Anda di halaman 1dari 1

Universidad de Costa Rica Profesor: Ing.

Eduardo Avilés Madrigal


Maestría Profesional en Ingeniería Geotécnica Estudiante: Julian Trejos Villalobos
Curso: Represas de Tierra Carné: A13631

Resumen de lectura 6: Mecanismo de falla de la presa Aznalóllar, Sevilla,


España
El artículo explica las causas geotécnicas que generaron la falla de la presa, la cual presentaba
una altura de la cresta de 28 m y una longitud de 3000 m, la misma albergaba 20 millones de
metros cúbicos de desechos de minería.
En 1979 se inició la construcción de la presa. El 24 de abril de 1998 se generó una fisura en el
embalse. A partir de recopilación de datos en sitio y ensayos de laboratorio se determinó que la
fisura fue causada por la falla de la fundación a una profundidad de 14 m por debajo del nivel
de terreno. En dicha zona se generó un plano horizontal de deslizamiento que provocó el
movimiento de un tramo de 600 m de presa en 60 m hacia aguas abajo, asentándose la corona
en 2 m y sufriendo rebosamiento.
El material de la fundación está compuesto por arcillas limosas sobreconsolidadas, carbonatadas
y levemente expansivas. Dicho material presenta una baja densidad seca, alta resistencia y
pérdida de resistencia en el rango plástico.
Se atribuye la causa del deslizamiento a dicha pérdida de resistencia, a los planos de
sedimentación horizontales y a la presión de poro inducida por el peso de la presa y el contenido
del embalse.
Para la construcción de la presa se utilizaron los procesos establecidos para diseño, así como
una instrumentación extensiva compuesta de inclinómetros, piezómetros y control topográfico,
entre otros.
La presa estaba conformada por un núcleo impermeable colocado sobre el talud de aguas arriba.
Este talud estaba conformado por un material que funciona como drenaje y filtro, tipo grava
arcillosa. El talud aguas abajo estaba constituido por un enrocado. La pantalla impermeable
estaba constituida por una mezcla de cemento y bentonita, y se ubicó en el talud aguas arriba.
La geología de la zona corresponde con sedimentos marinos. La fundación de la presa estaba
compuesta de depósitos aluviales del Río Agrio, los cuales se depositaron sobre arcillas magrosas
del Mioceno. Dicha magra estuvo cubierta por 160 m de terreno, lo que generó su
sobreconsolidación. Los planos de depositación son caso horizontales, y buzan 5º en dirección
sureste. Aunque dicho material parece homogéneo, presenta zonas con mayor plasticidad y
humedad. Adicionalmente, se encontraron planos de fricción y fracturas verticales. En dichas
fracturas se encontró rastros de vegetación.
A partir de ensayos geofísicos se determinó cuatro elevaciones (respecto al nivel del mar) con
particularidades: a 20 m se encontró una reducción de la sal, a 25 m se encontró pérdida de sal,
a los 30 m se presentaron anomalías en la temperatura del agua y en la disolución de la sal y a
los 27 m se detectó una cambio significativo en la disolución del líquido de rastreo usado. Dichas
variaciones se atribuyen a cambios causados por los procesos de sedimentación o a los episodios
de estratificación.
El plano de falla a 14 m de profundidad coincide aproximadamente con la elevación de 27
m.s.n.m.
El gran desplazamiento de la sección de la presa se atribuye a un aumento de la presión
generada por el desecho de minería, el cual pudo licuarse con el primer movimiento de la presa.
A partir de las lecturas de piezómetros se determinó que las presiones de poro de construcción
no se habían disipado y que sus valores eran mayores en un 50% al teórico obtenido mediante
cálculos de red de flujo.