Anda di halaman 1dari 106

Ministerio de Educación:

Ministro: Pbro. David Arena Casango


Secretario: Pbro. Edwin Vasques Ramos.
Tesorero: Pbro. Jacob Garduza Méndez.

Comité Editorial
Presidente: Pbro. Edwin Vasques Ramos
Secretario. Pbro. David Arena Casango.
Tesorero: Pbro. Lázaro Bautista Cajija.

Este manual fue impreso por Imprenta Luna, en Cárdenas,


Tabasco. Bajo responsabilidad del Comité Editorial del
Ministerio de Educación del Honorable Presbiterio
“Olmeca de Tabasco”

La revisión del contenido de este manual y el diseño de la


portada estuvieron a cargo del Pbro. Edwin Vasques Ramos.

Felipe Carrillo Puerto 117, Colonia Pueblo Nuevo, Cárdenas,


Tabasco.

Para dudas, pedidos y comentarios por favor


escribanos a: ediciones_olmeca@hotmail.com. O llámenos al
teléfono: 3 72 50 34.

Febrero del 2012/Tiempo del Señor.

1
Presentación

Con el propósito de transformar nuestras vidas, Dios


renueva nuestro entendimiento a través de su Palabra, de
manera directa o mediata. En esta ocasión, estamos
seguros, busca ese objetivo a través de lo que en este
manual se expone.
Como producto del estudio responsable de la
Palabra, y con el compromiso que nos es innato como
siervos de Dios, se han elaborado los temas del presente
manual en las materias de Teología Propia y Principios
Creacionales de la Familia I. Esperamos que los temas que
se exponen, contribuyan al crecimiento de cada alumno,
como de la iglesia en general.
Los temas que aquí se exponen han sido revisados
por el Comité Editorial; durante la revisión se suprimieron,
se añadieron, se cambiaron, o se enfatizaron palabras y
frases del escrito original. Esto con el propósito de presentar
ante ustedes una enseñanza que sea más accesible y con el
propósito de perfeccionar nuestro trabajo en comparación
con el manual anterior.
Agradecemos a los Presbíteros: David Arena Casango
y Joel Sánchez Ramírez por su valiosa colaboración en el
escrito original de estos manuales.

Suyo en Cristo
Pbro. Edwin Vasques Ramos
Presidente del Comité Editorial.

2
3
INTRODUCCIÓN

Es un gran privilegio saber que “podemos conocer a


Dios”, es una afirmación que alimenta el alma y nos llena de
esperanza; pues Cristo ha declarado que, conocer a Dios es
requisito necesario para ser salvo, (Juan 17:3).
Antes de iniciar este curso, le invitamos a detenerse un
momento a pensar sobre dos razones importantes para
dedicarnos al estudio de la teología, a fin de que su decisión de
estudiar sea firme.

I.- LA TEOLOGIA ALIMENTA EL ALMA.


Para que el alma de una persona se inflame con la pasión
por el Dios vivo, debe conocer como es y cómo piensa Dios. Este
conocimiento no podrá llegar al corazón si no pasa por la mente.
Es la mente el punto exacto donde rechazamos o aceptamos lo
que debe llenar nuestro corazón. El crecimiento espiritual es una
evidencia de que el alma (ser) está recibiendo aquello que puede
saciar su sed. Como dijera el salmista: mi alma tiene sed de Dios.

II.- DIOS MANDA SER DILIGENTES EN EL ESTUDIO


Dios, que es el tema central de la teología, está dispuesto
a entrar en relación con nuestro ser que tanto le necesita, como
dice su palabra: Con mi alma te he deseado en la noche y en
tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a
buscarte; porque luego hay juicios tuyos en la tierra, los
moradores del mundo aprenden justicia. Isaías 26:9. RV60.

Por eso debemos buscarle diligentemente a través del


estudio doctrinal serio. Nuestra intención es conducirle en el
camino de los que diligentemente buscan a Dios.

4
CONTENIDO

I. ¿Quién es Dios?

II. ¿Podemos conocer a Dios?

III. ¿Cuál es el nombre de Dios? (I)

IV. ¿Cuál es el nombre de Dios? (II)

V. ¿cuáles son las características de Dios? (I)

VI. ¿Cuáles son las características de Dios? (II)

VII. ¿Cuáles son las características de Dios? (III)

VIII. ¿Cómo es su voluntad? (I)

IX. ¿Cómo es su voluntad? (II)

X. ¿Cómo es su voluntad? (III)

XI. ¿Qué ha hecho Dios?

XII. ¿Qué hace Dios por nosotros actualmente?

5
LECCIÓN No. 01
TÍTULO: ¿QUIÉN ES DIOS?

LECTURAS BÍBLICAS: Génesis 1:26; Mateo 3:13-17; 1ra.


Pedro 1:1-2

OBJETIVOS: Conocer la verdad respecto al ser de Dios y


creer firmemente en ella.

I.- DIOS ES UN SER “TRIPERSONAL”:

El término Ser significa aquello que tiene una


existencia real, sustantiva (que no es un pensamiento ni una
fuerza). Por eso decimos que Dios es una sustancia, o
esencia infinita, eterna, e inmutable; esta esencia existe
antes y con independencia del mundo.

El término “Tripersonal” describe una relación de


un Dios que es tres personas, y no una relación entre tres
dioses. La Trinidad no significa un triteísmo, es decir, que no
son tres seres que en su conjunto conforman un Dios. La
palabra Trinidad se utiliza como un esfuerzo para definir la
plenitud de Dios sin descuidar su unidad y su
multipersonalidad.

La formulación histórica de la Trinidad es que Dios es


uno en esencia y tres en persona. Con respecto a la esencia
o el ser, afirmamos que no hay más que un solo Dios, único
y verdadero; con respecto a la persona, afirmamos que en
la esencia del único Dios, hay sólo tres subsistencias
personales. Dios es uno en esencia y tres en persona, es
algo que nuestra mente no puede entender, pero lo

6
creemos porque así lo enseña Dios mismo en su Palabra.
Por eso Cristo podía decir: Yo y el Padre uno somos (uno en
esencia), como también podía decir: el Padre me ha enviado
(este es un reconocimiento de Cristo de la diversidad
personal).

Si bien el término Trinidad no se encuentra en la


Biblia, el concepto aparece en ella con claridad. Por un lado
la Biblia declara de manera contundente la unidad de Dios
(Deuteronomio 6:4). Por otro lado, la Biblia presenta con
claridad el carácter plenamente divino de las tres personas
de la Deidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Por
supuesto que rechazamos contundentemente las herejías
del modalismo y el triteísmo. El modalismo niega la
diferencia que existe entre las personas de la Deidad,
afirmando que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son
distintas maneras en que Dios se expresa a sí mismo. El
triteísmo, por otro lado, afirma la falsedad de que existen
tres seres que juntos constituyen a Dios.

El término persona no significa una diferencia en


esencia sino una subsistencia diferente dentro de la esencia.
Una subsistencia en la Deidad constituye una diferencia real
pero no es una diferencia esencial. Cada persona subsiste
"bajo" la única esencia divina. La subsistencia es una
diferencia dentro del mismo ser, y no un ser o una esencia
diferente. Todas las personas de la Deidad comparten todos
los atributos divinos.

Puntualizamos que hay una diferencia en la función


desarrollada por cada persona de la trinidad. El trabajo de la
salvación es en cierto sentido compartido por las tres
personas de la Trinidad. Sin embargo, con respecto a la
7
manera de actuar, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo operan
de distinta forma. El Padre es quien inicia la creación y la
redención; el Hijo es quien redime a la creación; y el Espíritu
Santo regenera y santifica, operando la redención en los
creyentes.

La doctrina de la Trinidad no explica completamente


el carácter misterioso de Dios; en realidad lo que hace es
fijar los límites que no podemos traspasar, define los límites
de nuestra mente.

II.- FORMA COMO LA BIBLIA PRESENTA ESTA


DOCTRINA

Hay un Dios vivo y verdadero, único (Dut.6:4); solo


Jehová es Dios y fuera de él no hay Dios (Isaías 44:6).

Todos los títulos y atributos divinos le pertenecen por


igual al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo: se les tributa el
mismo culto divino.

El Padre dice Yo, el Hijo dice Yo, el Espíritu Santo dice


Yo. El Padre dice Tú al Hijo, el Hijo dice Tú al Padre, el Padre
y el Hijo usan el pronombre “Él” con respecto al Espíritu
Santo. Los tres actúan y son objeto de acciones. No hay
duda que los tres son personas distintas (Entendiendo que
una persona es un sujeto inteligente que puede decir Yo, a
quien se puede apelar como Tú, que puede apelar o ser
objeto de acción)

El Hijo procede del Padre, el Espíritu Santo procede


del Padre y del Hijo; El Padre envía al Hijo, el Padre y el Hijo
envían al Espíritu Santo: El Padre opera por medio del Hijo,
8
el Padre y el Hijo operan por medio del Espíritu Santo, es
evidentemente claro que en la trinidad hay un orden para
actuar: el Padre es primero, el Hijo es segundo, el Espíritu es
tercero, a este orden se le llama subordinación económica o
de funciones.

El Padre creó el mundo, el Hijo creó el mundo, el


Espíritu Santo creó el mundo; el Padre preserva todas las
cosas, el Hijo sustenta todas las cosas, el Espíritu Santo es la
fuente de todas las cosas. Es decir que donde trabaja el
Padre allí trabaja el Hijo, y donde trabaja el Espíritu Santo
allí trabaja el Padre y el Hijo, a esto se le llama concurrencia.

Una palabra final: esta doctrina es incomprensible


para nuestra mente humana, porque cada ser humano es
una sustancia inteligente individual, y es el único tipo de
persona que conocemos, por eso nuestra tendencia es
pensar que en la trinidad hay tres sustancias inteligentes
individuales lo cual sería un grave error, más bien, creemos
que dentro de la divinidad subsisten tres distinciones
personales inteligentes dentro de una sola esencia que la
Biblia llama Dios.

Preguntas de repaso

1. ¿Qué estamos expresando con el término ser?


2. ¿En qué sentido se usa el término persona con
respecto a Dios?
3. ¿Por qué decimos que hay concurrencia en el trabajo
de Dios?
4. ¿Qué nos enseña la doctrina de la trinidad en cuanto
a nuestra naturaleza humana?

9
Pasajes bíblicos para la reflexión

1. Deuteronomio 6:4
2. Mateo 3:16-17
3. Mateo 28:19
4. 2 Corintios 13:14
5. 1 Pedro 1:2

10
LECCIÓN NO. 2
TÍTULO: ¿PODEMOS CONOCER A DIOS?

PASAJES BÍBLICOS: Juan 17:1-3; Hebreos 1:1-4.


OBJETIVO: Que el alumno se interese en conocer más a
Dios.

I.- DIOS PUEDE SER CONOCIDO.

Dios puede ser conocido, y conocerle es un requisito


absoluto para ser salvo. Jesús lo declaró: "Y esta es la vida
eterna: que te conozcan a Ti, el único Dios verdadero y a
Jesucristo a quien haz enviado." Juan 17:3. RV60

Los Escolásticos sostuvieron que no podemos saber


lo que es Dios en la esencia de su Ser, pero sí podemos
saber algo de su naturaleza, de lo que Él es para nosotros,
según se nos revela en sus divinos atributos.

El reformador Juan Calvino consideraba que para el


hombre es imposible investigar las profundidades del Ser de
Dios. Juan Calvino dice que respecto a la esencia de Dios:
"Su esencia es incomprensible de tal manera que su
divinidad escapa completamente a los sentidos humanos".
Juan Calvino creía junto con todos los reformadores que el
hombre puede saber algo de la naturaleza de Dios por
medio de la revelación natural, pero que el verdadero
conocimiento de Dios únicamente puede adquiriese por la
revelación especial, bajo la iluminadora influencia del
Espíritu Santo.

11
II.- LA REVELACIÓN ES EL MEDIO PARA CONOCER A
DIOS.

No es la razón humana la que descubre a Dios, sino


Dios quien así mismo se descubre ante los ojos de la fe. Por
eso cuando la santificada razón humana se aplica al estudio
de la Palabra de Dios, el hombre puede, bajo la dirección
del Espíritu Santo, adquirir un siempre creciente
conocimiento de Dios, y éste conocimiento crece hasta
donde Dios le place revelarse.

III.- DIOS SE HA DADO A CONOCER.

A).- De modo general (Salmos 19:1-2; Hechos 14:17; Rom.


1:19,20)

Dios se da a conocer a través de la revelación


general, en la que se dirige a todas las criaturas inteligentes,
por lo que todos los hombres gozan de este conocimiento;
el objetivo de Dios en este modo de revelación es satisfacer
la necesidad natural de conocerle que tiene toda criatura
racional. Fundamentalmente este modo se funda en la
creación, se dirige al hombre como hombre y más
particularmente a la razón humana.

B).- De modo especial (II Reyes 17:13; Salmos 103:7; Juan 1:


1 8; Hebreos 1: 1,2)

Dios se dirige a través de la revelación especial a un


número específico de pecadores, a los cuales Dios quiere
hacer reconocer su salvación; el objetivo es rescatar del
pecado y sus consecuencias a quienes específicamente se
está dirigiendo de este modo. Este modo se funda en el
12
plan redentor de Dios, se dirige al hombre como pecador
para comunicar la salvación que sólo mediante la fe puede
ser adecuadamente entendida y poseída.

III.- TESTIMONIO DE LAS ESCRITURAS SOBRE NUESTRO


CONOCIMIENTO DE DIOS

Debemos conocer a Dios como: Dios personal,


poderoso, santo, omnipresente, creador, preservador,
gobernante, omnipresente, misericordioso, bondadoso,
verdadero refugio, etc. Aunque ninguna criatura está
capacitada para comprender su grandeza; sin embargo lo
que La Escritura nos informa de él, no sólo determina
cuánto podemos conocer de él sino que garantiza que
nuestro conocimiento es verdadero, ya que nuestro
conocimiento se funda en lo que Dios mismo nos dice de su
ser.

IV.- TESTIMONIO DE LA ENCARNACIÓN DE CRISTO


SOBRE NUESTRO CONOCIMIENTO DE DIOS.

Podemos conocer a Dios en la persona de Jesucristo.


Pues nadie conoce al Padre sino el Hijo; y aquel a quien el
Hijo quiera revelar. Jesucristo se dio a conocer como el
verdadero Dios, diciendo que Él y el Padre uno son. Por eso
la Palabra de Cristo es la mismísima Palabra de Dios y sus
obras son las obras de Dios. El amor, la misericordia, la
ternura, la gracia perdonadora, así como la santidad, la
severidad y el poder manifestado por Cristo, fue
manifestación de lo que Dios verdaderamente es. De modo
que el Dios incomprensible e invisible, ha condescendido
hasta el grado que con nuestros propios ojos podamos ver
lo que él verdaderamente es.
13
Así que sabemos que Dios puede amar, aborrecer,
escuchar la oración, perdonar el pecado; que podemos
tener comunión con él como una persona puede
comunicarse con otra. Bendito sea el Padre de nuestro
Señor Jesucristo, que según la grandeza de su misericordia
quiso darnos a conocer la grandeza de su Ser. Oh que
maravilla, somos invitados a conocerle. Conócele porque
conocerle es indispensable para ser salvo.

