Anda di halaman 1dari 1

Decía Jaime Rubio por aquí que Todos los mapas que conoces están mal. Y es cierto.

Lo que hoy queremos mostrar es que tenía razón también si cambias la escala y miras
un mapa del Sistema Solar, como los que vemos estos días para explicar el eclipse de la
superluna de este 28 de septiembre.

Una reproducción del Sistema


Solar.. NASA

Observa la imagen artística de


arriba. Los tamaños de los pla-
netas están a escala. El Sol es
así de tremendamente grande
comparado con la Tierra (la
tercera a la derecha del Sol y la
única a la que le han pintado
una luna). Ni esa imagen, ni
ninguna de las que podamos
encontrar en Google, respeta las distancias reales: todo está demasiado cerca. El Sol no
se ve así de grande.

¿Cómo de lejos deberían estar el Sol y la Tierra si los representamos correctamente?


Para decidir lo “lejos” que tenemos que colocar los planetas, lo primero es fijar el tama-
ño que va a tener alguno de ellos. Piensa, terrícola que lees esto, ¿te puedes imaginar la
Tierra como una canica? En ese caso ¿qué distancia necesitaremos para representar todo
el sistema solar? ¿un folio A4? ¿una cartulina? ¿un campo de fútbol?

No, unos 11 kilómetros. Calculemos: 16 milímetros –que es el diámetro usual de una


canica– van a representar 13.000 Km, el diámetro de la Tierra. Cuando mirábamos ma-
pas (y no pantallas del navegador, o del móvil) estos tenían una escala, usualmente 1 :
100 000, esto quiere decir que una unidad (da igual un metro, un centímetro o un paso,
sobre el mapa representaba cien mil veces eso en la realidad). 16 milímetros en la canica
son 13 mil millones de de milímetros. Si dividimos ambas magnitudes por 16 milíme-
tros obtendremos la escala del modelo: 1 : 812 500 000. Cada medida que tomemos en
el modelo representa ochocientos y pico millones de veces en la realidad. Otra forma de
verlo es que el modelo es unos ochocientos millones de veces más pequeño que la reali-
dad.

Wylie Overstreet y Alex Gorosh se tomaron muy a pecho esto de imaginarse la Tierra
como una canica y se fueron al Desierto de Nevada. En el lecho de un lago seco coloca-
ron la canica, también colocaron su pequeño Sol, que a esa escala mide metro y medio,
y el resto de planetas y el resultado es este increíble vídeo que no puedes perderte. En
dos semanas tiene varios millones de reproducciones entre YouTube, Vimeo y Face-
book. (Si no te aparecen los subtítulos en castellano automáticamente, puedes activarlos
pinchando en la ruedecita que está en la parte inferior derecha del vídeo).