Anda di halaman 1dari 6

Del origen del Universo

En el principio de los tiempos, donde precisamente no habia Tiempo, ni Materia, ni tampoco


Dimension , solo existia el Potencial Infinito para tales cosas; pues en la ausencia de todo,
absolutamente todo se vuelve posible.

Y asi fue que el Potencial Infinito, como un oceano arremolinado, caotico y variable, en un instante
fugaz de primordial conciencia de si mismo, deseo existir como algo mas. Tal fue la fuerza del deseo de
exisitir, la necesidad y la voluntad de esta Idea que se engendro a si misma, que logro unir las
entropicas energias que la rodeaban y moldearlas, unirlas y combinaralas en un concepto, una Forma
dentro de la ausencia de toda forma, emergiendo como la Energia Primordial, la esencia de toda la
Creacion.

Y la Energia Primordial creo al Tiempo, el cual marco el Principio de la Creacion; la Dimension, que
creo el Espacio para que esta existiera, y la Materia, que creo a los Elementos que le daban forma y
sustancia.

Los Elementos, ya definidos, se unieron y mezclaron, atraidos unos por otros, creando asi el Mundo.

Pero este nuevo Mundo era un lugar frio, oscuro,inherte y silencioso, por lo cual el Potencial Infinito,
latente en la Energia Primordial, quiso entonces ser lo contrario, quiso ser Vida.

Asi, a traves de los Elementos emergio la Vida, la Vida engendro la Conciencia, la Conciencia el
Pensamiento y el pensamiento la Inteligencia y la Inteligencia engendro la Identidad y esta Identidad se
llamo a si misma Hecate, la Primigenia.

Hecate abrio sus ojos, pero solo vio Oscuridad. Creo entonces al Sol para iluminar con vigor al Mundo
durante el Dia, y la Luna y las Estrellas para que lo bañaran con su suave resplandor durante la Noche.

Vio entoncs que el Mundo estaba vacio y muerto, y aquello causa gran tristesa en Hecate. Sus lagrimas
cayeron a la Tierra y al Oceano, y de ellas surgieron las plantas terrestres y algas marinas que
rapidamente se multiplicaron y florecieron para consolar a Hecate.

Al ver esto, Hecate se alegro y por mucho tiempo disfruto de los colores, fragancias y formas que las
plantas le ofrecian. Pero luego sintio que algo faltaba y que las plantas, auqneu hermosas, no lograban
expulsar el silencio del Mundo, pues ellas no emitian sonido alguno.

Asi, Hecate quiso que hubieran otros seres que le dieran voz al Mundo. Tomo a los Elementos y los
moldeo entre sus manos, dandoles mil y un formas diferentes, para finalmente insuflar su Esencia en
ellos, otorgandoles Vida, crando asi a los primeros animales que poblaron el Mundo.

Estos animales se multiplicaron y dispersaron por selvas y bosques, lagos y oceanos, planicies y
montañas, llenando el Mundo de cantos y sonidos de todo tipo.

Y Hecate estaba feliz. Pero vio entonces que habia hecho a los Animales demasiado proliferos y por
ello se mltiplcaban my rapido, asi como tambien muy rapido devoraban a las plantas y sus flores.
Hecate entendio que debia existir un Equilibrio para mantener la Vida en el Mundo, y asi, no sin sentir
dolor, decidio crear otras criaturas que se alimentaran de los animales para que asi estos no acabaran
con las plantas y poder establecer un balance en el Mundo.
A estas criaturas las llamo Bestias y las hizo menos prolificas que lso Animales, de modo que no los
superarn en numero. Se dispersaron y dieron caza a los Animales, reduciendo asi numero y otorgando
Equilibrio.

Ya conforme con el Equilibrio que habia creado, Hecate se sintio muy cansada. Decidio entonces que
debia descanzar, pero no queria dejar al Mundo y a sus hijos sin cuidado. Por ello decidio crear dos
guardianes, dos seres que llevarian en ellos parte de su poder para poder mantener el balance de la
Naturaleza mientras ella dormia. A estos seres los llamo Krahoz y Zohark.

Zohark era de carácter impetuoso, salvaje y energico. Gustaba de recorrer los bosques vibrantes de vida
en compañía de las Bestias, por las que sentia una particular fascinacion. Mentras que su hermano,
Krahoz, era lo opuesto. Rreflexivo, paciente y apacible, preferia la soledad de las montañas y estudiar
las propiedades de la tierra, a la vez que profesaba gran interes por los misterios del fuego y su poder
de cambio.