Preguntas de repaso

1. ¿Qué enseña Juan Calvino en cuanto al conocimiento


que podemos tener de Dios?
2. ¿Cuál es el objetivo por el cual Dios se da a conocer
de manera especial?
3. ¿Por qué es necesario conocer a Dios?

14
LECCIÓN No.03
TÍTULO: ¿CUÁL ES EL NOMBRE DE DIOS? (I)

LECTURA BIBLICA: Salmo 8 y No. 76

OBJETIVOS: 1) conocer el significado de los nombres de


Dios. 2) conocer a través del significado de sus nombres lo
que Él revela de sí mismo.

Introducción:
El conocimiento de Dios es el conocimiento más alto
al que el ser humano puede aspirar. Conocer a Dios es
acceder a la máxima sabiduría. Dios es lo más grande y
sublime que el ser humano puede conocer. Los nombres de
Dios nos informan conocimiento sobre su Ser y cómo se
relaciona con nosotros.

I.- ¿QUÉ HAY EN SU NOMBRE?

Los nombres de Dios son una verdadera revelación


de Dios, una revelación intencionada. Dios mismo se
nombra, El mismo da sus Nombres.

En toda la Biblia encontramos el hecho de que cada


Nombre de Dios indica su fama, su sabiduría, su poder, etc.
Cuando conocemos de los nombres de Dios y su
significado, sabemos algo de Dios. Todo Nombre de Dios
indica una relación; Dios se presenta con cierto Nombre
para establecer una cierta relación. El Nombre de "Padre" en
el Nuevo Testamento es, quizá, el mejor ejemplo de ello.

15
Veamos cada nombre y su relación con nosotros:

II.- Elohim (o ELÍ)

Elohim es el Nombre más usual, el Nombre más


general. La traducción correcta quizá sería simplemente
"Dios". El Nombre quiere decir Ser Supremo, el
Todopoderoso, el Ser Primero, El Señor. Es el Nombre, por
así decirlo, menos personal y, más genérico.

Este Nombre se emplea como palabra, en el sentido


de referirse a los ídolos, a dioses falsos, o a lo que se toma
por dios, o que se acepta como tal.

III.- Elyon

Este nombre es de la misma familia etimológica que


Elí y Elohim, pero es más nombre propio. Quiere decir "el
Dios más alto", o "Dios Altísimo". Este nombre se emplea
sobre todo en la historia de Abraham (Gen 1 4:17-22).
También se encuentra en Núm. 24:16 e Isaías. 14:14, etc. El
Nombre revela a Dios como el glorioso, el muy elevado, el
trascendente. El Nombre provoca respeto, reverencia,
devoción, fervor, lealtad y veneración. Todo Nombre de
Dios es una relación que El establece con su pueblo. En este
Nombre lo vemos más claramente. El Nombre mismo sirve
para hacernos responder de cierto modo.

IV.- Adonay (o Adonai)

Este Nombre quiere decir "dueño" o "amo". También


quiere decir "el que juzga y gobierna". Aunque nuestra
cultura tiene costumbres distintas, en el mundo antiguo
16
estuvieron muy relacionados los dos conceptos – el de ser
dueño y el de gobernar. Otra vez vemos cómo el Dios
sublime y soberano entra en relación benéfica con sus
criaturas pues ama lo suyo y lo gobierna para su bien.

V.- Shaddai (o El-Shaddai)

En Éxodo 6.3 la Biblia nos dice que Dios apareció a


Abraham, a Isaac a Jacob como "Dios omnipotente, (El
Sheddai). Esta traducción es una pista segura para el
significado del Nombre. Quiere decir, desde luego,
"Omnipotente".

Se refiere al hecho de que es Señor de todos los


poderes de la naturaleza, el que dirige la lluvia, las
tormentas, el relámpago y las olas del mar. También el que
pone en orden las estaciones del año, controla los ríos y
causa los terremotos.

Lo importante de este Nombre es que la revelación


proporcionada por el nombre protege al pueblo de Dios de
las muchas formas de superstición, de "divinizar" las fuerzas
naturales y de hacer dioses o santos para controlarlas. Este
Nombre indica que Dios es Señor de la providencia, que
controla y dirige la historia y todas las fuerzas que la dirigen.

VI.- Jehová

Este Nombre, que aparece en la Biblia como el


Nombre del Dios del Pacto, es el más empleado como
nombre propio. Es el Nombre que su pueblo invoca; es el
Nombre al que Dios responde. En hebreo este Nombre se

17
expresa con el "tetragrama" sagrado YHWH, que siempre se
escribía sin vocales.

Este Nombre fue revelado en su etimología en Ex


13:14-16 y 6:1-8. El Nombre revela la independencia de
Dios, el hecho de que es por sí mismo y no depende de
nadie ni de nada. Él mismo es la base de su propio Ser y no
tiene que responder a otro, ni pedir permiso. Para Él no hay
condiciones ni circunstancias ajenas a su voluntad; nada de
Él está condicionado por otro. Solamente un Dios de este
tipo puede ser el Dios del Pacto, porque solamente este
Dios puede hacer y cumplir sus promesas. Si en algo está
condicionado, si depende por algo o de otros, sus promesas
no pueden ser absolutas, sino condicionadas. Pero las
promesas de Dios son seguras en Jesucristo porque nuestro
Dios es Jehová, el Dios que no depende de nadie en ningún
sentido.

En cierto modo, este es el Nombre más importante


para nosotros. Es el Nombre más personal, y el Nombre por
medio del cual Dios se relaciona con nosotros más
íntimamente. El Nombre que corresponde a este Nombre en
el Nuevo Testamento es el Nombre "JESUS".

Preguntas de repaso

1) ¿Con qué intención Dios se da a conocer a nosotros con


muchos nombres?
2) ¿Qué nos enseña de Dios el nombre Adonai?
3) ¿Qué significa El-Shaddai?

18
4) ¿Qué importancia tiene para nosotros el nombre de
Jehová?
5) ¿Cuál es el nombre de Dios en el N.T. que corresponde al
nombre Jehová?

19
LECCIÓN No.04
TITULO: ¿CUÁL ES EL NOMBRE DE DIOS? (II)

LECTURA BIBLICA: Hechos 17:16-33

Objetivos Específicos:

1) Conocer los nombres de Dios en el Nuevo


Testamento y sus correlativos en el Antiguo
Testamento.
2) Saber los significados de los nombres de Dios en el
Nuevo Testamento y lo que revelan de sí mismo.

Introducción:
Dios en su comunicación con nosotros nos ha
revelado hasta su pensamiento, por eso podemos saber lo
que piensa. En esta lección enfocaremos nuestra atención
sobre lo que Dios piensa de Sí mismo.

Seguimos con los Nombres revelados en el Nuevo


Testamento. Hacemos propia la idea de progresividad en la
revelación de Dios. Este concepto es importante, porque la
idea de "progresividad” implica que la revelación nueva se
agrega a la anterior, completándola y aumentándola; pero
no cancelándola ni anulándola, a veces, superándola más no
contradiciéndola.

Así también acontece con los Nombres de Dios; el


hecho de que la revelación nueva se agregue a la anterior
hace que tengamos que entender los Nombres dados por

20
primera vez en el Nuevo Testamento a la luz de los
Nombres del Antiguo Testamento. Dios no cambia de
carácter, no cambia de Nombre, sino amplía su revelación
agregando Nombres.

I.- "Theos", Dios excelso.

De acuerdo con la manera de pensar de los griegos,


el Nombre "'Theos" se refería al ser supremo. Pero en el
Nuevo Testamento, se usa para indicar que Él es un Dios
personal, es el Dios Creador, el Dirigente de la historia, el
que cuida y ama, es "el ser más grande cual no hay otro". Es
el Dios que habló con Abraham, Isaac, Jacob, etc., y es el Ser
en quien "vivimos y nos movemos y somos" (Hechos 17:28).

II.- Kurios (o Kyrios)

Kurios es la traducción griega, del nombre hebreo


"Adonai”. En español es "Señor". Los conceptos de dueño y
amo son los predominantes. El "Kurios" es a quien debernos
lealtad, fidelidad, honor, respeto, y contra quien no tenemos
opción; su palabra es final. Es el regente que tiene autoridad
y poder legal. En muchos casos se emplea en los textos que
se refieren al uso del Nombre "Jehová" en el Antiguo
Testamento. (Compare Salmo 110: 1 con Mateo. 22:43-44,
Mar. 12:36. Luc. 20:42, Hech. 2:34).

El Nombre "Kurios", en el sentido más elevado, se


emplea con suma frecuencia para referirse a nuestro
Salvador.

21
III.- Pater

Antes de hablar directamente del Nombre "Pater",


debemos recordar que los nombres de Dios no son, en
primer lugar, identificaciones ni designaciones sino
revelaciones del Ser de Dios en su relación con su pueblo y
con el mundo. Cada Nombre hace resaltar algunas verdades
a cerca de Dios, y hace que Dios sea conocido por nosotros.
En segundo lugar los Nombres son también maneras en que
Dios se relaciona con nosotros y, por eso, también maneras
en cómo nosotros nos relacionamos con Dios. Si Dios es el
dueño (Adonai, Kurios) es "nuestro" dueño, y somos su
posesión. Si Dios tiene toda autoridad, todo derecho y todo
poder, estos son poder, derecho y autoridad "sobre
nosotros". Cada Nombre habla de esta relación con
nosotros.

Es el Nombre que más establece una relación. El


Nombre "Pater" lleva en sí, como una inferencia inmediata,
la idea de "hijo", una relación que vivimos y practicamos si
somos cristianos. Dios se ha revelado como Padre, para
designar su relación con el pueblo en el Antiguo
Testamento (Deut. 32:6, Sal. 103:13, Is. 63:16,64:8, Jer. 3:4,
19; 31:9; Mal. 1:6, 2:10, etc.). El pueblo se llama "hijo"
también en muchas citas (por ejemplo: Ex. 4:22; Deut. 14:1,
32:19; Is. 1:2; Jer. 31:20; Os. 1:10; 11:1). Bendito Dios que en
Cristo nos ha dado el privilegio de hacer uso de este
nombre, Dios siempre fue Padre, y se había revelado como
Padre, pero ahora, en Cristo Jesús, nos da el derecho de
dirigirnos a Él, como nuestro Padre.

Este nombre hace referencia al hecho de que


debemos nuestro ser a Dios; pero hace énfasis sobre su
22
compasión, su cuidado, su misericordia, su amor, su ternura,
su afecto, su cariño, etc., etc. Estas cualidades fueron
conocidas en el Antiguo Testamento; pero en el Nuevo
Testamento las pone en relieve. Los Salmos, sobre todo,
están llenos de estos atributos de Dios, pero la revelación
del amor de Dios en Cristo hace que sean una experiencia
viva del cristiano. EL Nombre "Padre" y el uso correcto de él
hacen que la relación implícita en este Nombre, sea nuestro
vivir y nuestra perpetua esperanza.

Preguntas de repaso:

1) ¿Cuáles son los nombres de Dios en el Nuevo


Testamento?

2) ¿Cuál es el imperativo para nuestras vidas el llamarle


Señor o Jesucristo?

3) ¿Por qué el nombre "Padre" tiene mucha esperanza a la


vida del cristiano?

23
LECCIÓN No.05
TITULO: ¿CUALES SON LAS CARACTERISTICAS
DE DIOS? (I)

LECTURAS BIBLICAS: Salmo 102:12-23; 135:1-7, 13-21;


139:7-12

Objetivo:
1) Conocer: Cómo es Dios a partir de lo que Él mismo
nos revela de Sí.
2) Entender: que el lenguaje humano es insuficiente
para explicar las características de Dios.

Introducción:
El lenguaje humano es insuficiente para describir a
Dios, tampoco nuestra mente es capaz de imaginar a Dios y
nuestras manos son incapaces de dibujar algo que se
acerque a Dios, además, Dios mismo lo prohíbe.

Los teólogos, siguiendo el ejemplo de las Escrituras,


hablan de los "atributos" de Dios. Lejos de querer hacer un
retrato de Dios, más bien nos hablan de sus "virtudes" (1ra.
P. 2:9), las perfecciones o excelencias que Dios mismo, en su
Palabra se atribuye a Sí Mismo. Son, para decirlo en una
forma demasiado sencilla, las "características" que Dios
mismo revela en términos humanos. Una definición más
técnica de los atributos puede ser la siguiente: "Son las
perfecciones del Ser Divino según las Escrituras, o las que
son visiblemente ejercidas por El en las obras de la creación,
providencia y redención". En base a lo que dice la Palabra

24
de Dios, un atributo es algo conocido de Dios, o algo que
podemos afirmar de Dios.

I.- La clasificación de los atributos de Dios

Algunos han hablado de los atributos naturales de


Dios como distintos de los atributos morales.
Los naturales serían los que hablan del Ser en sí, de lo que
Dios es por naturaleza, (simplicidad, infinitud, etc.), y los
morales los que revelan una personalidad (justicia, santidad,
sabiduría, etc.).

Pero la distinción es forzada. En primer lugar, porque


Dios no es simplemente un Ser, como si tuviera una
naturaleza más allá de ser Dios, y, en segundo lugar, porque
los atributos morales son verdaderamente naturales para
Dios.

Otros han hablado de atributos absolutos y relativos,


conforme a las distinciones mencionadas arriba.
Pero otra vez encontramos que todo para con Dios es
absoluto, y nada depende de lo que es relativo a alguna
otra cosa que no sea Dios mismo.

A la teología reformada, con sus raíces en el


pensamiento de la teología de Agustín de Hipona, le ha
parecido útil hablar de los atributos comunicables y los
incomunicables.

Los comunicables son los que Dios comparte con su


creación, específicamente con las criaturas hechas a su
imagen. Los incomunicables son los que no comparte con
otro ser, y se los reserva para El mismo. De los atributos
25
incomunicables no vemos rastro en el ser humano; de los
comunicables sí, y es lo que hace del hombre la imagen de
Dios.

II.- Los atributos incomunicables

Los atributos incomunicables son las perfecciones


atribuidas a Dios en las Escrituras. Aunque pudieran ser más,
afirmamos solamente cuatro: la "aseidad", la "simplicidad",
la "inmutabilidad" y la "infinitud" (o infinidad). Ahora,
tenemos que exponer lo que afirmamos con estos atributos
de Dios.

a) Cuando hablamos de la "aseidad" de Dios afirmamos que


Dios existe por Sí Mismo. Tiene su origen en Sí Mismo. No
es causado. Un aspecto de este atributo es su
independencia, o sea: no depende de nada, nada de Él está
condicionado por algo fuera de Él. Jesús afirma este atributo
en cuanto al Padre y en cuanto a sí mismo en Juan 5:26. De
acuerdo con este atributo, Dios es absoluto; más allá de Él
no hay nada, ni leyes, reglas, formas ni principios a los que
tenga que sujetarse y que estén por encima de Él.

b) La "simplicidad" de Dios nos informa que Dios no está


compuesto, no tiene partes. La "simplicidad" de Dios implica
que no se puede contraponer la inteligencia de Dios a su
sentimiento, ni su voluntad a su sabiduría. Dios es puro, es
decir, Dios no está compuesto como nosotros de cuerpo y
alma.

