Anda di halaman 1dari 9

Gerontopsicología Volumen 17 (4) -143 - 2001

Emociones y tercera edad: un camino por recorrer


J. C. Meléndez Moral, C. Cerdá Ferrer

Resumen Summary
En este artículo se revisa cómo los factores The article revises the way that the emotional
emocionales se encuentran implícitos en algunas factors are implicated in some of the main psy-
de las principales teorías psicológicas que han chological theories that have described the deve-
descrito el desarrollo en la última etapa del ciclo lopment in the last stage of the living cycles. It is
vital. También se analiza como los aspectos also analyses how the emotional aspects can af-
emocionales pueden afectar al bienestar psicoló- fect the psychological well-being of the older per-
gico de las personas mayores y se proponen una son. Some aspects are proposed for the process
serie de aspectos a tener en cuenta en los of intervention and optimisation of old age, poin-
procesos de intervención y optimización de la ting-out the need for models that explain the im-
vejez, incidiéndose en la necesidad de modelos portance of the emotional intelligence develop-
que expliquen la importancia del desarrollo de la ment during old age.
inteligencia emocional en la vejez.
Key words: Emotion. Old age. Well-being.
Palabras clave: Emoción. Vejez. Bienestar Emotional intelligence.
psicológico. Inteligencia emocional.

Geriátrika, 2001; 17 (4): 143-150

Unas notas introductorias


El concepto de inteligencia emocional (Salovey y
Mayer, 1990), de reciente aparición en la literatura
psicológica, ha dirigido la investigación hacia el
campo de cómo las emociones influyen en nuestra
vida y la relación de éstas con la salud física, psico-
lógica y con variables tales como bienestar psicoló-
gico, madurez psicológica, éxito profesional y satis-
facción personal. Como consecuencia de ello en es-
ta última década se ha producido un aumento im-
portante de las investigaciones dirigidas a la utiliza-
ción óptima de nuestro mundo emocional, para el
logro de nuestros objetivos vitales (Salovey y Mayer,
DPTO. DE PSICOLOGIA EVOLUTIVA y DE LA EDUCACION
FACULTAD DE PSICOLOGIA. UNIVERSIDAD DE VALENCIA 1990; Goleman, 1996; Epstein y Meier 1989;
Seligman, 1991).
Estos trabajos, todavía incipientes, se han enca-

