Anda di halaman 1dari 310

SERIES

SER Y HACER
DISCIPULOS
EN EL SIGLO XXI
Formando discipuladores en la iglesia local
Manual del discipulador

Escrito por:
YSAC ELEAZAR BERMÚDEZ
Doctor en Ministerio
MIAMI INTERNATIONAL SEMINARY (MINTS)
14401 Old Cutler Rd.
Miami, Florida 33158. USA
786-573-7000
eleacar@hotmail.com
www.mintsonline.com
CONTENIDO

PROLOGO
INTRODUCCIÓN

LIBRO 1:
PREPÁRESE PARA DISCIPULAR

LIBRO 2:
MI IDENTIDAD EN CRISTO

LIBRO 3:
FORMANDO UN CARÁCTER CRISTOCÉNTRICO

LIBRO 4:
ENTENDIENDO EL LLAMADO DE DIOS

2
INTRODUCCIÓN

SER Y HACER DISCÍPULOS EN EL SIGLO XXI es un recurso


especial para formar discipuladores. El propósito es que sea una
herramienta afilada en las manos de los pastores y maestros para este fin y
que contribuya a desarrollar un sistema de discipulado en la iglesia local.
Ayudará a ampliar nuestra perspectiva del discipulado al presentar un
panorama más completo del proceso de transformación que se da en el
nuevo creyente hasta que llega a ser un discípulo hacedor de discípulos. En
este proyecto, he unido mis cuatro libros de discipulado en uno solo para
presentarlo como un manual para el discipulador.

EL SIGNIFICADO DE SER DISCÍPULO DE CRISTO


Ser discípulo es responder al llamado de establecer una nueva
relación principal y prioritaria con el Señor (véase Lc. 14:26).
Jesús llamó a los discípulos para estar primeramente con Él y luego
enviarlos a predicar. Es lo que LeRoy Eims en su libro el arte perdido de
1
discipular llama “el principio de la asociación.” El discipulado implica la
renuncia a toda relación principal quedando las demás relegadas a un
segundo plano. “Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, madre,
mujer, hijos, hermanos, hermanas y hasta su propia vida, no puede ser mi
discípulo”. Oswald Sanders explica que la palabra aborrecer en este texto
significa simplemente “amar menos.”2 El Señor no se contradice cuando nos
manda primero a que amemos y honremos a nuestros padres, y después nos
dice que los aborrezcamos.
Ser discípulo es responder al llamado de vivir una vida de renuncia y
entrega.
Abraham dejó su tierra y su parentela para recibir la promesa de una
nueva tierra, una familia innumerable y una descendencia que bendeciría a
todas las familias de la tierra (véase Gn. 12:1-3). El apóstol Pablo dijo que:
“…sería heredero del mundo…” (véase Ro. 4:13), y …que los que tienen fe,
estos son hijos de Abraham (Gá. 3:7).

1 LeRoy Eims, el arte perdido de discipular (Editorial Mundo Hispano, 2006).


2 J. Oswald Sanders, Discipulado espiritual (Editorial Portavoz, 2008), p. 6.

3
Moisés dejó a Egipto para ser el libertador, gobernador, legislador y
profeta del pueblo de Dios (véase Hch. 7:35-37).
El Apóstol Pedro dijo al Señor: “Nosotros lo hemos dejado todo y te
hemos seguido…” (Mt. 19:27).
El apóstol Pablo respondió a ese llamado, y en reiteradas ocasiones da
testimonio de ello: “…ni estimo preciosa mi vida para mí mismo…” (Hch.
20:24). “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como
pérdida por amor de Cristo.Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como
pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por
amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”
(Filipenses 3:7-8).
Renuncia y entrega es renunciar a todo lo que posee, renunciar a su
familia, renunciar a su propia vida (véase Lc. 14: 25-27, 33).
Renuncia y entrega es crucificar la carne con sus pasiones y deseos, es llevar
la cruz cada día, es ser crucificado juntamente con Cristo, es “ser obediente
hasta la muerte”, es morir al yo para que Cristo viva en nosotros (véase Gá.
2:20).
Ser discípulo es responder al llamado de seguir a Jesús.
Nuestro llamado al discipulado viene directamente del Señor, y
cuando lo recibimos nuestra decisión incluye el compromiso de seguirle.
Seguir a Jesús es dependencia. Es cerrar los ojos y no ver un túnel oscuro o
una luz azul, sino solo a Cristo, que va adelante de nosotros despejando y
marcando el camino por donde debemos andar.
Seguir a Jesús es imitarlo. El mismo dijo: “…Aprended de mí, que soy
manso y humilde de corazón…” (Mt. 11:29). “Que os améis unos a otros;
como yo os he amado…” (Jn. 13:34). El apóstol Juan dice: “El que dice que
permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6).
Seguir a Jesús es sufrir por él. Jesús dijo a sus discípulos: “Seréis
odiados por todos por causa de mi nombre…” (Mt. 10:22). “…El siervo no
es mayor que su Señor”. “Si a mí me han perseguido, también a vosotros os
perseguirán…” (Jn. 15:20). El apóstol Pedro dijo: “…Cristo padeció por
nosotros, dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas” (1 P. 2:21). El
que no está dispuesto a padecer por la causa de Cristo, no es digno de ser su

4
discípulo. “Para el creyente del segundo siglo ser discípulo podría incluir
3
caminar en las huellas empapadas de sangre que Cristo dejó bajo la cruz.”
La exigencia de seguir a Jesús significa que todos deberían unírsele
4
para lograr lo que vino a hacer, lo cual nos reitera constantemente. “El
Hijo del hombre… para dar su vida en rescate por todos” (Mr. 10:45). El
Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas
19:10).

Ser discípulo es responder al llamado de vivir la Palabra (Juan 8:31-


38)
“Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis
discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (vv. 31-32).
Para vivir en la Palabra debemos amarla, disciplinarnos para leerla,
escucharla, estudiarla, meditarla y memorizarla con la disposición de
obedecerla. “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”
(Salmo 119:11). “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ese es el que
me ama…” (Jn. 14:21). “El que me ama mi palabra guardará…” (Jn. 14:23).
Para vivir en la Palabra debemos ser enseñables, sentarnos a los pies
del Maestro. Un discípulo no es el que piensa que todo lo sabe, sino el que
siempre está dispuesto a aprender.

DEBEMOS Y PODEMOS SER DISCIPULADORES


El imperativo en la gran comisión, es haced discípulos (véase Mt.
28:18-20). Usted debe y puede ser un hacedor de discípulos.
Debemos hacer discípulos porque es un mandato. El mandato de hacer
discípulos es para la iglesia de todas las generaciones hasta el fin. “El
pronombre “vosotros” no puede referirse solo a los apóstoles porque ellos
5
murieron antes del fin del mundo.” ...si hubiese sido solo para los apóstoles,
la promesa de estar con ellos sería, yo estaré con ustedes hasta el final, hasta

3 D. Jeffrey Bingham, Herencia histórica (Editorial Patmos, 2006), p.26.


4 John Piper, Lo que Jesús exige del mundo (Editorial Portavoz, 2007), p.70.
5 John Piper, Alégrense las naciones (Editorial Clie, 2007), p. 193.

5
· Debemos hacer discípulos porque es la estrategia de Dios
para llevar el evangelio a todas las naciones. “Jesús no
titubeó cuando dio el mandato de predicar el evangelio a toda
criatura”. Él tenía un plan que debemos rescatar. Una parte de
su plan fue seleccionar unos pocos hombres y dedicarles su
vida. Los instruyó y por medio de su ejemplo les enseñó a
discipular a otros. Su plan fue puesto en práctica por los
cristianos del primer siglo, tanto que el evangelio se extendió
por todo el mundo conocido. En palabras sencillas, el plan es
este: Cada uno ha de discipular a uno o más hasta que estas
personas discipuladas puedan discipular a una tercera
persona. Entonces los dos ganarían a dos más,
discipulándolos también y así sucesivamente.”6 De igual
manera, el apóstol Pablo al comisionar a Timoteo muestra que
esa era su estrategia. “Lo que has oído de mí ante muchos
testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para
enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:2).
· Podemos hacer discípulos porque la validez de la gran
comisión descansa en la permanente autoridad de Cristo
sobre todas las cosas. “Toda potestad me es dada en el cielo y
en la tierra” (Mateo 28:18).
· Podemos hacer discípulos porque Él nos ha dado el poder para
testificar. Por eso dijo: “Recibiréis poder…” (Hch. 1:8).
· Podemos hacer discípulos mientras vamos. “…id y haced
discípulos…” (Mt. 28:19). Este mandato no es solo para los
misioneros de carrera, todos podemos hacer discípulos por
donde quiera que vayamos. Cuando visitamos nuestra familia
extendida, en nuestro trabajo, en el colegio, la universidad y
en todo lugar.
· Podemos hacer discípulos enseñando a otros lo que hemos
aprendido. “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os
he mandado…” (Mt. 28:20).
· Podemos hacer discípulos porque su presencia irá y
permanecerá con nosotros. “Yo estoy con vosotros todos los
días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). Su Espíritu nos
capacita, nos guía, nos impulsa y nos da aliento.

6 Avery Willis, Jr. La Base bíblica de las misiones (Casa Bautista de publicaciones, 1987), pp. 77-78.

6
Avery Willis dice: “Satanás parece tener una estrategia de cuatro
pasos para sabotear el plan de Dios. Primero ciega a los hombres ante el
evangelio para impedir que crean en Cristo. Segundo, tienta a los nuevos
convertidos para impedirles que obedezcan a Cristo y se conviertan en
verdaderos discípulos. Tercero, engaña y desanima a los discípulos para que
no se reproduzcan. Cuarto, distrae a los hacedores de discípulos y les impide
capacitar a otros hacedores de discípulos.”7

UNA NUEVA PERSPECTIVA


Si consideramos que la vida espiritual comienza cuando la persona
recibe a Cristo como su Salvador y Señor, entonces, no debemos ver a la
persona que hace decisión de fe como un recién nacido sino como un
Embrión. Si lo comparamos con la vida natural sabemos que la vida
comienza en la concepción y no cuando la mujer da a luz. El asunto es
cuando vemos el nuevo creyente como un recién nacido esperamos que
responda positiva y rápidamente a las disciplinas espirituales como la
oración, la lectura bíblica, congregarse y un abandono inmediato al pecado.
Cuando esto no sucede así nos frustramos y abandonamos a las personas
que hicieron decisión de fe considerando que sus decisiones no eran
verdaderas. Pero la realidad es que una buena parte de esas personas que
hicieron decisión de fe y dejamos de atenderlos, en el transcurso de unos
cinco años los vemos asistiendo alguna otra congregación. Es necesario
tomar más en serio la decisión de fe que hace una persona al ser
evangelizada y tener mayor dedicación y paciencia en el proceso de
discipulado inicial. Aunque no vamos a copiar exactamente todo el proceso
natural al proceso espiritual sin embargo es recomendable que entendamos
lo más claro posible el proceso de transformación de un Embrión a un niño
recién nacido y de un niño recién nacido a un joven completamente
desarrollado. De igual manera es importante conocer el proceso de
transformación de un nuevo creyente a un discípulo plenamente
desarrollado o habiendo alcanzado la madurez espiritual. El autor de los
hebreos escribe a los hermanos “Porque debiendo ser ya maestros a causa
del tiempo, tenéis necesidad de volver a ser enseñados cuáles sean los
primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales
que tengáis necesidad de leche, y no de manjar sólido. Que cualquiera que

7 Avery Willis, jr., La Base bíblica de las misiones (Casa Bautista de publicaciones, 1987), pp. 78,79.

7
participa de la leche, es inhábil para la palabra de la justicia, porque es
niño; Mas la vianda firme es para los perfectos, para los que por la
costumbre tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del
mal” (Heb 5:12-14).
Al referirnos al crecimiento natural no pensemos solamente en el
desarrollo físico, sino en el desarrollo o crecimiento integral como nos
presenta el proceso de crecimiento de Jesús el evangelio de Lucas. “Y Jesús
crecía en sabiduría en estatura y en gracia para con Dios y los hombres”
(Lucas 2:52). La nueva perspectiva es entonces ver el nuevo creynte como
un embrión y no un recién nacido.

EL DISCIPULADO COMO PROCESO DE


TRANSFORMACIÓN

Entendamos el discipulado como un proceso de transformación del


nuevo creyente a un discípulo hacedor de discípulos.
Para entenderlo mejor vamos a presentarlo en dos fases y tres
procesos:
Fase 1: La llamaremos Consolidación: transformación de un nuevo
creyente en un discípulo.
Fase 2: la llamaremos Multiplicación: transformación de un discípulo en un
discipulador o hacedor de discípulos.
En ambas fases trabajaremos los tres procesos: formar la identidad,
desarrollar el carácter y entender el llamado de Dios.
En el proceso de transformación de un recién nacido a un joven
plenamente desarrollado. Hay tres procesos principales que trabajamos
conscientes o inconscientes, directa o indirectamente, intencional o
intuitivamente en el de crecimiento de nuestros hijos. Estos tres procesos
son: la formación de la identidad, el desarrollo del carácter y la orientación
de la vocación. Yo tengo tres hijos. Mi hija mayor tiene 19 años, la segunda
tiene 17 años y el hijo varón tiene 15. Mi esposa y yo trabajamos estos tres
procesos esperando tres buenos resultados. 1. Que nuestros hijos tengan una
experiencia personal con el Señor, que amen a Dios con todo su corazón,
tengan una vida consagrada a Él y sean fieles cristianos. 2. Que nuestros

8
hijos tengan una profesión que les permita trabajar, sostenerse
económicamente y tener las cosas necesarias para la vida. 3. Que nuestros
hijos se casen con buenos y fieles cristianos y comen un hogar estable.
Creemos que si trabajamos bien los tres procesos podemos esperar un buen
producto final o buenos resultados. De igual manera, si trabajamos estos tres
procesos en la vida de los nuevos creyentes podemos esperar un buen
producto final: Discípulos consolidados y multiplicadores; Discípulos
hacedores de discípulos.
· El primer proceso es la formación de la identidad.
Lo primero que un nuevo creyente necesitar formar o desarrollar es su
identidad. Eso lo vemos en la vida natural, antes de nacer se busca un
nombre, se compra ropa de un color o forma de acuerdo al sexo, se identifica
quien es su madre y su padre, etc. El ejemplo de Moisés sobre esto es
importante porque su propia mamá en calidad de nodriza le enseñó quien era
su Dios, quienes eran sus antepasados (Abraham, Isaac y Jacob) y quien era
su pueblo (hebreos). Cuando joven lo llevaron al palacio de Egipto y le
enseñaron los dioses que adoraban los egipcios, los antepasados faraones,
su tradición y cultura (véase Hch. 7:21-22). En medio de esas dos aguas,
necesitaba definición y tuvo más peso la enseñanza de su madre o fue
esencial la formación de su identidad por parte de su madre. Por eso él no se
identificó con los jóvenes de Egipto, ni vivió como los jóvenes príncipes en
banquetes y deleites, sino que se identificó con su pueblo, frecuentaba y
visitaba a sus hermanos y cuando vio a un egipcio, maltratando a un hebreo,
defendió al hebreo y mato al egipcio. En otra ocasión cuando vio dos
hebreos discutiendo, trato de separarlos. ¿Cuál creen que habría sido el
destino de Moisés si se hubiera identificado como egipcio?
De igual manera los nuevos creyentes necesitan ser enseñados y
ayudados a formar su identidad en Cristo. Son una nueva creación de Dios
en Cristo. Su origen o nueva vida comienza en Cristo. Deben conocer su
posición en Cristo, tener la seguridad que Cristo vive en ellos. Así verán la
diferencia entre ser hijos de Dios nacidos de nuevo en Cristo y ser hijos del
mundo nacidos en Adán. No somos hijos de Adán, somos hijos de Dios en
Cristo Jesús. Somos herederos de la gloria de Dios, somos miembros de la
familia de Dios, somos perdonados, somos templo de Dios, somos
escuchados y favorecidos por Dios, somos sellados con el Espíritu Santo.
Jesús trabajó ese proceso con sus discípulos. “Pero ustedes no son del
mundo, sino que yo los he escogido de entre el mundo” (Juan 15:19 NVI).

9
· El segundo proceso es la formación del carácter.
Un carácter Cristocéntrico se forma aprendiendo y practicando los valores
espirituales, las virtudes cristianas, los frutos del Espíritu.
Moisés prefirió ser maltratado con su pueblo que gozar de los deleites
temporales del pecado, prefirió el vituperio de Cristo que los tesoros de los
egipcios, eso solo lo hace alguien que tiene convicción de valores.
Consideró el pecado como un deleite temporal, prefirió el sufrimiento que el
deleite, tuvo por mayores riquezas sufrir injustamente por la causa de Dios,
haciendo la voluntad de Dios que los tesoros de los egipcios, puso su mirada
en la recompensa de Dios y no en la de los hombres (véase He. 11:25-26). Es
importante enseñar eso. Hay una tergiversación del evangelio en la iglesia
cristiana. Estamos influenciados en algunas iglesias por algunos
movimientos cristianos ambiciosos y codiciosos de ganancias y bienes
materiales. Que se han desviado de la fe. En lugar de conquistar las almas
para Cristo, ahora quieren ser un imperio económico, basándose en la tierra
prometida. Codiciando las riquezas de este mundo, escudándose en que
somos hijos del rey y tenemos que tomar posesión de todos los bienes del
mundo porque nos pertenecen. Así la visión del varón Macedonio, “Pasa a
Macedonia y ayúdanos” fue sustituida por la visión de ver pepitas de oro.
Necesitamos enseñar que el amor es lo más importante. Es más importante
que los dones o ministerios. Que la obediencia es mejor que los sacrificios y
mil arroyos de aceite. Que la gratitud debe ser la norma de la vida y no la
queja. Que la santidad y pureza son bienes preciosos e insustituibles. Que
agradar a Dios debe ser nuestro fin. Que debemos llevar fruto para Dios.
Que hacer la voluntad de Dios debe ser nuestro ideal. Que necesitamos ser
sabios y diligentes. Ser mansos y humildes de corazón. La importancia de la
paciencia y estar en paz con todas las gentes. Que la vida llena del Espíritu
Santo lejos de ser un privilegio para una elite en la iglesia o algunos tele
evangelistas, es la norma de vida para todo creyente en Cristo. Que el sufrir
por causa del Señor tendremos grande galardón.
Jesús trabajo ese proceso con sus discípulos. Les enseñó a amarse unos a
otros, a servir, a obedecer, a ser generosos.
· El tercer proceso es entender el llamado.
Moisés salió de Egipto no temiendo la ira del rey sino mirando al invisible
(véase He. 11:27). Moisés sabía que por algo había sido salvado de las
aguas, porque no murió como los demás niños. Siempre vivió con la
inquietud de descubrir esta verdad. Quizás pensaba que su destino tenía que

10
ver con su pueblo. Con ayudar a su pueblo a salir de la esclavitud. Pero no
sabía cómo hacerlo. Quizás al defender al hebreo y matar al egipcio, se
perfilaba a usar su lugar de príncipe egipcio para beneficiar a los hebreos;
pero ese no era el plan de Dios. Cuando separó a los hebreos que discutían y
se dio cuenta que ya sabían que había matado y enterrado al egipcio,
entendió que no podía hacer más. Huyo al desierto, duro cuarenta años
apacentando ovejas hasta que un día Dios se le apareció en la zarza. Le
llamó: “Moisés, Moisés”. Le contó su plan y le envió a él para liberar a su
pueblo. Moisés a pesar de todas las objeciones que puso, ese día entendió su
destino. Comprendió porque había sido salvado de las aguas. Dejo todo
atrás y comenzó la gran aventura. Comenzó a caminar por fin seguro de lo
que estaba haciendo, seguro de su destino y misión. Se comprometió con esa
visión y así se convirtió en el libertador de su pueblo, en el legislador de su
pueblo, en el gobernador de su pueblo y en el profeta de Dios.
“Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel: “Profeta os levantará
el Señor vuestro Dios de entre vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis”.
Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el
ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió
palabras de vida para darnos” (Hch. 7:37-38).
Necesitamos entender el llamamiento de Dios. Dios nos salvó de las
aguas de este mundo con un propósito especial. Nos ha hecho mucho daño
hacer la diferenciación entre el llamado a la salvación y el llamado al
servicio. Dios nos salvó para que le sirviéramos, aunque algunos tendrán un
llamado a dedicarse a tiempo completo a un ministerio especial, nuestro
llamamiento a la salvación también es al servicio. Somos llamados a ser
miembros de una iglesia local para crecer y servir. Somos llamados a adorar,
a ser amigos, a ser visitadores, a ser maestros, evangelizadores,
discipuladores, misioneros, mayordomos y muchas cosas más.
Jesús mando a los discípulos: vayan y hagan discípulos a todas las
naciones (Mateo 28:19), Id y predicad el evangelio a toda criatura (Marcos
16:15) Como el Padre me ha enviado así yo os envío (Juan etc. Me seréis
testigos al recibir el poder del Espíritu Santo.(Hechos 1:8)
Si trabajamos la identidad tendremos discípulos estables y consolidados, si
trabajamos el carácter tendremos discípulos fuertes espiritualmente y si
trabajamos el llamamiento tendremos discípulos con firmeza de propósito
comprometidos con el Señor, la iglesia y la gran comisión.
En términos bíblicos este será nuestro producto final “Y después de que
hayáis sufrido un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, que os llamó a su

11
gloria eterna en Cristo, El mismo os perfeccionará, afirmará, fortalecerá y
establecerá” (1Pe 5:10).
Invertimos el orden y será así: discípulo estable, discípulo fuerte,
discípulo firme y discípulo perfecto. Primero llegamos a ser estables
espirituales, luego la fortaleza de carácter, después la firmeza de propósito y
al final la perfección propiamente dicha que el Señor mismo hará en
nosotros. La identidad nos da estabilidad, los valores nos llevan a la
fortaleza de carácter y entender el llamado la firmeza de propósito que se
muestra en nuestro compromiso con el Señor y la iglesia en cumplir la gran
comisión.

CÓMO CREAR UN MOVIMIENTO DE DISCIPULADO


EN LA IGLESIA LOCAL
Se debe tener un panorama completo de lo que queremos lograr en el
creyente, bien delineado el proceso de crecimiento. No se puede continuar
solamente teniendo dirigidas las clases para el bautismo y después que
crezcan como quieran o puedan. Debe haber un plan de crecimiento
espiritual. El discipulado es un proceso y hay que comprender el proceso
entero y saber cómo trabajar en cada etapa para lograr el resultado
8
deseado al final de invertir horas y horas de su vida en otra persona.
El Pastor debe comenzar. Pero no debe discipular a todos sus miembros.
Tampoco debe dar el discipulado como una clase de la escuela dominical. El
pastor debe seleccionar un equipo de discípulos para que sean
transformados en discipuladores.
El grupo puede ser de 5 a 10 discípulos de acuerdo al tamaño de la
iglesia. El pastor los selecciona, llama y presenta la visión de comenzar un
movimiento de discipulado con el propósito de transformar los miembros
en discipuladores. Consideramos los miembros como discípulos y nuestro
trabajo es que lleguen a ser discipuladores. Debe organizar una reunión
semanal de una o dos horas. Debe tener el material a usar para prepararles.
El libro que estamos presentados consta de cuatro libros que marcan el
proceso de ser discipuladores. Comienza con Prepárese para discipular, Mi
identidad en Cristo, Formando un carácter cristocéntrico y entendiendo el

8 Lloyd Mann, Wilma Mendoza de Mann, El discipulado: transferencia de vida, (Editorial Clie, 1996), 59,60.

12
llamado de Dios. La suma de los cuatro libros son 39 lecciones y se dan en
un periodo de 10 meses. El pastor trabajará durante esos 10 meses con su
equipo que puede tener entre cinco a 15 discípulos y desde el comienzo
ayudará a su equipo a formar sus grupos de cinco discípulos. A partir de la
cuarta semana animara a sus discipuladores a comenzar con su grupo. De
esa manera cada semana el Pastor podrá preguntar a sus discipuladores
acerca del desarrollo de sus grupos. Cuando el pastor tenga sus
discipuladores y estos a su vez su grupo de discípulos entonces se lanzará el
movimiento de discipulado en la iglesia con esa plataforma de
discipuladores.
La fase 1 dura 31 semanas (aprox. 8 meses) usaremos como material
de apoyo los libros: mi identidad en Cristo (dos meses), formando un
carácter cristocéntrico (tres meses) y entendiendo el llamado (tres meses).
La fase 2 dura 39 semanas (aprox. 10 meses) usaremos como material
de apoyo este libro: Ser y hacer discípulos en el siglo XXI que contiene
cuatro libros: Prepárese para discipular y los tres libros de la fase 1
ampliados.
Este libro es para la fase 2. El propósito es que cada pastor pueda usarlo
para iniciar el movimiento de discipulado en su iglesia local. El
movimiento de discipulado en la iglesia local no comienza en la fase 1
discipulando a los nuevos creyentes; comienza en la fase 2 seleccionando,
llamando y preparando los discipuladores. Jesús lo hizo así: preparó a doce
discipuladores y en pocos años había una multitud de discípulos. Nuestra
recomendación es que el pastor forme su equipo de discipuladores y
dependiendo del tamaño de su iglesia, involucre a todos sus miembros en el
movimiento o proceso de discipulado. El llamado a ser y hacer discípulos es
a toda la iglesia. No es a los pastores y misioneros solamente. No es un
asunto de don espiritual.

PROYECCIONES
Al terminar la fase dos, es decir, luego de 10 meses, el desafío será que cada
discipulador forme un discipulador cada año.
Si hacemos las proyecciones en un periodo de 5 años sería así:
Primer año: 61 discipuladores
Segundo año: 122 discipuladores
Tercer año: 244 discipuladores

13
Cuarto año: 488 discipuladores
Quinto año: 976 discipuladores
Algunos dirán, ya hemos visto esos números y esas proyecciones y
nadie ha logrado cumplirlas. Emprender lo que nadie ha logrado puede ser
un motivo para desalentarnos y no intentar nada o un desafío que nos motiva
en el Señor. No estamos pensando y confiando en nuestras habilidades
porque estamos conscientes que si el Señor no edifica la casa en vano
trabajan los que la edifican (Salmo 127) creemos que si es Dios que nos ha
puesto esta inquietud, nos ha dado estas herramientas y nos proporciona esta
oportunidad es porque Él y solo Él va hacer grandes cosas en y a través de su
iglesia. Hemos respondido al llamado del Señor diciéndole: Dios si tú
quieres hacer algo en esta generación aquí estamos, aquí está tu iglesia,
heme aquí, envíame a mí.

UN SUEÑO DIFÍCIL PERO NO IMPOSIBLE


Piense por un momento: ¿Cómo sería su iglesia si sus miembros son
transformados en discípulos y hacedores de discípulos? ¿Cómo sería su
iglesia si sus miembros son discípulos con una identidad definida en Cristo,
con un carácter centrado en Cristo, convencidos del llamado de Dios y
comprometidos con esa misión y además de esto, preparados para discipular
a otros? ¿Qué sucedería si todas las iglesias bautistas en Venezuela
logramos esto? ¿Serian diferentes las iglesias a lo que son ahora? ¿Valdría la
pena realizar un esfuerzo e invertir tiempo y recursos en esto? ¿Tendríamos
más confianza en emprender un movimiento de multiplicación?
¿Tendríamos la seguridad y satisfacción que realmente estamos cumpliendo
la gran comisión? ¿Impactaríamos nuestra sociedad? ¿Cumpliríamos lo que
Pablo enseñó a los romanos en el cap. 12 de ser transformados para no vivir
haciendo la voluntad de Dios y no en conformidad a este mundo?
¿Viviríamos como Pablo dijo a los filipenses como hijos de Dios sin mancha
en medio de una generación maligna y perversa? (Fi.2: ¿Dejaríamos como
iglesia de padecer de crisis de identidad, de valores y de compromiso y de
preparación de nuestros miembros? ¿Le gustaría alcanzar todo esto? Le
invito a ser parte de este proceso de transformación de la iglesia de Cristo.
Hace algunos años en un campamento de nuestra iglesia hicimos
comenzamos a reflexionar sobre este pensamiento: ¿Hasta dónde puede
llegar un discípulo, una iglesia entregado completamente al Señor e hicimos

14
esta oración y este compromiso: “Dios, si tú quieres hacer algo en esta
generación, aquí estamos listos, comprometidos con nuestra vida entera
para lo que tú quieras hacer” le invito a que se una a este grupo de hombres y
mujeres dispuestos a hacer la voluntad de Dios en esta generación,
dispuestos a ser usados por Dios en esta generación, dispuestos a entregarse
por completo a ser y hacer discípulos en el siglo XXI.
La meta es que cada persona que haga una decisión por Cristo sea
discipulado inmediatamente.
Que la iglesia tenga personas preparadas y comprometidas para atender los
nuevos creyentes.
Que cada iglesia tenga establecido su sistema de discipulado.
Que todos los creyentes hayan completado su proceso de discipulado.
Qué todos entiendan el proceso de crecimiento.
El problema que tenemos en esto es que en una iglesia de 50 miembros
solo el pastor y algún otro hermano están preparados para discipular a otros.
En una iglesia de 100 hay 5 discipuladores. En una iglesia de 300 miembros
hay 10 discipuladores. El proceso de formar discipuladores es muy lento
porque esperamos que suceda y no tenemos planes para lograr esto.

ES NECESARIO EL DISCIPULADO INTENCIONAL


Cuando el evangelio se extendió a Antioquia, la iglesia envió a
Bernabé para discipular a los nuevos creyentes. Es uno de los primeros
cuadros que nos presenta el libro de Hechos del proceso del discipulado. La
iglesia no pensó: -si ellos creyeron que los discipulen los que le anunciaron
el evangelio- o -si ellos creyeron crecerán espiritualmente sin necesidad que
enviemos a alguien-. La iglesia envió a Bernabé y este dio muestras que era
un buen discipulador con identidad, carácter y compromiso bien
desarrollados. Cuando la iglesia envió a Bernabé a atender los nuevos
creyentes en Antioquia; sabía que solo él no podía atender a todos los
creyentes. Bernabé buscó un compañero para que estuviera con él y lo
ayudara a atender los nuevos creyentes. Bernabé buscó a Saulo y ellos
discípularon a los hermanos de Antioquia. El proceso duró todo un año. Al
final del año ya había líderes en la iglesia. Ellos habían cumplido llevando
los hermanos a la madurez en Cristo y ahora esos mismos líderes junto con

15
los demás hermanos les enviaron y posiblemente le sostuvieron en los
primeros años de su ministerio o su primer viaje misionero (véase Hechos
11.19-30).

IMPLEMENTACIÓN DEL MOVIMIENTO DE


DISCIPULADO EN LA CNBV
Se presentará la visión discipular a 100 pastores de nuestra Obra
Bautista Nacional que ya están trabajando con el discipulado en sus iglesias
y se seguirá este plan de siete etapas.
Etapa 1: Enseñar de manera intensiva a los 100 pastores PREPÁRESE
PARA DISCIPULAR (8 horas).
Etapa 2: Cada pastor elegirá un equipo de 10 miembros de su iglesia y
formará su equipo de discipuladores.
Etapa 3: Cada Pastor compartirá la visión discipular con sus
discipuladores durante ocho semanas usando PREPÁRESE PARA
DISCIPULAR.
Etapa 4: Los 10 discipuladores que el pastor preparó seleccionaran un
equipo de cinco discípulos de la misma iglesia para formar su equipo de
discipuladores.
Etapa 5: los discipuladores compartirán la visión discipular a su equipo de
cinco durante ocho semanas usando PREPÁRESE PARA DISCIPULAR.
Etapa 6: Todos los discipuladores asumirán el compromiso de formar un
discipulador cada año.
Etapa 7: Se lanza el movimiento discipular en la iglesia local con una
plataforma de 61 discipuladores.
Después de este primer grupo invitaremos a otros pastores a participar en
este proceso hasta que todos tengan la oportunidad de ser parte de este
movimiento de discipulado.

16
LIBRO 1

P R E PA R AT E PA R A
DISCIPULAR
Un estudio de 1 tesalonicenses
desde una perspec va discipular

17
CONTENIDO
INTRODUCCIÓN

Lección 1 RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS


NUEVOS CREYENTES
1.1 IDENTIFIQUE SU FE
1.2 IDENTIFIQUE SU AMOR
1.3 IDENTIFIQUE SU ESPERANZA

Lección 2 ENTREGUE SU VIDA POR SUS DISCIPULOS


2.1 SEA COMO UNA MADRE QUE AMA Y CUIDA
2.2 SEA COMO UN PADRE QUE FORMA
2.3 SEA COMO UN HERMANO QUE ACOMPAÑA

A D V I E R TA S O B R E L O S P E L I G R O S Y
Lección 3 ENEMIGOS DEL CRECIMIENTO ESPIRITUAL
3.1 LAS TRIBULACIONES
3.2 LAS TENTACIONES
3.3 EL TENTADOR

MODELE EL IDEAL DE LA VIDA CRISTIANA


Lección 4
4.1 MODELO EN SU FAMILIA Y SEXUALIDAD
4.2 MODELO EN SUS RELACIONES
4.3 MODELO EN SU TRABAJO

Lección 5 ENSEÑE UNA CORRECTA ESCATOLOGIA


5.1 ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA DE
CRISTO
5.2 ESPERANZA DE LA RESURRECCIÓN

18
CONTENIDO

5.3 ESPERANZA DE LA VIDA ETERNA

Lección 6
DESARROLLE LA ACTITUD CRISTIANA
6.1 ANDAR EN AMOR
6.2 VIVIR POR FE
6.3 SER FIRMES EN LA ESPERANZA

Lección 7 COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA


COMPLETA
7.1 DESAFÍELO A SER UN GRAN HOMBRE O
MUJER DE DIOS
7.2 ACOMPÁÑELO EN EL PROCESO DE
MADUREZ ESPIRITUAL
7.3 ANÍMELO A ALCANZAR LA PLENITUD DE
LA VIDA EN CRISTO
7.4 PREPÁRELO PARA SER UN DISCÍPULO
VICTORIOSO

Lección 8
ESTABLEZCA UN PLAN PARA DISCIPULAR
8.1 SIGA LA VISIÓN DE DIOS
8.2 EVANGELICE LOS FUTUROS DISCÍPULOS
8.3 SELECCIONE LOS DISCÍPULOS
8.4 ORE POR LOS DISCÍPULOS
8.5 ENSEÑE EL EVANGELIO
8.6 BUSQUE UN LUGAR APROPIADO
8.7 FORME GRUPOS DE DISCÍPULOS

19
CONTENIDO

BIBLIOGRAFÍA
BIOGRAFÍA

20
INTRODUCCIÓN

Aptos para el discipulado

Nuestra preparación comienza con nuestras


convicciones. Nuestras convicciones producen nuestras
actitudes y nuestras actitudes dirigen nuestras acciones.
Este escrito es sobre la actitud del discipulador.

Este estudio está basado en el ministerio de Pablo, Silas y


Timoteo en la ciudad de Tesalónica: Evangelizaron a los
inconversos, discipularon a los nuevos creyentes y
establecieron una iglesia allí. El ministerio de Pablo
estuvo basado en hacer discípulos. En todas sus cartas
podemos conocer los nombres de algunos de sus
discípulos y podemos aprender algo acerca del
discipulado. Pero he escogido tesalonicenses por ser uno
de sus primeros escritos a una iglesia recién establecida y
que mayor impacto ha tenido en mi vida al estudiarla
desde esa perspectiva.

Este estudio se presenta como una respuesta a los


problemas que enfrentamos en el proceso de la
reproducción espiritual.

Cuando enviamos a los discípulos a atender a los nuevos


creyentes, ellos van basados en la visión del pastor o
quien les envía y al presentárseles obstáculos en el
proceso ellos abandonan porque no tienen una visión
propia y no han comprendido las implicaciones del
discípulado.

Este estudio provee la oportunidad para que los pastores,


misioneros y líderes de discipulado tengan ocho sesiones
de preparación con los futuros discipuladores para
garantizar que no vayan al discipulado en base a la
convicción del líder que les envía, sino con una
convicción propia que son enviados por el Señor y
conozcan las implicaciones propias del discipulado.
21
El propósito de este estudio es proveer a los pastores o
misioneros un recurso importante para enseñar a los
discípulos a desarrollar su propia visión del discipulado.

La primera lección nos ayuda a identificar las virtudes


teologales en el creyente como evidencia de la obra de
Dios en su vida.

La segunda lección nos describe la atención integral del


discípulo bajo el rol madre, el padre y un hermano
espiritual.

La tercera lección nos muestra los obstáculos del


crecimiento y la manera de enfrentarlos.

La cuarta lección nos enseña sobre la conducta ideal del


discípulo.

La quinta lección nos presenta la importancia de la


enseñanza doctrinal en el proceso del discipulado.

La sexta lección nos capacita para tener la mejor actitud


ante la peor dificultad.

La séptima lección ampliara nuestra visión del proceso


de hacer discípulos.

La octava lección nos guiara a establecer un plan para el


discipulado.

22
LECCIÓN 1
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS
EN LOS CREYENTES
Cap. 1:1-10

Parece chiste, pero conozco un hombre que cuando hacia la invitación


a recibir a Cristo repetía la pregunta unas siete veces. Les decía: ¿Quieren
recibir a Cristo? ¿Están conscientes de lo que están haciendo? ¿Están
seguros? ¿Lo están haciendo de corazón? y muchas frases más. Al final la
gente terminaba pensando que él no creía en la decisión que ellos habían
tomado.
A veces nosotros somos el principal obstáculo para el crecimiento de
los nuevos convertidos porque no hemos aprendido a mirar la obra de Dios
en ellos.
¿Qué hacía Pablo continuamente por los nuevos creyentes de Tesalónica?
Pablo daba gracias a Dios por ellos, los mencionaba en sus oraciones y
pensaba en la obra de Dios en ellos “Damos siempre gracias a Dios por
todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones,
acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro…” (V.2-3a). Creo
que debemos hacer lo mismo si somos responsables por algunos discípulos.

¿Cómo veía Pablo a los creyentes de Tesalónica?

Pablo los veía como amados y elegidos de Dios “Sabemos, hermanos


amados de Dios, que él os ha elegido” (V.4).
Pablo identificó en ellos las tres virtudes principales de la vida
cristiana: la fe, el amor y la esperanza. Vio su fe en las obras, su amor en el
trabajo y su esperanza en la constancia. “Acordándonos sin cesar delante
del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro
amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo”
(V.3).

23
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

Necesitamos creer en lo que Dios puede hacer en las personas.


Ejemplo tenemos en aquellos cuatro hombres de Capernaum que cargaron
al paralitico y haciendo una abertura en el techo lo pusieron delante de
Jesús. Ellos creyeron que Jesús le sanaría y es por eso el autor del evangelio
enfoca la mirada de Jesús a la fe de ellos y no a la del paralitico “Al ver la fe
de ellos dijo al paralitico, tus pecados te son perdonados, levántate y anda y
se levantó y dio gloria a Dios” (véase Mr. 2:1-12). Necesitamos reconocer
lo que Dios ha hecho, contemplar lo que está haciendo y creer en lo que hará.
Algunos que no creen en los cambios que Dios puede hacer en otros no son
aptos para hacer discipulos y es muy probable que su incredulidad y ceguera
en relación a la obra de Dios en otros es porque ellos mismos no han sido
transformados por el glorioso poder del evangelio y del Espíritu Santo.

IDENTIFIQUE LA FE
Luciano era un policía que estaba pagando una sentencia de seis años
con el beneficio de trabajo por cárcel de un crimen que él no cometió.
Nuestro templo quedaba al frente de su trabajo. Cierto día llegó al templo
cuando estábamos realizando un servicio de oración. Los asistentes
expresaban su petición de oración y después nos reuníamos en grupo para
orar por las peticiones. Al terminar el servicio, Luciano se acercó y me dijo
que sintió pena pedir la oración por su situación. Me contó con detalles la
circunstancia que estaba viviendo y me pidió que cuando me reuniera con
mi grupo de líderes oráramos por él. En ese momento al escucharle me di
cuenta que Dios estaba obrando en su corazón. Aunque cuando iba al
servicio se sentaba en el último puesto; aunque no había tomado decisión
por Cristo, al solicitar la oración creí que Dios estaba haciendo algo en su
9
vida. Luciano siguió asistiendo a la iglesia durante unas semanas y un día
miércoles al terminar la predicación hice alusión al sueño de Salomón
cuando Dios le dijo: “Pide lo que quieres que te dé” y la invitación que hice
a la congregación era creer que Dios nos estaba diciendo lo mismo a
nosotros en esa oportunidad y que hiciéramos la petición que quisiéramos.
Luciano fue la primera persona que se levantó, paso al frente y se puso
de rodillas frente al altar, luego muchos le siguieron. Tres días después
cuando fui al templo, Luciano estaba sentado en el patio bajo un árbol y
cuando me vio, me dijo: “Pastor necesito decirle algo, el día que pase

9 Cuando alguien pida la oración es posible que algo este sucediendo, no rehúse orar por las personas
aunque no hayan hecho profesión de fe.

24
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

adelante a orar, quizás usted pensó que la petición que yo hice fue que Dios
me librara de la sentencia o prisión ( porque yo conocía el caso) pero me
dijo: no hice eso pastor, esa no fue mi petición, mi petición fue que Dios me
librara de mis pecados, ese día le dije a Dios: líbrame de mis pecados y
desde ese momento he sentido paz en mi corazón, siento amor hacia Dios y
quiero entender la palabra de Dios”. Al oírle solo pude decirle: Luciano en
ese momento tú le abriste el corazón a Dios y Dios entró a tu vida. Le
confirmé en su decisión con la palabra de Dios y hoy después de 12 años de
aquel momento puedo dar testimonio de Luciano como parte del equipo
misionero de la iglesia, un hombre irreprensible, con un nuevo corazón, que
está sirviendo a Dios completamente. Es un buen ejemplo de lo significa ver
la obra que Dios está haciendo en las personas y en especial en los nuevos
creyentes.
Luciano recibió la palabra con agrado en medio de la situación difícil
que estaba viviendo. Los tesalonicenses recibieron la palabra en medio de
gran oposición. “Vosotros vinisteis a ser imitadores nuestros y del Señor,
recibiendo la palabra en medio de gran tribulación” (V.6). Oposición de
parte de los judíos de la sinagoga que no aceptaban las enseñanzas de Pablo;
de los alborotadores que se prestaron para hacer violencia a los nuevos
convertidos y de las autoridades que se dejaron envolver por los judíos
rebeldes. Si alguien recibe la palabra en medio de una enfermedad, de la
muerte de un familiar, de una crisis económica, de una desintegración
familiar o de otra circunstancia difícil, reconozcamos que hay obra de Dios
allí en ese corazón.
Anímeles reconociendo la obra que Dios está haciendo en ellos.
Ayúdeles a ver la obra que Dios está haciendo en sus vidas.
Los tesalonicenses recibieron la palabra “Con el gozo que da el
Espíritu Santo” (V.6c). En el cap. 2:13 dice que recibieron la palabra de
Dios predicaba por Pablo y sus colaboradores. La recibieron como es en
verdad, la palabra de Dios y no como palabra de hombre. Si los nuevos
creyentes reciben la palabra de Dios con gozo, si sienten satisfacción al
escuchar la palabra, si son atentos o solícitos, reconozcamos la obra de Dios
allí. Jesús dijo: “Mis ovejas oyen mi voz” (Juan 10:27). Eso lo va a
constatar cuando cada semana enseñe personalmente la palabra de Dios a
los discípulos. Es difícil saberlo cuando la palabra la reciben solamente a
través del sermón dominical. Debe haber una enseñanza personalizada,
individual o en grupos pequeños; así es más fácil constatarlo y más eficaz la
formación que damos. Individualmente o en los grupos pequeños tendrán la
oportunidad de compartir como recibieron y como entienden la palabra que
25
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

le estamos enseñando, ese es el intercambio fructífero en el discipulado.


Los tesalonicenses se convirtieron de los ídolos a Dios “Ellos mismos
cuentan de nosotros cómo nos recibisteis y cómo os convertisteis de los
ídolos a Dios” (V.9a). Abandonaron sus ídolos y sus falsas creencias. Sus
ídolos muertos para adorar al Dios vivo; sus dioses falsos para adorar al
Dios verdadero. Si abandonan sus creencias falsas, sus dioses falsos,
miremos la obra de Dios allí. Ore para que tenga la oportunidad de hablarle
sobre la idolatría. Esta es la enseñanza sobre la idolatría que recomiendo
que se enseñe al nuevo creyente. Quizás usted piense cual será el mejor
momento, quizás necesite orar para hacerlo, lo importante es que lo haga y
que Dios lo dirija en el momento oportuno.

Enseñanza sobre la idolatría


Es verdad que los ídolos no se limitan solo a las imágenes, ni a otros
cultos, sino a todo lo que nos prive de nuestra lealtad a Dios o que usurpe el
trono de Dios en nuestras vidas, pero creo que es propicia la ocasión para
citar lo que la biblia dice contra la idolatría.

· El primer mandamiento de Dios condena la idolatría


(Éx. 20: 3-5).
Se prohíbe tenerlos. "No tendrás dioses ajenos
delante de mí” (V.3).
Se prohíbe hacerlos. "No te harás imagen ni ninguna
semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo
en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”
(V.4).
Se prohíbe adorarlos, honrarlos, venerarlos. “No te
inclinarás a ellas ni las honrarás” (V. 5a).
Se considera un acto de aborrecimiento a Dios y
digno de castigo. “Porque yo soy Jehová, tu Dios,
fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres
sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación
de los que me aborrecen” (V. 5b).
26
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

· Ni siquiera deben pensar que la divinidad sea


semejante a los ídolos “Siendo, pues, linaje de
Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea
semejante a oro, o plata, o piedra, escultura de arte
y de imaginación de hombres” (Hch. 17:29).

· Los ídolos no tienen vida. “¡Nuestro Dios está en los


cielos; todo lo que quiso ha hecho! Los ídolos de
ellos son plata y oro, obra de manos de hombres.
Tienen boca, pero no hablan; tienen ojos, pero no
ven; orejas tienen, pero no oyen; tienen narices,
pero no huelen; manos tienen, pero no palpan;
tienen pies, pero no andan, ni hablan con su
garganta. Semejantes a ellos son los que los hacen y

cualquiera que confía en ellos (Sal. 115).

· Los ídolos representan los demonios y no a Dios.


“¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que es
algo lo que se sacrifica a los ídolos? Antes digo que
aquello que los gentiles sacrifican, a los demonios lo
sacrifican y no a Dios; y no quiero que vosotros os
hagáis partícipes con los demonios” (1 Co.10:19-
20).

· Adorar los ídolos es adorar los demonios. “Los


demás hombres, los que no fueron muertos con estas
plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de
sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a
las imágenes de oro, plata, bronce, piedra y madera,
las cuales no pueden ver ni oír ni andar. No se
arrepintieron de sus homicidios, ni de sus
hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus robos”
(Ap. 9:20-21).

27
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

· Los idolatras están bajo maldición. "Maldito el


hombre que haga una escultura o una imagen de
fundición, cosa abominable para Jehová, obra de
manos de artífice, y la ponga en lugar oculto". Y
todo el pueblo responderá: “Amén" (Dt. 27:15).

· La manera de librarse de esta maldición es


destruyendo los ídolos o deshaciéndose de ellos.
“Derribaréis sus altares, quebraréis sus estatuas y
destruiréis sus imágenes de Asera” (Éx. 34:13).

IDENTIFIQUE EL AMOR DE DIOS EN SU VIDA

El amor de Dios en los nuevos creyentes se hizo evidente en su


servicio a Dios “Servir al Dios vivo y verdadero” (V. 9c).
No impida el trabajo de su amor. Los nuevos creyentes encabezados
por Jasón pagaron la fianza de Pablo. Jasón puso su casa a la disposición y se
cree que allí se reunía la naciente iglesia (véase Hch. 17:5-9). Los nuevos
creyentes pueden expresar su amor a Dios de muchas maneras: poniendo su
casa a la disposición para realizar un servicio, comenzar una célula o querer
que se realice alguna reunión en su casa. Es posible que quieran colaborar
con la iglesia, con los ministerios no lo evite. No permita que la estructura
que tengamos como iglesia los prive de eso. No impida el trabajo de su
amor.
Una de las cosas que impide la integración de los nuevos creyentes en
la iglesia es que ya todas las responsabilidades o funciones ya están
designadas. Los hermanos que tienen más tiempo en la iglesia ya se
repartieron todos los cargos y funciones y no hay lugar para otros,
especialmente si son nuevos. Por ejemplo, si alguno dice: quiero mandar a
hacer una cortina, le decimos: no, eso le corresponde al ministerio,
comisión o a fulano de tal. En muchos casos se limita a los nuevos

28
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

creyentes. Queremos crecer, pero con nuestras actitudes mostramos que no


hay lugar para nadie más en la iglesia. Varios años consecutivos hemos
tenido nuevos creyentes que se han ofrecido para mandar a hacer las
cortinas del templo y ha sido una gran bendición para nosotros, pero
también para ellos. Se han sentido parte de la iglesia.
Los tesalonicenses compartieron el evangelio. Trabajaron por la obra
de Dios, por extender el evangelio no solo en su ciudad, su provincia, su
país, sino hasta todo lugar su fe en Dios se extendió “Porque partiendo de
vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor; y no solo en Macedonia y
Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de
modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada” (V. 8).
Los nuevos creyentes son los que comparten con mayor pasión y
fervor el testimonio del evangelio. Ellos no se han distanciado de las
relaciones con sus parientes y amigos no cristianos y ese es el mejor
momento para compartir el testimonio con ellos. No prive a los nuevos
creyentes de testificar, al contrario provea oportunidades para que ellos
puedan testificar de su fe al mismo tiempo que van estabilizándose en la vida
espiritual.
Capacíteles para evangelizar. Guíeles a que participen en talleres de
capacitación. Una de mis hermanas, antes de tener un año congregándose en
la iglesia, estaba dando discipulado a 20 personas y al pasar el año la invite a
formar parte del equipo misionero de la iglesia y ha sido una de las
iniciadoras de algunas iglesias nuevas que hemos establecido en los últimos
años.
En este momento que estoy escribiendo tengo un sobrino que junto a
su esposa y sus hijos salió a la primera evangelización. Fue con un grupo de
30 hermanos de la iglesia por los alrededores de nuestro templo a
evangelizar. Esta evangelización era parte del programa aniversario de
nuestra iglesia.
Esto le animó tanto que junto a su esposa decidieron acompañar al
misionero que tenemos plantando una iglesia nueva en otra ciudad. Allí dio
palabras de ánimo a los creyentes. La gente está maravillada y cobraron
nuevo ánimo al ver la obra de Dios en esta nueva familia. Ahora este nuevo
creyente es un discípulo y el director asociado del ministerio de
evangelización de la iglesia. Pero si no brindamos la oportunidad como
iglesia para que los nuevos creyentes manifiesten su amor al Señor no
veremos que suceden cosas como estas.

29
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

Los nuevos creyentes de Tesalónica se amaron unos a otros, se


protegieron unos a otros, se sacrificaron unos a otros, sufrieron unos por
otros y se ayudaron unos a otros. Tanto así que el apóstol Pablo dijo que en
cuanto al amor fraternal no tenía nada que escribirles porque ellos mismos
aprendieron de Dios a amarse unos a los otros (véase 1 Ts 4:9).
Comenzamos a ver los hermanos de la iglesia como nuestra familia
“Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el
Espíritu Santo que nos fue dado” (Ro.5:5). Llevar a los nuevos creyentes a
la iglesia para que experimenten el amor fraternal es un paso muy
importante en su crecimiento cristiano. “En esto sabemos que hemos
pasado de muerte a vida en que amamos a los hermanos” (1 Juan 3:14).

IDENTIFIQUE SU ESPERANZA
La esperanza cristiana no es solo la vida eterna en el cielo, necesitamos
afirmar la esperanza cristiana mientras vivimos en el mundo. La esperanza
que Dios estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo (véase Mt.
28:20). El evangelio nos sustenta por medio de la esperanza. El profeta
Isaías dijo: “Los que esperan en el Señor tendrán nuevas fuerzas” (Isaias
40:31). Los nuevos creyentes necesitan ver el horizonte bajo la perspectiva
de las promesas de Dios y esa es responsabilidad del discipulador, mientras
veamos un futuro sombrío rápidamente nos desanimamos.
Enseñar sobre la verdad de la vida eterna. El mensaje de Jesús no era
tanto: “Vivirás una vida feliz aquí disfrutando los placeres del mundo.”
Los nuevos creyentes han escuchado tantas cosas que se dicen acerca
del fin del mundo y del juicio venidero. Una buena enseñanza sobre la
escatología le ayudara a permanecer firmes y fiel en el Señor y su iglesia.
Algunos quieren que le explique textos sobre el apocalipsis, bueno, usted
necesita prepararse sobre esto, esa será una de las lecciones más interesantes
y significativas para el nuevo creyente. Recuerde que la esperanza produce
constancia y si están confundidos respecto a su esperanza seguro esto le va a
restar en su perseverancia.
Nuestra esperanza es Cristo “Cristo en vosotros, esperanza de gloria”
(Colosenses 1:27). Nuestra seguridad está en su fidelidad basada en la
rectitud de su palabra y no en nuestros sentimientos basados en las
circunstancias. “Porque recta es la palabra de Jehová y toda su obra es
hecha con fidelidad” (Salmo 33:4).

30
RECONOZCA LA OBRA DE DIOS EN LOS CREYENTES

“Mantengamos firmes sin fluctuar la profesión de nuestra esperanza,


porque fiel es el que prometió” (Hebreos 10:23).
Pablo enseñó a los nuevos creyentes de Tesalónica una triple
esperanza: La esperanza de la segunda venida de Cristo “Y esperar de los
cielos a su hijo” (V.10a), La esperanza de la resurrección “Al cual resucito
de los muertos” (V.10b), La esperanza de la vida eterna “A Jesús, quien nos
libra de la ira venidera” (V.10c).

31
Preguntas

1. ¿Cómo describiría usted la obra de la fe de los creyentes de la


iglesia de Tesalónica?
2. ¿Cómo describiría usted el trabajo del amor de los creyentes de la
iglesia de Tesalónica?
3. ¿Cómo describiría usted la constancia de la esperanza de los
creyentes de la iglesia de Tesalónica?
4. Escriba su testimonio de conversión.
5. Escriba las siete verdades sobre la idolatría.
6. ¿Cómo cree usted que se debe recibir la palabra de Dios?
7. ¿En qué área de ministerio está usted sirviendo en la iglesia?
8. Antes de ser cristiano, ¿era usted idolatra?
9. Mencione tres creencias que le impedían ser cristiano.
10. ¿Esta seguro que ama a Dios? Como puede explicarlo.

32
LECCIÓN 2
ENTREGUE LA VIDA POR LOS
DISCÍPULOS
CAP. 2:1-16

Recuerdo hace unos 25 años cuando era misionero de la Primera


Iglesia Bautista de Venezuela en Acarigua que estaba discipulando a un
joven mecánico y un día encontraron en su taller una camioneta con
contenía esa mercancía robada. Él no sabía de esto. Su familia lo escondió
en una casa mientras se preparaban para aclarar el asunto y asumir el
proceso. Fui a visitarle al lugar donde estaba escondido y allí le di el
discipulado, ore con él y le di algunas instrucciones. Luego el enfrentó la
situación y quedo libre de toda responsabilidad, pero él se sintió muy
sorprendido cuando me vio llegar al lugar donde estaba escondido.
El discipulado es transferencia de vida. En la vida cristiana no se
espera menos del discipulador, ni se demanda menos del discípulo que la
entrega de la vida. El discipulado no es un asunto de libros o lecciones. El
discipulado es un asunto de vida. Pablo estaba dispuesto a dar su propia vida
por los hermanos. “Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que
hubiéramos querido entregaros no solo el evangelio de Dios, sino también
nuestras propias vidas, porque habéis llegado a sernos muy queridos”
(1Ts. 2:8). Debe sentirse lo mismo que cuando uno tiene un hijo. Son sus
hijos espirituales y es necesita asumir la responsabilidad por su crecimiento
y consolidación.
Otro ejemplo que podría señalar es el de una familia que vivía a una
hora de nuestra ciudad y luego había que caminar cinco kilómetros,
atravesar un rio para poder llegar al caserío. Algunas veces conseguíamos
camionetas que nos daban la cola, pero en la mayoría de los casos teníamos
que caminar todo el trayecto. Yo iba los sábados y visitaba, discipulaba y
hacia servicios por la noche. Muchas veces mi esposa fue conmigo.
Recuerdo que estando embarazada de nuestra primera hija, caminamos
junto los cinco kilómetros. Atendimos a los nuevos creyentes y ellos vieron
el amor de Dios en nuestros corazones por ellos. Al consolidarlos en la fe, de
ese grupo salimos a la ciudad para comenzar una nueva iglesia.

33
ENTREGUE LA VIDA POR LOS DISCÍPULOS

10
Hace nueve años ya funciona allí una iglesia. Una hija de esta familia
es esposa del pastor de la iglesia en la ciudad. Otra hija de esta familia junto
a su esposo le invitamos a formar parte del equipo misionero de la iglesia
por cinco años y ahora son pastores de otra de las iglesias que hemos
11
constituido en otra ciudad.
El amor hace que nos salgamos de la formalidad, quizás de una visita y
lección semanal para estar con los nuevos creyentes en cualquier situación
que lo amerite.

El apóstol Pablo llegó a quererlos mucho.

Haga una comparación de 1Ts. 2:8 y Jn 3:16. El amor por los nuevos
creyentes debe ser grande, así como el amor de Cristo por nosotros. Cuando
Pablo dice: “Tan grande es nuestro afecto por vosotros” es como cuando
Juan dice “Porque de tal manera amo Dios al mundo” . Jn. 3:16 dice: “dio a
su hijo unigénito” y 1Ts 2:8 dice “hubiéramos querido entregarles no solo el
evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas. Uno habla del amor
y la entrega de Dios por nosotros y el otro del amor y la entrega que debemos
tener por los discípulos.
La motivación para evangelizar y discipular era el amor a los
hermanos. “El amor de Cristo nos constriñe” (2 Co. 5:14). En todas las
cartas Pablo habla del amor que le impulsaba a atender a los hermanos. “Y
yo, con el mayor placer, gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo
por amor de vuestras almas, aunque amándoos más, sea amado menos” (2
Co. 12:15).
Uno de los méritos de Timoteo como discipulador era el interés
sincero que tenía por los demás (véase Fi.2:20).

Piense: ¿Qué puedo hacer para demostrar mi amor por los


discípulos? Recuerde que la esencia del evangelio es el amor de Dios que
dio a su hijo unigénito (Jn. 3:16). El amor que Cristo mostró por nosotros
“Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros” (Ro. 5: 8).

10 Me refiero a la Primera Iglesia Bautista de Sarare


11 La Iglesia Bautista Central de El Tocuyo

34
ENTREGUE LA VIDA POR LOS DISCÍPULOS

SEA COMO UNA MADRE QUE AMA Y CUIDA

Pablo fue como una madre que los cuidó con ternura. Como una madre
que cría o amamanta a sus propios hijos. “Antes bien, nos portamos con
ternura entre vosotros, como cuida una madre con amor a sus propios
hijos” (V.7).
Esto nos confirma el hecho de que los nuevos creyentes son niños en
Cristo, pero niños de pecho que necesitan ser amamantados, que necesitan
el calor de la madre, la cercanía, la ternura y la atención permanente.
Cuando leo esta cita bíblica, pienso que Pablo tenía en mente la mamá de
Moisés que crió a su propio hijo en calidad de nodriza. Las nodrizas
cuidaban los hijos de otros, pero Jocabed como nodriza crió a su propio hijo
(véase Ex.2:7-8).
El Apóstol Pedro nos confirma que los nuevos creyentes son niños en
Cristo y necesitan ser amamantados espiritualmente “Y desead, como niños
recién nacidos, la leche espiritual no adulterada para que por ella crezcáis
para salvación” (1Pe.2:2).
“Cuidar con ternura” significa no ser rudos o ásperos, no hablar
golpeado. Los niños no responden bien a las asperezas. Es por eso el apóstol
Pablo exhorta a los padres a no ser ásperos con sus hijos “Padres, no
exasperéis a vuestros hijos para que no se desalienten” (Col. 3:21). Jesús
apellido a Juan y Jacobo como hijos del trueno “Señor, ¿quieres que
[j]
mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?
( Lc. 9:54). En ese momento ellos no eran nada tiernos, si así actuaban con
los inconversos, en su actitud hacia los nuevos creyentes no se podía esperar
mucho de ellos. Pero las cosas cambiaron Juan fue convertido por el Señor
en el apóstol del amor, eso nos alienta.
Mucha gente viene de recibir maltratos en sus hogares, en el trabajo u
otro lugar, lo menos que esperan conseguir en la iglesia es ser maltratados,
lo peor que le puede pasar es conseguir en la iglesia personas que les traten
mal y más si son los asignados para discipularles.
Cuidar con ternura también se refiere a la atención temprana, los
primeros días de haber recibido al Señor.

