Anda di halaman 1dari 6

CAPÍTULO V

PSICOTERAPIA DE ORIENTACIÓN ANALÍTICA

Esta técnica se basa en la comprensión dinámica más entre las distintas modalidades técnicas hoy
y en la teoría psicoanalítica, pero es diferente del existentes.
psicoanálisis propiamente tal. Es quizás la forma
de tratamiento más ampliamente utilizada por
Diferencias entre el Psicoanálisis
los terapeutas con formación dinámica e incluso
y las Psicoterapias de Orientación
por los mismos psicoanalistas. En este capítulo
Analítica (POA)
nos referiremos a sus relaciones con el psicoaná-
Si tanto el psicoanálisis como la psicoterapia de
lisis, a sus indicaciones y maniobras técnicas
orientación analítica se basan en la misma teoría,
principales.
cabe preguntarse cuáles son las diferencias entre
Freud (1918) delimitó en sus días la técnica
ambas modalidades técnicas. Wallerstein (1975)
psicoanalítica clásica, diferenciándola de otras
las ha esquematizado como sigue:
aproximaciones terapéuticas entonces utiliza-
das: curas de reposo, sugestión, hipnosis, aso- 1. Sus objetivos son diferentes. El psicoanáli-
ciación forzada, etc. Por un largo tiempo imperó sis trata de conseguir la más amplia re-
el punto de vista de que la única forma de psico- estructuración de la personalidad que sea
terapia científica era el psicoanálisis; autores co- posible, a través del desarrollo y posterior
mo Glover (1955) insistieron en que cualquier disolución de una neurosis transferencial.
otra terapia que no fuera el análisis no era sino Por su parte la POA se dirige a conseguir una
una mera forma de sugestión, y que lograba estabilización en un punto intermedio, a tra-
resultado sólo gracias a la fuerte autoridad que el vés de satisfacer las necesidades emociona-
terapeuta ejercía como figura transferencial. El les del paciente y un manejo selectivo de las
mismo Freud, sin embargo, estaba consciente de manifestaciones transferenciales, que puede
ser realizado parcial, pero no exclusivamen-
la necesidad de desarrollar otras formas de tera-
te, a través de la interpretación.
pias más allá del psicoanálisis, por la limitada
aplicabilidad masiva de éste. 2. El objetivo del terapeuta también se estruc-
Así, en 1918 escribía: " E s muy probable tura de modos distintos: mientras que en el
que la aplicación en gran escala de nuestra tera- psicoanálisis se enfoca a la exploración del
pia nos obligará a mezclar el oro puro del análisis inconsciente y a la modificación de la es-
con el cobre de las sugerencias directivas, y aun tructura caracterológica como un subpro-
la influencia hipnótica pudiera utilizarse nueva- ducto de lo anterior, en el caso de la psicote-
mente, por ejemplo en el tratamiento de las neu- rapia dinámica el foco es mucho más direc-
rosis de guerra". Lentamente, el punto de vista tamente terapéutico, y se enfrentan más di-
predominante ha pasado a ser el opuesto al de rectamente los síntomas de consulta/Freud
Glover, en el sentido de que las psicoterapias en sus escritos técnicos previno en contra de
dinámicas van mucho más allá de la mera suges- lo que llamó el "furor curandis" e insistió
tión hipnótica. Estas terapias han surgido del en que la actitud psicoanalítica era sobre
cuerpo de conocimientos acumulados por el psi- todo un intento de comprender; esto se man-
coanálisis como método de investigación, y por tiene en psicoterapia analítica pero se agre-
otras terapias de inspiración psicoanalítica. De ga además un objeto terapéutico más inme-
este modo el psicoanálisis, que fue la primera diato.
terapia dinámica, ha pasado a ocupar un lugar 3. El armamentario técnico utilizado es tam-