47
Geriatrika Volumen 17 (4) -144 - 2001

minado sobre todo al mundo de la infancia, de la troductorio en donde planteamos algunas cuestiones
adolescencia y de la edad adulta y su relación con el teóricas que abren camino hacia nuestro objetivo
trabajo. Pero por lo que se refiere a la tercera edad, final: la construcción de un modelo sobre la im-
de momento y que conozcamos, no son muchos los portancia de los aspectos emocionales en la última
estudios realizados sobre como las emociones etapa de la vida.
pueden ayudar a optimizar este período, ni siquiera
a como afectan a otras variables que en diferentes
investigaciones si cobran una especial relevancia en ¿Son tan importantes las emociones en nuestro
este último tramo del ciclo vital. Además, las desarrollo vital?
escasas referencias al mundo de los sentimientos en
la vejez suelen tener un carácter más encaminado Vamos a esgrimir dos razones muy sencillas para
hacia una dulce y estereotipada visión, que de defender su importancia. La primera es que posible-
interés en el desarrollo de programas de inter- mente aquellas personas que hayan trabajado en
vención en los que, trabajando desde la perspectiva clínica o en otros campos de la psicología en los que
de la inteligencia emocional, se dirijan a la mejora se interactúa constantemente con personas,
del desarrollo y optimización de la última etapa de la escuchando sus historias o analizando conductas y
vida. Incluso, al revisar bibliografía sobre diferentes cogniciones, acaban encontrando que una gran ma-
programas de preparación a la jubilación, se echa de yoría de las barreras que las personas establecemos
menos un apartado que haga referencia al manejo en nuestras vidas, incluso los miedos, las fobias, etc.
de las emociones en la vejez. Básicamente las parecen tener un mismo origen: el miedo a que
únicas referencias que suelen aparecer son aquellas dejen de queremos, a que los demás se queden con
que trabajan los conceptos de percepción de una imagen negativa de nosotros, en definitiva, a
inutilidad y percepción negativa. sentimos solos.
A la hora de intervenir en lo emocional un aspecto La segunda razón proviene de estudios realizados
a tener en cuenta es que, en general, la mayoría de sobre el tema de la muerte. Autores como Kübler-
los programas que han trabajado estas cuestiones Ros (1991) o Shelley Taylor (1991) en sus in-
han intentado intervenir utilizando nuestra parte más vestigaciones con personas que han vivido expe-
racional del pensamiento. Curiosamente, se han riencias excepcionales en el umbral de la muerte o
producido pocos intentos de trabajar las emociones con aquellas que se han enfrentado a los momentos
desde lo puramente emocional, es decir, no críticos anteriores a la misma, no han encontrado
pensando en ellas, sino sintiéndolas y aprendiendo a que éstas, en sus reflexiones, se lamenten o se
manejarlas. quejen de no haber trabajado más durante su vida.
Sin embargo, y a pesar de que desde el campo de Por el contrario, muchas de estas personas, sin ni
la intervención, ya centrándonos en la última etapa siquiera llegar a situaciones tan críticas, se arre-
del ciclo vital, no se haya prestado atención al pienten de no haber dedicado más tiempo a cultivar
trabajo de lo emocional, despierta nuestra atención y expresar afectos profundos a sus parejas, amigos,
el hecho de que la importancia de las emociones se hijos, padres, o en general, a personas con un alto
hallen implícitas en los diferentes acercamientos que valor afectivo para ellos. Es decir, lo emocional, lo
intentan dar explicación a qué es lo que ocurre en afectivo resurge como dimensión prioritaria para el
ésta última etapa, incluso en los acercamientos de óptimo desarrollo personal y se hace especialmente
índole más cognitiva. El objetivo del presente ar- evidente en esta última etapa, cuando la vida co-
tículo es presentar un análisis de algunas de las mienza a verse retrospectivamente.
perspectivas teóricas que inciden en la importancia Si la primera de las razones puede ser muy gene-
de los aspectos emocionales y afectivos en el desa- ral, incluso discutible, la realidad es que el segundo
rrollo a lo largo de la vida y su culminación en la últi- de los planteamientos tiene un carácter muy distinto.
ma etapa. El reto que nos planteamos a más largo La muerte hace referencia directa a uno de los
plazo es unir todos estos acercamientos para cons- sucesos más importantes (podemos considerar que
truir un modelo propio acerca de como puede en- el último), que aparece como determinante y al fin y
tenderse la importancia de las emociones desde la al cabo definitivo de nuestro desarrollo a lo largo del
perspectiva de la inteligencia emocional en la última ciclo vital. Las personas que se encuentran en la úl-
etapa de la vida y sobre qué aspectos debería inter- tima etapa de su vida, se dirigen hacia el fin de su
venirse cuando nos planteamos tanto un programa propio ciclo con conocimiento de ello y en conse-
de preparación a la jubilación, como la optimización cuencia, la disposición personal que tengan o ten-
de esta etapa concreta del ciclo vital. Aunque nos gamos hacia la muerte va a determinar como nos
mostramos de acuerdo con la visión que defiende enfrentemos a la misma. Ser capaces de preparar-
que una persona envejece como ha vivido, y nada nos hacia este suceso implica entre otras muchas
tiene sentido por si sólo en esta última etapa de la cosas sentimos bien con nuestra vida, con nuestro
vida, si uno no tiene en cuenta el ciclo vital en su to- pasado, con nuestro presente y con un futuro que no
talidad. Este artículo pretende pues ser un texto in- sabemos que dimensión temporal tendrá. El sen-