35
SEA COMO UN PADRE QUE FORMA
Pablo fue como un padre que les visitó, les anunció el evangelio, pero
ahora continúa exhortándoles, consolándoles, e instruyéndoles para su
crecimiento. Es el problema más serio que tenemos en la iglesia de hoy.
Algunos visitan y evangelizan, pero llegamos hasta ahí y perdemos los
discípulos cuando otros los exhortan (aconsejan) en nuestra ausencia para
bien o para mal, otros los consuelan en sus tragedias porque nosotros no
estábamos y otros les instruyen cuando nosotros los descuidamos.
Visitación y evangelización. En lo que sea posible, visite los hogares
de los nuevos convertidos. De esa manera conocerá a su familia y tendrá la
oportunidad de compartir el evangelio con ellos. Tome en cuenta que ese es
uno de los mayores deseos que se forma en el corazón del nuevo creyente.
No espere que los discípulos vayan al lugar donde usted está, claro,
hablamos de regla no de excepción. No se acostumbre a discipular solo en
templo, discipule a las personas en su contexto.
Exhortación. Sea un consejero permanente La palabra traducida es el
verbo parakleo, que se utiliza en referencia a la venida del Espíritu Santo a
nuestro lado para ayudar, fortalecer, exhortar y animar. Creo que todas
estas palabras describen a un consejero, pero no a un consejero profesional
con un título académico, sino a cada creyente en su tarea de orientar al
mundo perdido a seguir el camino del Señor. Ese es el ministerio de Dios
para nosotros en el discipulado.

Consolación es sanar a los quebrantados de corazón.


En 1 Co. 1:3-11 aprendemos algunas enseñanzas acerca de la consolación:

o El Apóstol Pablo llama a Dios “Dios de toda consolación”


(V.3).
o Somos consolados por Dios para que consolemos a otros
(V.4).
o Debemos ser compañeros en la aflicción y la consolación
(V.5-6).
o Muchos como Pablo han perdido la esperanza de conservar
la vida a causa de enfermedades y peligros (V.8) y allí es
36
ENTREGUE LA VIDA POR LOS DISCÍPULOS

importante ayudarles a confiar no en ellos mismos, sino en


Dios (V.9).
o La esperanza de la consolación. El apóstol afirmó “El cual
nos libró, y nos libra, y en quien esperamos que aún nos
librara” (V.10).

Con nuestra consolación consolemos a otros. Este presente en las


situaciones difíciles, en las enfermedades o tragedias.
Instrucciones. Instruir es dar enseñanza sistemática. Incluye las
doctrinas esenciales del evangelio y también la vida cristiana practica “Ya
sabéis las instrucciones que os dimos por el Señor Jesús” (1Ts.4:2).

SEA COMO UN HERMANO QUE ACOMPAÑA

Pablo fue como un hermano que los atendió y acompañó.


¿Cuantas veces se refiere a ellos como hermanos? la palabra hermanos
aparece 16 veces en estos cinco capítulos. Eso muestra que Pablo se ponía
en el lugar de ellos y entendía sus situaciones. Compartía con ellos sus
vivencias y era un buen compañero. Como amigo les brindó confianza. En
ningún momento mostró algún indicio de superioridad sobre ellos. Los trató
de la misma manera que a los corintos cuando afirmó “Me hecho de todos a
todo por si quizás gane alguno” (Véase 1 Co. 9:22).
Debemos tratar a los nuevos creyentes como nuestros hermanos. En
mi familia somos 14 hermanos. Cuando el menor estuvo en la clínica al
borde de la muerte, en ocasiones estábamos los trece hermanos allí orando y
pendiente de él. Uno de mis hermanos dejó por dos años su trabajo para
atenderle, otro viajaba desde otra ciudad todos los fines de semana para
atenderle y llevarle a la iglesia y otro se encargó todo lo relacionado con su
comida y medicina. Siempre estaré orgulloso de mis hermanos por esto.
Estuvo dispuesto a dar su propia vida por los discípulos.

37
Preguntas

1. ¿Qué puede hacer para demostrar su amor por sus discípulos?


2. ¿Qué estaría dispuesto a entregar por sus discípulos aparte del
evangelio de Cristo?
3. ¿Qué cosas debe hacer un discipulador que se compara con lo que hace
una madre por sus hijos?
4. ¿Qué cosas debe hacer un discipulador que se compara con lo que hace
un padre por sus hijos?
5. ¿Qué cosas debe hacer un discipulador que se compara con lo que hace
un hermano por sus hermanos?
6. Escriba las seis verdades sobre la consolación.
7. ¿Qué le parece la comparación de 1 Ts. 2:8 con Jn.3:16?
8. ¿Usted ha entregado su vida por algunos de sus discípulos?
9. ¿Considera que alguien ha entregado su vida por usted en este tiempo?
10. ¿Cree usted que es posible entregar su vida por otros como lo presenta
el Apóstol Pablo?

38
LECCIÓN 3
ADVIERTA SOBRE LOS OBSTACULOS
DEL CRECIMIENTO
CAP.2:17-3:13

Miremos los obstáculos y luchemos hasta vencer.


Jesús siempre fue claro y sincero al decir a sus seguidores sobre el
costo del discipulado y los padecimientos que sufrirían a causa de su fe.
Padecimientos naturales “En el mundo tendréis aflicción” (Jn. 16:33);
padecimientos provocados por la gente que no conoce a Dios “El mundo os
aborrecerá” (véase Mt.10:22; Jn. 15:19) y padecimientos causados por el
diablo “Velad y orad para que no entréis en tentación” (Mt.26:41).

LAS TRIBULACIONES
“A fin de que nadie se inquiete por estas tribulaciones. Cuando
estábamos con vosotros os predecíamos que íbamos a pasar tribulaciones;
y así sucedió como sabéis” (V.3).
Es necesario alertar a los nuevos creyentes sobre las tribulaciones o
pruebas que pasamos. Debemos hacerlo sin exagerar y cada cosa a su
tiempo. Jesús supo decir las cosas en el momento preciso. No les anunció su
muerte el primer mes o el primer año de su ministerio. Fue al final de su
ministerio que comenzó a decirles que era necesario que el hijo del hombre
padeciera en manos de los principales sacerdotes y fuera muerto, pero al
tercer día resucitaría y aun así ellos no lo asimilaron, vemos como reaccionó
Pedro ante esta situación y todos conocemos el desenlace de la historia
(véase Mt.16:21-23).

“Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librara
Jehová” (Sal 34:19).

Tribulación es aflicción, angustia, sufrimiento. Jesús dijo a sus


discípulos: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al
39
ADVIERTA SOBRE LOS OBSTÁCULOS DEL CRECIMIENTO

mundo” (Jn.16.33).
“Tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son
comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse”
(Ro.8:18).
“Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que
permanecieran en la fe y diciéndoles: «Es necesario que a través de muchas
tribulaciones entremos en el reino de Dios»” (Hch.14:22).
Desde el comienzo de su vida cristiana hasta sus últimos día en la tierra
Pablo enfrentó tribulaciones y nos enseña que actitud tener frente a ellas
“Ahora, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén sin saber lo que allá me ha de
acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da
testimonio de que me esperan prisiones y tribulaciones. Pero de ninguna
cosa hago caso ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe
mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar
testimonio del evangelio de la gracia de Dios” (Hch. 20:23-24).
Las tribulación de los creyentes es una participación en los
sufrimientos de Cristo (2 Co. 1:5; Fil. 3:10; Col. 1:24; 1 P.4:13) y Son un
12
instrumento para transformar al creyente en semejanza de Cristo.

LAS TENTACIONES
“Por eso también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de
vuestra fe, pues temía que os hubiera tentado el tentador y que nuestro
trabajo hubiera resultado en vano” (V.5).
Pablo no ignoraba las maquinaciones de Satanás. El mismo tuvo que
pasar situaciones difíciles como nuevo creyente por el rechazo temprano de
los demás apóstoles y el rechazo de los judíos. Bernabé le ayudó, porque
muchos no creían en la obra de Dios en El (véase Hch.9:26-28).
Es importante tener una adecuada concepción sobre Satanás y su obra.
Cuando era nuevo creyente en la iglesia donde fui formado se enseñaba una
clase llamada “Atención nuevo creyente” y nos enseñaban acerca de las
astucias de Satanás. Una de las cosas que aprendí y nunca olvidare es que el
diablo trata de desmentir la obra de Dios. También enseñaban sobre los
falsos maestros que usa el diablo y que se visten de ángel de luz.

12 Samuel Pérez Millos, Comentario exegético al texto griego del Nuevo Testamento-Romanos
( Zondervan Publishing, 2012), 392.

40
ADVIERTA SOBRE LOS OBSTÁCULOS DEL CRECIMIENTO

· El diablo no es todopoderoso , su poder es el engaño,


la astucia. Ese fue el poder que exhibió delante de
Eva. En relación a esto Pablo dijo “Temo que como la
serpiente con sus astucia engaño a Eva vuestros
sentidos sean también engañados de vuestra
verdadera sinceridad a Cristo” (2 Co.11:3). Él puede
hablarnos como si fuera Dios, puede hacernos ver
cosas que nos haga pensar que es Dios, hacernos
sentir cosas y atribuírselas a Dios y de esa manera
engañarnos.
· Cristo vino para deshacer las obras del diablo “Para
esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las
obras del diablo” (1 Juan 3:8).
· Cristo lo exhibió públicamente derrotado en la cruz
“Y despojó a los principados y a las autoridades y los
exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la
cruz” (Colosenses 2:15).
· Cristo nos libró de su potestad “Para que abras sus
ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y
de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban,
por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia
entre los santificados” (Hch. 26:18).
· Cristo nos ha hecho participes de su victoria. Hemos
vencido al maligno “Os he escrito a vosotros,
jóvenes, porque sois fuertes y la palabra de Dios
permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno”
(1 Juan 2:14c).
· El diablo es mentiroso y tratara de hacernos creer que
puede dañarnos o destruirnos. Es por eso que se nos
manda resistirle. “Someteos, pues, a Dios; resistid al
diablo, y huirá de vosotros” (Stg. 4:7).
· Resistidlo firmes en la fe “Sed sobrios y velad,
porque vuestro adversario el diablo, como león
rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.
Resistidlo firmes en la fe, sabiendo que los mismos
padecimientos se van cumpliendo en vuestros
hermanos en todo el mundo” (1 Pe. 5:8-9).

41
Preguntas

1. ¿Qué diferencia hay entre la tribulación, persecución y aflicción?


2.- ¿Ha experimentado alguna tribulación en su vida cristiana?
Explique
3. ¿Ha experimentado alguna aflicción en su vida cristiana? Explique
4. ¿Ha experimentado alguna persecución en su vida cristiana?
Explique
5. Escriba un texto bíblico donde Jesús dijo a sus discípulos que
experimentarían tribulaciones.
6. Escriba un texto bíblico donde Jesús dijo a sus discípulos que
experimentarían aflicciones.
7. Escriba un texto bíblico donde Jesús dijo a sus discípulos que
experimentarían persecuciones.
8. Escriba las enseñanzas acerca del diablo.
9. ¿Está de acuerdo con estas enseñanzas acerca del diablo?
10. ¿Ha ayudado a alguien en alguna tribulación, persecución o
aflicción?

42
LECCIÓN 4
MODELE EL IDEAL DE LA VIDA
CRISTIANA
CAP. 4:1-12

El discipulador es modelo quiéralo o no. No debemos excusarnos


diciendo: no me mire a mí, mire a Cristo. Es claro que el propósito del
discipulado no es crear una relación de dependencia con el discípulo.
Nuestra responsabilidad es guiarle a establecer una relación de dependencia
con Dios.
El ideal de la vida cristiana es agradar a Dios y hacer su voluntad.
“Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles,
andando en lascivias, placeres, borracheras, orgías, disipación y
abominables idolatrías” (1 Pe.4:3).
Si nosotros como discipuladores tenemos esto como el ideal o
principio regidor de nuestra vida seremos un modelo digno de imitar para
los nuevos creyentes. Ser imitados por ellos como nosotros somos
imitadores de Cristo.

MODELO EN SU FAMILIA Y SEXUALIDAD


Pureza sexual o ajenos a la fornicación “La voluntad de Dios es
vuestra santificación: que os apartéis de fornicación” (V.3) “El cuerpo no
es para la fornicación, sino para el Señor” (1Co.6:13).
Relación matrimonial saludable “Que cada uno de vosotros sepa
tener su propia esposa en santidad y honor” (V.4) “Vosotros, maridos,
igualmente, vivid con ellas sabiamente…para que vuestras oraciones no
tengan estorbo” (1 Pe.3:7).
Jóvenes con un digno noviazgo “No en pasión desordenada como los
gentiles que no conocen a Dios” (V.5) “Huye también de las pasiones
juveniles” (2Tim.2:22).

43
MODELE EL IDEAL DE LA VIDA CRISTIANA

Hijos disciplinados “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres,


porque esto es justo. «Honra a tu padre y a tu madre» –que es el primer
mandamiento con promesa–, para que te vaya bien y seas de larga vida
sobre la tierra” (Ef.6:1-3). “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a
vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Ef.
6:4).

Algunos consejos prácticos que nos pueden ayudar a prevenir la


inmoralidad sexual.

· Tomar en serio lo que Jesús dijo al respecto:


“Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla,
ya adultero con ella en su corazón” (Mt. 5:28). El
adulterio no es un accidente, un desliz o descuido, es
algo que se piensa y se concibe hasta que se ejecuta
(véase Stg. 1:13-15).
· El compromiso de Job. "Hice pacto con mis ojos,
¿cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?
Porque ¿qué galardón me daría Dios desde arriba?
¿Qué heredad el Omnipotente desde las alturas? ¿Es
que no hay desgracia para el malvado, infortunio
para los que hacen iniquidad? ¿Acaso él no ve mis
caminos y cuenta todos mis pasos? (Job 31:4).
· La Advertencia de Proverbios sobre la mujer extraña
(Véase Pr. 2:16; 5:1-23; 6:24-29; 7:1-27; 22:14;
30:20; 31:3).
· Si tenemos hijos, ellos van a sufrir consecuencias
“No os engañéis; Dios no puede ser burlado, pues
todo lo que el hombre siembre, eso también segará”
(Gálatas 6:7).
· El ejemplo de David y Betsabé. David adulteró con
Betsabé y Dios le dijo que le perdonaría, pero que
sufriría las consecuencias “La espada no se apartara
de tu casa”; “Haré que de tu misma casa se levante el
mal contra ti”; “Porque tú lo hiciste en secreto; pero
yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol” y
“El hijo que te ha nacido, ciertamente morirá”
44
MODELE EL IDEAL DE LA VIDA CRISTIANA

(Véase 2 Samuel 12:10-14). El hijo que nació de esa


relación murió; Amón abuso de Tamar; Absalón mató
a Amón; Absalón se levantó contra David, usurpó el
trono y se acostó con sus concubinas a la luz pública;
Mataron a Absalón y otros.
· Si tenemos problemas, en nuestro matrimonio y en
nuestras relaciones íntimas hay que buscar ayuda, la
salida nunca es la fornicación y el adulterio.
· Hay juicio de Dios sobre la fornicación y el adulterio
“Los fornicarios y adúlteros los juzgara Dios”
(Heb.13:4). “Los fornicarios y…, adúlteros…,
heredaran el reino de Dios” (Véase 1 Co. 6:9-10).
“Ningún fornicario… tiene herencia en el reino”
(Ef.5:5). “Los fornicarios… tendrán su parte en el
lago que arde con fuego y azufre” (Apoc. 21:8).
· Debes luchar por tener un MATRIMONIO CON
AMOR.
A ceptación,
M ansedumbre,
O bras que inspiren y
R elaciones saludables.

MODELO EN SUS RELACIONES CON OTROS

“Que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano” (V.6).


No engañando o causando daños a los hermanos.

Un creyente que no se lleva bien con otros no es apto para el


discipulado. Es por eso que Jesús insistió con sus discípulos “Amaos unos a
otros como yo os he amado” (Jn.15:12). “En esto conocerán todos que sois
mis discípulos si tenéis amor los unos por los otros” (Jn.13:35).
Amándonos fraternalmente “Acerca del amor fraternal no tenéis
necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de
Dios que os améis unos a otros” (1 Ts. 4:9).

45
MODELE EL IDEAL DE LA VIDA CRISTIANA

MODELO EN SU TRABAJO
Sin afán “Procuréis tener tranquilidad” (V.11a).
Diligentes y ocupados, no ociosos “Ocupándoos en vuestros negocios”
(V.11b).
Honrados “Trabajéis con vuestras manos…os conduzcáis
honradamente para con los de afuera y no tengáis necesidad de nada”
(V.11c, 12).
¿Quiénes son más aptos para ser discipuladores? ¿Los que no trabajan y no
tienen nada que hacer? Creo que no. El Señor Jesús cuando llamó los
discípulos escogió hombres ocupados. No es tanto tener mucho tiempo
disponible, sino un corazón y una vida comprometida con Dios y la gran
comisión.
Vivir para agradar y hacer la voluntad de Dios es lo que nos hace
semejantes a Cristo.
Jesús dijo a sus discípulos “Mi comida y mi bebida es que haga la
voluntad del que me envió y que acabe su obra” (Jn4:34) “No se haga mi
voluntad sino la tuya” (Lc. 22:42) “Al Señor tu Dios adorarás y solo a El
servirás” (Mateo 4:10) “No me ha dejado solo el padre, porque yo hago
siempre lo que le agrada” (Jn.8:29).
Cuando los nuevos creyentes llegan a la iglesia una gran mayoría tiene
problemas familiares. Eso hace necesario ayudarles en la vida familiar, en
sus matrimonios, en su rol como padres, en su responsabilidad como hijos y
su lugar como hermanos. Es importante que la iglesia tenga personal
calificado de consejería familiar para ayudar a los nuevos creyentes. Pero
enseñar los principios bíblicos puede ayudar mucho de una forma indirecta.
Soy de los que piensa que si eres un buen cristiano, en todo el sentido de la
palabra, serás un buen esposo, un buen padre, un buen hijo, buen hermano,
etc.

46
Preguntas

1. ¿Puede discipular a un nuevo creyente un joven que se sospeche


que está teniendo relaciones prematrimoniales?
2. ¿Es correcto las caricias en el noviazgo cristiano?
3. ¿Es saludable que los hombres discipulen mujeres y viceversa?
4. ¿Está de acuerdo con los consejos dados para prevenir la inmoralidad
sexual? ¿Puede añadir otro?
5. ¿Por qué un creyente que no se la lleva bien con otros no es apto para
ser un discipulador?
6. ¿Los mejores candidatos para discipular en la iglesia son los que les
sobra el tiempo porque no trabajan o no tiene empleo fijo?
7. ¿Es correcto pedir prestado a las personas que estamos discipulando?
Explique
8. ¿Ha compartido su fe en su lugar de trabajo?
9. ¿Se considera a sí mismo un buen modelo en su vida cristiana para que
otros le sigan?
10. ¿Su vida cristiana va en decadencia, está estancada o experimenta
crecimiento continuo?

47
LECCIÓN 5
ENSEÑE UNA CORRECTA
ESCATOLOGÍA
CAP. 4:13-5:11

Dios nos eligió para vida eterna, no para condenación eterna “Dios no
nos ha puesto para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro
Señor Jesucristo” (1Ts. 5:9). Nos eligió para gloria eterna como lo expresó
el Apóstol Pedro en su primera carta “Mas el Dios de toda gracia, que nos
llamó a su gloria eterna en Jesucristo…” (1Pe. 5:10).
La venida del Señor marca el final de la humanidad presente a la vida
eterna.
La esperanza del cristiano es la eternidad con Cristo.
La esperanza del cristiano no es la muerte sino la resurrección en un
cuerpo de gloria; no es el rapto sino el ser transformado por el Señor de su
cuerpo mortal a un cuerpo incorruptible; no es la esperanza del juicio sino de
la vida eterna en gloria con el Señor; no es la esperanza de la tribulación
sino de ser librado de la ira venidera; no es la esperanza del reino terrenal
sino estar para siempre con el Señor; no es la esperanza del milenio sino de
la eternidad junto a Dios.
El apóstol Pablo fue consistente en la enseñanza de la esperanza
cristiana. En el Cap. 1:10 habló de la esperanza de la segunda venida
“Esperar de los cielos a su hijo”; la esperanza de la resurrección “A quien
resucito de entre los muertos” y la esperanza de la vida eterna “A Jesús,
quien nos libra de la ira venidera.” Todos los temas que tienen que ver con
la eternidad han de ser visto desde la perspectiva de esta triple esperanza.

LA ESPERANZA DE LA SEGUNDA VENIDA


La palabra que se usa con mayor frecuencia para denotar la segunda
venida de Cristo es parousia que significa presencia. Aparece 24 veces en el
Nuevo Testamento.

48
ENSEÑE UNA CORRECTA ESCATOLOGÍA

La biblia no habla de dos segundas venidas, una privada y otra


publica, una para la iglesia y otra para el mundo, una para buscar a los suyos
y otra para juzgar a los impíos. No se puede hablar de una segunda venida en
dos pasos o en dos etapas cuando el lapso de duración entre una y la otra es
de siete años. Quienes sostienen esta posición deberían admitir que están
hablando de una tercera venida.

La exhortación para los creyentes es:


· Vivir en continua y permanente expectativa del
retorno de Cristo. “No estáis en tinieblas, para que
aquel día os sorprenda como ladrón” (5:4).
“Aquel día” se refiere al día final cuando el Señor
venga con recompensa y juicio; para unos será de
alegría y para otra tristeza sin fin. No ser sorprendidos
por ese día porque no vivimos en tinieblas. Ese es uno
de los propósitos de la cena del Señor (véase 1 Co.
11:26); la motivación de predicar hasta lo último de la
tierra (véase Mt. 24:14) y el vivir como ciudadanos
celestiales o extranjeros y peregrinos en esta tierra
(véase Fil. 3:20).
Vivir sin apegarnos a este mundo; teniendo en cuenta
que de la misma manera que Satanás le ofreció a Jesús
los reinos del mundo y la gloria de ellos.; también a
nosotros trata de seducirnos a amar este mundo y
enredarnos en los negocios de esta vida. Deberíamos
responder como Jesús lo hizo no solo en el momento
de esa tentación, sino cuando dijo “Mi reino no es de
este mundo” (véase Jn.18:36).

· Vivir como hijos de luz y del día, no de la noche ni de


la oscuridad “Porque todos vosotros sois hijos de luz
e hijos del día; no somos de la noche ni de las
tinieblas.” (5:5).
En otros pasajes también se dice que somos hijos de
luz.
“Hijos de” era una forma de decir “gente
caracterizada por”
49
ENSEÑE UNA CORRECTA ESCATOLOGÍA

La salvación cristiana se concibe como un traslado


de las tinieblas a la luz (Hch. 26:18; Ef. 5:8; Col. 1:3;
1 Pe. 2:9).
El Apóstol Pablo les explica a los romanos que vivir
en la luz es vivir honestamente y menciona algunos
pecados que practican los que andan en tinieblas “La
noche está avanzada y se acerca el día. Desechemos,
pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las
armas de la luz. Andemos como de día, honestamente;
no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y
libertinaje, no en contiendas y envidia” (Ro.13:12-
13).

· Mantenernos atentos y ser sobrios, no durmamos


como los demás. “Por tanto, no durmamos como los
demás, sino vigilemos y seamos sobrios” (5:6).
No dormir para que no caigan en tentación (véase Mt.
26:40-41; Mar. 14:37-38; Lc. 22:45-46) y porque no
saben el día ni la hora de la venida del Señor (véase Mr.
13:32-37; Mt 24:42-44; 25:13; Mr. 13:32-37; Lc.
12:35-41; Mr. 14:37-38).
“Pues los que duermen, de noche duermen, y los que
se embriagan, de noche se embriagan” (5:8). La
noche era el tiempo para dormir como para los
festines de los borrachos.
“de noche” es el tiempo predilecto para las orgias de
los bebedores.

· Revestirnos de Fe, Amor y Esperanza “Pero nosotros,


que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos
vestido con la coraza de la fe y del amor, y con la
esperanza de salvación como casco” (5:8). (véase
también Is. 59:17 y Ef. 6:14-17).
Lo que los apóstoles desean comunicar a los
tesalonicenses es que las virtudes cristianas
fundamentales, la fe, el amor, y la esperanza son la
armadura defensiva que le asegura al creyente que
50
ENSEÑE UNA CORRECTA ESCATOLOGÍA

siempre esté preparado para el “Día del Señor”, sea


cuando fuere su venida..

· Vivir conscientes y seguros que Dios nos ha puesto


para alcanzar la salvación y no para sufrir el castigo.
“Dios no nos ha puesto para ira, sino para alcanzar
salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”
(5:9).

· Mantenernos unidos a Él “Quien murió por nosotros


para que ya sea que vigilemos, o que durmamos,
vivamos juntamente con él.” (5:10). (véase también
Ro.14:8).
En esta sección dormir no significa morir, sino
indiferencia moral y falta de interés en las cosas
espirituales. Cristo uso la palabra “Dormir” con ese
significado en Marcos 13:32-37.
· Animarnos y edificarnos unos a otros “Por lo cual,
animaos unos a otros y edificaos unos a otros, así
como lo estáis haciendo.” (5:11).

LA ESPERANZA DE LA RESURRECCIÓN
El apóstol Pablo hace una explicación muy completa sobre la
resurrección en 1Cor.15 y dice que negar la doctrina de la resurrección de
los muertos es negar que Cristo resucitó V.13 y que si Cristo no resucitó,
nuestra predicación y nuestra fe es vana V.14, seriamos testigos falsos V.15.
No hemos resucitado a una nueva vida V.17, es como decir que si no hay
resurrección del cuerpo tampoco se puede hablar de una resurrección
espiritual. Y afirma que si esto es así, entonces los que murieron en Cristo
están perdidos V.18.
Si creemos que Cristo murió y resucitó, debemos creer en la
resurrección de los cuerpos de los que murieron en Cristo. Así como
cuando morimos fuimos glorificados para estar con el Señor en su gloria,
nuestros cuerpos serán también glorificados, resucitarán incorruptibles para

51
ENSEÑE UNA CORRECTA ESCATOLOGÍA

unirse a su Espíritu y así estaremos eternamente con el Señor. “Os digo un


misterio: No todos moriremos; pero todos seremos transformados, en un
momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará
la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros
seremos transformados, pues es necesario que esto corruptible se vista de
incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad”(1 Co. 15:51-53).

ESPERANZA DE LA VIDA ETERNA


El destino eterno de los justos.
“Y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los
otros con estas palabras” (vv.17c-18).
El apóstol Pablo proclamó abiertamente esa esperanza. Así lo expresó
a los Corintios “Pero estamos confiados, y más aún queremos estar
ausentes del cuerpo y presentes al Señor” (2Co.5:8), y a los filipenses “De
ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con
Cristo, lo cual es muchísimo mejor” (Fil.1:23).
El destino final de los injustos
En esta primera carta no habla sobre el destino de los malos, pero si lo
hace en forma muy clara en la segunda carta. “Cuando se manifieste el
Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego,
para dar retribución a los que no conocieron a Dios ni obedecen al
evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Estos sufrirán pena de eterna
perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,
cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser
admirado en todos los que creyeron; y vosotros habéis creído en nuestro
testimonio (2 Ts. 1:7b-10).

52
Preguntas

1. ¿Hay algún texto en los evangelios o en las cartas de Pablo que


haga referencia o de la idea de una tercera venida del Señor?
2. ¿Considera usted provechoso enseñar a los nuevos creyentes acerca
de la segunda venida del Señor?
3. Escriba tres textos bíblicos que hablen sobre el propósito de la
venida del Señor.
4. ¿Cree usted que Cristo vendrá con sus ángeles o con los creyentes
que durmieron en El?
5. ¿Cree usted que Cristo vendrá en una nube o en una llama de
fuego?
6. ¿Cree usted que cuando Cristo ascendió al cielo lo hizo en cuerpo o
solo en Espíritu?
7. ¿Cree usted que la resurrección de los muertos e algo literal o
simbólico?
8. ¿Esta seguro que tiene vida eterna? ¿Cuál es la base de su
seguridad?
9. ¿Ha leído en alguna ocasión el libro de Apocalipsis?
10. ¿Se siente preparado para enseñar a un nuevo creyente acerca de la
esperanza cristiana?

53
LECCIÓN 6
DESARROLLE LA ACTITUD

CAP 5:12-28
ENSEÑELE A ANDAR EN AMOR

· Reconocimiento a los líderes “Tenedlos en mucha


estima y amor por causa de su obra” V.13
¡Que saludable para la iglesia es el reconocimiento a
los líderes! Es un testimonio de amor cuando las
iglesias respetan y reconocen a sus pastores y líderes.
Es un buen testimonio la buena relación que existe
entre los pastores y la congregación. Sabemos de
iglesias que humillan a sus pastores, los irrespetan y
no los atienden debidamente. Pero también
conocemos de iglesias saludables que honran a sus
pastores, se sujetan a ellos y los atienden con esmero.
Aunque este reconocimiento se refiere a la actitud y
no a las actividades; es necesario entender que las
actividades que realizamos nos ayudan a desarrollar
una buena actitud y promueven el crecimiento de los
miembros en dicha área.

· Edificación mutua “También os rogamos, hermanos,


que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de
poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis
pacientes para con todos”.

· Perdón “Mirad que ninguno pague a otro mal por


mal”
La base de esta enseñanza son las palabras de Jesús en
su sermón de la montaña “»Oísteis que fue dicho:
54
DESARROLLE LA ACTITUD

“Ojo por ojo y diente por diente”.Pero yo os digo: No


resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te
hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;
al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica,
déjale también la capa; a cualquiera que te obligue a
llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te
pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se
lo niegues.
»Oísteis que fue dicho: “Amarás a tu prójimo y
odiarás a tu enemigo” Pero yo os digo: Amad a
vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen,
haced bien a los que os odian y orad por los que os
ultrajan y os persiguen, para que seáis hijos[d] de
vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su
sol sobre malos y buenos y llover sobre justos e
injustos. Si amáis a los que os aman, ¿qué
recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo
los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos
solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también
así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como
vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mat
5:39-48).

· Bondad “Antes seguid siempre lo bueno unos para


con otros y para con todos.”

ENSEÑELE A VIVIR POR FE


· Gozo “Estad siempre gozosos”
No se puede estar siempre gozoso si dependemos de
las circunstancias, todas las circunstancias que
vivimos no son causa de gozo, pero nuestro gozo no es
en las circunstancias sino el Señor. En el Señor
podemos tener gozo o contentamiento en las pruebas
(véase Stg. 1:2)) cuando somos perseguidos (Mt.
5.11-12), en las enfermedades, necesidades y
cualquier otra situación difícil (véase Fil. 2:17 y Col.
1:24).

55
DESARROLLE LA ACTITUD

· Oración permanente “Orad sin cesar”.


Debemos ser creyentes dedicados a la oración. Mac
Arthur lo explica así “Ofrezca toda su vida como una
oración a Dios, sea consciente de Él cada vez que
piense, actúe o hable. Diga en su corazón: Señor,
estoy pensando en hacer esto, ¿está bien que lo haga?”
orar sin cesar significa vivir la vida como si
estuviéramos mirando a través de la mente y del
corazón de Dios.

· “Dad gracias en todo”


Max Lucado enseñó que la gratitud siempre es una
opción y presenta a Matthew Henry como ejemplo al
optar por ella. Relata que cuando el famoso erudito
fue acechado por ladrones que le robaron su bolso, él
escribió lo siguiente en su diario: “Primero quiero
dar gracias a Dios porque nunca antes me habían
robado; en segundo lugar, porque así se hayan
llevado mi bolso no me quitaron la vida; en tercer
lugar, aunque se llevaron todo lo que tenía, no era
mucho y en cuarto lugar, porque me robaron a mí y no
fui yo el que robo.” Y concluyo diciendo: haz de la
gratitud tu estado emocional básico y veras como das
gracias por los problemas de la vida.

· Confianza en la voluntad de Dios. “Porque esta es la


voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

· Tener Espíritu ferviente “No apaguéis al Espíritu”


Hay cuatro mandamientos en cuanto al Espíritu
Santo:Sed llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18).
No entristecer al Espíritu Santo (Efesios 4:30).
13
No apaguéis al Espíritu Santo (1Tesalonicenses
13 Apagamos el Espíritu Santo cuando insistimos en hacer lo que es desagradable delante de Dios,
cuando se impone en nosotros el orgullo, la rebeldía y la incredulidad, y cuando no somos sinceros en
reconocer nuestras fallas y pecados. Y. Eleazar Bermúdez, Mi identidad en Cristo, 25.

56
DESARROLLE LA ACTITUD

5:19).
Andar en el Espíritu Santo (Gálatas 5:16).
· Respeto a la palabra de Dios “No menospreciéis las
profecías.”
La profecía no es necesariamente, y ni siquiera
primariamente, predicción. Es la proclamación de la
voluntad de Dios, tanto si es con referencia al pasado
como al presente o al futuro. Se refiere al evangelio y
la palabra escrita de Dios. “Tenemos también la
palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en
estar atentos como a una antorcha que alumbra en
lugar oscuro, hasta que el día amanezca y el lucero de
la mañana salga en vuestros corazones. Pero ante
todo entended que ninguna profecía de la Escritura
es de interpretación privada, porque nunca la
profecía fue traída por voluntad humana, sino que los
santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados
por el Espíritu Santo”(2Pe 1:19-21).

· Discernimiento “Examinadlo todo y retened lo


bueno”
“Porque estos son falsos apóstoles, obreros
fraudulentos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.
Y esto no es sorprendente, porque el mismo Satanás
se disfraza de ángel de luz. Así que, no es extraño si
también sus ministros se disfrazan de ministros de
justicia;[j] cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Co
11:13-15).

· Guardarse del mal y conservarse puro. “Absteneos de


toda especie de mal.”
Toda especie de mal puede referirse no solamente al
pecado; sino a aquellas cosas que se consideran
amorales, pero al practicarlas nos causan daño y
también perjudican a otros. Todo me es licito, pero no
todo conviene (véase 1 Co. 6:12; 10:23).

57
DESARROLLE LA ACTITUD

ENSEÑELE A SER FIRME EN LA ESPERANZA

“Que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser --
espíritu, alma y cuerpo-- sea guardado irreprochable para la venida de
nuestro Señor Jesucristo” (V.23).

Dios nos santificará por completo


Un texto que me ha ayudado a comprender la obra que Dios quiere
hacer en nuestras vidas es Isaías 1:25 “Volveré mi mano contra ti, limpiaré
hasta con lejía tus escorias y quitaré toda tu impureza.” He entendido que la
limpieza que Dios quiere hacer en nuestras vidas no es superficial, sino
profunda y completa. No es solo dejar de practicar el pecado, sino dejar de
pensarlo, desearlo y soñarlo; es decir limpiarnos de los efectos que el
pecado ha dejado en nosotros. La santificación no incluye solamente
librarnos de hacer el mal, sino también de la culpa, la vergüenza, el temor y
todos los demás pensamientos, sentimientos y disposiciones negativas que
el pecado nos ha dejado.

Dios nos guardará irreprochable


“Por lo cual asimismo padezco esto. Pero no me avergüenzo, porque yo sé a
quién he creído y estoy seguro de que es poderoso para guardar mi depósito
para aquel día” (2 Ti. 1:12).
“A aquel que es poderoso para guardaros sin caída y presentaros sin
mancha delante de su gloria con gran alegría” (Ju. 1:24).
“…Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo por ella, para
santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la
palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no
tuviera mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa y sin
mancha” (Ef.5:26-27).

Nuestra esperanza es en la fidelidad de Dios.


Nuestra esperanza en la fidelidad de su llamado. “Fiel es el que os
llama, el cual también lo hará” V.24.

58
DESARROLLE LA ACTITUD

Nuestra esperanza en la fidelidad de su obra. “Porque recta es la


palabra de Jehová y toda su obra es hecha con fidelidad” (Sal. 33:4).
Nuestra esperanza en la fidelidad de sus promesas. “Mantengamos
firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que
prometió” (Heb. 10:23).
“Hermanos, orad por nosotros” V.25.
Nuestra esperanza en Dios nos impulsa a orar por otros y a confiar en la
oración de hermanos a nuestro favor. El apóstol Pablo en otras ocasiones
pidió a la iglesia que oraran por él. (véase 2 Co. 1.11; Ef. 6:19; Fil 1.19)

59
Preguntas

1. ¿Qué significa andar en amor?


2. ¿Qué significa vivir por fe?
3. ¿Qué significa ser firme en la esperanza?
4. ¿Existe buena relación entre el pastor, los líderes y los miembros de la
iglesia donde usted se congrega?
5. ¿Ha experimentado alguna situación fuerte con algún hermano al
punto de querer abandonar la iglesia?
6. ¿Qué le ayudó a superar una situación como esa?
7. ¿Ha desarrollado la capacidad de tener contentamiento en medio de
las circunstancias difíciles y desfavorables?
8. ¿Ha desarrollado la capacidad de orar siempre?
9. ¿Ha desarrollado la capacidad de dar gracias en todo?
10. ¿Qué significa abstenerse de toda especie de mal?

60
LECCIÓN 7
COMPROMETASE A REALIZAR
UNA OBRA COMPLETA

La obra de Dios es completa “El mismo Dios os santificará por


completo” (1Ts.5:23).
Pablo lo expresó en el cap. 3:10 “ ¿…Orando de noche y de día con
gran insistencia, para que veamos vuestro rostro y completemos lo que falte
a vuestra fe?”

Completemos la obra
Se debe tener un panorama completo de lo que queremos lograr en el
creyente, bien delineado el proceso de crecimiento. No se puede continuar
solamente teniendo dirigidas las clases para el bautismo y después que
crezcan como quieran o puedan. Debe haber un plan de crecimiento
espiritual. El discipulado es un proceso y hay que comprender el proceso
entero y saber cómo trabajar en cada etapa para lograr el resultado
14
deseado al final de invertir horas y horas de su vida en otra persona.
Hace muchos años se implementó en Venezuela un plan ambicioso de
discipulado con miras a trascender América latina. El proceso comenzaba
con GAE en el discipulado inicial, SIGUEME en el discipulado intermedio
y EL PLAN MAESTRO en el discipulado capacitador. Aunque no tuvo los
resultados esperados y pocas iglesias permanecieron en ello, sin embargo,
sirvió para ayudarnos a entender que el discipulado es más que las clases
para el bautismo, que se necesita algo organizado, un plan por etapas y
marcó el inicio de un verdadero interés y desarrollo del discipulado en
nuestra obra bautista venezolana y en otros países de Latinoamérica.
Yo he presentado una serie que muchas iglesias usan: MI
IDENTIDAD EN CRISTO como discipulado inicial, VALORES

14 Lloyd Mann, Wilma Mendoza de Mann, El discipulado: transferencia de vida,


(Editorial Clie, 1996), 59,60.
61
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

ESPIRITUALES como discipulado intermedio y ENTENDIENDO EL


LLAMADO como discipulado capacitador. El enunciado es el siguiente: lo
primero que un nuevo creyente necesitar formar o desarrollar es su
identidad. Eso lo vemos en la vida natural, antes de nacer se busca un
nombre, se compra ropa de un color o forma de acuerdo al sexo, se identifica
quien es su madre y su padre, etc.

DESAFIELO A SER UN GRAN HOMBRE O MUJER DE DIOS

Síntesis sobre la vida de Moisés


· Lo primero que necesitamos es formar la identidad.
El ejemplo de Moisés sobre esto es importante
porque su propia mamá en calidad de nodriza le
enseñó quien era su Dios, quienes eran sus
antepasados (Abraham, Isaac y Jacob) y quien era su
pueblo. Cuando joven lo llevaron al palacio de Egipto
y le enseñaron los dioses que adoraban los egipcios,
los antepasados faraones, su tradición y cultura
(véase Hch. 7:21-22). En medio de esas dos aguas
necesitaba definición y tuvo más peso la enseñanza
de su madre o fue esencial la formación de su
identidad por parte de su madre. Por eso él no se
identificó con los jóvenes de Egipto, ni vivió como
los jóvenes príncipes en banquetes y deleites, sino
que se identificó con su pueblo, frecuentaba y visitaba
a sus hermanos y cuando vivió a un egipcio,
maltratando a un hebreo, defendió al hebreo y mato al
egipcio. En otra ocasión cuando vio dos hebreos
discutiendo, trato de separarlos. ¿Cuál creen que
habría sido el destino de Moisés si se hubiera
identificado como egipcio?
De igual manera los nuevos creyentes necesitan ser
enseñados y ayudados a formar su identidad en
Cristo. Son una nueva creación de Dios en Cristo. Su
origen o nueva vida comienza en Cristo. Deben
conocer su posición en Cristo, etc. Así verán la
diferencia entre ser hijos de Dios nacidos de nuevo en
Cristo y ser hijos del mundo nacidos en Adán. No

62
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

somos hijos de Adán somos hijos de Dios en Cristo


Jesús. Somos herederos de la gloria de Dios, somos
miembros de la familia de Dios, somos templo de
Dios, somos sellados con el Espíritu Santo, somos
perdonados, somos escuchados y favorecidos por
Dios, Cristo vive en nosotros.

· Lo segundo que necesitamos enseñar son los valores


espirituales.
Moisés prefirió ser maltratado con su pueblo que
gozar de los deleites temporales del pecado, prefirió
el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios,
eso solo lo hace alguien que tiene convicción de
valores. Consideró el pecado como un deleite
temporal, prefirió el sufrimiento que el deleite, tuvo
por mayores riquezas sufrir injustamente por la causa
de Dios, haciendo la voluntad de Dios que los tesoros
de los egipcios, puso su mirada en la recompensa de
Dios y no en la de los hombres (véase He. 11:25-26).
Es importante enseñar eso. Hay una tergiversación
del evangelio en la iglesia cristiana. Estamos
influenciados en algunas iglesias por algunos
movimientos cristianos ambiciosos y codiciosos de
ganancias y bienes materiales. Que se han desviado
de la fe. En lugar de conquistar las almas para Cristo,
ahora quieren ser un imperio económico, basándose
en la tierra prometida. Codiciando las riquezas de este
mundo, escudándose en que somos hijos del rey y
tenemos que tomar posesión de todos los bienes del
mundo porque nos pertenecen. Así la visión del varón
Macedonio, “Pasa a Macedonia y ayúdanos” fue
sustituida por la visión de ver pepitas de oro.
Necesitamos enseñar que el amor es lo más
importante. Es más importante que los dones o
ministerios. Que la obediencia es mejor que los
sacrificios y mil arroyos de aceite. Que la gratitud
debe ser la norma de la vida y no la queja. Que la
santidad y pureza son bienes preciosos e
insustituibles. Que agradar a Dios debe ser nuestro

63
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

fin. Que debemos llevar fruto para Dios. Que hacer la


voluntad de Dios debe ser nuestro ideal. Que
necesitamos ser sabios y diligentes. Ser mansos y
humildes de corazón. La importancia de la paciencia
y estar en paz con todas las gentes. Que la vida llena
del Espíritu Santo lejos de ser un privilegio para una
elite en la iglesia o algunos tele evangelistas, es la
norma de vida para todo creyente en Cristo. Que el
sufrir por causa del Señor tendremos grande
galardón.

· Lo tercero que necesitamos enseñar es entender el


llamado de Dios.
Moisés salió de Egipto no temiendo la ira del rey sino
mirando al invisible (véase He. 11:27). Moisés sabía
que por algo había sido salvado de las aguas, porque
no murió como los demás niños. Siempre vivió con la
inquietud de descubrir esta verdad. Quizás pensaba
que su destino tenía que ver con su pueblo. Con
ayudar a su pueblo a salir de la esclavitud. Pero no
sabía cómo hacerlo. Quizás al defender al hebreo y
matar al egipcio, se perfilaba a usar su lugar de
príncipe egipcio para beneficiar a los hebreos; pero
ese no era el plan de Dios. Cuando separó a los
hebreos que discutían y se dio cuenta que ya sabían
que había matado y enterrado al egipcio, entendió que
no podía hacer más. Huyo al desierto, duro cuarenta
años apacentando ovejas hasta que un día Dios se le
apareció en la zarza. Le llamó: “Moisés, Moisés”. Le
conto su plan y le envió a él para liberar a su pueblo.
Moisés a pesar de todas las objeciones que puso, ese
día entendió su destino. Comprendió porque había
sido salvado de las aguas. Dejo todo atrás y comenzó
la gran aventura. Comenzó a caminar por fin seguro
de lo que estaba haciendo, seguro de su destino y
misión. Se comprometió con esa visión y así se
convirtió en el libertador de su pueblo, en el
legislador de su pueblo, en el gobernador de su
pueblo y en el profeta de Dios.

64
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

“Este Moisés es el que dijo a los hijos de Israel:


“Profeta os levantará el Señor vuestro Dios de entre
vuestros hermanos, como a mí; a él oiréis”. Este es
aquel Moisés que estuvo en la congregación en el
desierto con el ángel que le hablaba en el monte
Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras
de vida para darnos” (Hch. 7:37-38).
Necesitamos entender el llamamiento de Dios. Dios
nos salvó de las aguas de este mundo con un propósito
especial. Nos ha hecho mucho daño hacer la
diferenciación entre el llamado a la salvación y el
llamado al servicio. Dios nos salvó para que le
sirviéramos, aunque algunos tendrán un llamado a
dedicarse a tiempo completo a un ministerio especial,
nuestro llamamiento a la salvación también es al
servicio. Somos llamados a ser miembros de una
iglesia local para crecer y servir. Somos llamados a
adorar, a ser amigos, a ser visitadores, a ser maestros,
evangelizadores, disicpuladores, misioneros,
mayordomos y muchas cosas más.

ACOMPAÑELE EN EL PROCESO DE LA
MADUREZ ESPIRITUAL

Esto puede complementarse con lo que dice 1 Pedro


5:10 “Pero el Dios de toda gracia, que nos llamó a su
gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido
un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme,
fortalezca y establezca.
Considero que este texto nos señala las etapas de la
madures espiritual: Estabilidad, fortaleza y firmeza.
· La estabilidad espiritual.
La estabilidad la logramos cuando dejamos de
depender de las circunstancias, de nosotros mismos

65
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

y comenzaos a depender de la fidelidad de Dios y


su palabra y en esta etapa nos puede ayudar nuestra
identidad en Cristo.

· La fortaleza de carácter.
La segunda etapa es la fortaleza de carácter y para
esto puede ayudarnos los valores espirituales. Los
valores forman el carácter.

· La firmeza de propósito.
La última etapa es la firmeza de propósito y para
lograrlo necesitamos entender el llamado de Dios.
Así podemos tener un plan, quizás no es perfecto,
pero si es un sistema que puede ayudarnos a tener un
panorama claro de un proceso de discipulado desde el
primer día al nuevo creyente hasta llevarlo a un nivel
de madurez.

ANIMELO A ALCANZAR LA PLENITUD DE LA VIDA


EN CRISTO
La enseñanza de Pablo a los efesios.

De igual manera en Efesios 4:11-13 puede relacionarse de la


siguiente manera:
· La edificación del cuerpo de Cristo es por medio de la
consolidación de la fe, de la identidad en Cristo.
· La perfección de los santos es la formación de su
carácter centrado en Cristo aprendiendo e
incorporando a su vida los valores espirituales.
· La obra del ministerio podemos relacionarla con
entender el llamado de Dios comprometernos a
servir.

66
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

P R E PA R E L O PA R A S E R U N D I S C I P U L O
VICTORIOSO
Al analizar la tentación de Jesús aprendemos que el
ataque de satanás va dirigido a debilitar la identidad, los
valores y el llamamiento. Conociendo cuál es su blanco nos
alerta a estar preparados y confiar que el Señor es “Poderoso
para socorrer a los que son tentados” (véase He. 2:18).

· El diablo atacó su identidad “Se le acercó el tentador


y le dijo:
–Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan
en pan” (Mt.4:3).

· Atacó sus valores. "Otra vez lo llevó el diablo a un


monte muy alto y le mostró todos los reinos del mundo
y la gloria de ellos, y le dijo:
–Todo esto te daré, si postrado me adoras” (Mt.4:8-9).

· Atacó su ministerio “Entonces el diablo lo llevó a la


santa ciudad,lo puso sobre el pináculo del Templo y le
dijo: –Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, pues escrito
está: »“A sus ángeles mandará acerca de ti”, »y
»“En sus manos te sostendrán, para que no tropieces
con tu pie en piedra” (Mt.4:5-6).
Es decir puedes ganar la aceptación de la gente
haciendo cosas sensacionales. Tratando de desviarle
de su misión en la cruz. Recuerden que cuando estaba
en el templo los judíos le pidieron señales y les
respondió: “Destruid este templo y en tres días lo
levantaré” (Jn.2:19) y a los escribas y fariseos les
dijo: “Como estuvo Jonás en el vientre del gran pez
tres días y tres noches, así estará el hijo del hombre en
el corazón de la tierra tres días y tres noches” (Mt.
12:40).

67
COMPROMETASE A REALIZAR UNA OBRA COMPLETA

PREVENGA LA CRISIS DE LA MAYORIA DE LOS


CRISTIANOS
Los tres grandes problemas que enfrenta la iglesia hoy son:
· FALTA DE IDENTIDAD
· LA PÉRDIDA DE VALORES
· LA CRISIS DE COMPROMISO

Son males que están afectando al mundo, pero que la


iglesia no ha escapa de ellos. Eso hace más necesario y
urgente trabajar para desarrollar la convicción de identidad,
la formación de valores y la adquisición de compromiso del
creyente. Usted puede usar cualquier material para lograr este
propósito. Yo pongo a la disposición la serie que he escrito,
no como la única, pero si uno entre las muchas herramientas o
recursos que podemos utilizar.

68
Preguntas

1. ¿Cree usted que es correcto pensar o aspirar ser un gran hombre o


mujer de Dios?
2. ¿En qué consiste la grandeza del cristiano?
3. ¿Cuáles son las tres etapas de la madurez espiritual?
4. ¿En qué etapa de la madurez se considera que esta ahora?
5. ¿Considera que ha alcanzado la plenitud de vida en Cristo?
6. ¿Considera usted que ha sido tentado de la misma manera que Cristo
fue tentado?
7. ¿Ha experimentado una tentación similar a la primera tentación de
Jesús?
8. ¿Ha experimentado una tentación similar a la segunda tentación de
Jesús?
9. ¿Ha experimentado una tentación similar a la tercera tentación de
Jesús?
10. ¿Qué se puede hacer para superar las tres crisis que afectan al
creyente y a la iglesia en general?

69
8 LECCIÓN

ESTABLEZCA UN PLAN
PARA DISCIPULAR

Creo que llego el momento de pensar en los pasos que debo dar para
ser un discipulador o mejor dicho, un discípulo que se reproduce
espiritualmente. Creo que si está realizando este estudio es porque anhela
esto con pasión.
Seguiremos tomando como ejemplo al apóstol Pablo como discipulador y a
los creyentes de la iglesia de Tesalónica como sus discípulos.

SIGA LA VISION DE DIOS


Pablo llego a Tesalónica siguiendo la visión del varón macedonio que
estaba de pie y le rogaba: “Pasa a Macedonia y ayúdanos” (véase Hch. 16.6-
10).
La visión de Dios es la reproducción espiritual. Su visión es discípulos
haciendo discípulos. A los primeros discípulos al principio de su llamado les
dijo: “Venid en pos de mí y os hare pescadores de hombres” y al final de su
ministerio terrenal les dijo: “Como me envió el Padre; así yo os envío”
(Jn.20:21). “Por tanto, id y haced discípulos a Todas las naciones” (Mt.
28:19). “Recibiréis poder y me seréis testigos en Jerusalén, Judea, samaria
y hasta lo último de la tierra” (Hch.1:8).
Usted debe seguir la visión de Dios. Él le ha llamado para que se
reproduzca espiritualmente y le ha mandado a discipular a otros.
No es asunto si el pastor o su iglesia tienen esa visión. El asunto es que
la visión es de Dios y se cumplirá. Si usted no sigue la visión de Dios, otros
lo harán. Ellos serán instrumentos de Dios; mientras usted estará frustrado.

70
ESTABLEZCA UN PLAN PARA DISCIPULAR

EVANGELIZE A LOS INCONVERSOS


Pablo anuncio el evangelio a los no creyentes en Tesalónica. El
proceso de discipulado comienza en la evangelización de los inconversos.
Algunos quieren hacer discípulos de los miembros bautizados de la
iglesia. Hay momentos que el proceso de hacer discípulos debe comenzar
con los miembros o creyentes que ya asisten a la iglesia; pero si nos
quedamos allí; si dejamos de evangelizar, pronto no habrá más candidato a
ser discipulado.
Recuerdo que uno de los consejos principales que la hermana
15
Placida daba a los misioneros que enviaban como Pastor a algunas de las
iglesias recién fundadas era: “Nunca deje de evangelizar. No todos los que
son evangelizados se consolidaran; pero nunca deje de evangelizar.”

SELECCIONE LOS DISCIPULOS


Todos los que confiesan a Jesús como su salvador deben ser
discipulados, pero usted no va a discipular a todos. Debe seleccionar a
cuales personas va a discipular. El proceso de selección es tan importante
que Jesús paso toda la noche orando antes de seleccionar sus discípulos
(véase Lc. 6:12-13).
Tenga en cuenta que la visión es formar discípulos que se reproduzcan.
Discípulos que hagan discípulos.
LeRoy Eims piensa que la cualidad principal es el hambre de participar en
un ministerio de hacer discípulos, hambre de Dios y hambre de pagar el
16
precio que sea.
Ron Benett cree que hay tres cualidades cruciales para seleccionar posibles
17
discípulos: Fiel, receptivo y disponible.
Pablo le dijo a Timoteo que seleccionara gente clave “Lo que has oído de mi
ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para
enseñar también a otros” (2 Tm.2:2).

15 La hermana Placida es la esposa del Pastor Gómez en Acarigua, Venezuela.


16 LeRoy Eims, El arte perdido de discipular, (Editorial Mundo Hispano, 2006), pp, 100-102.
17 Ron Bennett, John Purvis, La aventura de discipular a otros, (Editorial Mundo Hispano,
2007), 69-70.

71
ESTABLEZCA UN PLAN PARA DISCIPULAR

ORE POR LOS DISCIPULOS


No solamente debemos orar para pedir dirección divina en la
selección de los discípulos, sino durante todo el proceso de hacer discípulos.
Pablo y su equipo oraban constantemente por los discípulos. “Damos
siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros
en nuestras oraciones” (1 Ts. 1:2).
“ ¿…Orando de noche y de día con gran insistencia, para que veamos
vuestro rostro y completemos lo que falta a vuestra fe?” (1 Ts. 3:10).
Cada día debemos orar por los discípulos. No será fácil el proceso. Se
presentaran todo tipo de obstáculos, pero Dios nos dará la victoria si somos
constantes en la oración.

ENSEÑE A LOS DISCIPULOS


Es importante que tengamos definido un plan de enseñanza. Eso
incluye que libros o materiales usaremos. Pero más allá de eso; nuestro
principal recurso es el evangelio. Los discípulos no se hacen con materiales;
se hacen con el evangelio. Así que su herramienta principal será el
evangelio. Si hemos de hacer discípulos de Cristo, lo haremos enseñando lo
que Cristo mando. “Enseñándoles todas las cosas que yo les he mandado”
(Mt. 28:20).

· Enseñe con valor porque el evangelio es poder.


Pablo escribió: “Pues nuestro evangelio no llegó a
vosotros en palabras solamente, sino también en
poder” (1 Ts. 1:5a).

· Enseñe en el Espíritu porque el evangelio es vida.


“Pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en
palabras solamente, sino también …en el Espíritu
Santo” (1 Ts. 1:5a).

· Enseñe con convicción porque el evangelio es


verdad. “Pues nuestro evangelio no llegó a vosotros
en palabras solamente, sino también en…plena
certidumbre” (1 Ts. 1:5a).
72
ESTABLEZCA UN PLAN PARA DISCIPULAR

BUSQUE UN LUGAR APROPIADO PARA REUNIRSE

Pablo se reunió en la sinagoga de los judíos por tres sábados (véase


Hch. 17:2).
Pablo se reunía en casa de un discípulo llamado Jasón (véase Hch.
17:5,7).
Un lugar apropiado puede ser el templo, la casa del discípulo, el lugar de
trabajo o cualquier lugar público.

FORME GRUPOS DE DISCIPULOS


Un grupo puede ser de dos o tres personas o más numeroso. Los
grupos son importantes. Recuerde que fue Jesús quien dijo “Donde están
dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt.
18:20).
Puede agruparlos por sexo, edad, geografía, trabajo, etc.

73
Preguntas

1. Escriba los pasos para establecer un plan de discipulado.


2. Describa la visión de Dios.
3. ¿Cuáles son las ventajas de seguir la visión de Dios?
4. ¿Usted evangeliza con frecuencia?
5. ¿Qué sucede si dejamos de evangelizar?
6. ¿Cuáles son las cualidades que usted le gustaría ver en un posible
discípulo?
7. ¿Cuánto tiempo considera que se debe dedicar a orar por los
discípulos?
8. ¿Cómo y porque debe enseñase el evangelio al discípulo?
9. ¿Cuál cree que es el lugar más apropiado para discipular a alguien?
10. ¿Qué cosas cree que se debe tomar en cuenta para formar grupos de
discípulos?

74
CONCLUSION

La mayoría de pastores, misioneros y líderes saben lo


difícil que es formar discípulos que se reproduzcan
espiritualmente. Pero creen que es posible. Si Jesús lo
mandó, creemos que es lograble. También entendemos
que no es algo optativo. No es si me gusta o encuentro
placer al hacerlo. Es un mandamiento que debemos
obedecer. Hacer discípulos es el verdadero ministerio.
No quiero decir que las demás cosas que hacemos en la
iglesia no tienen valor; sino que mientras no hacemos
discípulos no entenderemos realmente el llamado del
Señor y la esencia del ministerio. He conocido Pastores,
misioneros y líderes que han encontrado gozo y
significado en su ministerio al comenzar a hacer
discípulos. Tengo el plan de dar estas conferencias en
todas las ciudades de nuestro país. Comencé en julio de
este año en Barquisimeto con 200 discípulos y en
Trujillo con 100 discípulos, pero me detuve porque no
tengo ejemplares impresos. Me goce al ver el entusiasmo
de los Pastores al acudir con sus discípulos a las
conferencias y espero en el Señor imprimir miles de
copias y así retomar la gira discipular para comienzos del
próximo año.

75
BIBLIOGRAFIA

1. Samuel Pérez Millos, Comentario exegético al texto


griego del Nuevo Testamento-Romanos,(Zondervan
Publishing, 2012).
2. Y. Eleazar Bermúdez, Mi identidad en Cristo.
(2007).

3. Lloyd Mann, Wilma Mendoza de Mann, El


discipulado: transferencia de vida, (Editorial Clie,
1996).

4. LeRoy Eims, El arte perdido de discipular,


(Editorial Mundo Hispano, 2006).

5. Ron Bennett, John Purvis, La aventura de discipular


a otros, (Editorial Mundo Hispano, 2007).