41
bien diferente. En el psicoanálisis la manio- límites posibles, lo que posibilita la fijación
bra técnica jerárquicamente central es la IN- de objetivos a corto y mediano plazo, y su
TERPRETACIÓN. Todas las otras herramientas evaluación. Lo anterior es más difícil en el
técnicas se le subordinan y se utilizan sólo psicoanálisis, cuyos resultados por defini-
para posibilitar la interpretación, o para ha- ción se ven en el largo plazo.
cer que ésta sea más efectiva. Por el contra- La lista anterior es indudablemente es-
rio, en la psicoterapia dinámica se utilizan quemática, y se debe tomar como una significa-
en forma combinada y selectiva las cinco ción didáctica. Existen terapeutas que tienden a
maniobras técnicas descritas por Bibring minimizar las diferencias entre psicoanálisis y
(1954): la sugerencia, la abreacción, la cla- psicoterapias y a argumentar que hay un conti-
rificación (o confrontación), la manipula- nuo entre ambos, mientras que otros prefieren
ción y la interpretación. mantener límites claros entre ambos. Indudable-
4. Los métodos empleados también difieren: el mente es más fácil definir al psicoanálisis clásico
psicoanálisis emplea la asociación libre y que a las distintas formas de psicoterapia. Sin
una situación analítica diseñada para maxi- embargo, a veces se presenta la duda de si un
mizar la regresión psíquica, que comprende psicoanálisis se ha transformado en psicoterapia.
el uso del diván, sesiones frecuentes, posi- En ese sentido es útil el término introducido por
Eissler (1953) de "parámetro de técnica", que
ción del analista, etc. La POA utiliza una
serían aquellas maniobras no-analíticas que se
situación de entrevista poco estructurada,
introducen en un psicoanálisis. Ejemplos de ta-
pero limita el potencial regresivo del pa-
les maniobras sería el poner un límite en el tiem-
ciente al atenderlo frente a frente, con me-
po al análisis (como lo hizo Freud en el caso del
nor frecuencia y al asumir el terapeuta una
Hombre de los Lobos), hacer que un paciente
actitud más activa.
fóbico enfrente la situación temida, o prohibir
5. El énfasis en la actitud terapéutica es tam-
ciertos tipos de acting-out. Para Eissler los crite-
bién distinto. Éste en el psicoanálisis se
rios que hacen que un psicoanálisis siga siéndo-
coloca en el aquí y ahora del vivenciar y
lo, a pesar de la introducción de un parámetro,
elaborar la neurosis transferencial que se
son que éste puede ser analizado completamente
desarrolla en la situación analítica, mientras en un sentido transferencial, e interpretado de tal
que en la psicoterapia el acento reside en la modo que su impacto sea finalmente disuelto.
situación vital y conducta externa del pa-
ciente. Esto no quita que las manifestacio-
nes transferenciales sean utilizadas para Clasificación de las Psicoterapias
promover el proceso terapéutico, pero no de Orientación Analítica
constituyen necesariamente el centro de Como recién dijéramos, hay mayor consenso y
éste. claridad con respecto a lo que es la técnica analí-
6. Existen diferentes valores en la posición tica que con respecto a las distintas formas de
terapéutica en ambas terapias. En el psicoa- psicoterapias dinámicas. En ese sentido éstas
nálisis el conocerse a sí mismo constituye pueden ser clasificadas de acuerdo a diferentes
un valor central; en la psicoterapia el cam- criterios.
biar y ganar terapéuticamente es más impor-
tante. En ese sentido las posibilidades de 1. Psicoterapias Supresivas o de Apoyo
descubrimientos acerca de uno mismo son Alexander (1954) distinguió clásicamente
mayores en el análisis que en las psicotera- entre las psicoterapias que descubren los
pias, en que el objetivo es más limitado y motivos inconscientes de la conducta, cuyo
práctico. prototipo es finalmente siempre el psicoaná-
7. La actitud frente al tiempo es también distin- lisis, y las psicoterapias de apoyo, que ac-
ta. En el psicoanálisis no existen plazos fijos túan a través de gratificación de las necesi-
y se actúa con el supuesto de la atemporali- dades de dependencia del paciente, o de
dad que caracteriza a los fenómenos incons- permitirle una abreacción emocional, o de
cientes. En las psicoterapias hay plazos y guía de tipo intelectual, o de apoyo de aque-