48
Volumen 17 (4) - 145 – 2001 Geriatrika

tirnos bien no es una cuestión objetiva, sino total-


mente subjetiva que tiene que ver principalmente miento de que ahora el tiempo que queda es corto,
con lo emocional. demasiado corto para intentar otra vida y para probar
Si esto no parece suficiente, retamos al lector a caminos alternativos hacia la integridad. La persona
que reflexione un poco acerca de su vida y analice que no logra esta integridad tiene remordimientos y
porqué muchas veces reacciona como lo hace, o se encuentra desesperada. De alguna manera y
que ocurriría si mañana nos dijeran que nos queda desde nuestro punto de vista el concepto de
un año de vida. A qué lo dedicaríamos y qué es lo integridad de Erikson, implica lograr una paz interior
que realmente nos molestaría dejar a medias si nos con respecto a lo que se ha llevado a cabo en la vida
tuviéramos que despedir de este mundo. Nos atre- y lo que ésta ha sido. Así pues, desde la perspectiva
vemos a intuir la dimensión principalmente afectiva y de Erikson la persona que ha logrado la integridad
emotiva que tomarían esas reflexiones. es aquella que acepta de manera responsable la
vida tal y como ha vivido, que es capaz de integrarla,
de darle un sentido, de sentirse feliz y de acuerdo
Según Erikson: superación de la última crisis de con ella, de aceptar lo que ha sido, lo que ha hecho,
la vida: integridad vs. desesperación las decisiones que ha tomado. Aquí, no hablamos de
resignación, pero si de aceptación, así, contemplar la
Creemos que comenzar por Erikson y su teoría es propia vida y a uno mismo al final del camino y ser
lógico, ya que es el primer autor que trata el de- capaz de aceptarlo, porque uno ya no puede volver
sarrollo psicoemocional a lo largo de todo el ciclo vi- atrás, ya no tiene otra oportunidad de lograr esa paz
tal. La teoría de Erikson sobre las etapas y conflictos interior.
que deben resolverse a lo largo de la vida, ha Esta personalidad "integrada" es el camino -según
proporcionado una base fundamental para entender Erikson- hacia uno de los atributos más señalados
el desarrollo psicosocial en todas las etapas del ciclo como características positivas susceptibles de ser
vital; desde la infancia, adolescencia y adultez, hasta alcanzadas en esta última etapa de la vida: la
el final del ciclo. Aunque su teoría versa de los años sabiduría. Para Erikson (1970) la sabiduría incluye
60, continúa hoy en día siendo una fuente inagotable esta aceptación de la vida que se ha llevado sin
de investigación. En los últimos años se han grandes arrepentimientos, la percepción en suma, de
realizado esfuerzos intentando verificar empíri- que uno ha vivido poniendo "las mejores inten-
camente los presupuestos teóricos de Erikson (p. ej. ciones". De esta forma, Erikson pone en conexión
Hogstel y Curry, 1995). dos conceptos fundamentales en esta última etapa
Erikson (1970) afirma que solamente la persona de la vida: integración y sabiduría y los iguala. Para
que ha cuidado de cosas y de personas, que se ha él, lograr la integración es lograr la sabiduría, ser una
adaptado a sus triunfos y a sus desilusiones, que se persona que acepta su ciclo de vida, es ser una
ha adaptado también al hecho de ser generador de persona sabia. El concepto de sabiduría, que ha sido
otras personas o de productos e ideas es un indivi- objeto de diferentes conceptualizaciones (Clayton y
duo capaz de madurar las etapas de la vida en ge- Birren, 1980; Sternberg, 1986; Holliday y Chandler,
neral y de resolver la última con éxito: Integridad del 1986; Arlin, 1990; Maciel, Heckhausen y Baltes.
Yo VERSUS Desesperación. Erikson define textual- 1994; Rubio y Dosil, 1994; Baltes y colaboradores,
mente el concepto de integridad como: "la acepta- 1995; Vega y Bueno, 1996; Fernández Ballesteros y
ción del/propio y único ciclo de vida como algo que otros, 1999), en última instancia, parece ser un
debía ser y que, necesariamente, no permitía susti- concepto teórico en donde lo emocional se une con
tución alguna" (p. 241). lo cognitivo en un intento de explicar lo que significa
Según Erikson (1970), aunque la persona que se el culmen del desarrollo humano que como ya se ha
encuentra en la última etapa de la vida es consciente comentado conecta directamente con el bienestar
de que existen diferentes estilos de vida, que tienen psicológico. Avia y Vázquez (1998) en la misma
la recompensa de otorgar significado al esfuerzo perspectiva y al igual que los epicúreos griegos
humano, la persona que está resolviendo la crisis afirman que no se puede comprender acertadamente
hacia la integridad, está lista para defender la la vida desde la desdicha. Erikson estaría de
dignidad de su propio estilo, porque sabe que una acuerdo con esto.
vida individual es la coincidencia accidental de sólo y es que el concepto de sabiduría parece cen-
un ciclo de vida, con sólo un fragmento de la historia trarse más con los aspectos sociales, el autoconoci-
(p. 242). miento y los problemas de la vida personal. Aparece
Para Erikson la superación de esta etapa, es de- en la literatura como un tipo de conocimiento inte-
cir, el hecho de que la persona consiguiera la inte- grado con cualidades cognitivas, afectivas y de re-
gridad, haría que la muerte perdiera ese carácter flexión; tales como la introspección, la intuición, la
atormentador que tiene en nuestra sociedad. Por el comprensión, la delicadeza, etc. Parece que su in-
contrario, si no se consigue esta integración se teme cremento está ligado a la experiencia de la vida, a
a la muerte. La desesperación expresa el senti- las tareas de cada sujeto y a la influencia de las ta-
reas llevadas a cabo por los demás. Por este motivo