76
LIBRO 2

MI IDENTIDAD EN

CRISTO
BIENVENIDO A LA FAMILIA DE DIOS

Recibí a Jesús como mi Salvador el 10 de diciembre


del 1983. Todavía recuerdo cuando un misionero, al
darme una explicación del evangelio, me preguntó si
quería recibir a Jesús. Yo le contesté inmediatamente que
sí; sentía mucha alegría de saber que podía tener la
presencia de Dios en mi vida y realmente sentía una gran
necesidad. Tenía una inquietante búsqueda de Dios, pero
no sabía cómo encontrarlo. Leía todos los días un
catecismo, revistas, pero nada me llenaba, hasta ese día
que tuve la oportunidad y el privilegio de escuchar
directamente la Palabra de Dios y oír lo que mi alma
anhelaba cada día: que Dios me ama, que Cristo murió
para quitar mis pecados, que resucitó para darme vida
abundante y eterna. Entonces entendí que solo estaba
respondiendo a su amor y su llamado. El me escogió, me
buscó, me llamó y me rescató de mi vana manera de
vivir. El preparó mi corazón para que creyera y rindiera
mi vida a Él.
No creo que haya un día más significativo para mí.
La Biblia dice que hay fiesta en los cielos cuando un
pecador se arrepiente (Lucas 15:7-10) y que cuando
hacemos esta decisión de volvernos a Dios en
arrepentimiento y fe nuestro nombre es escrito en el libro
de la vida (Apocalipsis 20:15). Lee esta promesa de
Dios:
“Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis
limpiados de todas vuestras impurezas, y de todos
vuestros ídolos os limpiaré. Os daré un corazón nuevo y
pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de
vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón
de carne. Pondré mi espíritu dentro de vosotros mi
espíritu, y haré que andéis en mis mandamientos
estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por
obra.” (Ezequiel 36:25-27).
Esta promesa es para ti: si recibiste a Jesús haciendo
una oración de fe y arrepentimiento, Dios te ha limpiado,
te ha dado un nuevo corazón y ha puesto dentro de ti su
Espíritu Santo. Tú has comenzado una nueva y
78
maravillosa vida.
Sin embargo, el diablo no está contento con tu
decisión. Además, ningún familiar o amigo que no tenga
arrepentimiento para con Dios y fe en Jesús comprenderá
tu decisión. Por eso, a menudo tratarán de burlarse y
hacerte dudar de la obra maravillosa que Dios comenzó
en tu vida.
Esa fue mi experiencia. Cuando tenía pocos días de
haber recibido a Jesús, un hombre se me acercó y me
repitió tres veces esta palabra: “Hijo, le voy a dar un
consejo, no se meta de lleno a eso”. De esta manera el
diablo quiso hacer que tuviera miedo y me desanimara,
pero hoy, 30 años después de haber recibido a Jesús doy
gracias a Dios que no hice caso a ese consejo. De otro
modo, quizás estaría metido de lleno en alcoholismo, en
drogadicción, en la idolatría, en la inmoralidad o en la
cárcel. Mi vida sería muy triste y desdichada. Pero
¡alabado sea Dios! Su palabra dice: “bienaventurado el
varón que no anduvo en consejo de malos” (Salmo 1:1).
Por eso, hoy quiero darte un buen consejo para que seas
feliz y vivas eternamente con el Señor: “De la manera
que habéis recibido al Señor, Andad en él” (Colosenses
2:6).
Has dado el primer paso en la salvación. No te
quedes allí, sino continúa; todos los días aprenderás el
camino en que debes andar y lo que has de hacer (Salmo
32:8). Hemos preparado unas enseñanzas especiales
para ti, sobre lo que llamamos el discipulado y para que
así aprendas como seguir paso a paso las enseñanzas de
Jesús. Este es mi consejo y de todo corazón desde hoy
estaremos orando para que Dios té de la fuerza y el poder
para seguirle y servirle. Que Él, aumente tu fe y traiga
paz y gracia a tu corazón y a tu familia.
Escribe el día __________ y la hora ___________ que te
gustaría comenzar el curso de discipulado. Y comunícate
con nosotros.

79
MI IDENTIDAD EN CRISTO

PREFACIO
INTRODUCCIÓN
Lección 1 NO SOY YO, CRISTO VIVE EN MI
Lección 2 SOY HIJO DE DIOS
Lección 3 SOY PERDONADO
Lección 4 SOY HEREDERO DE LA GLORIA DE DIOS
Lección 5 SOY TEMPLO DE DIOS
Lección 6 SOY ESCUCHADO Y FAVORECIDO POR DIOS
Lección 7 SOY SELLADO CON EL ESPIRITU SANTO
Lección 8 SOY MIEMBRO DE LA FAMILIA DE DIOS
CONCLUSION
BIBLIOGRAFIA

80
INTRODUCCIÓN

¿Quién soy? Es una pregunta que todos nos hacemos,


especialmente en la etapa de la adolescencia cuando
intentamos encontrar nuestra identidad. Comúnmente
buscamos esa identidad en la de nuestros padres, abuelos
y otros familiares. Luego terminamos afirmando que
somos pecadores; otros piensan que son la reencarnación
de alguna persona ilustre o malvada y algunos parece que
conocieran el mono del cual dicen descender; pero que
equivocados están.
Cuando recibiste a Jesús recibiste una nueva
identidad; nuestra verdadera identidad está en Jesucristo.
Cuando creemos en Él y le recibimos como nuestro
Señor y Salvador, somos creados de nuevo en Cristo
Jesús “Pues somos hechura suya, creados en Cristo
Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de
antemano para que anduviéramos en ellas” (Efesios
2:10). Anteriormente, nuestra identidad estaba en Adán
(pecadores, transgresores, desobedientes), ahora está en
Jesucristo (justos, obedientes, santos). Romanos 5:19
enseña: “Así como por la desobediencia de un hombre
[(Adán]) los muchos fueron constituidos pecadores, así
también por la obediencia de uno [(Jesús]), los muchos
serán constituidos justos.” Ahora nuestro modelo es
Jesús, y deseamos ser como él. Afirmamos que “Por la
obediencia de Jesús somos hechos justos.” Nuestros ojos
están puestos en él.
El propósito de este estudio, es que a través de estas 8
lecciones, encuentres tu verdadera identidad en Cristo y
puedas decir como Pablo: “Mi [nuestra] vida está
escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:3) “... y ya
no vivo yo, más Cristo vive en mí...” (Gálatas 2:20).
Al final de cada lección, encontrarás una hoja de
repaso con preguntas relacionadas al tema. El objetivo es
que demuestres que has comprendido claramente el
estudio.

81
1 LECCIÓN

NO SOY YO,
CRISTO VIVE EN MI
1.1. DIOS PROMETE ENTRAR EN NOSOTROS
Nuestra salvación depende de dos promesas de Dios, según Gálatas
4:4-6: Enviar a su hijo Jesús al mundo para salvarnos y enviar al Espíritu de
su hijo a nuestros corazones. Aunque uno de los nombres dados al Espíritu
Santo se traduce “uno que va al lado del otro”18 esto podría llevarnos a
pensar que su presencia estará con nosotros y no en nosotros; pero en la
mayoría de textos que se refieren a la promesa del Espíritu Santo es
evidentemente claro que la promesa es entrar a nuestra vida o nuestro
corazón. (véase Ezequiel 36:27; Gálatas 4:6; Juan 14:17).

1.1.1. PRIMERA PROMESA: ENVIAR A SU HIJO JESÚS AL


MUNDO PARA SALVARNOS DE NUESTROS PECADOS
“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido
de mujer y nacido bajo la ley” (Gálatas 4:4).
La primera promesa para la salvación del hombre es dada
inmediatamente después de la caída. Aparece en el juicio declarado a la
serpiente o Satanás. “Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu
simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el
talón” (Génesis 3:15). Esa promesa es confirmada a Abraham “En tu
simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto
obedeciste a mi voz” (Génesis 22:18). Esa promesa se cumplió en Cristo.
Cristo es esa simiente prometida. El Apóstol Pablo lo afirma “Ahora
bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a
las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente,
la cual es Cristo” (Gálatas 3:16). Entonces esa primera promesa ya fue
cumplida por Cristo cuando despojándose de su gloria vino a este mundo y
18 El nombre dado es el consolador y viene del griego parakletos (παράκλητος, G3875) , lit., llamado al lado de
uno, en ayuda de uno, es principalmente un adjetivo verbal, y sugiere la capacidad o adaptabilidad para prestar
ayuda. W. E. Vine, Diccionario Expositivo de Palabras Del Nuevo Testamento Exhaustivo de Vine, (Thomas
Nelson Inc, 1998), 195.

82
murió en la cruz por nuestros pecados “Él, siendo en forma de Dios, no
estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a
sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres. Más
aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:6-
8).

1.1.2. SEGUNDA PROMESA: ENVIAR AL ESPÍRITU DE SU HIJO A


NUESTROS CORAZONES
“Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su
Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!” (Gálatas 4:6).
En esta lección aprenderemos sobre esta segunda promesa.
Esta segunda promesa para la salvación del hombre la describe el
profeta Ezequiel de la siguiente manera: “Os daré corazón nuevo, y pondré
espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de
piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi
Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los
pongáis por obra” (Ezequiel 36:26-27). Dios promete darnos un “espíritu
nuevo”; pero no es cualquier espíritu. Luego afirma que es su propio
espíritu: “Pondré mi Espíritu” es decir, el Espíritu Santo.
Jesús confirmó esa promesa al anunciar su muerte y resurrección. “Y
yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros
para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir,
porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con
vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”
(Juan 14:16-18).
Esta promesa se cumplió el día de pentecostés en el grupo ampliado de
discípulos,19 luego en los 3.000 que recibieron la palabra y de ahí en adelante
se cumple en cada creyente cuando se arrepiente y confiesa a Jesús como
Salvador y Señor.
¿Cómo entra a nuestros corazones? ¿Cuál es nuestra parte? ¿Será a través
de un soplo? ¿De la imposición de las manos? ¿De entrar en éxtasis? ¿Ser
derribados a tierra? ¿Al hablar lenguas extrañas? ¿Esa fue la norma que los
discípulos usaron para dar el Espíritu Santo a los creyentes? Las tres

19 Me refiero no solo a los doce, sino a los setenta que estaban en el aposento alto y esperaron
allí el cumplimiento de la promesa.

83
manifestaciones que nos presenta Lucas al relatar el evento en Hechos 2:1-4
las describe con claridad R.C.Sproul en su libro la gloria de Cristo: La
primera manifestación fue sonora. El sonido es descrito como un viento
recio. La segunda manifestación fue un fenómeno visible. Los que estaban
reunidos vieron lenguas de fuego posarse sobre la cabeza de cada persona y
20
la tercera manifestación fue el hablar en lenguas. Los discípulos en
pentecostés hablaron en otras lenguas o idiomas como señal de la venida del
Espíritu Santo. No dice que fueron derribados al suelo o que entraron en
éxtasis. No se nos dice que los 3000 que creyeron ese día como resultado del
sermón de Pedro recibieron un soplo, que fueron derribados al suelo y que
entraron en éxtasis, ni tampoco que hablaron en lenguas extrañas. Los que
hablaron en lengua desconocida para ellos fueron los discípulos; pero para
los 3.000 que creyeron no eran lenguas extrañas, era el idioma conocido y
hablado por ellos. Lo extraño era que los discípulos hablaran en un idioma
que no habían aprendido. Los judíos que estaban presentes en Jerusalén,
que eran de 15 territorios diferentes, dieron testimonios de escuchar a los
21
discípulos hablar en sus propias lenguas nativas (véase Hechos 2:6,8,11)
Solo se repite la experiencia similar a pentecostés en dos casos
relatados en el libro de los Hechos por la necesidad de algunos grupos que lo
requerían para ser aceptados como parte de la iglesia. En Cesarea, Cornelio
representando a los gentiles (vease Hechos 10:46) y en Efeso, los discípulos
de Juan el Bautista (véase Hechos 19:6). En los demás casos no se menciona
el hablar en otras lenguas. Lucas no deja de reiterar casos en los que se nos
dice que los individuos fueron llenos con o del Espíritu Santo, sin referencia
22
alguna a hablar en lenguas (p.e.,Hechos 4:8,31;6:3,5;7:55;9:17;13:9,52).

1.2. NUESTRA PARTE


“He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta,
entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Apocalipsis 3:20).
Dios entra a nuestras vidas o nos da su Espíritu Santo cuando oímos su
voz y abrimos la puerta. Oír su voz simboliza la fe y abrimos la puerta el
arrepentimiento.

20 R.C.Sproul, La gloria de Cristo, (editorial Unilit, 1999),176-178.


21 James D. Crane, Cecilio McConnell, Los dones del Espíritu y el don de lenguas, (Casa
Bautista de Publicaciones, 1990),58.
22 Donal A. Carson, Manifestaciones del Espíritu, (Publicaciones Andamio, 2000), 229.

84
1.2.1. OÍR SU VOZ - SIMBOLIZA LA FE.
“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos
10:17).
Oír su voz es oír el mensaje del evangelio. “En él también vosotros,
habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y
habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”
(Efesios 1:13). Los 3000 que fueron bautizados se nos dice que recibieron la
palabra (Hechos 2:41); los 5.000 oyeron la palabra y creyeron (Hechos
4:4); los gentiles recibieron la palabra (Hechos 11.1).
¿Cómo oímos la voz de Dios?
Podemos oír la voz de Dios de muchas maneras. Dios es soberano y
nosotros no podemos exigirle el cómo y porque medio debe hablarnos. En la
antigüedad habló hasta a través de un asna que reprendió a Balaam cuando
se disponía a maldecir al pueblo de Israel o al pueblo de Dios (véase
Números 22). Pero hay maneras o formas comunes que vemos en la Biblia
de como Dios le habla al hombre.
A través de su palabra. Cuando es leída, oída, estudiada, memorizada
o meditada. Cuando es predicada. Cuando es explicada sencilla, clara y
personalmente. Ejemplo de esto, es como Dios habla a través de una
predicación (véase Hechos 16:14), de un evangelizador (véase Hechos
8:35), etc.
A través de su Espíritu Santo. El Espíritu Santo nos ilumina para
comprender su palabra. Puede usar un canto y oración (véase Hechos
16:25); el testimonio de otro cristiano (véase Lucas 8:39); las
circunstancias, etc.
“Más el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi
nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he
dicho” (Juan 14:26).

1.2.2. ABRIR LA PUERTA -SIMBOLIZA EL ARREPENTIMIENTO.


“Si oyereis oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (Hebreos
4:7).
¿Cómo abrimos nuestro corazón a Dios?
A través de una oración en sincero arrepentimiento y fe.

85
Abrir la puerta simboliza el arrepentimiento. Lo que cierra la puerta a
Dios es el pecado, lo que lo abre es el arrepentimiento.
En cuanto a esto es bueno diferenciar entre el arrepentimiento
verdadero y el falso. Creo que hay varias formas de arrepentimiento que no
son genuinos, ni auténticos. Quisiera referirme solo a dos:
El arrepentimiento por descubrimiento. Cuando somos descubiertos
por alguien y no podemos ocultar nuestro pecado, estamos obligados a
confesar nuestro pecado, pero en nuestro corazón realmente no estamos
arrepentidos por lo que hemos hecho.
El arrepentimiento para sí mismo. El resignaremos a decir: “He
cometido muchos errores y los he pagado”, pero queda hasta ahí. No
sentimos la necesidad de presentarnos ante Dios y dar cuenta de nuestros
hechos.
El arrepentimiento verdadero es sentirnos responsables delante de
Dios por todos nuestros actos y presentarnos delante de Él reconociendo
nuestras culpas y dando cuenta de nuestros hechos pecaminosos. Tenemos
por ejemplo a David “Contra ti, contra ti solo he pecado; he hecho lo malo
delante de tus ojos, para que seas reconocido justo en tu palabra y tenido
por puro en tu juicio” (Salmo 51:4); el hijo prodigo “El hijo le dijo: "Padre,
he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu
hijo" (Lucas 15:21) y el ladrón junto a la cruz de Jesús “Nosotros, a la
verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron
nuestros hechos; pero este ningún mal hizo” (Lucas 23:41).
Es por eso que el apóstol Pablo resumió su ministerio de enseñanza en
estos dos aspectos:
El arrepentimiento y la fe “Y cómo nada que fuera útil he rehuido de
anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos
y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro
Señor Jesucristo” (Hechos 20:20-21).
Sin arrepentimiento y fe, Dios no envía al Espíritu de su hijo a nuestros
corazones. Usted puede creer lo contrario, es libre para hacerlo. Aunque no
creo que sea la mejor decisión confiar en la experiencia y no en la fidelidad
de Dios y su palabra.
Cuando oímos su voz comprendemos que nuestros pecados nos
mantienen separados de Él (Romanos 3:23), que Jesús murió para quitar
nuestros pecados y culpas (1 Juan 3:5), que sin Él nada podemos hacer (Juan

86
15:5), y que Dios nos ama aunque no hayamos vivido una vida agradable
delante de Él (Romanos 5:8). Entonces, en ese momento, deseamos tener a
Jesús, vivir con Él y para Él, y abrimos nuestro corazón para confesar: “Soy
pecador, pero en ti hay perdón y vida eterna para mí. Quiero que entres a mi
corazón y me hagas la persona que tú quieres que yo sea.”
Cuando haces esto debes tener la seguridad de que Cristo entró en tu
vida. Es posible que esta acción produzca en ti un gran gozo;, una paz que
nunca antes habías sentido; o un deseo de amar, conocer, seguir y servir a
Dios; nuevas fuerzas; nueva esperanza. También es posible que vengan
dudas o pensamientos negativos. A menudo ocurre que algo tan grande y
significativo parezca una locura, pero ¡es maravilloso lo que ha sucedido en
ti...!
1.3. CRISTO HABITA EN TU CORAZÓN
“Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos
con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por
la fe en vuestros corazones” (Efesios 3:16-17a).

1 . 3 . 2 . C R I S TO H A B I TA E N T U C O R A Z Ó N C O N D O S
PROPÓSITOS:
Darte a conocer las riquezas de su gloria y para que tengas una
esperanza viva.
“A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este
misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de
gloria” (Colosenses 1:27).

Gloria tiene tres significados:


· Se refiere a Dios mismo “Su eterno poder y deidad”
(véase Romanos 1:23). La gloria de Dios es la
presencia manifiesta de Jesús “Él, que es el
resplandor de su gloria, la imagen misma de su
sustancia y quien sustenta todas las cosas con la
palabra de su poder, habiendo efectuado la
purificación de nuestros pecados por medio de sí
mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las

87
alturas” (Hebreos 1:3). Es por eso que llamamos al
Cielo la gloria de Dios, porque es la morada de Dios.
Entonces, esperanza de gloria significa la seguridad
de la vida eterna, que cuando morimos estaremos en
su gloria (en el cielo) para siempre con el Señor.
· Significa excelencia. El más alto nivel, lo más
grande, lo más sublime, la posición más elevada, lo
mejor. Esperanza de gloria significa que si Cristo está
en nosotros tenemos la esperanza de alcanzar los
mejores niveles en todos los aspectos de nuestra vida.
En todas las áreas o roles que desempeñamos en esta
vida. Eso quiere decir que tenemos la esperanza de
ser los mejores padres, antes éramos padres ausentes,
los mejores hijos, las mejores madres, los mejores
hermanos, los mejores amigos, los mejores
empleados, los mejores jefes, los mejores maestros,
los mejores alumnos, los mejores vecinos, etc. Sin
compararnos con nadie, ni hacerle daño a otros, sin
llenarnos de orgullo y soberbia.
Podemos preguntar quién alcanzo la gloria del fútbol,
del boxeo. Cuando hacemos esta pregunta estamos
pensando en las personas que alcanzaron los mejores
récords, los mejores niveles, los más grandes
galardones, las posiciones más elevadas o la
excelencia.
Gloria es la excelencia o cualidad distintiva de una
persona o cosa. La gloria del Líbano eran sus
árboles (Isaías 60.13)…La gloria de Dios denota sus
divinas perfecciones descubiertas a sus criaturas,
Ex. 33:18-19; Sal. 63:2; Hab. 2:14…La gloria de
Dios se revela en todas sus obras de creación y
providencia “Los cielos cuentan la gloria de Dios y
el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmo
23
19:1).

23 W. W. Rand, Diccionario de la Santa Biblia, (Thomas Nelson Inc, 2006), 248.

88
· Gloria también significa victoria, triunfo. Esperanza
de gloria es la esperanza de vencer cualquier
tentación, cualquier enemigo, cualquier prueba. No
hay pecado tan grande que no podamos vencer, no
hay tragedia, prueba o dolor que no podamos
soportar, no podemos decir, “estoy muy hundido,
muy profundo y de ahí no puedo salir”. “Estoy muy
enredado, no hay esperanza para mí”. Si Cristo está
en ti, no hay barreras, ni obstáculos que no puedas
superar.
Cristo resucito en gloria. Esa es su victoria y él nos
hace participes de su victoria “Al vencedor le
concederé que se siente conmigo en mi trono, así
como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en
su trono” (Apocalipsis 3:21). Y aunque tengamos
pruebas, tentación, tribulaciones y persecuciones, Él
nos dará la victoria. “Pero gracias a Dios, que nos
lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y que por
medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de
su conocimiento” (2 Corintios 2:14).

1.3.2. CRISTO HABITA EN TU CORAZÓN Y ESTO SIGNIFICA


QUE HOY COMENZÓ UNA NUEVA RELACIÓN ENTRE TÚ Y TU
DIOS.
Debes andar en esa comunión con la fe, el amor y la esperanza con que
le recibiste y que Dios hará crecer cada día más en ti. “Por tanto, de la
manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él” (Colosenses
2:6).
Cristo habita en tu corazón y ahora debes vivir por la fe. Confiando en
su amor por ti y afirmando, como lo hizo el apóstol Pablo “Cristo vive en
mí” (Gálatas 2:20).

89
1.3.2. CRISTO HABITA EN TU CORAZÓN PARA SIEMPRE.
Todos los días de tu vida, en cualquier lugar que estés, nunca estarás
solo porque Él estará contigo siempre, hasta el fin del mundo
“Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí
yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo
28:20).
Cristo habita en tu corazón y nunca más serás separados de él. “Vendré
otra vez para llevármelos conmigo, así ustedes estarán donde yo este”
(Juan 14:3). Esta promesa que Jesús hizo a sus discípulos es para ti también.

VERSICULO PARA MEMORIZAR


“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino quemas vive
Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del hijo de
Dios, el cual quien me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:20).

90
Preguntas

1. ¿Cuál es la primera promesa que Dios cumple al pecador para su


salvación?
2. ¿Cuál es la segunda promesa que Dios cumple al pecador para su
salvación?
3. ¿Cuáles son los dos elementos esenciales para nuestra salvación?
4. ¿Qué simboliza oír su voz?
5. ¿Cómo oímos la voz de Dios?
6. ¿Qué simboliza abrir la puerta?
7. ¿Cómo se dio cuenta que realmente Cristo entró en su vida?
8. ¿Cuáles son los tres significados de “Gloria”?
9. Escriba tres textos bíblicos que digan que Cristo vive en nuestro
corazón.
10. Escriba tres textos bíblicos que hablen de la presencia de Dios con
nosotros.

91
2 LECCIÓN

¡SOY HIJO DE DIOS!

En la lección anterior aprendimos que Cristo vive en nosotros y en esta


lección aprenderás que fuiste hecho hijo de Dios al recibir a Jesús como tu
Salvador.

Descendientes de Set
(Hijos de Dios)

· Poligamia · Invocaban a Dios


· Homicidio · Eran Justos
· Venganza y odio · Eran perfectos
Soberbia · Caminaban con Dios

La Biblia enseña que hombres y mujeres fueron creados por Dios, pero
desde el principio hace una distinción y no se señala a todos los hombres
como hijos de Dios. Ser creados no es lo mismo que ser hijos de Dios. Esa
marcada diferencia podemos verla entre los hijos de Adán y Eva. Los
descendientes de Set eran llamados hijos de Dios y los descendientes de
Caín eran llamados hijos de los hombres.

2.1.1. LOS DESCENDIENTES DE CAÍN ERAN


LLAMADOS LOS HIJOS DE LOS HOMBRES
Su vida estaba marcada por:
· La inmoralidad sexual “Lamec tomó para sí dos
mujeres: el nombre de la una fue Ada, y el nombre de
la otra, Zila” (Génesis 4:19). Es la primera vez que
se menciona que un hombre tomo para si dos
mujeres; Eso no se menciona de Adán, ni de la
familia de Set.

92
· La violencia y el homicidio. “Un día, Lamec dijo a
sus mujeres: "Ada y Zila, oíd mi voz; mujeres de
Lamec, escuchad mis palabras: A un hombre maté
por haberme herido y a un joven por haberme
golpeado” (Génesis 4:23).
· La venganza “Si siete veces será vengado Caín,
Lamec lo será setenta veces siete" (Génesis 4:24).
Creo sin temor a equivocarme que cuando Jesús
afirmó que debemos perdonar setenta veces siete,
tenía en mente esta escritura (véase Mateo 18:22).

2.1.2. LOS DESCENDIENTES DE SET ERAN


LLAMADOS LOS HIJOS DE DIOS
· Invocaban a Dios “Y a Set también le nació un hijo,
al que puso por nombre Enós. Entonces los hombres
comenzaron a invocar el nombre de Jehová”
(Génesis 4:26).
· Caminaban con Dios “Caminó, pues, Enoc con
Dios, y desapareció, porque lo llevó Dios” (Génesis
5:24).
· Eran justos y perfectos “Estos son los descendientes
de Noé: Noé, hombre justo, era perfecto entre los
hombres de su tiempo; caminó Noé con Dios”
(Génesis 6:9).
Entonces vemos que se destacan principalmente
Enós, Enoc y Noé. Esa línea continuó con Sem, luego
con Abraham, sigue Isaac y Jacob, después por Judá
hasta David. La Biblia presenta esa distinción hasta
la venida del unigénito Hijo de Dios “A Dios nadie lo
ha visto jamás; el unigénito Hijo,que está en el seno
del Padre, él lo ha dado a conocer” (Juan 1:18).

Con Jesús comienza la historia de la nueva creación de


Dios. Él vino a salvar primeramente a las ovejas perdidas de
la casa de Israel y luego a todos los que estábamos sin
esperanza y sin Dios en el mundo (Efesios 2:12). Nos recibió

93
y devolvió los derechos de hijos cual buen padre al hijo
pródigo arrepentido (Lucas 15:20-24). Así que tu relación
con Dios ahora es muy especial, íntima y amorosa. Es una
relación de hijo a Padre.

2.3. ¿CUANDO FUISTE HECHO HIJO DE DIOS?


· Al recibir a Jesús das una demostración de que tu fe es
verdadera. Muchos dicen creer pero rechazan a Jesús;
ésta no es verdadera fe “A lo suyo vino, pero los suyos
no lo recibieron” (Juan 1:11). Los que le reciben son
los que verdaderamente creen en su nombre “Mas a
todos los que lo recibieron, a quienes creen en su
nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”
(Juan 1:12).
· Al recibir a Jesús naciste de nuevo en Cristo, naciste
de Dios “Estos no nacieron de sangre, ni por
voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de
Dios” (Juan 1:13). El Espíritu Santo de Dios puso en
ti una nueva naturaleza. Fuiste engendrado de Dios
(Juan 1:13 RVC).
· No es un nacimiento físico “Nicodemo le preguntó: --
¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede
acaso entrar por segunda vez en el vientre de su
madre y nacer?” (Juan 3:4); es un nacimiento
espiritual., “Respondió Jesús: --De cierto, de cierto
te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no
puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la
carne, carne es; y lo que nace del Espíritu, espíritu
es” (Juan 3:5-6).
· Al recibir a Jesús fuiste creado de nuevo en Cristo
Jesús “Pues somos hechura suya, creados en Cristo
Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de
antemano para que anduviéramos en ellas” (Efesios
2:10). Ahora eres una nueva criatura en Cristo “De
modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura
es: las cosas viejas pasaron; todas son hechas
nuevas” (2 Corintios 5:17). Formas parte de la nueva

94
creación de Dios “Porque, en Cristo Jesús, ni la
circuncisión vale nada ni la incircuncisión, sino la
nueva criatura” (Gálatas 6:15).

Es posible que te asombres ante tanta maravilla y pienses


en tus debilidades. Debes creer que Dios que comenzó una
gran obra en tu vida y la perfeccionará “Estando persuadido
de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra la
perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6).
Así creía el apóstol Pablo y enseñaba a todas las iglesias de
Dios.

2.4. BENDICIONES DE SER HIJOS DE DIOS.


Lo que ves a continuación son tus derechos de hijo
restaurados en Cristo Jesús.
· Tu nombre fue escrito en el Libro de la vida “El que
no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado
al lago de fuego” (Apocalipsis 20:15). Este debe ser
motivo de mucho gozo y felicidad para ti. Una vez
Moisés se atrevió a pedirle a Dios que le borrara de su
libro “Sin embargo, yo te ruego que les perdones su
pecado. Pero si no vas a perdonarlos, ¡bórrame del
libro que has escrito!” (Exodo 32:32).

· Has pasado a formar parte de la familia de Dios “Por


eso, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino
conciudadanos de los santos y miembros de la familia
de Dios” (Efesios 2:19). Ya no eres un extranjero ante
Dios, eres su hijo.

· Serás hecho semejantes a Jesús en su carácter y


conducta “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre,
para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el
mundo no nos conoce, porque no lo conoció a él.
Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha
manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que
cuando él se manifieste, seremos semejantes a él,
95
porque lo veremos tal como él es” (1 Juan 3:1-2).
· Eres herederos de Dios y coherederos con Cristo y
juntamente con Él serás glorificados “El Espíritu
mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos
hijos de Dios. Y si hijos, también herederos;
herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que
padecemos juntamente con él, para que juntamente
con él seamos glorificados” (Romanos 8:16-17). Esa
herencia es insuperable, incomparable y eterna “Para
una herencia incorruptible, incontaminada e
inmarchitable, reservada en los cielos para
vosotros” (1 Pedro 1:4).

2.5. EJEMPLO DE MOISÉS COMO HIJO DE DIOS


Tenemos un ejemplo maravilloso de Moisés en Hebreos
11:24-25:
· Rehusó ser llamado hijo de la hija del faraón y Prefirió
ser hijo de Dios
“Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse
hijo de la hija del faraón” V.24. Moisés no quiso ser
hijo del mundo, prefirió ser hijo de Dios. Es triste que
hoy algunos hagan lo contrario. Se avergüenzan de
ser hijos de Dios y quieren ser hijos del mundo.
Tienen los valores distorsionados. Están cegados por
su pecado, como el hijo prodigo cuando decidió
abandonar la casa de su padre e irse a una provincia
apartada.

· Rehusó los deleites temporales del pecado y prefirió


ser maltratado con el pueblo de Dios
“Prefiriendo ser maltratado con el pueblo de Dios,
antes que gozar de los deleites temporales del
pecado” V.25.
Moisés consideró el pecado como deleite temporal.
El pecado con todo su atractivo no perdurara. Su
aparente esplendor desaparecerá pronto; pero no

96
antes sin dejar huellas en aquellos que gozosos se
deleitaron en él. Habrá enfriado el amor, secado el
gozo, erosionado la paz, debilitado la fe y quitado la
inspiración para vivir.
Dios es nuestro verdadero deleite “Deléitate
asimismo en Jehová y él te concederá las peticiones
de tu corazón” (Salmo 37:5).

· Rehusó los tesoros de los egipcios y prefirió sufrir


injustamente por la causa de Dios y asi tener la
recompensa de Dios “Teniendo por mayores riquezas
el oprobio de Cristo que los tesoros de los egipcios,
porque tenía puesta la mirada en la recompensa”
V.26.
Las riquezas son pasajeras. La recompensa que el
mundo nos da es efímera. Aunque nos aferremos a
algo no podremos llevarlo a nuestra eternidad. Los
que aman las riquezas serán traspasados de muchos
dolores “Porque raíz de todos los males es el amor al
dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de
la fe y fueron atormentados con muchos dolores” (1
Timoteo 6:10). Hacer la voluntad de Dios tiene

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“Más a todos los que los recibieron, a los quienes
creen en su nombre, les dio potestad
de ser hechos hijos de Dios”
(Juan 1:12).

97
Preguntas

1. ¿Cuál es la descendencia de los hijos de Dios?


2. ¿Cuál es la descendencia de los hijos de los hombres?
3. Trace la línea de los hijos de Dios desde Adán hasta Jesús
4. ¿Cualidades de los hijos de Dios?
5. ¿Cualidades de los hijos de los hombres?
6. ¿Cómo llegaste a ser hijo de Dios?
7. ¿Cuáles son las bendiciones de ser hijos de Dios?
8. ¿Cuál fue el ejemplo de Moisés?
9. ¿Cómo te sientes como hijo de Dios?
10. ¿Crees que se mantiene la distinción entre los hijos de Dios y los
hijos del mundo en el día de hoy?

99
LECCIÓN 3
SOY PERDONADO

INTRODUCCION:
Una de las bendiciones más especiales de la vida cristiana es el perdón.
El salmista David escribió sobre la dicha del perdón. No solo por referencia,
sino por experiencia. “Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido
perdonada y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien
Jehová no culpa de iniquidad y en cuyo espíritu no hay engaño” (Salmo
32:1-2).

3.1. LA VOLUNTAD DE DIOS NO ES CONDENAR AL MUNDO


En una ocasión “Los escribas y fariseos trajeron a Jesús a una mujer
sorprendida en adulterio y poniéndola en medio le dijeron: en la Ley nos
mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?” Ante la
insistencia de ellos, Jesús respondió: “El que de vosotros esté sin pecado
sea el primero en arrojar la piedra contra ella”. Pero ninguno pudo
hacerlo, pues todos estaban acusados por su conciencia. Uno por uno
salieron y cuando la mujer quedó a solas con Jesús, él le dijo: “...Ni yo te
condeno; vete y no peques más” (Juan 8:1-11).
Jesús tenía autoridad para condenarla, pero no lo hizo. El no justificó el
pecado: no dijo, “Tranquila mujer, yo sé que esos escribas y fariseos son
muy exagerados” Ni minimizo sus consecuencias. No le dijo: “Ese fue un
error, una equivocación más” Tampoco lo toleró: le dijo, “Vete y no peques
más” En una oportunidad también se lo dijo a un ciego que había sanado
“Después lo halló Jesús en el templo y le dijo: --Mira, has sido sanado; no
peques más, para que no te suceda algo peor” (Juan 5.14).
Esta es una demostración de su gracia salvadora. Jesús no vino para
condenar al mundo “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al
mundo, sino para que el mundo sea salvo por él” (Juan 3:17).
La voluntad de Dios no es que vivas en vergüenza y culpa
El diablo es el acusador, pero no tiene potestad para condenar a nadie.

99
El mismo está condenado "Entonces dirá también a los de la izquierda:
“Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus
ángeles” (Mateo 25:41). Muchos cristianos viven acusados por el diablo.
Es la mejor manera que Satanás ha encontrado para oprimir a los hijos
de Dios. Algunos viven una vida muy triste como cristianos; una vida de
culpa y vergüenza. “La tristeza que es según Dios produce arrepentimiento
para salvación, de lo cual no hay que arrepentirse; pero la tristeza del
mundo produce muerte” (2 Corintios 7:10). Dios nos redarguye de pecado,
nos guía al arrepentimiento, pero no es su propósito que vivamos tristes,
avergonzados y culpables. Cuando Adán y Eva pecaron, Dios los confrontó,
pero no los destinó a una vida de vergüenza y culpa. Al contrario le hizo un
vestido para que cubrieran su vergüenza (véase Génesis 3.21).

3.2. JESUS VINO A SALVARNOS DE NUESTROS


PECADOS
· Juan el Bautista afirmó: “¡Este es el Cordero de Dios,
que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29).
· El ángel le dijo a María: “Le pondrás por nombre
Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”
(Mateo 1:21, véase también / 1 Juan 3:5).
· En su ministerio Jesús dio a conocer que éste era su
propósito “Pues para que sepáis que el Hijo del
hombre tiene potestad en la tierra para perdonar
pecados --dijo al paralítico--:” (Marcos 2:10).
· En su agonía en la cruz, Jesús manifestó su deseo de
que todos fuesen incluidos.
Aunque Cristo murió por todos, unos aceptarán su
sacrificio, dejaran su pecado, creerán en él y serán
perdonados, pero otros morirán en su obstinación “El que en
él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido
condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito
Hijo de Dios” (Juan 3:18).

3.3. LA NECESIDAD DEL PERDON


· El pecado nos separa de Dios “Por cuanto todos
pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”
(Romanos 3:23).
100
· En el pecado vivimos bajo maldición “Todos los que
dependen de las obras de la Ley están bajo maldición,
pues escrito está: “Maldito sea el que no permanezca
en todas las cosas escritas en el libro de la Ley, para
cumplirlas" (Gálatas 3:10).

3.4. JESÚS PROVEE EL PERDÓN A TRAVÉS DE SU


MUERTE SUSTITUTIVA:
· Él murió en nuestro lugar “Pero Dios muestra su
amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos
5:8).
· Cristo nos libró de la maldición de la ley entregando
su vida y derramando su sangre para limpiarnos de
nuestras inmundicias “Cristo nos redimió de la
maldición de la Ley, haciéndose maldición por
nosotros (pues está escrito: "Maldito todo el que es
colgado en un madero")” (Gálatas 3:13).
· Así nuestras culpas fueron anuladas y, nuestra
posición delante de Dios cambió. Fuimos hechos
justos por su muerte injusta; benditos por la
maldición que pesó sobre Él, recibiendo así vida por
su muerte y resurrección. Él ocupó nuestro lugar en la
cruz; nosotros debemos ocupar su lugar en el mundo
viviendo una vida santa y justa.

Analizar a la luz de la escritura el sacrifico de Cristo, nos


ayuda a entender el perdón que Dios nos ofrece, pero
debemos también voltear la mirada y ver al ladrón
arrepentido y aprender de él lo que significa un verdadero
arrepentimiento. (Lucas 23:39-43).

3.5. LOS PASOS HACIA EL PERDÓN


Aunque la gente tilde de oportunista a este ladrón y de la
misma manera lo haga con los que buscan a Dios para escapar
de su mal, quedé maravillado al analizar su arrepentimiento.

101
Creo que todos debemos aprender de este hombre lo que
significa un arrepentimiento genuino y verdadero.
El verdadero arrepentimiento significa:
· Temer a Dios y apartarnos del mal. Quizás antes de
este momento y al cometer sus fechorías no tenía el
más mínimo temor a Dios. Pero en este momento su
temor de Dios no le permitió participar con el otro
ladrón en maldecir a Jesús, sino por el contrario, lo
reprendió “Respondiendo el otro, lo reprendió,
diciendo:--¿Ni siquiera estando en la misma
condenación temes tú a Dios?” (v. 40).
· Reconocer nuestro pecado y la justicia de Dios
“Nosotros, a la verdad, justamente padecemos,
porque recibimos lo que merecieron nuestros
hechos” (v. 41a). Asumió la responsabilidad de su
pecado y no se justificó delante de Jesús culpando a
otros por su desgracia ¡Cuando dejaremos de exhibir
nuestros trapos de inmundicia delante de Dios! y con
sinceridad, asumiremos la responsabilidad de
nuestros pecados, tal y como lo hizo David, quien
confesó “Contra ti, contra ti solo he pecado” (Salmo
51:4) y como lo hizo el hijo pródigo “El hijo le dijo:
"Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no
soy digno de ser llamado tu hijo" (Lucas 15:21).
· Reconocer a Jesús como el Cordero sin mancha ni
contaminación, que fue ofrecido y sacrificado por
nuestros pecados. (Refiriéndose a Jesús, el ladrón dijo
“…Pero este ningún mal hizo” (Lucas 23:41).
· Clamar a la misericordia de Dios. “Y dijo a Jesús: --
Acuérdate de mí cuando vengas en tu Reino” V. 42
Esto hizo el ladrón arrepentido y Jesús garantizó su
perdón “Entonces Jesús le dijo: --De cierto te digo
que hoy estarás conmigo en el paraíso” V. 43.

Es bueno afirmar que sin Jesús no hay perdón. Somos


perdonados por nuestra fe en Jesús. Si te justificas delante de
Dios, tus pecados te condenarán, pero si asumes tu
culpabilidad, tus pecados te son perdonados.
102
3.6. LAS BENDICIONES DEL PERDON
Quitar nuestras culpas y limpiar nuestro pecado.
Fue lo que experimentó el profeta Isaías “Tocando con él
sobre mi boca, dijo: --He aquí que esto tocó tus labios, y es
quitada tu culpa y limpio tu pecado” (Isaías 6:7).
Cuando recibiste a Jesús:
· Él borró tus pecados "Yo, yo soy quien borro tus
rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré
de tus pecados” (Isaías 43:25) “Así que, arrepentíos
y convertíos para que sean borrados vuestros
pecados; para que vengan de la presencia del Señor
tiempos de consuelo” (Hechos 3:19).
· Dios no se acordará más de tus pecados “Él volverá a
tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras
iniquidades y echará a lo profundo del mar todos
nuestros pecados” (Miqueas 7:19).
· Dios te limpiara de todo pecado “Si confesamos
nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar
nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1
Juan 1:9).
· Dios limpiará hasta lo más puro tus escorias. (Isaías
1:25). Quiero que aprendas esta gran verdad: Cuando
confiesas al Jesús como tu Salvador es quitada tu
culpa. Cuando confiesas tus faltas al Señor tus faltas,
tu alma, tu corazón y tu cuerpo son limpios de todas
tus impurezas (Isaías 6:7).

NUESTRA LUCHA SOBRE EL PERDÓN


Lo más difícil es creer en el perdón de Dios y perdonarnos a nosotros
mismos.
Los hermanos de José tuvieron esa lucha: no creían en el perdón de
José y no se perdonaron a ellos mismos. Cuando su padre Jacob murió, ellos
pensaron que José iba a tomar venganza sobre ellos. José debió sentirse tan
triste que sus hermanos pensaran de esa manera y no creyeran en su perdón y
bondad. Pienso que así debe sentirse Dios cuando no creemos en su perdón e
inmensa bondad para con nosotros.

103
“Al ver los hermanos de José que su padre había muerto, dijeron: --Quizá
nos aborrecerá José, y nos dará el pago de todo el mal que le hicimos.
Entonces enviaron a decir a José: "Tu padre mandó antes de su muerte,
diciendo: "Así diréis a José: Te ruego que perdones ahora la maldad de tus
hermanos y su pecado, porque te trataron mal "; por eso, ahora te
rogamos que perdones la maldad de los siervos del Dios de tu padre". Y
José lloró mientras hablaban. Llegaron también sus hermanos, se
postraron delante de él y dijeron:
--Aquí nos tienes. Somos tus esclavos.Pero José les respondió: --No
temáis, pues ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis
hacerme mal, pero Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy,
para mantener con vida a mucha gente. Ahora, pues, no tengáis miedo; yo
os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. Así los consoló, pues les habló al
corazón” (Génesis 50:15-21).
Creamos en la sinceridad de Dios al amarnos y perdonarnos y no
vivamos más en temor, vergüenza y culpa.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“Volveré mi mano contra ti,
limpiaré hasta con lejía tus escorias
y quitaré todas tus impurezas
y limpiare hasta lo más puro
todas tus escorias”
(Isaías 1:25).

104
Preguntas

1. ¿Cuál fue la actitud de Jesús hacia la mujer adúltera?


2. ¿Cuál fue la actitud de Jesús hacia los escribas y fariseos?
3. ¿Escriba tres textos bíblicos que hablen del propósito de Jesús de
perdonarnos.
4. ¿Por qué necesitamos el perdón?
5. ¿Al final todos serán perdonados?
6. ¿Qué es un arrepentimiento verdadero?
7. Describa las bendiciones del perdón
8. ¿Puede el diablo condenar a alguien?
9. ¿Le has confesado todos tus pecados a Dios?
10. ¿Estas libre de culpas y limpio de pecado?

105
LECCIÓN 4
SOY HEREDERO
DE LA GLORIA DE DIOS
¿Aniquilación o Separación?
Es bueno que tengamos en claro que la vida que recibimos de Dios es
eterna. Por ello, en la Palabra de Dios cuando se habla de su la muerte, no se
refiere a ser aniquilado o dejar de existir, sino a ser estar separado de Dios.
Esto explica por qué, cuando Adán y Eva pecaron, no fueron aniquilados.
Más bien, su pecado les separó temporalmente de Dios, pero luego fueron
reconciliados con Él. Así sucede con todos los que se arrepienten de sus
pecados y creen en Jesús.

4.1. VIVIENDO EN PECADO NO TENEMOS HERENCIA.


Mientras estamos en este mundo tenemos oportunidad de
arrepentirnos y volver a Dios. Entonces, esa separación termina y se da
inicio a una relación personal con Dios, a una unión Espiritual con el Señor.
Él nos limpia de nuestras inmundicias, nos quita el corazón de piedra y pone
en nosotros el Espíritu Santo (véase Ezequiel 36:26). Él nos da vida aun
cuando estamos muertos en nuestros delitos y pecados (véase Efesios 2:1,
4,5). El pecado nos separa, pero la vida que Él nos da nos mantiene unidos.
Dios permanece en nosotros y nosotros en Él.
Cuando recibimos a Jesús recibimos la vida verdadera, abundante,
gloriosa y eterna (Juan 5:24). Pasamos de la muerte a la vida, como en el
relato del hijo pródigo: “Este hijo mi hijo muerto era se había muerto y ha
revivido” (véase Lucas 15:24).
Pero si persistimos en nuestros pecados e incredulidad, si
endurecemos nuestro corazón, La separación temporal se convierte en
separación eterna. La Biblia la llama muerte eterna, condenación, lugar de
tormento, prisiones eternas, lago de fuego e infierno. El apóstol Pablo
describe la separación eterna en estos términos “Estos sufrirán pena de
eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su
poder” (2 Tesalonicenses 1:9). Jesús dijo que perdemos la oportunidad si
no nos arrepentimos “Os digo: no, antes si no os arrepentís, todos

106
pereceréis igualmente” (Lucas 13:3) y sino creemos en Él. “El que en él
cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque
no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios” (Juan 3:18).

4.2. VERDADES SOBRE LA VIDA ETERNA


· La vida eterna es una dádiva de Dios “Porque la paga
del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida
eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Romanos
6:23).
· La garantía de esa vida está en el hecho de que
tenemos a Jesús viviendo en nuestros corazones “Y
este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida
eterna y esta vida está en su Hijo.El que tiene al Hijo
tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene
la vida” (1 Juan 5:11-12).
· Tener vida eterna nos asegura que nos seremos
separados de Dios, ni nadie podrá arrebatarnos de su
mano “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me
siguen; yo les doy vida eterna y no perecerán jamás,
ni nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10:27-
28).
Nada ni nadie podrá separarnos del Señor “¿Quién
nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación,
angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro
o espada?Como está escrito: “Por causa de ti somos
muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas
de matadero" Por lo cual estoy seguro de que ni la
muerte ni la vida, ni ángeles ni principados ni
potestades, ni lo presente ni lo por venir, ni lo alto ni
lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá
separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús,
Señor nuestro (Romanos 8:35-39).
· Tener vida eterna nos asegura que no seremos
condenados "De cierto, de cierto os digo: El que oye
mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y
no vendrá a condenación, sino que ha pasado de
muerte a vida” (Juan 5:24).
107
· Jesús describió la vida eterna como el conocimiento
personal de Dios “Y esta es la vida eterna: que te
conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a
Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).
· La Biblia describe a Jesús mismo como la vida eterna
“Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos
ha dado entendimiento para conocer al que es
verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo
Jesucristo. Este es el verdadero Dios y la vida
eterna” (1 Juan 5:20).

4.3. DIOS TE HA DADO VIDA ETERNA

4.3.1. LA VIDA ETERNA EN EL CIELO


Cristo nos ha resucitado a una vida nueva, y un día seremos
glorificados para estar siempre con el Señor “En la casa de mi Padre
muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a
preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra
vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también
estéis” (Juan 14:2-3); (vease también Apocalipsis 3:21; Efesios 2:6).

4.3.2. LA VIDA ETERNA AQUÍ.


Así que debemos dejar de pensar en la vida eterna solo respecto al
cielo, como algunos dicen: “Cuando esté en el cielo, allí todo será armonía,
gozo, paz, felicidad.” Tales personas aquí se hacen víctimas de las
circunstancias difíciles y viven con ansiedad, afán, tristezas, temores y
contiendas. Si tú tienes a Cristo en tu vida tienes vida eterna, Cristo vive en
ti. De manera que en este mundo, a pesar de las sus dificultades y
limitaciones, puedes tener el gozo inefable y glorioso que describe el
apóstol Pedro “Vosotros, que lo amáis sin haberlo visto, creyendo en él
aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso” (1
Pedro 1:8); lo que Pablo llama la paz que sobrepasa todo entendimiento “Y
la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros
corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” ( Filipenses 4:7) y el
amor que excede a todo conocimiento “Y de conocer el amor de Cristo, que

108
excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de
Dios” (Efesios 3:19). Debes vivir aquí la sombra y primicias del cielo, no la
sombra y primicias del infierno como los que no tienen al Señor. Y si la
muerte te sorprende, ya perdió su significado y su poder, pues como dijo
Pablo: “Para mí el vivir es Cristo y el morir, es ganancia” (Filipenses
1:21), porque el morir es cerrar los ojos en este mundo para abrirlos en la
gloria de Dios, esto para cada hijo de Dios.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“Y este es el testimonio:
que Dios nos ha dado vida eterna
y esta vida está en su Hijo.;
El que tiene al Hijo tiene la vida;,
el que no tiene al Hijo de Dios
no tiene la vida”
(1 Juan 5:11-12).

109
Preguntas

1. La palabra muerte en la Biblia significa: ANIQUILACIÓN O


SEPARACIÓN (subraye la respuesta correcta).
2. ¿Por qué si vivimos en pecado no tenemos herencia?
2. ¿Qué sucede con la separación temporal si nos arrepentimos y
creemos en Cristo?
3. ¿Qué sucede con la separación temporal si persistimos en nuestros
pecados e incredulidad?
4. ¿Cuáles son las 6 verdades importantes en relación a la vida eterna?
5. ¿Cómo describe la biblia la separación eterna?
6. ¿Qué nos garantiza que tenemos vida eterna?
7. ¿Escribe siete cosas que no podrán separarnos del amor de Dios?
8. ¿Cómo describió Jesús la vida eterna?
9. ¿Qué nos asegura la vida eterna?
10. ¿Qué significa la muerte para el cristiano?

110
LECCIÓN 5
SOY TEMPLO DE DIOS

La primera vez que Jesús se refirió al cuerpo como un templo se


encuentra en Juan 2:19-22. Cuando echó fuera del Templo a los que
vendían bueyes y palomas y a los cambistas allí sentados, en su declaración
les dijo: —“ Destruid este templo y en tres días lo levantaré”. Entonces los
judíos dijeron: —“En 46 cuarenta y seis años fue edificado este Templo, ¿y
tú en tres días lo levantarás? Mas Pero él hablaba del templo de su cuerpo”
(Juan 2:19-21).

5.1. HAY DOS COSAS IMPORTANTES A SABER


SOBRE EL TEMPLO:
· El templo representaba la presencia de Dios entre el
pueblo.
El templo, como su predecesor el tabernáculo, era
considerado un punto de encuentro entre el cielo y la
tierra, el lugar donde el trascendente Señor de todo se
deleitaba en manifestar su gloria en medio de su
pueblo Israel.24
· El propósito principal del Templo era la adoración a
Dios.

Cuando Jesús purificó el Templo, reafirmó Su propósito: “Mi casa,


casa de oración será llamada, pero vosotros la habéis hecho cueva de
ladrones” (Mateo 21: 12-13).

24 David Peterson, En la presencia de Dios, una teología bíblica de la adoración,


(Libros andamio, 2003), 76.

111
Las tres afirmaciones que el Apóstol Pablo hace a la iglesia de Corinto en sus
epístolas son como un llamado a la conciencia, a despertar a esta realidad
tan importante y a reconocer que la presencia de Dios estaba en ellos; así que
debían apartarse de la inmundicia y el pecado.

5.2. NUESTRO CUERPO ES TEMPLO DE DIOS


“¿Acaso no sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios
está en vosotros?Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a
él, porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Corintios
3:16-17), Él apóstol Pablo nos enseña que nuestro cuerpo es templo de Dios
y, que el Espíritu Santo está en nosotros. Por ello nuestro cuerpo es santo y
no debemos vivir en pleitos y divisiones, cuyo origen es el pretender ser más
sabios que los demás y de esta manera ofender y dañarlos.

5.3. NUESTRO CUERPO ES TEMPLO DE CRISTO


¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Y vosotros sois
el templo del Dios viviente, como Dios dijo: "Habitaré y andaré entre
ellos; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo". Por lo cual, "Salid de en
medio de ellos y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo impuro; y yo os
recibiré” (2 Corintios 6:16-17), Este texto nos enseña que somos templos
del Dios viviente, contrarrestando la idolatría que prevalecía en la iglesia.
“No hay acuerdos entre el Templo de Dios y los ídolos”; que el
mandamiento de Dios para nosotros es salir de en medio de los incrédulos,
apartarnos y no tocar lo inmundo.

5.4. NUESTRO CUERPO ES TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO


“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual
está en vosotros, el cual habéis recibido de Dios, y que no sois vuestros?”
(1 Corintios 6:19). Este texto nos enseña que nuestros cuerpos son templos
del Espíritu Santo de Dios que mora en nosotros, en contraste con lo que
pensaban los corintios: “Pero el cuerpo no es para la inmoralidad sexual,

112
5.5. ADVERTENCIA Y MANDAMIENTO

5.5.1 SE NOS ADVIERTE A NO DESTRUIR EL


TEMPLO DE DIOS
¿Qué significa destruir el Templo de Dios?
· Para algunos no destruir el templo de Dios es
abstenerse de alimentos que pueden causar daño a la
salud. Casi siempre cuando los creyentes piensan en
esta advertencia tienen en mente la salud física.
· Otros piensan que significa abstenernos del pecado.
El apóstol Pablo nos exhorta en esa dirección “No
reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de
modo que lo obedezcáis en sus apetitos; ni tampoco
presentéis vuestros miembros al pecado como
instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros
mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y
vuestros miembros a Dios como instrumentos de
justicia” (Romanos 6:12-13).
· Creo que destruir el templo de Dios es causar daño a
nuestros hermanos en Cristo.
Si analizamos el contexto vemos que Pablo está
contrarrestando los celos, contiendas y divisiones
entre los hermanos (véase 1 Corintios 3). Cada
creyente es templo de Dios y causar daño a algunos de
ellos es destruir el templo de Dios. Cuando
criticamos, ofendemos, defraudamos y hacemos
cualquier mal en contra de un hermano estamos
destruyendo el templo de Dios. La respuesta de Dios
es que él nos destruirá. Conocemos acerca del celo
que Dios tiene por su templo por la escritura que dice
“El celo de tu casa me consume” y el relato bíblico
cuando Jesús echo a los cambistas del templo. Pero se
ha detenido a pensar en ese mismo celo que Dios
siente cuando dañamos a nuestros hermanos. Si está
pensando que base tengo para hacer esta afirmación,
lea 1 Tesalonicenses 4:6 y saque sus propias
conclusiones “Que ninguno agravie ni engañe en

113
nada a su hermano, porque, como ya os hemos dicho
y testificado, el Señor es vengador de todo esto.”

5.5.2. SE NOS MANDA A GLORIFICAR A DIOS EN


NUESTRO CUERPO
“Pues habéis sido comprados por precio; glorificad, pues,
a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son
de Dios” (1 Corintios 6:20)
¿Qué significa glorificar a Dios en nuestro cuerpo?
· Limpiarnos de todo pecado “Así que, amados, puesto
que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda
contaminación de carne y de espíritu,
perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (2
Corintios 7:1).
· Presentar nuestro cuerpo a Dios “Como sacrificio
vivo, santo, agradable a Dios” (Romanos 12:1) para
hacer su voluntad. Dispuestos a obedecerlos y hacer
las cosas que son agradables delante de él.
· Es presentar nuestros miembros a Dios “Como
instrumento de justicia” (véase Romanos 6:13).
Dispuestos a servir a Dios. Pablo dijo: “…Yo mismo
me gastare del todo por amor de vuestras almas…”
(2 Corintios 12:15). Sirva a Dios. Ame a Dios con
todas sus fuerzas. Haga cualquier sacrificio o
esfuerzo por la obra de Dios.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“¿O ignoráis que vuestro cuerpo
es templo del Espíritu Santo,
el cual tenéis está en vosotros,
el cual habéis recibido de Dios,
y que no sois vuestros?
” 1 Corintios 6:19.

114
Preguntas

1. ¿Cuál fue la primera vez que Jesús habló de su cuerpo como


templo?
2. Escribe el texto bíblico que dice que somos templos de Dios
3. Escribe el texto bíblico que dice que somos templos de Cristo
4. Escribe el texto bíblico que dice que somos templos del Espíritu
Santo
5. ¿Cómo destruimos el templo de Dios?
6. ¿Cómo glorificamos a Dios en nuestro cuerpo?
7. ¿Cuáles pecados debemos abandonar los que somos templo de
Dios?
8. ¿Qué importancia tenía el templo para los hebreos?
9. ¿Le ayuda esta lección a tener cuidado de dañar o destruir a otro
cristiano?
10. ¿Cómo está tu vida como templo de Dios?

115
LECCIÓN 6
SOY ESCUCHADO
Y FAVORECIDO POR DIOS
INTRODUCCION:
“He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha
endurecido su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división
entre vosotros y vuestro Dios y vuestros pecados han hecho que oculte de
vosotros su rostro para no oíros” (Isaías 59:1-2).
Este texto nos enseña dos cosas importantes:
· El brazo del Señor no se ha a cortado a través del tiempo, ni sus oídos
se han cerrado.
· La iniquidad y la obstinación del hombre hacen que el oculte su
rostro para no oír.
Pero la buena noticia es que al creer en Cristo nuestros pecados fueron
perdonados y ya no hay separación entre nosotros y Dios, de manera que
ahora no existe ningún estorbo.

6.1. DIOS NOS OYE Y NOS RESPONDE


“Esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa
conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en
cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le
hayamos hecho (1 Juan 5:15-16).

Antes éramos hijos de desobediencia, ahora somos hijos de Dios y Él


es nuestro Padre. A veces pensamos que al orar pedimos demasiado, pero
ahora deberíamos pensar lo contrario. Jesús nos anima: “Hasta ahora nada
habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea
completo” (Juan 16:24). Ese gozo completo se refiere a la satisfacción y la
alegría que sentiremos cuando Él nos haya concedido los deseos de nuestro
corazón.

116
6.2. EJEMPLO DE ABRAHAM
Al patriarca Abraham Dios le dio muchas riquezas y gloria. Un día
Abraham le dijo a Dios que su gozo no era completo porque su heredero
sería un esclavo, pues El no le había dado hijo “Respondió Abram: --Señor
Jehová, ¿qué me darás, si no me has dado hijos y el mayordomo de mi casa
es ese Eliezer, el damasceno? Dijo también Abram: --Como no me has
dado prole, mi heredero será un esclavo nacido en mi casa” (Génesis 15:2-
3).
Dios oyó su oración y le respondió “Luego vino a él palabra de
Jehová, diciendo: --No te heredará este, sino que un hijo tuyo será el que te
herede. Entonces lo llevó fuera y le dijo:
--Mira ahora los cielos y cuenta las estrellas, si es que las puedes
contar. Y añadió: --Así será tu descendencia. Abram creyó a Jehová y le fue
contado por justicia” (Génesis 15:4-6). El gozo de Abraham y Sara, su
mujer, fue cumplido al tener su hijo Isaac. Dios quiere y puede hacer de la
misma manera con cada uno de nosotros.

6.3. DEBEMOS ACERCARNOS A ÉL CON


CONFIANZA
· Él recompensa a los que le buscan “Pero sin fe es
imposible agradar a Dios, porque es necesario que
el que se acerca a Dios crea que él existe y que
recompensa a los que lo buscan” (Hebreos 11:6).
· Si permanecemos en Él, todo lo que pidamos Él nos
lo dará “Si permanecéis en mí y mis palabras
permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis y
os será hecho” (Juan15:7).
· Si hacemos lo que agrada a Dios, todo lo que
pidiéremos en oración sabemos que lo recibiremos de
Él “Y cualquiera cosa que pidamos la recibiremos de
él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos
las cosas que son agradables delante de él” (1 Juan
3:22).
· El añadirá lo que nos haga falta “Buscad
primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas
estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

117
6.4. PEDIR CONFORME A SU VOLUNTAD
Un detalle muy importante es que la frase “Si pedimos alguna cosa
conforme a su voluntad” (véase 1 Juan 5:14), no debe convertirse en una
limitación en nuestra vida de oración, más bien debemos entenderla como
una puerta abierta a nuestras vida.
Pedir conforme a su voluntad es pedir lo que uno quiera; pero teniendo
como mayor deseo hacer la voluntad de Dios.
Pida lo que usted desee a Dios; confíe que Su voluntad es buena,
agradable y perfecta (véase Romanos 12:2); y sométase a Su voluntad
como lo hizo Jesús en su oración en el huerto de Getsemaní. Dios mira y
prueba nuestro corazón, si queremos hacer su voluntad y nuestro corazón es
perfecto para con Él; Dios nos mostrará Su poder a favor nuestro. (Véase 1
Juan 5:14; 2 Crónicas 16:9). Dios conoce tus necesidades, debilidades y
tentaciones. Acércate a Él con confianza., No te sientas rechazado por Dios,
Él te invita a que recibas Su tierno amor, Su infinita bondad y Sus eternas
misericordias.
Si recibiste a Jesús esta invitación es para ti: “Acerquémonos, pues
confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y gracia
para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).
Aparta una hora y un lugar determinado para presentarte delante de
Dios cada día (Salmo 5:1-3). Dale a conocer tus peticiones en oración y
ruego (Filipenses 4:6) y “No tendrá[s] falta de ningún bien” (Salmo
34:10).

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre;
pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo
sea completo” (Juan 16:24).