42
lias defensas neuróticas necesarias, y/o de el paciente trae se asemeja a la del buen
manipulación de la situación vital del pa- amigo, sacerdote o confidente, y representa
ciente. Estas terapias tienden entonces, fun- un elemento frecuente en distintos sistemas
damentalmente, a la supresión de síntomas. de psicoterapias " d e sentido común" y de
consejería psicológica.
2. Psicoterapias Expresivas
2. CLARIFICACIÓN. En esta maniobra se intenta
En éstas se intenta descubrir o explorar el
dilucidar ambigüedades o confusiones en el
significado oculto de las emociones, sínto-
discurso del paciente, ayudándolo así a defi-
mas y conductas del paciente. Por lo tanto se
nir una situación. Esto se puede hacer a
analizan sus defensas, buscando el desarro-
través de preguntas directas o bien indirec-
llo de mejores combinaciones impulsivo-
tamente repitiendo lo que dijo, o pidiéndole
defensivas, siempre con cuidado de no tocar
que desarrolle un comentario que hace al
aquellas constelaciones defensivas esencia-
pasar, o que asocie sobre un punto específi-
les para el equilibrio psíquico del paciente,
co de su discurso.
y finalmente se seleccionan aquellas inter-
pretaciones que posibilitan una descarga por Las preguntas son una parte importante
lo menos parcial de los derivados impulsi- de la técnica terapéutica. Se pueden hacer
vos. En esta modalidad se reconocen las simplemente para adquirir información o
transferencias y las resistencias, y se explo- para enfocar la atención del paciente sobre
ran sus raíces genéticas en la niñez, pero sin un tema específico. El saber preguntar en
llegar al análisis sistemático y resolución de forma pertinente es esencial para afianzar
la transferencia que caracteriza al psicoaná- una alianza terapéutica, ya que el paciente
lisis. debe sentir que la pregunta se dirige hacia
un punto de significación, pero sin que pro-
voque exceso de angustia. Una pregunta
Técnicas inapropiadamente planteada puede hacer
Un elemento básico para posibilitar este tipo de que el paciente se cierre, o detenga su flujo
psicoterapias es que el paciente pueda entablar de asociaciones contestando " N o s é " . Es
una ALIANZA TERAPÉUTICA. En ésta se produce un importante no formular las preguntas en for-
desdoblamiento del Yo del paciente en el cual ma provocativa o impertinente (Por ejemplo
una parte regresa parcialmente a modos más "¿Por qué se cambió de trabajo esta vez?"
tempranos y primitivos de funcionamiento, y es preferible a ''¿Qué pasó, que lo volvieron
otra (YO OBSERVADOR) se mantiene junto al tera- a echar?"). En general es preferible plan-
peuta evaluando y enfrentando esta regresión, tear las preguntas en términos de qué y cómo
que de por sí provoca angustia y tensión. que en términos de por qué. Estas últimas
Entre las maniobras técnicas que utiliza el son frecuentemente respondidas mediante
terapeuta para mantener y desarrollar esta alian- racionalizaciones.
za terapéutica, pueden citarse:
Una forma especial de clarificaciones
1. ABREACCIÓN. En ella el paciente expresa lo son las CONFRONTACIONES. En ellas el tera-
más abiertamente sus emociones y pensa- peuta enfoca la atención del paciente hacia
mientos y relata sus conductas. Es un modo una conducta o tema del que ambos han
de intervención inespecífico, que tiene un tomado conocimiento, pero que el paciente
efecto positivo al descargar emocionalidad ha evitado tratar espontáneamente. Estas
y proporcionar al paciente la convicción de confrontaciones pueden darse en relación a
que alguien puede oírle empática y atenta- la situación terapéutica (tardanzas reitera-
mente. Esta capacidad de estar allí y acep- das, no pago, etc.) o a conductas externas.
tar, pacientemente a veces, lo que el cliente Son especialmente necesarias en pacientes
tiene que decir, es un elemento básico para que expresan sus resistencias en forma no-
desarrollar una alianza positiva, y para pro- verbal a través de distintas formas de acting-
mover otros avances en el tratamiento. Esta out. Una forma extrema de confrontación es
actitud de oír atenta y empáticamente lo que la NOTIFICACIÓN, en la cual se le informa al