49
Geriatrika Volumen 17 (4) -146 - 2001

parecería lógico deducir que a medida que una per- brio, sino que sabe moverse entre las contradiccio-
sona envejece, es decir, a medida que transcurre la nes y el cambio.
vida se incrementa la sabiduría, ya que se tiene más Además, el pensamiento en la etapa dialéctica se
oportunidad de experiencias, las cuales poten- caracteriza porque es posible un retroceso de la
cialmente son elementos importantes para aumentar persona a operaciones intelectuales anteriores para
el conocimiento (Rubio y Dosil, 1994). integrarlas en formas de pensamiento más avanza-
Si a modo de resumen defendemos que el logro das. Si Piaget defendía que una vez superada una
de la integridad implica no un análisis racional del etapa no era posible volver a utilizar las operaciones
ciclo de vida, sino un estado emocional de acepta- cognitivas propias de ella, es decir, no era posible la
ción y de paz interior respecto a lo que ese ciclo de regresión, los neopiatgetianos por el contrario
vida ha significado para uno, la sensación emocional apuestan por un modelo de pensamiento menos rí-
de que uno ha vivido lo mejor que ha sabido y ha gido y más flexible, en donde una vez aprendida una
podido; entonces estamos hablando de emoción y operación, la persona puede volver a utilizarla
no de cognición. cuando lo considere pertinente integrándola en su
pensamiento actual. Esta regresión facilita la flexibi-
Los neopiatgetianos lidad, de esta forma el pensamiento dialéctico adopta
diferentes niveles según las circunstancias de la
Los neo-piatgetianos son considerados en la ac- persona, es decir, en función de la situación.
tualidad como una perspectiva dominante en el La teoría neopiatgetiana es mucho más amplia y
campo del desarrollo cognitivo. Su objetivo es des- propone muchas más reflexiones de las que aquí
cribir los cambios cognitivos a nivel cualitativo-es- hemos mencionado. De su teoría merece nuestra
tructural, más allá de las operaciones formales -últi- atención -por su relación con el tema que aquí tra-
ma etapa en la teoría piatgetiana-. Para entender el tamos- la consideración de que el pensamiento ma-
pensamiento adulto y su desarrollo a través de las duro, que se encuentra en la etapa de las operacio-
experiencias a lo largo de la vida, los neopiatgetia- nes dialécticas, no sólo es capaz de manejar el ra-
nos establecen una quinta etapa en el desarrollo zonamiento lógico-racional con todo lo que ello su-
cognitivo; la etapa de las operaciones dialécticas. Su pone: la deducción lógica, objetiva e impersonal, si-
propuesta básica es que el desarrollo cognitivo no que además, afirma Riegel (1976), las ejecucio-
adulto no se detiene con la entrada de la persona en nes inteligentes se pueden ver afectadas por di-
la etapa de las operaciones formales tal y como mensiones subjetivas, interpersonales y no raciona-
Piaget defendió en su momento, sino que este de- les, es decir, por nuestras emociones. En la misma
sarrollo continua a lo largo de la vida. En conse- línea, Lavouvie-Vief (1992), otro de los autores más
cuencia no tiene porque producirse un declive en las relevantes dentro de esta corriente, afirma que una
funciones cognitivas a medida que el sujeto va de las características del pensamiento post-formal,
haciéndose mayor, sino que y de acuerdo con Vega que no se halla en el pensamiento adolescente, es la
y Bueno (1996), al hablar acerca de la inteligencia y existencia de una forma más integrada de auto-
desde un punto de vista amplio, lo que en un princi- rregulación personal e impersonal. En otras pala-
pio podrían parecer declives en la cognición adulta, bras, según este autor, existe una relación o cone-
podrían también indicar, una nueva forma de orga- xión entre el desarrollo cognitivo y el emocional que
nización del pensamiento, es decir, en vez de apa- va aumentando en complejidad a lo largo del ciclo
recer un cambio regresivo en el pensamiento de las vital. Lavouvie-Vief (1992) distingue entre un primer
personas en edad avanzada, lo que existiría sería un sistema compuesto por el sistema organísmico, el
cambio cualitativo, y en esta línea es en la que van a sensorio-motor, el figurativo y personal y un segundo
desarrollar sus trabajos los neopiatgetianos. sistema formado por el razonamiento lógico-formal.
Siguiendo a Riegel (1976) -uno de los autores Así como Piaget consideraba que en el desarrollo
más importantes dentro de las teorías neopiagetia- adulto el primer sistema debería subordinarse al
nas- el desequilibrio dialéctico que existe entre el yo razonamiento lógico-formal por ser el de mayor nivel
y la sociedad, supone para la persona adulta una de abstracción, Lavouvie-Vief (1992) considera que
fuente de progreso intelectual que le permite alcan- el verdadero conocimiento proviene de la orga-
zar la etapa de las operaciones dialécticas. Mientras nización lateral de estos dos sistemas, es decir, de
que Piaget defendía que el desarrollo adulto tendía a su funcionamiento en paralelo, sin que ninguno de
la obtención de un equilibrio cognoscitivo a través de los dos se halle por encima. De este modo, se pro-
los diferentes procesos y del desarrollo de los di- duce una cooperación entre los dos sistemas de au-
ferentes tipos de estadios y operaciones; para los torregulación en un intercambio que resulta para el
neopiagetianos, por el contrario, el pensamiento sujeto mutuamente enriquecedor. Estas ideas son
adulto es un pensamiento que se fundamenta en la opuestas a la tradición piatgetiana. Piaget conside-
contradicción y en el cambio. Es decir, una persona raba el descentramiento de sí mismo una tarea evo-
adulta es una persona cuyo desarrollo no necesa- lutiva fundamental, donde la superación de los as-
riamente esta dirigido hacia la búsqueda del equili- pectos animistas, artificialistas y centrados en la ex-