118
Preguntas

1. ¿Qué impide que nuestras oraciones sean respondidas?


1. ¿Qué razón tiene Dios para oírnos y respondernos?    
2. ¿A qué se refiere Jesús cuando dice “Para que vuestro gozo sea
completo”?
3. ¿De qué manera Dios cumplió el gozo de Abraham y Sara?
4. ¿Qué significa que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta?
5. ¿Qué significa pedir conforme a Su voluntad?
6. Escribe tres oraciones personales que Dios te ha respondido
7. ¿Hay algo en tu vida que te hacer sentir incompleto?
8. ¿Tienes un lugar determinado y una hora específica para tu tiempo
devocional?
9. ¿Has vivido momento en los que has sentido que Dios no te oye, ni te
responde?
10. Escribe tres textos bíblicos donde Dios promete responder nuestras
oraciones

119
LECCIÓN 7
SOY SELLADO
CON EL ESPIRITU SANTO
INTRODUCCIÓN:
Así como en la factura de papel, el sello garantiza su validez; en la vida
espiritual el Espíritu Santo es el sello que garantiza la validez de la obra de
Dios en el presente y futuro de la vida del cristiano.
Si el Espíritu Santo no está presente en la vida del creyente, no hay obra de
Dios.
No hay fe, porque es el Espíritu Santo que nos convence de pecado,
justicia y juicio “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya,
porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy,
os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de
justicia y de juicio” (Juan 16:7-8).
No hay amor, porque es a través del Espíritu Santo que Dios derrama
su amor en nuestros corazones “…Porque el amor de Dios ha sido
derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”
(Romanos 5:5) .
No hay esperanza, porque es el Espíritu Santo que nos convence que
somos hijos de Dios y herederos de su gloria “El Espíritu mismo da
testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.Y si hijos,
también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que
padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos
glorificados” ( Rom 8:16-17).

7.1. EL ESPÍRITU SANTO EN NOSOTROS COMO SELLO


REPRESENTA TRES (3) COSAS
7.1.3. ES PROMESA CUMPLIDA
El profeta Ezequiel la describe de la siguiente manera:
“Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros.
Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.

120
Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y
que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra” (Ezequiel 36:26-27).
El apóstol Pedro en su primer sermón afirmó que la venida del Espíritu
era el cumplimiento de la promesa de Dios dada por el profeta Joel “Pero
esto es lo dicho por el profeta Joel: “En los postreros días --dice Dios--,
derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas
profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán
sueños; y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas, en aquellos días
derramaré de mi Espíritu, y profetizarán” (Hechos 2:16-18).
El Apóstol Pablo al referirse al Espíritu Santo enfatiza la promesa “En
él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de
vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu
Santo de la promesa” (Efesios 1:13).

7.1.1. ES IDENTIFICACIÓN
Somos propiedad única de Dios y nadie puede arrebatarnos de Su
mano (Juan 10:27). La Biblia dice: El que no tiene el Espíritu de Cristo no es
de Él “Pero vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es
que el Espíritu de Dios está en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de
Cristo, no es de él” (Romanos 8:9).
Le pertenecemos a Él. En mi primer año de creyente fue muy
importante el Himno 459 del Himnario Bautista: Ya pertenezco a Cristo. El
coro dice: Ya pertenezco a Cristo; el pertenece a mí. No solo por el tiempo
aquí, mas por la eternidad.
Muchas veces los creyentes afirman que conocen a Dios, pero
debemos tener en cuenta que mayor importancia tiene el ser conocido o
reconocido por Dios. En cuanto a este tema, la Biblia nos dice que el Señor
conoce a sus hijos “Mis ovejas oyen mi voz y yo las conozco, y me siguen”
(Juan 10:27). Este conocimiento es una distinción que Dios ve entre los
suyos y el mundo y lo hace por el sello que Dios ha puesto en nosotros “Pero
el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: "Conoce el Señor a
los que son suyos" y "Apártese de maldad todo aquel que invoca el nombre
de Cristo" (2 Timoteo 2:19).

121
7.1.2. ES GARANTÍA
Todo lo que Dios nos ha prometido, Él lo cumplirá. “En él también
vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra
salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de
la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la
posesión adquirida, para alabanza de su gloria” (Efesios 1:13-14).
Dios nos dio su Espíritu como garantía. El Espíritu Santo es las arras 25
de nuestra herencia.

7.2. HAY CUATRO MANDAMIENTOS EN CUANTO AL ESPÍRITU


SANTO
7.2.1 SED LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO
“No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed
llenos del Espíritu” (Efesios 5:18).
Somos llenos del Espíritu Santo cuando nos vaciamos del pecado y
nos entregamos incondicionalmente al Señor para ser guiados por Él.

7.2.2. NO ENTRISTECER AL ESPÍRITU SANTO


“Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados
para el día de la redención” (Efesios 4:30). Entristecemos al Espíritu Santo
cuando no obedecemos lo que nos mueve hacer.

25 Arras es una palabra fascinante. En tiempos de Pablo significaba “la paga y señal que
garantizaba la compra posterior de algún bien o propiedad.” Pablo usó este término cuando
escribió a los cristianos de Éfeso…Incluso hoy día se oye a los agentes inmobiliarios hablar de esa
“paga y señal.” El Espíritu Santo es la paga y señal que Dios da para garantizar a sus hijos que
piensa terminar su obra, llevándoles al fin a la gloria. La “redención de la posesión adquirida” hace
referencia a la redención del cuerpo humano cuando cristo vuelva (Ro.8:18-23; 1Jn.3:1-3).
La palabra traducida como arras también significa “anillo de compromiso.” Hoy día, en Grecia, se
sigue usando esta palabra con este mismo sentido. ¿Y acaso un anillo de compromiso no es una
garantía, una seguridad, de que se mantendrán las promesas? Nuestra relación con Dios por medio
de cristo no es algo comercial, sino una experiencia personal de amor. Él es el esposo, y su iglesia la
novia. Sabemos que el vendrá y reclamará a su esposa, porque nos ha hecho esa promesa, y nos ha
dado a su Espíritu como “anillo de compromiso.” ¿Qué mayor garantía podríamos imaginar?
James R. Adair, Comience su Día con Warren W. Wiersbe, (Editorial Portavoz, 2002),87.

122
7.2.3. NO APAGUÉIS AL ESPÍRITU SANTO
“No apaguéis al Espíritu” (1 Tesalonicenses 5:19).
Apagamos el Espíritu Santo cuando insistimos en hacer lo que es
desagradable delante de Dios, cuando se impone en nosotros el orgullo, la
rebeldía y la incredulidad, y cuando no somos sinceros en reconocer
nuestras fallas y pecados.

7.2.4. ANDAR EN EL ESPÍRITU SANTO


“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”
(Gálatas 5:16). Andamos en el Espíritu Santo cuando estamos pendientes de
lo que Él nos dice y buscamos obedecerle y complacerlo.

Así que, al recibir a Jesús, fuiste sellado con el Espíritu Santo y no


solamente eres conocido por Dios, sino que el mismo diablo, sus súbditos y
el mundo reconocen que no pertenecemos a ellos, sino a Jesús. (Efesios
4.:30). El Espíritu Santo no es un sello en nuestra frente, pero sé que de la
misma manera en que la gente reconoció a Pedro y a Juan por su valor,
sabiduría, testimonio y obras (Hechos 4:13), reconocerán que nosotros
somos hijos de Dios por el Espíritu Santo que vive y actúa en nosotros.

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“En él también vosotros,
habiendo oído la palabra de verdad,
el evangelio de vuestra salvación,
y habiendo creído en El, fuisteis sellados
con el Espíritu Santo de la promesa”
Efesios 1:13.

123
Preguntas

1. ¿Cuándo somos sellados con el Espíritu Santo?


2. ¿Qué significa ser sellados con el Espíritu Santo?
3. Escribe tres textos bíblicos donde Dios promete darnos el Espíritu
Santo
4. ¿Qué significa las “arras de nuestra herencia”?
5. ¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?
6. ¿Cómo entristecemos al Espíritu Santo?
7. ¿Cómo apagamos el Espíritu Santo?
8. ¿Alguna vez has apagado el Espíritu Santo?
9. ¿Cómo andamos en el Espíritu?
10. Además de nuestro Dios, ¿Quien más puede distinguir el sello del
Espíritu Santo?

124
LECCIÓN 8
SOY MIEMBRO
DE LA FAMILIA DE DIOS
INTRODUCCIÓN:
Dios hizo a la Iglesia como el hogar para todos los que nacen del
Espíritu. Al recibir a Jesús, naciste espiritualmente. así como el niño,
cuando nace en el seno de una familia, recibe amor, cuidado, alimentación y
educación; Así el propósito de Dios es que nazcas espiritualmente en el
seno de una familia espiritual, o iglesia, en que puedas crecer y desarrollarte
espiritualmente. Es por esto necesario que te congregues en una iglesia
local.

8 . 1 . L A I G L E S I A E S N U E S T R A FA M I L I A
ESPIRITUAL
· Familia de Dios
Ahora eres miembro de la familia de Dios. Ya eres un
extraño “Por eso, ya no sois extranjeros ni forasteros,
sino conciudadanos de los santos y miembros de la
familia de Dios” (Efesios 2:19). Ya no eres enemigo
“También a vosotros, que erais en otro tiempo
extraños y enemigos por vuestros pensamientos y por
vuestras malas obras, ahora os ha reconciliado”
(Colosenses 1:21).
La iglesia es llamada la familia de Dios porque
tenemos un mismo Padre “Un solo Dios y Padre de
todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos”
(Efesios 4:6).
· Familia de la fe
“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos
bien a todos, y especialmente a los de la familia de la
fe” (Gálatas 6:10).

125
La iglesia es llamada la familia de la fe porque
tenemos “Un solo Señor, una sola fe, un solo
bautismo” (Efesios 4:5).

8.2. ¿PORQUE SER PARTE DE UNA IGLESIA LOCAL?


Tienes ahora una familia muy grande alrededor del mundo, pero tu
familia más cercana es tu iglesia local.
Es importante que te congregues para que crezcas espiritualmente. El
mandamiento de Dios es que crezcas en la gracia y el conocimiento de
nuestro Señor Jesucristo “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento
de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día
de la eternidad” (2 Pedro 3:18).
Es importante congregarte porque la iglesia asume ahora la
responsabilidad de cada miembro para ayudarle en su crecimiento
espiritual.

· La iglesia asume la responsabilidad de enseñarte todo


lo que el Señor nos ha mandado
“Y enseñándoles que guarden todas las cosas que os
he mandado. Y yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).
Una enseñanza sana y sistemática “Y desead, como
niños recién nacidos, la leche espiritual no
adulterada, para que por ella crezcáis para
salvación” (1 Pedro 2:2). Esto se refiere a la
enseñanza básica para los recién convertidos. Es tan
importante una buena enseñanza porque hay muchos
falsos maestros con falsas enseñanzas.
Otros dos textos en que se menciona la leche nos
muestran la importancia de una buena enseñanza en
los comienzos de la vida cristiana “Os di a beber
leche, no alimento sólido, porque aún no erais
capaces; ni sois capaces todavía” (1 Corintios 3:2)
“Debiendo ser ya maestros después de tanto tiempo,
tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles
son los primeros rudimentos de las palabras de Dios;
y habéis llegado a ser tales, que tenéis necesidad de

126
leche y no de alimento sólido.
Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en
la palabra de justicia, porque es niño” (Hebreos
5:12-13).

· La iglesia asume la responsabilidad de cuidarte


“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros,
cuidando de ella, no por fuerza, sino
voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino
con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre
los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos
de la grey” (1 Pedro 5:2-3).

· La iglesia asume la responsabilidad de darte todo el


amor que requieres para que tengas el mejor
desarrollo espiritual “En esto hemos conocido el
amor, en que él puso su vida por nosotros; también
nosotros debemos poner nuestras vidas por los
hermanos” (1 Juan 3:16).

8.3. EL EJEMPLO DE LA IGLESIA PRIMITIVA


El mejor ejemplo lo tenemos en la historia registrada de la
primera iglesia en Hechos 2:41-47. Veamos a través de este
ejemplo los pasos que debes dar para hacerte miembro de la
iglesia local:
· Recibieron la palabra. Al recibir a Jesús ya diste este
primer paso.
· Fueron bautizados. Este es el segundo paso que debes
dar. El bautismo es el testimonio público de tu nueva
fe. Ahora crees que Cristo murió por tus pecados, fue
sepultado y al tercer día resucitó. (Romanos 6:3-5). El
bautismo es el testimonio público de tu nueva vida.
Estabas muerto en tus pecados y el Señor te resucitó a
una nueva vida. Es el testimonio público de tu nueva
relación con Dios. Ya no es la relación Creador-
criatura; ahora es la relación Padre-hijo. El bautismo

127
es tu señala de que ya no eres hijo de desobediencia,
sino por el contrario es el sello de tu promesa de vivir
como hijo de obediencia. Como dijo Pablo “Lo que
ahora vivo en la carne, lo vivo por en la fe del Hijo de
Dios, quien el cual me amó y se entregó a sí mismo por
mí” (Gálatas 2:20).
· Se reunían en el templo y en las casas y compartían
juntos las oraciones, la alabanza a Dios, la enseñanza
de la palabra o doctrina, la cena del Señor, los
alimentos. Todo esto lo hacían constantemente con
alegría y sencillez.

8.4. EL MANDAMIENTO A CONGREGARSE


· El mandamiento de Dios es que no debes dejar de
congregarte, sino que debes asistir fielmente a la
iglesia. Al hacerlo, , cuando lo haces así serás
estimulado al amor y a las buenas obras “Y
considerémonos unos a otros para estimularnos al
amor y a las buenas obras, no dejando de
congregarnos, como algunos tienen por costumbre,
sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que
aquel día se acerca” (Hebreos 10:24-25). Si dejamos
de congregarnos, tal como sucede con la brasa que se
separa del fuego, pronto te nos apagaras apagamos y
te sentirás desalentados.
· Otra razón es que el día que regresará el Señor día se
acerca. Cuando Él venga, El levantará a Su iglesia y
tú debes estar allí.

128
¡Te ¿Puedes imaginar el gozo que sentirás si cuando
regrese el Señor, si entonces estás viniera tu estuvieras en la
iglesia adorándole y sirviéndole?, Pero ¡qué triste sería si
estuvieses en otro lugar...!

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR


“Así que, ya no sois extranjeros,
ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos
y miembros de la familia de Dios”
Efesios 2:19.

129
Preguntas

1. ¿Por qué la iglesia es llamada la familia de Dios?


2. ¿Por qué la iglesia es llamada la familia de la fe?
3. ¿Por qué debes congregarte en una iglesia local?
4. ¿Cómo te haces miembro de una iglesia local?
5. ¿Qué es el bautismo?
6. ¿Qué actividades realizaba la iglesia primitiva?
7. ¿Dónde se reunía la iglesia primitiva?
8. ¿Has sido bautizado en una iglesia cristiana?
9. ¿Eres miembro de una iglesia local?
10. ¿Qué es lo que más te agrada de ser parte de una iglesia local?

130
LIBRO 3

VA L O R E S E S P I R I T U A L E S
FORMANDO UN CARACTER
CRISTOCENTRICO

131
VALORES ESPIRITUALES
Formando un Carácter Cristocéntrico

Segundo nivel de discipulado

INDICE
PREFACIO
INTRODUCCIÓN
Lección 1 AMOR

Lección 2 SANTIDAD

Lección 3 GRATITUD

Lección 4 OBEDIENCIA

Lección 5 PUREZA

Lección 6 TRANSPARENCIA

Lección 7 VIDA FRUCTIFERA

Lección 8 AGRADAR A DIOS

Lección 9 DILIGENCIA

Lección 10 SABIDURA
Lección 11 HACER LA VOLUNTAD DE DIOS
Lección 12 SER LLENO DEL ESPIRITU SANTO
CONCLUSIÓN
BIBLIOGRAFIA

132
PREFACIO

Este libro ha traído mucha satisfacción a mi vida.


Cada vez que pastores, líderes y miembros de iglesia en
Venezuela y otros países comparten sus testimonios y
experiencias al usar este libro en su congregación, en los
colegios y universidades, en grupos pequeños o células,
en clases para matrimonios y en grupos juveniles he
glorificado a nuestro Dios y me he sentido animado a
seguir escribiendo.
Gracias al Dr. Cornelio Hegeman y al Seminario
MINTS ahora tengo la oportunidad de ampliarlo para ser
usado como curso del seminario y parte de mi doctorado.

133
INTRODUCCIÓN

Estoy escribiendo este libro tomando como base Efesios


capitulo cinco. Allí el Apóstol Pablo le escribe a la iglesia
acerca de su caminar con Dios. Salta a la vista la palabra
andar para referirse a nuestra manera de caminar con
Dios. Andad en amor; andad como sabios; andad como
hijos de luz. Caminar con Dios como Enoc y Noé. Andar
en el camino del Señor como se expresa en el Antiguo
Testamento. Seguir a Cristo como se expresa en el
Nuevo Testamento. “El que dice que permanece en Él
debe andar como el anduvo” (1Juan 2:6).

No podemos andar con Cristo si tenemos valores


distorsionados. No podemos caminar con Dios si
tenemos una percepción diferente de la vida y de los
asuntos de la vida. “Andarán dos juntos si no están de
acuerdo” (Amos 3:3). Estar de acuerdo es tener el
mismo modo de pensar de Cristo “Haya en vosotros el
mismo sentir que hubo en Cristo Jesús” (Filipenses 2:5).
Es ver las cosas desde la perspectiva de Dios. Todo esto
nos lleva a darle valor y prioridad a las cosas que Dios
realmente considera importantes y esenciales para
nuestra vida. A eso llamamos Valores Espirituales. Este
libro trata sobre estas cosas. No es completo, hay
muchos valores espirituales que no se mencionan aquí.
Solo están en este libro los que considero que son
mencionados en el capítulo cinco de Efesios.

Este libro puede ser usado de manera personal o en


grupos. Es ideal para enseñar a vivir la vida cristiana. Su
estilo es sencillo y personal y nos desafía a despojarnos
del viejo hombre que está corrompido por los deseos
engañosos y a vestirnos del nuevo hombre creado según
Dios en la justicia y santidad de la verdad (véase Efesios
4:22,24). No creo que haya una mejor manera de
expresarlo que como el texto bíblico mencionado lo
señala.

134
VALORES ESPIRITUALES LECCIÓN 1
Amor
“Y andad en amor, como también Cristo nos amó” (Efesios 5:2)

INTRODUCCIÓN:
La palabra amor es usada 80 veces a través de todos los escritos de
Juan en el Nuevo Testamento (39 en su evangelio, 33 en sus tres epístolas y 8
veces en Apocalipsis). Los otros evangelios Mateo, Marcos y Lucas usan la
26
palabra un total de 36 veces.
ES NECESARIO COMPRENDER Y CONOCER EL AMOR (véase
Juan 21:15-19) (Efesios.3:17). (Marcos. 12:29-30). (1 Juan 4:19).
(Deuteronomio 6:4-7).
Con frecuencia las personas no amadas son las personas que no
27
aman. Cuando no me siento en realidad amado, no siento que puedo dar
amor.
Jesús tenía seguridad que sus discípulos amarían a Dios y se amarían
unos a otros porque él les amó. “Un mandamiento nuevo os doy: Que os
améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a
otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los
unos por los otros” (Juan 13:34-35).
La prueba la hizo con Pedro. A pesar de haberle negado, le buscó y le
preguntó ¿Me amas más que estos? El momento era crucial en la vida de
Pedro. Quizás llegó a pensar que Jesús le amaba porque había respondido a
su llamado y le había seguido. En una oportunidad lo dijo: “Nosotros lo
hemos dejado todo y te hemos seguido” (Mateo 19:27).

26 Philip Nation, Ed Stetzer Impulsados por el amor: el camino más excelente al estilo de vida
misionero, ( New Hope Publishers, 2008), 177.
27 Rick Warren, El poder de transformar su vida, (Editorial Vida, 2000), 41.

135
Él siempre estaba ahí; estaba en primer lugar; prestaba atención a todo
lo que Jesús enseñaba; obedecía todo lo que se le mandaba a hacer. Pero
llegó el momento en que defraudó al Señor, fue infiel, le negó y hasta casi le
maldijo. Se había alejado de Jesús; se había apartado de los demás
discípulos.
Quizás llegó a pensar ya no era digno del amor de Jesús. Que lo había
perdido todo. Estaba desesperanzado. Enojado consigo mismo. Es allí
donde conoció y comprendió el amor de Dios.
No podía creer que Jesús seguía amándole. Cuando Jesús le preguntó:
Pedro, ¿Me amas más que estos? La palabra que Jesús usó fue “agape” que
significaba el amor incondicional, el amor de Dios. Pedro le respondió: yo te
aprecio “fileo” que se refería al amor de amigo o familiar. La segunda vez
respondió de la misma manera. La tercera vez Jesús cambió la palabra al
preguntar. Usó la palabra “fileo” y Pedro se entristeció quizás porque le
preguntó la tercera vez; porque Jesús cambio la palabra y porque no pudo
responder: “te amo con el amor incondicional”. No pudo usar “agape”, sino
“fileo” hasta el final.
Pero más aún Pedro no podía salir del asombro cuando Jesús le dice:
“Apacienta mis ovejas.” Quisas Pedro se preguntaba ¿Me consideras aun
tu discípulo a pesar de haberte negado? ¿Me consideras aun un líder y me
das la confianza de guiar a los otros discípulos aunque no he sabido conducir
mi propia vida? Allí Pedro comprendió el amor de Dios. Realmente se sintió
amado por el Señor. Nos queda para la imaginación su reacción al sentirse
amado por el Señor. Quizás se postró a sus pies. Quizás le dio un abrazo.

MI HISTORIA DE AMOR
El temor más grande que tenía en mi vida era cuando estaban velando
un muerto. No tanto por tener miedo de ver los cuerpos sin vida; sino que al
ver los familiares llorando, me imaginaba el día que muriera mi mamá y
pensaba “El día que mi mamá muera, sino tengo ganas de llorar, la gente
creerá que yo no amaba a mi mamá” y eso me preocupaba demasiado. Era
un pensamiento que permanecía varios días después del suceso.
Yo no me sentía amado por mi mamá. Por historia sé que cuando
estábamos pequeño nos cargaba y nos decía: aniniquin, aniniquin, atuna,
que tuna, tuna.28 Eso lo hizo con los 14 hijos que tuvo. Yo vi haciéndolo al
menor de nuestros hermanos.
28 Así nos arrullaba nuestra madre.

136
No era que mi mamá no me amaba, era que no me sentía amado por
ella. Realmente ella nos amó a todos por igual. Nos atendió en todas
nuestras necesidades. Salud, seguridad, vestido, alimento. Nunca nos faltó
nada. Su vida transcurría de la cocina al lavadero. Ella no tenía tiempo para
sí. Nunca podía sentarse en la mesa con nosotros. Cuando yo era un
adolescente. Ella vivía enferma, trabaja demasiado, sin descanso, sufría por
la desobediencia y contienda entre unos y otros.
Cuando creímos en Cristo comenzamos a asistir a la iglesia y cierto
tiempo comencé a visitar a mi papá y tuve un buen acercamiento a Él. El
Pastor de la iglesia sintió preocupación al ver mi inclinación a mi papá y la
relación fría e indiferente que tenía con mi mamá y quiso hacer algo para
ayudarme.
Un día en una enseñanza me pidió que lo abrazara públicamente. Yo
me levante de mi asiento fui a abrazarlo, pero me reprochó. Me dijo: “Ese
no es un abrazo ¿Dónde están tus sentimientos?” “Abrázame de nuevo.” Lo
hice por segunda vez pero volvió a decirme lo mismo. Me preguntaba:
¿“Que pasa contigo”? y me pidió que lo hiciera la tercera vez. Era como
cuando el Señor le preguntó a Pedro tres veces si lo amaba. La tercera vez
trate de sacar un poquito de fuerza y apretarle y para mi alivio, me dijo: “Ese
si es un abrazo. Debes hacer esto con tu mamá.”
Pero el problema estaba allí. Yo no sentía que podía hacerlo. Pasaban
los días y meses y yo sabía que tenía que abrazar a mi mamá, pero no me
salía hacerlo. Recuerdo que tenía 16 años en ese momento.
En ese tiempo ya tenía un año formando parte el equipo de misioneros
de la iglesia y fui enviado con otros tres misioneros a encargarme de una
iglesia que recién habíamos fundado. En esa iglesia conocí una anciana que
Dios usó para darme una de las lecciones más importantes de mi vida. Esa
anciana viva en un barrio llamado “La importancia” en la ciudad de
Guanare y se llamaba María Matos. Cuando la visitaba, ella me recibía con
un abrazo fuerte y a veces parecía interminable, me besaba y yo me sentía
incómodo. No estaba acostumbrado a esas cosas. Cada vez que me acercaba
a su casa, mi corazón comenzaba a palpitar aceleradamente y sentía miedo
de llegar a la casa solo al imaginar cómo esta anciana me recibiría con besos
y abrazos. Pero cuando esto sucedía era como si el Señor me decía: ¿Por qué
no puedes hacer esto con tu mamá? Y así Dios preparó mi corazón.
Después de unos meses fui a visitar a mi mamá y un día cuando ella iba
a su cuarto yo la seguí dispuesto a hacer lo que pensaba que nunca podía
sentir. Cuando entre en su cuarto y estuvimos frente a frente le dije: “Mamá

137
quiero decirte que te quiero mucho y estoy muy orgulloso de ti.” Le di un
abrazo rápido y salí rápidamente de la habitación. No hubo llanto de mi
parte, no sé cómo reaccionó ella después de ese momento. Fue algo un poco
frio y calculado, pero comencé a hacerlo todos los días y eso transformó mi
vida y también la de ella.
Lo más sorprendente y grandioso para mí fue a verla haciendo lo que
yo hice con ella, con todos sus hijos, luego sus nietos y toda la familia. Mi
mamá paso de ser una mujer fría a una mujer amorosa, cálida, tierna y
agradable. Mis ojos se llenaron de lágrimas al ver a mi mamá abrazar a mi
hermano mayor cuando iba a su trabajo como profesor; verla orando por él y
dándole un abrazo, un beso y unas palabras de afirmación.
También esto me ayudó sobremanera. Por primera vez me sentí que
amaba a mi mamá. Me sentí que tenía la capacidad para amar. Desde ese
momento desaparecieron todos mis temores en relación a eso. Ahora puedo
afirmar con toda libertad que amo a Dios, a mi esposa, mis hijos, mis padres
y familia y mis hermanos en Cristo.

AMAR A DIOS
· Jesús enseñó que este es el principal y gran
mandamiento:
“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma y con toda tu mente” (Mateo 22:37). De
esa manera les respondió a los fariseos cuando le
preguntaron cuál era el gran mandamiento de la ley.

“Corazón” destaca el centro de nuestra voluntad y


emociones sin incluir el pensamiento (Lucas1:51).
“Alma” destaca nuestra vida como un todo, aunque a
veces se le distingue del cuerpo (Mateo 10:28).
“Mente” destaca nuestra capacidad de pensar.
“Fuerza” destaca la capacidad de realizar grandes
esfuerzos físicos y mentales (Marcos 5:4; Lucas
29
21:36).

29 John Piper, Lo que Jesús exige, (Editorial Portavoz, 2007) , 81.

138
“Con todo el corazón” es arreglar los afectos
supremamente, más fuertemente que en otras cosas y
estar dispuesto a renunciar a todo lo que tenemos
cariño a su mando.

“Con toda tu alma” o con toda “Tu vida”. Esto


significa estar dispuesto a dar la vida a él y dedicarlo
a su servicio; a vivir con él y estar dispuesto a morir
30
bajo sus órdenes.

“Con toda su mente” quien recibe con sumisión,


gratitud y placer, las sagradas verdades que Dios ha
revelado al hombre. Que destierra de su comprensión
cada pensamiento inútil, estúpido y peligroso. Quien
ve a Dios en todas las cosas-piensa en el en todo
momento. Lo reconoce en todos sus caminos. Que
comienza, continua y termina todos sus
pensamientos, palabras y obras, para la gloria de su
nombre.

“Con todas sus fuerzas” que empleo en su servicio


todos sus bienes, su talento, energía, crédito,
31
autoridad e influencia.

· Jesús nos dio el ejemplo:


Jesús siguió el camino del amor a Dios antes que el
amor propio, teniendo éxito para si mismo y para toda
la humanidad, remediando así el fracaso de Adán,
proveyendo una nueva alternativa de vida y
abriéndonos un nuevo camino.
Adán y Eva siguieron el camino del amor propio
porque se agradaron a ellos mismos “El árbol fue
codiciable ante sus ojos para alcanzar la sabiduría”

30 Sword, Barnes.
31Sword, Clarke.

139
(véase Génesis 3:6). No consideraron lo que era
agradable a los ojos de Dios, es decir, la obediencia;
sino lo que era agradable a sus propios ojos.
Jesús siguió el camino del amor al Padre porque no
pensó en agradarse a sí mismo, sino en lo que era
agradable delante del Padre.

En la primera tentación venció afirmando que su


verdadero alimento era “Toda palabra que sale de la
boca de Dios” (Mateo 4:4). En otra ocasión dijo a sus
discípulos “yo tengo una comida que nosotros no
sabéis. Mi comida y bebida es que acabe la voluntad
de Dios y que acabe su obra” (Juan 4:34).

En la segunda tentación cuando Satanás le ofreció los


reinos del mundo y la gloria de ellos. Jesús venció
afirmando este mandamiento imperecedero: “Escrito
está: al Señor tu Dios adorarás y a él solo servirás”
(Mateo 4:10).

Y en la tercera tentación venció afirmando el


mandamiento “No tentaras al Señor tu Dios” (Mateo
4:7). Prefirió guardar los mandamientos de su Padre
que satisfacerse a sí mismo siguiendo las sugerencias
del diablo. Así debió hacer Adán y Eva. Reprender la
serpiente por cuestionar y torcer la orden de Dios en
vez de obedecerla.

Jesús nos enseña el camino que nosotros debemos


seguir. Recuerde, no el camino del amor propio donde
quiere llevarnos satanás; sino el camino del amor al
Padre como Cristo lo hizo.

· Es la evidencia que somos discípulos:

140
“El que ama a padre o madre más que a mí, no es
digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no
es digno de mí” (Mateo 10:37).
“Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay
nadie que haya dejado casa, o hermanos, o
hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o
tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba
cien veces más ahora en este tiempo: casas,
hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras,
aunque con persecuciones, y en el siglo venidero la
vida eterna” (Marcos 10:30-31).
Esta enseñanza la dio en la ocasión en que un hombre
a quien él amó, antepuso al amor a Dios, su amor por
las riquezas (véase Marcos 10:21-22).

· El amor es más importante que los dones y


ministerios:

Es importante citar las palabras del Apóstol Pablo en


1 Corintios 13, tocante a la importancia del amor:
“Si... no tengo amor, vengo a ser como metal que
resuena o címbalo que retiñe.
Sí… no tengo amor, nada soy.
Si... no tengo amor, de nada me sirve.”
· ¿Cómo amar a Dios?

El amor a Dios es definido en los 4 primeros


mandamientos (véase Éxodo. 20 y Marcos. 1:29-30)

1. Solo a conocer, creer, adorar y servir al Dios


verdadero y rechazar a todos los ídolos.
2. No hacer ídolos, sea de materiales físicos o imágenes
mentales.
3. Respetar el uso del nombre de Dios y confesar su
141
nombre delante de los demás como fiel testigo.
4. Descansar de su trabajo regular y tomar tiempo para
congregarse con los hermanos y adorar a Dios.

AMAR A LOS HERMANOS


El segundo gran mandamiento es amar a nuestro prójimo y se
refiere tanto al más cercano como al más lejano. Tanto a
nuestros hermanos como a nuestros enemigos. En este punto
trataremos sobre el amor a nuestros hermanos (1 Juan 3:16-
20).
· Es la evidencia que amamos a Dios:
“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros,
como yo os he amado” (Juan 15:12). El apóstol Juan
presenta este mandamiento como evidencia de
muchas cosas, según los siguientes versículos.
“El que ama es nacido de Dios y conoce a Dios”
(1Juan 4:7).
“El que no ama no ha conocido a Dios” (1 Juan 4:8).
“El que permanece en amor permanece en Dios y
Dios en El” (1 Juan 4: 16).
Su mandamiento es que si le amamos a Él, debemos
también a nuestros hermanos (véase 1Juan 4:21).
· Es la evidencia que somos sus discípulos.

Jesús dijo en una ocasión a sus discípulos: “En esto


conocerán todos que sois mis discípulos, si tenéis
amor los unos por los otros” (Juan 13:35).

Jesús nos dio el ejemplo. Jesús amó a sus discípulos


“hasta el fin” (véase Juan 13:1). Jesús amaba a Marta,
María y Lázaro. Jesús se conmovió ante el dolor de las
hermanas. Lloró ante la tumba de Lázaro (Juan
11:35). La gente pudo ver ese amor: dijeron “¡Mirad
cuánto lo amaba!” (Juan 11: 36).

142
En Mateo 25:40 Cristo esta relacionando el
mandamiento de “amar a Dios” con el mandamiento
de “amar al prójimo.” Al amar “al más pequeño”,
32
estarás amando a Dios mismo.

AMAR A NUESTROS ENEMIGOS


“Amad a vuestros enemigos” es quizás la parte de la biblia
que más hemos oído decir que es difícil de cumplir. Es quizás
nuestro mayor desafío. Pero nos ayudara en gran manera
saber que aborrecer al enemigo no era un mandato de Dios en
el antiguo pacto, que el Señor mando a su pueblo ayudar al
necesitado aunque fuera su enemigo (Éxodo 23:4-5).
· Consideremos nuestro prójimo a todo ser humano y
no solo a nuestros hermanos en la fe.

Si miramos este pasaje fuera del contexto judío es


posible que no tenga mucha relevancia en nuestras
vidas, a menos que enfrentemos una situación
especial de enemistad, rechazo o intolerancia por
causa de nuestra fe o algún otro motivo o quizás usted
puede decir “yo no tengo enemigos, así que no me
preocupo por eso” o “esto no tiene que ver
conmigo.”

Es importante entender que los judíos consideraban


como su prójimo solamente a sus hermanos y los
demás eran vistos como enemigos. En la parábola del
buen samaritano es por eso que cuando un intérprete
de la ley preguntó quién es mi prójimo, Jesús presentó
a un samaritano, a quienes los judíos consideraban
como enemigos. El buen samaritano fue movido a
misericordia y atendió a la persona herida sin
considerar su raza (véase Lucas 10:25-38).

32 Francis Chan, Loco amor, (Editorial Casa Creación, 2009), 118.

143
Por medio de esto le enseñaba que el prójimo no era
solamente los judíos, sino todos aquellos que ellos
consideraban extranjeros y enemigos y que amar al
prójimo es ayudar a otros en la necesidad que estén
pasando.

El título de burla que los fariseos dieron a Jesús


“Amigo de publicanos y pecadores” (véase Mateo
11:19) nos presenta a Jesús amando a quienes los
judíos consideraban como enemigos.

Debemos tomar la iniciativa para interesarnos por lo


que le sucede a las personas que están a nuestro
alrededor. El servicio cristiano no debe limitarse a
nuestros hermanos o a los que consideramos buenos;
es por eso que el Señor les hace ver que él “Hace salir
su sol sobre malos y buenos, y que llover sobre justos
e injustos” (Mateo. 5:45).

Amemos a aquellos que no forman parte de la iglesia


o la familia de Dios aunque seamos aborrecidos por
ellos.

Jesús dijo: “Seréis odiados por todos por causa de mi


nombre” (véase Lucas 21:17). Ese mundo sin fe, sin
esperanza, sin Dios, que nos aborrece, nos maldice,
nos odia, nos ultraja y nos persigue debe ser objetos
de nuestro amor.

· Comprometiéndonos a ayudar a los necesitados


Teniendo claro que al referirse a los enemigos se
refiere al mundo en general y que todo ser humano
necesitado es nuestro prójimo, podemos continuar
con la siguiente declaración “Bendecid a los que os
maldicen, haced bien a los que os odian y orad por los
que os ultrajan y os persiguen.”
144
“Bendecir a los que nos maldicen” es querer el
bienestar de alguien y convertirlo en un deseo
expresado directamente a Dios. “El Señor te bendiga
y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda
su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la
paz” (Números 6:24-26).

“Orar por los ultrajan y os persiguen” no solo abre


las puertas hacia Dios para ellos, sino que forma una
barrera de protección en nuestros corazones que
impide que la venganza y otros malos sentimientos se
manifiesten y nos brinda la mejor oportunidad para
iniciar una relación con quienes hemos de compartir
el evangelio. Todas las personas, especialmente las
malas necesitan de oración.

“Hacer bien a los que nos odian” hará que cese la


murmuración y de lugar a la manifestación de la
gloria de Dios en la vida de ellos (véase 1 Pedro 2:2).

El apóstol Pedro nos muestra como lo aprendió de


Jesús y ahora lo enseña en su epístola “No
devolviendo mal por mal, ni maldición por
maldición, sino por el contrario bendiciendo,
sabiendo que fuisteis llamado para heredar
bendición” (1 Pedro 3:90). Eso implica perdonarlos,
orar por ellos y ayudarlos cuando estén necesitados.

Aun en el Antiguo Testamento tenemos este mandato


de Dios “Si encuentras un toro o un asno perdido,
devuélvelo, aunque sea de tu enemigo. Si ves un asno
caído bajo el peso de su carga, no lo dejes así;
ayúdalo, aunque sea de tu enemigo” (Éxodo 23:4-5).

Realmente tenemos que reconocer que es muy débil


145
nuestro compromiso para ayudar a otros. Miremos el
compromiso de Job:
“El mismo Dios que me formó en el vientre fue el que
los formó también a ellos; nos dio forma en el seno
materno. Jamás he desoído los ruegos de los pobres,
ni he dejado que las viudas desfallezcan; jamás el pan
me lo he comido solo, sin querer compartirlo con los
huérfanos… Si he dejado que alguien muera por falta
de vestido, o que un necesitado no tenga que
ponerse;” (Job 31:15-19). “¿y yo, no he llorado por
el que sufre? ¿No me he entristecido a causa del
necesitado?” (Job 30:25).

¿Cuál es su nivel de compromiso para ayudar a otros?

El apóstol Pablo lo enseñó “Si tu enemigo tiene


hambre, dale de comer, si tiene sed dale de beber…”
(Romanos 12:20) y en otro lugar dijo: “En todo os he
enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los
necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús,
que dijo “Mas bienaventurado es dar que recibir”
(Hechos 20:35).
“Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad,
hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia
de la fe” (Gálatas 6:10).

Tener la oportunidad no se refiere a tener los recursos,


pues sería una excelente excusa, diríamos “No tuve
oportunidad porque no me sobró tiempo, ni provisión
para ayudar a otros.” La oportunidad es la necesidad
de las personas, sea esta manifiesta u oculta. Jesús vio
a un ciego de nacimiento y afirmó que su enfermedad
era para que las obras de Dios se manifestaran en el
(véase Juan 9:3). Podríamos decirlo en otras palabras
sin caer en especulaciones. Cada circunstancia difícil
es una oportunidad para que las obras de Dios se
manifiesten en la vida de las personas.

146
Jesús dijo al referirse al juicio de las naciones:
“Porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de
comer; tuve sed, y no me dieron de beber; fui
forastero, y no me dieron alojamiento; necesité ropa,
y no me vistieron; estuve enfermo, y no me
atendieron; estuve en la cárcel, y me visitaron”
(Mateo 25:42-43). Es como decir “tuviste
oportunidad y no lo hicisteis.” Recuerde que el que
sabe hacer lo bueno y no lo hace les es contado como
pecado (Santiago 4:17).

¿Cuál es su nivel de compromiso para ayudar a los


necesitados? Uno de los títulos que más me inspiran
referente al Señor es “El Señor es mi ayudador”
(Hebreos 13:6). No precisamente porque así se
mencione mi nombre en hebreo “Eleazar o Eliezer”
sino que, cuando ayudamos a otros, con satisfacción
debemos sentirnos “Hijos de nuestro padre celestial”
y seguros que le agradamos. “No se olviden de hacer
el bien y de compartir con otros lo que tienen, porque
ésos son los sacrificios que agradan a Dios”
(Hebreos 13:16).

· Amar a nuestros enemigos es la evidencia que somos


discípulos del Señor y esto glorifica a Dios.
Es natural amar a los amigos, incluso los gentiles lo
hacen. Pero los que quieren ser hijos del Padre
celestial, deben amar incluso a los enemigos.

Warren Wiersbe dijo:


Devolver mal por bien es el nivel satánico
Devolver bien por bien es el nivel humano
33
Devolver bien por mal es el nivel divino.

33 James R. Adair, Comience su día con Warren Wiersbe, (Editorial Portavoz, 2002), 400.

147
Debemos asumir el desafío de hacer más de lo que se
demanda y espera. “Si ustedes aman solamente a
quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán?
¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de
impuestos? Y si saludan a sus hermanos solamente,
¿Qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto
hasta los gentiles?” (Mateo 5:46-47).

Debemos mantener la actitud del bombero Bob que


en la historia real del niño bombero en varias
oportunidades decía: “Podemos hacer mucho más
que eso” al cumplir el sueño de ser un bombero a un
niño que estaba pronto a morir a causa de la leucemia
que padecía.
http://quieroserbombero.org/qsb1.5/blog/el-bombero-de-
phoenix-arizona-un-hecho-real-a-medias
¿Cree usted que ha hecho lo suficiente? ¿No puede
dar más de allí? ¿Llegó al límite? ¿Está conforme?

Al contemplar lo que Dios hizo por nosotros en la


salvación, de la manera como nos lo presenta el
apóstol Pablo en su carta a los Romanos “El que no
escatimo ni a su propio hijo, sino que lo entregó por
todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él
todas las cosas?” (Romanos 8:32), no creo que
debamos pensar que ya hemos hecho suficiente.

Quisiera que tuviéramos la actitud de David “No voy


a ofrecer al Señor mi Dios holocaustos que nada me
cuesten” (véase 2 Samuel 24:24); la actitud de Pablo
“Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que
hubiéramos querido entregaros no solo el evangelio
de Dios, sino también nuestras propias vidas,
porque habéis llegado a sernos muy queridos” (1
Tesalonicenses 2:8).

148
Y sobre todas las cosas la actitud de Cristo nuestro
Señor “Mas Dios muestra su amor por nosotros, que
siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”
(Romanos 5:8) “Haya, pues, en vosotros este sentir
que hubo también en Cristo Jesús:Él, siendo en
forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como
cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo,
tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los
hombres. Más aún, hallándose en la condición de
hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose
obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”
(Filipenses 2:5-8).

¿Qué cosa ha reservado para usted que no pueda dar


para el bienestar y la salvación de otros?

Si nosotros, “Siendo enemigos, fuimos reconciliados


con Dios por la muerte de su hijo” (Romanos 5:10) y
ya no somos enemigos de Dios, ni “Extranjeros ni
forasteros, sino conciudadanos de los santos y
miembros de la familia de Dios” (Efesios 2:19);
debemos responder como enseñó nuestro Señor “De
gracia recibisteis, dad de gracia” (Mateo 10:8).
Debemos mirar a nuestros enemigos como nuestro
prójimo, comprometiéndonos a amarles ayudándole
en sus necesidades y entregando nuestras vidas por la
salvación de ellos.

El desafío es entregar nuestras vidas por otros como


Cristo la entregó por nosotros. Los discípulos
aceptaron ese desafío. El apóstol Pablo da testimonio
como asumió ese llamado. “Con el mayor placer
gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré del todo
por amor de nuestras almas” (2 Corintios 12:15).
¿Aceptas este gran desafío de parte del Señor? Espero
que muchos lo hagan.

149
Preguntas

1. Escriba tres textos bíblicos donde Jesús afirma el mandamiento de


Amar a Dios
2. ¿Qué significa para usted amar a Dios con todo su corazón?
3. ¿Qué significa para usted amar a Dios con toda su mente?
4. ¿Qué significa para usted amar a Dios con toda su alma?
5. ¿Qué significa para usted amar a Dios con todas sus fuerzas?
6. ¿De qué manera puede expresar su amor a Dios?
7. ¿De qué manera puede expresar su amor a sus hermanos?
8. ¿De qué manera puede expresar su amor a sus enemigos?
9. ¿Tiene testimonio de alguna victoria en su vida al decidir amar a su
enemigo?
10. ¿Está dispuesto a entregar su vida por otros como Cristo entrego su
vida por Usted?

150
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 2
Santidad
“..., ni aun se nombre entre vosotros, como conviene a santos”
Efesios5:3b.

La palabra “Santos” aquí es Hagios que significa consagrado


(físicamente puro, moralmente sin culpa o religioso y ceremonialmente
34
consagrado).
Es importante saber que Dios nos ha llamado no para que seamos
“cristianos,” “evangélicos” ni otro calificativo que el mundo nos dé; sino
que el llamado de Dios es a ser santos. “Habéis, pues de serme santos,
porque yo, Jehová, soy santo, y os he apartado de entre los pueblos para que
seáis míos” (Levítico 20:26) (1 Pedro 1:5).

SER SANTO SIGNIFICA QUE DIOS NOS HA APARTADO


PARA QUE VIVAMOS EN UNA INTIMA Y EXCLUSIVA
RELACIÓN CON ÉL.
“Os he apartado.... para que seáis míos,” dijo Jehová. Pensamos que
cuando Jesús llamó a los doce discípulos, su propósito era “enviarlos a
predicar”, pero la Biblia nos señala que lo primero era “Para que estuviesen
con El” (Marcos 3:14).
A menudo nos ocupamos demasiado en hacer cosas para Dios y
desconocemos que lo más importante es la obra que Dios hace en nosotros.
Nuestra prioridad debe ser nuestra relación con Dios. Si vivimos para él, Él
vivirá para nosotros; pero si vivimos para nosotros mismos, Dios se
mantiene al margen de nuestra vida.
Daniel entendió que más importante que el trabajo que realizaba en
Babilonia eran sus tres períodos de oración; nada le haría sustituir este

34 Strongs hebrew griego diccionarios, e-Sword,


151
tiempo tan especial con Dios (Daniel 6:10).
Otro ejemplo que puede ayudarnos a entender que Dios nos ha
escogido para Él, fue cuando Jesús fue a visitar la casa de Lázaro. María se
sentó a sus pies a oír sus palabras, mientras Marta estaba afanada e inquieta
por los quehaceres de la casa. Jesús le dijo a Marta que “María ha escogido
la mejor parte” (Lucas 10:42), es decir, la relación personal que tenemos
con Jesús; el tiempo que dedicamos a estar a solas con Dios es más
importante que las actividades que realizamos.
Dios no acepta competencia. Si Adán y Eva hubieran entendido esto,
no habrían conversado con la serpiente ni le habrían dado más importancia a
sus palabras que a la palabra del Creador. Relegaron su relación con Dios a
un último lugar y de esa manera el pecado entró a sus corazones y contaminó
la raza humana. Eso es precisamente lo que Dios quiere evitarnos. Él sabe
que tendemos a inclinar nuestro corazón a otras cosas, otras relaciones y
otras palabras antes que Él. La santidad precisamente significa lo contrario.
Nuestra vida, nuestro corazón debe ser para Él.
¿Cuántas bendiciones nos promete Dios cuando confiamos en Él antes
que otras cosas? Los cristianos todavía influenciados por la superstición
mantienen la biblia abierta en el salmo 91 para que los proteja de las malas
influencias y no aprecian la riqueza que contiene. Allí hay promesas
especiales para los que ponemos nuestros corazón, nuestro amor en Dios.

· yo también lo librare;
· lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
· Me invocará y yo le responderé;
· con el estaré yo en la angustia;
· lo libraré y lo glorificaré.
· Lo saciaré de larga vida
· y le mostraré mi salvación” (Salmo 91:14-16).
Poner nuestro amor en él es responder a esa exclusividad
que nos demanda.
Esa exclusividad la confirmó Jesús, al ser tentado por
Satanás, cuando respondió: “Al Señor tu Dios adorarás y
solo a él servirás” (Lucas 4:8).

152
SER SANTOS ES EL REQUISITO INDISPENSABLE PARA VIVIR
EN COMPAÑERISMO CON DIOS.
Es por eso que luego de haber pecado, Adán y Eva se escondieron de
Dios llenos de vergüenza. El pecado había afectado sus pensamientos, sus
sentimientos y su voluntad: así sucede con todos.
Cuando el profeta Isaías tuvo una visión de la santidad de Dios, quedó
tan abrumado que esperaba morir; sabía que no podía estar en la presencia
de Dios porque era un hombre “Inmundo de labios” (Isaías 6:1-8).
Sucedía con el sumo sacerdote cuando entraba al lugar santísimo: sino
no estaba limpio de pecado, no salía con vida de ese lugar. Debemos
entender que si realmente queremos vivir en la presencia de Dios en este
mundo, y tener entrada en la gloria eterna, debemos despojarnos “…Del
viejo hombre, que esta corrompido por los deseos engañosos” (Efesios
4:22).

SER SANTOS SIGNIFICA SER RENACIDOS POR EL ESPÍRITU


SANTO
Una persona no regenerada por el Espíritu Santo no puede ser un santo
“Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su gran
misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección
de Jesucristo de los muertos” (1Pedro1:3).
Los renacidos son cambiados y transformados por la palabra de Dios
“Pues habéis renacido, no de simiente corruptible, sino de incorruptible,
por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre” (1Pedro1:23).
Pues, la vida santa debe ser vivida según el Espíritu Santo y la biblia. La
nueva naturaleza que Dios nos ha dado es santa.
El Espíritu Santo obra en nuestros corazones produciendo un
verdadero abandono del pecado (Salmo 51:7-8). La presencia permanente
del Espíritu santo en nuestras vidas nos santifica.

EL LLAMADO A SER SANTOS SE EXTIENDE A TODAS LAS


ÁREAS DE NUESTRA VIDA.
Algunos piensan que deben ser santos en la iglesia o en presencia de
otros cristianos; otros, al convertirse en miembros de una iglesia; pero la
mayoría no piensan que deben ser santos como padres, esposos, hijos,
hermanos, novios, estudiantes, empleados y más.
153
· Entonces es necesario comprender que el llamado es a
ser santos en “En toda nuestra manera de vivir” (1
Pedro 1:15).

Toda nuestra manera de vivir incluye:


Nuestra vida familiar: ser santos como padres,
esposos, hijos, hermanos y todos nuestros demás
roles.
Nuestra vida laboral: Estudiantes, profesionales,
empleados, etc.
Nuestra vida social: ciudadano, vecino, amigo, etc.

· También implica que nuestros pensamientos deben


ser santos “Por lo demás, hermanos, todo lo que es
verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo
puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre;
si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en
esto pensad” (Filipenses 4:8).

· Nuestros sentimientos deben ser santos y nuestras


motivaciones basadas en el amor de Cristo. Pablo, al
señalar cómo debía vivir Timoteo, le desglosa las
áreas más importantes de la vida: “Sé ejemplo de los
creyentes en conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1
Timoteo 4:12).

154
Preguntas

1. ¿Se considera usted un creyente santo?


2. ¿Qué significa para usted ser santo?
3. ¿Cuál fue el primer propósito de Jesús al llamar a los discípulos?
4. Escriba las siete promesas del salmo 91 a los que poner su amor en el
Señor
5. Explique cómo puede ser santo en toda su manera de vivir
6. ¿Cómo interpretas el texto “Sin santidad nadie vera al Señor”?
7. ¿Qué significa ser renacidos de Dios?
8. ¿Qué hizo el profeta Isaías antes de ser santificado?
9. ¿Cómo podemos ser santos en el hogar?
10. ¿Cómo podemos ser santos en el trabajo?

155
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 3
Gratitud
“...sino antes bien acciones de gracias” Efesios 5:4b.

La humanidad necesita reconocer la bondad y misericordia de Dios.


Nuestra tendencia es olvidarnos rápidamente de lo que Dios ha hecho por
nosotros. La obra del diablo, desde el principio, ha sido desconocer y
desmentir la obra de Dios. Trata de hacernos creer que muchas cosas son
producto de la casualidad o pueden suceder sin la intervención de Dios,
alejándonos poco a poco del Creador.
Así muchos, en su necio empeño de desconocer a Dios y su obra,
atribuyen hoy sus aciertos o desventuras a la suerte, el destino, la naturaleza
o cualquier otra figura impersonal.
Dios, buscando evitar que caigamos en semejante insensatez, desde el
principio ha insistido en que expresemos nuestra gratitud. Adán y Eva
trataron de enseñar este principio a sus hijos. También vemos esta actitud en
los patriarcas. A Moisés Dios le guió a celebrar algunas fiestas que
perpetuamente le recordarían al pueblo de Israel lo que Jehová había hecho
por ellos.

LA GRATITUD A DIOS ES EL RECONOCIMIENTO DE LO QUE


ÉL HACE A NUESTRO FAVOR.
Adán y Eva en vez de agradecer por todo lo que Dios le había dado,
“Todo árbol del huerto para comer” (Génesis 3:2); se concentraron en el
árbol prohibido. Se quejaron que Dios les prohibiera algo “pero del fruto del
árbol que está en medio del huerto dijo Dios: “No comeréis de él, ni lo
tocaréis, para que no muráis" (Génesis 3:3).
Contemple lo que Dios le ha dado y tenga contentamiento, de gracias.
n el Salmo 103:1-5, David insta a su propia alma a no olvidarse de los
beneficios de Dios y hace un reconocimiento de algunas cosas que cree que
Dios hace por él.

156
· “Él es quien perdona todas tus maldades.” En el
salmo 32 y 51 David hace una descripción detallada
de la dicha del perdón y El Apóstol Pablo hace
referencia a esas palabras en su epístola a los
creyentes de la iglesia de Roma (Romanos.4:7-8).

· “El que sana todas tus dolencias.” Puede ver uno de


los momentos de enfermedad de David en el salmo
6:2 “Ten misericordia de mí, Jehová, porque estoy
enfermo; sáname, Jehová, porque mis huesos se
estremecen.” Unos agradecen como lo hizo David;
mientras otros resaltan por su ingratitud. De los diez
leprosos que Jesús sanó, solo uno vino a dar gracias
(Lc. 17:11-19).

· “El que rescata del hoyo tu vida.” En el salmo 40:2


David da testimonio de su experiencia “Y me hizo
sacar del pozo de la desesperación, del lodo
cenagoso; puso mis pies sobre peña y enderezo mis
pasos.” Es importante no olvidar de donde Dios nos
sacó.

· “El que sacia de bien tu boca.” Se refiere a las cosas


buenas que recibimos de Dios cada día.35

· “El que te corona de favores y misericordias,” no es


una corona de méritos. Es de gracia, de bondad, de su
eterno amor y de entrañable misericordia. Implica
cercanía, ternura. ¿Vives reconociendo el favor de
Dios manifestado en tu vida y las que estás
profundamente agradecido al Señor?

35 La palabra traducida anhelos es discutida. Algunos encuentran el significado, “ornamento” y


otros “mejillas”, por eso usan “boca” en la traducción. De cualquier manera es claro que Dios
colma con buenas cosas la vida de sus hijos. Comentario Bíblico Mundo hispano, eSword.

157
LA GRATITUD NO DEBE SER UNA ACTIVIDAD,
SINO UNA ACTITUD PERMANENTE DE LA VIDA.
Jesús vivió en actitud de gratitud todo el tiempo de su vida
terrenal. Veamos cuatro ocasiones en las que Jesús dio gracias
por algún motivo.
· Mateo 11:25 “Gracias porque escondiste estas cosas
de los sabios y entendidos y la revelaste a os niños.”

· Mateo 14:13-21; 15:32-38. Dio gracias por dos


alimentos básicos: el pescado y el pan. Mientras los
discípulos dijeron: de que sirve esto para tanta gente;
Jesús dijo: “Padre, gracias.”

· Juan 11:41. Cuando estaba frente a la tumba de


Lázaro, dijo: “Padre, te doy gracias por haberme
oído.”

· Lucas 22:19-21. Dio gracias en la última cena. La


cena de la pascua.

El apóstol Pablo sabía la importancia de este principio


para su vida y ministerio. Un ejemplo de esto lo encontramos
en Filipenses 3:3, donde da gracias a Dios por los hermanos
de la iglesia de Filipos en todas sus oraciones y enseña a los
creyentes a vivir en esta actitud y según este principio.

LAS ENSEÑANZAS DE PABLO ACERCA DE LA


GRATITUD:
· Enseñanza a la iglesia de Éfeso: canten con gratitud.
“Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y
canticos espirituales, cantando y alabando al Señor
en vuestros corazones; dando siempre gracias por
todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor
Jesucristo” (Efesios 5:19-20).

158
· Enseñanza a la iglesia de Filipos: Oren con gratitud.
“Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas
vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y
ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6).
· Enseñanza a la iglesia de Colosas: obren con gratitud.
“Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho,
hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando
gracias a Dios por medio de él” (Colosenses 3:17).
· Enseñanza a la iglesia de Tesalónica: La voluntad de
Dios es que en todo tengan una actitud de gratitud.
“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de
Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1
Tesalonicenses 5:18).
· Enseñanza a su discípulo Timoteo: Den gracias por
todos los hombres.
“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas,
oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos
los hombres” (1 Timoteo 2:1).

MANERAS EN PUEDE SER EXPRESADA LA


GRATITUD:
· A través de una ofrenda (Génesis 4:1-5). La ofrenda
de Caín y Abel nos enseña a dar gracias por las
habilidades y los recursos recibidos de Dios.

· A través de un canto. Además de los canticos de


gratitud registrados en el libro de los salmos,
podemos mencionar el canto de liberación de Moisés
(Éxodo 15:1-18), el canto de alabanza de Ana (1
Samuel 2:1-10), el cantico de victoria de David (2
Samuel 22), el canto de alabanza de María (Lucas
1:46-55), etc.

· A través de una oración. Cuando Dios reveló a Daniel


la interpretación y el sueño de Nabucodonosor;
159
Daniel expresó su gratitud en oración a Dios “A ti,
Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque
me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has
revelado lo que te pedimos, pues nos has dado a
conocer el asunto del rey" (Daniel 2:23).

· A través del servicio “Así que, recibiendo nosotros


un Reino inconmovible, tengamos gratitud, y
mediante ella sirvamos a Dios agradándole con
temor y reverencia” (Hebreos 12:28). Sirvamos a
Dios con toda nuestra familia como lo hizo Josué
(Josué 24:15). Cuantos testimonios conocemos de
hombres y mujeres en el día de hoy que en gratitud al
Señor han dedicado sus vidas y sus familias al
servicio del Señor. El padre de mi esposa es un gran
ejemplo de esto. El pastor Lorenzo Cordero, el día
que Dios lo rescató de su vida pecaminosa, le
prometió al Señor servirle y luchar para que sus hijos
no experimentaran la vida de pecado que él vivió. Es
un pastor de una gran iglesia y sus seis hijos le sirven
al Señor de una manera maravillosa.

· A través de compartir nuestro testimonio al mundo. El


endemoniado de Gadara en gratitud al Señor por
haberle salvado, dio testimonio de las grandes cosas
que Dios hizo en su vida en Decápolis, que era un
confederación de 10 ciudades griegas (Lucas 8:39).

LA GRATITUD DEBE SER EXPRESADA A OTRAS


PERSONAS:
El Señor nos manda a ser agradecidos en Colosenses 3:15
· Ser agradecidos con nuestros padres (Efesios 6:2).
Sé que es un tanto fácil ser agradecidos a los buenos
padres que muchos han tenido. Donde resulta difícil
es en aquellos casos donde el padre abandono su
hogar y a sus hijos; los padres crueles y abusivos; los
padres viciosos. La madre que prefirió a otro hombre
160
u otra pareja antes que a sus hijos. Pero sea cual sea
nuestra situación, son nuestros padres. No los
elegimos. Por causa del Señor debemos perdonarlos y
decir: “Gracias Señor.” Aunque no tengamos ninguna
otra razón que la de habernos engendrados o
concebidos. Deberíamos, al menos por eso decir.
Gracias Señor.

· Ser agradecidos con nuestros pastores (Hebreos


13:7).
Mantengo una buena relación con quien fue mi pastor
durante 12 años. Es la persona que más ha
influenciado mi vida. Fue más que un pastor. Fue un
padre para mí. Me aceptó como parte de su equipo de
misioneros de tiempo completo cuando yo solo tenía
15 años de edad. Creyó en el llamado de Dios para mi
vida. Me dio confianza. Me disciplinó. Me formó para
el ministerio. Aun le considero mi pastor. Siento un
profundo respeto y admiración hacia él.