43
paciente de un cambio en el sistema de trata- muestra la operatividad de los conflictos y
miento, o de la suspensión de éste, en el de las defensas en las dificultades que el
caso de reiterar conductas que a pesar de paciente está encontrando en su vida real
haber sido analizadas, no han disminuido. externa.
3. LA SUGERENCIA Y LA MANIPULACIÓN AMBIEN- La interpretación constituye el arma te-
TAL. Constituyen éstas las maniobras más rapéutica más poderosa con que cuenta el
directivas y de menor valor desde el punto psicoterapeuta dinámico. Su uso efectivo
de vista analítico. En ellos el terapeuta toma depende del entrenamiento y habilidad de
activamente el rol de un Yo subsidiario del éste. El momento ("timing") de hacer la
paciente. En la sugerencia se le plantean interpretación constituye uno de los puntos
abiertamente ideas o conductas alternativas más difíciles de definir en términos teóri-
a las que está desarrollando; en la manipula- cos, y es allí donde se confunden el arte y la
ción ambiental se le ayuda a que cambie el técnica psicoterapéuticos.
medio ambiente que le rodea. Esto último se
puede lograr indirectamente a través del pa- Indicaciones
ciente mismo (enviando mensajes a sus fa- Las Psicoterapias de indicación analítica se en-
miliares, pareja, etc.) o directamente citan- cuentran indicadas:
do a los terceros involucrados en el con- 1. En aquellos casos en que hay una indicación
flicto. de análisis (reacciones y síntomas neuróti-
Estas maniobras se emplean al mínimo cos, especialmente depresiones reactivas y
en las psicoterapias de tipo analítico, no cuadros caracterológicos altos y medios),
sólo por razones teóricas sino porque su pero donde no hay la posibilidad realista de
efectividad al mediano y largo plazos es utilizar éste (lejanía geográfica, limitacio-
menor. Los buenos consejos son seguidos nes de tiempo, económicas, etc.).
sólo por pocas personas y los patrones ca- 2. En cuadros caracterológicos graves en los
racterológicos que no cambian llevarán a la que el psicoanálisis clásico es de aplicabili-
reaparición de las situaciones conflictivas dad dudosa. Este es el caso de los cuadros
una y otra vez. Estas técnicas, por otra par- limítrofes de personalidad, en los que hay
te, adquieren una dimensión distinta cuando tendencia a una excesiva regresión, impul-
son utilizadas en otras modalidades terapéu- sividad e incluso episodios micropsicóticos.
ticas, como en terapia de pareja o de fa- 3. En cuadros psicóticos estabilizados, como
milia. medida complementaria con otros trata-
4. La INTERPRETACIÓN. Ésta sigue siendo una mientos (psicofarmacológicos, comunidad
maniobra preferencial en las PAO, tal como terapéutica, etc.). La psicoterapia no está
lo es en el psicoanálisis. Ya nos referimos a indicada en cuadros psicóticos agudos, la-
algunas de sus características al mencionar tentes o descompensados en los que se corre
esta técnica. En la terapia analítica se pue- el riesgo de aumentar el grado de regresión
den hacer tanto interpretaciones DINÁMICAS en que se encuentra el paciente.
(que se refieren a la interacción actual de las 4. En fármaco-dependencias y desórdenes psi-
fuerzas y conflictos intrapsíquicos) como cosomáticos en períodos de estado. Nueva-
GENÉTICAS (que conectan esta interacción mente en los episodios agudos de estos cua-
con vivencias y reacciones emocionales del dros, la efectividad de la psicoterapia es
pasado). A través de ellas, las fantasías in- limitada, pero pasa a ser importante en la
conscientes emergen en la conciencia y el mantención de la recuperación.
paciente puede enfrentarlas abiertamente.
Esta interpretación puede ser TRANSFEREN- Resumen y Conclusiones
CIAL (en la cual se muestra cómo estas expe- Tal como dijimos al comenzar este capítulo, las
riencias y emociones pasadas están re- psicoterapias de orientación analítica son las téc-
emergiendo en el encuentro terapéutico) o nicas más ampliamente utilizadas y al mismo
EXTRA-TRANSFERENCIAL . En esta última se tiempo las más difíciles de definir. El término, o

44
TABLA № 10
CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES DE LA PSICOTERAPIA DE ORIENTACIÓN ANALÍTICA Y DEL PSICOANÁLISIS
(modificado de Davanzo)

Psicoterapia de Orientación
Característica Psicoanálisis
Analítica

1. Encuadre o "setting" Más flexible: frente a frente Fijo: en diván, elementos constantemente vigi-
lados.
2. Rol del Terapeuta Participación más activa Neutralidad comprensiva centrado en la inter-
pretación.
3. Tema o contenido Relaciones con terceras personas Aquí y ahora de la sesión.
4. Interpretación Extratrartsferenciales y transferencial Transferencial
5. Relaciones de Objetos Objetos externos Objetos internos.
6. Fantasía Fantasías preconscientes y conscientes Factores inconscientes.
7. Nivel de Pensamiento Proceso secundario Proceso primario.
8. Regresión Grados menores: nivel genital y pre-genital Regresión a niveles más tempranos y primitivos.
tardío
9. Duración y frecuencia Años o meses (50 sesiones o más de 12 meses), Años; 4 sesiones semanales.
1 a 3 sesiones semanales
10. Determinación del alta Recae en el terapeuta Recae en el analizado.
11. Requisitos del terapeuta Formación como psicoterapeuta Requiere ser psicoanalista.