50
Volumen 17 (4) - 147 – 2001 Geriatrika

periencia interna por el dominio de un sistema abs-


tracto de símbolos, significaba en la adolescencia, el destacan entre otros la capacidad de comunicación,
verdadero hito que marcaba la entrada en el co- dar y recibir amor, saber disfrutar y trabajar (Freud,
nocimiento adulto. citado en Erikson, 1970, decía amar y trabajar), tener
Lavouvie-Vief, por el contrario, defiende que a una disposición activa y creativa (Buendía, 1994). Si
medida que una persona crece, se desarrolla y nos paramos a pensar nos daremos cuenta que
avanza hacia un nivel de pensamiento más maduro, todos estos factores de alguna forma son factores
sus procesos emocionales se vuelven más comple- emocionales o se encuentran estrechamente
jos, dando lugar a un lenguaje emocional más rico, vinculados con lo emocional, de hecho, ninguno de
que integra dualismos y en donde también se pro- ellos puede ser explicado o entendido sin apelar a
duce una mayor diferenciación de emociones. De la nuestra parte más afectiva.
misma forma, las normas por las que la persona se Pero, y desde el campo de investigación dedicado
rige, también aumentan en complejidad, ya que tie- al bienestar psicológico: ¿qué factores parecen influir
nen en cuenta además de los criterios internos y en su consecución? Avia y Vázquez (1998) señalan
propios, las referencias que su contexto con el que las siguientes conductas que aumentan la
se halla interaccionando le proporcionan. Desde esta probabilidad de que las personas que las lleven a
perspectiva los procesos emocionales juegan un cabo puedan decir de sí mismos que son personas
papel fundamental a lo largo de la vida adulta y en el que disfrutan de un alto bienestar psicológico, es
proceso de envejecimiento. decir que se sienten bien con respecto a sí mismas y
Concluimos pues, que incluso desde la perspecti- su vida.
va piagetiana, caracterizada sobre todo por su énfa- Lo primero que destacan estos autores, es el he-
sis en lo cognitivo, las emociones humanas han ga- cho de que el bienestar psicológico se compone de
nado en las nuevas orientaciones mucha importancia actividad. Es decir, las personas que reconocen la
convirtiéndose en un elemento diferenciador del importancia de sentirse bien se empeñan en buscar
pensamiento adulto. De nuevo aparece la parte el bienestar activamente. Dicen estos autores que
emocional del ser humano como esencial en la últi- realmente si observamos a estas personas nos da-
ma etapa del desarrollo adulto. remos cuenta de que lo que hacen no es extraordi-
nario, pero les sirve: ver a los amigos, hacer regalos
a los demás, salir de compras, buscar actividades
La importancia de los factores emocionales para divertidas de ocio etc.
la consecución del bienestar psicológico en la En segundo lugar, afirman que las personas con
última etapa de la vida alto bienestar psicológico, son personas capaces de
ponerse metas alcanzables y con sentido. Esta afir-
¿Por qué introducir un epígrafe dedicado a un te- mación es evidente en un estudio reciente llevado a
ma como es el bienestar psicológico dentro de un cabo por King y Boyle (1997) en el que se pidió a los
artículo que tiene como objetivo el análisis de plan- estudiantes que expresaran los deseos que más les
teamientos teóricos que intentan explicar qué es lo gustaría que se cumplieran. Estos investigado
que ocurre en la última etapa de la vida? res encontraron que las personas más optimistas no
En primer lugar porqué bienestar psicológico e in- formulaban deseos grandiosos, sino que anhelaban
tegridad son conceptos que desde nuestra perspec- cosas muy corrientes y al alcance de la mano. Esto
tiva y de acuerdo con Erikson se encuentran rela- es importante al final de la vida y durante ella por dos
cionados. Por otra parte, si tal y como defienden los motivos. En primer lugar, porque lógicamente la
neopiagetianos a medida que uno va viviendo va persona que ha vivido la vida soñando con lograr
adquiriendo una mayor profundidad emocional, enri- objetivos grandiosos y no los ha logrado, no va a te-
quece, aumenta y madura el desarrollo cognitivo, de ner la misma perspectiva de vida, que la persona que
nuevo inteligencia y bienestar psicológico parecen ha ido cumpliendo sus sueños porque estos han sido
ser conceptos relacionados. Por último desde el alcanzables. Por este motivo, en los programas
acercamiento de la inteligencia emocional parece dirigidos hacia la optimización de esta última etapa
plenamente aceptado el supuesto de que una per- de la vida, se anima a los monitores a que ayuden a
sona inteligente emocional mente es una persona la persona mayor para que valore sus logros, por
que disfruta de un alto bienestar psicológico. muy pequeños que estos hayan sido (Sáez y
Desde la gerontopsicología como disciplina cien- Meléndez 1998). La segunda es que si queremos
tífica y rama aceptada de la psicología se han hecho conseguir que los mayores sean felices en lo que les
esfuerzos en la investigación dirigida a determinar queda de vida, deberíamos indagar en esa dirección.
cuáles son los factores que pueden predecir un Es decir, trabajar para que sus objetivos fueran
envejecimiento feliz. Es decir, qué conductas debería sencillos, alcanzables y con sentido. Normalmente
poner en marcha una persona a lo largo de su vida en las personas mayores felices suelen ser así. .
para asegurarse o cuánto menos aumentar la En tercer lugar, estos autores destacan que una
probabilidad de felicidad y de una última etapa tran- condición presente en las personas sanas y opti-
quila y satisfactoria. Entre los factores señalados