· Ser agradecidos con quienes nos han ayudado (2


Samuel 9:1; 2 Reyes 4:13).
Muchos reciben el favor de Dios, pero son pocos los
que reconocen su obra y viven en una actitud de
permanente agradecimiento. En el libro de Lucas
17:11-19 se nos cuenta la historia de diez leprosos
sanados y solo uno regresó glorificando a Dios y
dando gracias. Este cuadro refleja la triste historia que
se vive aun dentro de nuestras iglesias.

161
Preguntas

1. ¿Tiene usted su enfoque en las cosas que Dios le ha dado o en lo


que le ha prohibido?
2. Escriba siete cosas de las cuales está agradecido a Dios
3. Escriba los cuatros textos bíblicos en lo que se presenta a Jesús
dando gracias
4. ¿Qué enseñó el apóstol Pablo a la iglesia de Éfeso sobre la
gratitud?
5. ¿Qué enseñó el apóstol Pablo a la iglesia de Filipos sobre la
gratitud?
6. ¿Qué enseñó el apóstol Pablo a la iglesia de Colosas sobre la
gratitud?
7. ¿Qué enseñó el apóstol Pablo a la iglesia de Tesalonicenses sobre
la gratitud?
8. ¿Qué enseñó el apóstol Pablo a la iglesia de Éfeso sobre la
gratitud?

162
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 4
Obediencia
“..La ira de Dios sobre los hijos de desobediencia” Efesios 5:6.

¿Qué es la obediencia?
Es hacer lo que se nos ha ordenado hacer y no hacer lo que se nos ha
prohibido.
La obediencia es un principio de Dios. Es importante tomar en cuenta
que debemos obedecer al llamamiento de Dios de dejar el pecado para
seguirle a Él, vivir una vida santa y servirle con integridad, verdad y
fidelidad (Josué 24:14).
La caída de la humanidad se originó en la falta de obediencia. En el
principio Dios les dijo a Adán y Eva lo que debían hacer y también lo que no
debían hacer (Génesis 1:28-30). Eva obedeció la palabra de una serpiente en
lugar de hacer lo que Dios le había ordenado.
Todos sabemos lo fácil que se hace en ocasiones obedecer a otros
antes que a Dios. En algún momento de nuestra vida hemos caído en ese
estado de desobediencia.
Aunque toda la raza humana fue afectada por el acto de desobediencia
de Adán y Eva; Mayor es el acto de obediencia de Jesús y no solo el acto sino
los efectos y consecuencias sobre nosotros “Así como por la desobediencia
de un hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la
obediencia de uno, muchos serán constituidos justos” (Romanos 5:19).
Somos hijos de obediencia (nacidos de Cristo). Al creer en Cristo,
recibimos una nueva vida y dejamos de ser hijos de desobediencia. Somos
nacidos de Dios o engendrados de Dios. “Mas a todos los que lo recibieron,
a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.
Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de
varón, sino de Dios” (Juan 1:12-13).
El Apóstol Pedro describe así a los creyentes “Como hijos obedientes,
no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra
163
ignorancia” (1Pedro 1:14).
Nuestra naturaleza pecaminosa esta inclinada a la desobediencia;
pero la nueva naturaleza de la cual hemos sido hechos participes por Cristo
Jesús tiende de la obediencia.

LA OBEDIENCIA ES LA MANIFESTACIÓN DE NUESTRO AMOR


A DIOS:
Por la obediencia una persona expresa como es su relación de amor
con Dios (Juan 14:15-21).
A Abraham le fue mandado sacrificar a su hijo Isaac (Génesis 22:1-2).
Lo que Abraham más quería en el mundo era a su hijo. Su muerte sería
el sufrimiento más difícil de soportar, pero si Dios lo pedía, él estaba
dispuesto a hacerlo. Quizás no entendió por qué Dios ordenara tal sacrificio
pero Abraham le obedeció (Génesis 22:3).
Quizás esperaba que algún día, fuera en esta vida o en la eternidad,
Dios le daría a entender el porqué de esta petición. Así, salió a la
montaña a recoger la leña para el sacrificio, haciéndose acompañar por su
hijo.
Pienso que los momentos más difíciles eran cuando su hijo le
preguntaba: “Papá, ¿dónde está el cordero?” No puedo imaginarme el
rostro de Abraham, cómo contenía sus lágrimas para no declarar aun a su
hijo lo que pretendía hacer. Cuando la leña estaba preparada sobre su altar su
hijo insistía: “Papá, ¿dónde está el cordero para el holocausto?” Y
Abraham sabiamente respondía: “Dios proveerá el cordero” (Génesis
22:7-8).
Aun así tomó a Isaac y lo ató de pies y manos, quizás sin poder dar
respuesta a su hijo del por qué lo hacía. Sacó su espada para degollarle y al
instante, antes que fuera demasiado tarde, en el momento perfecto escuchó
la voz de Dios que le dijo: “¡Abraham detente!” (Génesis 22:11-12).
¿Hasta dónde llegó la obediencia de Abraham? Fue una obediencia
incondicional. No discutió con Dios. No le exigió a Dios que contestara
todas sus preguntas y que le convenciera con argumentos contundentes el
porqué de esa petición. Así actuamos nosotros muchas veces. Si no hay
confirmación y reconfirmación no estamos dispuestos a obedecer.
¿No es cierto que nuestra obediencia tenga demasiados límites y
condiciones? Estamos dispuestos a obedecer solamente aquello que nos
164
resulta agradable. Piensa en las ocasiones en que ha sido difícil para ti
obedecer a Dios.
La fe produce la obediencia. Por obediencia andamos en el camino de
Dios y vivimos por la voluntad de Dios. Pablo se estaba refiriendo a esto
cuando afirmó que Dios es el que produce en nosotros “El querer y el hacer
por tu buena voluntad” (Filipenses 2:13). La obediencia es obra de Dios en
nuestros corazones.

JESUS, EL EJEMPLO SUPREMO DE OBEDIENCIA:


Tenemos buenos ejemplos de obediencia en el Antiguo y Nuevo
Testamento.
A Abram, Dios le dijo: “Vete de tu tierra, de tu parentela” (Génesis
12:1), “Anda delante de mí y sé perfecto” (Génesis 17:1). Él siguió Su
llamado al servicio. A Moisés Dios lo llamó a dejar Egipto (Hebreos 11:27)
y luego a regresar a Egipto a liberar a Su pueblo (Éxodo 3:7-10).
En el Nuevo Testamento, Pedro y su hermano Andrés fueron llamados
a dejar las redes, a seguir a Jesús y ser pescadores de almas (Marcos 1:17-
18). Pablo fue llamado a dejar de perseguir a los cristianos y a dar testimonio
a los gentiles (Hechos 9:15).
El ejemplo supremo de obediencia es Jesús.
En su bautismo se muestra la obediencia y la aprobación del Padre (Mateo
3:15-17)
“Más aún, hallándose en la condición de hombre, se humilló a sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).
“Y, aunque era Hijo, a través del sufrimiento aprendió lo que es la
obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna
salvación para todos los que lo obedecen” (Hebreos 5:8-9).

EL EJEMPLO DE LOS DISCÍPULOS:


Debemos obedecer a Dios antes que a los demás. A los discípulos se
les prohibió terminantemente que siguieran predicando el nombre de Jesús.
Recibieron muchas amenazas de los principales sacerdotes y ancianos del
pueblo, pero su respuesta a estos atropellos fue contundente. Dijeron:
“Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios,
porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:19-

165
20). Nada ni nadie debe privarnos de nuestra obediencia a Dios.
Cuantas veces hemos obedecido a otras personas antes que a Dios.
No podemos obedecer a Dios a menos que le creamos y confiemos en
Él. No podemos creer y confiar en Dios a menos que lo amemos. No
podemos amarle a menos que lo conozcamos.

¿A QUIÉN OBEDECER?
La obediencia no se limita a Dios. Hay que obedecer a todo el
que requiera obediencia.
· A Dios primeramente “Como hijos obedientes, no os
conforméis a los deseos que antes teníais estando en
vuestra ignorancia” (1 Pedro 1:14).

· A nuestros padres “Hijos, obedeced en el Señor a


vuestros padres, porque esto es justo. "Honra a tu
padre y a tu madre" --que es el primer mandamiento
con promesa” (Efesios 6:1-2).

· A nuestros pastores “Obedeced a vuestros pastores y


sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras
almas como quienes han de dar cuenta, para que lo
hagan con alegría, sin quejarse, porque esto no os es
provechoso” (Hebreos 13:17).

· A nuestros jefes “Esclavos, obedeced en todo a


vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como
los que quieren agradar a los hombres, sino con
corazón sincero, temiendo a Dios” (Colosenses
3:22).

· Obedecer unos a otros “…Igualmente, jóvenes,


estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a
otros” (1 Pedro 5:5b).
166
LO QUE PRODUCE LA OBEDIENCIA:
· La complacencia de Dios.
La Biblia nos dice que obedecer es mejor que los
sacrificios y que Dios se complace en la obediencia de
sus hijos (1 Samuel 15:22; Mateo 3:17); pero también
nos dice que la ira de Dios está sobre los hijos de
desobediencia (Efesios 5:6). Si obedecemos, somos
aceptados delante de Dios, pero si desobedecemos
seremos desechados como el Rey Saúl (2 Samuel
7:15).
· La recompensa de Dios.
En la Biblia, Jesús nos promete: “Todo lo que pidáis
en oración, creyendo, lo recibiréis” (Mateo 21:22).
Los hijos de Dios debemos obedecer siempre, sea que
estemos en presencia de los lideres, hermanos o
cuando estemos solos y en ambiente donde no hay
cristianos. Pablo tenía la satisfacción que así era la
obediencia de los hermanos de la iglesia de Filipos
“Por tanto, amados míos, como siempre habéis
obedecido, no solamente cuando estoy presente, sino
mucho más ahora que estoy ausente, ocupaos en
vuestra salvación con temor y temblor”(Filipenses
2:12).

167
Preguntas

1. Escribe tu propia definición de la obediencia


2. ¿Te consideras un hijo de obediencia?
3. Escribe tres características de un hijo de desobediencia
4. Escribe tres características de un hijo de obediencia
5. Describe tres límites o condiciones que a veces exigimos para
obedecer
6. Mencionas tres ejemplos de obediencia del Antiguo testamento que
no se hayan mencionado en la lección.
7. Mencionas tres ejemplos de obediencia del nuevo testamento que
no se hayan mencionado en la lección.
8. Da tres razones para considerar a Jesús como el ejemplo supremo
de obediencia
9. ¿Qué significa para ti obedecer a Dios antes que a los hombres?
10. A quien manda el Señor en su palabra que debemos obedecer,
escribe la cita bíblica.

168
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 5
Pureza
“Y no participéis en las obras… de las tinieblas” Efesios 5:11.

Uno de los valores más importante para los hijos de Dios debe ser la
pureza. Ese fue uno de los consejos más importantes que recibí en mi vida
en relación a este principio.
Cuando tenía solamente 14 años de edad y un año de haber recibido a
Jesús como mi Salvador, asistí a un campamento de los “Embajadores del
Rey” en La Guásima, Valencia. La promotora nacional de los embajadores
me tomó y me dijo: “Hijo, consérvese puro para la esposa que Dios tiene
para usted.” Este consejo quedó grabado en mi corazón. Doy gracias a Dios
por esa hermana y por el Espíritu de Dios que me guardó para ese momento
y para esa persona especial.
Creo que necesitamos oír el consejo del apóstol Pablo a su hijo
Timoteo. “No participes en pecado ajeno, consérvate puro” (1Timoteo
5:22).

¿SE PUEDE VIVIR EN PUREZA?


¿Es posible ser puro en medio de tanta impureza?
¿Pueden nuestros jóvenes llegar puros al matrimonio?
¿Es posible que un joven se mantenga puro en su sexualidad en medio de
esta generación maligna y perversa?
¿Es posible mantener pura su fe en mundo tan idólatra, ateo y humanista?
¿Es posible mantenerse puro en un mundo tan vicioso?
Creo que si es posible y no es asunto que usted o yo lo crea; sino que Cristo
lo hizo posible. “Él fue tentado en todo pero sin pecado” y “Tiene poder
para socorrer a los que son tentados.”

169
Hay dos cosas que quiero mencionar que puede ayudarnos:
· No es necesario probar o experimentar el mal para tener un
testimonio impactante

· Hay que trabajar sobre los valores. La raíz de la degeneración y


depravación está en la tergiversación de los valores. Invertir los
valores. “A lo malo llaman bueno y a lo bueno llaman malo”. Eso no
es nuevo. Pero si tiene una nueva presentación.

Y en caso de quienes antes de nuestra conversión vivimos una vida


impura, no olvidemos ni dudemos de la obra que el Señor ha hecho en
nuestras vidas tal como la declaración al profeta Isaías “Es quitada tu culpa
y limpio tu pecado” Isaías 6:7c; y como lo recuerda Pablo a los creyentes de
Corinto “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os
engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los
afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los
borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de
Dios. Y esto erais algunos de vosotros, pero ya habéis sido lavados, ya
habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor
Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios” (1Corintios 6:9.11). Es necesario
que nos mantengamos separados del pecado y del mundo, pues hemos sido
sacados de la inmundicia y purificados para adorar y servir a nuestro único
Dios y Rey.

LA IMPORTANCIA DE SER PUROS


Para estar en la presencia del Señor y disfrutar de su íntima comunión,
hay que mantenerse puro. El Salmo 24:3-5 pregunta: “¿Quién subirá al
monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo?” La respuesta que se
da se refiere a la pureza de vida y es presentada en una forma muy específica.
“El limpio de manos” se refiere a nuestras obras, nuestras acciones,
nuestro proceder. Muchas veces encontramos a personas con buenas
intenciones, pero su proceder o su manera de lograr las cosas, deja mucho
que pensar o sencillamente es mala y perjudicial.
“De corazón puro” tiene que ver con nuestras motivaciones. La
Biblia dice “Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor”
(Colosenses 3:23), “Sin murmuraciones ni discusiones” (Filipenses 2:14).

170
Muchas veces nuestras motivaciones son impuras. No somos movidos por
un sincero amor, sino por nuestro orgullo, egoísmo, resentimientos,
rebeldía, amargura y tantos otros sentimientos negativos. El Señor examina
nuestros corazones y por eso dice: “Engañoso es el corazón más que todas
las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9). Dios muestra
su poder “…A favor de los que tienen corazón perfecto para con él” (2
Crónicas 16:9).
“No ha elevado su alma a cosas vanas” nos enseña que es importante
que nuestros pensamientos sean puros (Filipenses 4:8). Debemos entender
que nuestra mente no debe ser un albergue o pocilga de malos
pensamientos. Hay muchos pensamientos que debemos rechazar, pero que
aceptamos y consentimos porque no tiene forma material y no se ven. Es
difícil juzgar lo que una persona piensa, pero ¿acaso olvidamos que Dios
conoce nuestros pensamientos y escudriña la mente? (Jeremías 17:10).
“No ha jurado con engaño.” Esta es una de las cosas más importantes
con relación a la pureza, pero quizás la menos tomada en cuenta. Ninguna
palabra corrompida debe salir de nuestra boca (véase Efesios 5:4).
Debemos sacar de nuestro vocabulario las palabras obscenas, las
necedades, las mentiras, las falsas promesas, las críticas, los malos
comentarios, el chisme, los falsos testimonios contra otra persona, las
maldiciones, las quejas y sobre todo las ofensas y palabras negativas.
Tampoco debemos prometer hacer algo y no cumplirlo. Confieso que en
muchas ocasiones he caído en este pecado, he prometido algo en un
momento determinado y no he cumplido, y sé que muchos estamos en esta
misma situación

EL SIGNIFICADO DE VIVIR EN PUREZA


· Mantenernos puros significa no participar en pecados
ajenos (1Timoteo 5:22; Efesios 5:7; 2 Juan 1:11). Al
callar y no reprender a alguien que sabemos hace mal,
estamos participando en sus pecados (Efesios 5:11).

· Mantenernos puros significa no participar de la


idolatría (1Corintios 10:19-20).

171
· Mantenernos puros significa estar apartados de toda
fornicación e inmoralidad sexual (Efesios 4:17-20;
Colosenses 3:5).

· Debemos evaluar diariamente nuestro


comportamiento (Proverbios 8:34; Lucas 24:23;
Eclesiastés 11:1).

· Mantenernos puros significa conservar una buena


imagen, reputación y dignidad frente a todas las
personas (1 Pedro 2:12).

Debemos mantenernos limpios para que nuestros ojos sean


abiertos y vean la grandeza de Dios y sus maravillosas obras
(Mateo 5:8). Además, vivamos en la expectativa de que un
día estaremos para siempre con Él en su gloria.

172
Preguntas

1. Encuentra tres textos bíblicos que insten a la pureza en la


sexualidad
2. Encuentra tres textos bíblicos que insten a la pureza en la adoración
en contra de la idolatría
3. Encuentra tres textos bíblicos que insten a la pureza de la conducta
en contra de los vicios
4. Encuentra tres textos bíblicos que insten a la pureza de la fe en
contra de las falsas doctrinas
5. ¿Qué significa para ti ser limpio de manos?
6. ¿Qué significa para ti ser puro de corazón?
7. ¿Qué significa para ti no elevar su alma a cosas vanas?
8. ¿Qué significa para ti no jurar engaño?
9. Cita tres textos bíblicos que se refieren a que Dios nos limpia de las
impurezas
10. Selecciona un texto bíblico que mencione de tres a cinco impurezas
que Dios nos ha limpiado.

173
6 LECCIÓN VALORES ESPIRITUALES

Transparencia
“… andad como hijos de luz” Efesios 5:8

UNA GRAN EQUIVOCACIÓN


He oído muchas personas decir que hay gente que busca el evangelio
para tapar, encubrir o escapar del pecado que han cometido. Creo es un gran
error, ya que la Biblia dice que el evangelio es la luz de la gloria de Cristo
(véase 2 Corintios 4:4), y que los que practican el pecado aborrecen la luz y
no vienen a la luz para que sus obras no sean reprendidas (véase Juan 3:19-
21). El evangelio no es el lugar más adecuado para encubrir una falta o
pecado. “Todas las cosas están desnudas y descubiertas ante aquel a quien
hemos de dar cuentas” (Hebreos 4:13).

NECESITAMOS SER CONFRONTADOS CON LA REALIDAD.


En el mundo, la gente se esfuerza mucho en ocultar sus pecados y sus
fracasos. El Rey David escondió su pecado durante un año. Fue confrontado
por el profeta Natán acerca de su adulterio y homicidio (2 Samuel 12:1-14).
Tuvo que decidir confesar su pecado. “Mientras calle se envejecieron mis
huesos en mi gemir todo el día, porque de día y de noche se agravo sobre mi
tu mano; se volvió mi verdor en sequedades de verano. Dije: “Confesare
mis transgresiones al Señor y tu perdonaste la maldad de mi pecado”
(Salmo 32:3-5)
“El que encubre sus pecados no prosperara; pero el que los confiesa y
se aparta alcanzara misericordia” (Proverbios 28:13).
Siempre he sido impresionado que al hacer la descripción de los
pecadores que están condenados al infierno, la lista la encabezan “los
cobardes” y esto se refiere precisamente a las personas que han vivido su
vida en este mundo huyendo de su realidad, escondiéndose, justificándose,
engañándose a si mismo y no han querido enfrentarse a sus propios pecados.
“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los

174
fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su
parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.”
Recuerden además que la mujer Samaritana. Una mujer que no quería
ser señalada por los demás. Que además de huir de si misma; huía de la
gente. Mucha gente de Samaria iba al pozo de Jacob cada día al amanecer,
iban en caravana a buscar agua para ellos y sus animales. Pero la mujer
samaritana no iba con ellos por miedo a ser señalada. Ella iba al mediodía,
cuando el sol estaba fuerte y nadie iba en camino. Es por eso que Jesús la
encontró sola en el pozo.
La conversación con Jesús estaba bien hasta el momento que el tocó su
privacidad. Le preguntó: ¿Dónde está tu marido? Ella respondió “no tengo
marido” (Juan 4:17). Ella no sabía que estaba frente a alguien que conocía
toda su vida y que sabía que su más grande necesidad era ser confrontada
con su realidad.
¿Porque piensas que esta mujer respondió así? ¿No se imaginaba que
un extranjero o judío conocía acerca de su vida pasada?
Todos tememos que nos señalen por haber hecho el mal, se burlen de
nosotros, y nos rechacen. Sentimos la misma vergüenza de Adán y Eva, la
que les llevó a esconderse de Dios por haber pecado.
Para ser restaurados a nuestra comunión con Dios, necesitamos ser
confrontados con nuestra realidad. La Biblia dice que todo lo encubierto
será descubierto “Así nada hay oculto que no haya de ser descubierto, ni
escondido que no haya de ser conocido y de salir a la luz” (Lucas 8:17); que
lo que hacemos en nuestra cámara más secreta, Dios lo revelara en público
(véase 2 Samuel 12:12). Pero la Biblia también nos dice que Dios exhibirá
nuestra justicia (véase Miqueas 7:9), que no es nuestra justicia en la carne
que son como trapos de inmundicia (véase Isaías 64:6), sino la justicia que
viene de Dios en Cristo Jesús.
En mi juventud uno de las actividades que realizaban los jóvenes de la
iglesia era visitar cada domingo por la tarde una institución que trabaja con
jóvenes con problemas de droga. Visitábamos a los internos, practicábamos
deporte con ellos y al final de la tarde nos reuníamos para cantar alguna
alabanza, dar un mensaje bíblico y compartir un refrigerio y algunos regalos
que habíamos preparado para ellos. Dos de los jóvenes fueron
transformados y comenzaron a congregarse. Pero había un joven allí que
cuando realizaban algunos trabajos de jardinería y siembra, trabajaba con
mucho afán y el supervisor le preguntó porque lo hacia de esa manera, si no
le estaban exigiendo eso. Pero él le contesto que lo hacía para llegar
175
extasiado a su cuarto a dormir y así no recordar que había matado a un
policía en otra ciudad. Porque cuando no terminaba el día agotado
físicamente era imposible para el conciliar el sueño. ¡Que terrible será vivir
en una situación como esa! Este joven vivía cada día huyendo de su
realidad.

NUESTRA RELACION CON DIOS DEBE SER ESTABLECERSE


SOBRE LA BASE DE LA SINCERIDAD
El propósito de Dios no es avergonzarnos. Jesús desea presentarnos
santos y sin mancha delante del Padre (véase Efesios 5: 27). Debemos ser
sinceros con Él y descubrir nuestros corazones delante de Él sin ninguna
reserva. Dios sabe todo lo que hemos vivido, aun las cosas que nos
avergüenzan y que no quisiéramos recordar, pero nada debe quedar
guardado dentro de nosotros. El Señor debe tener acceso a las cámaras
secretas de todo corazón; no debe haber ningún secreto entre nosotros y
Dios. Él debe saberlo todo, no por su facultad de conocer todas las cosas,
sino porque nosotros se lo hemos confiado para establecer nuestra
comunión con Dios y tener intimidad con Él (véase Romanos 2:16).
Lamentablemente muchos cristianos todavía no dan evidencia de un
verdadero arrepentimiento y siguen ocultando sus pecados y justificándose
delante de Dios.
En una oportunidad, cuando trabajaba como misionero en un pueblo
rural, comencé a enseñar sobre la idolatría y el espiritismo y la necesidad de
limpiarnos y separarnos de todo lo que tenía que ver con esas prácticas. Una
hermana decía que nunca había creído ni participado en esas cosas. Varias
semanas después, su hija fue posesionada por los demonios. Al atenderla
descubrimos que la joven había sido llevada por su mamá a las montañas de
los espiritistas.
También yo tuve el mismo problema. Cuando iba a ser bautizado,
confesé mis pecados públicamente. Confesé mi consumo de licor a sólo 13
años de edad, pero negué que había fumado cigarrillos. Hay muchas cosas
que podemos confesar pero hay otras que no queremos ni siquiera recordar;
allí debemos ser transparentes.
Hay cosas que han producido tanto dolor en nuestras vidas que no
podemos recordarlas, pero están allí, afectándonos sin que nos demos
cuenta, perjudicándonos, cambiando nuestro carácter, nuestra autoestima y
nuestra vida en general. Allí es donde debemos hacer la oración que hizo

176
David: “Examíname, Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis
pensamientos. Ve si hay en mí camino de perversidad y guíame por el
camino eterno” (Salmo 139:23).
Muchos hermanos viven una vida misteriosa. Algunos no quieren ser
visitados en sus casas, otros esconden el lugar donde trabajan y hay quienes
dicen voy a salir con alguien, voy a hacer una diligencia, tengo un
compromiso. No quieren que nadie se entere de lo que están haciendo. Otros
tienen doble o triple cara, tienen varias caretas o máscaras: con una van a la
iglesia, otra es para estar en su casa y otra para el colegio o el trabajo.
Nuestra relación con Dios debe estar basada en la sinceridad y es por
eso que al iniciar nuestra vida cristiana debemos dar cuentas de nuestros
hechos. “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: aunque vuestros
pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque
sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18).
“Muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de
sus hechos” (Hechos 19:18).
ANDAD COMO HIJOS DE LUZ
“Porque en otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz
en el Señor; andad como hijos de luz” (Efesios 5:8). Andar
como hijos de luz equivale a ser transparentes. ¿Qué hacer
para andar en la luz?
· “Y no participéis en las obras infructuosas de las
tinieblas,sino más bien reprendedlas” (Efesios 5:11).

· “Porque vergonzoso es aun hablar de lo que ellos


hacen en secreto” (Efesios 5:12).

· “Más todas las cosas, cuando son puestas en


evidencia por la luz, son hechas manifiestas, porque
la luz es lo que manifiesta todo” (Efesios 5:13).

· “Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y


levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo”
(Efesios 5:14).

177
· “Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio,
nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que
anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las
tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9).

Si queremos tener comunión con Dios es necesario que


seamos transparentes. Somos hijos de luz y no debemos vivir
tratando de ocultar la realidad de nuestros sentimientos,
pensamientos y voluntad. Recordemos lo que nos dice el
apóstol Juan: “Dios es luz y no hay ninguna tinieblas en él” (1
Juan 1:5). Si hay algo malo en nosotros es mejor que lo
reconozcamos y busquemos la ayuda de Dios, y no que nos
presentemos como si todo está bien cuando en nuestro interior
nos consumen nuestros pecados y culpas.
Para terminar quiero compartir la letra de una canción que
compuse hace años:
“Dios sabe cuan fiel he sido yo hoy, Nada se oculta de sus ojos,
Pues todo está desnudo delante de él, Nada se le puede
encubrir,
Pues Dios es Luz y no hay tinieblas en Él.”

178
Preguntas

1. De tres razones porque el evangelio no es el lugar más adecuado


para encubrir nuestras faltas o pecados.
2. ¿Crees que fue necesario confrontar a David con su realidad o
pecado?
3. ¿Crees que fue necesario que Jesús confrontara a la mujer
samaritana sobre su vida pasada?
4. ¿Hay alguna cosa oculta o secreta para Dios?
5. ¿Cómo explicarías el texto de Romanos 2:16 que habla que Dios
juzgará los secretos de los hombres?
6. ¿Crees que es importante confesar nuestros pecados delante de
Dios?
7. ¿Qué opinas acerca de la confesión pública?
8. ¿Tienes una relación con Dios basada en la sinceridad?
9. ¿Te consideras un hijo de Luz?
10. Da tres características de un hijo de luz

179
7 LECCIÓN VALORES ESPIRITUALES

Vida Fructifera
“..El fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad” Efesios 5:9.

El Señor Jesús en una ocasión dijo a sus discípulos: “No me elegisteis


vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros y os he puesto para que vayáis
y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca” (Juan 15:16). ¿Qué significa
llevar fruto? ¿Qué enseñaba Jesús con esto?
El Señor Jesús hace la ilustración comparando a su Padre a un
labrador, a Sí Mismo (Cristo) como el árbol de la vid, y a nosotros (los
creyentes) como las ramas (véase Juan 15:1-8). Jesús hizo la comparación
no con cualquier árbol, sino con la vid que es menester podar para que pueda
dar buen fruto. Así Jesús nos da a entender que necesitaremos ajustes a lo
largo de la vida para que la obra de Dios se manifieste en nosotros.

DAR FRUTO SIGNIFICA TENER UN VERDADERO


ARREPENTIMIENTO
El primer ajuste es arrepentirnos. Juan el Bautista mandó a sus
seguidores a dar frutos dignos de arrepentimiento. Les decía que no
confiaran en ser el pueblo de Dios, porque “el hacha ya está puesta a la raíz
de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto se corta y se echa
al fuego” (Lucas 3:10). No debemos pensar: soy cristiano, soy bautizado,
soy de tal iglesia. Si no tenemos fruto, seremos cortados, separados de
Dios. “Entonces ellos le preguntaron, ¿cómo podemos dar fruto? Y él les
respondió: Arrepintiéndose de su egoísmo, de su avaricia, y de sus
engaños” (véase Lucas 3:11, 13 y 14).
Un verdadero Arrepentimiento es arrepentimiento para con Dios. El
apóstol Pablo resumió su enseñanza a dos elementos esenciales para la
salvación “Y cómo nada que fuera útil he rehuido de anunciaros y
enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles
acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor
Jesucristo” (Hechos 20:21). Arrepentimiento para con Dios es asumir la
180
responsabilidad delante de Dios de nuestros pecados. Sentirnos responsable
delante de Dios de todas nuestras acciones pasadas, presentes y futuras. No
es arrepentimiento por descubrimiento, ni tampoco resignación por “haber
cometido un error.”

DAR FRUTO ES TENER UNA VIDA LLENA DEL ESPÍRITU


SANTO
Una vida fructífera es una en que los deseos de nuestra naturaleza
pecaminosa han sido crucificados, han muerto y ya no nos gobiernan. En su
lugar, hay nuevos sentimientos, pensamientos y disposiciones, nuevas
virtudes o características producidas por el Espíritu Santo en nosotros.
Esto se da cuando permanecemos unidos al Señor: “El que permanece en mí
y yo en él, este lleva mucho fruto” (Juan 15:5). ¿Se considera usted una
persona llena de amor, gozo y paz? Subraye aquellos frutos que usted ve en
su propia vida: AMOR, GOZO, PAZ, PACIENCIA, BENIGNIDAD,
BONDAD, FE, MANSEDUMBRE, TEMPLANZA (Gálatas 5:22-23).
“Todo aquel que lleva fruto [Dios] lo limpiará para que lleve más fruto”
(Juan 15:2).
Es importante dar fruto en el tiempo adecuado. Pablo exhortó a los
hermanos de Corinto, porque habiendo pasado ya algún tiempo, deberían
ser maduros espiritualmente y maestros de otros. Sin embargo, todavía
necesitaban que se les enseñase las primeras lecciones de la vida cristiana
(véase 1 Corintios 3:1-8).

DAR FRUTO SIGNIFICA GANAR ALMAS PARA CRISTO



¿Cuánto tiempo tiene de haber recibido a Jesús?
Desde ese tiempo hasta hoy ¿cuántas personas son creyentes como
fruto de su testimonio y de su esfuerzo en la gracia de Dios?
Un pasaje clave que identifica a las personas ganadas para Cristo
como fruto espiritual, se encuentra en Juan 4. Los discípulos de Jesús le
pidieron que se detuviera a comer, pero él les contesto que su comida era
hacer la voluntad del Padre y acabar su obra. Luego Jesús dijo: “¿No decís
vosotros: aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os
digo: alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para
la siega. Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna” (Jn.
181
36
4:35,36). Recoger frutos para vida eterna es ganar almas para Cristo.
Cada creyente debería ser, un ganador de almas. Ninguna otra obra en
esta vida tendrá mayor galardón en el cielo: “Los entendidos
resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que enseñan a la
multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” Daniel 2:3. 37
El llamamiento al discipulado incluye llegar a ser un ganador de almas
“Venid en pos de mí y os hare pescadores de hombres” (Mateo 4:19).
El apóstol Pablo fue un excelente ganador de almas “Por lo cual,
siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar al mayor
número…Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos
me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos” (1
Corintios9:19,22).

DAR FRUTO ES CUMPLIR EL PROPÓSITO PARA EL CUAL DIOS


NOS LLAMÓ
Dios llama a cada persona para que cumpla un propósito específico
que Él escogió (véase Filipenses 3:12-14). Debemos reorientar nuestro
esfuerzo hacia lograr dar buen fruto en nuestra vida espiritual.
Esta no es la primera vez que se usa la imagen de un fruto para referirse
a la vida del hombre. En el Salmo 1:2-3 se nos dice que el que medita en la
ley divina de día y de noche Será como un árbol plantado junto a corrientes
de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae y todo lo que hace
prosperará”. El Señor nos está comparando con un árbol y el fruto es el
resultado final del árbol. Jesús nos enseñó: “Por sus frutos los conoceréis…
todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos”
(Mateo 7:16-17).
Esto significa que las obras, metas o propósitos que comencemos
deben ser terminados con fidelidad y con éxito. Llevar fruto en toda buena
obra significa que toda buena obra debe llegar a su feliz término. Cuando
comenzamos algo bueno, debemos luchar hasta terminarlo. Esto tiene ver
con los logros de nuestra vida: como cuando un joven que termina su
bachillerato, otro que termina su carrera universitaria, otro que emprende un
negocio y logra estabilizarlo, de los adultos que llegan a tener hijos y

36 John MacArthur, Como obtener lo máximo de la palabra de Dios, (Editorial Portavoz, 2003), 148.
37 Francisco Lacueva, La Iglesia: cuerpo de Cristo, (Editorial Clie, 1973), 134.

182
encaminarlos en el camino de Dios. También puede decirse de los líderes,
que lleven sus grupos al crecimiento y a lograr sus metas.
Dios nos llama a participar en su obra (véase Efesios 2.10) y le agrada
cuando damos fruto en toda buena obra (véase Colosenses 1.10). Se
necesita el fruto del Espíritu para andar en las obras de Cristo. Siendo que
estas buenas obras son de Cristo, debemos estar agradecidos a Dios que por
su gracia nos permite participar. Solo por fe en Cristo según el Espíritu y la
palabra de Dios se pueden ser fructifico espiritualmente.

183
Preguntas

1. Escriba los frutos del Espíritu Santo de Gálatas 5:22-23


2. ¿Cuánto tiempo hace que recibió al Señor?
3. ¿Cuántas almas ha ganado para el Señor? ¿Puede mencionar tres?
4. ¿Qué significa recoger frutos para vida eterna?
5. ¿Qué significa llevar frutos en Juan 15?
6. ¿Qué significa ser un árbol con frutos en Lucas 3?
7. ¿Qué significa dar su fruto en su tiempo en el salmo 1?
8. ¿Qué significa dar fruto en toda buena obra en Colosenses?
9. ¿Hay algún fruto del Espíritu que es muy notable en su vida?
10. ¿Hay algún fruto del Espíritu que es difícil verlo en su vida?

184
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 8
Agradar A Dios
“… comprobando lo que es agradable al Señor” Efesios 5:10.
La aprobación de Dios es importante. La Biblia nos presenta desde el
principio que Dios mostró agrado o desagrado por las personas y sus obras.
* Dios se agradó de Abel y su ofrenda, más no mostró agrado por Caín y su
ofrenda ¿Cuál piensas que fue la razón del agrado y desagrado de Dios en
relación a estos personajes y sus ofrendas?
· En Génesis se destaca lo mejor de la ofrenda de Abel; mas en Caín
no resalta lo mejor. Creo que esto es intencional del autor del libro.
(véase Génesis 4:4-5)
· En Hebreos se destaca la fe y la justicia de Abel (véase Hebreos
11:4). Al conocer el desenlace fatal de la historia se muestra la
incredulidad e injusticia de Caín
* Dios se agradó de Abraham por su fe y obediencia (Génesis 22:15-18).
· Su fe al dejar su tierra y salir sin saber adónde iba (véase Hebreos
11:8).
· Su fe al creer junto a Sara en la promesa de Dios (véase Hebreos
11:11-12)
· Su fe y obediencia al ir a sacrificar su hijo Isaac (véase Hebreos
11:17).
* Dios se agradó de Moisés por su fidelidad (Números 12:7)
Fue fiel en toda su casa
· Fiel libertador (vease Hebreos 3:16)
· Fiel gobernador (Éxodo 18:18-23)
· Fiel legislador (véase Juan 1:17)
· Fiel profeta de Dios (véase Hechos 3:22)
* Dios se agradó de Josué y Caleb porque fueron hombres de fe y valor
(vease Números 14:6-8).
185
LO QUE DESAGRADA A DIOS
Pero de la mayoría del pueblo que salió de Egipto no se agradó Dios. Según
1 Corintios 10:5-10 ¿cuáles fueron las cosas que desagradaron a Dios?
· La codicia “No codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron” v.6
· La idolatría “Ni seáis idólatras, como algunos de ellos” v.7
(vease Éxodo 32:6).
· La fornicación “Ni forniquemos como algunos de ellos
fornicaron” v.8 (vease Números 25).
· Tentar al Señor “Ni tentemos al Señor, como también algunos de
ellos lo tentaron” v.9 (vease Números 21).
· La murmuración “Ni murmuréis como algunos de ellos
murmuraron” v.10 (vease Números 16:32-35).
La Biblia dice que ya fue suficiente el tiempo que vivimos conforme a
las pasiones humanas y no a Dios. El apóstol Pedro menciona otras cosas
que no agradan a Dios: Lascivia, placeres, borracheras, orgias, disipación y
abominables idolatrías (vease 1 Pedro 4:1-3)

LO QUE AGRADA A DIOS


Veamos ahora cómo agradar a Dios según cada pasaje bíblico
señalado.
· La fe “Es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay y que
es galardonador de los que le buscan” (Hebreos 11:6).
· La obediencia a su palabra “Entonces Samuel dijo: ¿Acaso se
complace Jehová tanto en los holocaustos y sacrificios como en la
obediencia a las palabras de Jehová? Mejor es obedecer que
sacrificar; prestar atención mejor es que la grasa de los
carneros”(1 Samuel 15:22).
· La fidelidad “Mas el justo vivirá por fe; pero si retrocede, no
agradará a mi alma” (Hebreos 10:38)
· La justicia “Hombre, él te ha declarado lo que es bueno, lo que pide
Jehová de ti: solamente hacer justicia, amar misericordia y
humillarte ante tu Dios” (Miqueas 7:8).
Cuando Jesús fue bautizado, se oyó una voz de los cielos que decía “Este es
186
mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” (Mateo 3:17). Como hijos de
Dios todos deberíamos producir esta satisfacción en nuestro Dios.
Sentimos la necesidad de agradar a quienes amamos y son importantes
para nosotros. Los hijos quieren agradar a sus padres, quieren hacerles
sentirse bien, orgullosos, satisfechos. Las esposas tratan de agradar a sus
maridos y viceversa. Los empleados buscan agradar al jefe. Los alumnos
tratan de agradar a sus maestros. Los ególatras tratan de agradarse a sí
mismos (véase 2 Timoteo 3:1-5).
Nosotros debemos vivir para agradar a Dios (lo que no significa que
no debemos agradar a los demás). Debemos hacer lo que Él espera de
nosotros, rendirnos de tal manera para que cumpla su propósito en nosotros.
Si queremos agradar a Dios, Jesús es nuestro modelo. Imitemos su amor, su
obediencia, su entrega. Hay una canción que se llama “Mi deseo es ser
como Cristo.” Yo creo que con la guía del Espíritu Santo y la inspiración de
su amor podemos lograrlo.

187
Preguntas

1. ¿Por qué considera usted que la aprobación de Dios es importante?


2. ¿Por qué cree que Dios se agradó de Abel y su ofrenda?
3. ¿Por qué cree que le desagradó Caín y su ofrenda?
4. ¿Qué agradó a Dios de Abraham?
5. ¿Qué agradó a Dios de Moisés?
6. ¿Qué agradó a Dios de Josué y Caleb?
7. ¿Qué cosas desagradaron a Dios de su pueblo en 1 corintios 10:5-
10?
8. ¿Qué agrada a Dios según Hebreos 10:38 y Hebreos 11:6?
9. ¿Qué agrada a Dios según 1Samuel 15:22?
10. ¿Qué agrada a Dios según Miqueas 7:8?

188
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 9
Diligencia
“Mirad, pues, con diligencia como andéis” Efesios 5:15.

Según el diccionario, el ser diligente significa: tener cuidado y


actividad en ejecutar una cosa; y actuar con prontitud, agilidad, prisa. Otras
versiones dicen: tengan cuidado de su manera vivir.38
Hay una escena bíblica donde Abraham fue visitado por unos varones.
Él no permite que se vayan sin atenderlos. Abraham fue de prisa a la tienda a
Sara y le dijo: toma pronto tres medidas de flor de harina, y amasa y haz
panes cocidos debajo del rescoldo. Corrió a las vacas, y tomó un becerro
tierno y bueno, se lo dio al criado, y éste se dio prisa a prepararlo; tomó
también mantequilla y leche, y el becerro que había preparado. y lo puso
delante de ellos. Él estuvo con ellos debajo del árbol y comieron. Dios
visitaba a Abraham y éste le recibió y le sirvió diligentemente, así que
Abraham seguidamente recibió el cumplimiento de la promesa del
nacimiento de su hijo (véase Génesis 18:1-15).
Hay bendición de Dios para el diligente. “¡Precioso bien del hombre
es la diligencia!” (Proverbios 12:27)

La Biblia nos dice que se requiere diligencia para muchas cosas,


veamos:

SE REQUIERE DILIGENCIA EN NUESTRO CRECIMIENTO


ESPIRITUAL (2 Pedro 1: 5)
Debemos ser prontos para oír y hacer lo que se nos ha enseñado de la
palabra de Dios (vease Santiago 1:19-22). La manera en que andamos se
pone de manifiesto en nuestra vida. Todos nuestros pensamientos,

38 Nueva Versión Internacional

189
sentimientos, disposiciones y acciones deben ser puestos a prueba y ver si se
ajustan al plan de Dios (vease Efesios 5:5).
La Biblia dice que debemos ser diligentes en obedecer la palabra de
Dios que hemos oído, porque muchos se deslizan, caen en la tentación del
diablo, o se dejan extraviar del camino de Dios por no prestar atención o ser
prontos para poner en práctica lo que Él nos dice.
“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las
cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. Porque si la palabra
dicha por medio de los ángeles fue firme y toda transgresión y
desobediencia recibió justa retribución, ¿cómo escaparemos nosotros, si
descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido
anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que
oyeron” (Hebreos 2:1-3).

SE REQUIERE DILIGENCIA EN NUESTRO TRABAJO


El apóstol Pablo reprendió a los hermanos de la iglesia de Tesalónica
que andaban desordenadamente, no trabajando en nada, sino
entrometiéndose en lo ajeno. Les mandó que trabajaran con diligencia para
que comieran su propio pan, enseñando que el que no quiere trabajar
tampoco es digno de comer (véase 2 Tesalonicenses 3:6-12).
La Biblia habla a favor de la diligencia. La mano de los diligentes enriquece
(véase Proverbios 10:4); dominara (véase Proverbios 12:24) y sus
pensamientos tienden a la abundancia (véase Proverbios 21:5).

SE REQUIERE DILIGENCIA EN EL DAR (2 CORINTIOS 8:7-8)


El apóstol Pablo en todo lugar que iba, daba testimonio de la diligencia
en el dar de los hermanos de la iglesia de Macedonia; tenían voluntad
dispuesta, se dieron primeramente al Señor y dieron más allá de sus fuerzas.
Cuando Dios pone un deseo de dar en nuestro corazón, debemos hacerlo y
no tardarnos, pues es posible que Satanás llene nuestro corazón de
mezquindad como lo hizo con Ananías y Safíra (Hechos 5:1-11).

190
SE REQUIERE DILIGENCIA EN LA PREPARACIÓN Y EN LA
ENSEÑANZA (2 TIMOTEO 2:15).
¿Cuánto tiempo desperdiciamos como cristianos en nuestras iglesias?
¡Qué poco interés se ve en muchos hermanos de prepararse para ser hallados
por Dios obreros aprobados, que no tengan de que avergonzarse y que usen
bien la palabra de verdad! Creo que mientras pensemos que la
responsabilidad de llevar el evangelio a las naciones es de los pastores,
misioneros o evangelistas internacionales, nuestra situación seguirá siendo
la misma. Pero cuando entendamos que La Gran Comisión (véase Mateo
28:19-20) es para toda la iglesia, veremos un cambio radical y un nuevo
despertar para la Iglesia de Cristo.

SE REQUIERE DILIGENCIA EN EL SERVICIO DEL SEÑOR (2


CORINTIOS 8:22).
El apóstol Pablo habla de un hombre que fue reconocido por su
diligencia. ¡Cuán útil debe haber sido para Pablo y la obra misionera en
general este hombre! Es necesario vivir con un sentido de urgencia.

191
Preguntas

1. ¿Qué le parece Abraham el diligente?


2. ¿Cómo podemos ser diligentes en nuestra vida espiritual?
3. ¿Qué peligros hay en ser negligentes en nuestra vida espiritual?
4. ¿Qué beneficios podemos recibir al ser diligentes en nuestro trabajo?
5. ¿Conoce algún creyente que es diligente en el dar? ¿Puede escribir algo
sobre El?
6. ¿Considera usted que los pastores y líderes en su ciudad son diligentes
en la preparación y enseñanza?
7. ¿Son diligentes los miembros de su iglesia en la preparación y
enseñanza?
8. ¿Se considera usted diligente en el servicio del Señor?
9. ¿Son diligentes los miembros de su iglesia en el servicio al Señor?
10. ¿Considera usted un pecado que un creyente en Cristo sea negligente?

192
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 10
Sabiduria
“andéis, no como necios sino como sabios” Efesios 5:15b.

Es un deseo natural de la humanidad alcanzar la sabiduría. Así, ésta


fue una de las primeras cosas que el diablo ofreció al engañar a Eva y Adán.
Ella vio que el “árbol… era deseable para alcanzar la sabiduría” (véase
Génesis 3:1-6). No hay nada malo en querer ser sabio; pero su equivocación
fue la fuente que siguió. Dios había ordenado lo que tenían que hacer Adán y
Eva, pero Satanás les ofreció hacerse sabios desobedeciendo y desafiando la
palabra y la autoridad de Dios. Creo que las cosas no han cambiado, lo
mismo sucede en la actualidad. Los que buscan la sabiduría a expensas de
Dios se han convertido en necios (véase Salmo 14:1; Romanos 1:21; 1
Corintios 1:19-20).
Salomón, después de haber sido ungido como Rey de Israel, quizás
estaba preocupado por tan grande responsabilidad. Siendo un adolescente
de 12 años y en medio de esa angustia, tuvo un sueño donde Dios le decía:
Pide lo que quieres que yo te dé, y esta fue su petición: “Concede, pues, a
tu siervo un corazón que entienda para juzgar a tu pueblo y discernir entre
lo bueno y lo malo, pues ¿quién podrá gobernar a este pueblo tuyo tan
grande?” (1 Reyes 3:9). Salomón pidió sabiduría y esto agradó a Dios.
Hay que ser más sabio que los adversarios. Más sabio que el diablo
quien es nuestro adversario principal. El reto es grande (véase Salmo
119:98)

LA SABIDURÍA DE DIOS ES HUMILDE


Sabiduría es comprender nuestras limitaciones (véase Salmo 90:12),
la brevedad de la vida, que nuestro tiempo es corto en este mundo, que sólo
Dios es infinito, todopoderoso, y omnisciente. Necesitamos su ayuda y
guianza para vivir y desenvolvernos en el propósito que tiene para nuestras
vidas. La Biblia dice si alguno tiene falta de sabiduría pídala a Dios y el

193
Señor le dará abundantemente y sin reproche (véase Santiago 1:5).

LA FUENTE DE LA SABIDURÍA
La fuente de la sabiduría es la palabra de Dios. Estudia las Sagradas
Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio fue el consejo de Pablo a
Timoteo (véase 2 Timoteo 3:15).
Sabiduría es obedecer los mandamientos de Dios (véase
Deuteronomio 4:5-6). El testimonio de Jehová hace sabio al sencillo (véase
Salmo 19:7). El temor de Dios es el principio de la sabiduría (véase
Proverbios 1:7; Salmo 111:10; Job 28:28).
Sabiduria es usar bien los recursos que Dios nos ha dado.
Sabiduría es redimir el tiempo. La Biblia nos presenta el ejemplo de la
hormiga (véase Proverbios 6:6). También dice: “Mirad, pues, con
diligencia como andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando
bien el tiempo porque los días son malos” (Efesios 5:15-16). “Andad
sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo” (Colosenses
4:5).

EL VALOR DE LA SABIDURÍA
Se nos recomienda adquirir sabiduría sobre todas las posesiones
(véase Proverbios 4:5-7).
La sabiduría es mejor que las perlas (véase Proverbios 8:11).
Mejor es la sabiduría que la fuerza (véase Eclesiastés 9:16).
La sabiduría es provechosa para dirigir (véase Eclesiastés 10:10). Los
creyentes deben adquirir sabiduría para dirigir (véase Romanos 16:19).
Un medio de adquirirla es a través de la disciplina (véase Proverbios
29:15).
La mujer sabia edifica su casa (véase Proverbios 14:1).
La sabiduría está con los humildes (véase Proverbios 11:2).
No seáis sabios en vuestra propia opinión (véase Romanos 12:16).

194
JESÚS NUESTRA SABIDURÍA
Jesús crecía en sabiduría. “El niño crecía y se fortalecía, se llenaba
de sabiduría y la gracia de Dios era sobre él” Y Jesús crecía en sabiduría,
en estatura y en gracia para con Dios y los hombres. (Lucas 2:40, 52).
“En cambio para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es
poder y sabiduría de Dios” (1 Corintios 1:24). En Él están escondidos todos
los tesoros de la sabiduria y del conocimiento (véase Colosenses 2:2-3).

195
Preguntas

1. ¿Considera usted una motivación correcta el deseo de alcanzar


sabiduría?
2. Si es una motivación correcta; ¿Por qué se convirtió en una fuente de
pecado en la vida de Adán y Eva?
3. Analice la petición de Sabiduría de Salomón y extraiga de allí una
definición de sabiduría.
4. ¿Qué relación encuentra entre la sabiduría y la humildad?
5. ¿Cuál es la verdadera fuente de la sabiduría?
6. ¿Cómo se aplica la sabiduría en relación al tiempo?
7. ¿Qué significa “Redimir el tiempo”?
8. Escriba cinco cosas que son de menos valor que la sabiduría.
9. Escriba acerca de la sabiduría de Cristo.
10. ¿Qué significa la sabiduría animal, terrenal y diabólica?

196
VALORES ESPIRITUALES
LECCIÓN 11
Hacer La Voluntad De Dios

“…sino entendidos de cual sea la voluntad del Señor” Efesios 5:17.

Nuestra vida es ilustrada por Jesús en la historia del hijo pródigo


(véase Lucas 15:11-32). Un joven que pidió a su papá darle la herencia
anticipada, se fue a una provincia apartada y vivió perdidamente.

SIGUIENDO NUESTRA PROPIA VOLUNTAD


El hijo prodigo pidió la herencia anticipada para seguir su propio
camino y su propia voluntad. El profeta Isaías lo expresa así: “Todos
nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su propio
camino” (Isaías 53:6).
Pedir la herencia anticipada es la misma decisión que tomaron Adán y
Eva en el huerto del Edén, sintiéndose dueños y no mayordomos de la
creación. En Edén ellos despreciaron el privilegio de conocer el bien y el
mal de parte de Dios, de ser enseñados por Él. En cambio, engañados por el
diablo, decidieron conocer el bien y el mal por su propia experiencia. El
diablo les engañó diciéndoles que podían conocer el bien y el mal por si
mismos, cosa que nunca sucedió porque quien determinó el bien y el mal
para ellos fue Satanás.
Pedir la herencia anticipada es la misma actitud que asumen muchos
hoy ante Dios al querer hacer su propia voluntad y no dejarse dominar por
nadie. Son dioses para sí mismos, se creen autosuficientes, son prepotentes,
amadores de sí mismos y del placer. Pablo afirmó que ese sería el carácter de
los hombres en los postreros días (véase 2 Timoteo 3:1-9).
Es por eso que la Biblia dice que muchos a lo malo llama bueno y a lo
bueno malo (Isaías 5:20); la mayoría siguen bajo ese mismo engaño.
Mientras se aferran a su voluntad e ignoran la de Dios, no saben que
obedecen y sirven a Satanás en sus malos propósitos.
Es increíble todo lo que estaba haciendo Pablo en contra del Señor y su
197
pueblo y creyendo que estaba haciendo la voluntad de Dios. Dijo: “Yo creía
que era mi deber” (Hechos 26:9) “Yo encerré en cárceles a muchos de los
santos, habiendo recibido poderes de los principales sacerdotes, y cuando
los mataron, yo di mi vot. Y muchas veces, castigándolos en todas la
sinagogas, los forcé a blasfemar, y enfurecido sobremanera contra ellos, los
perseguí hasta en las ciudades extranjeras” (Hechos 26:10-11). Así hay
muchos cristianos. Se oponen al Señor, a los pastores, a la iglesia y creen
que están haciendo la voluntad de Dios.

LA PREGUNTA CLAVE: ¿“Señor, qué quieres que yo haga?” (Hechos


9:6).
El mismo Pablo, al relatar su conversión, cuenta el engaño en que
vivía persiguiendo a los cristianos y pensando que así glorificaba a Dios
(véase Hechos 9:1-2). ¿Cuánto no se reiría Satanás al ver a Pablo en su
ignorancia? Pero en su encuentro con Dios pregunta: ¿“Señor, qué quieres
que yo haga?” Pablo iba a Damasco con cartas de los principales
sacerdotes, que le autorizaban encarcelar a los cristianos, perseguirles y
azotarles; pero a mitad del camino, su corazón es doblegado y renuncia a lo
que iba a hacer. Decide, desde ese momento, no hacer su voluntad sino lo
que Dios quiera. Fue llevado hacia Damasco y esperó tres días ciego, en
ayuno, la orden de Dios para su vida. No se levantó ni hizo nada hasta recibir
la orden de Dios por medio de su siervo Ananías, quien le dijo: “Hermano
Saulo, el Señor Jesús… me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno
del Espíritu Santo” (Hechos 9:17). Saulo se levantó, fue bautizado, y fue el
instrumento escogido de Dios para testificar ante reyes y gobernantes.

ES NECESARIO COMPROBAR CUAL ES LA VOLUNTAD DE DIOS


Creo que muchos recibimos a Jesús como nuestro Salvador, pero
seguimos haciendo nuestra propia voluntad. Debemos cambiar de actitud y
seguir la recomendación de Pablo presentarnos al Señor en sacrificio vivo
para comprobar cuál es la voluntad de Dios (véase Romanos 12:1-2). Pablo
enseña que la voluntad de Dios es “buena… agradable y perfecta.” Es
buena porque Dios desea bendecirnos; Él siempre toma la iniciativa y pone
en nosotros tanto el querer como el hacer por su buena voluntad (véase
Filipenses 2:13). La voluntad de Dios es agradable, por lo que produce en
nosotros gozo, satisfacción y paz. También produce el amor que se

198
acrecienta en nosotros hacia nuestro Señor por la gratitud de ser coronados
con favores y misericordias. La voluntad de Dios es perfecta porque aunque
en ocasiones produzca dolor al principio, en su final será gozo eterno (véase
Santiago 1:2-4).

EL EJEMPLO DE JESUS
“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado” (Salmo 40:8).
Jesús dijo: “No busco mi voluntad sino la voluntad del Padre, que me
envió” (Juan 5:30).
“Hágase tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra” (Mateo
6:10).
“No todo el que me dice: “¡Señor, Señor!”… sino el que hace la voluntad de
mi Padre que está en los cielos” (Mateo 7:21).
“No es la voluntad de [Dios] que se pierda unos de estos pequeños” (Mateo
18:14).

¿QUÉ ENSEÑÓ JESÚS SOBRE LA VOLUNTAD DE DIOS?


En Mateo 21:28-32? La voluntad de Dios es la obediencia.
“Todo aquel que hace la voluntad de Dios ese es mi hermano, mi hermana y
mi madre” (Marcos 3:35).
“Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su Señor no la hace, será
azotado” (Lucas 12:47).
“Mi comida es que haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra”
(Juan 4:34).
“Y la voluntad del Padre, que me envió, es que no pierda yo nada de lo que
él me dio” (Juan 6:39).

LA ENSEÑANZA DE LOS APOSTOLES SOBRE ESTE TEMA


PABLO
“La voluntad de Dios es vuestra santificación, que os apartéis de
fornicación” (1 Tesalonicenses 4:3).

199
“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios” (1
Tesalonicenses 5:18).
La oración de Pablo por los creyentes de Colosas es, “Seáis llenos del
conocimiento de su voluntad” (Colosenses 1:19).
PEDRO
El consejo del apóstol Pedro es que vivamos “el tiempo que resta conforme
a las pasiones humanas, sino conforme a la voluntad de Dios” (1 Pedro
4:2).
JUAN
Finalmente el Apóstol Juan nos escribe algo muy importante sobre la
voluntad de Dios:
“El que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1 Juan 2:17).
“Enséñame a hacer tu voluntad” (Salmo 143:10).
La voluntad de Dios es claramente revelada al hombre. En el día del
juicio ninguna persona puede decir: “¡yo no sabía que matar, robar y mentir
era malo!”, hasta los niños son castigados por sus padres por matar al perro
de la casa, o robar dinero de sus amigos o mentir que no había comido los
dulces. El conocimiento de la voluntad de Dios es claramente revelado en
los diez mandamientos. Estos mandamientos expresan el carácter y la
voluntad de Dios. Estos mandamientos nos condenan porque todos somos
pecadores y hemos violado la ley de Dios. El único que obedeció
perfectamente a la ley de Dios es Jesucristo (véase Mateo 5:17). Ahora, solo
por fe en Cristo se puede andar en obediencia a la ley moral de Dios.

200
Preguntas

1. ¿Qué significa para usted pedir la herencia anticipada?


2. ¿Por qué cree usted que hay tantas personas que creen que están
haciendo la voluntad de Dios pero realmente están errados?
3. ¿Cuál es la pregunta clave para conocer la voluntad de Dios?
4. ¿Es para usted algo sencillo o complejo descubrir la voluntad de
Dios?
5. ¿Cómo podemos comprobar que algo es la voluntad de Dios?
6. ¿Qué significa “La voluntad de Dios es buena, agradable y
perfecta?
7. ¿Escriba tres pensamientos sobre el ejemplo de Jesús al hacer la
voluntad del Padre?
8. ¿Qué enseño Jesús sobre hacer la voluntad del Padre?
9. ¿Considera usted que la voluntad de Dios es claramente revelada al
hombre?
10. Escriba lo que enseño alguno de los apóstoles acerca de la voluntad
de Dios.

201
12 LECCIÓN VALORES ESPIRITUALES

Ser Lleno Del Espiritu Santo


“...Sed llenos del Espíritu” Efesios 5:18b.

Poco antes de su muerte, Jesús comenzó a enseñarles a los discípulos


dos cosas que no fue fácil para ellos entender.
La primera fue acerca de su muerte y resurrección. "Ahora subimos a
Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los principales sacerdotes
y a los escribas. Lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles
para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen; pero al tercer día
resucitará" (Mateo 20:18-19).
La segunda fue acerca de la venida del Espíritu Santo “Y yo rogaré al
Padre y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni
lo conoce; pero vosotros lo conocéis, porque vive con vosotros y estará en
vosotros. "No os dejaré huérfanos; volveré a vosotros” (Juan14:16-18).
Los discípulos sólo comprendieron estas verdades después que Jesús
resucitó. El día que ascendió a los cielos les dijo que se quedaran en
Jerusalén pues en pocos días se cumpliría la promesa de recibir el Espíritu
Santo (Lucas 24:44-49). En Hechos 2:1-13 se narra el cumplimiento de esa
promesa: los discípulos fueron llenos del Espíritu Santo.
Es importante entender que este fue un evento único y que las señales
y manifestaciones dadas allí no necesariamente tienen que repetirse en cada
ocasión o lugar que una persona recibe el Espíritu Santo de Dios. Aquí se
narra el advenimiento del Espíritu Santo no solo a un lugar o un grupo de
personas, sino se relata su venida al mundo para continuar la obra de Cristo
desde ese lugar para todos los lugares, comenzando desde esa raza para toda
la raza humana, desde aquella generación a todas las generaciones hasta la
segunda venida de Cristo.
Los discípulos hablaron otras lenguas, pero en cuanto a las3.000
personas que recibieron la palabra y fueron bautizados (véase Hechos 2:41)
no se relata que ellos hayan hablado una lengua diferente.
202
¿QUÉ SIGNIFICA SER LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO?
Es necesario recordar que el Espíritu Santo vive en cada verdadero
creyente. “Pero vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si
es que el Espíritu de Dios está en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de
Cristo, no es de él” (Romanos 8:9).
En 1 Corintios 3:16, el apóstol pregunta: “¿Acaso no sabéis que sois
templo de Dios y que el Espíritu de Dios está en vosotros. Además escribe a
Timoteo “Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en
nosotros” (2 Timoteo 1:14).