Durante milenios, el Mundo estuvo en paz y armonia.Bajo la estricta supervision de Krahoz y Zohark,
Plantas, Animales y Bestias mantenian en equilibrio el Ciclo de la Vida.

Pero según pasba el tiempo, una necesidad crecia en el corazón del reflexivo Krahoz. Si bien admiraba
la obra de Hecate, como los seres se relacionaban entre si y contribuían, a su manera, a dar equilibrio a
aquel mundo primitivo, no podía evitar sentirse incomodo con las formas como la naturaleza se
expresaba a su alrededor. Siempre compitiendo, siempre luchando, siempre queriendo estar a al cabeza
de la pirámide, siemre regido or el matar o morir, aquello lo perturbaba profundamente. Asi, pensó un
dia que quizás no todo tenia que ser asi, quzas las vida en el mundo no tenia porque basarse únicamente
en el instintio y en la ley del mas fuerte, quizás también podría ser algo mas ordenada, algo mas
relfexiva, algo mas conciente de si misma.

Llevo su inquietud e idea a su hermano, pero tal fue su decepcon cuando este le respondia que la suya
era una ambicion sin sentido, incuso insultante a la obra de Hecate y a la tarea que ella les había
necomendado. Según Zohark, la naturaleza era perfecta tal cual, con sus métodos y formas de ser y asi
debia ser asi por siempre, y que por lo demás no les correspondia a ellos cuestionarla, pues habían sido
creados para preservarla, no alterarla.

Que su hermano no lo apoyara o entendiera sus argumentos entristecio muchoa Kraoz, pero no hizo que
dejara de lado su idea. Penso que tal vez Zohark cambiaria de opinión si viera de primera mano que lo
que el pretendía no era alterar el orden establecido por Hecate, sino mejorarlo, hacerlo mas seguro para
el bien de todos los seres vivos. Según estos principios, concluyo que la mejor manera de llevar a cabo
este cometido era creando una Especie Superior, una que estuviera por sobre todas las demás criaturas
del mundo, pero no a travez de la fuerza bruta, ya que aquello hubiese sido crear simplemente otra raza
de Bestias mas, sino a travez de la inteligencia, la sabiduría y el conocimiento.

Secretamente y lejos de os ojos de Zohark, busco entonces a aquellos seres mas aptos a su propósito.
Fisicamente debiles en comparacion a la mayoria, pero muy astutos y con un fuerte vinculo espiritual.
Eran los Ancestros de la Humanidad.

Asi, Krahoz tomo algunos ejemplares de aquella especie y los transformaron tanto en cuerpo como en
mente, haciéndolos mas adecuados para cnseguir sus objetivos, volviéndolos curiosos, hambrientos del
conocmiento del Mundo, de mentes inclinadas a descubrir y crear. Para el, ellos ordenarian el Mundo y
la naturaleza aprendiendo todo sobre ella y sus misterios, manipulandola y dominandola.

Por miles de años los Ancestros de la Humanidad vivieron ocultos en las montañas y valles, donde
levantaron hermosas ciudades, desarrolaron las artes y las ciencias y craron muchas cosas. Pero asi
como crecían en inteligencia, también lo hacían en numero, y pronto se dispersaron mas alla de las
tierras que los mantenían ocultos a los ojos de Zohark y las Bestias. Los Ancestros del Hombre se
multiplicaban y construían nuevas ciudades con gran rapidez, por tanto para cuando Zohark advirtió su
presencia y lo que hacían, estos ya se habían disperzado y asentado en practicmaente todos los lugares
posibles, desde bosuqes a paraderas, desde las riveras d elos ríos a las costas de los mares, no había
lugar donde no se puede encontrar al menos u pequeño pueblo o enclave de humanos trabajando
arduamente para levantar edificios, cultivar granjas o criar ganado. Por su parte, Krahoz estaba
orgulloso de como sus criaturas progresaban, y no tenia duda de que su hermano también compartiría
su opinión al verlos.
Para su desgracia, esto no fue asi. Zohark se presento ante Krahoz, muy alterado, a exigirle
explicaciones. Sorprendido por su reacción, Krahoz intento explcarle sus motivos a su hermano, pero
este no estaba dispuesto a escuchar razones. Sin mediar ningún argumento, Zohark tomo la
determinación de que las criaturas de Krahoz, los Humanos, debían ser destruidos, pues no eran
criaturas de Hecate, eran una abominación.
Krahoz, ya sobrepasada su sorpresa, se sintió indignidado ¿Quién era Zohark para decidir?¿Acaso no
habían sido creados como iguales?¿Porque debia darle explicaciones?¿Porque las cosas debían hacerse
como EL quería? Los humanos eran cracon suya, por tanto solo el podría decidir sobre su destino, no
Zohark.
Asi, Krahoz, en su deseo de proteger a la incipiente humanidad, se alzo contra su hermano, dando
inicio a la lucha fraticida que se prolonga hasta el dia de hoy.