51
Geriatrika Volumen 17 (4) -148 - 2001

mistas es el "noble olvido de sí mismos" y la dedi- Conclusiones


cación a un objetivo más alto, frente a las personas
deprimidas que se caracterizan por un excesivo ¿Cómo las emociones pueden entonces mejorar
centramiento en sí mismas. Desde esta perspectiva, mi estilo de vida, solución de problemas y estilos de
también es importante ayudar a la persona mayor a afrontamiento?
que salga fuera de su mente y sus pensamientos y Tal y como hemos ido viendo a lo largo de este
centre su atención en los demás -hijos, nietos, artículo resulta difícil separar los factores emociona-
amigos, etc.-. Parece que nada consume y les de los cognitivos, tanto teórica, como empírica-
empobrece más que quedarse atrapado en uno mente. Y de hecho en los últimos acercamientos hay
mismo, en la contemplación absorta de los propios una tendencia a unirlos y a otorgar a la emoción la
problemas. importancia que los planteamientos más cognitivos
Otro factor que estos autores destacan es la le habían negado durante mucho tiempo. También
aceptación de la propia realidad. Ya hemos incidido parece que estos factores emocionales ganan peso
en otro apartado en la importancia de la aceptación en los acercamientos que desde la perspectiva del
del propio destino como requisito indispensable para ciclo vital estudian la última etapa de la vida. Las
el logro de la integridad. Hay personas que no han emociones se encuentran presentes en cualquier
aprendido a disfrutar sanamente de su realidad, y se momento y dimensión de nuestra vida y actualmente
pasan la vida comparándola con la de los demás. se acepta el hecho de que impregnan los procesos
Evidentemente estas personas no son apacibles y no cognitivos, tanto en situaciones de laboratorio, como
resulta fácil relacionarse con ellas. El trabajar la en la vida diaria (Lavouvie-Vief, 1992). De hecho tal
aceptación de la propia vida y de la realidad debería y como afirma Blanchard-Fields (1996) la aplicación
ser también un puntal importante en los programas de la emoción a la inteligencia ha estado presente
dirigidos a optimizar esta última etapa de la vida. en algunos trabajos psicológicos, aunque los investi-
Otros factores destacados por estos autores hacen gadores no siempre lo han reconocido.
referencia a educar y perfeccionar la capacidad de El concepto de inteligencia práctica de Sternberg
goce, desarrollar el gusto por el juego y la travesura y Wagner (1986) es un ejemplo de la aplicación de la
y amar y ser cordiales. Como puede comprobarse emoción a la inteligencia. Desde esta perspectiva se
todos estos factores están cargados de ha investigado la importancia que tienen los factores
connotaciones afectivas. Ninguno de ellos puede psicosociales y afectivos en la solución de
considerarse como un factor cognitivo o material. problemas cotidianos. Estos componentes no han
Además, si uno mismo se pregunta: ¿qué me aparecido nunca en los tradicionales test de
gustaría dejar al morir?, obtendrá la respuesta acer- inteligencia, pero sin embargo son de un gran poder
ca de lo que considera importante para la consecu- explicativo, a la hora de comprender la forma en que
ción de la propia felicidad. Cuando esta pregunta se las personas mayores interpretan y solucionan
realiza en estudios en donde se entrevistan a gran exitosamente los problemas de la vida diaria. La
cantidad de sujetos, casi todo el mundo suele con- experiencia adquirida durante la vida permite a estas
testar que amigos, un buen recuerdo o algo relacio- personas comparativamente frente a los adultos
nado con los afectos y las relaciones. Parece ser que jóvenes captar la ambigüedad inherente de los
hacer cosas con otras personas es una de las aspectos interpersonales, que siempre envuelven los
estrategias que la gente considera como más efica- problemas cotidianos y ayudándose de éstos
ces para combatir la tristeza. El aislamiento -cuidado redefinir el problema y solucionarlo. De nuevo los
con los mayores porque a veces, o bien tienden a aspectos emocionales aparecen como factores
ello, o bien por circunstancias personales terminan discriminantes en esta última etapa. Tal y como los
aisladas-, el desprecio hacia los demás, o el miedo a neopiatgetianos defienden, con la experiencia la
mostramos tal como somos son contrarios al persona adulta va ganando en riqueza emocional y
bienestar. los procesos cognitivos van enriqueciéndose gracias
Para terminar queremos insistir en algunas carac- a estos procesos emocionales.
terísticas que se han atribuido a las personas más Este tipo de desarrollo teórico responde a la pre-
sanas y optimistas; entre ellas destacan la vitalidad, gunta acerca de cómo las emociones pueden mejo-
la sensibilidad, la curiosidad, la fantasía o la veraci- rar la solución de problemas. Es evidente que ellas
dad, en el sentido de fidelidad a sus propias creen- ayudan a nuestros procesos cognitivos y que inclu-
cias e intereses. La capacidad de iniciativa y el gusto so, como algunos trabajos señalan, son un elemento
por la aventura, cualidades igualmente resaltadas, discriminante en la solución de problemas cotidianos
tienen que ver, en definitiva, con la ausencia de y en la inteligencia en la última etapa de la vida.
miedos y en suma, con la libertad. Parece que el La segunda cuestión que planteábamos al princi-
final de este epígrafe sea el punto del cual hemos pio de este apartado de conclusiones hace referen-
partido ya que volvemos de nuevo una y otra vez al cia a cómo las emociones pueden mejorar el estilo
mundo emocional. de vida. Creemos que esta cuestión queda sufi-
cientemente aclarada en el apartado que hace re-
ferencia a los factores que influyen en el bienestar