LA OBRA DEL ESPÍRITU SANTO PUEDE CONOCERSE POR LOS


NOMBRES QUE JESÚS MISMO LE DA:
· “Otro consolador” que significa el que nos consuela, ayuda y
defiende (Juan 14:16).
· “Espíritu de verdad” que “nos guiará a toda verdad (Juan 16:13).
Otras funciones del Espíritu Santo son:
· “Convencerá al mundo de pecado, justicia y juicio” (Juan 16:8).
· Nos ayuda en la oración “De igual manera, el Espíritu nos ayuda
en nuestra debilidad, pues qué hemos de pedir como conviene, no
lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con
gemidos indecibles” (Romanos 8:26).
· Nos enseña “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el
Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os
recordará todo lo que yo os he dicho” (Juan 14:26).
· Nos ilumina para comprender “Pero Dios nos las reveló a nosotros
por el Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo
profundo de Dios” (1Corintios 2:10).
· Nos da libertad “El Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del
Señor, allí hay libertad” (2 Corintios 3:17).

· Nos transforma “Por tanto, nosotros todos, mirando con el rostro


descubierto y reflejando como en un espejo la gloria del Señor,
somos transformados de gloria en gloria en su misma imagen, por

203
la acción del Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).
· Nos da poder para ser testigos “Pero recibiréis poder cuando haya
venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en
Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la
tierra” (Hechos 1:8).
· Nos capacita para el servicio (1Corintios 12:1-13) “Repartiendo a
cada uno en particular como Él quiere” (v. 11).

SER LLENOS DEL ESPÍRITU, ENTONCES, ES CEDER EL


CONTROL DE NUESTRA VIDA A DIOS PARA QUE POR SU
ESPÍRITU PERFECCIONE SU OBRA EN NOSOTROS.
Por eso, lo importante no es “¿Cuánto tengo yo del Espíritu?”, sino
“¿Cuánto tiene el Espíritu Santo de mí?”. Ser llenos significa que Él nos
tiene íntegros, “Que no andamos conforme a la carne, sino conforme al
Espíritu” (Romanos 8:4). Hacemos morir las obras de la carne por el
Espíritu (Romanos 8:13). “Somos guiados por el Espíritu de Dios”
(Romanos 8:14).
El apóstol Pablo recuerda a Timoteo que “Dios no nos ha dado
espíritu de cobardía sino de poder, de amor, y de dominio propio” (2
Timoteo 1:7).
¿Qué otras cualidades se manifiestan con el Espíritu Santo? Según
Hechos 6:3: sabiduria Según Hechos 6:5 fe y 11:24: bondad. Según Hechos
13:52 gozo y 1 Tesalonicenses 1:5: convicción. Según Romanos 5:5: “El
amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu
Santo que nos fue dado”. Además, “El ocuparse del Espíritu es vida y paz”
(Romanos 8:6).

¿CUÁL ES EL FRUTO DEL ESPÍRITU SANTO?

“Pero el frut o del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia,


benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas
no hay ley” (Gálatas 5:22-23).

204
¿CÓMO PUEDO SER LLENO DEL ESPÍRITU SANTO?
Somos llenos del Espíritu por fe en Cristo, quien nos da el Espíritu (véase
Romanos 1:17), pero necesitamos dar algunos pasos importantes:
1.- Confiese todos sus pecados a Dios (véase 1 Juan 1:9). Dios no puede
llenarnos de su amor, mientras estemos llenos de resentimientos,
egoísmo, orgullo y odio. Debemos reconocer el pecado en nuestro
corazón a través del arrepentimiento y confesión. Así, estaremos en
condiciones de ser llenos del Espíritu y no reaccionaremos ante las
dificultades controlados por malas pasiones, sino con la mansedumbre
y paciencia que recibimos de su Espíritu.
2.- Dedique su vida totalmente a Dios cada día por fe. Viva una vida de
verdadera devoción a Él. Dedique tiempo cada día para estar en su
presencia en oración, alabanza y estudio de su palabra (véase
Romanos 12:1).
3.- Decida obedecer a Dios momento a momento. Esfuércese en conocer
cuál es la voluntad de Dios para su vida en cada situación y al
comprobarla, viva por fe en conformidad con la voluntad de Dios y no
a las normas de este mundo. (Véase Romanos 12:2)

205
Preguntas

1. ¿Cree usted que las señalas y manifestaciones del día de pentecostés


deben repetirse cada vez que una persona recibe el Espíritu Santo?
2. ¿Qué significa ser lleno del Espíritu Santo?
3. ¿Cuáles son los nombres dados por Jesús al Espíritu Santo.
4. ¿Está usted lleno del Espíritu Santo?
5. ¿Cuánto tiene usted del Espíritu Santo?
6. ¿Cuánto tiene el Espíritu Santo de Usted?
7. ¿Cuál es el fruto del Espíritu Santo?
8. ¿Cómo podemos ser llenos del Espíritu Santo?
9. ¿Considera usted que ser lleno del Espíritu Santo es algo reservado
para un grupo especial en la iglesia del Señor?
10. Mencione cinco cualidades que sobresalen en un creyente lleno del
Espíritu Santo.

206
LIBRO 4

MI COMPROMISO
CON DIOS
Entendiendo el llamado de Dios

207
MI COMPROMISO CON DIOS
Entendiendo el llamado de Dios

Lección 1 LLAMADOS A SER MIEMBROS

Lección 2 LLAMADOS A SER ADORADORES

Lección 3 LLAMADOS A SER SACERDOTES

Lección 4 LLAMADOS A SER VISITADORES

Lección 5 LLAMADOS SER AMIGOS

Lección 6 LLAMADOS A SER SIERVOS

Lección 7 LLAMADOS A SER EVANGELIZADORES

Lección 8 LLAMADOS A SER DISCÍPULOS

Lección 9 LLAMADOS A SER MAESTROS

Lección 10 LLAMADOS A SER MISIONEROS

Lección 11 LLAMADOS A SER MAYORDOMOS

208
LLAMADOS A SER MIEMBROS
LECCIÓN 1
COMPROMETIDOS A PARTICIPAR
EN LA IGLESIA LOCAL

INTRODUCCIÓN: La sección sobre la iglesia en el “Mensaje y Fe


Bautista 2000" comienza con esta declaración: “Una iglesia del Nuevo
Testamento del Señor Jesucristo es una congregación local y autónoma de
creyentes bautizados asociados en un pacto en la fe y compañerismo del
evangelio cumpliendo las dos ordenanzas de Cristo, gobernada por sus
leyes, ejercitando los dones, derechos y privilegios con los cuales han sido
investidos por su Palabra, y que tratan de predicar el evangelio hasta los
fines de la tierra.”
Lo expresaré bíblicamente como lo presenta el apóstol Pablo en el
capítulo 4 de Efesios.
La Iglesia está formada por los llamados de Dios:

Ÿ A vivir y edificarse en amor (v. 16).

Ÿ A relacionarse con humildad, mansedumbre y paciencia (v. 2).

Ÿ A vivir como miembros del cuerpo alentados y sostenidos por el


Espíritu (vv. 3 y 4).

Ÿ A permanecer firmes en una misma esperanza (v. 4).

Ÿ A sujetarse a Cristo como Señor y cabeza de la iglesia en una


misma fe y un solo bautismo (vv. 5, 15).

Ÿ A adorar y glorificar al único Dios y Padre soberano y eterno (v. 6).

Ÿ A servir en la obra del ministerio según los dones que nos da y la


capacitación que recibimos de los líderes de la iglesia (vv.11 y 12).

209
SER MIEMBRO DEL CUERPO DE CRISTO ES UN PRIVILEGIO Y
UNA RESPONSABILIDAD

En algunas iglesias los creyentes son recibidos como miembros al ser


bautizados. En otras aun siendo bautizados no son recibidos como
miembros sino hasta cierta edad. Además en algunas iglesias bautizan a los
creyentes inmediatamente después de hacer una confesión de fe, mientras
que en otras les exigen cumplir una serie de requisitos que van desde el
conocimiento bíblico hasta el testimonio de cambios notables en su vida con
relación al abandono del pecado. En realidad muchos llegan a ser miembros
de la iglesia sin entender lo que implica. Pienso que necesitamos educar a la
gente sobre este asunto. Creo que algunos pastores e iglesias en el afán de
aumentar su membrecía no le dan importancia a la calidad de sus miembros,
sino que solo se dejan llevar por los números. Pero si analizamos la gran
comisión, dando por sentado que un creyente se hace miembro al ser
bautizando, vemos que el mandato principal del Señor no es bautizar a toda
persona, sino hacer discípulos. Pablo lo entendió bien y así lo afirmó a los
hermanos de la iglesia en Corinto: “No me envió Cristo a bautizar, sino a
predicar el evangelio” (1Corintios 1:17). Los discípulos son los que deben
ser bautizados. Más adelante tendremos una lección completa para entender
lo que es ser un discípulo, pero es necesario entender que el discípulo debe
ser consciente de sus responsabilidades como parte del cuerpo de Cristo. En
ese sentido podemos decir que al recibir a Jesús llegamos a ser miembros de
la familia de Dios. “Por eso, ya no sois extranjeros ni forasteros, sino
conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios” (Efesios
2:19). Pero también somos parte de un cuerpo que tiene su manifestación en
la iglesia local. “En el Nuevo Testamento, el término iglesia en singular se
refiere a alguna congregación local y específica (véase Hch. 11:22; 13:1),
pero a veces también se refiere a varias congregaciones (véase Gá. 1:13;
Hch. 9:31), y en algunos casos también puede referirse a la totalidad
universal de los creyentes a lo largo de la historia (véase 1 Co. 10:32; 11:16;
39
Gá. 1:13, 22).”

39 Wilton M. Nelson, Nuevo diccionario ilustrado de la Biblia (Thomas Nelson Incorporated, 1998), p. 636.

210
Dios lo ha llamado a usted para que forme parte de una iglesia
local.

· Algunas de las responsabilidades que debe tener


como miembro podemos verlas en el cuadro que se
nos presenta en libro de los Hechos sobre la iglesia
primitiva. “Y perseveraban en la doctrina de los
apóstoles, en la comunión unos con otros, en el
partimiento del pan y en las oraciones” (Hechos
2:42). “Perseverando unánimes cada día en el templo,
y partiendo el pan en las casas comían juntos con
alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios…”
(Hch. 2: 46-47).

· También podemos aprender sobre nuestras


responsabilidades tomando en cuenta las
exhortaciones del apóstol Pablo a las iglesias. Me
limito a mencionar dos ejemplos.
-Los miembros deben vivir una vida digna del Señor
apartados de la idolatría. Pablo dijo a los miembros de
la iglesia de Corinto: “No podéis beber la copa del
Señor y la copa de los demonios; no podéis participar
de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios” (1
Corintios 10:21).
-Los miembros deben huir de la inmoralidad sexual.
“¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de
Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los
haré miembros de una ramera? Y responde “¡de
ninguna manera!” (1Corintios 6:15).

· Miembros comprometidos con el buen testimonio.


No podemos ser miembros que solo nos acercamos a
la iglesia cuando hay una reunión administrativa,
porque queremos intervenir u opinar en los asuntos
de la iglesia como si fuera un sindicato. Cuando uno
es miembro de una iglesia la representa en cualquier

211
lugar donde esté. Si su testimonio es malo la gente va
a hablar de la iglesia de la cual usted es miembro. El
Señor en su juicio al rey David por medio del profeta
Natán le reprendió y castigó por su mal testimonio.
“Pero, por cuanto con este asunto hiciste blasfemar
a los enemigos de Jehová”… (2Samuel 12:14). Si su
testimonio es bueno la gente glorificará a Dios.
“Mantened buena vuestra manera de vivir entre los
gentiles, para que en lo que murmuran de vosotros
como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día
de la visitación, al considerar vuestras buenas
obras” (1Pedro 2:12). Los hermanos de José tenían
mala fama y eso no era agradable delante de su padre.
De igual manera no puede ser grato delante de Dios
que tengamos mala fama o mal testimonio. El
testimonio de vida es importante porque abre o cierra
puertas a los que están afuera sin fe, sin esperanza y
sin Dios en el mundo.

· Miembros que honren su iglesia. Si somos miembros


de una iglesia no debemos hablar mal de ella, es
nuestra familia. Cuando lo hacemos estamos
condenándonos a nosotros mismos. Es como el
esposo que habla mal de su esposa, los hijos que
hablan mal de sus padres, o los que hablan mal de su
familia. Un día escuché a un pastor decir que la gente
que habla mal de otro o critica a otro está podrida de
maldad. En mis 26 años de ministerio he comprobado
que eso es verdad. Por eso Jesús llamó sepulcros
blanqueados por fuera a los fariseos que lo criticaban.
"¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!,
porque sois semejantes a sepulcros blanqueados,que
por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, pero
por dentro están llenos de huesos de muertos y de
toda inmundicia” (Mateo 23:27).

212
APRENDAMOS EL PACTO DE UNA IGLESIA

Pacto: “Habiendo sido guiados por el Espíritu de Dios a recibir al


Señor Jesucristo como nuestro Señor y Salvador y, bajo nuestra profesión de
fe, habiendo sido bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo, nosotros ahora estamos en la presencia de Dios.
Y de esta asamblea solemne gozosamente entramos en un pacto el uno
con el otro como cuerpo en Cristo.
Nosotros prometemos, guiados por el Espíritu Santo, andar juntos en
amor cristiano, promover el crecimiento de esta iglesia en conocimiento,
santidad y salud. Promover su prosperidad y espiritualidad, mantener su
adoración, ordenanzas, doctrinas y disciplina. Contribuir gozosa y
regularmente a sostener el ministerio, los gastos de la iglesia, la ayuda a los
pobres y extender el evangelio por todas las naciones.
También prometemos mantener las devociones familiares y privadas.
Educar religiosamente a nuestros hijos, buscar la salvación de nuestros
amigos y familiares, andar con cuidado en este mundo, ser justos en
nuestros tratos, fieles a nuestros compromisos y ejemplares en nuestra
conducta, evitar los chismes, las murmuraciones y el enojo excesivo,
abstenernos del consumo y la venta de bebidas tóxicas, usar nuestra
influencia para combatir el abuso de drogas y el avance de la pornografía,
ser celosos en nuestros esfuerzos por extender el reino de nuestro Salvador.
Nos dedicamos a cuidarnos unos a otros en amor fraternal, a orar los
unos por los otros, a ayudarnos mutuamente en enfermedad y en dificultad,
a cultivar la simpatía cristiana en nuestros sentimientos y la cortesía en el
hablar, a ser tardos para ofendernos, a estar siempre listos para la
reconciliación y a seguir las enseñanzas de nuestro Señor para buscarla sin
demora.
También declaramos que cuando nos mudemos de este lugar
procuraremos tan pronto como nos sea posible unirnos a otra iglesia donde
podamos llevar a cabo el espíritu de este pacto y los principios de la Palabra
de Dios.”40
Soy miembro de una iglesia local. Muchos ignoran la importancia de
esto y se excusan diciendo: Vi el culto por televisión o internet, asisto a
cualquier iglesia sin pertenecer a ninguna. La televisión, la radio y la
literatura pueden ser herramientas útiles para ayudar a la obra de la iglesia

40 El pacto de una Iglesia Bautista por Junta Norteamericana de Misiones Nacionales (NAMB).

213
local, pero jamás pueden sustituirla. Somos llamados a ser miembros de
una iglesia local. No somos el cuerpo, somos un miembro del cuerpo
(véase Ro. 12:4-5). Es cierto que somos templos de Dios, pero un solo
miembro no es el cuerpo de Cristo. Somos miembros del cuerpo de Cristo.
Algunos para justificar el hecho de no ser miembros de una iglesia local y no
congregarse dicen: “Yo soy la iglesia, donde yo esté está la iglesia y no
necesito congregarme”. Pienso que esa es una interpretación diabólica
acerca de la iglesia para engañar a los creyentes.

¿Qué implica ser miembro?

SEA UN BUEN MIEMBRO


No podemos ser miembros que hacen bulto, calintabancos o
espectadores que ven a los demás actuar y solo miran sin participar. Pero
qué bueno es ser miembros comprometidos como aquellos de la iglesia
primitiva que tuvieron como prioridad en su vida que el evangelio fuera
compartido desde Jerusalén hasta lo último de la tierra.

Como Bernabé miembro fiel de la Iglesia de Jerusalén cuya


generosidad era notoria en la iglesia. Él vendió sus propiedades y bienes
para compartir y los trajo a la iglesia para el sostenimiento de su obra.
“Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé
(que significa "Hijo de consolación"), levita,natural de Chipre,vendió una
heredad que tenía y trajo el producto de la venta y lo puso a los pies de los
apóstoles” (Hechos 4:36-37).

Como Filemón miembro fiel de la iglesia de Colosas cuyo amor para


con los hermanos era evidente. “Porque oigo del amor y de la fe que tienes
hacia el Señor Jesús y para con todos los santos” (Flm. 1:5). Filemón
Confortaba a los hermanos: “…pues tenemos gran gozo y consolación en tu
amor, porque por ti, hermano, han sido confortados los corazones de los
santos” (Flm. 1:7). Él perdonó a su esclavo Onésimo y lo recibió como a un
hermano en la fe. “Te lo envío de nuevo” (Flm. 1:12) “…recíbelo como a mí
mismo” (Flm. 1:17). “…no ya como esclavo, sino como más que esclavo,
como hermano amado…” (Flm. 1:16).

214
Como Timoteo miembro fiel de la iglesia de Listra, que era un joven de
buen testimonio. ¡Cuánto anhelamos que nuestros jóvenes miembros sean
como él! “Y daban buen testimonio de él los hermanos que estaban el Listra
y en Iconio” (Hechos 16:2).
Como Eprafrodito miembro fiel de la Iglesia de Filipos (véase Fil.
2:25), que le llevaba los donativos a Pablo y estuvo dispuesto a morir
sirviendo al Señor y a los demás “Porque por la obra de Cristo estuvo
próximo a la muerte, exponiendo su vida para suplir lo que os faltaba en
vuestro servicio por mí” (Filipenses 2:30).

· Miembros que se amen unos a otros, así como Cristo nos amó (véase
Jn. 13:34; 3:12; 4:9).

· Miembros que se visiten unos a otros, que cuando uno sufre, ellos
también sufren, que gozan con los que gozan y lloran con los que
lloran (véase Ro. 12:15).

· Que cuando no ven a un hermano en el servicio dominical o en otro


servicio, se preocupan por él, lo llaman, le envían un mensaje, lo
visitan (véase 1 Co. 12:25).

· Que si está pasando por dificultades lo ayudan, y que luchan por


hacer algo a favor de los hermanos. “Así que según tengamos
oportunidad, hagamos bien a todos, mayormente a los de la familia
de la fe” (Gálatas 6:10).

· Miembros que se cuidan unos a otros, que si ven a su hermano en


algún peligro saben persuadirle, aconsejarle o ayudarle a detenerse
para que no caiga en el mal (véase Ro. 12:10).

· Miembros capaces de corregir con mansedumbre a los que cometen


faltas o pecan (véase Gá. 6:1).

· Que hablen la verdad en amor (véase Ef. 4:15).

· Que se soportan los unos a los otros en amor (véase Efesios 4:2).
· Mujeres mayores que enseñan a las mujeres jóvenes a amar a sus
maridos y a sus hijos (véase Tit. 2:4).
· Que si ven algún hermano padecer necesidad no cierren contra él su
corazón (véase 1 Jn. 3:17). Que más bien como Filemón ayuden a
muchos creyentes (véase Flm. 1:5,7, 9).
215
· Miembros que trabajen abnegadamente por el buen desarrollo y
crecimiento de la iglesia (véase Ro. 16:12).

· Miembros que se estimulen unos a otros al amor y las buenas obras


(véase He. 10:24; 1 Tesalonicenses 4:18; 5:11).

· Miembros que se sirvan unos a otros (véase Gá. 5:13).

· Miembros que se perdonen unos a otros (véase Colo. 3:13).

· Miembros que oren unos por otros (véase Stg. 5:16).


SEA UN MIEMBRO ÚTIL

· Sirva a Dios según sus dones. “Cada uno según el don


que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos
administradores de la multiforme gracia de Dios” (1
Pedro 4:10).
“Cada uno según...” Todo creyente tiene uno o más
dones espirituales (véase Ef. 4:7).
“El don que ha recibido…” Los dones son dados por
Dios de acuerdo a su voluntad, y no elegidos por
nosotros (véase 1 Co. 12:11,18).
“Minístrelo a otros…” Los dones son para la
edificación del cuerpo de Cristo (véase Ef. 4:12).
“Buenos administradores…” Los dones pueden ser
desarrollados o desperdiciados (véase 2 Ti 1:6), y de
ello se nos pedirá cuenta (véase 1 Co. 4:2).
“De la multiforme gracia de Dios”. No son premios
otorgados por algún esfuerzo especial o distribuido
según los méritos de los creyentes.

· Sirva Dios con base en las necesidades. La actitud del


creyente hacia el servicio cristiano no debe ser
motivada por lo que le gusta hacer, sino por las
necesidades que hay en la obra de Dios. Si lo hacemos
así el enfoque no estará en nosotros sino en Él. No
buscaremos nuestra propia satisfacción, sino su

216
gloria. Sabemos de muchos creyentes que se excusan
del servicio cristiano porque según ellos no han
descubierto su don, y algunos hasta mueren en esa
triste espera. El creyente debe identificar las
necesidades, y así conocerá la misión de Dios y de su
participación. Y lo más probable es que descubrirá su
don espiritual.

En el libro Mi Experiencia con Dios el autor lo explica


de la siguiente manera: “Por lo general una persona no
conocerá su don espiritual si no recibe primeramente
una misión. Cuando Dios asigna una misión y la
persona obedece, él lleva a cabo lo que tenía en su
propósito hacer a través de ella … es muy probable
que una persona que nunca aceptó una misión no
41
conozca o sepa identificar sus dones espirituales.”

“Los dones espirituales son habilidades o poderes


dados por el Espíritu Santo para ser manifestados en
su servicio para el bien de otros.”42 En 1 Corintios 12,
Romanos 12 y Efesios 4 encontramos las listas de
dones espirituales enunciados por el apóstol Pablo, y
en 1 Pedro 4:10 por el apóstol Pedro. Es importante
servir a Dios según los dones y también dedicar cada
talento al servicio de la iglesia y usar todas las
habilidades para el engrandecimiento del reino de
Dios.
SEA UN MIEMBRO FIEL

· Que asiste regularmente a los servicios de la iglesia y participa


activamente en sus programas (véase He. 10:25).

· Que sirve en los ministerios de la iglesia (véase Ro. 16:12).

· Que da sus diezmos y ofrenda con regularidad (véase 1 Co. 16:2).

41
42

217
· Que comparte su fe cada día y practica el evangelismo como un
estilo de vida (véase 1 Ts. 1:8-9).

· Que ora, apoya y participa en los programas misioneros de la iglesia


(véase Col. 4:12-13).

· Que todo lo que hace es para la gloria de Dios y pone en alto el


nombre de la iglesia (véase Col. 3:17, 23).

· Que tiene buenas relaciones con sus hermanos en la fe y practica el


compañerismo y la hospitalidad en la iglesia (véase 1 P. 3:8; 4:9).

· Que reconoce y ama a sus líderes (véase 1 Ts. 5:13).

· Que es hospedador (véase Ro. 16:23; He. 13:2).

· Que ayuda a los necesitados (véase He. 13:16).

Ser miembro de una iglesia local no es asistir solamente los domingos


al servicio. Hay creyentes que no participan en la escuela dominical, y
apenas llegan cuando va a comenzar el servicio de adoración. Otros no
asisten a los servicios de oración. Otros no participan en las organizaciones
de la iglesia. Otros no participan en las actividades de compañerismo y
adoración, y hay quienes no asisten a las reuniones administrativas. ¿Qué
clase de miembro es usted?
¿Por qué el promedio de asistencia a los servicios de oración en
algunas iglesias es de uno por ciento de la membrecía total? ¿Por qué en
otras la asistencia a las reuniones ordinarias es menos de 50 por ciento? ¿Por
qué pocos participan en las actividades evangelísticas? ¿Será que nos
hemos acostumbrado a que ser miembro es venir todos los domingos al
servicio y traer los diezmos? ¿Será que no somos conscientes de que
tenemos y podemos hacer mucho más que esto, y que Dios demanda más?

218
EJEMPLOS DE LA IGLESIA HOY
Quiero compartir un ejemplo. En el año de 1987 a 1988 cuando era
pastor encargado de una iglesia en la ciudad de Guanare había una anciana
llamada María Matos que era un ejemplo como miembro de la iglesia.
María era una mujer de oración. Su hija tenía que levantarla después
de verla interceder de rodillas por su comunidad más de una hora. No
caminaba bien porque tenía problemas en sus piernas. Pero asistía a todos
los servicios y participaba en todas las actividades los domingos por la
mañana y por la noche. Los miércoles asistía al servicio de oración y los
viernes al servicio de acción de gracias. Cuando terminaba el servicio por la
noche me pedía que buscara a alguien para que la acompañara a buscar un
taxi. Muchas veces yo mismo la acompañé y vi cómo sacaba de su bolso el
dinero para pagar, producto de la venta de helados que hacía durante la
semana. Por las noches el servicio era a las 7:00, y ella salía de su casa con
sus dos nietos a las 6: 00. Tenía que atravesar dos avenidas muy peligrosas
para llegar al templo después de una hora de camino. Hace varios años
María partió con el Señor, pero su ejemplo ha quedado para bendición de
muchos. Amaba a los hermanos y tenía buena relación con todos. No es solo
el hecho de ser miembro de la iglesia. Usted puede aparecer en el registro,
pero se trata de ser un buen miembro, un miembro útil y un miembro fiel.

219
Preguntas

1. Escribe una definición sobre la iglesia basada en Efesios capítulo 4.


2. Escribe 5 características de un buen miembro.
3. Menciona los 4 discípulos del N.T que se presentan como ejemplo de
ser buenos miembros.
4. Escribe 5 características de un miembro fiel.
5. Escriba el nombre de la iglesia de la cual es miembro.
6. Enumere las actividades de la iglesia en las que participa con fidelidad.
7. Escriba la fecha de su bautismo y diga cuánto tiempo lleva como
miembro de su iglesia local.
8. Haga una lista de los dones espirituales basados en 1 Corintios 12,
Romanos 12, Efesios 4 y 1 Pedro 4.
9. Memorice el pacto de la iglesia.
10. ¿Qué porcentaje de la membrecía de su iglesia asiste al servicio de
oración y a las reuniones administrativas?

220
LLAMADOS A SER ADORADORES LECCIÓN 2
COMPROMISO DE GLORIFICAR A DIOS

Génesis 4:3-4 es la primera cita bíblica que registra un acto específico


de adoración, cuando Caín y Abel presentan ofrendas delante de Dios.
En Génesis 4:26 se introduce la adoración como asunto permanente con
Enos nieto de Adán. “…los hombres comenzaron a invocar el nombre de
Jehová.”
En Génesis 22 cuando Abraham fue a sacrificar a su hijo Isaac en el
Monte Moriah se hace “la primera mención en la Biblia RV 1960 y RVA del
término adoración, en hebreo, shachah que significa inclinarse o
arrodillarse en una postura de sumisión sin reserva.43 La palabra adorar
implica nuestra sumisión total a Dios. El Dr. Eduardo Nelson en su libro
Que mi pueblo adore, dice que en la adoración van implícitas las palabras
“mérito, valía, consideración, importancia, dignidad, excelencia y precio.”
44

Los primeros mandamientos tienen que ver con la adoración


prohibiendo tener, hacer, inclinarse y honrar a dioses falsos (véase Éx. 20:3-
5 y Dt.6:13). Estos son citados por Jesús en sentido positivo enla tentación
como una respuesta contundente a la propuesta de Satanás: “Al Señor tu
Dios adorarás y sólo a Él servirás” (Mateo 4:10) y como el principio
fundamental que regiría su vida terrenal. Adorar a Dios debe ser la principal
convicción, el mayor ideal, la razón de vivir, la esencia de la vida, el pilar
fundamental del carácter cristiano. Somos llamados a vivir una vida
centrada en Dios, no en nosotros mismos. Adán y Eva fallaron en su
adoración y cambiaron la gloria de Dios por su deleite personal rindiéndose
ante una serpiente extraña. Pablo les escribe a los romanos: “…ya que
habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios…” (Ro. 1:21a).
El pecado de la humanidad es no adorar a Dios, y vivir en la idolatría. “…y
cambiaron la gloria de Dios incorruptible por imágenes de hombres
corruptibles, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles” (Ro. 1:23). Dios
demanda adoración espiritual y verdadera.
43 James Bartley, La adoración que agrada al altísimo (Editorial Mundo Hispano, 2003), p. 12.
44 Eduardo Nelson G., Que mi pueblo adore (Editorial Mundo Hispano, 1986) pp. 10, 11.
221
LA ADORACIÓN VERDADERA ES UNA RESPUESTA
A LA REVELACIÓN DE DIOS

En Juan 4:1-26 vemos que cuando la mujer samaritana vio a Jesús lo


vio como a un extranjero, pero después de oírlo lo vio como a un profeta, y
finalmente lo reconoció como el Mesías, el Cristo, el Hijo de Dios. ¿Qué
produjo ese cambio de actitud? La revelación de Dios. ¿Cómo se le reveló
Jesús?

· Le reveló el amor de Dios. “Cómo tú, siendo judío, me pides de


beber…” (v. 9). No la rechazó por su nacionalidad, ni por sus
muchos pecados. Dios no hace acepción de personas ni pone
barreras para acercarse a nosotros.
· Le reveló la gracia de Dios. “Si conocieras el don de Dios…” (v. 10).
Si conocieras la gracia de Dios para ti, el regalo de Dios para ti. El
apóstol Juan dijo: “…la gracia y la verdad vinieron por medio de
Jesucristo” (Jn. 1:17). El don, el regalo o la dádiva de Dios es Cristo
mismo. (véase Ro. 6:23).

· Reveló su preeminencia y no negó su superioridad a los patriarcas:


“¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob…?” (v. 12).

· Reveló la insuficiencia e incapacidad humana: “Cualquiera que


beba de esta agua volverá a tener sed” (v. 13).

· Reveló su aseidad. Sólo Dios existe por sí mismo y puede dar


satisfacción plena: “…el que beba del agua que yo le daré no tendrá
sed jamás…” (v. 14).

· Reveló su eternidad. Sólo un Dios eterno puede dar vida eterna:


“…el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para
vida eterna” (v. 14).

· Reveló su omnisciencia. Ella quiso evadir o negar su vida privada,


sus problemas y culpas, pero Jesús lo sabía todo: “Cinco maridos
has tenido y el que ahora tienes no es tu marido…” (v. 18).

222
· Reveló que él era el Salvador. “La salvación viene de los judíos” (v.
22).

· Reveló que él era el Mesías, el Cristo: “…Yo soy el que habla


contigo” (v. 26).

¿Por qué la vida de muchos cristianos es pobre en adoración? Si no hay


revelación no hay adoración. Pregúnteles a esos creyentes y encontrará que
tienen una vida devocional pobre. Una de las cosas que ha enriquecido mi
vida de adoración en este tiempo ha sido el estudiar de manera devocional el
libro de los salmos para presentarlo a las cinco de la mañana en un programa
radial titulado “Dulce Oración”. Buscando qué dice cada salmo acerca de
Dios, un motivo de acción de gracias, un pecado para confesar y evitar, y
una promesa para petición e intercesión. Aunque sé que Dios no se limita a
lo que nosotros hagamos, creo firmemente que cuando usted toma un
tiempo para estar en la presencia de Dios cada día y meditar en su Palabra, Él
lo iluminará con su Espíritu para que entienda cómo se revela en ella. Su
corazón arderá como les sucedió a los dos discípulos en el camino a Emaús.
“Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras
nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?” (véase Lc.
24:13-35). Pero si usted tiene las Escrituras cerradas, su corazón estará
cerrado para adorar.

ADORAR A DIOS EN ESPÍRITU Y VERDAD


Jesús enseñó a la mujer samaritana que la adoración debe ser
consciente, y no una experiencia extática e irracional. “…adoramos lo que
sabemos” (Jn. 4.22).
También le enseñó que Dios demanda una adoración en Espíritu y en
verdad (véase Jn. 4:24).

Adorar en Espíritu significa:

· Adorar con un corazón y un espíritu vivos y comprometidos con


.45
Dios Un espíritu que no ha sido regenerado, nacido del Espíritu
Santo no puede adorar a Dios.

45 John Piper, Lo que Jesús exige del mundo (Editorial Portavoz, 2007), pp. 10, 104.
223
Adorar a Dios en verdad significa:

· Acercarse a Él de la manera cierta o correcta. Solo hay una manera:


mediante su Hijo Jesucristo (véase Jn. 14:6, 21).

· Adorar a Dios en forma sincera y verdadera.46

LA ADORACIÓN VERDADERA ES UNA RENDICIÓN TOTAL A


DIOS PARA AMARLE, SERVIRLE, OBEDECERLE Y
GLORIFICARLE

· En la tentación Jesús se rindió totalmente en amor al


Padre: “…Al Señor tu Dios adorarás...” (Mt. 4:10).
Jesús renunció a su amor propio y mostró su amor
incondicional al Padre despreciando e ignorando
todos los ofrecimientos de Satanás.
Nada vale más o es más importante que amar a Dios,
nada trae mayor satisfacción al hombre, nada nos trae
mayor felicidad, placer y contentamiento. Con
relación al tiempo me gustaría destacar que Jesús
dedicó 40 días. No le estoy sugiriendo a usted que
haga lo mismo. Pero es inconcebible que el creyente
no tenga tiempo para Dios. Para orar, para meditar en
su Palabra, para congregarse, para salir a evangelizar,
para realizar algún viaje misionero por lo menos un fin
de semana, para realizar un ayuno privado o colectivo
siquiera un día, para participar en una vigilia en el año.

· Josué rindió su vida totalmente a Dios para servirle


con su familia todos los días de su vida. Por eso al
final de su ministerio afirmó al pueblo que la
demanda de Dios era servirle solo a Él. Que no podían
servir a dos señores (véase Jos. 24:15).

46 Biblia de bosquejos y sermones, volumen 5 (Editorial Portavoz, 2001), p. 80.

224
· Abraham se rindió totalmente a Dios en obediencia
al no rehusarse a ofrecer en holocausto a su hijo Isaac
en el Monte Moriah. “Abraham se levantó muy de
mañana … y fue al lugar que Dios le había dicho”
(Gn. 22:1-3). Abraham iba a sacrificar a su hijo, y
llamó a ese acto adoración (véase Gn. 22:5). Adorar
es ofrecernos a Dios en sacrificio vivo. El sacrificio de
Abraham no solamente era el sacrificio de su hijo, era
el sacrificio de su esperanza, de su amor, de su
descendencia, de su futuro, de su vida. Todo estaba
representado en su hijo. Era el sacrificio de su plan.
En Romanos 12:1-2 se nos dice que debemos
presentar una ofrenda a Dios, un sacrificio vivo, un
holocausto, y no es un cordero como lo hacían los
antiguos, sino nuestra vida, nuestra voluntad para
obedecer y hacer la voluntad de Dios.

· Pablo se rindió totalmente a Dios para glorificarle y


lo enseñó con firmeza a los creyentes: “Si, pues,
coméis o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para
la gloria de Dios (1 Corintios 10:31; Colosenses
3:23).
ASPECTOS PRÁCTICOS DE UNA VIDA DE
ADORACIÓN
Adoradores no son los cantantes famosos de música cristiana. Cuando
se habla de dar gloria a Dios incluye todos nuestros actos, pensamientos y
sentimientos. Adorar es darle a Dios el valor que tiene, es darle el primer
lugar.

· Darle a Dios la primera hora de cada día (véase Mr. 1:35).


Darle a Dios el primer día de cada semana (véase Ap. 1.10).
· Darle a Dios la primera porción de toda ganancia (véase Pr. 3:9).
· Darle a Dios la primera consideración en cada decisión (véase Mt.
6:33).
47
· Darle a Dios el primer lugar en el corazón (véase 2 Co. 8:5).

47 Tomado de la guía vida devocional dinámica, Hermano Berto Craft, Director del Instituto
Educativo Cristiano en México.

225
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de adoración.


2. Escriba qué le reveló Jesús a la mujer samaritana.
3. Escriba las razones por las que debemos adorar a Dios.
4. ¿Qué quiso decir Jesús con la expresión “adoramos lo que
sabemos”?
5. ¿Qué significa para usted adorar en espíritu?
6. ¿Qué significa para usted adorar en verdad?
7. ¿Cuáles aspectos prácticos de la adoración está aplicando a su vida?
Explique.
8. La adoración es una rendición total a Dios, complete las siguientes
afirmaciones:
Abraham se rindió totalmente en____________________________
Josué se rindió totalmente en_______________________________
Jesús se rindió totalmente en_______________________________
Pablo se rindió totalmente en______________________________
9. ¿Se considera usted un verdadero adorador? Explique.
10. Anote cinco citas bíblicas que contengan un llamado a la adoración.

226
LLAMADOS A SER SACERDOTES LECCIÓN 3
COMPROMISO DE INTERCEDER
EN ORACIÓN POR OTROS
“La función del sacerdote era, fundamentalmente, la de llevar al
pueblo una palabra de Dios. El sacerdote también representa delante de
Dios al pueblo. Nosotros tenemos esa función y el privilegio de
48
representarlo a Él ante la humanidad y a la humanidad ante Dios.”
Sacerdote es uno que recibe las palabras de Dios, las imparte al pueblo y
recibe las palabras del pueblo y las transmite a Dios. Es un intercesor que
tiene acceso a la presencia de Dios por medio de Cristo, que representa a los
hombres ante Dios y a Dios ante los hombres.

SOMOS UN REINO DE SACERDOTES 


Llamados a ser real sacerdocio. “Dios no dijo que era un reino con un
pequeño grupo selecto de sacerdotes. El dijo: “Vosotros sois real
sacerdocio.” Todos y cada uno de los creyentes somos sacerdotes para
49
Dios. Real significa sacerdotes de la realeza, sacerdotes que pertenecen a
la majestad del universo y al Rey de reyes y Señor de señores (véase 1 Pedro
2:5, 9-10, Éxodo 19:4-6, Apocalipsis 1:6). El sentido aquí es el de
intercesor. Una de las cosas más importantes que hacemos en la oración es
interceder por otros. A veces nuestras oraciones están centradas en nosotros
mismos. El centro de la oración es Dios, y el más importante en la oración
es el prójimo. Cuán diferente se torna nuestra vida de oración, cuánto
sentido cobra cuando oramos por lo demás. Cómo cambia nuestra vida de
oración. El apóstol Pablo al escribirles a los filipenses sobre el gozo de la
vida cristiana lo primero que enfatizó fue el gozo que sentía al orar por los
hermanos (véase Fil. 1:4). Usted también puede experimentar el gozo de ser
un intercesor.

48 Henry T. Blackaby, Claude V. King, Refrescante experiencia con Dios (Editorial Mundo
Hispano, 2000), p. 92.
49 0Ibíd.

227
SOMOS SACERDOTES QUE INTERCEDEMOS EN
ORACION POR OTROS

Abraham intercedió por Sodoma y Gomorra, y aunque no pudo evitar


su destrucción logró la salvación de Lot y su familia (véase Gn. 18:16-33).
Moisés oró por su pueblo cuando Dios se disponía a castigarlo por su
pecado (véase Éx. 32:7-14; 31-32). Intercedió por sus hermanos Aarón y
María cuando pecaron contra Él (véase Nm. 12:13). Moisés y Samuel eran
tan famosos delante de Dios que en una ocasión el Señor los mencionó
diciéndole al profeta Jeremías: “Aunque Moisés y Samuel se pusieran
delante de mí, no estaría mi voluntad con este pueblo” (Jeremías 15:1).
Hebreos 7:1-8:5 dice que Jesucristo es el sumo sacerdote perfecto y
eterno. Necesitamos entender que somos llamados para interceder por otros
y que tenemos el ejemplo del Señor en esta vida y en la eternidad. Qué bueno
aprender de Él en su oración registrada en Juan 17. Jesús oró por sus
discípulos, por Jerusalén, por los pueblos gentiles e intercedió más allá de su
generación, “por los que han de creer”.
El Apóstol Pedro estaba en la cárcel y la iglesia hacía sin cesar oración
a Dios por él (véase Hch. 12:5). Cada sacerdote funciona en el contexto de la
iglesia. La iglesia estaba cumpliendo fielmente su función sacerdotal al
unirse en oración y súplica por Pedro y los demás apóstoles.
El apóstol Pablo intercedía en oración por todos los hermanos. Un
ejemplo es suficiente: “…no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo
memoria de vosotros en mis oraciones” (Efesios 1:16).
De esa misma manera Pablo instaba a los creyentes de las iglesias. A
los efesios les encargó “que oraran en todo tiempo con toda oración y
súplica en el Espíritu por todos los santos” (véase Ef. 6:18).
Me gusta orar por las necesidades de otros. Cada día recibo peticiones
de oración en mi celular de personas que escuchan el programa radial
“Dulce Oración” a las cinco de la mañana. Las madres deben interceder en
oración por sus hijos. Mi mamá lo hace por cada uno de sus 14 hijos, sus 37
nietos y 26 bisnietos.
No podemos continuar orando solo en forma generalizada, se necesita
la oración personalizada. ¡Qué poco ejercemos esa posición tan especial
que Dios nos ha dado! Si el Espíritu del Señor nos ayuda a orar; nosotros

228
podemos ayudar a orar a otros. ¡Qué poco oramos y cuán aburrida y
monótona es a veces nuestra vida de oración porque estamos centrados
solamente en nosotros y nuestras necesidades!
A veces actuamos como Jacobo y Juan. Queremos que descienda
fuego del cielo y consuma a aquellos que no obedecen al Señor. A ellos Jesús
los reprendió por su mala actitud afirmando que: “…el Hijo del Hombre no
ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas” (Lucas
9:54-56). La gente necesita que oremos por ella, que en vez de juicio
pidamos misericordia.
El padre apostólico Policarpo, antes de ser llevado al estadio para ser
martirizado “oró dos horas por aquellos que conocía personalmente y por la
50
iglesia esparcida alrededor del mundo.” derrame su alma en oración por
otros.

SOMOS SACERDOTES QUE OFRECEMOS SACRIFICIOS


ESPIRITUALES
Una de las funciones de los sacerdotes era ofrecer sacrificios. Nosotros
no hacemos sacrificios de animales como los sacerdotes levíticos, ni
sacrificios por el pecado, porque Cristo ya fue ofrecido como sacrificio por
el pecado una vez para siempre (véase He. 10:12). Jesucristo es el sumo
sacerdote perfecto (véase He. 10:19-21). Y nosotros mediante Él,
ofrecemos sacrificios espirituales y oramos a Dios por los hombres.
Como sacerdotes somos llamados a ofrecer “sacrificios espirituales
aceptables delante de Dios por medio de Jesucristo” (1 Pedro 2:5). Nuestro
sacrificio es aceptable porque lo ofrecemos a Dios a través de Jesucristo. Y
los sacrificios espirituales son:

· Nuestro cuerpo en total rendición y consagración. …”que


Presentemos nuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a
Dios…” (véase Ro. 12:1).

· Nuestra alabanza. “…ofrezcamos siempre a Dios por medio de él,


sacrificios de alabanza … fruto de labios que confiesen sus nombre”
(He. 13:15).

· Nuestro servicio. “Y de hacer bien y la ayuda mutua… de tales


sacrificios se agrada Dios” (He. 13:16).

50 Jeffrey Bingham, Herencia Histórica (Editorial Patmos,2006), p. 27.

229
· Nuestro testimonio o fruto del evangelismo. “…para que los gentiles
le sean como ofrenda agradable…” (Ro. 15:16).

· Nuestra ofrenda. “…habiendo recibido de Epafrodito lo que


enviasteis, olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios” (Fil.
4:18).
· Nuestro sacrificio y sufrimiento por causa de la obra del Señor. “Y
aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de
vuestra fe…” (Fil. 2:17).

SOMOS SACERDOTES QUE NOS IDENTIFICAMOS CON EL


SUFRIMIENTO Y PADECIMIENTO DE OTROS

Hay un ejemplo muy importante de cuatro hombres que ayudaron a un


paralítico y lo pusieron delante de Jesús (véase Mr. 2:1-12). Ese es
realmente nuestro papel. Comúnmente se dice y creemos que Dios solo
puede actuar con base a la fe de la persona necesitada, pero este cuadro nos
muestra que Dios puede actuar por medio de otras personas que se
identifiquen con el sufrimiento o padecimiento de alguien. Este paralítico
estuvo frente a Jesús sobre su lecho, bajado por la abertura del techo. Me
impresiona saber que Jesús al mirar la fe de ellos dijo al paralítico: “Hijo,
tus pecados te son perdonados.” “Levántate, toma tu lecho y vete a tu casa.”
Fue la fe de ellos que Jesús miró y sobre la cual actuó. En ese sentido es
importante ser un intercesor, un intermediario. Cuánta necesidad tenemos
de personas que hagan uso de la misericordia, que se identifiquen con la
situación de otros y ayuden a llevar la carga. No hay mejor manera de llevar
a una persona a la presencia de Dios que a través de la oración. Cuando
oramos por la necesidad de otro, estamos haciendo lo mismo que hicieron
aquellos hombres. Cuando llevamos a una persona al templo o a una
actividad donde se predica el evangelio estamos haciendo lo que hicieron
ellos. Lo estamos llevando a la presencia del Señor. En las iglesias es muy
importante entender que podemos orar por personas y necesidades
específicas, y que Dios puede hacer mucho más de lo que pedimos y
entendemos con base en nuestra fe y oraciones.

230
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de sacerdote.


2. Haga una lista de siete personas o familias por las cuales ora
diariamente.
3. Escriba alguna experiencia de gozo al interceder por otros.
4. ¿Qué significa la expresión real sacerdocio?
5. Escriba con su respectiva cita bíblica los seis sacrificios espirituales
que somos llamados a ofrecer como sacerdotes santos.
6. Escriba con su respectiva cita bíblica los nombres de cuatro
intercesores que se presentan en la lección y diga por quiénes
intercedieron.
7. Busque en la Biblia cuatro intercesores que no aparecen en la
lección y diga por quiénes intercedieron. Anote la cita bíblica.
8. Elabore un plan de intercesión personal que incluya familiares,
amigos, creyentes, líderes etc.
9. ¿Tiene su iglesia un plan de intercesión diaria?

231
LLAMADOS A SER VISITADORES LECCIÓN 4
COMPROMISO DE LLEVAR CONSUELO

EL MINISTERIO DE LA VISITACIÓN

Unas de las funciones descritas acerca del ministerio del Señor Jesús
es “sanar a los quebrantados de corazón” (véase Lc. 4:18). Si bien es cierto
que las circunstancias difíciles que vivimos ablandan y sensibilizan el
corazón de las personas, nada es más reconfortante que una visita oportuna
de un creyente, siervo o sierva de Dios. Prueba de ello es la escena narrada
en Juan capítulo 9 sobre el ciego de nacimiento donde la gente preguntaba si
su enfermedad era por causa de su pecado o el de sus padres. Jesús afirmó
que era una oportunidad para que las obras de Dios se manifestaran (véase v.
3). Creo que, aunque lo dijo en esa situación específica, la muestra de su
ministerio y la experiencia cristiana por todas las generaciones nos han
confirmado que las tragedias, enfermedades, necesidades, fracasos, etc. son
oportunidades para que las obras de Dios se manifiesten en nosotros y para
ver el poder y la gloria de Dios. Cuando David estaba huyendo de su hijo
Absalón oraba para ver el poder y la gloria de Dios en el desierto. “…para
ver tu poder y tu gloria así como te he mirado en el santuario” (Sal. 63:2).
¡Cuánto anhelaron Marta y María una visita de Jesús durante la grave
enfermedad de su hermano Lázaro! El reproche no se hizo esperar: “Si
hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto”. Pero la respuesta de
Jesús nos alienta a conocer las obras de Dios. “Si crees verás la gloria de
Dios” No podemos evitar que la gente nos espere cuando está en situaciones
difíciles, y no debemos defraudarla. Debemos apartar tiempo para la
visitación. Sé que no todos nos esperan, pero el Señor nos manda a ir. Hasta
los que no nos conocen esperan y anhelan una visita alentadora. No es
asunto de si la persona ha pecado o no. Una de las excusas más espirituales
que usamos es que la persona está sufriendo las consecuencias de su pecado
y que hay que dejarla quieta.
¿Acaso es una responsabilidad exclusiva del ministerio de visitación
de la iglesia (si lo tiene) o del pastor?
Santiago afirma que “la religión pura y sin mancha … es esta: visitar a los
232
huérfanos y a las viudas … y guardarse sin mancha del mundo” (Santiago
1:27).
Uno de los juicios presentados en Mateo 25:43 tiene que ver con la
falta de visitación. “Estuve enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis”.

EL VISITADOR Y EL VISITADO
Abraham tuvo muchos tiempos de intimidad con Dios. Pero creo que
la visita más especial e inolvidable que marcó su vida fue la registrada en
Génesis capítulo 18. La razón por la que afirmo esto es porque hacía 13 años
que Abraham no recibía una visita de Dios, y porque le traían la noticia más
sorprendente y agradable: “…Al tiempo señalado volveré a ti, y para
entonces Sara tendrá un hijo” (v. 14). De esta historia podemos aprender
algunas cosas sobre el visitador y el visitado.

· El visitador siempre debe tener buena actitud. (v. 5).


Aun cuando el motivo de la visita sea anunciar el
juicio de Dios sobre la persona por su pecado, hay una
buena noticia: Si te arrepientes serás perdonado.
Natán en su visita a David lo confrontó con su pecado.
Le anunció el juicio de Dios, pero también su
misericordia: “…no morirás…” (véase 2 S. 12:13-
14). La actitud de Natán no era la de un enemigo. Él
no se gozaba con lo que le iba a tocar vivir a David.

· El visitador debe tener una teología correcta. Un


pequeño ejercicio sería importante.
Veamos Génesis 3:15-24.
Cuando Adán y Eva pecaron Dios estableció un
régimen mixto de juicio y misericordia por causa de
su justicia y bondad.
Cuando Dios sacó a Adán y a Eva del huerto
pensamos, fue juicio. Pero cuando dice que lo hizo
para que no alargaran su mano y comieran del árbol
de la vida y así vivieran para siempre (en su pecado)
pensamos, fue misericordia (véanse vv. 22-24).
Cuando le dijo a Adán: “La tierra te producirá cardos

233
y espinos”, pensamos, fue juicio. Pero cuando vemos
que la tierra produce caraotas, cambur, frutas y
vegetales pensamos, es misericordia (véanse vv. 17-
19).
Cuando le dijo a Eva: “con dolor darás a luz lo hijos”,
decimos, fue juicio. Pero cuando vemos nacer los
preciosos niños decimos, es misericordia (véase v.
16).
Cuando dice: “Tu marido se enseñoreara de ti”, y
vemos mujeres sufriendo con hombres infieles,
abusadores y ausentes, pensamos es juicio. Pero
cuando vemos mujeres felices con esposos fieles,
atentos y cuidadosos pensamos, es misericordia.
Santiago afirma que “…la misericordia triunfa sobre
el juicio” (Stg. 2:13). Creo que esto se cumplió en
Cristo. El recibió juicio para darnos misericordia. Por
eso debemos visitar llevando con amor las buenas
noticias del Señor (véase v. 16).

· El visitador debe tener un propósito especial. Los


varones de Dios que visitaron a Abraham fueron a
darle la noticia de que el próximo año Sara tendría un
hijo (véase Génesis 18:10). Luego fue a rescatar a
Lot de Sodoma (véase Gn. 18:22). No use la visita
para llevar chismes, malos comentarios, veneno,
cizaña o salpicar con su raíz de amargura a otras
personas, ni para criticar o desalentar. Que cuando
termine la visita quede la satisfacción de haber
cumplido el propósito y la voluntad de Dios, que haya
edificado. Sea un enviado de Dios y no un mensajero
de Satanás. La visita es para hacernos presente, y uno
de sus propósitos fundamentales debe ser el de llevar
consuelo.

· Los que reciben la visita deben ser solícitos, atentos y


hospedadores. Abraham, Sara y el criado ofrecieron
lo mejor. ¡Qué buena atención recibieron los tres
varones! (véase Gn. 18:6-8). Cuánto estimula un
buen recibimiento, una buena acogida, una buena
atención, ser un buen anfitrión.
234
JESÚS Y LA VISITACIÓN

La venida del Señor Jesús se nos presenta como una visita. “Bendito el
Señor Dios de Israel, que ha visitado y redimido a su pueblo y nos levantó un
poderoso Salvador en la casa de David, su siervo” (Lucas 1:67-79). Dios se
despojó de su gloria, tomó forma de siervo y se puso en la condición de
hombre (véase Fil. 2:7). Fue la visita que cambió el mundo.
Ya en su ministerio terrenal Jesús visitó la suegra de Pedro, que estaba
enferma. (véase Lc. 4:38-39). Visitó el estanque de Betesda donde yacían
cantidades de enfermos (véase Jn. 5:1-3). Eso equivale a los centros de
salud hoy. Visitó la casa de Zaqueo (véase Lc. 19), la de Simón el fariseo
(véase Lc. 7:36-50). La de Lázaro, María y Marta (véase Lc. 10:38-42), y
como lo presenta Mateo, “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas,
enseñando en las sinagogas de ellos, predicando el evangelio del reino y
sanando toda enfermedad y dolencia en el pueblo” (Mateo 9:35). Son solo
algunos ejemplos que nos muestran la importancia y dedicación que Jesús le
daba a la visitación.

PABLO Y LA VISITACIÓN
El apóstol Pablo cuya gran parte de su ministerio consistía en visitar
hogares, lugares públicos para anunciar el evangelio daba testimonio: “Y
como nada que fuera útil he rehuido de anunciaros y enseñaros,
públicamente y por las casas” (Hechos 20:20). Es por eso que hablando a los
hermanos de Tesalónica afirmó que: …“nuestra visita a vosotros no fue en
vano” (1 Ts. 2:1). Hay bendición en la visitación. “…¡Cuán hermosos son
los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!”
(Romanos 10:15). En esta afirmación la visitación está implícita.
Una de las maneras como el evangelio se ha extendido es visitando con
motivos evangelísticos a la familia extendida, a los vecinos y amigos.
Aproveche ocasiones especiales para visitar. El nacimiento de un
niño, un cumpleaños, una graduación, una enfermedad, necesidades
económicas, etc.
Aparte tiempo en la semana para la visitación, pero prepárese
espiritualmente para hacerlo. El mundo demanda y requiere de visitadores.

235
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de visitador.


2. Escriba las características del visitador.
3. Basado en Génesis capítulo 18 enumere algunas características que
debe tener la persona que recibe la visita.
4. Enumere 10 visitas realizadas por Jesús con su respectiva cita bíblica.
5. ¿Forma usted parte de algún equipo de visitación? Explique.
6. ¿Le gustaría formar parte de un equipo de visitación?
7. ¿Realiza visitas regulares a miembros de su iglesia?
8. ¿Realiza visitas a hospitales, cárceles, etc.?
9. Escriba el testimonio de una visita en la que haya visto la aprobación y
bendición de Dios.
10. Describa las bendiciones de la visitación.

236
LLAMADOS A SER AMIGOS LECCIÓN 5
COMPROMISO DE AMAR AL PRÓJIMO

Abraham fue llamado por Dios amigo. “…Abraham mi amigo…” (Is.


41:8). Ser amigo es algo importante. Si Dios llamó a Abraham su amigo fue
para dar testimonio de que él entendió el compañerismo o comunión a que
Dios lo había llamado, y respondió fielmente.

ELEMENTOS DE UNA VERDADERA AMISTAD

AMISTAD DE DIOS Y ABRAHAM

· El primer elemento en la amistad es la


comunicación. Es tomar en cuenta a los amigos
cuando voy a hacer algo importante, y si en algo los
afecta. Imagínese lo que habría pasado si el Señor
hubiera destruido a Sodoma y Gomorra sin antes
haberle comunicado a Abraham, y este se hubiera
enterado después. Su sobrino Lot y su familia habrían
muerto sin Abraham darse cuenta. Por eso el Señor
dijo: “¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer,
habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte
y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de
la tierra?” (Génesis 18:17-18). Ese sí es un ejemplo
de amistad. La amistad comienza a deteriorarse
cuando perdemos la comunicación y hacemos cosas
sin tomar en cuenta a aquellos que decimos ser
nuestros amigos. Suelo decir que en mi vida tenía dos
amigos. Uno de ellos era la persona de mayor
confianza para mí. Él era mi mano derecha en la
iglesia, soñábamos juntos sirviendo en la obra
misionera. Como un día necesitaba asesoría en un
asunto crucial de su vida, lo llevé a conocer a mi
mejor amigo. Ellos se hicieron tan amigos que yo
quedé sin amigos por algún tiempo. Lo positivo de
237
esto fue que me ayudó a descubrir en mi esposa a mi
mejor amiga, y agradezco al Señor porque a través de
esta experiencia me ayudó a madurar en mi relación
con ella y a valorar su amistad. Le aconsejo que haga
de su pareja, sus hijos y sus padres sus mejores
amigos. Comience a cultivar amistades profundas
dentro de su propia familia, es lo mejor, lo más
saludable, aunque de hecho sé que hay excepciones.
Jesús dijo: “…los enemigos del hombre serán los de
su propia casa” (Mt. 10:36). Pero en otra parte dice
“amad a vuestros enemigos.” Los mediohermanos
de Jesús no creían en Él (véase Jn. 7:5), pero
terminaron siendo ganados por su amor y el de María,
y confirmados por el testimonio del apóstol Juan.
Llegaron a ser líderes de la iglesia y hasta escritores
de las epístolas de Santiago y Judas.

· El segundo elemento de la amistad es la confianza.


Me asombra demasiado ver cómo Abraham se atrevió
a pedirle a Dios que se retractara de su decisión de
destruir a Sodoma y Gomorra si encontraba diez
justos allí. “Y volvió a decir: no se enoje ahora mi
Señor: …quizá se encuentren allí diez” (Gn. 18:32).
Aunque Dios le dio toda la oportunidad para
encontrar una razón para que la ciudad permaneciera,
al final se dio cuenta de que Él tenía razón. Los
amigos tienen confianza para contarse sus problemas,
situaciones, aspiraciones, sueños y anhelos. Saben
que no serán objeto de burla, ni de rechazo, y que
pueden expresar libremente sus opiniones porque
hay respeto.

AMISTAD DE DIOS Y MOISÉS

· El tercer elemento de la amistad es la fidelidad. El


Señor dijo: “...con Moisés hablaré cara a cara porque
es fiel en toda mi casa” (Nm. 12:7-8). La amistad es
sustentada por la fidelidad dado que se conoce el
corazón y se sabe qué se puede esperar del otro.
238
AMISTAD DE DAVID Y JONATÁN

· Un cuarto elemento de la amistad es ayudar a


cumplir el propósito de Dios. Un amigo le ayuda a
cumplir sus propósitos y sus metas. Jonatán sabía que
Dios había desechado a su padre Saúl y que había
escogido a David para ser rey en lugar de él. Jonatán
no se dejó llevar por el lazo familiar, el lazo de sangre,
sino que quiso ayudar a David para que se cumpliera
el propósito de Dios en él. Quería que los planes que
Dios tenía con David se cumplieran, aunque esto
fuera muy gravoso para él. Fue usado por Dios para
fortalecer la fe de David y para protegerlo (véase 1 S.
23:17). ¡Cuánto necesitamos esa clase de amigos!
“Las amistades que se centran en Dios son las
mejores y más valiosas que podemos tener.”
Eleonore Van Haaften en su libro, madurando bajo
presión los llama “los amigos espirituales.”
51

“Estoy convencida de que los cristianos si están


unidos en Cristo, pueden amarse los unos a los otros
profundamente, pero también estoy convencida de
que tal vez solo lleguemos a tener una o dos amistades
como la que tuvieron David y Jonatán. Solo una o
dos, o tal vez ninguna. Es imposible prepararlas o
programarlas, son un don de Dios. Son ese tipo de
amistades en las que uno llega hasta el corazón del
otro y encuentra refugio en él. En esas amistades
somos consolados y renovados, edificados y
fortalecidos en nuestra fe. Son amigos espirituales.”52
“Lo que hace a esos amigos tan preciosos y valiosos
es que muestran el carácter de Dios, yo estoy
convencida de que debemos orar pidiendo para
nosotros la bendición de este tipo de relaciones aquí
en la tierra, y cuando el Señor no las conceda,
53
debemos cuidarla con cariño y sensibilidad.”