C) La "inmutabilidad" de Dios es aquella perfección


(atributo) que afirma la imposibilidad de todo cambio,
evolución, progreso, crecimiento o degeneración de Dios.
26
Este atributo corresponde a la revelación de Dios como
Dios del Pacto; sin este atributo, la idea del Pacto es
imposible.

d) Cuando afirmamos la "'infinitud" de Dios aseveramos que


Dios queda libre de todas las limitaciones; no es limitado
nunca. No está limitado ni en tiempo ni en espacio. La
"infinitud" de Dio en cuanto al tiempo es lo que llamamos
"su eternidad"; la falta de limitaciones espaciales la
llamamos "inmensidad”, la eternidad y la inmensidad de
Dios son aspectos de su "infinitud".

La eternidad implica que el tiempo es un aspecto de


la creación de Dios, y no de Dios mismo. Dios no tiene
principio ni fin; es el Alfa y el Omega. Es más que duración
sin fin, pero seguramente es eso. Dios llena todo el tiempo,
aunque siendo eterno no hay sucesión en Él. La inmensidad
implica que no hay lugar donde no esté Dios, tal como no
hay tiempo en el que no esté. La omnipresencia de Dios es
una expresión de su inmensidad, pero es más. La
omnipresencia señala la presencia de Dios en todo espacio;
la inmensidad señala su trascendencia sobre el espacio. Dios
está, por así decirlo, donde no hay espacio, más allá del
espacio que, junto con el tiempo, es un aspecto de la
creación.

Preguntas de repaso

1) ¿Por qué debemos tener mucho cuidado al hablar de las


características de Dios?

27
2) ¿Qué es un atributo?

3) ¿Cuáles son los atributos incomunicables de Dios?

4) ¿Cuál es el atributo que resume la eternidad y la


inmensidad de Dios?

5) ¿Por qué decimos que Dios es un ser simple?

28
LECCIÓN No.06
TITULO: ¿CUÁLES SON LAS CARACTERISTICAS
DE DIOS? (II)

LECTURAS BIBLICAS: Salmo 146:5-10; Oseas 14:1-9; Jonás


4:2

Objetivos:

1) Conocer los atributos comunicables de Dios.


2) Saber cómo se manifiestan en la vida de los hijos de Dios.

Introducción:
Los atributos comunicables, son virtudes que Dios
compartió con los hombres. Estas virtudes forman la imagen
de Dios en nosotros, como un eco o una analogía; pero son
características que podemos afirmar como pertenecientes
también al ser humano.

Vamos a considerar ocho atributos, siguiendo nuestra


tradición teológica, estos son: la soberanía, la veracidad, la
justicia, la santidad, el amor, la sabiduría, la bondad, y el
conocimiento de Dios.

I.- La soberanía

Casi siempre hablamos de la soberanía como si fuese un


atributo de Dios solamente, y que nada de esto tuviéramos
nosotros. Pero la verdad es que la soberanía es uno de los
atributos comunicables de Dios; su eco o analogía se halla
también en nosotros. Dios es nuestro Soberano absoluto;

29
pero hay otros tipos de soberanos, limitados y relativos,
pero soberanos en cierto grado. La soberanía tiene que ver
con la voluntaria dirección de las actividades de uno. Ejerzo
mi soberanía (por muy limitada que sea) cuando me pongo
voluntariamente zapatos cafés o corbata azul. Lo hacemos
cuando nos sentamos adrede adelante en la Escuela
Dominical o cuando preparamos la ofrenda, antes de salir
hacia la Iglesia. La soberanía se practica en la autodirección.
Dios es soberano en que Él mismo se dirige, decide sus
acciones y las hace, y no está manejado por las situaciones
y/o circunstancias. La soberanía de Dios es eterna,
independiente, inmutable, infinita, simple, justa, buena,
sabía, santa, etc.

II.- La veracidad

Dios es perfectamente consecuente consigo mismo.


Dice la verdad y es la verdad. No hay en Él, ni en su
revelación, ningún engaño ni ninguna mentira. La fidelidad
de Dios a su pacto y a sus promesas es una expresión de su
veracidad. Nosotros también tenemos este atributo:
podemos dar la palabra y cumplir con ella, y podemos (¡y
debemos!) ser consecuentes con nosotros mismos. Dios es
veraz, y es el modelo para la veracidad nuestra.

III.- La justicia

La justicia es el atributo que nos permite afirmar que


Dios cumple con sus propias normas; que nunca es culpable
de infringir alguna de sus leyes o reglas. Dios premia,
retribuye, remunera y, castiga de acuerdo con el derecho
que Él Mismo estableció. Este es el sentido de lo que dice
30
Pedro cuando afirma que Dios no hace acepción de
personas (1 Pe. 1: 17), y de Santiago cuando dice que si
nosotros hacemos acepción de personas es pecado (Stg.
2:9). La recompensa, buena o mala, siempre está de acuerdo
con lo establecido por Dios, y no importa que la persona
sea rica, influyente o persuasiva: Dios cumple con lo que Él
mismo puso como norma. Nosotros tenemos que
esforzarnos, siendo la imagen de Dios restaurada en Cristo,
para reflejar esto en todo nuestro ser y qué hacer.

Preguntas de repaso
1) ¿Por qué hay algunas características de Dios o
atributos que llamamos comunicables?

2) ¿Qué es lo que forma la imagen de Dios en el


hombre?

3) ¿Por qué decimos que la soberanía, como una


característica de Dios, es comunicable?

4) ¿De qué manera podemos reflejar en nosotros el


atributo divino de la veracidad?

5) ¿Cuál es el atributo que nos permite afirmar que Dios


no es culpable de ninguna infracción?

31
LECCIÓN No.07
TITULO: ¿CUALES SON LAS CARACTERISTICAS
DE DIOS? (III)

LECTURA BIBLICA:

Introducción:
La Biblia constantemente llama nuestra atención a
que observemos las grandes virtudes de Dios, a fin de
enseñarnos que nuestro Dios es un Ser altamente moral y
que nosotros teniendo alto honor de llevar su imagen
asumamos esa tarea con responsabilidad.

IV.- La santidad

La santidad de Dios se refiere a su separación de


todo mal, de todo pecado y de toda malevolencia. La idea
fundamental de santidad es la separación. La santidad de
Dios indica que Él se mantiene aparte y separado de todo lo
que no es Dios. Denota su excelencia moral y ética, la
pureza de sus motivos y acciones. La santidad de Dios se
expresa en su trascendencia. Vemos esto, por ejemplo, en Is.
6:3, 57:15; Ex. 15:11; 1 S.2:2 y Os. 11:9. Dios está por encima
del hombre y del resto de la creación; no está
"contaminado" con el pecado del hombre, ni envilecido con
la putrefacción resultante del pecado en la naturaleza. La
santidad también se expresa en lo que la Biblia llama "la
majestad de Dios". A raíz de su propia santidad Dios exige
de sus criaturas racionales, sobre todo de los redimidos, que
ellas sean también santas y puras (1 P. 1: 15-16), (Lev. 11:45,
20:7).

32
V.- El amor

Cuando decimos "Dios es amor", debemos decirlo


con justicia, es decir conscientes de que esta expresión no
determina la totalidad de la verdad acerca de su ser, sino
que esta es una parte de la verdad, pues al igual que Dios es
amor, también es justicia. El amor de Dios es mucho más
grande que cualquier énfasis que pudiéramos darle; pero no
debemos, en nombre del amor, descuidar los demás
atributos, ni poner el amor por encima de los otros porque
ningún atributo es mayor que otro.

Las expresiones más notables del amor se ven en su


misericordia, su gracia y su longanimidad. La gracia es el
amor de Dios ejemplificado en la salvación, pues "gracia" se
refiere a la salvación. La Misericordia es la expresión de su
amor que revela a Dios como ser compasivo. Se refiere a su
relación con el pobre, el oprimido, la viuda y el huérfano,
etc. ¿Cuántas veces se encuentran tales expresiones en las
Escrituras? Siendo nosotros la imagen de Dios y renovados
en Cristo, tenemos el deber de mostrar este atributo en
nuestra vida y actitudes. La longanimidad se refiere a su
benigna paciencia.

VI.- La sabiduría

La sabiduría de Dios está relacionada con su


omnisciencia, pero es más. Es por así decirlo, la inteligencia
de Dios de relacionar, aplicar, dirigir sus infinitos
conocimientos. La sabiduría incluye el conocimiento y su
empleo del mismo. La sabiduría tiene que ver con fines y
propósitos, y los medios para lograrlos. La sabiduría de Dios
se ve en la creación, en su armonía y concordancia. El hecho
33
de que Dios es sabio hace muy pertinente lo dicho por el
salmista de que “el temor de Jehová es el principio de la
sabiduría”. También somos llamados a ser sabios y a
reflejar, como su imagen, este atributo de Dios. No
podemos serlo sin que sepamos de su sabiduría. Para
nuestro beneficio su sabiduría se manifiesta en la creación,
en la providencia, en la redención, y, sobre todo, en su
revelación.

VII.- La bondad

Cuando afirmamos que Dios es bueno decimos que


hace el bien. Cuando hablamos de la bondad de Dios,
hablamos de lo que algunos llaman "su gracia común" (que
en el sentido estricto no es gracia, puesto que no es
salvadora). Se refiere a la benevolencia que Dios muestra
hacia toda su creación, y no solamente a los redimidos. Los
ídolos, entonces, no pueden ser buenos. Nosotros debemos
ser todo lo que debe ser el ser humano; debemos ser
buenos seres humanos y, además, debemos mostrar
benevolencia hacia la creación de Dios.

VIII.- El conocimiento

Este atributo se refiere en primer lugar al auto-


conocimiento que Dios tiene respecto de sí, pues Dios se
conoce exhaustiva e intuitivamente sin necesidad de un
proceso de aprendizaje. No hay nada escondido para Dios,
ni las profundidades de su propio ser. Su conocimiento es
una penetrante percepción en la esencia de todas las cosas,
conoce todo por lo que realmente es, pues, siendo Dios el
creador de todo, su autoconocimiento abarca todo. Como
criaturas de Él, que debemos reflejar su gloria también en el
34
conocimiento, tenemos que esforzarnos para pensar sus
pensamientos y saber lo que Dios quiere que sepamos. Dios
es conocido solamente por lo que se revela

Preguntas de repaso.
1) ¿Qué es la sabiduría de Dios?
2) ¿Para qué puede servirnos a nosotros la sabiduría?
3) ¿Cómo podemos reflejar la gloria de Dios en nuestro
conocimiento?
4) ¿Qué significa la santidad de Dios?
5) ¿Cómo se da en nosotros el atributo de la sabiduría?'

35
LECCIÓN No.08
TITULO: ¿CÓMO ES SU VOLUNTAD? (I)

LECTURA BIBLICA:

Introducción:
La voluntad de Dios se expresa en un plan
determinado soberanamente en la eternidad, esta soberana
voluntad (decreto) de Dios gobierna indiscutiblemente a
toda su creación.
Los decretos de Dios son su propósito eterno, según el
consejo de su propia voluntad, por los cuales, para su
propia gloria, Él ha ordenado anticipadamente todo lo que
llega a acontecer.

I. EL FIN ÚLTIMO DE LOS DECRETOS ES LA GLORIA DE


DIOS:

La Biblia dice al respecto: Señor eres digno de recibir la


gloria y el honor y el poder; porque tu creaste todas las
cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas
(apocalipsis 4:11). Las cosas fueron creadas por Dios y para
Dios, las cosas fueron hechas para que declaren su gloria.
Así también todo el plan de redención fue diseñado para
revelar su gloria (1° Corintios 1:26-31). La Biblia, por tanto,
pone a Dios en primer lugar y el bien de la creación en
segundo lugar.

Esta es precisamente la distinción de las iglesias


Reformadas, porque admiten la supremacía y soberanía de
Dios en las operaciones de su providencia y gracia para
determinarlo todo para su propia gloria; entre tanto que las
36
iglesias Arminianas tienden a restringir la libertad de la
acción de Dios por los presuntos poderes y prerrogativas
del hombre.

Es necesario admitir que el bien del universo resulta en


proporción al conocimiento de Dios, es decir que en cuanto
más sea conocido Dios, más se promueve el más alto bien
del universo. Es necesario conocer mejor a Dios porque el
conocimiento de Dios es la base y la suma de todo bien.

II. EL DECRETO DE DIOS ES UN SOLO PLAN QUE LO


ABARCA TODO:

Dios no fue formando decretos conforme fueron


apareciendo emergencias, es decir los decretos no son
sucesivos, sino que es único y perfecto (lo abarca todo).
Podemos decir con toda seguridad que la creación,
providencia y redención, forman parte del único plan divino.
Es imposible que Dios en el tiempo se proponga hacer algo
que no fue contemplado y planeado originalmente por Él;
esto implicaría que los planes de Dios no son perfectos y
por ende tampoco podríamos decir que Dios es un ser
perfecto. Más si Dios es perfecto, sus planes son perfectos.

Como el propósito de Dios incluye un número indefinido


de acontecimientos, y como estos acontecimientos están
mutuamente relacionados, hablamos de los decretos de
Dios como muchos, también la Biblia habla de los decretos
de Dios en plural y que Dios determina ciertos
acontecimientos a causa de otro; es que la Biblia presenta
los decretos de Dios como aparecen ante nosotros en su
revelación sucesiva y en sus mutuas relaciones y no como
existen desde la eternidad en la mente de Dios, por causa
37
de nuestra mente finita que no alcanza a ver el todo como
una unidad, pero Dios que es infinito hizo un solo plan que
lo abarca todo.

III. EL DECRETO DE DIOS ES ETERNO

Todos los acontecimientos en el tiempo son reveladores


de un propósito que fue formado en la eternidad y nada
acontece que no esté incluido en dicho plan eterno.

Efesios 3:11 dice que la salvación de los hombres


acontece según el propósito eterno que fue hecho en Cristo
Jesús, Efesios 1:4 que los creyentes fueron escogidos en
Cristo antes de la fundación del mundo, y Romanos 11:33-
36 que el sacrificio de Cristo fue determinado desde antes
de la fundación del mundo y que este era un misterio
escondido que fue revelado al final de los tiempos.

Estos son unos de los muchos ejemplos presentados en


la Biblia de que todo lo que acontece es cumplimiento del
plan de Dios formado en la eternidad y que nada acontece
fuera de dicho plan eterno.

