Anda di halaman 1dari 3

Bacterias

Las bacterias son microorganismos unicelulares. Las bacterias son procariotas y a diferencia de las
células eucariotas (de animales, plantas, hongos, etc.), no tienen el núcleo definido ni presentan,
en general, orgánulos membranosos internos. Muchas bacterias disponen de flagelos o de otros
sistemas de desplazamiento y son móviles. Del estudio de las bacterias se encarga la bacteriología,
una rama de la microbiología. Las bacterias son los organismos más abundantes del planeta. Son
ubicuas, se encuentran en todos los hábitats terrestres y acuáticos; crecen hasta en los más
extremos como en los manantiales de aguas calientes y ácidas, en desechos radioactivos, en las
profundidades tanto del mar como de la corteza terrestre. Algunas bacterias pueden incluso
sobrevivir en las condiciones extremas del espacio exterior. Se estima que se pueden encontrar en
torno a 40 millones de células bacterianas en un gramo de tierra y un millón de células bacterianas
en un mililitro de agua dulce.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bacteria

En general, todas las bacterias constituyen organismos unicelulares procariotas, esto significa que
están formados por una sola célula que además, no posee un núcleo. Suelen medir alrededor de
un micrómetro aunque se han encontrado algunas bacterias realmente gigantes, las cuales han
llegado a medir cerca de un milímetro.

Existen algunas bacterias que tienen forma de esfera (coco), otras más bien curvada u ondulada
como un espiral (espirilos) y otras con forma de bastoncillo (bacilos), siendo estas últimas las más
frecuentes. Una forma de clasificar a las bacterias es de acuerdo a su nutrición. A partir de esta,
podemos decir que las hay heterótrofas y autótrofas.

Muchas de las autótrofas fabrican materia orgánica gracias a la energía de la luz solar, lo que
significa que son fotosintéticas, igual que las plantas. Otras obtienen la energía necesaria para
mantenerse con vida gracias a reacciones químicas en las que intervienen sustancias inorgánicas
que obtienen del ambiente, estas son llamadas quimio sintéticas.

Algunas bacterias necesitan oxígeno para vivir pero en cambio, otras pueden vivir sin tener
contacto con el aire en momento alguno y en determinados casos, incluso pueden morir si se las
expone al oxígeno. Estas son las llamadas anaeróbicas y para respirar, realizan un complejo
proceso conocido como la respiración anaeróbica.

http://www.ojocientifico.com/2011/04/22/caracteristicas-de-las-bacterias

Clasificación: A. Según su forma y agrupación: Es la clasificación más antigua en la que se


consideran: cocos, bacilos, espirilos y espiroquetas.

Cocos o micrococos: Incluyen las bacterias de tamaño variable, cuya forma es esférica u ovoide y
generalmente son aerobios estrictos. Algunas veces estas bacterias tienden a agruparse. Cuando
se presentan asociadas dos bacterias reciben el nombre de diplococos como por ejemplo el
diplococo Neisseria gonorrhoeae que es el agente causal de la gonorrea, el Pneumococo que es
responsable de la neumonía infecciosa, etc.

En otras ocasiones los micrococos se reúnen formando grupos de cuatro elementos dispuestos en
cuadro, y se denominan entonces tetracocos, tetrágenos o tétradas.

Bacilos: Son bacterias que tienen forma de bastoncillo, se pueden encontrar en grupos de dos
denominados diplobacilos, o en cadenas similares a las que presentan los cocos por los que se les
llama estreptobacilos.

El género más representativo de esta morfología lleva el nombre Bacillus, el cual se caracteriza por
la formación de endosporas.

Son útiles en la producción de antibióticos tales como bacitracina, gramicidina y polimixina, entre
otros. También se han utilizado como biocontroladores en la erradicación de ciertas plagas en
cultivos de importancia económica, de las cuales son parásitos.

Espirilos: Son bacterias bacilares, helicoidales con movilidad flagelar, que se clasifican dentro de
las Gram negativas. Para su clasificación taxonómica se utilizan criterios como la forma de la
célula, el tamaño, la flagelación y las relaciones simbióticas entre otras.

Los espirilos con muchas vueltas a pesar de su semejanza morfológica con las espiroquetas, se
diferencian de ellas porque poseen flagelos bacterianos típicos externos mientras las espiroquetas
poseen flagelos periplásmicos o filamentos axiales internos.

Dentro de este grupo se pueden encontrar especies benéficas y patógenas. La especie Azospirillum
lipoferum es un organismo fijador de nitrógeno, de importancia agronómica debido a que
establece una relación simbiótica laxa con plantas herbáceas tropicales y con cereales cultivados.

Un ejemplo de espirilo patógeno es el género Helicobacter asociado con las úlceras pilóricas en los
humanos.

Espiroquetas: Son bacterias filiformes, flexibles, muy largas, que presentan forma de espiral con
diez o más vueltas. En algunas ocasiones con un flagelo en cada extremo (como por ejemplo el
espirilo responsable de la sífilis: Treponema). Habitualmente se hallan en ambientes acuáticos o
en el cuerpo de animales. El cilindro protoplásmico de estas células se encuentra rodeado por una
membrana de tres capas conocida como cubierta celular externa, además poseen una estructura
única que le permite la movilidad llamada filamento axial, compuesta de un flagelo que atraviesa
el cuerpo celular y se sitúa entre la pared delgada flexible y la envoltura externa. Las espiroquetas
pueden encontrarse como parásitos en humanos mientras otras viven libres en agua o madera.

http://www.virtual.unal.edu.co/cursos/ciencias/2000024/lecciones/cap01/01_03_05.htm

A menudo desconocemos la vital relación que hay entre todos los seres que coexisten y
menospreciamos la función de alguno de ellos, e incluso en ocasiones alteramos el equilibrio
natural de los ecosistemas creyendo que de esta manera hacemos lo correcto. La importancia de
las bacterias es fundamental para mantener el equilibrio.

Las bacterias varios tipos de bacterias, están presentes en casi todas partes y pueden sobrevivir a
casi todo, incluso nuestro cuerpo desde que nace es cohabitado por millones de ellas sin que nos
demos cuenta.

Si bien algunas son responsables de causar enfermedades, la mayoría nos proveen muchos
beneficios, ya que cuando están en perfecto equilibrio, las bacterias fermentan los residuos de
nuestra dieta, transforman la energía, producen ácidos grasos, nos protegen de las bacterias que
nos enferman incluso estimulando nuestras defensas o formando barreras, producen la vitamina B
y K y colaboran evitando la pérdida de minerales en nuestro cuerpo.

Su acción fuera de nuestro organismo es igual de importante, pues colaboran con la


biodegradación de los residuos, son vitales para fertilizar la tierra e incluso para combatir ciertas
plagas.

Podemos concluir entonces que su acción benéfica o perjudicial dependerá del estado de
equilibrio o desequilibrio del medio en el que se desenvuelven todos los organismos, incluso
nosotros.

http://www.ojocientifico.com/2011/06/10/la-importancia-de-las-bacterias