52
Volumen 17 (4) - 149 – 2001 Geriatrika

psicológico. No obstante queremos insistir en la im-


portancia que tienen los factores emocionales en la
forma en que una persona reacciona a los sucesos Bibliografía
diarios y en los esfuerzos que realiza a largo plazo
para sobrevivir y crecer. En los últimos años las in- Arlin, P. K.: Wisdom: the art of problem finding. En R. J.
vestigaciones se han dirigido a demostrar las conse- Sternberg (Ed): Wisdom. Its nature, origins, and de-
cuencias de las emociones (tanto de las negativas, velopment. New York: Cambridge University Press.
como de las positivas) sobre la salud física y emo- 1990.
cional. Aunque los resultados son todavía prelimi- Avia, M. D.; Vázquez, C.: Optimismo inteligente. Madrid:
nares parece bastante evidente el hecho de que am- Alianza Editorial. 1998.
bas influyen en ambos aspectos (Lazarus, 1991; Go- Baltes, P. B.; Staudinger, U. M.; Maercker, A; Smith, J.:
leman, 1997). De hecho en la década de los 90 ha People nominated as wise: a comparative study of
aparecido una nueva ciencia, denominada psicoin- wisdom-Related knowledge. Psychology and aging,
munología que investiga los efectos de los factores 1995; 10: 155-166.
psicológicos, en concreto de los emocionales, sobre Blanchard Fields, F.: Emotion and everyday problem sol-
el sistema inmunológico (Goleman, 1997). Esta pa- ving in adult development. En C. Magai y S. H. Mc-
rece ser una vía de investigación muy prometedora. Fadden (Eds.): Handbook of emotion, adult develop-
Finalmente y si recogemos todos los plantea- ment and aging. London: Academic Press. 1996.
mientos teóricos expuestos hasta el momento es in- Buendía, J.: Gerontología y salud. Ed. Biblioteca Nueva,
discutible que los factores emocionales están pre- colección Psicología Universidad. 1997.
sentes en los diferentes estilos de afrontamiento. Las Clayton, V.; Birren, J. W: The development of wisdom
emociones bien encauzadas ayudan a afrontar los across the life span: A reexamination of an ancient to-
problemas de la vida, queramos o no impregnan pic. En P. B. Baltes y O. G. Brim, Jr. (Eds.): Life-span
nuestros procesos cognitivos y si bien es cierto que development and behavior. New York: Academic
en ocasiones pueden ser variables disruptoras, no Press. 1980.
menos cierto es que pueden convertirse en factores Epstein, S.; Meier, P.: Constructive Thinking: A broad co-
de gran ayuda para el afrontamiento de los proble- ping variable with specific components. Journal of
mas cotidianos y de las tareas evolutivas (Salovey y Personality and Social Psychology, 1989; 57(2):332-
Mayer, 1990; Mayer y Salovey 1995). 350.
Si las emociones mejoran el estilo de vida, ayudan Erikson, E. H.: Infancia y Sociedad. Buenos Aires: Hormé
a la solución de problemas y a los estilos de (or.1963) 1970.
afrontamiento vital, si se encuentran presentes en Fernández Ballesteros, R.; Moya, R.; lñiguez, J.; Zama
conceptos tales como el de integridad y el de inteli- rrón, M. D.: "Qué es la psicología de la Vejez". Ed. Bi
gencia, sorprende pues su poca presencia en los blioteca Nueva. 1999.
programas de optimización sobre todo en la última Goleman, D.: Inteligencia Emocional. Barcelona: Kairós