IV. LOS DECRETOS DE DIOS SON INMUTABLES

Dios es infinito en sabiduría y poder, por eso no


puede ser sorprendido por la emergencia de algo
imprevisto ni nada puede resistirse a la ejecución de su
intención original, por eso decimos que en él no existen
causas de cambio, Salmo 33:11 dice que el decreto de
Jehová permanece para siempre; los designios de su
corazón por todas las generaciones. Nuestra confianza está
38
en que todo está determinado por Dios y acontece bajo el
ejercicio de su gobierno por lo que debemos tener toda la
confianza en que su ejercicio gubernamental será llevado en
perfecto dominio hasta el final.

V. LOS DECRETOS DE DIOS SON EFICACES

Todo lo que Dios ha determinado ciertamente


acontecerá, sea que él haya determinado llevarlo a cabo por
su propio poder, o simplemente que permita que sucedan
por acción de sus criaturas. En tal caso Dios ha hecho, hace
y hará siempre el bien, pero en cuanto al mal solo permite
que suceda. Dios es autor del bien pero no es el autor del
mal

Preguntas de repaso
1) ¿Qué es lo que Dios quiere como fin principal de
todas las cosas?
2) ¿Qué es lo que realmente se necesita para promover
el bien del universo?
3) ¿Por qué Dios no puede improvisar planes pero
nosotros sí?
4) ¿Cuál es el fruto del conocimiento de que Dios ha
determinado todas las cosas y acontecen según su
voluntad?
5) ¿Por qué decimos que los decretos de Dios son
eficaces?

39
LECCIÓN No.09
TITULO: ¿COMO ES SU VOLUNTAD? (II)

LECTURAS BIBLICAS: Hechos 4:23-31; Ef. 1:9-12

Objetivos: Descubrirá las tres expresiones de la voluntad de


Dios.

Aprenderá a vivir según la voluntad de Dios

Introducción:
Como hemos visto, la voluntad de Dios, su autoridad
soberana sobre su creación y sobre todo lo que en ella hay,
es un tema muy importante en la Biblia y ocupa un espacio
considerable en la revelación especial, por eso le hemos
dedicado suficiente espacio en este manual. Podemos
referirnos a la voluntad de Dios, por lo menos, de tres
maneras distintas.

I. VOLUNTAD DECRETIVA

El concepto más amplio se conoce como la voluntad


secreta, decretal, o soberana de Dios. Los teólogos
utilizan esta expresión para referirse a la voluntad de Dios
por medio de la cual en su soberanía ordena todo lo que
tiene lugar. Como Dios es soberano y su voluntad no puede
verse frustrada, podemos tener la certeza de que nada
sucede fuera de su control. Por lo menos, debe "permitir"
que suceda. Pero incluso cuando Dios pasivamente permite
que sucedan las cosas, elige permitirlas en la medida que
40
siempre tiene el poder y el derecho de evitar e intervenir en
las acciones y los acontecimientos de este mundo. En la
medida que permite que las cosas sucedan, "está
disponiendo" de ellas, sin embargo no son arbitrarias a su
decreto.

II. VOLUNTAD PRECEPTIVA

Aunque la soberana voluntad de Dios nos suele ser


desconocida hasta que se haya cumplido, hay un aspecto de
su voluntad que nos resulta muy claro -su voluntad
preceptiva. Dios revela su voluntad por intermedio de su
santa ley, en relación a este tipo de ley, afirmamos que es el
deseo de Dios para conducta humana. Por ejemplo, es la
voluntad de Dios que no robemos, que amemos a nuestros
enemigos; que nos arrepintamos; que seamos santos. Este
aspecto de la voluntad de Dios nos ha sido revelado en su
Palabra y en nuestras conciencias, en las que Dios ha escrito
su ley moral sobre nuestros corazones.

Sus leyes, ya sean las que encontramos en la Escritura o


en nuestro corazón, tienen plena vigencia. No tenemos
ninguna autoridad para violar su voluntad. Tenemos el
poder o la capacidad de distorsionar la voluntad preceptiva
de Dios, pero nunca tendremos el derecho de hacerlo.
Tampoco es una excusa que nos disculpemos por pecar,
diciendo: "Lo que será, será". Puede ser la voluntad
soberana y secreta de Dios que se nos "permita" pecar, al
disponer que su voluntad se cumpla por intermedio de los
actos pecaminosos del agente. Dios dispuso que Jesús fuera
traicionado por instrumento de la traición de Judas. Pero
esto no convierte al pecado de Judas en una traición menor
o a Judas en menos malvado. Cuando Dios nos "permite"
41
que transgredamos su voluntad preceptiva, no debemos
entender este permiso en un sentido moral, de otorgarnos
un derecho moral. Su permiso nos da el poder de pecar,
pero no el derecho a pecar.

III. VOLUNTAD DE DISPOSICIÓN

La tercer manera como la Biblia habla de la voluntad de


Dios es con respecto a la voluntad de disposición de Dios.
Esta voluntad nos describe la actitud de Dios. Nos define
qué es lo que le agrada a Dios. Por ejemplo, Dios no se
deleita en la muerte, pero dispone o decreta la muerte de
los malvados. El deleite supremo de Dios está en su propia
santidad y justicia. Cuando Dios juzga al mundo, se deleita
en reivindicar su propia rectitud y justicia, pero no se
complace por haberse vengado, para decirlo de cierto
modo, de los que debían recibir su juicio. Dios se complace
cuando nosotros encontramos nuestro placer en la
obediencia. Se desagrada, y mucho, cuando somos
desobedientes.

Muchos cristianos se preocupan, y hasta llegan a


obsesionarse, por encontrar la "voluntad" de Dios para sus
vidas. Si la voluntad que estamos buscando es su voluntad
secreta, oculta, o decretal, entonces nuestra búsqueda será
infructuosa. El consejo secreto de Dios es un secreto que le
pertenece. No le ha agradado darlo a conocer a nosotros.
Lejos de ser una señal de espiritualidad, la búsqueda de la
voluntad secreta de Dios es una invasión inexcusable a lo
que es privativo de Dios. El consejo secreto de Dios no es
asunto nuestro. Por eso es que la Biblia asume, en parte,
una posición muy negativa con respecto a los adivinadores,
la necromancia, y otras formas de prácticas prohibidas.
42
Debemos ser sabios y seguir el consejo de Juan Calvino
cuando dijo: "Cuando Dios cierra su santa boca, dejo de
insistir". La verdadera señal de espiritualidad es la que
encontrarnos en quienes buscan conocer la voluntad de
Dios revelada en su voluntad preceptiva. Es la persona
piadosa que medita en la ley de Dios de noche y de día.
Mientras buscamos la "guía" del Espíritu Santo, es
fundamental que recordemos que el Espíritu Santo nos guía
antes que nada a la justicia. Hemos sido llamados a vivir
nuestras vidas de acuerdo con cada palabra que salga de la
boca de Dios.

La voluntad revelada de Dios deberá ser nuestra


ocupación; incluso más, en realidad deberá consistir en la
principal ocupación de nuestras vidas.

Pasajes bíblicos para la reflexión

Juan 19:11 Romanos 9:14-18. Efesios 1: 11. Colosenses 1:9-


14. Hebreos 6:13- 18. 2 Pedro 3:9.
Preguntas de repaso:
¿Qué es la voluntad decretiva?
¿Cómo se le llama a la voluntad de Dios revelada en su
Palabra?
¿Cuándo Dios nos permite pecar, nos asiste el derecho de
pecar?
¿Puede decretar Dios algo que no le agrada?

43
LECCIÓN No.10
TITULO: ¿COMO ES SU VOLUNTAD? (III)

LECTURAS BIBLICAS: Rom. 9:1-29; Ef.1:3-13

Objetivos:
Analizará los abundantes textos bíblicos que presentan ésta
doctrina
Descansará en ésta realidad divina.

Introducción:
Hay muy pocas doctrinas que despiertan tanta
controversia o provocan tanta consternación como la
doctrina de la predestinación. Es una doctrina muy difícil
que requiere ser tratada con mucho cuidado y esmero. Sin
embargo, es una doctrina bíblica y por lo tanto es necesario
considerarla.

Todas las iglesias cristianas tienen algún tipo de doctrina


sobre la predestinación. Es inevitable, porque el concepto
aparece claramente en la Sagrada Escritura. Estas iglesias sin
embargo están en desacuerdo, a veces en franco
desacuerdo sobre su significado. El punto de vista metodista
difiere del punto de vista luterano, que a su vez difiere del
punto de vista presbiteriano. Aunque todos estos puntos de
vista difieren, cada uno está intentando entender este tema
difícil.

44
I. FORMA ELEMENTAL

En su forma más elemental, la predestinación significa


que nuestro destino final, el cielo u el infierno, ha sido
decidido por Dios no solamente antes de que lleguemos allí,
sino antes incluso de haber nacido. Nos enseña que nuestro
destino está en las manos de Dios. Para expresar esto de
otro modo: desde la eternidad, antes de que existiésemos,
Dios decidió salvar a algunos miembros de la raza humana y
dejar que el resto de la raza humana perezca. Dios hizo una
elección, eligió a algunos individuos para que fuesen salvos
y disfrutaran la eterna bendición del cielo y eligió a otros
para que sufrieran las consecuencias de sus pecados hasta
el tormento eterno en el infierno.

II. CÓMO HACE DIOS LA ELECCIÓN

Esta definición es común para muchas iglesias. Pero para


llegar al centro de la contienda corresponde preguntarse:
¿Cómo elige Dios?

El punto de vista de las iglesias que no provienen de la


Reforma, es que Dios realiza esta elección en base a su
previo conocimiento. Dios elige para la vida eterna a las
personas que Él sabe han de elegirlo a Él. Es la noción
presciente de la predestinación porque descansa sobre el
previo conocimiento de Dios sobre las decisiones o actos
humanos.

Pero difiere en tanto que considera que la decisión final


para la salvación depende de Dios y no de nosotros. Según
esta noción, la elección de Dios es soberana. No descansa
sobre las decisiones o las respuestas previstas por Dios.
45
Considera que estas decisiones emanan de la soberana
gracia de Dios, o mejor dicho, son producto de la elección.

Además sostienen que, librada a sí misma, ninguna


persona escogería a Dios. Las personas caídas todavía
tienen una voluntad libre y son capaces de elegir lo que
desean. Pero el problema radica en que no tenemos ningún
deseo por Dios y no elegiríamos a Cristo a no ser por causa
de haber sido regenerados. La fe es el don que surge del
nuevo nacimiento. Solo los escogidos pueden responder en
la fe al evangelio.

Los escogidos se deciden por Cristo, pero sólo porque


fueron elegidos por Dios en primer lugar. Como en el caso
de Jacob y de Esaú, los escogidos son elegidos únicamente
en base a la soberana buena voluntad de Dios y no sobre la
base de nada que hayan hecho o que hayan de realizar.
Pablo nos dice: Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca
concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían
aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el
propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no
por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor
servirá al menor... Así que no depende del que quiere, ni del
que corre, sino de Dios que tiene misericordia. (Romanos
9:10-12, 16)

III. LAS DECISIONES DE DIOS SON LIBRES

Un problema polémico con respecto a la predestinación


es que Dios no escoge o elige salvar a todos. Se reserva el
derecho de tener misericordia sobre quien Él decide tener
misericordia. Algunas personas de la caída humanidad
reciben la gracia y la misericordia de la elección. Al resto,
46
Dios las pasa por alto dejándolas en su pecado. Los que no
han sido escogidos reciben la justicia. Los escogidos reciben
la misericordia. Nadie recibe la injusticia. No hay nada que
obligue a Dios a ser misericordioso hacia algunos o hacia
todos por igual. Es su entera decisión definir cuán
misericordioso desea ser. Sin embargo, nunca será culpable
de no ser justo con alguien (véase Romanos 9:14-15).

Pasajes bíblicos para la reflexión

Proverbios 16:4
Juan 13:18
Romanos 8:30
Efesios 1:3-14
2 Tesalonicenses 2:13-15

Preguntas de repaso:

¿Qué nos enseña la doctrina de la predestinación?


¿Dios nos elige para salvación porque de antemano sabía
que nosotros algún día decidiríamos seguirle?

¿Qué significa la expresión: Dios nos elige soberanamente?

¿Por qué no es injusto que Dios no elija a todos para


salvación?

47
LECCIÓN No.11
TITULO: ¿QUÉ HA HECHO DIOS?

LECTURAS BIBLICAS: Gen. 1; Salmo 24:1-2; Hebreos 1:1-4

Objetivos:
Diferenciará entre creador y creación.
Tomará su lugar como criatura y adorará a su creador
continuamente.

Introducción:
Todo lo que existe en el tiempo y el espacio tuvo un
principio. Como estamos rodeados por cosas y personas
que obviamente tuvieron un principio, nos vemos tentados
a saltar a la conclusión de que todo tuvo un principio. Esta
conclusión, sin embargo podría ser un salto fatal al abismo
de lo absurdo. Sería fatal para la religión. También sería fatal
para la ciencia y la razón.

¿Por qué? ¿No dije en un comienzo que todo lo que


existe en el tiempo y el espacio tuvo un principio? ¿No es
acaso lo mismo que decir que todo tuvo un principio? De
ningún modo. Resulta simplemente imposible lógica y
científicamente que todo haya tenido un principio. ¿Por
qué? Si todo lo que existe tuvo un principio, entonces debe
haber habido un tiempo cuando nada existía.

I. LA NADA ABSOLUTA NO EXISTIÓ JAMÁS.

Detengámonos un instante para reflexionar. Intentemos


imaginamos que nada existe. Absolutamente nada. No

48
podemos ni siquiera concebir la nada absoluta. El concepto
en sí mismo es la negación de algo.

Sin embargo, si dicho tiempo cuando nada existía fue,


¿qué habría ahora? Exactamente ¡Nada! Si no había nada,
entonces la lógica me obliga a deducir que siempre habrá
nada. Ni siquiera es posible hablar de un "siempre" en que
nada hubo.

II. ES EL RESULTADO LÓGICO DE LA EXISTENCIA


DE LA NADA

¿Cómo podemos tener tanta certidumbre, en realidad, la


más absoluta de las certezas, de que si no había nada
entonces no habría nada ahora? La respuesta es
sorprendentemente sencilla, a pesar de que hasta las
personas muy inteligentes tropiezan con éste hecho tan
obvio. La respuesta es sencillamente que no se puede
extraer algo a partir de la nada. Una ley absoluta de la
ciencia y de la lógica es ex ni hilo nihil fit (de la nada, nada
surge). La nada no puede producir nada. La nada no puede
reír, cantar, llorar, trabajar, bailar o respirar. Y de ningún
modo puede crear. La nada no puede hacer nada porque
nada es. No existe. No tiene absolutamente ningún poder
porque no es.

Para que algo surgiera de la nada tendría que poseer el


poder de la auto-creación. Debería ser capaz de crearse a sí
mismo, de traerse a la existencia. Pero esto es a todas luces
un absurdo. Para que algo se cree o se produzca a sí mismo
es necesario que sea antes de ser.

49
Pero si algo ya es, no tiene necesidad de ser creado. Para
crearse a sí mismo, algo debería ser y no ser, debería existir
y no existir, al mismo tiempo y en el mismo sentido. Esto es
una contradicción. Viola la más fundamental de todas las
leyes científicas y racionales, la ley de la no contradicción.

