Anda di halaman 1dari 6

LA NEUROCIENCIA

DEFINICIÓN
La neurociencia es un campo de la ciencia
que estudia el sistema nervioso y todos sus
aspectos; como podrían ser su estructura,
función, desarrollo ontogenético y
filogenético, bioquímica, farmacología y
patología; y de cómo sus diferentes
elementos interactúan, dando lugar a las
bases biológicas de la cognición y la
conducta.
Los hombres deben saber que el cerebro es
el responsable exclusivo de las alegrías, los
placeres, la risa y la diversión, y de la pena, la aflicción, el desaliento y las lamentaciones.
Y gracias al cerebro, de manera especial, adquirimos sabiduría y conocimientos, y
vemos, oímos y sabemos lo que es repugnante y lo que es bello, lo que es malo y lo que
es bueno, lo que es dulce y lo que es insípido.

Hipócrates
El estudio biológico del cerebro es un área multidisciplinar que abarca muchos niveles
de estudio,3 desde el puramente molecular hasta el específicamente conductual y
cognitivo, pasando por el nivel celular (neuronas individuales), los ensambles y redes
pequeñas de neuronas (como las columnas corticales) y los ensambles grandes (como
los propios de la percepción visual) incluyendo sistemas como la corteza cerebral o el
cerebelo, e incluso, el nivel más alto del sistema nervioso.
En el nivel más alto, las neurociencias se combinan con la psicología para crear la
neurociencia cognitiva, una disciplina que al principio fue dominada totalmente por
psicólogos cognitivos. Hoy en día, la neurociencia cognitiva proporciona una nueva
manera de entender el cerebro y la consciencia, pues, se basa en un estudio científico
que une disciplinas tales como la neurobiología, la psicobiología o la propia psicología
cognitiva, un hecho que con seguridad cambiará la concepción actual que existe acerca
de los procesos mentales implicados en el comportamiento y sus bases biológicas.
los humanos tenemos la capacidad de metacognición, es decir, la capacidad para
monitorear y controlar nuestra propia mente y conducta. Esta última función nos ha
permitido dar un paso gigantesco en términos evolutivos: hemos logrado volvernos la
especie que se propone estudiarse a sí misma.
Facundo Manes y Mateo Niro3
Las neurociencias ofrecen un apoyo a la psicología con la finalidad de entender mejor la
complejidad del funcionamiento mental. La tarea central de las neurociencias es la de
intentar explicar cómo funcionan millones de neuronas en el encéfalo para producir la
conducta, y cómo a su vez, estas células están influidas por el medio ambiente. Tratando
de desentrañar la manera de cómo la actividad del cerebro se relaciona con la psiquis y
el comportamiento, revolucionando la manera de entender nuestras conductas y lo que
es más importante aún: cómo aprende, cómo guarda información nuestro cerebro y
cuáles son los procesos biológicos que facilitan el aprendizaje.

PROBLEMAS AÚN NO RESUELTOS


Algunos de los problemas aún no
resueltos de la neurociencia son:
Consciencia: ¿Cuál es la base
neuronal de la experiencia
subjetiva y las sensaciones, la
cognición, la vigilia, el estado de
alerta, la excitación y la
atención? ¿Cómo se resuelve el
problema difícil de la conciencia(en)? ¿Cuál es su función?4
Percepción: ¿Cómo transfiere el cerebro información sensorial en percepción interna
coherente? ¿Cuáles son las normas por las cuales se organiza la percepción? ¿Cuáles son
las características que constituyen nuestra experiencia perceptual de acontecimientos
internos y externos? ¿Cómo están integrados los sentidos? ¿Cuál es la relación entre la
experiencia subjetiva y el mundo físico?
Aprendizaje y memoria: ¿Dónde se almacenan los recuerdos y cómo se recuperan de
nuevo? ¿Cómo puede ser mejorado el aprendizaje? ¿Cuál es la diferencia entre
recuerdos explícitos e implícitos?
Plasticidad neuronal: ¿Qué tan plástico es el cerebro maduro?
Desarrollo y evolución: ¿Cómo y por qué evolucionó el cerebro? ¿Cuáles son las
determinantes moleculares del desarrollo cerebral individual?
Sueño: ¿Por qué soñamos? ¿Cuáles son los mecanismos cerebrales subyacentes? ¿Cuál
es su relación con la anestesia?
Cognición y decisiones: ¿Cómo y dónde evalúa el cerebro la recompensa y el esfuerzo
(costo) para modular el comportamiento? ¿Cómo la experiencia previa modifica la
percepción y el comportamiento? ¿Cuáles son las contribuciones genéticas y
ambientales para el funcionamiento del cerebro?
Idioma: ¿Cómo se implementa neuralmente? ¿Cuál es la base del significado semántico?
Enfermedades: ¿Cuáles son las bases neurales (causas) de enfermedades mentales
como los trastornos psicóticos (por ejemplo, la manía, la esquizofrenia), la enfermedad
de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer o la adicción? ¿Es posible recuperarse de la
pérdida de la función motora o sensorial?