etapa de la vida. No hablamos de lo emocional como 1996.
un factor implícito o como una variable objetivo o Goleman, D.: La salud emocional: conversaciones con el
finalidad, sino de la emoción como variable o factor Dalai Lama sobre la salud, las emociones y la mente.
que puede ser el medio o el proceso para conseguir Barcelona: Kairós. 1997.
el culmen del desarrollo humano. Aprender a Hogstel, M. O.; Curry, L. C.: Ego Integrity versus despair
conocerlos, aceptarlos, manejarlos, bien utilizarlos, in the later years. Journal of Clinical Geropsychology,
debería ser, en nuestra opinión, un factor primordial vol. 1 (2), pp. 1995; 165-173.
en los programas de intervención dirigidos a la opti- Holliday, S. G.; Chandler, M. J.: Wisdom: Explorations in
mización de la llamada tercera edad. Carecemos to- human competence. New York: Karger. 1986.
davía de un modelo unitario que explique qué, por King, L. A; Broyles, S. J.: Wishes, gender, personalityand
qué y cómo influyen en esta última etapa y qué, por Well-being. Journal of Personality, 1997; 65:49-79.
qué y cómo pueden ser utilizados para ayudar a la Kübler-Ross, E.: Vivir hasta despedimos. Ed. Luciérnaga,
persona mayor a conseguir resolver con éxito su úl- Barcelona 1991.
tima tarea vital: el logro de la integridad, del bienes- Lavouvie-Vief, G.: A neopiagetian perspective on adult
tar psicológico último. Es en esta dirección en la que cognitive development. En R. J Sternberg y C. A Berg
va enfocado nuestro trabajo actual. (Eds.): Intellectual development. Cambridge:
Cambridge university Press. 1992.
Lazarus, R. S.: Emotion and adaptation. New York: Ox
ford University Press. 1991.
Maciel, A. G.; Heckhausen, J.; Baltes, P.: A life-span
CORRESPONDENCIA:
Dr. J. C. Meléndez Moral perspective on the interface between personality and
Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación Facultad intelligence. En R. J. Stemberg y P. Ruzgis (Eds.):
de Psicología. Universidad de Valencia
Avda. Blasco lbáñez, 21 - 3°
E-46010 Valencia
E-mail: juan.c.melendez@uv.es
53
Geriatrika Volumen 17 (4) -150 - 2001

Personality and intelligence. Cambridge: Cambridge en la jubilación. Ed. Promolibro. Valencia. 1998.
University Press. 1994. Salovey, P.; Mayer, J. D.: Emotional lntelligence.
Mayer, J. D.; Salovey, P.: Emotional intelligence and the Imagination, Cognition, and Personality, 1990;
construction and regulation of feelingsn. Applied and 9:185-211.
Prevenfive Psychology, 1995; 4: 197-208. Seligman, M.; Seligman, M. E.: Learned Optimisim.
Riegel, K. F.:The dialectics of human development. Ame- New York: Simon and Schuster Audio. 1991.
rican Psychologist 1976; 31:146-158. Sternberg, R. J.; Wagner, R. K.: Practical
Rubio, R.; Dosil, A.: Desarrollo de la inteligencia en la ve- intelligence. New York: Cambridge University
jez. En V. Bermejo (Eds.): Desarrollo cognitivo. Ed. Press. 1986.
Síntesis Psicología. 1994. Taylor, S. E.: Seamos optimistas. Ilusiones positivas.
Sáez, N.; Meléndez, J. C.: Autopercepción: los cambios Barcelona: Martínez Roca. 1991.
Vega, J. L.; Bueno, B.: Desarrollo adulto y
envejecimiento. Ed. Síntesis Psicología. 1996.
54