III. HAY UN SER SUPREMO QUE CONOCEMOS


COMO DIOS

Dios está "sobre y más allá" del universo en el sentido de


que Dios es un ser de orden superior a los otros seres.
Solemos referimos a Dios como el Ser supremo.

¿Qué es lo que convierte al Ser supremo en algo distinto


de los seres humanos? Notemos que ambos conceptos
tienen algo en común, la palabra ser. Cuando decimos que
Dios es el Ser supremo, estamos diciendo que es un tipo de
ser distinto a los seres ordinarios. ¿En qué consiste
precisamente esta diferencia? Lo llamamos supremo porque
no tiene principio. Él es supremo porque todos los demás
seres le deben su existencia a Él, mientras que Él no le debe
su existencia a nadie. Él es el Creador eterno. Todo lo demás
es la obra de su creación.

Cuando Carl Sagan y otros dicen que dentro del


universo, y no por encima o más allá del universo, hay algo
que no ha sido creado, simplemente están haciendo uso de
sofismas para hablar sobre la morada del Creador. Están
diciendo que lo que no fue creado vive aquí (dentro del
universo), y no "allá afuera" (por encima o trascendiendo el
universo). Pero esto todavía requiere la existencia de un Ser
supremo. La parte misteriosa, a partir de la cual provienen
todas las cosas creadas, todavía estará más allá y por
50
encima de cualquier otra cosa de la creación en términos de
ser. En otras palabras, todavía se requiere la existencia de un
Ser trascendente.

Cuanto más indagamos sobre este "Creador dentro del


universo", más se asemeja a Dios. No ha sido creado. Crea
todo lo demás. Tiene el poder intrínseco de ser.

IV. DIOS ES CREADOR Y EXISTE APARTE DE LA


CREACIÓN

Lo que resulta claro es que si algo ahora existe, entonces


debe haber un Ser supremo que lo hizo existir. La primera
afirmación de la Biblia es "En el principio creó Dios los
cielos y la tierra". Este texto es fundamental para todo el
pensamiento cristiano. No se trata solamente de una
afirmación religiosa sino que es un concepto racionalmente
necesario.

Preguntas de repaso
1) ¿Cuál es el problema si afirmamos que antes de la
creación nada existía?

2) ¿Qué se da a entender por ser supremo en esta lección?

51
LECCIÓN No.12
TITULO: ¿QUÉ HACE DIOS POR NOSOTROS
ACTUALMENTE?

LECTURAS BIBLICAS: Gen. 45:1-11; Salmo 33

Objetivos:
Aprenderá el significado de esta doctrina.
Aplicará esta verdad en su vida diaria.

Introducción:
En Rhode Island hay una ciudad importante llamada
Providence ("Providencia" en castellano). Este nombre tiene
algo de extraordinario. El nombre de la ciudad hace que nos
demos cuenta del abismo que separa el pensamiento de
nuestra sociedad actual del pensamiento de las
generaciones pasadas. ¿A quién hoy día se le ocurriría
llamar a una ciudad "Providencia"? La palabra de por sí
suena pasada de moda y arcaica.

I. EL UNIVERSO DEPENDE DE DIOS PARA EXISTIR


Los escritos de los cristianos de siglos pasados
constantemente hacían referencias a la providencia de Dios.
Parece ser como si antes del advenimiento del siglo veinte
los cristianos sintonizaban más con la providencia de Dios
en sus vidas que lo que sucede ahora. El espíritu del
naturalismo que entiende que todos los acontecimientos en
la naturaleza están gobernados por fuerzas naturales ha
hecho su impacto sobre nuestra generación.

52
La raíz del significado de la palabra providencia es
"prever o ver de antemano", o "proveer". La palabra, como
tal, no transmite el significado profundo de la doctrina de la
providencia. La doctrina implica mucho más que el hecho de
que Dios sea un espectador de los acontecimientos
humanos. Conlleva más que una simple referencia a su
previo conocimiento.

Los ministros de Westminster en el siglo diecisiete


definieron la providencia de la siguiente manera: Dios, el
gran Creador de todas las cosas, sostiene, dirige, dispone y
gobierna a todas las criaturas, acciones, y cosas, desde la
más grande hasta la más pequeña, por su más sabia y santa
providencia, de acuerdo con su previo conocimiento
infalible, y el libre e inmutable consejo de su propia
voluntad, para la alabanza de la gloria de su sabiduría, su
poder, su justicia, su bondad y su misericordia.

Dios también sostiene lo que crea. El universo no solo


depende de Dios para su origen, también depende de Dios
para continuar existiendo. El universo no puede ni existir ni
operar por su propio poder. Dios tiene todo en su poder. En
Él vivimos, nos movemos y somos.

II. DIOS GOBIERNA SU CREACIÓN


El punto central de la doctrina de la providencia es la
importancia otorgada al gobierno de Dios sobre el
universo. Él gobierna a su creación con absoluta soberanía
y autoridad. Gobierna todo lo que acontece, desde lo más
importante hasta lo más insignificante. No sucede nada que
esté fuera del alcance de su gobierno providencial
soberano. Él hace que caiga la lluvia y que brille el sol. Él
53
hace que surjan los reinos y los hace caer. Él tiene contados
los cabellos sobre nuestras cabezas y los días de nuestra
vida.

Hay una diferencia crucial entre la providencia de Dios y


el destino, la fatalidad o la fortuna. La clave de esta
diferencia la encontramos en el carácter personal de Dios. El
destino es ciego, mientras que Dios todo lo ve. La fatalidad
es impersonal, mientras que Dios es un Padre. La fortuna no
tiene voz, mientras que Dios puede hablar. No hay fuerzas
impersonales y ciegas actuando en la historia de la
humanidad. Todo acontece por la mano invisible de la
Providencia.

En un universo gobernado por Dios no hay lugar para


acontecimientos fortuitos. La casualidad no existe. Pero ni la
casualidad ni la probabilidad intrínsecamente tienen ningún
poder porque no son. La casualidad no es una entidad
capaz de influenciar la realidad. La casualidad no es algo.

III. NADA SUCEDE SIN LA PRESENCIA DE DIOS

Otro aspecto de la providencia es llamado la


concurrencia. La concurrencia se refiere a las acciones
coextensivas de Dios y los seres humanos. Somos criaturas
con nuestra propia voluntad. Podemos provocar
acontecimientos. Sin embargo, el poder causal que
ejercemos es secundario. La providencia soberana de Dios
trasciende nuestras acciones. Él cumple su voluntad a través
de las acciones de las voluntades humanas, sin violar la
libertad de dichas voluntades humanas. El ejemplo más
claro de concurrencia que encontramos en la Escritura es el
caso de José y sus hermanos. Aunque los hermanos de José
54
incurrieron en una culpa verdadera por haber traicionado a
su hermano, la providencia de Dios seguía actuando a través
de su pecado. José le dijo a sus hermanos: "Vosotros
pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para
hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho
pueblo" (Génesis 50:20).

La providencia redentora de Dios puede obrar incluso a


través de las acciones más diabólicas. La ofensa más grande
jamás cometida por un ser humano fue la traición de Cristo
por Judas. Sin embargo, la muerte de Cristo no fue un
accidente histórico. Estaba en concordancia con el consejo
determinado de Dios. El acto malvado de Judas hizo que
sucediera lo mejor que haya sucedido en la historia, la
Expiación. No es ninguna casualidad que ese día sea
conocido históricamente como el viernes "Santo".

Pasajes bíblicos para la reflexión


Génesis 1
Salino 33:1-9
Salmo 104:24-26
Jeremías 10:1-16
Hebreos 11:3
Job 38:1-41:34
Daniel 4:34-35
Hechos 2:22-24
Romanos 11:33-36

Preguntas de repaso
1) Según el naturalismo, ¿cuál es la causa de todos los
acontecimientos en la naturaleza?

55
2) Según el catecismo de Westminster, ¿qué hace Dios
ahora con su creación?
3) ¿Por qué la expresión, por casualidad yo pasaba por allí,
no es teológicamente correcta?
4) ¿Cómo es la manera cristiana de expresar la idea de la
pregunta tres?

Bibliografía

1. Berkhof, Luis. Teología sistemática. TELL


2. Nyenhuis, Gerald. El Dios que adoramos. Miami. Edit.
Unilit.1999

56
57
Propósito del curso

El presente curso ha sido elaborado para que los


hijos de Dios guardemos fielmente su palabra. Sea ella
como lo creemos, nuestra regla de fe y de práctica.
Es un acercamiento al matrimonio desde la creación,
principios inamovibles que debemos defender, practicar y
enseñar hoy. Que cada creyente encuentre en estas
lecciones lo necesario para poder conducirse en el mundo
de Dios.
Deseamos sobre todas las cosas que Dios sea
glorificado en los cielos y en la tierra, que sea reconocido el
señorío de su Hijo Jesucristo y que nos dejemos transformar
por el poder de su Espíritu Santo.

Pbro. Joel Sánchez Ramírez

58
Contenido

I. Fundamento Uno: Dios creador del matrimonio


Lección uno: El matrimonio: la unión del varón y la
mujer
II. Fundamento Dos: Un matrimonio con propósitos
divinos
Lección dos: Fuimos creados para estar en
compañerismo
Lección tres: El testimonio del amor divino
Lección cuatro: El hombre un ser sexuado
III. Fundamento Tres: El varón cabeza del matrimonio
Lección cinco: ¿El hombre es responsable en el
matrimonio? 1ª. Parte
Lección seis: ¿El hombre es responsable en el
matrimonio? 2ª. Parte
Lección siete: ¿El hombre es responsable en el
matrimonio? 3ª. Parte
Lección Ocho: ¿El hombre es responsable en el
matrimonio? 4ª. Parte
IV. Fundamento Cuatro: Cualidades del matrimonio
cristiano
Lección nueve: Fundamento del matrimonio
V. Fundamento Cinco: Varón y hembra como imagen
de Dios
Lección diez: La relación hombre – mujer en la Biblia,
como imagen de Dios
VI. Fundamento Seis: La familia cristiana, herederos
de una promesa
Lección once: Herederos de un pacto

59
FUNDAMENTO UNO
Dios, creador del Matrimonio
Lección uno: El Matrimonio la unión del Varón y la Mujer
Texto Clave: Génesis 1:27
Objetivo: Que el alumno aprenda a distinguir el concepto
humanista del matrimonio del concepto Bíblico a fin de que
establezca un fundamento firme para su matrimonio.
Principio Teológico: Dios Padre Todopoderoso es el
creador del matrimonio.
Introducción: En virtud de esta sociedad posmoderna
pagana, nos es necesario iniciar definiendo el concepto del
matrimonio. En esta lección pues, veremos que es Dios
quien crea el matrimonio, en virtud de lo cual Él mismo
establece el principio fundamental: el varón y la mujer
constituyen el matrimonio.

I. El Concepto Actual Pagano

El Paganismo: Este nuevo movimiento (aunque también


es muy antiguo) propone que es necesario reconstruir la
cultura pero con un fundamento distinto. Esta revolución
cultural propone la victoria sobre lo viejo. Es decir la victoria
de la liberación sexual sobre los inhibidos (sexualmente); de
la mujer profesional sobre la ama de casa (tradicional);
feminismo sobre el patriarcalismo; divorcio sobre
monogamia; de los gays sobre los heterosexuales; de una
sociedad unisex sobre una sociedad con distinciones.

Esta cosmovisión pagana ha afectado la forma de ver el


matrimonio, tanto que hoy estamos siendo testigos del
cambio respecto al concepto del matrimonio. El paganismo,
se está esforzando por la destrucción del
“hetero_patriarcado” y por el establecimiento de la
60
“Unidad de Genero”. Cuando se destruye el patriarcado
se destruye el matrimonio heterosexual y da como resultado
el homosexualismo (la unión de dos varones) y lesbianismo
(la unión de dos mujeres).

II. Concepto Escritural

Dios el creador nos llama a amarle y a adorarle, no solo


por haber dado existencia a todo sino porque en aquello
que creó también determinó su función, es decir, determinó
el para qué los creó.

La palabra “creó” (Heb. bara) solo se usa en un


número limitado de veces en la Escritura y en el desarrollo
de la creación se usa en tres momentos decisivos. El primero
es el momento en que Dios creó de la nada (Génesis 1:1); El
segundo cuando Dios creó la vida animal y vegetal
(Gen.1:21); y el tercero cuando Dios creó al hombre
(Gen.1:27).

Existen dos pasajes que complementan la creación


del hombre, a saber Gen.1:27 y 5:1-2. En ambos pasajes se
usa tres veces el verbo “crear” enseñándonos que la
creación del hombre es muy especial, única y distinta del
resto de lo creado. Jesús usó estos pasajes es Mateo 19:4-5;
también Pablo en Romanos 5:12; 1ª.Cor.15:21-22;
1ª.Tim.2:13-14.

En Génesis 2 Adam es creado antes que Eva; es decir no


hay otro ser humano y nada que le corresponda a Él, se
puede sentir la fuerza de este pasaje en el verso 20. Por
esto, la mujer es alguien paralelo a Adam, pero también,
por creación, diferente a él. Dios responde a la soledad de
61
Adam en el verso 18 y Adam responde a la obra de Dios en
los versos 21-24. Dios hizo a la mujer de dicha forma
particular, de tal modo que nos esclarece la diferencia entre
el hombre y la mujer: Por orden fue hecha después del
hombre; el modo fue hecha a partir del hombre y el
propósito fue hecha para el hombre. Hoy quieren borrar
esta diferencia: primero del hombre diferenciado del resto
de la creación y luego diferenciado en términos creacionales
de varón y hembra.

III. Conclusión

Como cristianos no debemos permitir que se haga a un


lado, como algo sin importancia, esta sección de Génesis
relacionada con la creación de Adam y Eva. A primera
vista podría parecer que no perderemos mucho, sin
embargo, al final resultaría en consecuencias destructivas
para el matrimonio.

Preguntas de ampliación de tema

1. ¿Consideras que esta distinción menosprecia a la


mujer?
2. ¿Existe algún derecho escritural para la unión de
personas del mismo sexo?
3. ¿Cómo le explicarías a alguien que reclamara algún
derecho a la luz de la Biblia?

62
Guía del capítulo uno
Elementos Básicos

Preguntas
• ¿Es posible ser cristiano y permitir estas clases de
uniones del mismo sexo?
• ¿Cómo le compartirías a un amigo que no cree a
estos fundamentos Escriturales?

Una Promesa
• Lea estos pasajes: Génesis 24; Efesios 5-6; 1ª. Pedro
3:1-7

Una Oración
• Pídale a Dios que ponga en su corazón el anhelo de
obedecer su voluntad solamente.

Elementos Adicionales
Estudio Bíblico:

En Grupo
Comentar respecto a las fortalezas del matrimonio desde el
concepto escritural.

