Anda di halaman 1dari 4

Tres

 versiones  del  poema  22  de  Catulo  


 

22  
Sūffēnŭs  īstĕ  Vārĕ  quēm  prŏbē  nōstī  
hŏmo  ēst  uĕnūstŭs  ēt  dĭcāx  ĕt  ūrbānŭs.  
īdēmquĕ  lōngē  plūrĭmōs  făcīt  uērsūs.  

pŭto  ēsse  ĕgo  īllī  mīlĭa  aūt  dĕcem  aūt  plūră  


pērscrīptă.  nēc  sĭc  ūt  fĭt  īn  pălīmpsēstō  
rĕlātă.  cārtaē  rēgĭaē.  nŏuī  lībrī.  

nŏui  ūmbĭlīcī.  lōră  rūbră  mēmbrānaē.  


dērēctă  plūmbo.  ēt  pūmĭce  ōmnĭa  aēquātă.  
haēc  cūm  lĕgās  tŭ  bēllŭs  īlle  ĕt  ūrbānŭs  
Sūffēnŭs  ūnŭs  cāprĭmūlgŭs  aūt  fōssŏr  

rūrsūs  uĭdētūr  tāntum  ăbhōrrĕt  āc  mūtăt.  


hōc  quīd  pŭtēmŭs  ēssĕ.  quī  mŏdō  scūrră  
aūt  sīquĭd  hāc  rē  trītĭūs  uĭdēbātŭr  

īdem  īnfăcētō  est  īnfăcētĭōr  rūrĕ  


sĭmūl  pŏēmăta  āttĭgīt.  nĕque  īdem  ūmquăm  
aēque  ēst  bĕātŭs  āc  pŏēmă.  cūm  scrībĭt  
tām  gaūdĕt  īn  sē.  tāmquĕ  se  īpsĕ  mīrātŭr.  

nīmīrum  ĭdem  ōmnēs  fāllĭmūr.  nĕque  ēst  quīsquăm  


quēm  nōn  ĭn  ălĭquā  rē  uĭdērĕ  Sūffēnŭm  
pōssīs.  sŭūs  cuīque  āttrĭbūtŭs  ēst  ērrŏr.  

sēd  nōn  uĭdēmŭs  māntĭcaē  quŏd  īn  tērgō  est.  


 
 
 
22  
El  Sufeno  ese,  Varo,  que  buenamente  conoces,    

hombre  es  seductor,  y  decidor,  y  urbano,    


y  él  mismo,  de  largo,  muchísimos  versos  hace.  
Creo  yo  que  tiene  él  o  diez  mil  o  más  
escrituras,  y  no  así,  como  se  hace,  en  un  palimpsesto    

referidas:  papiros  regios,  nuevos  libros,  


nuevos  ombligos,  cinchas  rojas  de  membrana;  
alineadas  a  plomo  y  con  pómez  todas  igualadas.  

Ellas,  cuando  las  leas  tú,  el  lindo  aquel  y  urbano    


Sufeno  un  simple  ordeñador  de  cabras  o  un  cavador  
por  contra  te  parecerá:  tan  espantosamente  dista  y  cambia.  
Esto,  ¿qué  creamos  que  es?  El  que  ahora  poco  gracioso,  

o  si  algo  que  esta  cosa  más  agudo,  parecía,  


el  mismo,  que  un  desagraciado  campo  es  más  desagraciado,    
una  vez  que  poemas  toca,  y,  el  mismo,  nunca  

igual  es  de  feliz  que  un  poema  cuando  escribe:  


tanto  se  goza  en  sí  mismo  y  tanto  a  sí  mismo  él  se  admira.  
No  es  admirable:  en  lo  mismo  todos  caemos  y  no  hay  nadie  
a  quien  no  en  alguna  cosa  ver  a  un  Sufeno    

puedas.  El  error  suyo  a  cada  uno  atribuido  ha  sido,  


pero  no  vemos  del  costal  lo  que  en  la  espalda  está.  
 

 
 
 
 
22  
¡Oh  Varo!  este  Sufeno  a  quien  conoces,  

Es  hombre  urbano,  y  decidor,  y  hermoso;  


Pero  escribe  los  versos  a  millares.  
Diez  mil  ha  escrito  o  más,  según  supongo,  
Aunque  en  palimsestos,  como  hoy  se  usa,  

Sino  en  regio  papel,  con  nuevos  forros,  


Jíuevos  cilindros  y  correas  rojas,  
Con  pergamino  que  alineara  el  plomo  

Y  todo  bien  pulido  por  la  pómez.  


Cuando  esto  leas,  al  Sufeno  hermoso,  
Lo  hallarás  hecho  un  zafio  o  un  cabrero;  
Tan  mudado  se  ve,  que  el  hombre  es  otro.  

Y  de  esto,  ¿qué  pensar?  ¿Este  mismo  hombre,  


Que  antes  nos  pareció  tan  ingenioso,  
Cada  vez  que  a  hacer  versos  se  consagra  

Se  nos  convierte  en  campesino  tonto,  


Él,  que  solo  es  feliz  cuando  hace  versos  
Y  que  se  encanta  y  que  se  admira  solo?  
Así,  todos  también  nos  engallamos  

Y  en  algo  cual  Sufeno  todos  somos;  


La  paja  vemos  en  el  ojo  ajeno  
Y  la  viga  no  vemos  en  el  propio.  

 
21  
Ese  Sufeno  que  conoces  muy  bien,  Varo,  es  un  hombre  guapo  y  simpático  y  educado,  
y,  además,  hace  muchísimos  versos.  Yo  creo  que  tiene  escritos  mil  o  diez  mil  o  más,  y  
no  como  suele  hacerse,  transcritos  en  un  palimpsesto:  hojas  de  lujo,  libros  nuevos,  
varillas  nuevas,  correas  rojas  para  pergamino,  todo  ello  con  líneas  rectas  a  plomo  y  
pulido  con  la  piedra  pómez.  Cuando  te  pones  a  leerlos,  ese  guapo  y  educado  Sufeno  
te  parece,  en  cambio,  sólo  un  ordeñador  de  cabras  o  un  enterrador:  tan  distinto  es  y  
tanto  ha  cambiado.  

¿Qué  pensaríamos  que  es  eso?  Quien  hace  nada  parecía  un  hombre  de  mundo,  o  si  
hay  algo  más  refinado  que  eso,  ese  mismo  es  más  grosero  que  un  grosero  campesino  
en  cuanto  pone  la  mano  en  los  versos,  pero  ese  mismo  nunca  es  igual  de  feliz  que  
cuando  escribe  un  poema:  tanto  se  deleita  en  sí  mismo  y  tanto  se  admira.  No  es  
extraño:  todos  metemos  la  pata  por  igual,  y  no  hay  nadie  en  quien  no  puedas  ver  en  
cierto  sentido  a  un  Sufeno.  A  cada  cual  se  le  concedió  un  defecto,  pero  no  vemos  el  
seno  de  la  alforja  que  llevamos  a  la  espalda