A Zohark le irritaba la forma en como los hijos de Krahoz cortaban la madrea, quebrantaban la roca y
doblegaban el poder del fuego para crear heramientas con las cual explotar la tierra, desviar el cauce
natural de los rios y forzar a la Naturaleza a crecer confinada a la voluntad de ellos. Las extensas
granjas y los grandes templos y ciudades dedicadas a Krahoz, les ofendian de sobremanera, viendo en
ello nada mas que un insulto hacia las leyes primordiales de la Naturaleza. Y la caza, ¡los
insignificantes humanos se atrevían a dar muerte a cuanta Bestia se les cruzara! Devoraban su carne, se
cubrían con sus pieles y portaban sus huesos como trofeos ¡Que atrevimiento!.

Zohark ordeno entonces a las Bestias que buscaran y cazaran a todos los humanos. Estos, como se ha
dicho, eran capaces de cazar Bestias por si mismos, pero enfrentarse a hordas de ellas eran un asunto
totlamente diferente. En poco tiempo, las Bestias habian diesmado casi todos los pueblos y ciudades,
aniquilando tambien a su poblacion. Solo una ciudad se mantuvo en pie, la ciudad costera de Am-
Shegar, cuyos muros altos y robustos resistian estoicos los asaltos de las hordas enemigas.

Pero los hijos de Krahoz poseian las virtudes del ingenio y el concimiento sobre las propiedades de la
tierra y el fuego, y asi como fueron capaces de crear las herramientas que les ayudaban a doblegar a la
naturaleza, crearon escudos resistentes y armas afiladas con los cuales defenderse.

Los defensores de Am-Shegar mantuvieron a las fuerzas de Zohark lejos de la ciudad durante mucho
tiempo, en los que ninguno de lso dos bandos mostraba la menor señal de debildad. Pero los hijos de
Krahoz estaban concientes de que el asedio continuado a la Gran Ciudad solo podia terminar en
derrota, pues las Bestias eran interminables y por cada una que mataban, dos salian a ocupar su lugar,
mientras tanto, los graneros de la ciudad se agotaban rapidamente, amenazando con desatar el Hambre
entre la poblacion.
Krahoz vio que la desesperacion se apoderaba de sus hijos y no tuvo otra alternativa. Debian irse,
abandonar aquella tierra y encontrar un hogar en otro rincon del Mundo, lejos de las de Zohark.
Los hijos de Krahoz habian dominado, entre muchas otras cosas, el arte de la navegacion y la
construccion de barcazas con las que surcar las costas del Mundo, y asi, los ultimos habitantes de Am-
Shegar abordaron las naves que yacian en los muelles de la ciudad y se adentraron en el Gran Oceano,
hacia el horizonte incierto.

La Gran Ciudad quedo desierta, sin defensores en sus muros y puertas, y al poco tiempo las Bestias se
abrieron paso y arrasaron con todo lo que vieron, pero para su frutracion los hijos de Krahoz ya estaban
muy lejos y muy adentro en el mar. Zohark ordeno entonces que las Bestias del Oceano les persigueran
y dieran caza, pero estas criaturas eran mas antiguas, orgullosas, inteligentes y poderosas que las que
habitaban la tierra, mas antiguas incluso que Zohark y, como el océano mismo, absolutamente
indomables. Por lo demás, Krahoz había instruido a los humanos para respetar al Mar y a sus criaturas,
y constantemente les rendían tributos en formas de grandes cantidades de alimentos que las Bestias del
Oceano devoraban; en consecuencia, estas les permitían pescar y navegar en paz, y no tenían ningún
motivo para alzarse en su contra, por tanto ignoraron a Zohark, y no persiguieron a las naves que se
adentraban mas y mas en el Oceano.
Envuelto en ira, Zohark ordeno a las Bestias del Cielo que volaran y atacaran a las naves desde el aire.
Las Bestias aladas obedecieron y surcaron el firmamento, pero los hijos de Krahoz ya habian previsto
aquella amenaza y, cuando las Bestias aladas estuvieron cerca, desplegaron la ultima de sus defensas.

