Uruk IV, c 3500-3200), aparecen los primeros
documentos escritos en forma de pictogramas que representan
habitualmente cuentas. El cuneiforme que se interpreta como sumerio se
desarrolla& a partir de estos primeros pictogramas. La aparición de la
escritura , las complicadas edificaciones , el empleo de materiales de
importación, las refinadas obras de arte y el incremento de la población
reflejado en las dimensiones de los poblados constituyen señales del
surgimiento de comunidades urbanas importantes provistas de estructuras
socioeconómicas bien desarrolladas. Los materiales raros utilizados para
construir esos grandes complejos y sus ajuares complementarios eran
importados de tierras lejanas, por lo tanto cabe presumir la existencia de
actividades comerciales prosperas, y un alto grado de conocimientos
técnicos. Esto implica a su vez, gran capacidad de movilizar mano de obra y
la existencia de una base agrícola amplia y estable.
Hacia 2600, las técnicas de la agricultura de regadío y la explotación de
fuentes suplementarias de alimentos fueron aprovechadas por los grupos de
poder surgidos en unas cuantas ciudades para obtener una fuente de
alimentos lo bastante segura para asegurarse un excedente
importante. Este proceso dio lugar a una estructura social
articulada, en la cual, cada ciudad contaba con una autoridad suprema
que controlaba la mayor parte de los recursos.
Las ciudades (2900-2300 a.C). Hay #variedad de términos empleados
para designar al jefe de estado. Los dos títulos habituales son
Lugal y ensi.
La III dinastía de Ur (2112-2 !"
Una vez producido el hundimiento de Agade, por unos invasores bárbaros
procedentes del este, los Guti, La mayor parte de los testimonios
correspondientes al Último siglo del tercer milenio, proceden de la Baja
Mesopotamia, donde surgió una nueva entidad política. Esta nueva formación
política sumamente centralizada recibe el nombre de Ur III. Los reyes de Ur III,
crearon unos lazos políticos muy estrechos entre Ur y Uruk, que desempeñó
un papel simbólico importantísimo en el reino de Ur. Se ha utilizado el término
“renacimiento sumerio”, para designar a este periodo, en el sentido de que
en él se produjo un resurgimiento cultural específicamente sumerio. Un
notable florecimiento experimentado por la literatura y lenguas sumerias.
Los reyes de Ur no se presentan en ningún momento como la contraposición
de la dinastía de Agade, sus ambiciones políticas se inspiraban en las de los
reyes acadios, la mayoría de los nombres propios de las personas y las
ciudades recién fundadas son acadios, al igual que los nombres de los reyes
y reinas. El hecho de que el sumerio fuera la lengua de educación, habría sido
un medio utilizado para definir y distinguir a la minoría culta y porque el
sumerio ya no era hablado corrientemente.
La reconstrucción del estado de Ur III:
La importante industria textil de la propia Ur, daba empleo a numerosas
mujeres y niños y que producía ropas de lana y lino. Fue un intento único en
la historia de Mesopotamia por parte del estado de organizar y controlar la
producción: “la centralización no alcanzaría nunca más un nivel tan alto”.
Los mercaderes independientes organizaban actividades comerciales para
el estado actuando en calidad de acreedores de las instituciones
gubernamentales. Para que pudieran funcionar unas transacciones tan
complejas como estas, parece bastante inadecuado el sistema de trueque.
Se producían rollos de metal (de oro, plata ,bronce, y cobre) que tenían un
peso estándar con el fin de disponer de una reserva de metales, se habrían
ido cortando y pesando en trozos, que permitieran su uso como moneda de
cambio en las transacciones comerciales , o bien habría podido fabricarse
mediante fundición fragmentos más pequeños.
El panorama administrativo de Ur III que nos ofrece este material tan rico
nos muestra a la baja Mesopotamia dividida en varias provincias cada una
con su correspondiente capital, gobernadas por un ensi (gobernador),
probablemente reclutado entre los miembros de la aristocracia local ,
transmitían normalmente su posición a sus descendientes, al tiempo que
podían tener acceso a otros puestos importantes. Por debajo del gobernador
estaba el jefe militar, estaba al mando de unidades militares reclutadas en
grupos periféricos (como en la época de Agade), que formaban determinadas
secciones del ejército permanente. Los altos cargos de la milicia
pertenecían a la familia real o eran hombres que habían entrado a
formar parte de ella por matrimonio.
Una compleja estructura tributaria
Había un sistema de centros de redistribución centralizados en los cuales
cada provincia depositaba su contribución y a los que recurría el
gobierno central para cuestiones como el aprovisionamiento de los
templos o la paga de quienes eran acreedores a la generosidad real. Los
documentos legales y de compraventa demuestran la existencia de la
propiedad privada, la población vendió huertas, casas y esclavos. Los
esclavos podían amasar su propia fortuna y eventualmente redimirse a sí
mismos, con respecto a la mano de obra de condición no servil, podemos
distinguir entre las personas que se #veían obligadas a realizar determinadas
prestaciones de trabajo a cambio de las tierras que les eran concedidas o de
las raciones que recibían los que formaban parte de cuadrillas de operarios en
calidad de asalariados. Ur III se caracteriza por una rígida
estratificación social. Las relaciones con los estados clientes y con las
potencias vecinas se ven iluminadas por los nombres de años que hacen
alusión a las bodas de miembros de la familia real, con el fin de evitar
conflictos bélicos y/o fortalecer alianzas.
La caída de Ur III:
La vulnerabilidad propia del sistema sobre el que descansaba la
complicada estructura del estado de Ur, se basaba en mantener
unidos unos territorios muy extensos, en la capacidad de promover unas
comunicaciones regulares entre ellos, recaudar impuestos y tributos,
proteger unas fronteras muy lejanas y producir riqueza en forma de productos
manufacturados y de excedentes agrícolas regulares. Durante el reinado de
Shun-sin, aparecieron señales de problemas en los territorios conquistados,
que indicaban una pérdida de control en ellos por parte del poder central,
hubo escasez de grano y las #vías de comunicación- por lo tanto su
aprovisionamiento- rotas por grupos amorreos de pastores, las ciudades de
baja Mesopotamia abandonadas a su suerte, debido a la incapacidad
de protegerlas y suministrarles lo necesario por parte del poder central.