Anda di halaman 1dari 3

Tres

 versiones  del  poema  21  de  Catulo  


 

21  
Aūrēlī.  pătĕr  ēsŭrītĭōnŭm.  
nōn  hārūm  mŏdŏ  sēd  quŏt  aūt  fŭērŭnt  
aūt  sūnt  aūt  ălĭīs  ĕrūnt  ĭn  ānnīs.  

pēdīcārĕ  cŭpīs  mĕōs  ămōrēs.  


nēc  clām.  nām  sĭmŭl  ēs.  iŏcārĭs  ūnā.  
haērēns  ād  lătŭs  ōmnĭa  ēxpĕrīrĭs.  

frūstrā.  nam  īnsĭdĭās  mĭhi  īnstrŭēntĕm  


tāngām  tē  prĭŏr  īrrŭmātĭōnĕ.  
ātquē  sī  făcĕrēs  sătūr  tăcērĕm.  
nūnc  īpsum  īd  dŏlĕō.  quŏd  ēsŭrīrĕ  

mēllītūs  pŭĕr  ēt  sĭtīrĕ  dīscĕt.  


quārĕ  dēsĭnĕ.  dūm  lĭcēt  pŭdīcō.  
nē  fīnēm  făcĭās  sĕd  īrrŭmātŭs.  

 
 
21  
Aurelio,  padre  de  las  hambres,  

no  de  éstas  sólo,  sino  de  cuantas  o  fueron    


o  son  o  serán  en  otros  años,  
encular  deseas  a  mis  amores,  

y  no  a  escondidas:  pues  junto  estás,  juegas  a  su  vera,  


prendido  a  su  lado  todo  intentas.  
En  vano:  pues  a  ti,  que  insidias  a  mí  me  levantas,  
te  tocaré  yo  primero  con  una  mamada.  
Y  esto,  si  lo  hicieras  saciado,  yo  callaría.  
Ahora  de  esto  mismo  me  duelo:  que  a  hambrear    

de  ti  y  a  estar  sediento  el  chico  aprenderá.  


Por  lo  cual  cesa  tú,  mientras  lícito  es  a  tu  pudor,    
no  al  final  llegues,  pero  habiendo  mamado.  
 

 
21  
Padre  de  los  famélicos,  Aurelio,  

de  todos  los  famélicos  presentes,  


pasados  y  futuros,  
Tú  al  amor  mío  deshonrar  pretendes,  
y  no  te  ocultas  y  á  su  lado  juegas  

y  tratas  tú  de  seducirlo  siempre:  


Pero  tu  afán  es  vano;  mi  venganza,  
antes  que  logres  tu  intención,  te  hiere.  

Yo  me  callara,  si,  a  lo  menos,  harto  


tú  me  lo  mantuvieres;  
pero  me  duele  que  a  morir  de  hambre  
y  de  sed  á  mi  niño  sólo  enseñes.  

Ya  que  hoy  te  es  dado  hacerlo  con  decoro.  


antes  que  te  castigue,  el  campo  cede.  

 
21  
Aurelio,  padre  de  las  hambres,  no  sólo  de  éstas  sino  de  cuantas  han  sido,  son  y  serán  
en  los  años  venideros,  quieres  dar  por  el  culo  a  mis  amores.  Y  no  a  escondidas:  pues  
estás  a  su  lado,  bromeáis  juntos  y,  pegándote  a  su  costado,  lo  intentas  todo.  En  vano:  
porque  a  ti,  que  me  tiendes  emboscadas,  te  haré  yo  primero  que  me  la  chupes.  

Y,  si  lo  hicieras  estando  harto,  me  callaría;  pero  ahora  me  lamento  por  eso  mismo,  
porque  mi  niño  va  a  aprender  a  pasar  hambre  y  sed.  Por  eso,  déjalo  mientras  te  sea  
posible  hacerlo  decentemente,  no  sea  que  pongas  fin  a  ello  pero  después  de  
chupármela.  Ahora  a  éste  quiero  enviarlo  desde  tu  puente  de  cabeza,  a  ver  si  es  
posible  arrancarle  de  golpe  su  estúpida  modorra  y  que  deje  en  el  espeso  cieno  su  
indolente  espíritu,  como  una  mula  deja  en  un  hoyo  pegajoso  su  herradura.  

Minat Terkait