Anda di halaman 1dari 3

FRANCISCO DÍEZ DE VELASCO: Hombres, métodos han abordado esta cuestión y de las

ritos, dioses. Introducción a la Historia de líneas actuales en las que esta tarea investi-
las Religiones, Madrid: Edit. Trotta, col. gadora se desarrolla.
Paradigmas nº 10, 1995, 566 págs. El Bloque 0. está dedicado a las Ge-
neralidades previas suscitadas a raíz de los
Presenta el libro su propio autor intentando intentos de una definición como discipli-
justificar el título al considerar su objeto de na. Las distintas perspectivas que han ana-
estudio, la Historia de las Religiones, no lizado esta cuestión (fenomenológica,
como un tratado cerrado, sino como una «In- historicista, antropológica, sociológica,
troducción», por tanto, un estudio que se ecológico-religiosa y psicológica) no han
inicia con este libro pero que no acaba en él, favorecido tampoco su consolidación, ni tan
puesto que se pretende «sistematizar, anali- siquiera hay acuerdo en la denominación:
zar y comprender los hechos religiosos de la diversidad terminológica se extiende
un modo general». Ya el intento es merito- desde la Religionswissenschaft alemana
rio, pues sólo el campo de la investigación hasta la más internacional de Ciencias de
que se abarca es amplísimo en nuestro tiem- las Religiones o la más aséptica de Estu-
po y diverso en el pasado. Mas los objetivos dios Religiosos, difundida en el ámbito
pretendidos se alcanzan con amplitud al ir anglosajón. El autor se inclina por propo-
comprendiendo cómo página tras página, ner el nombre para esta disciplina de «His-
bloque tras bloque, (es decir, capítulo tras toria de las Religiones» y la entiende como
capítulo) el autor ha dado un nuevo enfoque una aproximación integral al fenómeno re-
a la tarea de hacer una nueva Historia de los ligioso, lo que supera el límite de una sim-
hechos religiosos. Esta nueva historia, he- ple disciplina auxiliar, y se enmarca dentro
cha desde una perspectiva actualizada, con de un estudio histórico en el que se refle-
la finalidad de que abarque un marco uni- jan los hechos religiosos. El autor delimita
versal respetuoso y sensible hacia todas las con precisión el terreno de la investigación
manifestaciones religiosas y las entienda realizada y expone con detalle por qué es
como materias de estudio en pie de igual- necesario desprenderse de prejuicios
dad, permite evitar los obstáculos inheren- confesionales o militantes, entre los que un
tes a posturas etnocéntricas, religiocéntricas, ejemplo occidental lo constituye la toma
xenófobas o eurocéntricas. Tolerancia, idea como referencia temporal el nacimiento de
que se ha impuesto en la nueva etapa demo- Cristo, por lo que opta por referenciar a par-
crática de España, es un requisito exigible tir del comienzo de nuestra Era común (un
para poder afrontar con garantías de rigor y lustro antes del nacimiento de Cristo: p. 17),
objetividad una Historia de las Religiones, referencia que seguirá en otro libro titula-
mas una tolerancia no sólo hacia otras cul- do Los caminos de la muerte. Religión, rito
turas distintas a la nuestra, sino además ha- e imágenes del paso al más allá en la Gre-
cia nuestra propia herencia cultural. Con cia antigua, publicado en el número 8 de
estas premisas Díez de Velasco ofrece un la misma colección. La delimitación se
denso estudio en el que se presentan nume- completa con la confirmación de que pre-
rosos rasgos de religiones antiguas y actua- senta una «Historia», es decir, un estudio
les y ofrece al lector un análisis de cuantos de los hechos históricos que constituyen las