63
FUNDAMENTO DOS
Un matrimonio con propósitos divinos
Lección dos: Fuimos creados para estar en Compañerismo.
Texto Clave: Génesis 2:18
Objetivo: Que el alumno aprenda que Dios creó el
matrimonio con propósitos bien definidos, y uno de ellos es
el compañerismo.
Principio Teológico: Dios creó el matrimonio para que el
hombre viviera en compañerismo.
Introducción: No sólo estamos presenciando el rechazo al
matrimonio bíblico, sino además el cambio de propósito en
las uniones de personas del mismo sexo (esto si se puede
llamar “matrimonio” a dichas uniones). Cuando vamos a
las Escrituras ella nos enseña que hemos sido creados con
una capacidad única de relacionarnos con Dios, además que
el hecho de haber sido creados a imagen de Dios implica las
relaciones entre nosotros y en principio fundamental las
relaciones en el matrimonio.

I. Las relaciones del hombre son únicas

Aunque no hay duda de que los animales tienen cierto


sentido de comunidad entre ellos, como por ejemplo: las
manadas de leones, búfalos, elefantes, etc. Pero la
profundidad de la armonía interpersonal experimentada en
el matrimonio, en la familia, es mucho más grande que la
armonía interpersonal experimentada por cualquier especie
animal; aún más, cuando estos matrimonios funcionan
conforme a los principios de Dios. Salmo 127:1-5.

En nuestras relaciones familiares somos incluso muy


distintos a los ángeles, quienes no se casan ni tienen hijos;
ni viven en la compañía de hijos e hijas. Mateo 22:30
64
II. Creados para relacionarnos

Respecto a las etapas previas de la creación, la


evaluación de Dios siempre fue positiva, “… que era
bueno…” (Gen.1:4, 10, 12, 15, 25, 31), pero en la que
respecta a la creación del hombre aparece en esta escena la
primera nota negativa. “no es bueno que el hombre este
solo…” (Gen.2:18).

El hombre fue creado para experimentar una relación


recíproca, lo que no podía encontrar expresión plena en el
ejercicio del dominio sobre los animales o en el someterse
al señorío de Dios. Vivimos en un universo que es expresión
y hechura de un Dios personal. Las relaciones personales
forman el eje de la vida. Aún Dios ha vivido en constante
relación personal desde la eternidad, eternamente
relacionándose entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Decir que el hombre refleja la imagen de Dios también
indica que él es capaz de conocer y amar a otra persona, de
revelarse a sí mismo ante ella y de aprender de otro que es
igual a él. Dios ante esta necesidad de Adam le hizo una
mujer y no otro varón. Este principio lo expuso
elocuentemente el Apóstol san Pablo en Efesios 5:21-22;
Col.3:18-25; también el apóstol san Pedro en su primera
carta en su capítulo 2:18-3:7.

Aún los teólogos de la Edad Media captaron la


importancia de esta mutualidad, vieron en el simbolismo de
la creación de la mujer y de la costilla de Adam el
significado siguiente:

65
No fue tomada Eva de los pies de Adam para que fuera
su esclava, ni de su cabeza para que fuese su soberana, sino
de su costado para que fuese su compañera amada.

III. Conclusión

Es importante mantener este principio creacional en el


matrimonio, porque cuando aprendamos a vernos de esta
manera la familia cristiana crece y se fortalece bajo la
voluntad de Dios.
Quitaremos además toda violencia en el matrimonio y
restauraremos matrimonios como Dios quiso desde que nos
creó.

Preguntas de ampliación

1. ¿Crees que el compañerismo que hay entre una


mujer y un hombre puede compararse con el que
exista entre dos hombres?

2. ¿Crees que sexo y sexualidad tiene el mismo


significado?

66
Guía del capítulo dos

Elementos Básicos
Preguntas
• ¿Cuál es el principal propósito del matrimonio?
• ¿Cuál es la diferencia entre el concepto de propósito
de la sociedad y el de la Escritura acerca del
matrimonio?
• ¿Cómo se puede cultivar el compañerismo
matrimonial según el principio Bíblico de hoy?
• ¿Si se diera la exclusividad a este principio qué
consecuencias traería al matrimonio?

Una Promesa

• Reflexione en este pasaje: Salmo 127

Una Oración

• Pídale a Dios que su matrimonio pueda reflejar un


compañerismo cristiano.

Elementos Adicionales

En Grupo
Compartan en grupo cómo se pone en riesgo el
compañerismo en el matrimonio y cómo fomentarlo.

67
FUNDAMENTO DOS
Un matrimonio con propósitos divinos
Lección tres: El Testimonio del amor Divino.
Texto Clave: Génesis 2:24
Objetivo: Que el alumno aprenda que el amor en el
matrimonio debe ser reflejo del amor de Dios.
Principio Teológico: Dios creó el matrimonio para que el
hombre y la mujer reflejaran su amor.
Introducción: Cuando perdemos de vista o ignoramos los
propósitos de algunas cosas u objetos hacemos uso
incorrecto de aquellos. Al parecer cuando se trata de
explicar para qué es el matrimonio, en lo que menos se
apunta es en el amor de Dios. Solo se habla de dos
enamorados, de dos que se unen, que Dios tuvo algo que
ver en esa unión. Pero si preguntáramos qué relación hay
entre el matrimonio y el amor de Dios, creo que sería para
muchos imposible o difícil de relacionar.

I. El matrimonio: reflejo del amor de Dios.

El matrimonio es una lección objetiva ilustrada cuyo


texto se encuentra en San Juan 3:16 “…de tal manera amó
Dios al mundo que ha dado…” lo que Dios tenía en mente
cuando ordenó el matrimonio y nos creó con una capacidad
tan alta para disfrutar de ello; fue que nos amáramos el uno
al otro, como esposo y esposa, con tanto fervor y
responsabilidad para que todos los que vieran nuestro
amor, pensaran en el amor de Él.

En apóstol san Pablo, compara el amor de los esposos,


con el amor de Cristo y la iglesia Efe.5:21-33. El paralelismo
que se hace aquí es que, así como el amor mutuo se refleja

68
entre Cristo y la Iglesia así se debe reflejar en el matrimonio;
amor-sujeción.

II. El matrimonio: reflejo del pacto de Dios.

Dios ha querido relacionarse con el hombre por amor a


través del pacto, pues con ello, el Señor entra en una
relación íntima de confianza, exclusividad y compromiso
[reflejo del verdadero amor] con el hombre y la mujer. A
través de la revelación de la salvación notamos que Dios ha
sido como un esposo con su pueblo.

La relación entre la pareja del hogar cristiano debiera ser


un reflejo del pacto entre Dios y su pueblo; la unión en el
matrimonio debe estar basada en este amor que se expresa
en confianza, exclusividad y compromiso. El matrimonio
cristiano basado en este principio es un anticipo del reino
venidero de Dios. Malaquías 2:14

“como una pequeña colonia del cielo trasplantada a la


tierra como embajada que anticipa y señala cómo es la vida
en aquel país en el cual estaremos en la plena presencia de
Dios”

III. Conclusión

Que cada matrimonio cristiano recupere el principio


creacional, es decir, que tenga como propósito reflejar el
amor de Dios. En Cristo Jesús es posible recuperar lo que en
la caída se perdió: el verdadero amor. El hombre sin Cristo
no puede experimentar ni dar este amor. Por lo tanto, es
posible sólo cuando experimentamos cuánto nos ha amado
Dios y teniendo ese amor en nuestros corazones.
69
Preguntas de ampliación

• ¿Se puede comparar el amor de Dios con el amor del


cónyuge?
• ¿Qué es amor?
• ¿Qué es el amor de Dios?

70
Guía del capítulo tres

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿De qué manera los esposos pueden reflejar el amor


de Dios?
• Define en 12 palabras el amor en tu matrimonio.

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje: Malaquías 2:14

Una oración

• Pídele a Dios que tu matrimonio le glorifique.

Elementos Adicionales

En grupo:
Habiendo estudiado ya la clase, como esposo (a) que votos
le dirías ahora.

71
FUNDAMENTO DOS
Un matrimonio con propósitos divinos
Lección cuatro: El hombre un ser sexuado.
Texto Clave: Génesis 1:28
Objetivo: Que alumno aprenda que el sexo es parte integral
de la imagen de Dios en nosotros y que por lo tanto este
afecta todas las facultades del hombre.
Principio Teológico: Dios creó el sexo en el hombre y la
mujer para que cumplieran sus propósitos como
matrimonio.
Introducción: Consideramos que el sexo ha sido una de las
armas del enemigo en la que ha sabido cómo atacar al
hombre y a la mujer, para destruir el matrimonio. Hoy se ha
puesto todo el esfuerzo humano para destruir esta
diferencia y limitar el propósito por el cual Dios nos creó. El
sexo y la sexualidad han sido objeto de tanta perversidad
que desde décadas se ha preferido mejor llevarlos a
extremos al abordarlo. En muchas iglesias mejor ni se habla
de ello, en otras se aborda muy superficialmente. Dejamos
que en las escuelas, en las calles, en el internet, etc.; se
enseñe a los niños y jóvenes sobre el sexo, aunque esto sea
de una manera contraria a las Escrituras.
Tenemos que redirigir este principio y darle la importancia y
el lugar debido.

I. Perspectiva en la historia:

Tomás de Aquino, por ejemplo, dejó de lado las


perspectivas que da Génesis 1 respecto a la relación
hombre-mujer y dedujo de Génesis 2 que «la mujer ha sido
hecha para ayudar al hombre, pero solamente en la
reproducción». La misma lectura reductora del texto
aparece en tiempos modernos en autores como S. B. Clark
72
quien dice que Génesis describe el lugar de la mujer en el
matrimonio como «una ayudante del hombre en la tarea de
establecer un hogar y una familia».

Lamentablemente no solo en círculos paganos muchas


veces se menosprecia el oficio de la mujer, sino en muchos
hogares cristianos nos hemos olvidado más bien de lo que
dice la Escritura, la cual nos da una perspectiva diferente de
cómo debemos ver esta relación de varón y mujer.

II. Perspectiva correcta

Aunque la canalización del impulso sexual se menciona


con frecuencia como propósito del matrimonio, (Génesis
1:28) a parte de la procreación, este principio debiera verse
mejor como un aspecto que permea todos los propósitos,
más bien que un propósito aparte. Uno de los errores en
que se cae con más frecuencia es ver cada aspecto del
hombre de manera independiente. (Ejemplos: físico,
emocional, intelectual, etc.)

El hombre no es un ser que tiene sexo, más bien es un


ser sexuado. Es cierto que, el Señor creó varón y mujer,
pero esta diferencia no sólo radica en el sexo, como
tampoco que sólo esté vinculada con una emoción; es la
persona misma porque está en íntima relación con toda la
personalidad y con todo el organismo y permite penetrar
en una experiencia de amor provechosa. Génesis 2:25

III. El alcance de ver al hombre así

La realidad del hombre como ser sexuado funciona


como un factor enriquecedor en el cumplimiento de cada
73
uno de los propósitos del matrimonio. No es posible
limitarla a una sola función, como por ejemplo la
procreación, ni se puede considerar como un propósito
aparte.

Es claro que el sexo es el instrumento designado por


Dios para la propagación de la raza humana, pero también
es un medio a través del cual el compañerismo entre la
pareja se expresa y profundiza. Además puede llegar a ser
una expresión simbólica del amor no egoísta, que Dios tiene
para con su pueblo.

IV. Conclusión

Hemos establecido hasta aquí que hemos sido creados


por Dios no como seres que tienen sexo sino como seres
sexuados, el matrimonio por lo tanto debe reflejar y
enriquecer todas las áreas del hombre mismo a fin de que
viva como un ser sexuado sólo para la gloria de Dios.

Preguntas de ampliación

¿Consideras que esta perspectiva cambia en algo la manera


en que hemos de vernos en el matrimonio?

¿Crees que el llamarnos Hombres y Mujeres dice algo de


cómo nos creó Dios?

74
Guía del capítulo cuatro

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Cómo le responderías a alguien que dice que todos


somos iguales y las distinciones las hacemos
nosotros?
• ¿En qué fallan las uniones del mismo sexo según este
principio creacional?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje:1ª. Corintios 7:1-16

Una oración

• Ora a Dios para que tu matrimonio y los matrimonios


nuevos, sean guiados y enriquecidos solo con la
palabra de Dios.

Elementos Adicionales

En grupo:
Habiendo estudiado ya la clase, como crees que hecho de
que seas un ser sexuado te afecta emocionalmente,
físicamente, intelectualmente.

75
FUNDAMENTO TRES
El varón cabeza del matrimonio
Lección cinco:¿El hombre es responsable en el
matrimonio? 1ª. Parte
Texto clave: Génesis 2:18
Objetivo: Que el alumno aprenda que Dios creo al hombre
y la mujer con roles diferentes en el matrimonio.
Principio teológico: Dios puso al hombre como cabeza del
matrimonio.
Introducción: El presente fundamento ha sido tomado del
teólogo “W. Grudem” [Teología Sistemática]. Lo que
hemos mencionado lecciones atrás es que se han cambiado
los valores y principios en el matrimonio y uno de los que se
trata de colocar es “la equidad de género”. Cabe
mencionar aquí con mucha tristeza que sea el mundo el que
levante la voz a injusticas, desprecios y tratos indignos hacia
la mujer. Pero tengamos cuidado porque aparentemente
este “valor” que se trata de inculcar ha llevado a una
ruptura y violencia en el matrimonio, pues dicho “valor”
nos ha llevado a no reconocer las diferencias de roles y
responsabilidades en el matrimonio. En esta lección
tomaremos en cuenta dos principios creacionales que nos
enseñan que el hombre tiene un lugar de privilegio y
responsabilidad.

I. Porque primero fue creado Adán luego Eva

El orden creacional de que primero fue creado Adán y


luego Eva nos muestra que Dios le da una función de
liderazgo en la familia (Gen.2:7, 18-23). Este modelo de
creación (Adán y luego Eva) no se da en la creación de los
animales, pues cuando Dios crea a los animales sólo fue
dando una orden con su palabra.
76
También tenemos evidencia en el Antiguo Testamento pues
la creación de Adán y su función tiene concordancia con la
práctica de la “primogenitura”; la idea de que el varón
que nació primero en cada generación de la familia tiene el
liderazgo para esa familia en esa generación. Gen.25:27-34;
35:23; 38:27-30; 49:3-4; Dt.21:15-17; 1Cr.5:1-2. El propósito
de Dios al formar a Adán refleja una distinción permanente
en las funciones que Dios ha dado a los hombres y las
mujeres. Bajo este principio creacional Pablo lo usa para
restringir algunas funciones distintivas de gobierno y
enseñanza en la iglesia para los hombres. (1ª. Tim.2:13)

II. Eva fue hecha como ayuda idónea para Adán

Las Escrituras especifican que Dios hizo a Eva para Adán


y no a Adán para Eva (Gen.2:18). Pablo ve en esto suficiente
importancia también para basar un requisito de que
hubiera diferencias entre hombres y mujeres en la
adoración. (1ª. Cor.11:9). Algunos niegan que “ayuda
idónea...” indique alguna diferencia de función o autoridad
porque la palabra “ayuda” se usa de alguien que es
mayor o más poderoso que la persona que está siendo
ayudada, pues si no, no podría ayudar. Pero en realidad en
el Antiguo Testamento e idioma moderno, la palabra
“ayuda” en la tarea específica que se está haciendo, la
persona que ayuda está ocupando una posición
subordinada en relación con la persona que recibe la ayuda.