Artilugios de hierro y bronce escupieron fuego y trueno sobre las Bestias aladas que fueron
despedazadas cuando alcanzadas por esferas de ira incandecente. Una tras otros, con las ala rotas, los
monstruos caian al Oceano donde eran devoradas por las fauces hambrientas que las aguardaban,
dandose un brutal festin.

Finalmente, las naves de los Hijos de Krahoz se perdieron en el horizonte, demasiado lejos para que
cualquir Bestia pudiera darles alcance. Impotente, Zohark rugio de ira, y maldijo a Krahoz, jurando que
jamas descanzaria hasta verlo a el y a su obra desechos.

Krahoz escucho la madlcicion de su hermano y volteo una ultima vez para ver aquella tierra primitiva,
sabia que ya nunca mas seria bienvenido en ella. Pero aquello solo fortalecio su determinacion y
buscaria una nueva tierra que llamar propia para el y sus hijos, lejos de todo el irracional salvajismo y
brutalidad.

Asi, los navios navegaron durante mucho tiempo, sin un destino claro. Hasta que finalmente, justo
cuando la esperanza emepzaba a disiparse, el vigia de uno de los barcos diviso lo que parecia ser la
costa de una tierra nueva.

Llegaron asi a un conjunto de grandes islas, pequeñas en comparacion a los vastos territorios que
conformaban Pangesus, pero lo suficientemente extensas para albergar a la totalidad de hijos de Krahoz
y las futuras generaciones. Aquellas islas virgenes eran ricas en vegetacion, bosques virgenes, fauna
local y amplias extensones de terreno ideal para la agricultura y el pastoreo. Inmediatamente, Krahoz se
dio cuenta del potencial de aquellas islas y decidio establecer alli el nuevo hogar para sus hijos.

Con el pasar del tiempo, los Hijos de Krahoz se establecieron y se disperzaron a travs de las islas.
Aunque en un principio conformaban un solo pueblo, eventualmente pequeñas diferencias culturales
emergerian y crecerian entre los decendientes de los primeros habitantes de las Islas, creando asi
sociedades y culturas que, si bien compartian rasgos comunes, preferian considerarse a si mismas
diferentes unas de otras con sus propias caractersiticas. Asi, mientras las decadas se sucedian, cada isla
desarrollaba la civilizacon según los propios intereses y persepciones de sus habitantes, auqnue siempre
bajo la atenta mirada de Krahoz, que veia todo este proceso como algo fascinante.

Sn embargo, Krahoz no estaba tranquilo. Jamas olvido la promesa de Zohark y temia que algun dia su
hermano lograse abrirse paso a traves del Oceano para darle caza a el y a sus hijos. A fin de cuentas,
ambos permanecian sobre el mismo Mundo que los engendro y si Zohark aun no los habia hallado es
porque simplemente este Mundo era muy grande y estaban muy lejos. Pero Krahoz conocia a su
hermano perfectamente y que su orgullo jamas le permitiria desisitir de tal empresa . Buscaria por cada
rincon del Mundo, asi le tomara siglos, milenios o eras completas, y algun dia los encontraria.

La solucion entonces, para el, era una sola: Debia abandonar el Mundo, llevara su gente a otro Mundo
mas alla, en la infinita inmensidad del universo y escapar, para siemrpe, de la amenaza latente de
Zohark y sus Bestias.

Informo de esto a sus hijos, que como cabria de esperar se sintieron preocupados y atemorizados ante la
idea de que Krahoz les abandonase mientras el iba en busca de aquel nuevo Mundo. Para mitigar este
temor, y dejar en claro que su intencion no era en absoluto abandonarlso a su suerte, Krahoz entrego a
los lideres de los pueblos de las islas, poderosos artefactos de proteccion fabricados por el mismo, y
ademas dejo tras de si a los Titanes, gigantescos constructos en los cuales insuflo una parte de su poder,
las armas definitivas que podrian ser despertados en caso de que los hombres por si solos no pudiesen
hacer frente a las amenazas.

Pero si incluso todo aquello no fuese suficiente para garantizar la seguridad de sus hijos, tambien dejo
un ultimo objeto, un Faro de Cristal cuya luz que, sin importar que tan lejos en las profunidades del
universo se encontrara, el veria y volveria a salvarlos. Aquella baliza, sin embargo, no estaba en la
capacidad de los hombres el poder activarla, sino que lo haria por si sola, cuando el ultimo de los
Titanes fuera destruido.