51 Eleonore Van Haaften, Madurando bajo presión (Andamio, 2008), p. 174.


52 Ibíd., pp. 176.
53 Ibíd., p. 178.

239
Eso fue lo que el apóstol Pablo hizo especialmente
con los Corintios: “Yo, con el mayor placer, gastaré lo
mío, y aun yo mismo me gastaré del todo por amor de
vuestras alma, aunque amándoos más, sea amado
menos” (2 Corintios 12:15).

AMIGOS DE JESÚS
· Un séptimo elemento de la amistad es valorar a las
personas.
Jesús dio valor a aquellos que fueron despreciados
por la sociedad. Por eso fue llamado “…amigo de
publicanos y pecadores…” (Mt. 11:19).
Jesús valoró a sus discípulos (véase Jn. 15:12-15) Él
les dijo:
“…os he llamado amigos, porque todas las cosas
que oí de mi Padre os las he dado a conocer” (v. 15).
Les mandó que se amaran unos a otros (véase v.
12).
Les dijo que la mayor demostración de amistad es
dar la vida por sus amigos (véase v.13).
Y les dijo que su demostración de amistad hacia él era
hacer lo que él les había mandado hacer (véase v. 14).
Es decir que para ser amigos de Jesús debemos
entender y corresponder a su revelación, dar la vida
por nuestros amigos como Cristo dio la suya por
nosotros, y obedecer sus mandatos.

ENSEÑANZA DEL APÓSTOL PEDRO


· Un octavo elemento de la amistad es la buena
actitud. Sed… amigables (1 P. 3:8).
Nuestra buena actitud y nuestra disposición son
importantes. “El hombre que tiene amigos, debe ser
amistoso” (Proverbios 18:25).
Hace años escribí la siguiente canción sobre la
amistad.
240
Un amigo es uno que ayuda. “…El Señor es mi
ayudador…” (He. 13:6) “…le haré ayuda idónea para
él” (Gn. 2:18). Al recibir el hombre ayuda idónea,
recibió una amiga especial. Jesús fue llamado amigo
de publicanos y pecadores. Ellos eran los
despreciados por la sociedad de aquel tiempo, por los
religiosos, pero Jesús les ayudó a encontrar salvación
y perdón.

· Un quinto elemento de la amistad es la lealtad.


Jonatán sacrificó su posición privilegiada en la vida
como príncipe heredero. Se arriesgó por David y se
mantuvo firme en medio de situaciones complicadas.
Como consecuencia de ser leal a su amigo, su propio
padre intentó matarlo porque para él había llegado a
ser su enemigo. (véase 1 S. 20:33). Después de la
muerte de Jonatán, David, que para entonces ya era
rey, indagó si quedaba alguien de la familia de su
amigo Jonatán (véase 2 S. 9:1, 3,4). Cuando supo que
todavía vivía uno de los hijos de Jonatán, un chico
que había quedado paralítico en un accidente, lo
mandó a llamar y lo trajo a su casa tratándolo como si
fuera su propio hijo (véase 2 S. 9:6-7, 11-12).

· Un sexto elemento de la amistad es la Bondad.


Jonatán le dio a David su túnica y otras ropas, su
espada, su arco y su cinto (véase 1 S. 18:4) En la
parábola del mayordomo infiel, Jesús nos manda:
“Ganad amigos por medio de las riquezas injustas…”
(Lc. 16:9). El versículo 11 de este pasaje nos aclara
que “riquezas injustas” no son posesiones adquiridas
por medios ilícitos como robo, estafa, etc., como a
simple vista se podría pensar, sino que es la manera
como Jesús se refirió a las posesiones materiales en
general. “Si en las riquezas injustas no fuisteis fieles,
¿Quién os confiara lo verdadero? Lo que nos enseña
aquí es a administrar fielmente las riquezas
usándolas para ganar amigos para el reino de Dios.
El hecho de usar nuestros recursos para bendecir a
otros nos abre puertas para compartir el evangelio.
241
Si buscas un amigo en esta vida que comprenda tus
luchas y pesar
Que sostenga tu mano en la caída
Con su diestra te ayude tus cargas a llevar
Quiero decirte que así no lo hallarás
Si lo buscas en el mundo, no estará
Dichoso el hombre que lo encuentra
Ha hallado un tesoro sin igual
¡Qué lindo es compartir una amistad
Con aquel que su vida dio por ti
Que con su amor te salvó del pecado y del temor
¡Qué lindo es compartir una amistad!

242
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de amigo.


2. ¿Tiene algún amigo especial?
3. ¿Se considera usted una persona amigable?
4. ¿Tiene buenas relaciones con los miembros de su iglesia local?
5. ¿Le gustaría conocer más personas para edificarse mutuamente?
6. Escriba los ocho elementos de la amistad.
7. Haga una evaluación personal de los ocho elementos calificando
con 10 su punto más fuerte, con 5 el punto medio y con 0 su punto
más débil.
8. ¿Está de acuerdo con Jesús en que la mayor demostración de
amistad es dar su vida por sus amigos, o cree que es una
exageración?
9. ¿Está dispuesto a dar su vida por sus amigos?
10. ¿Qué significa ganar amigos por medio de las riquezas injustas?

243
LLAMADOS A SER SIERVOS LECCIÓN 6
COMPROMISO DE AYUDAR A LOS DEMÁS

En griego la palabra siervo es doulos, que significa esclavo. Pablo se


llamaba a sí mismo esclavo de Jesucristo (véase Ro. 1:1 y Fil. 1:1). Un
esclavo no ejercía su propia voluntad, sino que estaba totalmente bajo las
órdenes de su amo. El servicio del esclavo no es ocasional sino constante.
Usted siempre debe estar sirviendo y ministrando sin importar la hora, la
tarea o la dificultad. Es siervo de Jesucristo a toda hora del día, comisionado
para suplir las necesidades de la gente. Debe ministrar y servir tal como lo
hizo Cristo.
54
“Servir al Señor Jesucristo es la tarea más importante del mundo.”
No hay servicio mayor que el de servir a otros por amor a Cristo. Por amor
de aquel que se entregó y dio su vida por usted (véase Gá. 2:20c). Servir es
llevar la carga de las necesidades humanas y llevarla de manera sacrificial y
redentora. “Las personas a las que Dios nos llama a servir tienen toda clase
de necesidades, físicas, emocionales, relacionales, económicas etc. Pero en
el fondo su mayor necesidad es la de relacionarse correctamente con Dios y
55
su voluntad.”
Servir es un distintivo cristiano. El guiar o dirigir no es estar por
encima de los demás en prestigio o en poder. No es la preeminencia sino la
humildad, no es la excelencia sino la fidelidad, no es la autoridad sino la
obediencia, no es ser servido sino servir.
Warren Wiersbe habla sobre la diferencia del ministerio cristiano y la
simple beneficencia humanitaria. “Ambas pueden ser hechas con amor;
ambas pueden poner pan en la mesa y zapatos en los pies, pero solo el
verdadero ministerio cristiano puede poner gracia en el corazón de tal forma
que la vida sea cambiada y los problemas queden de verdad resueltos.”56

54 Warren Wiersbe, Llamados a ser siervos de Dios (Editorial Portavoz, 2002), p. 1.


55 Ibíd., p. 13.
56 Ibíd., p. 14.

244
JESÚS EL EJEMPLO SUPREMO

ü Este fue el principio que rigió su vida en la tierra. "Al Señor tu Dios
adorarás y solo a él servirás" (Mateo 4:10).
ü La esencia del ministerio terrenal de Jesús fue el servicio. Por eso Él
afirmó: “…como el Hijo del hombre, que no vino para ser servido,
sino para servir y para dar su vida en rescate por todos” (Mt. 20:28).
Él lo demostró de muchas maneras, pero una ocasión especial fue
cuando al ser invitados a cenar lavó los pies de sus discípulos (véase
Jn. 13:6-10). De esta manera todos los creyentes o discípulos del
Señor debemos tener claro que somos llamados a servir. Esto forma
parte de nuestra nueva naturaleza, de nuestra nueva vida.
ü Sus enseñanzas acerca del servicio.
-El secreto de la verdadera grandeza. “…el que quiera hacerse grande
entre vosotros será vuestro servidor” (Mt. 20:26).
-El servicio a Dios requiere exclusividad. "Ningún siervo puede servir
a dos señores, porque odiará al uno y amará al otro, o estimará al uno
y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas"
(Lucas 16:13).
-El servicio a Dios se manifiesta en atender las necesidades del
prójimo (véase Gá. 6:10).
-En el servicio cristiano es absolutamente esencial tener un espíritu
57
sensible y un corazón tierno.
“Entonces los justos le responderán diciendo: “Señor, ¿cuándo te
vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber?
¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos, o desnudo y te
vestimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a
verte?" Respondiendo el Rey, les dirá: “De cierto os digo que en
cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo
hicisteis" (Mateo 25:37-40).
-El Servicio a Dios es un mandamiento, no es opcional. Por eso Él
tendrá recompensa para los fieles y para los infieles. “Irán estos al
castigo eterno y los justos a la vida eterna”(Mateo 25:46).

57 Ibíd., p. 13.

245
EJEMPLOS CLAVE DEL ANTIGUO TESTAMENTO

· Josué. El autor comienza el libro de Josué presentándolo como


siervo de Moisés (véase Jos. 1:1). Josué permaneció como siervo de
Moisés durante 40 años. Al morir el gran libertador y legislador, se
necesitaba un gran conquistador, un hombre de gran carácter, con
vocación de siervo para reemplazarlo, y Josué estaba preparado para
asumir tal responsabilidad. Es triste que hombres y mujeres salen a
prepararse académicamente para un ministerio pensando o creyendo
que son llamados al servicio, a ser grandes líderes, a dirigir a otros sin
haber sido enseñados a servir bajo sujeción y autoridad. Algunos hasta
salen en rebeldía porque no están dispuestos a ser dirigidos por otros.
Josué sirvió bajo autoridad durante muchos años, fue uno de los 12
espías, fue el comandante del ejército y a pesar de enfrentar varios
levantamientos y deserciones, nunca se sumó a ellos. Josué aprendió a
obedecer como servidor antes de comandar como general. Primero
fue siervo y después líder.

· Eliseo. Cuando Eliseo fue llamado dejó todo y se fue tras Elías para
servirle (véase 1 R. 19:21).

EL CARÁCTER DEL SIERVO DE DIOS


En cuanto al servicio del Señor debemos tomar en cuenta lo que
enseñó Josué al pueblo de Israel el día de su despedida: "Ahora, pues,
temed a Jehová y servidlo con integridad y verdad… (Jos. 24:14).

ü Servir a Dios con temor

ü Servir a Dios con integridad

ü Servir a Dios con verdad

ü Toda la familia sirviendo al Señor. “…Pero yo y mi casa serviremos a


Jehová” (Jos. 24:15c).

246
Al respecto hay familias ejemplares. La familia De Armas Gómez, en
la ciudad de Acarigua, todos sus hijos participaban activamente en el
ministerio. La familia Cordero Orellana de la Iglesia Bautista Luz y vida,
todos sus hijos están comprometidos en el ministerio con sus padres.
Quisiera mencionar a una familia que conocí el año pasado en un viaje
misionero que hice al Perú. Compartí con ellos en su iglesia durante una
semana. Iglesia Evangélica Bautista Cristo el Salvador de San Juan de
Lurigancho. El pastor Amador Ceballos, su esposa y sus seis hijos trabajan
juntos en la obra del Señor.

ENSEÑANZA DE PABLO A LOS CREYENTES ROMANOS


(Romanos 12:11-13).

ü Servir a Dios con diligencia. “En lo que requiere diligencia, no


perezosos…”(v. 11)

ü Servir a Dios con entusiasmo. “…Fervientes en espíritu, sirviendo


al Señor” (v. 11).

ü Servir a Dios con gozo. “…gozosos en la esperanza…” (v. 12).

ü Servir a Dios con sufrimiento o sacrificio: “…sufridos en la


tribulación…”(v. 12

ü Servir a Dios con constancia: “constantes en la oración” (v.12).

ü Servir a Dios con generosidad: “Compartid las necesidades de los


santos y practicad la hospitalidad” (v. 13).

ENSEÑANZA DE PABLO A TIMOTEO

¿Cómo debe ser el siervo de Dios?


En 2 Timoteo 2:24-25 Pablo enseñó a Timoteo, su hijo en la fe y
compañero de ministerio que: El siervo del Señor debe ser:

247
ü Amable en las relaciones. “Sin contienda”

ü Idóneo en la enseñanza. “Apto para ensenar”

ü Abnegado en su labor o tarea. “Sufrido”

ü Manso en la corrección. “Que corrija con mansedumbre”

DISCURSO DE DESPEDIDA DE PABLO EN MILETO


(Hechos 20:17-38)
Pablo les contó a los hermanos de Éfeso cómo se
había conducido en medio de ellos durante los 3 años de
ministerio que tuvo allí. Su ejemplo es una buena lección
para nosotros.
Sirvió a Dios con buen testimonio. “Vosotros sabéis
cómo me he comportado…” (v.18).
Sirvió a Dios con humildad. “Sirviendo al Señor con
toda humildad…” (v. 19).
Sirvió a Dios con muchas lágrimas. “…no he cesado
de amonestar con lágrimas a cada uno” (v. 31).
Sirvió a Dios con muchas pruebas. “…pruebas que
me han venido de las asechanzas de los judíos” (v. 19).
Les dijo que sabía que en el futuro le esperaban prisiones
y tribulaciones (v. 23).
Sirvió a Dios con idoneidad. Les anunció “…todo el
consejo de Dios” (v. 27).
Sirvió a Dios con gozo. “…con tal que acabe mi
carrera con gozo” (v. 24).
Sirvió a Dios con fidelidad. “…estoy limpio de la
sangre de todos” (v. 26).
Sirvió con discernimiento. Les advirtió sobre los
falsos hermanos y falsos maestros, y los instó a velar (v.
28).
Sirvió con integridad. “Ni plata ni oro ni vestido de
248
nadie he codiciado (v. 33).
Sirvió con generosidad. Ayudó a los necesitados y les
recordó la enseñanza de Jesús. “Más bienaventurado es
dar que recibir” (v. 35).

LOS MÉRITOS DE UN SIERVO DE DIOS


En Filipenses 2:19-30 tenemos el ejemplo de Timoteo y Epafrodito.
Veamos el testimonio de su maestro Pablo.

ü Servir con buen ánimo. “A ninguno tengo del mismo ánimo” (v. 20,
RV 1960). “…Tú vara y tu cayado me infundirán aliento” (Salmo
23:4). “…persona de doble ánimo e inconstante en todos sus caminos”
(Stg. 1:8). La crítica, la oposición, la falta de apoyo o respaldo, la falta
de recursos no debe desanimarnos.

· Servir con interés sincero en los demás. “…todos buscan sus propios
intereses…” (v. 20) Se puede servir aprovechándose de las
necesidades de otros para beneficio propio, para conseguir
reconocimiento, posición, títulos, honores y privilegios. Solo Timoteo
mostraba un amor sincero por los hermanos.

· Servir con humildad (v. 22). Timoteo nunca se quejó diciendo: “Yo
me mato trabajando para nada, pues al final los reconocimientos se lo
lleva Pablo. Al fin y al cabo él es el apóstol y yo su ayudante”.

· Servir a Dios con entrega total (véase v. 30). Epafrodito estuvo a


punto de morir por causa de la obra del Señor.

¿CON QUÉ SERVIR A DIOS?


Según Efesios 2:10 fuimos “…creados en Cristo Jesús para buenas
obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en
ellas.” Es por eso que todos debemos entender que Dios tiene preparado con
antelación lo que hemos de hacer, que nuestro deber es descubrirlo y
comprometernos con esa visión correspondiendo a su llamamiento.

249
Sirva a Dios con sus habilidades y talentos. Dorcas, una honorable
mujer que “abundaba en buenas obras y limosna que hacía.” Era bien
conocida por su ministerio, y respetada por su incesante servicio a los
pobres y necesitados. En su lecho de muerte las viudas, llorando, mostraban
las túnicas que ella había hecho. Enseguida Dios, mediante Pedro, la levantó
de los muertos y muchos creyeron en el Señor (véase Hch. 9:36-42).
Sirva a Dios con sus bienes. Cuando Pablo siguiendo la visión
celestial fue a Filipos en el lugar donde se reunían para la oración una
discípula llamada Lidia dispuso su casa para hospedarlos y congregar allí
los creyentes. El equipo misionero estaba conformado por Pablo, Timoteo,
Lucas y Silas (véase Hch.os 16:13-15).
Sirva a Dios con su vocación u oficio. Cuán diferente sería nuestra
sociedad si los profesores dictaran sus clases como un servicio para Dios. Si
los médicos y las enfermeras cuando atienden a un paciente lo hicieran
como un servicio para Dios. Si cada funcionario público realizara su trabajo
como un servicio para Dios. Sabemos que a los que no tienen conocimiento
y relación personal con el Señor les es difícil hacerlo. Pero los hijos de Dios
en el desempeño de sus labores, cualquiera que sea, somos llamados a hacer
todo como un servicio para Dios. Usemos textualmente las palabras de
Pablo: “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el
nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”
(Colosenses 3:17).
Sirva a Dios con base en los dones
Cada creyente recibió de Dios por lo menos un don espiritual para
edificación del cuerpo de Cristo. “Cada uno según el don que ha recibido,
minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme
gracia de Dios” (1 Pedro 4:10).
Sirva a Dios según las necesidades. He visto a muchos cristianos
excusarse y evadir algunas tareas basándose en el hecho de que ese no es su
don. Otros que supuestamente han descubierto su don espiritual no quieren
hacer nada que no tenga que ver con él, y se vuelven insensibles ante las
necesidades que se presentan dentro de la iglesia.

250
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de siervo.


2. ¿Qué enseñó Pablo en Romanos 12 sobre el servicio?
3. Hable sobre la diferencia del servicio cristiano y la beneficencia
comunitaria.
4. ¿Qué enseñó Josué en su discurso final acerca del servicio?
5. ¿Qué enseñó Jesús acerca del servicio?
6. ¿Cuáles eran las características de Timoteo como siervo?
7. ¿Qué significa servir a Dios según los dones?
8. ¿Qué significa servir a Dios según las necesidades?
9. ¿Cómo fue el testimonio de Pablo como siervo en Éfeso?
10. ¿Con qué podemos servir al Señor?

251
LLAMADOSA SER EVANGELIZADORES
LECCIÓN 7
COMPROMISO DE ANUNCIAR
EL EVANGELIO
Evangelizar es anunciar las buenas nuevas a pecadores perdidos. Las
buenas nuevas de que Jesucristo murió por sus pecados, que resucitó y que
puede y desea salvar a aquellos que quieren dejar su pecado, arrepentirse y
confiar en él como su Señor y Salvador (véase Mr. 16:15; Lc. 24:46-48; 1
Co. 15:1-4).
Algunos evangelizan por contactos mientras que otros lo hacen casa
por casa. Yo no puedo negar la importancia del evangelismo puerta a puerta
porque mi familia no tenía ningún pariente o amigo evangélico que
estableciera una cita para venir a evangelizarnos, ni para invitarnos a una
iglesia evangélica. Pero, un día, la Primera Iglesia Bautista en Acarigua
envió a los misioneros Sangronis y Cordero a evangelizar casa por casa a la
Urbanización Baraure donde nosotros vivíamos, y ellos compartieron el
evangelio con mi familia.
“El verdadero evangelismo va más allá. Va de la proclamación a la
comunicación. Comunicación significa que alguien tiene que oír y
comprender lo que se está proclamando.”58 No quiero restarle importancia a
repartir folletos, pero creo que no debemos conformarnos con eso, pues
podemos hacer más. Podemos sentarnos con las personas a comunicarles el
evangelio como lo hizo Felipe con el eunuco.

LA EVANGELIZACIÓN ES INICIATIVA DE DIOS


Aprendamos de la historia de Felipe y el etíope basada en Hechos
capítulo 8.
El Señor movió a Felipe. “Un ángel del Señor habló a Felipe…” (v.
26). “El Espíritu dijo a Felipe…” (v. 29). “Dios es el que en vosotros

58 David Garrison, Movimiento de plantación de iglesias (Editorial Mundo hispano, 2005), p. 174.

252
produce así el querer como el hacer por su buena voluntad” (Filipenses
2:13). Dios mueve. “El amor de Cristo nos constriñe…” (2 Co. 5:14). El
Apóstol Pedro recibió la comisión de ir y anunciar el evangelio a Cornelio.
Si estamos dedicados y consagrados al Señor seremos impulsados a
evangelizar.
El Señor le mostró la necesidad del etíope. “…había venido a
Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, leyendo al profeta Isaías”
(vv. 27, 28). “…y rogó a Felipe que subiera y se sentara con él” (v. 31)”. Una
de las excusas que los creyentes usan para no evangelizar es porque según
ellos, “la gente es muy dura, muy incrédula”. No podemos negar que
muchos rechazan el mensaje, pero otros están anhelando y esperando que un
discípulo de Cristo vaya y les predique el evangelio.
El Señor le guió a encontrar un punto de partida. “…abriendo su
boca y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús”
(v. 35). El punto de partida puede ser una pregunta bíblica, una petición de
oración, una necesidad de consejo u orientación, una petición de ayuda. El
evangelizador está pendiente de encontrar un punto de partida para anunciar
el evangelio.

TODO CREYENTE DEBE SER UN EVANGELIZADOR


(1 Corintios 9:16).
Cada cristiano tiene la responsabilidad de anunciar las buenas nuevas
de Jesús. No es opcional, no es si quiero o si me siento bien. Si no lo
hacemos tendremos que rendir cuentas al Padre. Creo que Pablo vivió
consciente de eso todo el tiempo de su ministerio. A los hermanos de Éfeso
les dijo: “…estoy limpio de la sangre de todos” (Hch. 20:26). Les
Thompson lo dice: “Es nuestro el solemne deber anunciar clara e
insistentemente el mensaje del evangelio.”59 “Cuando yo diga al impío:
“¡Impío: de cierto morirás!”, si tú no hablas para que se guarde el impío de
su camino, el impío morirá por su pecado, pero yo demandaré su sangre de
tu mano. Pero si tú avisas al impío de su camino para que se aparte de él, y él
no se aparta de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida"
(Ezequiel 33:8-9). La palabra de Dios tiene poder en sí misma de atraer a las

59 Les Thompson, La fe que mueve Montañas (Editorial Portavoz, 2005), p. 41.

253
personas a Cristo para que reciban la salvación (véase Is. 55:11). Nuestra
responsabilidad es presentarles el mensaje a los que no lo han escuchado o
no han respondido positivamente ante el mismo (véase Ro. 10:17). Toda
persona es responsable de aceptar la gracia de Dios. Entonces, vamos a
darle la opción de tomar una decisión, ya sea de recibir a Cristo o de
rechazarlo, pero, que tengan una explicación clara, sencilla y profunda del
evangelio de Jesucristo. Ellos son responsables de su respuesta, nosotros
somos responsables de presentarles de la mejor manera posible el mensaje
de salvación. Lamentablemente muchos evaden la tarea de evangelizar
excusándose en una errónea interpretación de los dones espirituales. Ellos
dicen: “Ese no es mi don”. Pero quiero afirmar que todo creyente debe ser un
evangelizador. Se entiende por evangelizador a una persona que da una
explicación o exposición clara y sencilla del evangelio de Jesús. No creo
que un creyente en Cristo sea incapaz de compartir con otros su testimonio
personal y el significado de la muerte y resurrección de Cristo. El Señor
dijo: “…recibiréis poder… y me seréis testigos…” (Hch. 1:8). Esto no fue
dicho para un grupo especial, sino para todos los creyentes.
La necesidad más grande del ser humano es la de la salvación de su
alma, y la institución que Jesús estableció para llevar ese mensaje de
salvación es la iglesia. Si la necesidad más grande fuera la de salud, Jesús
hubiera fundado un hospital, si fuera de instrucción, hubiera fundado una
universidad, si fuera de alimentación, hubiera creado una fábrica y
distribuidora de alimentos. Pero como la necesidad más grande es la
salvación, estableció la iglesia y le confió el evangelio, que “…es poder de
Dios para salvación de todo aquel que cree” (Ro. 1:16).

DIOS NOS APROBÓ Y NOS CONFIÓ EL EVANGELIO


(1 Tesalonicenses 2:1-16).
Si se nos ha confiado el evangelio no es para que nos quedemos en
casa esperando que alguien llegue a buscarnos expresándonos su necesidad
de Dios. Pablo fue a Tesalónica a llevar el evangelio y por eso dice:
“…nuestra visita a vosotros no fue en vano” (v.1). Los tesalonicenses
visitaron Macedonia, Acaya y otros lugares. Por ejemplo, cuando Pablo
escribió a la Iglesia de Tesalónica expresó su asombro porque los hermanos
habían divulgado su fe más allá de su ciudad y provincia, y cuando el
apóstol llegó a algunos lugares a predicar dijo: “…no tenemos necesidad de
hablar nada” (1 Ts. 1:8).

254
Debemos evangelizar a pesar de los obstáculos y de la oposición
“…Dios nos dio valor para anunciaros el evangelio en medio de una fuerte
oposición” (v. 2).
El contenido del evangelismo es la verdad. Nuestro mensaje no es
error. “Nuestra exhortación no procedió de error…” (v. 3).
Debemos evangelizar con la mejor motivación. “Nuestro mensaje no
procedió de impureza”. Nuestra motivación es la más elevada, amamos a
Cristo y por eso amamos a la gente como Cristo la amó. Otra motivación es
agradar a Dios, no agradar a los hombres. En el evangelio no hay licencia
para pecar. Nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza…” (v.
3).
Debemos evangelizar con el mejor método. Nuestro mensaje no es por
engaño. Nuestro método es comunicar el evangelio, y cada persona tiene
que tomar una decisión personal. No hay tácticas ocultas, “…ni fue por
engaño” (v. 3).
Debemos evangelizar con fidelidad. “…Dios, que prueba nuestros
corazones” (v. 4). “…Dios es testigo” (v. 5).
Debemos evangelizar sin adulación. “…nunca usamos de palabras
lisonjeras…” (v. 5). Creo que a veces en lugar de ser testigos de Cristo
damos la impresión de ser mendigos de él, pidiéndole a la gente que le dé un
“lugarcito en el corazón”. Necesitamos tener seguridad y firmeza al
evangelizar (véase v. 5).
Debemos evangelizar para glorificar a Dios. “Tampoco buscamos
gloria de los hombres…” (v. 6).
Debemos evangelizar con amabilidad, no con rudeza, aspereza ni
mala actitud. La palabra ternura aquí es amabilidad. Creo que la imagen que
Pablo quiere mostrar aquí es la de la madre de Moisés que cuidó a su hijo en
calidad de nodriza. “…nos portamos con ternura entre vosotros, como cuida
una madre con amor a sus propios hijos” (v. 7).
El evangelismo es una entrega de la vida: “…hubiéramos querido
entregaros no solo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias
vidas…” (v.8).
El evangelismo exige sacrificio: “Os acordáis, hermanos, de nuestro
trabajo y fatiga…” (v. 9).
El evangelismo debe ser respaldado por el buen testimonio: “Vosotros
sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos

255
comportamos…” (v. 10).
Debemos evangelizar afirmados en las exigencias del Señor: “…que
anduvierais como es digno de Dios…” (v.12).
El evangelismo debe hacerse en el poder del Espíritu Santo. “…pues
nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también
en poder, en el Espíritu Santo…” (1 Tesalonicenses 1:5). El evangelio es
poder de Dios para salvación (véase Ro. 1:15).
El evangelio es poder de Dios: “Para que abras sus ojos, para que se
conviertan de las tinieblas a la luz y de la potestad de Satanás a Dios; para
que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los
santificados” (Hechos 26:18).

PASIÓN POR EVANGELIZAR


La forma en que murió John Harper nos muestra la pasión con que
vivió para evangelizar.
“En la noche del 14 de abril de 1912, el transatlántico británico Titanic
recorría a toda marcha las gélidas aguas marinas ignorando que iba rumbo a
las páginas de la historia. En el momento de la botadura, era el vehículo más
grande creado por el hombre hasta la fecha. A bordo se encontraban
numerosas personas acaudaladas y famosas. A las 11:40 de la noche, un
iceberg perforó el casco por el costado de estribor, dejando caer una lluvia
de hielo sobre la cubierta y perforando de un tirón seis compartimientos
estancos. El agua entró a raudales. A bordo estaban John Harper y su hija
Nana de seis años. Según informes documentados, en cuanto se hizo patente
que la nave se iba a hundir, de inmediato John Harper llevó a su hija a un
bote salvavidas. Aquel predicador viudo podía haberse salvado fácilmente
en el mismo bote. Sin embargo, besó a su hija y le aseguró que algún día lo
volvería a ver. (Se cuenta que ella logró salvarse.) A los pocos minutos, se
escuchó un ruido sordo que provenía de las profundidades del buque. La
mayoría pensó que se trataba de una explosión. Lo que en realidad ocurrió
fue que el gigantesco buque se había partido en dos. En ese momento
muchos saltaron de la cubierta a las gélidas y oscuras aguas. Entre ellos
Harper. Se lo vio nadando frenéticamente hacia las personas que estaban en
el agua, encaminándolas a Jesús antes de que la hipotermia les causara la
muerte. Se acercó a un joven que iba sobre un pedazo del barco, y le
preguntó con voz entrecortada: ¿Es usted salvo?” El joven contestó que no.

256
Harper intentó ayudarlo a aceptar a Cristo, pero el joven (que estaba a punto
de entrar en estado de shock) respondió que no. Entonces John Harper se
quitó el salvavidas que llevaba puesto, y le dijo: “Tome, usted lo necesita
más que yo”. Y se fue nadando a hablar con otras personas. Mientras
algunos intentaban comprar el asiento en un bote para salvarse, John Harper
dio la vida para que otros se salvaran”.
Jesús lo expresó con estas palabras: “Nadie tiene mayor amor que
este, que uno ponga su vida por sus amigos”. John Harper fue sin duda un
60
héroe del Titanic.
La pasión de Pablo era tan grande que no solo estaba dispuesto a
hacerse todo por todos, (véase 1 Co. 9:22,23), sino que estaba dispuesto a
61
sacrificar su propia vida a fin de que otros fueran salvos(véase Ro. 9:3-4).”
¡Que el amor de Cristo nos impulse a vivir para él y, por amor a
anunciar con fervor el evangelio a cada persona! (véase 2 Co. 5:14-15). Y
que “la evangelización sea la preocupación fundamental de los que siguen a
Cristo.”62

EJEMPLO DIGNO DE IMITAR


Quisiera presentar el ejemplo especial de mi mamá, Justina
Bermúdez. Nunca pudo ir a una escuela, apenas sabía leer y escribir su
nombre. Pero a sus 65 años después de asistir 10 años a la iglesia, le vino el
pensamiento de que pronto iba a morir, y se trazó la meta de evangelizar en
ese año a todos sus hijos, yernos y nueras, comenzó a orar para que Dios le
diera esa oportunidad. Ella no se puso a pensar si tenía o no el don de
evangelista. No pensó como muchos que afirman que no pueden compartir
su fe con la familia, basándose en una aplicación errónea del versículo que
dice: “No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra…” (Mr. 6:4). Mi
mamá entendió que sus hijos necesitaban el testimonio de su fe y que ella
tenía que obedecer la gran comisión. Así que cuando un hijo iba a visitarla se
sentaba con él y le pedía que la escuchara por unos minutos. De esa manera
evangelizó a once de sus catorce hijos. Porque los otros tres, incluyéndome
a mí ya éramos cristianos. Como fruto de esa labor dos de mis hermanas
mayores ahora son miembros de la iglesia que pastoreo, y una de ellas está

60 (Tomado de The Titanic's Last Hero, George Harper y Bill Guthrie; Moody Press; 1997).
61 Ed Stetzer, Philip Nation, Impulsados por el amor (New Hope Publishers, 2008), p. 136.
62 Richard Sisson, Esteban Ditmore, David Powell, Prepárese para evangelizar (Editorial
Mundo Hispano, 1984), p. 2.
257
en el campo misionero. Usted puede hacer lo mismo, explicar el evangelio a
otros y guiarlos a recibir a Jesús. Mi mamá ya cumplió 78 años y sigue
compartiendo su fe.

EVANGELIZANDO A TRAVÉS DE UN HISTORIA BÍBLICA


El evangelismo se da más en un contexto informal que en uno formal
con citas programadas. Es por eso que he desarrollado este método de
evangelizar a través de una historia bíblica. El primer día que lo usé pude
compartir el evangelio con 17 personas en su lugar de trabajo, y lo estoy
usando para capacitar a los discípulos para evangelizar.
Una narración que cambia vidas. La parábola del hijo pródigo.
Introducción. Cuando Jesús enseñó se esforzó para que la gente le
entendiera. Fue por eso que usó las parábolas. Una de las más conocidas es
la del hijo pródigo. ¿La conoce usted?
"También le dijo: "Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos dijo
a su padre: "Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde". Y les
repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo, el hijo menor
se fue lejos a una provincia apartada, y allí desperdició sus bienes viviendo
perdidamente. Cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en
aquella provincia y comenzó él a pasar necesidad. Entonces fue y se arrimó
a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual lo envió a su hacienda para
que apacentara cerdos. Deseaba llenar su vientre de las algarrobas que
comían los cerdos, pero nadie le daba. Volviendo en sí, dijo: "¡Cuántos
jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco
de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: "Padre, he pecado contra
el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como uno
de tus jornaleros. Entonces se levantó y fue a su padre. Cuando aún estaba
lejos, lo vio su padre y fue movido a misericordia, y corrió y se echó sobre su
cuello y lo besó. El hijo le dijo: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti,
y ya no soy digno de ser llamado tu hijo". Pero el padre dijo a sus siervos:
"Sacad el mejor vestido y vestidle; y poned un anillo en su dedo y calzado en
sus pies. Traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta,
porque este mi hijo muerto era y ha revivido; se había perdido y es hallado".
Y comenzaron a regocijarse" (Lucas 15: 11-24).
¿Qué quiso enseñar Jesús con esta parábola?
Primera verdad. Que todos somos pecadores
258
Ese joven nos representa a nosotros. La Biblia dice: “Todos nosotros
nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino…” (Is.
53:6). Así hemos vivido nosotros, apartando a Dios de nuestras vidas,
siguiendo nuestros propios caminos, viviendo a nuestra manera sin
considerar la voluntad de Dios para nosotros. “…todos pecaron y están
destituidos de la gloria de Dios” (Ro. 3:23).
Segunda verdad. Las consecuencias del pecado
El joven se fue en busca de libertad, placer y felicidad, pero encontró
esclavitud, ruina, soledad y culpa. Ni siquiera le permitieron alimentarse
con la comida de los cerdos. Así también nosotros experimentamos las
consecuencias del pecado. La Biblia dice: “…todo aquel que practica el
pecado, esclavo es del pecado” (Juan 8:34). Tarde o temprano comenzamos
a experimentar la ausencia de Dios en nuestras vidas, la insatisfacción o
falta de contentamiento y la agobiante culpabilidad.
Tercera verdad. Que cada persona tiene la oportunidad de volverse a
Dios
Jesús pudo haber terminado la historia diciendo: “Y el joven murió a
causa del sufrimiento”. Pero por el contrario siguió: El joven regresó a su
padre, humillado, reconociendo su responsabilidad. “He pecado contra el
cielo y contra ti”. Regresó asumiendo la responsabilidad de su pecado.
El regreso al padre es arrepentimiento.
Así también lo hizo en otro tiempo el Rey David cuando confesó":
Contra ti, contra ti solo he pecado; y he hecho lo malo delante de tus ojos…”
(Sal. 51:4). Lo mismo hizo el ladrón crucificado al lado de Jesús.
“…justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros
hechos…” (Lc. 23:41).
La Biblia dice: “Dios manda a todos los hombres en todo lugar, que se
arrepientan” (Hechos 17:30).
El camino para volver al padre es Jesús.
Él murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día. Él vive. Si usted
quiere volverse a Dios sólo hay un camino, y es la persona de Jesús.
“Él dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre
sino por mí” (Juan 14:6).
El Apóstol Pedro predico: “Y en ningún otro hay salvación, porque no
hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser
salvos” (Hechos 4:12).
259
Pablo predicó: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa”
(Hechos 16:31).
“…todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo” (Ro.
10:13).
“…para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla… y toda
lengua confiese que Jesucristo es el Señor…” (Fil. 2:10 y 11).
Cuarta verdad. Las bendiciones que recibe el que se vuelve a Dios por
medio de Jesús.
1. Dios nos espera, nos recibe y nos da todo su amor. Cuando el padre vio
al hijo, corrió hacia él, lo abrazó y lo besó. Significa que Dios todos los
días espera que nos volvamos a Él. La Biblia dice: que el Espíritu de
Dios nos anhela celosamente. Dios espera por usted hoy, Él quiere
abrazarlo, manifestarle su amor, misericordia y bondad.
2. Dios nos devuelve los derechos y dignidad de hijos. El padre al poner
anillo en el dedo de su hijo le estaba diciendo: “No te voy a recibir
como un simple jornalero, sino como a mi hijo”. Puedes pertenecer de
nuevo a la familia. Eso mismo hace Dios con nosotros cuando nos
volvemos a él, nos recibe como a hijos.
La Biblia dice: “A todos los que le recibieron … les dio potestad de ser
hechos hijos de Dios” (Jn 1:12).
“Mirad cuál amor nos ha dado el padre, para que seamos llamados
hijos de Dios…” (1 Jn. 3:1).
Ese anillo representa el Espíritu Santo con el cual Dios sella la nueva
relación que tendremos con él para siempre. “Y por cuanto sois hijos,
Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su hijo…” (Gá. 4:6).
3. Hay una gran celebración. El padre dijo: “Maten el becerro gordo y
hagan una gran fiesta.”
La Biblia dice: “…hay gozo delante de los ángeles de Dios por un
pecador que se arrepiente” (Lc. 15:10). “…habrá más gozo en el cielo
por un pecador que se arrepiente…” (Lc. 15:7).
No solamente en el cielo hay un gozo especial, también dentro de
nosotros comienza una gran celebración, ya que experimentamos el
gozo de la salvación, la presencia de Dios en nosotros, el gozo de ser
perdonados y la vida eterna que Dios nos da.
4. Nos da una nueva vida. Imagínese la siguiente escena: Una gran fiesta
preparada, un becerro gordo siendo preparado para comer, muchos
260
invitados y el invitado de honor, aquel a quien se va a honrar en la
fiesta, con un vestido roto y maloliente. El padre al verlo dijo:
“Quítenle ese vestido y pónganle el mejor vestido”. De igual manera,
Dios tiene una fiesta preparada para nosotros en los cielos. Dios tiene
muchas bendiciones para nosotros en la tierra, y no podemos
participar de ella con el vestido que representa nuestra vida rota,
inmunda y maloliente por todos los pecados que hemos cometido en
nuestra vida. Cuando nos volvemos a Dios por medio de Jesús en
arrepentimiento y fe Él nos promete un nuevo vestido, una nueva vida.
“…seréis purificados de todas vuestras impurezas.., os daré un
corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros (Ez.
36:25, 26).
“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas
pasaron; todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17).
Hoy usted puede volverse a Dios, pedirle perdón por sus pecados y
confesar a Jesús como su Salvador y Señor.
Jesús le dijo a Zaqueo: “…hoy ha venido la salvación a esta casa…”
(Lc. 19:9).
El Señor dice: “Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y
abre la puerta, entraré a él…” (Ap. 3:20).
¿Quiere volverse a Dios para comenzar una nueva vida con Él,
confesando a Jesús como su salvador?
Si esa es su decisión haga esta oración:
Señor Jesús, gracias porque tu amor es más grande que mis pecados,
y gracias por darme la oportunidad para comenzar una nueva vida al morir
en la cruz por mis pecados y resucitar al tercer día. Perdona mis pecados y
entra a mi vida, te confieso como mi Salvador y Señor, quiero amarte,
obedecerte y servirte todos los días de mi vida.

¡Felicitaciones!

Si ha creído en Jesús haciendo esta oración, tenga la seguridad que hay


fiesta en los cielos y en su corazón. Que Dios le ha recibido como su hijo,
que ha puesto en usted su Espíritu como garantía de que nunca será separado
de Él, y le ha vestido con una nueva vida para que le ame y le sirva.

261
Hay un consejo para todos los que reciben a Jesús, y es que deben
seguir su camino sin desmayar. "…de la manera como habéis recibido al
Señor Jesucristo, andad en él” (Col. 2:6). El Apóstol Pablo dijo: “…vivo en
la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí (Gá.
2:20).
Confíe en que el Señor está con usted y le ayudará.

262
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de siervo.


2. ¿Qué enseñó Pablo en Romanos 12 sobre el servicio?
3. Hable sobre la diferencia del servicio cristiano y la beneficencia
comunitaria.
4. ¿Qué enseñó Josué en su discurso final acerca del servicio?
5. ¿Qué enseñó Jesús acerca del servicio?
6. ¿Cuáles eran las características de Timoteo como siervo?
7. ¿Qué significa servir a Dios según los dones?
8. ¿Qué significa servir a Dios según las necesidades?
9. ¿Cómo fue el testimonio de Pablo como siervo en Éfeso?
10. ¿Con qué podemos servir al Señor?

263
LLAMADOS A SER DISCIPULOS
LECCIÓN 8
COMPROMISO DE REPRODUCIRNOS
EN OTROS
La palabra discípulo viene del griego mathetes. Esta palabra se
encuentra 269 veces en los evangelios y en el libro de los Hechos. Significa
63
alguien que ha sido “enseñado” o “capacitado”. Discípulo de Cristo es “un
aprendiz de Jesús que acepta la enseñanza de su maestro no solo como una
creencia, sino como un estilo de vida.”64

EL SIGNIFICADO DE SER DISCÍPULO DE CRISTO


Ser discípulo es responder al llamado de establecer una nueva
relación principal y prioritaria con el Señor (véase Lc. 14:26).
Jesús llamó a los discípulos para estar primeramente con Él y luego
enviarlos a predicar. Es lo que LeRoy Eims en su libro el arte perdido de
discipular llama “el principio de la asociación.”65 El discipulado implica la
renuncia a toda relación principal quedando las demás relegadas a un
segundo plano. “Si alguno viene a mí y no aborrece a su padre, madre,
mujer, hijos, hermanos, hermanas y hasta su propia vida, no puede ser mi
discípulo”. Oswald Sanders explica que la palabra aborrecer en este texto
66
significa simplemente “amar menos.” El señor no se contradice cuando
nos manda primero a que amemos y honremos a nuestros padres, y después
nos dice que los aborrezcamos.
Ser discípulo es responder al llamado de vivir una vida de renuncia y
entrega.
Abraham dejó su tierra y su parentela para recibir la promesa de una
nueva tierra, una familia innumerable y una descendencia que bendeciría a
todas las familias de la tierra (véase Gn. 12:1-3). El apóstol Pablo dijo que:

63 Waylon B. Moore, Multiplicación de discípulos (Casa Bautista de publicaciones 2000), p. 19.


64 J. Oswald Sanders, Discipulado espiritual (Editorial Portavoz, 2008), p. 6.
56 LeRoy Eims, el arte perdido de discipular (Editorial Mundo Hispano, 2006).
66 J. Oswald Sanders, Discipulado espiritual (Editorial Portavoz, 2008), p. 6.

264
“…sería heredero del mundo…” (véase Ro. 4:13), y …que los que tienen fe,
estos son hijos de Abraham (Gá. 3:7).
Moisés dejó a Egipto para ser el libertador, gobernador, legislador y
profeta del pueblo de Dios (véase Hch. 7:35-37).
El Apóstol Pedro dijo al Señor: “Nosotros lo hemos dejado todo y te
hemos seguido…” (Mt. 19:27).
El apóstol Pablo respondió a ese llamado, y en reiteradas ocasiones da
testimonio de ello: “…ni estimo preciosa mi vida para mí mismo…” (Hch.
20:24). “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como
pérdida por amor de Cristo.Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como
pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por
amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo”
(Filipenses 3:7-8).
Renuncia y entrega es renunciar a todo lo que posee, renunciar a su
familia, renunciar a su propia vida (véase Lc. 14: 25-27, 33).
Renuncia y entrega es crucificar la carne con sus pasiones y deseos, es
llevar la cruz cada día, es ser crucificado juntamente con Cristo, es “ser
obediente hasta la muerte”, es morir al yo para que Cristo viva en nosotros
(véase Gá. 2:20).
Ser discípulo es responder al llamado de seguir a Jesús.
Nuestro llamado al discipulado viene directamente del Señor, y
cuando lo recibimos nuestra decisión incluye el compromiso de seguirle.
Seguir a Jesús es dependencia. Es cerrar los ojos y no ver un túnel
oscuro o una luz azul, sino solo a Cristo, que va adelante de nosotros
despejando y marcando el camino por donde debemos andar.
Seguir a Jesús es imitarlo. El mismo dijo: “…Aprended de mí, que soy
manso y humilde de corazón…” (Mt. 11:29). “Que os améis unos a otros;
como yo os he amado…” (Jn. 13:34). El apóstol Juan dice: “El que dice que
permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6).
Seguir a Jesús es sufrir por él. Jesús dijo a sus discípulos: “Seréis
odiados por todos por causa de mi nombre…” (Mt. 10:22). “…El siervo no
es mayor que su Señor”. “Si a mí me han perseguido, también a vosotros os
perseguirán…” (Jn. 15:20). El apóstol Pedro dijo: “…Cristo padeció por
nosotros, dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas” (1 P. 2:21). El
que no está dispuesto a padecer por la causa de Cristo, no es digno de ser su
discípulo. “Para el creyente del segundo siglo ser discípulo podría incluir

265
67
caminar en las huellas empapadas de sangre que Cristo dejó bajo la cruz.”
La exigencia de seguir a Jesús significa que todos deberían unírsele
para lograr lo que vino a hacer, lo cual nos reitera constantemente.68 “El
Hijo del hombre… para dar su vida en rescate por todos” (Mr. 10:45). El
Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (Lucas
19:10).
Ser discípulo es responder al llamado de vivir la Palabra (Juan 8:31-
38)
“Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis
discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (vv. 31-32).
¿Cree usted que los fariseos eran discípulos de Jesús? Ellos al molestarse
con sus palabras le dijeron: “Descendientes de Abraham somos y jamás
hemos sido esclavos de nadie…” (v. 33). Jesús los miró para ver si les veía
algún parecido con Abraham, pero como no lo encontró replicó diciendo:
“Si fuerais hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais” (v. 39). Oirían
sus palabras, las creerían y las obedecerían. Eso fue lo que hizo Abraham:
“…Creyó Abraham a Dios y le fue contado por justicia” (Ro. 4:3). Los
fariseos se enojaron más y le dijeron: “…Nosotros… ¡Un padre tenemos:
Dios!” (v. 41). Nuevamente Jesús los miró para ver si les encontraba algún
parecido con Dios, pero como no lo encontró les replicó: Si vuestro padre
fuera Dios, entonces me amarías, porque yo de Dios he salido y he venido...
(v. 42). ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi
palabra. (v. 43). Entonces, mirándolos detenidamente les dijo: Ya sé a quién
se parecen. Ustedes se parecen al diablo. “Vosotros sois de vuestro padre el
diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida
desde el principio y no ha permanecido en la verdad… es mentiroso y padre
de mentira (v. 44). Entonces lo querían matar (véase v. 37) Más adelante
buscaron testigos falsos para acusarle. Pido perdón por lo que voy a decir,
pero algunos creyentes de nuestras iglesias no tienen ningún parecido con
el Señor, pues se parecen más al diablo que a Él. En vez de tener amor viven
llenos de odio, en vez de tener fe son fatalistas y apuestan al fracaso cada
proyecto presentado en la iglesia por el pastor o algún líder. En vez de vivir
en paz viven enemistados con los demás hermanos, en vez de tener
contentamiento o gozo viven quejándose y desanimados por las
circunstancias, en vez de ser mansos viven ofendiendo a los demás, en vez
de ser humildes, viven llenos de orgullo, en vez de ser veraces viven

67 D. Jeffrey Bingham, Herencia histórica (Editorial Patmos, 2006), p.26.


68 John Piper, Lo que Jesús exige del mundo (Editorial Portavoz, 2007), p.70.

266
mintiendo, engañando y no pagando sus deudas. Juzgue usted.
Mientras compartía este estudio con un grupo de seis misioneros les
pregunté qué método de estudio bíblico estaban usando o cómo estaban
leyendo la Biblia. Cuatro de ellos respondieron que lo hacían libro por libro.
Los otros dos no tenían ningún plan. Cuando les pregunté a los dos cuál
texto de la Biblia habían leído ese día respondieron que no la leían
sistemáticamente, ni con disciplina. Yo les dije: “Ustedes no califican para
ser misioneros, ni son verdaderos discípulos.”
Para vivir en la Palabra debemos amarla, disciplinarnos para leerla,
escucharla, estudiarla, meditarla y memorizarla con la disposición de
obedecerla. “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar
contra ti” (Salmo 119:11). “El que tiene mis mandamientos y los
guarda, ese es el que me ama…” (Jn. 14:21). “El que me ama mi palabra
guardará…” (Jn. 14:23).
Para vivir en la Palabra debemos ser enseñables, sentarnos a los pies
del Maestro. Un discípulo no es el que piensa que todo lo sabe, sino el que
siempre está dispuesto a aprender.

EJEMPLOS DE SER DISCÍPULO


Ejemplos en el Antiguo Testamento
La Biblia presenta a Josué como siervo de Moisés. Josué aprendió a
obedecer a Moisés como siervo antes de comandar como general. Primero
fue siervo y después líder (véase Nm. 11:28 y Josué 1:1). Eliseo también
fue siervo de Elías (véase 1 R. 19:21).
Ejemplo de Jesús como discípulo

ü Hizo lo que veía hacer al Padre (véase Jn. 5:19)

ü Hizo lo que el Padre le mostraba (véase Jn. 5:20)

ü Vivió en el nombre del Padre (véase Jn. 5:43 y 5:22, 24, 26, 30)

ü Vivió para hacer la voluntad del Padre (véase Jn. 6:38)

ü Impartió las enseñanzas del Padre (véase Jn. 7:16)


267
ü Buscó la gloria del Padre (véase Jn. 7:18)

Ejemplos de Pablo y Timoteo


En el Nuevo Testamento hay muchos ejemplos, comenzando con los
doce discípulos, pero quiero compartir sobre Timoteo como hijo en la fe y
discípulo del apóstol Pablo. Timoteo es un ejemplo impresionante acerca de
lo que es un discípulo. Pablo dice de él tres cosas importantes (véase Fil.
2:19-22).

ü “A ninguno tengo del mismo ánimo” (v. 20a. RV. 1960). Él comparte
mis sentimientos. Tiene el mismo sentir. Pablo sabía que Timoteo no
se desanimaría ante ninguna circunstancia por adversa que fuera. Los
discípulos deben tener el ánimo del Señor. “…tu vara y tu cayado me
infundirán aliento” (véase Sal. 23). Cuando actuamos así nada nos
detendrá, nos desanimará ni impedirá que cumplamos nuestra
comisión. A Pablo nada lo detenía. En su discurso final ante los
hermanos de Éfeso, les manifestó que iba a Jerusalén y que el Espíritu
Santo le daba testimonio de que le esperaban prisiones y tribulaciones,
pero él dijo: “De ninguna cosa hago caso…” (Hch. 20:24). Así era
Timoteo y así continuó hasta el final. Hay creyentes que cualquier
circunstancia los desanima, los apaga, pero los discípulos son
fortalecidos y cobran ánimo en las pruebas.

ü “…no tengo a ninguno que comparta mis sentimientos y que se


interese tan sinceramente por vosotros” (v. 20). Los demás estaban
ocupados en sus intereses personales, no en lo que es de Jesucristo.
Timoteo no estaba interesado en ganancias o recompensas, ni
tampoco en reconocimientos, en deleites personales o simplemente en
cumplir una actividad, sino por el contrario, le interesaban los
creyentes, los amaba y se gozaba sirviéndoles.

ü Sirvió bajo sujeción “como hijo a padre…” (v. 22). Al respecto dice
Pablo que esos eran los méritos de Timoteo, que como hijo a Padre
había servido con él en el evangelio. ¡Cuánto necesitamos seguir este
ejemplo! En las iglesias abundan los que quieren ser maestros sin
antes ser discípulos. Los que quieren ser pastores sin antes ser ovejas y
los que ansían un ministerio sin haber aprendido a trabajar en equipo.
El mismo Pablo que afirmó haber recibido el evangelio directamente
del Señor sin intervención de los discípulos, nunca pudo negar que

268
recibió las primeras instrucciones de parte de un discípulo llamado
Ananías, y que fue encaminado al ministerio por Bernabé. Fue
Bernabé quien le ayudó a ser reconocido por los Apóstoles y
hermanos de Jerusalén (véase Hch. 9:27). Él lo buscó en Tarso donde
se encontraba, lo tomó y le invitó a trabajar con él en la formación y
desarrollo de la iglesia de Antioquía, y de ahí salieron juntos a su
primer viaje misionero (véase Hch. 13:2-3). Es importante que
entendamos la necesidad de ser guiados por otros siervos del Señor.
Uno de los problemas más graves y severos de la vida cristiana es la
cantidad de creyentes que crecen o se forman sin ser discípulos, sin
aprender disciplina, sin estar sumisos o bajo la dirección de otros. Se
oye mucho decir: yo no obedezco ni me someto a hombres sino solo a
Dios, pero esto se hace para justificar la rebeldía, la falta de disciplina
y sujeción.
Ejemplos actuales
No es asunto de lecciones, sino de actitud. Daré tres testimonios
importantes.

ü Juan Aguín, un joven universitario, el primer discípulo que tuve en


la iglesia que pastoreo actualmente. Siempre estaba dispuesto a hacer
de la mejor manera posible todo lo que se le mandaba. Yo podía
asignarle confiadamente una tarea, y él no regresaba hasta cumplirla.
Algunos murmuraban y decían que era mi esclavo, pero hoy es pastor
y tiene un ministerio fructífero en la ciudad de Guanare.

ü Luciano Alvarado. Un policía que había aprendido la disciplina en


su oficio, y a respetar la autoridad y la jerarquía. Desde que recibió al
Señor siempre ha sido un hombre sumiso y obediente. Él se acerca
voluntariamente para que se le asigne alguna tarea en la obra del Señor
y la realiza con fidelidad. Hoy es el director del movimiento varonil de
la iglesia, capellán de las fuerzas armadas policiales, y misionero de la
iglesia.

ü Juan Carlos Ojeda. Un médico de Cuba que vino en una misión


médica a nuestro país. Cuando comenzó a congregarse en la iglesia me
impresionó su capacidad y actitud de sumisión y de discípulo
dispuesto a aprender y a servir. Por ejemplo, cuando yo necesitaba
ausentarme de la iglesia por compromisos con la Convención
Nacional u otras responsabilidades, se presentaba y me pedía que le
269
asignara alguna tarea para ayudarme y cubrirme en mi ausencia.
Estaba dispuesto a sacar tiempo después de regresar del trabajo para
visitar a todas las personas que le asignara sin importar la distancia, los
costos u otras dificultades. El último año de su estadía nos ayudó
apoyando a una pareja misionera en la plantación de una nueva iglesia
en una ciudad importante.

HACEDOR DE DISCÍPULOS
El imperativo en la gran comisión, es haced discípulos (véase Mt.
28:18-20). Usted debe y puede ser un hacedor de discípulos.
Debemos hacer discípulos porque es un mandato. El mandato de
hacer discípulos es para la iglesia de todas las generaciones hasta el fin. “El
pronombre “vosotros” no puede referirse solo a los apóstoles porque ellos
69
murieron antes del fin del mundo.” ...si hubiese sido solo para los apóstoles,
la promesa de estar con ellos sería, yo estaré con ustedes hasta el final, hasta
que se mueran o hasta el último día de sus vidas terrenales. Pero en lugar de
eso les dijo: “Estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (v.
20).

· Debemos hacer discípulos porque es la estrategia de


Dios para llevar el evangelio a todas las naciones.
“Jesús no titubeó cuando dio el mandato de predicar
el evangelio a toda criatura”. Él tenía un plan que
debemos rescatar. Una parte de su plan fue
seleccionar unos pocos hombres y dedicarles su vida.
Los instruyó y por medio de su ejemplo les enseño a
discipular a otros. Su plan fue puesto en práctica por
los cristianos del primer siglo, tanto que el evangelio
se extendió por todo el mundo conocido. En palabras
sencillas, el plan es este: Cada uno ha de discipular a
uno o más hasta que estas personas discipuladas
puedan discipular a una tercera persona. Entonces los
dos ganarían a dos más, discipulándolos también y
70
así sucesivamente.” De igual manera, el apóstol
69 John Piper, Alégrense las naciones (Editorial Clie, 2007), p. 193.
70 Avery Willis, Jr. La Base bíblica de las misiones (Casa Bautista de publicaciones, 1987), pp.

270
Pablo al comisionar a Timoteo muestra que esa era su
estrategia. “Lo que has oído de mí ante muchos
testigos, esto encarga a hombres fieles que sean
idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo
2:2).

· Podemos hacer discípulos porque la validez de la


gran comisión descansa en la permanente autoridad
de Cristo sobre todas las cosas. “Toda potestad me es
dada en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18).

· Podemos hacer discípulos porque Él nos ha dado el


poder para testificar. Por eso dijo: “Recibiréis
poder…” (Hch. 1:8).

· Podemos hacer discípulos mientras vamos. “…id y


haced discípulos…” (Mt. 28:19). Este mandato no es
solo para los misioneros de carrera, todos podemos
hacer discípulos por donde quiera que vayamos.
Cuando visitamos nuestra familia extendida, en
nuestro trabajo, en el colegio y la universidad, en todo
lugar podemos hacer discípulos porque su presencia
irá y permanecerá con nosotros. “Yo estoy con
vosotros”.

· Podemos hacer discípulos enseñando a otros lo que


hemos aprendido. “Enseñándoles que guarden todas
las cosas que os he mandado…” (Mt. 28:20).

· Podemos hacer discípulos porque su presencia irá y


permanecerá con nosotros. “Yo estoy con vosotros
todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).
Su Espíritu nos capacita, nos guía, nos impulsa y nos
da aliento.

Avery Willis dice: “Satanás parece tener una estrategia de cuatro pasos
para sabotear el plan de Dios. Primero ciega a los hombres ante el evangelio
para impedir que crean en Cristo. Segundo, tienta a los nuevos convertidos
para impedirles que obedezcan a Cristo y se conviertan en verdaderos

271
discípulos. Tercero, engaña y desanima a los discípulos para que no se
reproduzcan. Cuarto, distrae a los hacedores de discípulos y les impide
capacitar a otros hacedores de discípulos.”71

22 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA EL HACEDOR DE


DISCÍPULOS
1. La persona que evangeliza a alguien es la más indicada para
discipularla. Excepto cuando vienen grupos de evangelización de otra
ciudad o país que no permanecen en la iglesia local.
2. Sea paciente. Puedo dar testimonio de varios creyentes a quienes les
dediqué todo un año para discipularlos y que no asistieron al templo ni
una sola vez durante todo ese tiempo. Pero después decidieron ir, y
ahora son excelentes discípulos. Una de esas parejas, Henry y Nancy,
son los directores de finanzas de la iglesia y él es el constructor que
edificó nuestro templo. Otra pareja, Enrique y Zuly, ahora pastorean
una de las nuevas iglesias que estamos fundando. Dos ejemplos de
paciencia tomando como referencia al labrador son importantes. “El
labrador para participar de los frutos, debe trabajar primero” (2
Timoteo 2:6), y “espera el precioso fruto de la tierra…” (Stg. 5:7).

3. Sea responsable. La persona que me discipuló: Emilia Lucena, fue una


maestra muy responsable. Me citó a las 2:00 p. m. para darme la
enseñanza, y permaneció allí hasta que yo llegué después de
esconderme por 2 horas. Compartió conmigo semana tras semana la
guía: “Mi crecimiento en Cristo” de James Crane, sin faltar a ninguna
de las citas.

4. Tenga fe. Espere grandes cosas de Dios, no espere mucho de los


nuevos creyentes. Ellos a veces se asustan al ver las expectativas tan
altas que usted tiene acerca de ellos. Tenga la mejor expectativa hacia
Dios. Él hará una gran obra en el nuevo creyente.

71 Avery Willis, jr., La Base bíblica de las misiones (Casa Bautista de publicaciones, 1987), pp. 78,79.

272
5. Invítelo y llévelo a la iglesia. Cuando visitaba a una creyente de la
iglesia, conocí a su mamá, Delia de Palma, una mujer cristiana que
llevaba muchos años sin congregarse porque había quedado ciega.
Comencé a invitarla a la iglesia, y después de un tiempo me dijo: “Este
domingo quiero ir a su iglesia”. Yo me ofrecí para buscarla. El
domingo por la mañana fui por ella en un taxi. Ese día vino con su
hija. Cuando terminó el servicio dominical yo salí para buscar un taxi
para llevarla a su casa, pero me lo impidió diciéndome que ya ellas
sabían el camino, y se fueron solas. Ya llevan más de siete años
asistiendo y apoyando todos los proyectos de la iglesia.