III. Conclusión

Hoy con el pretexto de “equidad de género” o


inclusive “la democracia en la familia” ha terminado
en el abandono de liderazgo en el hogar.
77
Cabe mencionar que no estamos afirmando que la mujer no
“pueda” hacerlo, la cuestión no es de “poder” sino de
orden y mandato.

Estos dos principios creacionales, el primero por


orden y el segundo de propósito, son principios ineludibles
para señalar que el varón debe tomar su lugar de liderazgo
o sacerdote de su casa.

Preguntas de ampliación

• ¿Consideras que ser sacerdote del hogar es solo


mandar?

• ¿Crees que cuando la Biblia dice en el Nuevo


Testamento que en el Señor no hay ya ni judío ni
griego, ni esclavo ni libre, afecte el matrimonio?

78
Guía del capítulo cinco

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Cuándo una mamá es viuda y se hace cargo de su


hogar quebranta este principio?
• ¿Cuál debe ser el ejemplo bíblico de un sacerdote de
casa?
• ¿Cómo le responderías a una mujer que ha tomado el
liderazgo de su hogar y hace a un lado a su esposo?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje: 1ª- Pedro 3:6

Una oración

• Dile a Dios que no te permita desordenar tu hogar y


que te de la suficiente sabiduría para conducirlo
como él quiere.

Elementos Adicionales

En grupo:
Que los varones respondan si consideran que son
sacerdotes de su casa y cómo lo ejercen.

79
FUNDAMENTO TRES
El varón cabeza del matrimonio
Lección seis ¿El hombre es responsable en el
matrimonio? 2ª. Parte
Texto clave: Génesis 2:23
Objetivo: Que el alumno aprenda que Dios creó al hombre
y la mujer con roles diferentes en el matrimonio.
Principio teológico: Dios puso al hombre por oficio como
cabeza y no a la mujer.
Introducción: En esta lección abordaremos que el quehacer
de Adán manifiesta su liderazgo a diferencia de la mujer que
en este relato sólo se muestra pasiva; así como también las
Palabras de Dios refiriéndose a la humanidad nos hacen
pensar en el lugar que se le dio a Adán; por último la
tentación de Satanás invierte el orden creacional de Dios y
va a la mujer confirmándonos también de esta manera que
el hombre y la mujer ocupan lugares diferentes.

I. Adán le puso nombre a Eva

El hecho de que Adán le pusiera nombre a los animales


(Gen.2:19-20) indica la autoridad sobre el reino animal. En el
Antiguo Testamento el derecho de ponerle nombre a
alguien implica autoridad sobre esa persona: así lo vemos
cuando Dios le dio nombres a Abraham y a Sara, y de la
misma manera sucede cuando los padres le ponen
nombres a sus hijos.

Cuando Adán le llamó “varona” porque del “varón”


fue tomada (Gen.2:23), estaba reflejando la función de
liderazgo que él tenía. Esto se confirma, pues antes de la
caída le llama “mujer o varona” (Heb. ish – ishsha) y

80
después de la caída sigue Adán con el mismo liderazgo
pues le llama a su esposa “Eva” (Gen.3:20).
Es decir que tanto antes de la caída como después de la
caída Adán es cabeza, y la caída no le quita esta
responsabilidad que Dios le dio.

II. Dios nombró a la raza humana “hombre” y


no “mujer”

En Génesis 5:2 encontramos en el relato de la creación,


la forma en la que Dios se refiere a la creación de la
humanidad, mostrando a través de este nombre algo muy
particular; dice el pasaje: «el día en que creó Dios al
hombre… varón y hembra los creó… y llamó el nombre de
ellos Adán [hombre]».

Nombrar a toda la raza humana con el término que


también se refiere en particular a Adán, un hombre en vez
de mujer o varona, sugiere que la función de liderazgo le
corresponde al hombre.
Esto es similar a la costumbre de la mujer de tomar el
apellido del esposo cuando ella se casa, como se hace en
Estados Unidos: Significa que él es la cabeza de la familia.

III. La serpiente se acercó primero a “Eva”

Satanás después de haber pecado intentaba distorsionar


y socavar todo lo que Dios había planeado y creado como
bueno. Es probable que Satanás al acercarse a Eva primero,
estaba intentando instituir un cambio de papeles al tentar a
Eva a que asumiera el liderazgo en la desobediencia a Dios
(Gen.3:1). Esto contrasta fuertemente con la manera en que
Dios se acercó a ellos, porque cuando les habló, le habló a
81
Adán primero (Gen.2:15-17; 3:9). Pablo parece tener en
mente esta alteración en el papel de liderazgo en
1ª.Tim.2:14. Al ir Satanás primero a la mujer, estaba tratando
de socavar el modelo de liderazgo del hombre que Dios
había establecido en el matrimonio.

IV. Conclusión

Aquí pudimos abordar tres acciones de diferentes


fuentes, a saber: Adán, Dios y Satanás. Se puede constatar
una vez más que referirse al hombre es traer consigo una
encomienda de parte de Dios. Por lo tanto no se puede
cambiar lo que Dios ha establecido.

Preguntas de ampliación

• Cuándo a las cosas que se descubren o inventan se


les pone un nombre ¿no muestra lo que Adán hizo al
principio con los animales?
• El que hoy sigamos usando el nombre “hombre”
para referirnos a la humanidad en general, ¿significa
lo mismo que intenta decirnos la Biblia?
• ¿La liberación sexual de hoy, no fue el propósito de
Satanás en el principio?

82
Guía del capítulo seis

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Cómo le responderías a alguien que afirma la


equidad de género en el matrimonio?
• Si hay una distinción creacional en el matrimonio,
¿Dios es responsables de la violencia a la mujer u
hombre?
• ¿Los roles glorifican a Dios?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje: 2ª. Corintios 11:2

Una oración

• Pídele al Señor que tu matrimonio refleje el propósito


creacional y redentivo.

Elementos Adicionales

En grupo:
Para comentar en clase, ¿Se dignifica la mujer ocupando un
lugar diferente al del hombre?

83
FUNDAMENTO TRES
El varón cabeza del matrimonio

Lección siete: ¿El hombre es responsable en el


matrimonio? 3ª. Parte
Texto clave: Génesis 3:9
Objetivo: Que el alumno aprenda que Dios creó al hombre
y la mujer con roles diferentes en el matrimonio.
Principio teológico: Dios puso al hombre por oficio como
cabeza y no a la mujer.
Introducción: En esta lección aprenderemos que la caída
del hombre nos enseña también que Dios se dirige a Adán
no porque Él no sepa qué ha sucedido, sino porque Él ha
puesto a Adán como responsable de su matrimonio. De esta
manera notaremos que en las Escrituras se hace al hombre
responsable del pecado de desobediencia.

I. Dios le hablo a Adán primero después de la


caída

Del mismo modo que Dios le habló a Adán primero


antes de la caída; encontraremos en el relato que después
de la caída aunque Eva fue la que pecó primero, Dios llamó
primero a Adán para que explicara sus acciones Gen.3:9
“pero Jehová Dios llamó al hombre…”Esto porque Adán
era el líder de su familia, por lo tanto era al que tenía que
llamar primero para que rindiera cuentas de lo que había
sucedido en su matrimonio. Es significativo que aunque esto
es después de que el pecado tuviera lugar, es antes de que
Dios le dijera a Eva: “Y él te dominará…” (Gen.3:16)

II. Adán, no Eva, representaba la raza humana.


84
Aunque Eva pecó primero (Gen.3:6), somos contados
como pecadores por causa del pecado de Adán y no del
pecado de Eva. San Pablo argumenta: “en Adán todos
mueren…” (1ª. Cor.15:22; cf. v.49; Rom.5:15, 12-21). Esto
indica que Dios le había dado a Adán la tarea de ser cabeza
o líder en relación con la raza humana, un papel que no le
dio a Eva.

III. La maldición causó distorsión de funciones

En los castigos que Dios dio a Adán y a Eva, el no dio


nuevos papeles o funciones, sino que simplemente el
pecado dio lugar al dolor y a la distorsión en las funciones
que ya tenían. Es decir Adán tenía la responsabilidad
primaria de labrar y cultivar la tierra sólo que ahora lo haría
con el sudor de su frente (Gen.3:18-19), asimismo Eva tenía
la responsabilidad de concebir hijos, pero ahora sería un
proceso doloroso (Gen.3:16).

Como resultado del pecado aparece también el conflicto


y el dolor en las relaciones entre Adán y Eva que antes había
sido armoniosa. De manera que en ambos casos, la
maldición trajo una distorsión del liderazgo humilde y
considerado de Adán, y de la sumisión inteligente de buena
voluntad de parte de Eva a ese liderazgo que existió antes
de la caída.

IV. Conclusión

Entenderemos que la presente sociedad caída vive en


completo desorden por lo que sucedió en Génesis 3, aun así
bien pudiéramos excusar a Adán como él mismo lo hizo
ante Dios, “fue Eva”. Bien hoy muchos esposos pudieran
85
excusarse ante Dios de que viven en la situación que
puedan estar por culpa de su esposa, pero como hemos
constatado en las Sagradas Escrituras: ¡tú hombre eres
responsable!

Preguntas de ampliación

• ¿Crees que al igual que a Adán, Dios va a llamar al


hombre como responsable de lo que ocurra en su
hogar?
• ¿Cómo se da la usurpación del lugar del hombre en
el matrimonio?
• ¿Cómo restaura Cristo el matrimonio?

86
Guía del capítulo siete

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿En qué momento en la Escritura se ve que Dios le da


a Adán el liderazgo?
• ¿Es bueno que algunas familias ejerzan la
democracia?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje: 1ª. Pedro 3:1-7

Una oración

• Pídele al Señor que tu matrimonio refleje el propósito


creacional y redentivo.

Elementos Adicionales

En grupo:
Para comentar en clase, ¿Se dignifica que el hombre sea
llamado ahora el sacerdote de su casa?

87
FUNDAMENTO TRES
EL VARÓN CABEZA DEL MATRIMONIO

Lección Ocho ¿El hombre es responsable en el


matrimonio? 4ª. Parte
Texto clave: Génesis 3:15-19
Objetivo: Que el alumno aprenda que Dios creó al hombre
y la mujer con roles diferentes en el matrimonio.
Principio teológico: Dios puso al hombre por oficio como
cabeza y no a la mujer.
Introducción: Con la caída del hombre y la mujer no sólo
da como resultado la ruptura de la comunión con Dios, sino
que también se ve afectada la relación del hombre con el
hombre; y en esta esfera nos lleva a mencionar al
matrimonio; pues ya no vemos a hombre como debería de
ser antes de la caída, amando a su prójimo, ahora ya no lo
ve así sino que desde ese momento lo considera como su
enemigo, alguien a quien someter o humillar.

I. El orden que se da en génesis 3

Con la tentación de Satanás como ya lo hemos notado


en unas lecciones anteriores, que Satanás fue a Eva
primero y Eva fue a Adán (vv.1-6); por esta razón afirmamos
que lo que vino a hacer Satanás fue a invertir el orden que
Dios había establecido cuando creó a Adán y a Eva.
Cuando Dios se presenta en el huerto, después de la caída,
primero busca a Adán y él le lleva a la mujer y la mujer a la
serpiente (vv.9-13). Notamos aquí dos cosas
importantes, Primero: Dios viene exigiendo el orden que Él
estableció; pero también notamos que Adán permitió que
Satanás invirtiera este orden creacional; que es el modelo
que el hombre sigue sin Cristo.
88
Segundo: Cuando Dios llama a juicio por esta
desobediencia, se opone al orden que Adán había
adoptado, el juicio de Dios por eso empieza primero con la
serpiente (Satanás), luego con la mujer y termina con el
hombre.

II. La redención de Cristo reafirma el orden de la


creación.

En el Nuevo Testamento encontramos la anulación de


los aspectos dolorosos de las relaciones que resultaron en la
caída; es decir del pecado y la maldición. La redención en
Cristo anima a las esposas cristianas a no rebelarse contra la
autoridad de los esposos cristianos y a los esposos
redimidos a no usar su autoridad de manera impropia como
consecuencia de la caída. (Col.3:18-19; Efe.5:22-23; Tit.2:5; 1ª
Ped. 3:1-7).

Si el sometimiento de las esposas hacia sus esposos


fuera un pecado, los apóstoles Pedro y Pablo no hubieran
mandado a que esto se viviera en el matrimonio cristiano.
Hay belleza, dignidad, rectitud y promesas eternas en esta
diferenciación de papeles dentro del matrimonio. Los
hombres y mujeres debieran ser capaces de regocijarse
plenamente en la manera en el que Dios los creó. (Efe.5:21-
23)

III. Conclusión

Es necesario recobrar el principio creacional. Este es un


llamado al varón como esposo, cabeza del hogar a que
tome su lugar que Dios le dio; así como no abusar de este
89
privilegio. Es un llamado también a las esposas a darle el
lugar a sus esposos, que no usurpen un lugar que no les
corresponde sino que animen a sus esposos a que sean
íntegros delante de Dios.

Preguntas de ampliación

• ¿Será que como Padres, hemos propiciado el


machismo o feminismo al educar a nuestros hijos?

• Como iglesia, ¿hemos sido influenciados para


adoptar principios ajenos a la voluntad de Dios?

90
Guía del capítulo ocho

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Cómo aconsejarías a alguien que piensa que hay


que oponerse a la autoridad de los esposos?
• Que le dirías a alguien que humilla a su esposa.

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje: Génesis 3:15-19

Una oración

• Pídele al Señor que tu matrimonio refleje el propósito


creacional y redentivo.

Elementos Adicionales

En grupo:
Para comentar en clase; termina la frase con lo que has
aprendido en clase: Mi lugar en mi matrimonio es….
(Porque Dios me puso)
Lecturas adicionales sugeridas

91
FUNDAMENTO CUATRO
CUALIDADES DEL MATRIMONIO CRISTIANO

Lección Nueve: Fundamentos del matrimonio


Texto clave: Génesis. 2:24
Objetivo: Que el alumno aprenda que el matrimonio debe
basarse en la palabra del Señor.
Principio teológico: Dios creó el matrimonio sobre bases
definidas.
Introducción: El índice de divorcios ha crecido últimamente
en los últimos treinta años este se ha cuadruplicado y ha
alcanzado a más de 18 millones al año. Un estudio mostró
que el 71% de todos los jóvenes que se suicidan vienen de
hogares destruidos. Unos de los factores ha sido la falta de
compromiso incondicional. Son muchos los que entran en el
matrimonio con la actitud de “a ver si funciona”; cuando
Dios es el centro de nuestro matrimonio, puede funcionar
perfectamente bien, pues a fin de cuentas Él fue el
diseñador.