45
sinónimos tales como psicoterapias prolonga- que son tratados mediante el psicoanálisis, lo
das, expresivas, o exploratorias, ha sido utiliza- que en parte explica la popularidad de esta técni-
do con una gama amplia de sentidos, en cuanto a ca. La tabla № 10 (modificada de un trabajo del
frecuencia de las sesiones, duración e intensidad Dr. Hernán Davanzo) resume alguna de las ca-
del tratamiento, y objetivos de éste. En un polo racterísticas del POA comparándolas con el psi-
de la gama se encuentran psicoterapias analíticas coanálisis.
indistinguibles de un psicoanálisis propiamente
tal. En el extremo opuesto se encuentran las
psicoterapias breves o focales.
BIBLIOGRAFÍA BÁSICA DEL CAPÍTULO V
En general, este es un tratamiento intensivo — Freud, Sigmund. Standard Edition, London,
y prolongado, con una o más sesiones semana- Hogarth Press, 1 9 6 6 .
les, por más de 50 sesiones o más de doce meses — Glover, E. The Technique of Psycho-analysis.
de duración. A los objetivos revisados en el New York, International Universities Press,
capítulo ni, en cuanto a resolución de conflictos 1955.
intrapsíquicos y apertura de canales de desarro- — Wallerstein, R. Psychotherapy and Psychoana-
llo en que este proceso se hubiera detenido, se lysis. Theory Practice-Research. New York, In-
mantienen, no se les concede la prioridad que ternational Universities, Press, 1 9 7 5 .
tienen en el psicoanálisis propiamente tal. El — Bibring, E. Psychoanalysis and the Dynamic
Psychotherapies. J. Am. Psy. Assoc. 2: 7 4 5 -
alivio sintomático, la mejoría de las relaciones
7 7 0 , 1954.
objétales y del desarrollo del self (especialmente
— Eissler, K. The Effect of the Structure of the Ego
en cuanto a auto-estima) pasan a ser objetivos in Psychoanalytic Technique. J. Amer. Psy.
igualmente centrales. Tampoco se explora la re- Assoc. 1: 1 0 4 - 1 4 3 , 1 9 5 3 .
gresión transferencial en la forma más sistemáti- — Alexander, F. Psychoanalysis and Psychothera-
ca que esto se hace en el psicoanálisis. Al actuar- py. J. Amer. Psychoan. Assoc. 2: 7 2 2 - 7 3 3 ,
se así, se permite por lo tanto que el paciente 1954.
desarrolle cierto grado de identificación positiva — Meissner, W. y Nicholi, A. The Psychothera-
con su psicoterapeuta. Las distorsiones transfe- En: The Harvard Guide to Modern Psychia-
pies.
renciales son interpretadas en la medida en que try, Boston, Belknap Harvard, Press, 1 9 7 8 .
aparecen y que el terapeuta decide hacerlo, y no — Eysenck, H.J. The effects of Psychotherapy. Int.
J. of Psychiatry. 1: 9 9 - 1 4 4 , 1 9 6 5 .
en la forma central y sistemática que se utiliza en
— Kernberg, O. y Cols. Psychotherapy and Psy-
el análisis.
choanalysis. Bulletin Me. Clinic, 3 6 : 1-275,
En resumen, el repertorio de intervenciones 1972.
técnicas es más amplio y flexible en una psicote- — Davanzo, H. Psicoanálisis, Psicoterapia de
rapia analítica que en un psicoanálisis propia- Orientación Analítica, Psicoterapia Analítica de
mente tal, y permite por lo tanto tratar a un Grupo: Criterios Mimeografiado,
Diferenciales.
conjunto más variado de pacientes que aquellos Asociación Psicoanalítica Chilena, 1979.

46