Pero como ser precavido que era, Krahoz no estaba del todo tranquilo, pues en parte le preocupaba el
hecho de que quizas habia dejado objetos demasiado poderosos en las pequeñas manos de los simples
humanos. Como una ultima precacion, Krahoz creo al Observaodr, un ser no de materia, sino pura
conciencia, no poderoso fisicamente como los Titanes, pero si infinitamente mas sabio. Un vigilante
silencioso e invisible, siempre atento a los tambalenates pasos de la infantil Humanidad.

Como sugeria su nombre, su tarea era solo observar, llevar registro detallado de los ires y venires,
logros y errores, avances y retrocesos de los Hijos de Krahoz, sin intervenir directamente en su
desarrollo, aunque si era necesario para salvaguardar el futuro de la Humanidad, tenia libertad de
influir de manera sutil en sus designios. Dio a conocer a los hombres la naturaleza de este Observador,
pero mas que nada para que tuvieran en cuenta de que todo cuanto hicieran, fuese para bien o para mal,
eventualmente el Observador se lo haria saber.

Pese a ser un dios en pleno derecho, Krahoz no se imaginaba que clase de cosas y peligros podria
encontrar mas alla de la boveda celeste, entre las estrellas antiguas y lejanas, y temiendo que en caso de
que ocurriese lo inimaginable y no pudiese cumplir con su promesa de volver, todo su Legado se
perdiera en el vacio del universo, creo una Bilioteca dentro de la cual almaceno todo su Conocimento
sobre todas las artes y las ciencias existentes y las que aun no existian, ademas de un millar de otros
misterios y secretos.
Puso al Observador como responsable de esta boveda de sabiduria, con la orden irrevocable de que
ningun Hombre mortal (y mucho menos Bestia) pudiese entrar jamas, salvo bajo la unica condicion de
que si, a propio juicio y razonamiento del Observador, el dios ya no volveria por el motivo que fuera.
Solo en esas circunstancias este acceso les podria ser concedido a los decendientes de los Hombres para
que hiciesen de ella lo que mejor les pareciera, pues su destino quedaria ya unicamente en sus manos.
De este modo, la ubicación real de la Biblioteca del Arquitecto es un total misterio, y mientras el
Observador no estime que el Hombre necesita realmente de tal fuente de conocimiento divino y arcano,
aquel lugar jamas les sera revelado. Esta es la que fue denominada como la Ultima Doctrina.

Asi, dejando a sus hijos con la sensacion de estar bien resguardados por la obra de Krahoz y bajo la
atenta mirada del Observador, el dios abordo su nave plateada, que no navegaba sobre los mares sino
sobre los cielos y entre las estrellas, con la promesa de que un dia, cuando hallara aquel Mundo Ideal
para los hombres, volveria por ellos.

Krahoz abandono el mundo y se remonto hacia los cielos.h

un dios en extremo precavido y contemplaba todas las posibilidades. Los humanos podian ser creacion
suya, se sentia responsable de ellos, y en si poseian gran parte de su propia naturaleza ordenada,
creativa, curiosa y hambrienta de conocimiento,aquello que ls diferenciaba de las Bestias, pero no
olvidaba que en su origen mas basico eran tambien criaturas nacidas de la Tierra, que en algun punto
compartian la misma esencia salvaje, impetuosa y hambrienta de poder que dominaba el actuar de las
antiguas Bestias de pasado, y que estaba latente en ellos. Y si aquello se mezclaba con la capacidad
creativa y del uso de la razon que el les habia implantado, solo daria como resultado una catastrofe.

Al comienzo, por unos cuantos miles de años, el Mundo estuvo en paz y armonia. Krahoz y Zohark,
con ayuda de sus sirvientes Humanos, se aseguraban de mantener el delicado balance de la
naturaleza, mientras tambien trasnformaban el mundo según sus deseos.

Sin embargo, los Humanos, que aun siedo dotados con la conciencia de ellos mismos, pronto se dieron
cuenta que no estaban por sobre las leyes de la naturaleza, y que de hecho carecian de muchas
virtudes de las que gozaban Bestias y Animales y que les permitian sobrevivir dentro del Balance.
Sintiendose por ello debiles e indefensos, los Humanos apelaron a Zohark y Krahoz para que les
ayudaran y dieran seguridad.

Zohark se mostro reticente ante la suplica de los Humanos. Para el, ellos eran solo una especie entre
las miles que poblaban el Mundo, y que por tanto su lugar era el que tenian dentro del gran Ciclo de
la Vida, pues pensaba que el orden de la naturaleza, instintivo y primitivo, no debia ser jamas alterado
para resguardar el Balance mismo.