26.pmd 257 08/03/2013, 13:16


258 RECENSIÓN

manifestaciones religiosas, al que se apli- menos como ejemplo el cuidado que ha


ca un método histórico, con la finalidad de observado el autor al presentar las religio-
comprender el papel que tienen en la so- nes de las sociedades primitivas, distin-
ciedad sincrónica y diacrónicamente, y se guiendo las preagrícolas, en las que abor-
adjetiva «de las Religiones», frente al po- da los ritos esenciales de nacimiento, ma-
sible «de la religión», porque considera que trimonio y funerarios, así como aquellos
su objeto de estudio no es esencialista y ha que inician al hombre o a la mujer en el
de respetar la variedad de manifestaciones aprendizaje de unas técnicas que dan acce-
religiosas. La diferenciación de esta disci- so a grupos restringidos con estatus dife-
plina se concreta también respecto a la Teo- renciado, para seguir con los temas de cha-
logía, y, en un epígrafe de este capítulo ini- manismo, la relación entre arte y religión
cial el autor propone la disciplina como «un y la situación de las sociedades preagríco-
asalto a la razón», por cuanto que conside- las modernas. Interés tiene igualmente el
ra que manifestaciones como la experien- trato que reciben las sociedades protoagrí-
cia mística, la especulación mitológica o colas y preliterarias, en donde se abordan
los mundos imaginarios de la meditación cuestiones como la previsión, el trabajo y
en cuanto patrimonio religioso humano han el conocimiento, los especialistas de tipo
de ser estudiados en esta Historia, aunque comunitario y de tipo eclesiástico en lo sa-
se salgan de los límites seguros de la meto- grado, la evolución que representó el paso
dología al uso. Mas no acaban aquí las di- de la caza a la agricultura y ejemplos re-
ficultades generales previas que su propó- cientes como las religiones tupí-guaraní y
sito encuentra. También la terminología de la melanesia. Interés tienen también los
la disciplina y el vocablo «religión» impli- epígrafes dedicados a las religiones anti-
can en occidente una herencia grecolatina guas: mesopotámica, egipcia, hindú, chi-
de la que no es fácil desprenderse. Tras na, meso- y sudamericana, indoeuropeas y
valorar los métodos histórico y comparati- judaica, entre otras. Finalmente, y con gran
vo propone un método mixto en el que se detalle, trata las religiones universalistas
conserven lo que de ventaja ha supuesto (cristiana, islámica, hindú, budista...).
cada uno: así su característica interdisci- Finaliza el libro un capítulo sobre la
plinar (filológica e histórica, antropológica, religión en el mundo actual en el que se
sociológica, psicológica, filosófca, fenome- analizan numerosos aspectos entre los que
nológica, iconográfica y arqueológica), su cabe destacar el hecho de por qué hay al-
aspiración holística o la consideración dela gunas religiones que no desaparecen, a pe-
disciplina como un mosaico en el que se sar del desarrollo industrial y del avance
muestra una dinámica de interacción. de los conocimientos científicos, la apari-
Finaliza este capítulo con dos epígra- ción de nuevas religiones, el ateísmo y los
fes importantes: su propuesta como texto conflictos de índole religiosa.
en el marco del nuevo sistema educativo y Es, en pocas palabras, una «Introduc-
la orientación bibliográfica, amplísima, ción» a la Historia de las Religiones que
aunque limitada a las publicaciones más alcanza las dimensiones de un moderno y
modernas, ordenada por temas, y que se actualizado Manual de la disciplina, que no
completa con la aportada al final de cada sólo interesa al especialista que aborda la
capítulo. Historia en general sino al estudiante que
No nos permite el espacio de esta re- requiere un panorama global sobre la cues-
seña extendernos en detalles de cada uno tión religiosa a través de los tiempos. El
de los sucesivos Bloques, pero sirva al autor, actualmente Catedrático de Historia

26.pmd 258 08/03/2013, 13:16


RECENSIÓN 259

de las Religiones en el Departamento de dad humana y la consciencia de un homo


Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua religiosus, o dicho en otros términos, ha
de la Universidad de La Laguna, ha conse- sabido conjugar la realidad humana de la
guido exponer una historia de las manifes- religiosidad con el rigor científico de un
taciones religiosas en la que ha conserva- historiador moderno.
do el equilibrio entre un agnosticismo in-
diferente, un ateísmo negador de una reali- Luis Miguel Pino Campos

26.pmd 259 08/03/2013, 13:16