6. Aprenda de memoria la enseñanza que va a compartir. Esto le dará


seguridad y producirá confianza en el nuevo creyente para
reconocerlo como su maestro o guía.
7. Enséñele al nuevo creyente a orar y asígnele lecturas bíblicas diarias.
Su respuesta le mostrará si está avanzando en su relación con el Señor.

8. Mientras discipula aproveche las oportunidades para evangelizar a los


familiares y amigos del nuevo creyente. Dediqué varios meses a
discipular a una mujer llamada Dulce. Mientras le enseñaba conocí a
su hermana Gloria a quien le compartí el evangelio. Como recibió a
Jesús comencé a discipularla. Dulce no siguió recibiendo el
discipulado, pero su hermana Gloria llegó a ser una fiel discípula.
Después de varios años, Dulce se convirtió al Señor y ahora las dos
asisten a la iglesia junto con sus hijos y otros familiares.

9. Aprenda a resolver problemas. Mientras discipula se le van a presentar


muchos obstáculos y dificultades para que no cumpla su ministerio.
También a los nuevos creyentes se le presentarán miles de problemas y
usted puede ayudar a resolver muchos de ellos.

10. Si quiere ver fruto atienda varios nuevos creyentes a la vez. No hay
garantía de que el nuevo creyente responda con fidelidad. Yo mismo
he dedicado todo mi tiempo y mi vida a una persona que al final no ha
dado fruto digno de arrepentimiento. Pero otros sí han permanecido

273
fieles hasta hoy.

11. No se limite. Trabaje a tiempo y fuera de tiempo. El grupo de


discipulado que mayor satisfacción me ha dado en mi ministerio lo
atendí fuera de tiempo. A las nueve de la noche terminaba mis labores
en la zona misionera local donde se realizan servicios en los hogares.
Pasaba a mi casa y a las 9:30 me esperaba un grupo que atendía hasta
las 11:00 p. m. Estaba entusiasmado porque cada día encontraba
nuevas personas en el grupo para evangelizar. Eran más de diez
nuevos creyentes más la pareja principal del grupo, Carlos Rodríguez
y su esposa Betty. Al poco tiempo fueron bautizados, se unieron al
equipo misionero de la iglesia, se formó una escuela dominical en su
casa, y han servido al Señor como misioneros a tiempo completo por
diez años. En este momento Carlos y Betty están pastoreando una
iglesia en una ciudad de San Carlos-Cojedes, y desarrollando un gran
proyecto misionero.
12. Sea formal o informal. Puede hacerlo con o sin una cita anticipada o
planificada.
13. Sea buen ejemplo para sus discípulos. Ellos deben sentirse
inspirados a imitarlo “…en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y
pureza” (1 Ti. 4:12).
14. Siempre que sea posible realice los estudios en la casa de los nuevos
creyentes. Eso le permitirá conocerlos más y estrechar la relación.
15. Haga que el nuevo creyente lea la Biblia durante el estudio. Algunas
personas supersticiosas necesitan perder el miedo de tomar la Biblia
en sus manos y leerla en voz alta.
16. No abandone su discípulo. El discipulado no termina al finalizar una
serie de estudios, el discipulado dura toda la vida.
17. Conozca las necesidades de los nuevos creyentes. Las necesidades de
ellos serán oportunidades para que usted les muestre el amor de Dios.
18. Sea humilde. Póngase al nivel del nuevo creyente. Mostrar o
pretender que usted es santo y él pecador, usted es sabio y él
ignorante, usted es fuerte y él débil, usted es maduro y él inmaduro
dañará cualquier buena intención que usted tenga de ayudarle a crecer.
19. Sea optimista. En el proceso de discipulado abundarán las
situaciones que producen desaliento en el discipulador. No se

274
desanime aunque no vea resultados inmediatos. Siga siendo fiel, Dios
le recompensará su constancia.
20. Sirva en obediencia. Si usted es un discípulo obediente a la Palabra de
Dios, lo más probable es que los nuevos creyentes obedecerán la
Palabra que usted les predica. Jesús lo dijo en estas palabras: “Si han
guardado mi palabra, también guardarán la vuestra” (Juan 15.20).
21. Demuestre interés genuino por las personas. Si no encontró al
creyente que le tocaba visitar y darle el estudio el día señalado no diga:
“la próxima semana vendré”. Vaya el siguiente día y encuéntrelo. Si el
diablo se lo esconde, recuerde que Dios es omnipresente, encuéntrelo.
22. Sea sufrido hasta que Cristo sea formado en los nuevos creyentes.
“…Es necesario que a través de muchas tribulaciones entren en el
reino de Dios” (Hch. 14:22). Cristo dijo: “Si a mí me persiguieron,
también a vosotros os perseguirán.

EL MODELO DE ACARIGUA
En el año 1986 ingresé al equipo de evangelismo de la Primera Iglesia
Bautista de Venezuela en Acarigua. Éramos 8 misioneros a tiempo
completo. El pastor Manuel De Armas Gómez se dedicó a formarnos para el
ministerio. La mayoría duró entre diez y quince años en este proceso,
evangelizando, discipulando y estableciendo más de diez nuevas iglesias en
el centro-occidente del país. Han pasado casi 20 años desde que cada uno
fue establecido en una iglesia en alguna ciudad, y estos son los resultados:
Desde Turen Ramón Moreno ha formado más de diez pastores y fundado
diez iglesias. Esposorio Sangronis en la ciudad de Guanare ha formado más
de siete pastores, y fundado 4 iglesias. Lorenzo Cordero en Acarigua tiene
un equipo de trece misioneros a tiempo completo que está formando para el
ministerio, y su iglesia tiene más de 600 miembros. Pedro Hernández en
Piritu tiene un buen equipo de misioneros. Rafael Prado en San Felipe ha
formado más de 6 pastores y fundado cuatro iglesias. Este servidor que está
formando un equipo de diez misioneros, ha fundado cinco iglesias y tiene
nueve misiones. En otra generación se destacan Carlos Rodríguez en San
Carlos, y Juan Aguín en Guanare. En la actualidad el pastor Gómez sigue
formando discípulos para el ministerio en su llamada Escuela de Profetas.

275
Usted me preguntará: ¿Como lo hizo? Cualquier respuesta que le dé se
quedará corta. De cinco a siete de la mañana estaba todos los días en el
templo con nosotros orando, alabando y predicando expositivamente la
Palabra de Dios. De 7:00 a 8:00 de la mañana íbamos a su casa y
compartíamos aspectos importantes de nuestras vidas y la obra, y
desayunábamos juntos. De 9:00 a 11:00 de la mañana nos enviaba y muchas
veces iba con nosotros a evangelizar y discipular, y lo mismo hacía de 2:00 a
5:00 de la tarde. Por las noches estábamos en el templo o en los hogares
donde éramos designados para hacer servicios… Nos enseñó a trabajar, a
realizar un oficio, preferiblemente de construcción o albañilería. Juntos
edificábamos los templos de las nuevas iglesias que fundábamos. Se dedicó
a ayudarnos a crecer en nuestra vida familiar, nos enseñó y nos inspiró a
estudiar, a prepararnos teológicamente en el instituto bíblico etc. etc.
Dedicó su vida junto con su esposa Plácida y sus hijos a nuestra formación
integral. Fue con nosotros a las otras ciudades donde comenzamos nuevas
iglesias, nos enseñó a amar a Dios, a amarnos unos a otros, a amar la familia,
a amar la Palabra de Dios, a amar la iglesia, a amar la obra misionera y a ver
el ministerio como un todo en nuestra vida.

276
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de discípulo.


2. ¿Qué plan usa usted para leer la Biblia?
3. Anote el nombre de la persona que lo discípulo. Si no fue discipulado,
escriba el nombre de alguien que le ha ayudado en su crecimiento
espiritual.
4. Anote el nombre de tres personas que usted haya discipulado.
5. Anote el nombre de 3 personas que usted esté discipulando
actualmente.
6. Anote el nombre de un discípulo de uno de sus discípulos.
7. Escriba las características de un verdadero discípulo.
8. Escriba 10 de los 22 consejos para el discipulador.
9. Escriba las características de un hacedor de discípulos.
10. ¿Qué significa seguir a Jesús?

277
LLAMADOS A SER MAESTROS
LECCIÓN 9
COMPROMISO DE ENSEÑAR
LOS PRINCIPIOS DE DIOS
Esdras era un escriba diligente de la Ley de Moisés (véase Esd. 7: 6, 7,
Nehemías 8:13). Dirigió el segundo de tres regresos a Jerusalén después de
la cautividad babilónica. Fue un hombre que Dios usó grandemente para
restaurar la vida espiritual del pueblo que regresó del cautiverio en
Babilonia (véase Neh. 8:7-8).
Estudiaba la Palabra. Inquirir es preguntar, examinar, estudiar. Lucas
alabó a los hermanos de Berea, “…escudriñando cada día las Escrituras para
ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).
La cumplía y Enseñaba al pueblo. Alguien ha afirmado que el
verdadero aprendizaje no se produce hasta que el estudiante sea capaz de
enseñar a otro lo que ha aprendido (véase 2 Ti. 2:2). Explicaba la Ley de
manera que los oyentes pudieran comprenderla. Presentaba de la manera
más clara, sistemática y completa posible las verdades de la Palabra de Dios
(véase Esd. 7:10).
Nuestras iglesias deben fundamentarse y crecer con base en la Palabra
de Dios y no a movimientos fraudulentos que la tuercen para complacer al
mundo.

TODO CREYENTE DEBE SER UN MAESTRO (Colosenses


3:16; 1 Pedro 3:15; Deuteronomio 6:7; 2 Timoteo 3:15).
En la Gran Comisión el llamado a hacer discípulos es un llamado a ser
maestro. “…enseñándoles todas las cosas que os he mandado…” (Mt.
28:20). La enseñanza no está limitada a un grupo especial. Si usted es un
discípulo o aprendiz es para que aprenda a vivir la vida cristiana, pero
también para que enseñe a otros lo que ha aprendido. Pablo lo dijo de la
siguiente manera: “Yo recibí del Señor lo que también les he enseñado…”
(1 Co. 11:23). La enseñanza de la Palabra no puede ser limitada a los
pastores, profesores de seminario o maestros de escuela dominical.

278
Somos enviados a enseñar, pero llenos de miedo presentamos excusas
similares a las de Moisés cuando Dios lo llamó desde la zarza ardiente
(véase Éx. 3: 3; 4:1-17).
1. Menospreciándonos. “¿Quién soy yo?” (v. 10)
2. No estoy preparado. “…me preguntarán... Entonces ¿qué les
responderé?” (v. 13)
3. No me creerán (Éxodo 4:1)
4. No sé hablar (véase 4:10)
5. Hay otros mejores que yo, y ellos pueden hacerlo. “Envía a cualquier
otra persona” (v. 13).
Mientras callamos la verdad que nos ha sido encomendada enseñar,
esto es lo que sigue sucediendo: “…se amontonarán maestros conforme a
sus propias pasiones, y apartarán del la verdad el oído…” (2 Ti. 4:2-4). Por
eso el llamado de Pablo a Timoteo es: “…que prediques la palabra y que
instes a tiempo y fuera de tiempo. Redarguye, reprende, exhorta con toda
paciencia y doctrina” (2 Timoteo 4:2). Nuestra herramienta es la Palabra de
Dios. Con ella podemos enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia fin
de que el hombre de Dios sea capaz de ser lo que es llamado a ser, “perfecto”
y a hacer lo que es llamado a hacer, “Toda buena obra” (véase 2 Ti. 3:16-17).
Dok S Campbell dice en su libro el maestro eficiente: “El sublime
mandamiento de Cristo de enseñar a todas las gentes, bautizarlas y
enseñarles que guarden todo lo que Él ha mandado, es, hasta donde las
capacidades y oportunidades individuales lo permitan. Obligatorio para
todos los creyentes del mundo entero.”72

NUESTRO COMPROMISO DE ENSEÑAR


Quedé impresionado al estudiar en el seminario el libro Enseñando
para cambiar vidas escrito por el Dr. Howard Hendricks. Cuenta de un
hombre llamado Walt, que recogió trece muchachos de una comunidad en
un vecindario al norte de Filadelfia para su clase de escuela dominical. De
los trece, nueve procedían de hogares destruidos. Once de ellos están ahora
dedicados a tiempo completo en el trabajo de la vocación cristiana, y uno de
ellos es Howard. El anciano Walt no fue un pastor, y su educación apenas
73
llegó al sexto grado. Pero, él como David había hecho un compromiso de

72 Dok S Campbell, El maestro eficiente (Editorial Clie, 1990), p.17.


73 Howard Hendricks, Enseñando para cambiar vidas (Editorial Unilit, 1990), pp. 13, 14.
279
“enseñar a los pecadores el camino del Señor” (véase Sal. 51:13).
Tenemos muchas oportunidades. Mi esposa y yo teníamos la
inquietud de comenzar a enseñar la Palabra de Dios a niños del vecindario, y
ha sido maravillosa la oportunidad de tener más de 25 niños y adolescentes
todos los martes en nuestra casa.

· En el tiempo devocional con la familia (véase Dt. 6).


“Estas palabras que yo te mando hoy estarán sobre tu
corazón … y las repetirás a tus hijos, y hablarás de
ellas estando en casa…”

· A nuevos creyentes que necesitan ser discipulados.

· En los grupos pequeños, escuela dominical,


organizaciones auxiliares, aventuras misioneras u
otros programas de la iglesia.

NO QUEREMOS MÁS MAESTROS DE AULAS


Una de las deficiencias que tenemos con los maestros de escuela
dominical, es que muchos son maestros de aula, que preparan una clase muy
dinámica y especial, pero que no tienen contacto con sus alumnos fuera del
aula, y que no se sienten responsables de las personas, sino de los
programas.
Hayward Armstrong en su libro Bases para la educación cristiana
enseña: “Los que ocupan lugares específicos de responsabilidad en la
educación formal de la iglesia deben conocer a sus alumnos, para que exista
un ambiente familiar en su clase. Deben visitarlos en sus hogares, llamarlos
por su nombre, orar por ellos, conocer a sus familiares y las circunstancias
de su vida diaria. Él explica que los discípulos sintieron una hermandad y un
ambiente familiar en sus relaciones interpersonales con Jesús como maestro
porque Él “andaba con ellos, comía con ellos, oraba con ellos, predicaba con
ellos, lloraba con ellos, se gozaba con ellos y hablaba del futuro con ellos.”74
No permitamos que nos pase lo que les pasó a los creyentes hebreos.

74 Hayward Armstrong, Bases para la Educación Cristiana (Editorial Mundo Hispano, 1989), p. 131.

280
Muchos estamos en la condición de ellos: “Debiendo ser ya maestros,
después de tanto tiempo, tenéis necesidad que se os vuelva a enseñar cuáles
son los primeros rudimentos de la palabra de Dios…” (He. 5:12).

JESÚS COMO MAESTRO


Jesús es nuestro maestro y nuestro modelo.
Hayward Armstrong describe las cualidades de Jesús como maestro.

· “Jesús practicaba las artes literarias. Demostró su


habilidad de leer en la sinagoga (véase Lc. 4:16-20).
Demostró su familiaridad con la habilidad de escribir
(véase Jn. 8:6). Y sus palabras dichas en la cruz
(véase Mt. 27:46) indican que conocía el idioma
vernáculo arameo y también el idioma de los
patriarcas, el hebreo.

· Jesús creía en la enseñanza (véase Jn. 13:13), y fue


un maestro por excelencia.

· Jesús estaba familiarizado con las tradiciones y leyes


orales de su pueblo (véase Mt. 5: 21, 27, 31, 38, 43).

· Jesús tenía una comprensión tan profunda de la


naturaleza humana, que le ayudó a discernir los
sentimientos y pensamientos íntimos de las personas
con las que se encontraba (véase Mt. 9:4; Jn. 1:47;
2:25).

· Jesús enseñaba con autoridad (véase Mt. 7:28 y 29).


74
· Jesús encarnó la verdad (véase Jn. 14:6).

74

281
J.M. Price nos muestra los propósitos de Jesús al enseñar:
1. “Formar ideales correctos
2. Fijar convicciones firmes
3. Conversión a Dios
4. Relacionar a otros
5. Hacer frente a los problemas de la vida
6. Formar un carácter maduro
7. Preparar para el servicio.”
Y Laurie Beth Jones en su libro Enseñe a su equipo a pescar, desarrolla
los logros de Jesús como líder y maestro.
1. “Los emocionó
2. Les dio fundamentos
3. Los transformó y
4. Los liberó 

EL APORTE DE MINTS
El seminario MINTS me ha impactado por su ministerio creciente de
formar maestros en todas partes del mundo. La meta de formar maestros en
su propio contexto, con la mejor calidad y el menor costo ha permitido que
este programa se extienda a más de 60 países en un periodo de 13 años.
En Venezuela desde el 2006 que comenzaron con un grupo de 15
estudiantes en Guacara ahora tenemos más de 400 estudiantes en el
programa de Licenciatura.
Cada año hemos sido enseñados por el Dr. Cornelio Hegeman y
desafiados a estudiar la biblia, enseñarla y escribir comentarios.
Los estudiantes de Maestría para graduar deben escribir un
comentario de un libro de la biblia y en todos los países este PROYECTO 66
como se le ha llamado está teniendo frutos extraordinarios.
A medida que han pasado los años ha crecido mi pasión por enseñar y
escribir. Este año termine mi primer comentario expositivo de la primera
epístola a los Tesalonicenses y creo que continuare estudiando y escribiendo

282
comentarios bíblicos gracias a la formación y herramientas que esta área he
recibido del Seminario MINTS.
MINTS ofrece la oportunidad de formar un centro de estudios
teológicos en su propia iglesia y de esta manera capacitar maestros
continuamente. Un día todos nuestros líderes y maestros tendrán
capacitación teológica. No una probadita de teología, sino una preparación
al máximo nivel.

283
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de maestro.


2. ¿Qué ejemplo nos da Esdras de lo que debe ser un maestro?
3. ¿Cuáles fueron las excusas de Moisés?
4. Enumere tres oportunidades que tenemos de enseñar
5. ¿Qué enseña el Dr. Amstrong acerca de lo que debe ser un maestro
cristiano?
6. Escriba cinco cualidades necesarias para ser un buen maestro.
7. ¿Está de acuerdo con la afirmación de que todo creyente debe ser un
maestro? Explique.
8. ¿Se considera usted apto para enseñar?
9. ¿Cree usted que nuestra pasividad en la enseñanza cristiana es una de
las causas para que haya tantos falsos maestros y falsas doctrinas?
Explique.

284
LLAMADOS A SER MISIONEROS
LECCIÓN 10
COMPROMISO DE PARTICIPAR
EN LA PLANTACIÓN DE IGLESIAS
“La obra misionera es elección de Dios. Los misioneros van a los
campos en obediencia al mandato del Señor soberano, no por sus propios
78
caprichos y deseos. Nadie es candidato a misionero si Dios no lo elige.”
En nuestro contexto se entiende como misionero a una persona que va
a llevar el evangelio a un grupo de una cultura distinta. Actualmente se
entiende como misionero el plantador de iglesias, sea que lo haga en su
propio contexto o en un país o cultura distintos.
Uniéndome a algunos quiero presentar una opción bíblica diferente.
Cada creyente es un misionero. La misión de Dios es ir donde está la gente
para ofrecerle la salvación. Misionero es el que cumple la misión dada por
Dios de “Id y haced discípulos a todas las naciones… (Mt. 28:19).
Misionero es el que cumple la Gran Comisión. Jesús recorría ciudades y
aldeas enseñando el evangelio. Para hacerlo más específico podríamos
decir: “El que sale de su casa, va y lleva el evangelio a otra persona o familia,
el que sale de su sector y va otro a compartir su fe, el que sale de su ciudad y
va a otra a predicar el evangelio”, ese es un misionero.
Un “Misionero es aquel que propaga su fe religiosa entre personas
79
que profesan una fe diferente o ninguna. Todos podemos ir. No podemos
limitar la obra misionera a los que están dedicados tiempo completo a esa
labor. Todo creyente es llamado a ser misionero. “El campo es el mundo…”
(véase Mt. 13.38). Los que lo hacen en la misma ciudad, en otra ciudad del
Estado, departamento o provincia, en otro estado del país, en otro país, a
personas de su misma cultura o de otra.

EL MODELO DE LA IGLESIA DE ANTIOQUÍA (Hechos 13:2,3)


La iglesia de Antioquía nos presenta el modelo para enviar misioneros.

78 Avery Willis, Jr. La base bíblica de las misiones (Casa Bautista de Publicaciones, 1987), p. 29.
79 Pablo A. Deiros, Diccionario hispanoamericano de la Misión (Comiban Internacional, 1997), p. 288.

285
· “Dedicaron tiempo al ayuno y la oración, colocándose así en una
posición en la que podían escuchar la voz de Dios

· Enviaron sus mejores compañeros de equipo

· Cooperaron con el Espíritu Santo para enviar misioneros. La iglesia


los envió, el Espíritu los envió (véase Hch. 3:3 y 4)

· Al dedicarlos a la obra misionera los encomendaron a la gracia de


Dios

· Recibieron informes de los ministerios que cumplían los misioneros


(véase Hch. 14:26-27)

· Les mandaron a regresar al campo para seguir con el servicio


misionero (véase Hch. 15:40).” 80

EL MODELO DE LA IGLESIA DE TESALÓNICA (1


Tesalonicenses 1)
A diferencia de la iglesia de Antioquía, no se nos dice que la iglesia de
Tesalónica envió misioneros como Pablo y Bernabé. Los mismos
miembros de la iglesia divulgaron la Palabra del Señor en otras ciudades de
la provincia de Macedonia. También en la provincia de Acaya donde
sabemos que una de las principales ciudades era Corinto, “…sino que
también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido…” (v. 8). Ese fue
el testimonio de Pablo sobre la iglesia de Tesalónica. Es como si en la
actualidad lo relacionáramos con la movilización de voluntarios de una
iglesia local.
La movilización de voluntarios a las misiones ha sido muy importante
en el desarrollo de la obra de Dios. La junta misionera foránea, ahora
llamada internacional, ha sostenido misioneros a tiempo completo en
muchos países, pero eso ha sido vitalizado, alimentado y reforzado por la
movilización de voluntarios a través de los convenios con asociaciones,

80 Avery Willis, Jr., La base bíblica de las misiones (Casa Bautista de Publicaciones, 1987), p. 112.

286
convenciones e iglesias locales en los países donde tienen misioneros, y por
otras organizaciones misioneras como cruzadas internacionales, la misión
global y otros.

BARRERAS EN LA PLANTACIÓN DE IGLESIAS


En el proceso de plantación de iglesias hay muchos impedimentos que
queremos señalar.
Las barreras que tenemos en la plantación de obras nuevas son:

· Conceptos equivocados, una perspectiva no divina, sino humana de


la obra de Dios. La iglesia se debilita, se van líderes, disminuyen los
diezmos y las ofrendas.

· Falta de preparación y visión de los pastores y misioneros. Algunas


misiones han tardado hasta quince años para constituir una iglesia.

· Falta de metas claras, un plan específico, un proyecto misionero,


planeación estratégica.

· Falta de entrega y sacrificio. ¡Implica demasiado trabajo! Toca


buscar y alquilar una casa. Hay que velar por el trabajo de los
misioneros, hay que invertir o gastar dinero, hay que realizar más
actividades, más programas, ya tenemos suficiente, los pastores
atienden a sus miembros y no quieren llenarse de más trabajo.

· Faltan obreros, pocos responden al llamado de ir a plantar una nueva


obra.

· Falta de participación de la iglesia madre. Muchas iglesias solo


participan orando y sosteniendo a los misioneros, pero no hay un
equipo de apoyo de parte de la iglesia, ni hay movilización de
voluntarios.

· Falta de recursos. Algunas iglesias solo alcanzan a sostener a su


pastor y no tienen presupuesto para sostener misioneros. Es difícil
conseguir casas para alquilar, es difícil comprar o adquirir una

287
propiedad.

· Falta de fe, confiamos solo en lo que tenemos a la mano.

· Falta de una preparación específica para los plantadores de iglesias.

· Falta de vitalidad en las iglesias establecidas. Hay iglesias que no se


han desarrollado, están débiles y no están en condiciones para abrir
nuevas obras.

DEBEMOS TENER CUIDADO CON LOS EXTREMOS


1. Constituir iglesias con menos de diez personas. Al tener una o dos
familias en un barrio, decir ¡esta es una iglesia! Y así establecer diez
grupos de seis o siete personas, nombrar un líder y constituir diez
iglesias. Podemos hacer eso con una motivación equivocada, para
figurar como plantadores de iglesias, para solicitar ayuda de agencias
misioneras o iglesias de EE. UU. Pero en la realidad esos grupos no
están desarrollados y el día de mañana muchos de ellos desaparecerán.
Sucede como algunos lugares que conozco donde quedaron templos,
pero no hay iglesias, y muchos de esos lugares son usados con otros
propósitos.

2. El otro extremo es ser tan exigentes en los requisitos para constituir


iglesias, que si no se tienen templos o buenas instalaciones y todo lo
necesario para funcionar como iglesia promedio, no se constituye y
pasan quince o veinte años como misión antes de ser constituida como
iglesia.
Un consejo final. Las iglesias nuevas mantengan una buena relación
con la iglesia que la constituye, y las iglesias que constituyen una nueva
iglesia no la abandonen.

288
PLAN SENCILLO PARA ESTABLECER UNA NUEVA IGLESIA
EN DOS AÑOS
El siguiente es el modelo que nosotros usamos para establecer nuevas
iglesias. Sé que no es perfecto, pero ha sido de gran ayuda para
nosotros.
1. Crecimiento numérico
2. Crecimiento espiritual
3. Crecimiento de líderes
4. Crecimiento económico
5. Crecimiento misionero
6. Crecimiento en la obra social

· Crecimiento numérico
Veinte miembros bautizados
Un plan para el Crecimiento numérico:
-Evangelismo casa por casa y por contactos.
-Movilización mensual o trimestral de equipos de voluntarios.
-Realización de clases bíblicas para niños y escuela bíblica de
vacaciones.
-Realización de recepciones familiares.
-Presentación de videos musicales y películas.
-Celebración de días especiales.
-Otros.

· Crecimiento espiritual
Veinte miembros deben haber recibido los niveles 1, 2 y 3 de
discipulado y los 16 módulos de doctrina.

· Crecimiento Económico

289
-Que más de la mitad del grupo diezme con fidelidad y que los ingresos
por concepto de diezmos y ofrendas del grupo sean equivalentes al
monto de un salario mínimo mensual.
-Adquirir un local alquilado o propio para realizar las actividades.

· Crecimiento de Líderes
-Tener una escuela dominical organizada con tres departamentos y
miembros en cada departamento como maestros principales y maestros
auxiliares.
-Tener organizada la Unión Femenil, Unión de jóvenes y Movimiento
Varonil con líderes principales o auxiliares del nuevo grupo.
-Tener una estructura básica para el desarrollo de la iglesia.

· Crecimiento Misionero
-Tener visión de ser una iglesia misionera.
-Visión de llamar y formar misioneros.
-Lugares en oración con proyección para plantar nuevas iglesias en el
futuro.

· Crecimiento en la obra social.


-Recoger bolsas de alimentos.
-Canastillas para mujeres embarazadas.
-Realizar actividades para beneficio de la comunidad y proyección de
la iglesia.
Es necesario que el misionero entienda que es enviado no solo a un
grupo local, sino a los confines de la tierra. Debe ir a hacer discípulos a todas
las naciones (grupos étnicos) (véase Mt. 28:19). Ser testigo hasta lo último
de la tierra. (véase Hch. 1:8). Predicar el arrepentimiento para perdón de
pecados a todas las naciones (véase Lc. 24:45-47). Bendecir a todas las
familias de la tierra (véase Gn. 18:18; 22:18, 26:4).

290
Predicar el evangelio del reino en todo el mundo (véase Mt. 24:14; Ap.
5:9).
Por muchos años en Venezuela la obra misionera fue realizada por los
misioneros de la junta misionera foránea y los misioneros de la junta de
misiones y evangelización (JUME) de la Convención Nacional Bautista de
Venezuela (CNBV). Las iglesias locales no tenían misioneros, con la
excepción de la Primera Iglesia Bautista de Venezuela en Acarigua y quizás
otras pocas iglesias. Hoy el número de misioneros sostenidos por las
iglesias locales supera en número a los misioneros de DIME (Dirección de
Misiones de la CNBV) que sostiene a unos cincuenta misioneros
nacionales. Los planes misioneros que más han aumentado son los planes
mixtos donde los misioneros son sostenidos por la iglesia local y apoyados
por DIME. Esto sumado al número de iglesias está desarrollando su
proyecto misionero y las asociaciones regionales que también están
apoyando un buen número de misioneros en cada región del país. Esto nos
llena de grandes expectativas sobre el presente y futuro desarrollo de la obra
misionera nacional y el envío de misioneros y voluntarios a otros países.

NUESTRO PROYECTO MISIONERO


Me he sentido motivado a incluir esta parte porque veo el entusiasmo
que hay actualmente en muchas iglesias de Venezuela, que están trabajando
para tener su proyecto misionero. Pienso que lo que estamos haciendo
muestra que sí es posible que cada iglesia tenga su proyecto misionero, algo
que muchos todavía piensan que es responsabilidad y solo posible para las
agencias misioneras.

La Iglesia Bautista Central de Barquisimeto, que el año entrante


cumplirá quince años, es una pequeña iglesia de aproximadamente 150
miembros. Pero desde que comencé la iglesia los reté a ser una iglesia
misionera. En el año 2000 comenzamos el proyecto de establecer una
iglesia en cada uno de los nueve municipios del estado Lara. Sin terminar el
primero, en el 2005 comenzamos un nuevo proyecto de establecer 10
iglesias en la ciudad de Barquisimeto. Sin terminar ninguno de los
anteriores, en el 2008 comenzamos un nuevo proyecto de establecer una
nueva iglesia en ciudades principales del país como Valencia, Maracay y
Caracas. Sin terminar los tres mencionados, este año comenzamos un
proyecto de apoyar iglesias y nuevas obras en otros países como Bogotá,
Perú y Honduras.
291
Unimos los cuatro proyectos, y ese es nuestro gran proyecto
misionero, tomando como base la comisión de Hechos1:8.
Jerusalén nuestra ciudad (Barquisimeto) diez nuevas iglesias
Judea nuestro Estado (Lara) nueve 9 iglesias nuevas.
Samaria Nuestro País (Venezuela) 3 o más nuevas iglesias.
Lo último de la tierra (otros países) apoyar iglesias y nuevas obras.

¿Cuáles han sido los logros y en qué nivel estamos?


· En nuestra ciudad de Barquisimeto.
En el oeste de la ciudad, constituimos en la Iglesia Bautista Cristo
Redentor (2006) , y la Iglesia Bautista el Buen Pastor (2007). En el
norte constituiremos la Iglesia Bautista Gracia y Verdad (2014). En
el este comenzamos la Misión Bautista de El Ujano y en el oeste
comenzamos una nueva mision en Santa Isabel.
· En nuestro estado Lara.
En el 2003 constituimos la Primera iglesia Bautista de Sarare,
municipio Simón Planas, y en el 2006 la Iglesia Bautista Central de
El Tocuyo, municipio Moran. Estamos por constituir la Iglesia
Bautista Central de Cabudare, municipio Palavecino (2014).
· En otros estados de nuestro país Venezuela.
En el estado Táchira constituimos la Iglesia Bautista Central Nueva
Vida en San Cristóbal (2011) y la Iglesia Bautista Jesús es mi
Rebaño en Palmiras (2012) y tenemos tres nuevas misiones. En el
estado Carabobo tenemos un buen grupo creciendo en ciudad de
Valencia para constituir el próximo año y preparándonos para
comenzar una nueva en obra en el estado Aragua y otra en Caracas.
· En otros países.
Trabajo misionero en Perú.
Estoy coordinando el Convenio de la Convención Bautista
Venezolana y la Convención Bautista de Perú que establecimos hace 4 años.
Comenzamos un equipo de 18 junto con el Director de Misiones de la

292
convención, el Pastor Manuel Castillo y el grupo han crecido a más de 60
voluntarios en el año. De nuestra iglesia han ido más de 20 voluntarios para
apoyar algunas iglesias allí. El año pasado fuimos 60 voluntarios de todo el
país y trabajamos con más de 10 iglesias Bautistas en Lima y sus misiones.
Este año a pesar de que el costo de los boletos aumento 600 % (de 3.000 Bsf
a 22.000 Bsf) 12 pastores y líderes fueron a continuar el trabajo y apoyaron
tres iglesias con sus misiones.
Trabajo misionero en Honduras. Por varios años hemos compartimos
con algunos pastores e iglesias este programa de discipulado (los tres libros)
y estamos ayudando a formar una iglesia. Este año enviamos una pareja
misionera y ya tienen un grupo mayor de 50 creyentes.
Mi programa de discipulado (Mi identidad en Cristo, valores
espirituales y entendiendo el llamado) ahora los estoy compartiendo como
cursos en el Seminario Mints en Perú, Honduras, Costa rica, el Salvador y
Guatemala y tengo invitación para el mes de marzo del próximo año
compartirlo con las iglesias bautistas hispanas de Oklahoma, EEUU.
Tenemos diez misioneros a tiempo completo y sostenemos totalmente
a ocho de ellos. Los miembros están contentos y dispuestos a apoyar y a
participar en la obra misionera.

PROYECTO MISIONERO DE ASIBELY


Hace cuatro años, siendo el presidente de la Asociación de Iglesias
Bautistas de los estados Lara y Yaracuy, presenté un proyecto misionero
para apoyar a los misioneros de las iglesias locales con la meta de apoyar
diez iglesias en su proyecto misionero. Nuestro compromiso como
asociación era apoyar en tres áreas: Capacitación, movilización de
voluntarios y apoyo económico.
El problema se presentaba en el área económica, pues teníamos un
misionero y no habíamos podido cumplir con nuestro aporte para él. Ahora
yo estaba proponiendo apoyar a diez misioneros, y muchos consideraron
que no era posible, que eso era una locura, pero después de un año los líderes
y las iglesias aceptaron el desafío y comenzamos apoyando el primer año a
seis misioneros de cuatro iglesias diferentes.
Viendo las bendiciones que Dios nos había dado al hacerlo, el
segundo año aprobamos en nuestra asamblea apoyar a 18 misioneros de 10

293
iglesias diferentes. El aporte era de 250 bolívares mensuales para cada
iglesia en su proyecto misionero.
Cada mes cuando iba al banco con el tesorero a hacer los depósitos
para los misioneros nuestro saldo era mayor, y terminamos el segundo año
con un superávit de 12.000 bolívares, cuando lo normal era que todos los
años termináramos con déficit.
En enero de este año terminamos el proyecto y formamos el
departamento de misiones de la Asociación del Estado Lara, y las iglesias
están animadas a continuar apoyando a los misioneros de las iglesias
locales.

294
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de misionero.


2. ¿Qué oportunidades tiene de participar en la obra misionera?
3. ¿Le gustaría realizar un viaje misionero con un equipo de voluntarios
a alguna otra ciudad o país?
4. ¿Da usted un aporte especial o fijo para la obra misionera?
5. ¿Qué nombre tiene la ofrenda misionera nacional de su país, su
denominación, su iglesia y qué meta anual tienen?
6. Escriba acerca de las barreras que existen para la plantación de
nuevas iglesias.
7. Escriba sobre el modelo de enviar misioneros de la iglesia de
Antioquia.
8. Escriba sobre el modelo de hacer la obra misionera de la iglesia de
Tesalónica.
9. ¿Cuáles son los dos extremos que deben evitarse en la plantación de
iglesias?
10. Escriba los seis elementos presentados en el plan para establecer
una nueva iglesia.

295
LLAMADOS A SER MAYORDOMOS
11 LECCIÓN

COMPROMISO DE SOSTENER
LA OBRA DE DIOS
“La mayordomía cristiana es el servicio que el cristiano rinde a Dios,
reconociendo que todo lo que es y tiene es un regalo de Él y debe ser
administrado de acuerdo a su voluntad y para su gloria.” (véase Stg. 1:16-17
y 1 Corintios 4:7). Somos responsables de administrar todo de acuerdo a la
voluntad de Dios, y su voluntad es que el evangelio sea predicado en todo el
mundo (véase Mt. 24:14). Somos responsables de administrar todo para su
gloria, y su gloria es que toda rodilla se doble y toda lengua confiese a Jesús
como el Señor de su vida (véase Fil. 2.10-11). Los miembros de la iglesia
somos responsables de sostener la obra de la iglesia del Señor. Recuerdo
siempre el pacto de los embajadores del Rey, y nunca se me olvida la última
parte que dice: “Dar todo lo que pueda para el sostenimiento de las
misiones”. Prometo fidelidad a Jesucristo, pues mi deseo es vivir por Él y
servirle siempre.
El evangelio se extendió de manera impresionante en la iglesia
primitiva porque los creyentes se comprometieron a compartir su fe, pero al
mismo tiempo era necesario el compromiso de dar para sostener el avance
de la obra de Dios. “Los que poseían heredades o casas, las vendían y traían
el producto de lo vendido” (Hechos 4:32-37). Bernabé es presentado como
un ejemplo de lo que hicieron los miembros de la primera iglesia para
sostener la obra. Muchos hicieron lo mismo. Esto es confirmado con el
ejemplo que se presenta con Ananías y Safira, que se desviaron del
verdadero propósito (véase Hch. 5:1-11). Así como Dios estableció sostener
a los sacerdotes y levitas que guiaban espiritualmente a su pueblo a través
los diezmos, ofrendas y primicias de cada ciudadano de Israel (véase Nm.
18:8-14, 21,24), de la misma manera estableció sostener a los pastores,
misioneros y a todos los que son llamados y dedicados a ministrar la iglesia
y el extendimiento de su obra por los diezmos, ofrendas y primicias de cada
uno de sus miembros (véase 1 Co. 9:13-14) W. A. Criswell en su libro “El
Pastor y su ministerio” nos aclara dos cosas importantes. “El diezmar no es
un plan de pastores… sino un plan y programa de Dios para enriquecer el
carácter, desarrollar las almas y ensanchar la visión.” “Entregar el diezmo

296
no es un substituto para el servicio de corazón, ni tampoco un obsequio para
nuestro Hacedor. Es una deuda.”
El templo era el lugar donde se llevaban los diezmos (véase Dt. 12:5-
12). Eso evitaba que cada quien hiciera con los diezmos lo que bien le
pareciera. Como parece que era lo que el pueblo hacía antes de entrar a la
tierra prometida. (v. 8). Creo que esto nos sirve como base y ejemplo para
afirmar que los diezmos deben ser llevados a la iglesia local, y no deben ser
usados a nuestro parecer. Si usted quiere ayudar algún ministerio, alguna
persona o institución, hágalo con el noventa por ciento restante, pero no es
correcto que lo haga con el diez por ciento que le pertenece al Señor y que Él
ha establecido que sea entregado a la iglesia local (véase Mal. 3:10 y 1
Corintios 16:2). Sé de miembros que son muy colaboradores en la iglesia
local, que aparentan ser muy generosos, pero cuando se revisan los registros
de diezmadores no aparecen. Ellos son colaboradores, pero infieles
diezmadores que están robando al Señor (véase Mal. 3:8-9). “Las
enseñanzas de Malaquías indican que cuando dejamos de dar el diezmo, no
solo le estamos robando a la iglesia, a los ministros y a los maestros
cristianos, sino a Dios mismo.”

ABRAHAM, EJEMPLO PARA DIEZMAR (Génesis 14:17-24).


En este pasaje encontramos:

· Que los diezmos son para sostener el ministerio del Señor. Abraham
no le dio los diezmos a cualquier persona, sino a Melquisedec, que
era “sacerdote del Dios altísimo” (v. 18) (véase He. 7:2-4).

· Que el diezmar es una respuesta a la bendición de Dios. “Y lo


bendijo, diciendo: Bendito sea Abraham del Dios altísimo” (v. 19).
La bendición de Dios siempre precede al dar.

· Que el diezmar es un acto de adoración. “…bendito sea el Dios


altísimo” (v. 20). Abraham adoró a Dios reconociéndole como
“…Dios altísimo, creador de los cielos y de la tierra (v. 22).

· Que los diezmos deben ser completos. Abraham le dio los diezmos
de todo el botín. Los patriarcas nunca consideraron que el diezmo o
la décima parte fuera demasiado. Sé que a algunos en la actualidad
297
les gustaría negociar con Dios a ver si rebaja el porcentaje, porque
consideran que la décima parte es demasiado para entregarle.

· Que las riquezas y la gloria provienen del Señor. Abraham no quiso


tomar nada del rey de Sodoma, para que no dijera luego: “Yo
enriquecí a Abraham” (v.23).

· Que los buenos mayordomos son íntegros, sinceros y honrados.


“Que ni un hilo, ni una correa de calzado tomaré de todo lo que es
tuyo…” (v. 23).

JACOB Y EL COMPROMISO DE DAR (Génesis 28:20-22).


Aunque algunos ven a Jacob aquí con una actitud que no ejemplifica lo
que debe ser un cristiano y, estoy de acuerdo con ellos en el hecho de que no
somos nosotros los que ponemos las condiciones a Dios para diezmar o no
diezmar. Sin embargo, no podemos negar que este pasaje muestra la
conversión de Jacob, y como lo afirma B.H Carolll en su Comentario de
Génesis: Una de las evidencias de su conversión además de reconocer la
presencia divina es “el propósito fijo que nació en su corazón de servir a
Dios desde ese tiempo en adelante y honrarlo con sus primicias.”
Analizando su compromiso aprendemos lecciones importantes…

· Solo cuando reconocemos la bendición de Dios en nuestra vida


estamos preparados y dispuestos a ser mayordomos. La
mayordomía es una respuesta a la bendición de Dios. Primero es su
bendición, luego nuestra mayordomía. Jacob pidió la bendición de
Dios e hizo promesa de mayordomía. La bendición de Dios estaba
con él desde el principio, solo que era necesario que la reconociera.
La bendición que él esperaba de Dios está descrita aquí como
Presencia: “…si va Dios conmigo”; protección: “…me guarda en
este viaje”; provisión: “…me da pan para comer y vestido para
vestir”, y buenas relaciones familiares (paz, reconciliación,
perdón), “…si vuelvo en paz a casa de mi padre”.

· El diezmar va precedido de nuestra entrega a Dios. “…Jehová será


mi Dios”. Esta puede catalogarse como su decisión de fe a pesar de
la fe y testimonio de su padre Isaac y su abuelo Abraham. Hasta aquí
había vivido sin reconocer a Dios en su vida, la cual no estaba
298
marcada por su devoción a Él, sino por el engaño, astucia y falta de
temor.

· Es importante el compromiso para diezmar. Su promesa: “…de todo


lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti”.

· El diezmo debe ser integral o completo. “De todo”. Muchos


creyentes dan el diezmo del salario fijo y no dan importancia al
diezmar de lo que reciben fuera de su sueldo. Muchas mujeres no
diezman de lo que reciben de sus esposos porque según ellas “eso ya
está diezmado”. “Ya mi marido diezmó”. Así tendrían que decir
entonces los levitas que recibían los diezmos, o los pastores que
reciben salario de sus iglesias hoy. Pero la orden para ellos era dar el
diezmo de los diezmos (véase Nm. 18:26). Creo que las esposas
deben diezmar de lo que reciben de sus esposos, como los padres
diezman de lo que reciben de los hijos y los hijos de lo que reciben de
sus padres.

· Entregar el diezmo es un acto de adoración. Es el reconocimiento de


que todo pertenece a Dios y que Él es el dador de todas las
posesiones. “Lo que me dieres”. Lo que tenemos lo recibimos de
Dios.

· El diezmo es santo, es consagrado y dedicado a Dios. “El diezmo


apartaré”. Hay que apartar. El diezmo es apartado, consagrado,
santificado para el Señor. “…Ponga aparte algo, según haya
prosperado…” (1 Co. 16:2). Este texto se refiere al diezmo, aunque
hay quienes afirman que el diezmo es cosa del pasado, de la Ley.
ENSEÑANZA DE PABLO A LAS IGLESIAS (1 Corintios 16).
Aprendamos lo que Pablo enseñó y mandó a la iglesia de Corinto. Él
afirmó que lo mismo había enseñado y ordenado a las iglesias de
Galacia. Y es de suponer que también lo hizo con las demás iglesias
establecidas por él. (véase Ro. 15:26).

· El dar es una responsabilidad personal de cada uno. “Cada uno”. Es


decir, todos. Nadie debe presentarse delante de Dios con las manos
vacías. No voy a discutir con usted, pero hay muchos miembros que
ya están acostumbrados a llegar con las manos vacías y no hacen
ningún esfuerzo para dar. Pienso que si primero no está la “voluntad
299
dispuesta”, no tendremos nada para dar (véase 2 Co. 8.12).

· El dar es proporcional. La norma aquí, no es dar cualquier cosa, no


son las sobras, es “según haya prosperado”. A algunos no les gusta
dar proporcionalmente. Establecen una cantidad fija que a veces ni
siquiera supera el uno por ciento de sus ingresos. Aunque usted no lo
crea eso fue establecido por Dios tanto en el antiguo como en el
nuevo pacto.

· El dar es consagrado. “Ponga aparte algo”. Se requiere prioridad y


disciplina. Apartar es antes de hacer cualquier uso del dinero
recibido. Separarlo del resto de dinero será una disciplina
importante en nuestra vida. La infidelidad para dar los diezmos
comienza cuando no apartamos lo que es del Señor.

· El dar es regular, sistemático. “Cada primer día de la semana”. Con


relación a esto, creo que si solo diezmamos del salario fijo que
recibimos, lo haremos de acuerdo a como lo recibimos, semanal,
quincenal o mensual, pero si diezmamos de todo lo que recibimos,
lo más probable es que tengamos diezmos cada primer día de la
semana.

EJEMPLO DE LAS IGLESIAS DE MACEDONIA


(2 Corintios capítulo 8).

· Dieron como una obra de gracia (v. 1). Dar es una gracia porque su
esencia es Cristo mismo. “…se dio a sí mismo” (véase 1 Ti. 2:6). La
forma en que el Señor Jesús se dio a sí mismo es la motivación y
medida de toda dádiva.

· “…en las grandes tribulaciones con que ha sido probadas, la


abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas
de su generosidad” (v. 2). ¿Deben las grandes tribulaciones
privarnos de dar el diezmo? Algunas veces dejamos de diezmar
cuando nos enfermamos, perdemos el empleo, los negocios van mal
o enfrentamos cualquier otra situación difícil. Es cierto que las
enfermedades y otras situaciones inesperadas pueden alterar
nuestro presupuesto, aumentar nuestros gastos, pero no deben
300
alteran nuestra fidelidad y el gozo de dar nuestros diezmos al Señor.

· “…en la profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad


(v. 2).

· Dieron con esfuerzo, “…más allá de sus fuerzas (v. 3). El mes
pasado echamos el piso de granito en nuestro templo con la
colaboración y el aporte de los miembros de la iglesia. El costo total
era de 30.000 bolívares. La última semana nos hacían falta 10.000
para completar el pago de los obreros. Pedimos a algunos hermanos
que ya habían aportado que prestaran cantidades de 500 o 1.000
bolívares para completar el pago. Días después uno de los hombres
que prestó 500 fue a mi casa y me dijo: “Pastor, pienso que no
estamos dando con esfuerzo”. “Yo di 200 bolívares y pensé que ya
había dado suficiente”, pero “yo podía dar mucho más”. Entonces
decidió ofrendar el dinero que había prestado. Otros siguieron su
ejemplo. También podemos citar la ofrenda de la viuda (véase Lc.
21:1-4).

· Dieron considerándolo como un privilegio (v. 4). El rey David no


permitió que nadie lo privara del privilegio de comprar el terreno
donde iba a ser edificado el templo del Señor (véase 1 Cr. 29:1-25).

· Se dieron primeramente al Señor considerando que esta era la


voluntad de Dios (v. 5).

· Dieron diligentemente (v. 8).

OFRENDEMOS PARA SOSTENER LA OBRA MISIONERA


Aprendí del Dr. Lin Brister lo que dice Proverbios 3:15: “Honra a
Jehová con tus bienes y las primicias de todos tus frutos”. El Dr.
Brister y su esposa Clair tienen una clínica de ojos en Tulsa.
EYECARE FOR TULSA. Y el ciento por ciento de lo que ganan en
la clínica lo invierten o lo dan para la obra de Dios apoyando
misioneros e iglesias en muchas partes del mundo. Oramos para que
cada día Dios levante hombres y mujeres así, que sientan el peso de
la obra de Dios, que ayuden a sostenerla, que apoyen a las iglesias
que están haciendo obra misionera, que inviertan en desarrollar
301
nuevos líderes. He tenido el apoyo de ellos y su ministerio First
Fruits Ministry durante más de diez años. El año pasado me
apoyaron en mi viaje a Perú, y este año a Honduras para compartir
con algunos pastores este programa de discipulado.
Debemos enseñar a las iglesias a participar en el sostenimiento de la
obra misionera. En nuestra iglesia ofrendamos cada mes para las
misiones locales. Los niños tienen un sobre de color amarillo, los
jóvenes de color verde, las damas de color lila y los hombres de color
azul. Cada uno da de acuerdo a su compromiso y capacidad.
En nuestra Asociación Regional se recoge la ofrenda “Domingo
Arroyo”, y en la Convención Nacional la ofrenda misionera
“Xiomara de Núñez”.

OFRENDEMOS PARA EDIFICAR EL TEMPLO (1 Crónicas


29:1-25).
El rey David cuyo mayor deseo fue edificarle templo al Señor,
compró el terreno y consiguió todos los materiales para construirlo.
En su discurso final al entregar la encomienda y los materiales a su
hijo Salomón, con su ejemplo y la respuesta del pueblo nos enseña
cosas importantes acerca del dar.

· Dar con esfuerzo y generosidad. Con todas mis fuerzas he preparado


para la casa de mi Dios, oro... plata… en abundancia” (v. 2).

· Dar con amor. “…por cuanto tengo mi afecto en la casa de Dios, yo


guardo en mi tesoro particular oro y plata… para la casa de mi Dios”
(v. 3).

· Dar voluntariamente. “Y luego preguntó al pueblo ¿Quién quiere


pues, hacer hoy ofrenda voluntaria a Jehová? “Entonces los jefes de
familia los príncipes de las tribus de Israel… ofrendaron
voluntariamente (vv. 5-8). “…ha dado para ti espontáneamente” (v.
17).

· Dar con alegría y de todo corazón (véase v. 9).

· Dar con adoración. “Las riquezas y la gloria proceden de ti” (vv. 10-
13).

302
· Dar como un privilegio. “Quién soy yo y quién es mi pueblo, para
que pudiéramos ofrecer cosas semejantes?...” (v.14).

· Dar con gratitud. “Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te


damos” (v. 14).

· Dar con la motivación correcta. “…Yo con rectitud de mi corazón


voluntariamente te he ofrecido todo esto…” (v. 17).
Los judíos que regresaron de la cautividad babilónica comenzaron a
edificar el templo en el año 536 A.C. (véase Esd. 3:8). Pero habían detenido
el trabajo como resultado de la oposición local (véase Esd. 4:1-5, 24). La
obra se detuvo durante 16 años. El Señor levantó a los profetas Hageo y
Zacarías para reanimar al pueblo a reanudar la reconstrucción del templo
(véase Esd. 5:1). La excusa del pueblo era que no era el tiempo de edificar
templo al Señor (véase Hag. 1:2). Y el Señor les replicó: “¿Es acaso para
vosotros tiempo de habitar en vuestras casas artesonadas, mientras esta casa
está en ruinas? (Hag. 1:4). Dos veces les dijo que reflexionaran y pensaran
bien lo que estaban haciendo. “…Meditad bien sobre vuestros caminos”
(Hag. 1:5, 7). Les hizo entender que la sed, el hambre y la pobreza que
estaban experimentando (véase Hag. 1:6) era la consecuencia de que: “…mi
casa está desierta, mientras cada uno de vosotros corre a su propia casa”
(Hag. 1:9). Pero el Señor despertó al gobernador Zorobabel, al sumo
sacerdote Josué y al resto del pueblo, y respondieron positivamente. Un mes
después de recibir la exhortación y aliento del Señor comenzaron a trabajar
y finalizaron en 4 años y medio. Los judíos que regresaron de la cautividad
prometieron no abandonar la casa de Dios (véase Neh. 10:39). Dejar de
diezmar y ofrendar es abandonar la casa de Dios.
Sé que algunos enfatizan que no se debe invertir en construir templos.
Pero creo que la mala experiencia que puedan tener algunos misioneros, o la
iglesia en un determinado lugar no debe desanimarnos para construir
templos donde se adore y proclame el evangelio de Jesucristo. Los lugares
de reunión siempre serán necesarios para el extendimiento del reino de
Dios, así como fueron útiles las sinagogas en el tiempo de la cautivad
babilónica, en el tiempo de Cristo y los apóstoles. Vemos que Pablo supo
aprovechar esos lugares de reunión porque cuando iba a una ciudad a
comenzar una nueva iglesia acudía primero a la sinagoga para predicar allí.
El problema está en el orden que se ha seguido en algunos lugares. Se

303
construye primero un templo para edificar una iglesia. Eso ha sido un
rotundo fracaso. Debemos asegurarnos de que la iglesia sea establecida
primero y luego el templo.
En conclusión nuestro compromiso debe ser: Diezmar para sostener a
los obreros del Señor, ofrendar para las misiones locales, regionales,
nacionales y mundiales y ofrendar para edificar templos o lugares de
adoración. George Sweeting en su libro, Cómo iniciar la vida cristiana, cita
al Dr Herchel Hobbs: “Las nueve décimas partes ponen a prueba el amor del
hombre, mientras que la décima pone a prueba su obediencia legal”. Haz
que tu dinero llegue a ser inmortal. “…haceos tesoros en el cielo…” (Mt.
6:20).
Esta es la manera como los fieles mayordomos planean para el futuro,
no gastando su corta vida en la búsqueda estéril de seguridad en la tierra,
sino en un apasionado esfuerzo por verse rodeados en el cielo por amigos
que fueron ganados para Cristo con su dinero. Dinero que fue transformado
en Biblias, testamentos, porciones, tratados y otra literatura cristiana.
Dinero que ayudó a financiar programas radiales y otras dignas actividades
cristianas. En suma, dinero que fue usado para extender el evangelio por
cualquier método. “La única manera en que podemos depositar nuestros
tesoros en el cielo es invirtiendo en algo que va ir al cielo.”
¡Sobrarían los recursos para la obra de Dios si imitáramos al apóstol
Pablo en su compromiso! “Yo, con el mayor placer, gastaré lo mío, y aun yo
mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas…” (2 Corintios
12:15).

304
Preguntas

1. Escriba en sus propias palabras una definición de mayordomo.


2. ¿Cuál bendición pidió Jacob?
3. ¿Es usted un fiel diezmador?
4. ¿Qué porcentaje da usted a la iglesia local?
5. ¿Ha apoyado a alguien cubriendo los costos de pasaje en algún viaje
misionero?
6. Escriba las características de las iglesias de Macedonia en la
mayordomía.
7. Escriba las ocho afirmaciones acerca del dar basado en el ejemplo de
David y el pueblo de Israel.
8. ¿Qué enseñó pablo a la iglesia de Corinto acerca del dar?
9. ¿Qué persona ha impactado su vida y le ha inspirado a dar para la obra
del Señor?
10. ¿Tiene su iglesia un templo? ¿Tiene un plan continuo de aportes para
edificar el templo?

305
BIBLIOGRAFIA

Lección 1

1. Wilton M Nelson, Nuevo diccionario ilustrado


de la biblia (Thomas Nelson Incorporated) 1998.
2. El pacto de una iglesia bautista por Junta
Norteamericana de Misiones Nacionales
(NAMB)
3. Henry T. Blackaby, Claude V. King, Mi
experiencia con Dios (Casa Bautista de
publicaciones).
4. Avery willis, jr. Base bíblica de las misiones
(Casa Bautista de Publicaciones, 1987).
Lección 2

5. James W. Bartley, La adoración que agrada al


altísimo (editorial Mundo Hispano, 2003).

6. Eduardo Nelson G. Que mi pueblo adore,


(editorial Mundo Hispano, 1986).

7. John Piper lo que Jesús exige del mundo. Pág.


10(Editorial Portavoz, 2007).

8. Biblia de bosquejos y sermones, volumen 5


(Editorial Portavoz, 2001).

9. Tomado de la guía vida devocional dinámica,


Hermano Berto Craft, Director del Instituto
Educativo Cristiano en México.
Lección 3
10. Henry T. Blackaby, Claude V. King, Refrescante
experiencia con Dios (Editorial Mundo Hispano,
2000).

306
11. Jeffrey Bingham, Herencia Histórica (Editorial
Patmos, 2006).

Lección 5

12. Eleonore Van Haaften, madurando bajo


presión,(Andamio, 2008).

Lección 6
13. Warren Wiersbe, Llamados a ser siervos de Dios.
(Editorial Portavoz, 2002).
Lección 7
14. David Garrison, Movimiento de plantación de
iglesias (Editorial Mundo hispano, 2005).
15. Les Thompson La fe que mueve Montanas
(Editorial Portavoz, 2005).
16. (Tomado de The Titanic's Last Hero, George
Harper y Bill Guthrie; Moody Press; 1997).
17. Impulsados por el amor. Ed Stetzer, Philip
Nation. (New hope publishers, 2008).
18. Richard Sisson, Esteban Ditmore, David Powell
Prepárese para evangelizar (Editorial Mundo Hispano,
1984).
Lección 8

19. Waylon B. Moore, Multiplicación de discípulos


(casa Bautista de publicaciones 2000).

20. J. Oswald Sanders, Discipulado espiritual, ,


(Editorial Portavoz, 2008).

21. LeRoy Eims, el arte perdido de discipular

307
(Editorial Mundo Hispano, 2006)

22. D . J e f f r e y B i n g h a m , H e r e n c i a
histórica(EditorialPatmos,2006).

23. John Piper, Lo que Jesús exige del mundo


(Editorial Portavoz, 2007).

24. John Piper, Alégrense las naciones, (Editorial


Clie, 2007).

25. Avery Willis, Jr. La Base bíblica de las misiones


(Casa Bautista de publicaciones, 1987).
Lección 9

26. Dok S Campbell, El maestro eficiente (Editorial


Clie, 1990).

27. Howard Hendricks, Enseñando para cambiar


vidas (Editorial Unilit,1990).

28. Hayward Armstrong, Bases para la Educación


Cristiana (Editorial Mundo Hispano, 1989).

29. J.M .Price, Jesús el maestro. (Casa Bautista de


Publicaciones, 1950).

30. Laurie Beth Jones Enseñe a su equipo a


pescar,(Casa Creación, 2005).

Lección 10
31. Avery Willis, Jr. La base bíblica de las misiones
(Casa Bautista de Publicaciones, 1987).

308
32. Pablo A Deiros, Diccionario hispanoamericano
de la Misión, (Comiban Internacional, 1997).
Lección 11
33. Guillermo D Tailor, Mijangos, la familia
auténticamente cristiana. (Editorial Portavoz 2002).

34. W, A Criswell, El pastor y su ministerio


(Editorial Mundo Hispano, 1998).

35. R.C Sproul, Cinco cosas que todo cristiano


necesita para crecer., (Editorial Portavoz, 2007).
36. B.H. Caroll, Comentario Bíblico, Génesis
(Editorial Clie, 1990).
37. George Sweeting, Como iniciar la vida cristiana
(Editorial Portavoz, 1977).
38. El verdadero discipulado, William MacDonald.
(Editorial Clie., 2007).

309
BIOGRAFIA
Ysac Eleazar Bermúdez recibió su título de Bachiller en
teología del Seminario Teológico Bautista de Venezuela
en 1992. Fue misionero durante 12 años de la Primera
Iglesia Bautista de Venezuela participando en la
plantación de más de 10 iglesias. Presidente de la
Asociación de Iglesias Bautistas de Lara y Yaracuy
(2005-2010) y ASIBEL (2012-2014). Recibió su
Doctorado en Ministerio del Seminario Internacional de
Miami (Mints, 2013). Es el Decano y coordinador de
MINTS en Venezuela. Es Pastor de la Iglesia Bautista
Central de Barquisimeto desde su fundación en 1995. Es
actualmente el Presidente de la Convención Nacional
Bautista de Venezuela (2014- ). Está casado con Carina
Cordero y tiene tres hijos: Karelis (19), Ruthmari (17) y
Eleazar Neptalí (15).

310