ÁREAS RELACIONADAS CON LAS NEUROCIENCIAS


Las neurociencias exploran campos tan diversos como:
la operación de neurotransmisores en la sinapsis;
los mecanismos biológicos responsables del aprendizaje;
el control genético del desarrollo neuronal desde la concepción;
la operación de redes neuronales;
la estructura y funcionamiento de redes complejas involucradas en la memoria, la
percepción y el habla

Entre las áreas relacionadas con la neurociencia se encuentran:


el neurodesarrollo
la neuroanatomía
la neurociencia aplicada
la neurociencia cognitiva
la neurociencia computacional
la neuroeconomía
la neurofisiología
la neurolingüística
la neurología
la neuropsicología
la neuropsiquiatría
la neurotecnología
la psicofarmacología
la neurogenética
la neurocirugía
la neurobiología
el neuronegocio
la psiquiatría
Aspectos históricos: la neurona
Luigi Galvani

APRENDIZAJE Y NEUROCIENCIA
Aprender es, en esencia, ser capaz de sobrevivir. El hombre aprendió cómo hacer fuego
para calentarse y cocinar la carne y, así, enfermar menos. Aprendió a cultivar la tierra
para asegurar alimento independientemente de la suerte en la caza y construyó
viviendas que resistieran a la lluvia y el frío. Aprendiendo el hombre se forjó un futuro y
solo así aseguró la continuidad de la especie.
El cerebro sigue siendo un gran desconocido, pero hace 30 años aún lo era más. Los
avances en neurociencias han permitido comprender cómo funciona el cerebro y ver el
importante papel que la curiosidad y la emoción tienen en la adquisición de nuevos
conocimientos. En la actualidad se ha demostrado científicamente que, ya sea en las
aulas o en la vida, no se consigue un conocimiento al memorizar, ni al repetirlo una y
otra vez, sino al hacer, experimentar y, sobre todo, emocionarnos. Las emociones, el
aprendizaje y la memoria están estrechamente relacionadas. Desde el punto de vista de
la neurociencia educativa, cabe destacar que la inteligencia es un concepto
multidimensional, por eso un mismo ambiente de aprendizaje debe llevar a los niños a
explorar, pensar y expresar sus ideas a través de una variedad de diferentes códigos.

La Neurociencia y la educación
Por lo que concierne a la neurociencia en la educación, hoy día hay diversas pruebas de
cómo un ambiente de aprendizaje equilibrado y motivador requiere a los niños de un
mejor aprendizaje. Es por ello que los niños aprenden “socialmente”, construyendo
activamente la comprensión y los significados a través de la interacción activa y
dinámica con el entorno físico, social y emocional con los cuales entran en contacto.

La neuroeducación recomienda que durante los primeros años de vida los niños estén
en contacto con la naturaleza y no se les fuerce a permanecer sentados y quietos mucho
tiempo, pues a esas edades es cuando se construyen las formas, los colores, el
movimiento, la profundidad… con los que luego se tejerán los conceptos. Para poder
madurar, es decir, crear nuevas redes de neuronas, el cerebro necesita experiencias
nuevas. De los 10 a los 12 años, en cambio, el cerebro está específicamente receptivo a
aprender aptitudes, por lo que es el momento de potenciar la comprensión de un texto
y de que aprendan a razonar de forma matemática. Y, en la adolescencia, el cerebro es
plenamente emocional y choca con el actual modelo educativo que en esta etapa les
obliga a aprender biología, física, química… materias totalmente racionales.

Por poner un ejemplo, muchas personas han olvidado el nombre de los Reyes Godos o
la fórmula para calcular la velocidad de caída de un cuerpo pero, en cambio, recuerdan
lo divertidas que eran las clases de ese profesor en especial (puede que de mates,
lengua, historia… cada uno tendrá el suyo) que despertaba su interés con ejercicios
prácticos e historias sobre cada tema. Fue él quien consiguió despertar tu atención e
interés, y por el que decidiste estudiar lo que después estudiaste… La emoción es
fundamental en el aprendizaje, para quien enseña y para quien aprende. Ese profesor
hizo que la información en clase la captásemos por medio de nuestros sentidos y para
que después pasara por el sistema límbico o cerebro emocional antes de ser enviada a
la corteza cerebral, encargada de los procesos cognitivos. Dentro del sistema límbico, la
amígdala tiene una función esencial: es una de las partes más primitivas del cerebro y
se activa ante eventos que considera importantes para la supervivencia, lo que consolida
un recuerdo de manera más eficiente.

Otro factor a tener en cuenta es la sorpresa, puesto que activa la amígdala. El cerebro
es un órgano al que le gusta procesar patrones (entender cosas que se repiten siempre
de la misma forma); es la manera como se enfrenta al mundo que lo rodea. Ahora bien,
todo aquello que no forma parte de esos patrones se guarda de manera más profunda
en el cerebro. De ahí que usar en la clase elementos que rompan con la monotonía
benefician su aprendizaje.

Por último, la empatía (el acercamiento emocional) es la puerta que abre el


conocimiento y con él la construcción del ser humano. Además se ha descubierto que,
al contrario de lo que se creyó durante mucho tiempo, el cerebro no es estático, sino
que existen periodos críticos en los que un aprendizaje se ve más favorecido que otro.
Por ejemplo para aprender a hablar el cerebro está más receptivo desde que uno nace
hasta los siete años. Pero esto no quiere decir que después no pueda adquirir el
lenguaje: la plasticidad del cerebro permitirá hacerlo aunque cueste más. Este
descubrimiento de la existencia de periodos de aprendizaje abre nuevos debates sobre
el sistema educativo y la necesidad de replantearse un nuevo modelo acorde con esta
predisposición cerebral a adquirir nuevos contenidos concretos por etapas.
La cantidad de jóvenes desmotivados que no quieren continuar sus estudios o creen que
lo que están aprendiendo no sirve para nada es alarmante. Y la única forma de
combatirla es a través de maestros que enseñen a los niños a afrontar nuevos retos, que
transformen el cerebro de sus alumnos aprovechando todas las herramientas que
ofrece la neuroeducación para enseñar mejor. Algunos expertos afirman que si las clases
fueran más vivenciales podrían impartirse más conocimiento en menos tiempo. Los
docentes deberían aprovechar lo que se conoce del funcionamiento del cerebro para
enseñar mejor. Los niños deben entusiasmarse por lo que están aprendiendo.