I. La palabra del creador

La vida de pacto (y se unirá…)


Por tanto… dejará… y se unirá y serán los dos una sola
carne. (Gen.2:24)

Aunque el romanticismo es parte del buen matrimonio,


la base sobre la cual se edifica el matrimonio es el pacto que
se hace ante Dios. De otra manera la relación no
permanecerá firme cuando lleguen las tormentas y fuertes
vientos de la vida. El romance viene como consecuencia del
compromiso. Por ello es bueno de vez en cuando recordar
los votos que hiciste cuando te casaste. Así como sería muy
92
saludable de vez en cuando expresar a tu conyugue
aquellos votos o cuanto amor le tienes.

II. El matrimonio basado en el amor incondicional

Como cristianos debemos vivir bajo esta clase de amor y


no de la que el mundo nos ha enseñado: amor
condicional”. En la vida matrimonial existen diferentes
etapas que hay que saber aprovecharlas.

Como con el pasar del tiempo algunos llevan unos


kilos más o posiblemente tenga menos cabellos que antes;
al pasar los años no tenemos el mismo cuerpo, ni la misma
energía, por lo tanto no podemos hacer las cosas que antes
se hacía. Sin embargo uno puede estar creciendo en otras
áreas y el amor puede madurar y traer felicidad al
matrimonio.

III. El beneficio de la monogamia

Aunque las mujeres necesitan romance para sentirse


amadas, para que la pasión crezca a través del tiempo, su
requisito más importante de intimidad es la monogamia
(fidelidad a una sola persona). Nada la hace sentirse más
especial que un hombre que la anhela solamente a ella.

No tan solo es beneficiada por la monogamia la mujer,


sino que el hombre también. Cuando un hombre tiene la
confianza de su esposa y familia, otros perciben en él que
hay algo digno de confianza.

IV. Conclusión

93
En las sagradas escrituras encontramos fundamentos
sólidos que nos ayudan a dar estabilidad a la vida
matrimonial.

Recordar el pacto que hicimos cuando nos casamos


siempre resulta de mucho provecho, pues en ello no solo
hemos dado nuestra palabra sino además hemos expresado
el amor en hechos. Además que se nos aconseja a amar de
manera incondicional como Dios nos ha amado.
Condicionar el amor como ama el mundo no puede
llamarse eso amor. Y como último fundamento que el amor
este basado en la exclusividad es la mejor manera de decir
que de verdad amamos. Compromiso, amor incondicional y
exclusividad fundamento inamovibles del matrimonio.

94
Guía del capítulo nueve

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Cómo definirías al amor?


• ¿Está presente el pacto que hicieron cuando se
casaron?
• Hacer un paralelismo entre el amor de Dios y el amor
entre los esposos. ¿En que nos ayuda?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje:

Una oración

• Pídele al Señor que tu matrimonio refleje el propósito


creacional y redentivo.

95
FUNDAMENTO CINCO
VARÓN Y HEMBRA A IMAGEN DE DIOS

Lección diez: La relación hombre-mujer en la Biblia: A


imagen de Dios
Texto clave: Génesis 1:27-28
Objetivo: Que el alumno aprenda que tanto el hombre
como la mujer son imagen de Dios
Principio teológico: Dios creo al hombre y a la mujer a su
imagen
Introducción: Preguntémonos ¿Los matrimonios de hoy,
cumplen con el propósito para el cual fueron creados?
debemos ser realistas y aceptar que desde tiempos antiguos
el paganismo ha aprovechado las diferencias entre varón y
mujer como un factor de división y competencia. Y que en
muchas ocasiones ha afectado aún a matrimonios cristianos.
En Génesis 1encontramos los actos de la creación por
medio de los cuales, paso a paso, Dios prepara el escenario
para la vida humana. Y todo apunta a un clímax que da
sentido a cada acto que lo precede: la creación del Hombre
(’Adam = humanidad) en el sexto día.

I. El hombre y la mujer imago Dei

Veamos el contraste entre el versículo 24 y el versículo


26: Dios en su consejo eterno proyecta crear al Hombre
como la imagen de sí mismo (V 26) cuando los animales
habían sido creados según su misma especia (v24). Esta
expresión nos dice que el hombre es muy distinto al resto
de la creación pues esimago Dei. Génesis 1:26–28. El
Hombre es la imagen de Dios porque lo representa y está
investido de su autoridad.

96
Así pues Génesis 1:26–28 no deja lugar a dudas acerca
de la diferenciación sexual entre el hombre y la mujer, la
identidad de los dos miembros como imago Dei, y su
común vocación en el mundo. ¿Cómo se aplica este
principio creacional al matrimonio?

II. La Imagen de Dios nos une

En primer lugar, el Hombre a quien Dios crea no es


asexual ni andrógino sino el ser humano varón y el ser
humano hembra. La diferenciación entre la sexualidad
masculina y la sexualidad femenina no es, pues, resultado
de la caída, sino un elemento constitutivo de la creación
arquetípica. Cuando Dios creó al Hombre a su imagen,
«varón y hembra los creó» (v. 27b). Este principio que nos
une y hace diferencia nos debe ayudar a mejorar nuestras
relaciones como pareja esposo-esposa entendiendo lo que
nos une y lo que nos hace diferentes.

III. La imagen de Dios nos hace ser diferentes

En segundo lugar, tanto el hombre como la mujer son


creados a imagen y semejanza de Dios. De su semejanza
con Dios derivan los dos su dignidad humana. La imago Dei
está en la esencia misma de su ser de tal modo que ni aún
el pecado puede destruirla (cf. Gn. 9:6; Stgo. 3:9). Cuando
Dios creó al Hombre como varón y hembra, «a imagen de
Dios los creó» (v. 27a). El mismo pensamiento es confirmado
de nuevo más adelante, en Génesis 5:1–2. Este segundo
principio debe ayudar a mejorar el hecho de dar el lugar
que cada quien merece.

97
IV. La imagen de Dios nos dignifica

En tercer lugar, tanto al hombre como a la mujer les son


dadas la tarea de reproducirse y la mayordomía de la
creación. A ambos se le ha dado la vocación de representar
a Dios en el mundo. A ambos los bendijo y les dijo:
«Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y
señoread...» (v. 28). No hay la menor sugerencia aquí de que
el varón tenga mayor responsabilidad por la mayordomía de
la creación y la hembra mayor responsabilidad por la
reproducción.

V. Conclusión

Como imagen de Dios, ambos comparten una común


humanidad y una común vocación en el mundo. Existe la
idea de que a ésta le corresponde cumplir el mandato de
fructificar y multiplicarse, puesto que está hecha para ser
madre y esposa, mientras que el mandato cultural está
reservado para el hombre. Ésta es una tergiversación de la
enseñanza bíblica, tergiversación de la cual se desprende la
reducción de la mujer a un estado de inferioridad respecto
al hombre. En América Latina el problema cobra
dimensiones de tragedia. No se toma en cuenta que tanto
en el caso de la hembra como en el del varón, por encima
del sexo está su común humanidad y que su realización
como ser humano depende del cumplimiento de su
vocación como imagen de Dios.

98
Guía del capítulo diez

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Qué es la imagen de Dios para ti?


• Si hay una distinción creacional en el matrimonio,
¿Cómo puede darse sin menospreciar la imagen de
Dios?
• ¿Los roles glorifican a Dios?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje:

Una oración

• Pídele al Señor que tu matrimonio refleje el propósito


creacional y redentivo.

Elementos Adicionales

En grupo:
Para comentar en clase, ¿Cómo cumple la mujer su mandato
cultural?
Lecturas adicionales sugeridas

99
FUNDAMENTO SEIS
LA FAMILIA CRISTIANA: HEREDEROS DE UNA PROMESA
Lección Once: Herederos de un pacto
Texto Clave: Génesis 2:15-17
Objetivo: Que el alumno aprenda que Dios no cambia.
Principio Teológico: Dios se relaciona con el hombre a
través del pacto.
Introducción: El propósito de Dios es eterno, no sólo en
cuanto a la salvación, sino para la familia. Para entender la
familia, el lugar de los hijos y su función dentro del
matrimonio es necesario que vayamos a la escritura y la
miremos detenidamente bajo una relación de dos palabras
“Pacto - bendición”.

La Relación Natural La Relación de Pacto


Génesis 1:26-31 Génesis 2:15-17
La base es la creación del Dios busca al hombre para
hombre que tenga felicidad y
bienestar
Su comunión y obediencia Toma a Adán como cabeza
era lograda por ser imagen representativa
de Dios
Su obediencia no tenía Quedó sujeto por un tiempo
recompensa de prueba, para determinar si
voluntariamente o no había
de sujetarse a la voluntad de
Dios
Se le dio la promesa de vida
eterna.

Cuando Dios terminó de crear todas las cosas las


bendijo en Génesis 1:28 “Los bendijo Dios y les dijo:

100
«Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra…” bendición
creacional que involucra a la familia y la relación con sus
descendientes. Ahora el Señor quiere bendecir de una
manera especial al hombre y lo desea hacer mediante un
pacto. Veamos cómo transcurre este pacto en la línea
Bíblica.
Adán Noé Abraham
Autor Dios Dios Dios
Partes Dios- Dios- Dios-
contratantes Hombre Hombre Hombre
Promesa Vida Eterna Vida Vida
Condición Obediencia Obediencia Obediencia
El Castigo Muerte Muerte Muerte
Sacramento/señal Árbol de Arco Iris Circuncisión
Vida

Como consecuencia de la caída, la tierra produciría


espinos y cardos, y también el sudor del hombre y la
sumisión de la mujer. Ante este cuadro caótico y
desalentador vino la palabra esperanzadora (Gen.3:15). Una
hostilidad divina (pondré enemistad) entre la serpiente y la
mujer; una aparición triunfante de un “él” sin duda la
persona representativa de la simiente de la mujer.

No se reveló enseguida quién iba a ser este


descendiente varón. Quizá Eva pensó que Caín era el tal. (He
tenido un hijo varón, aún el Señor “trad. lit”) Gen.4:1. Pero
no era así, ya que en 4:25 Conoció de nuevo Adán a su
mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set, pues
dijo: «Dios me ha dado otro hijo en lugar de Abel, a quien
mató Caín». Dios valoraba más la condición del corazón que
la ofrenda. Así fue como el celo quebrantó la institución de

101
la familia. Hasta aquí veamos una comparación de las obras
del hombre y de la respuesta de Dios al inició de la vida de
la humanidad; respuesta que inmediatamente sobresale la
bendición de Dios.

El Fallo del hombre La Bendición de Dios


1. La Caída (Gen.3) a. Promesa de una
simiente Gen.3:15
2. El Diluvio b. Promesa de la
(Gen.6-8) habitación de Dios
en las tiendas de
Sem. Gen.9:25-27.
3. La Dispersión c. Promesa de
(Gen.11) bendición para todo
el mundo. Gen.12:1-3
Es decir los que muchos trataron de obtener por sus
propias fuerzas no lo lograron, Dios se lo concedería a sólo
un hombre. Veámoslo en el cuadro siguiente:
El Fallo del hombre La Bendición de Dios
1. Los de la torre de a. Haré de ti una
Babel nación grande
2. Ambición de b. Te bendeciré
muchos otros
3. Los reyes c. Haré famoso tu
tiránicos (hijos de nombre.
Dios) Gen.6:1-4

Cuando Dios apareció a Abraham también apareció


una palabra antigua que se había pronunciado por primera
vez en Génesis 3, esta es “SIMIENTE” y ahora se la dirigió
a Abraham (Gen.12:7). De aquí en adelante, el asunto de un

102
hijo llegaría a ser unos de los temas más dominantes en el
Antiguo Testamento. Recordemos que a Eva se le prometió
“una simiente y un individuo varón”. Ahora con Abraham
esta simiente sería también portadora y fuente de
“Bendición”, por ello los hijos serán llamados “hijos de
la promesa”. Debían bendecir a todas las naciones de la
tierra porque cada uno era el mediador de vida para las
naciones (de Abraham: Gen.12:3; 18:18; 22:17-18; de Isaac:
Gen.26:3-4; y de Jacob: Gen.28:13-14).

Más tarde el apóstol Pablo señalaría esta frase y


declararía que este era el mismo “evangelio” que
predicaba. Dicho sencillamente, las buenas nuevas eran que
“por medio de ti (la simiente prometida) serán bendecidas
todas las naciones” Gal.3:8. Así que las buenas nuevas se
reducen a esta palabra “bendición”. Aquel que iba a
recibir bendición, ahora bendeciría en proporciones
universales. ¿Cómo se iba a lograr esta promesa en
Abraham y sus descendientes? Sería el mismo método del
llamado de Abraham. “Por la Fe” (Gen.15:6).
En el nuevo testamento se repite esta promesa de
pacto “Cree en el Señor Jesucristo y serás salva tú y tu
casa” la misma promesa de bendición que Dios le dijo a
Abraham.

IV. Conclusión

Hemos establecido que el pacto no sólo tiene que ver


con la persona con la que Dios trata sino con su
descendencia; en Adán lo que él hiciera afectaría de
bendición o maldición a sus descendientes; el mismo caso
lo tenemos en Noé; en Abraham se hace el mismo énfasis;
en Isaac; en Jacob.
103
Esta promesa se cumplió en Nuestro Señor Jesucristo
por lo que las familias no dejan de ser bendecidas cuando Él
ocupa el centro de cada hogar. Pues la promesa no sólo es
parra los que creen sino para los hijos.

104
Guía del capítulo once

Elementos Básicos
Preguntas

• ¿Qué significa el pacto para ti?


• ¿Dios ha cambiado de pacto?
• ¿Qué promesas también son dadas a nosotros?

Una promesa

• Acuérdate de este pasaje:

Una oración

• Ora al Señor que tu familia sea un lugar donde Él sea


el centro y cada miembro sea bendecido por el Señor
y sean así mismo de bendición.

Elementos Adicionales

En grupo:
Para comentar en clase, ¿Cómo pueden llamarse los hijos;
“hijos del pacto”?

105
Bibliografías
• Santa Biblia, Reina Valera 1995
• Kuyper Abraham, El Calvinismo como un sistema de
vida, serie universitaria, Filosofía.
• Paul K. Jewwett; El hombre como varón y hembra;
Edit. Caribe
• Williams Dyrnees; Temas de la teología del Antiguo
Testamento; Edit. Vida
• Jhon Stott; Sobre la Roca; Ediciones certeza unida
• Boletin Teologico; FTL
• Violaciones contra la imagen de Dios; Publicada por
la Asamblea General de la INP, 1986
• Francken de Schilink, Ana; Perspectivas Bíblicas; Edit.
Escaton.
• Hurlburt, Narro, Flower, La Historia de la iglesia
cristiana; Edit. Vida 1970
• Francis A. Schaeffer; Génesis en el tiempo y en el
espacio; Ediciones evangélicas europeas, 1974.
• Jhon R. W. Stott; La nueva humanidad; Edit.E.C.
• VINE, Diccionario expositivo; Edit. Caribe
• Wayne Grudem; Teología Sistemática; Edit. Vida
• Luis Berkhof, Teología sistemática, Edit.

106