Anda di halaman 1dari 1

347 Grabaciones.

qxp_Scherzo 17/12/18 19:33 Página 63

> SIGLO XX > SIGLO XXI

EN ERO 2 0 1 9
JOHANNES MARTIN KRÄNZLE, LINDBERG: ODEH-TAMINI:
barítono Tempus fugit. Concierto para violín Lámed. Uffukk. Li-Sabbrá. Lámed II.
Canciones de Klein, Mahler, Martin y nº 2. Frank Peter Zimmermann, violín Alif. Solo für violine. Lámed III.
Ravel. Hilko Dumno, piano Finnish Radio Symphony Orchestra Li-Umm-Kámel. Zafraan Ensemble
OEHMS 1887 (1 CD) Director: Hannu Lintu Salome Kammer. Manuel Nawri
ONDINE 1308-5 (1 CD) KAIROS 0015023 (1 CD)

El presente Cd del barítono alemán Johannes Con Magnus Lindberg parece asentarse la Es el compositor palestino-israelí Samir Odeh-
Martin Kränzle (Augsburgo, 1962) ofrece un inteligencia en lo inteligible. Su estilo Tamini (1970) un creador con firme voluntad de
contenido bastante atípico, lo cual nos muestra representa ese camino preciso y agradecido enraizarse en el modernismo posvanguardista.
las múltiples inquietudes de este cantante y que proyecta imaginación suficiente para Sin el menor titubeo, ajeno al desaliento, su
compositor (ha hecho sus pinitos con la ópera activar de inmediato el deseo de seguir frente a gramática rinde un directo homenaje a
de cámara Der Wurm). Se abre y se cierra con sus obras. Es bien conocida su profesión nombres como Xenakis y Scelsi, también a
dos obras ‘hebraicas’ que dan cierta unidad al exquisita con la orquesta, el control técnico y la varèse. Afirma estar en una búsqueda constante
álbum: los 12 Lieder sobre viejos aires judíos de limpieza en los detalles que lo endiosan como de una expresión que conecte con lo arcaico.
Richard Rudolf Klein y las famosas Deux un gran maestro. Pero también y mucho por la Y es así que el conjunto de piezas dispuestas en
mélodies hébraiques de Maurice Ravel (la segunda narrativa y la dramaturgia que le son este monográfico destilan una fiera crudeza.
de las cuales, L’énigme éternelle, da título al disco). características, que suponen un acercamiento Es música hostil, lo advertiremos ya, pero en
El primer ciclo es, sin duda, uno de los mayores gestual con el oyente. absoluto refractaria a una escucha cómplice.
alicientes de la propuesta. Klein, que vivió entre Tempus fugit, inspirada por el tópico latino En la obra que abre el álbum, Lámed, para violín,
1921 y 2011 y fue alumno, entre otros, de que nos recuerda la fugacidad del tiempo, puede violonchelo, piano y trombón, del año 2014, ya
Wolfgang Fortner, confiesa haber descubierto relacionarse con el plano musical y su vértebra percibiremos un sonido primitivista, que se
en 1983 con entusiasmo unas Canciones del gueto, temporal, o ya con la vida propiamente creativa y recrea en fieras disonancias, y que pareciera
a las que puso música en la selección que aquí sensible a su paso. Su origen como encargo de la buscar una conexión con un remoto pasado.
se nos ofrece. Son páginas con mucho espíritu Orquesta de Filadelfia en su centenario justifica Es un arte sonoro de violencia inusitada,
y sabor, que denotan su origen popular y su su elegancia tímbrica, coincidiendo además con que restalla en la partitura Li-Sabbrá (2015) para
color ‘judío’ en melismas y temas. la vigente madurez del compositor caracterizada trombón y percusión, ceremonial y ritualista,
después de una breve —aunque jugosa— por su voz romántica. La obra se comporta también explosiva, descarnada. El compositor
selección de la colección mahleriana Des Knaben como un fuelle, en momentos creciendo de invoca sus conflictivas raíces geográficas y
Wunderhorn, en lecturas idiomáticas y muy forma masiva y en momentos simplificando su evoca a Nono y Schoenberg. Su arte es arte de
expresivas —sobre todo en la impresionante presencia instrumental a diálogos concertantes. protesta. Y aunque en las piezas para
Der Tambourgesell (El joven tamborilero), con su Con una enorme capacidad de evocación y, a la instrumento solo se hagan demasiado
implacable redoble—, llegamos a los postre, con un necesario dominio orquestal, evidentes sus maestros (el Solo para violín parece
imponentes Seis monólogos del suizo Frank Tempus fugit evoluciona desde un pre-nacimiento una extensión de Mikka de Xenakis), las obras
Martin a partir de ese auto sacramental a una presencia indefinida asociada a la imagen de conjunto sobresalen por una tímbrica
moderno de Hugo von Hofmannsthal, del título, de lo veloz a lo eterno. El Concierto para inusual. El material no está domesticado,
Jedermann, que se representa todos los veranos, violín nº 2 denota distancia con el primero, que fue mucho menos pulido, incluso parece gustarse
casi de modo invariable, desde 1920, ante la proyectado a finales de los noventa. Aquí un en una cierta estética abigarrada y feísta.
fachada de la catedral de Salzburgo, y que solista más presente y relacionado con la Alif (2015), que resuelve con gran
constituye una de las grandes obras de teatro en orquesta, midiendo fuerzas dentro del marco competencia el Zafraan Ensemble, cuenta con
la lengua de Goethe. Están poco grabados en su general de brillantez sonora y recorriendo a solas las neutras, grisáceas declamaciones de la
versión con piano, realmente muy exigente. El pasajes memorables de exhibición melódica. soprano Salome Kammer. Trabajada por
pianista acompañante, el también germano Estamos ante dos obras admirables que grupos reducidos de instrumentos, acaba
Hilko dumno, sabe estar aquí a la altura, como llevan consigo la sala de conciertos, deviniendo en una composición a la que
en todo el recital. La voz es también impactantes y llenas de inmediatez, querremos volver, deslizante, desestabilizante
particularmente exigida, así como el talento oportunamente sumadas en un registro en la audición. Es música desafiante, y no
dramático del intérprete. Un disco atípico y merecedor de justos reconocimientos. siempre encontramos sorpresas en la creación
muy interesante. Las interpretaciones, para rematar la gloria, contemporánea. El libreto del disco no ayuda,
son insuperables. el texto opaca aún más estas urticantes piezas.
Rafael Banús Irusta
José Antonio Tello Sáenz Ismael G. Cabral

SCHERZO 63