Anda di halaman 1dari 7

JURISPRUDENCIA

Roj: STSJ ICAN 5797/2009 - ECLI: ES:TSJICAN:2009:5797


Id Cendoj: 35016340012009101772
Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Social
Sede: Palmas de Gran Canaria (Las)
Sección: 1
Fecha: 18/12/2009
Nº de Recurso: 1858/2009
Nº de Resolución: 1858/2009
Procedimiento: Recurso de suplicación
Ponente: ANGEL MIGUEL MARTIN SUAREZ
Tipo de Resolución: Sentencia

En Las Palmas de Gran Canaria , a 18 de diciembre de 2009 La Sala de lo Social del Tribunal Superior de
Justicia de la
Comunidad Autónoma de CANARIAS formada por los Iltmos. Sres D./Dña. Angel Martín Suárez (Ponente) , D./
Dña. Mª Jesús García Hernández y D./Dña. Ignacio Duce Sánchez De Moya Magistrados, ha pronunciado
EN NOMBRE DEL REY
la siguiente
SENTENCIA
En el recurso de suplicación interpuesto por Obispado de Canarias contra sentencia de fecha 13 de marzo de
2009 dictada en los autos de juicio nº 1046/2008 en proceso sobre DESPIDO , y entablado por D./Dña. Maximo
, contra Consejería De Educación Cultura Y Deportes y Obispado de Canarias.
El Ponente, el Iltmo./a Sr./a. D./Dña. Angel Martín Suárez , quien expresa el criterio de la Sala.

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- La única instancia del proceso en curso se inició por demanda y terminó por sentencia, cuya
relación de hechos probados es la siguiente
PRIMERO.- La parte actora ha venido trabajando, desde el 14/10/1993, por cuenta y bajo dependencia de la
Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, con la categoría profesional de Profesor
de Religión y Moral Católica, percibiendo un salario día prorrateado de 109,49 euros brutos, siendo su último
destino el IES Jinámar II.
SEGUNDO.- Mediante oportuna convocatoria, se inició una huelga indefinida de profesores de religión en la
fecha 13.01.2000 , en la que el actor era miembro del Comité de Huelga.-
TERCERO.- Con fecha 11.06.04 se registró ante el SEMAC, el Ministerio de Educación y Ciencia y la Consejería
de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de la Comunidad Autónoma de Canarias, escrito de la
Confederación Canaria de Trabajadores- Intersindical Canaria comunicando la constitución de la Federación
de Profesores de Religión y la integración en su órgano rector (Secretariado Nacional) del actor.
CUARTO.- La Consejería de Educación no ha procedido a contratar al actor el 1.09.2004, para el curso escolar
2004-2005.
QUINTO.- Mediante escritos fechados el 15.07.04 y 05.08.04 y firmados por D. Jose María (Delegado
Episcopal de Enseñanza) se remitió a la Consejería demandada relación de profesores de Religión Católica no
propuestos para el curso 2004/2005 en la que figura el actor. Constan en autos y se dan por reproducidos.
SEXTO.- El actor interpuso reclamación previa el 15.09.04 que fue desestimada por la Consejería demandada
por Resolución de 14.10.04.

1
JURISPRUDENCIA

SÉPTIMO.- El actor no conforme con el despido interpuso demanda, la cual fue turnada al Juzgado de lo Social
nº 5, formándose los autos 906/2004, y dictándose sentencia el 31/1/05, en cuya virtud, se declaró la nulidad
del despido de 1.09.04 por vulneración del derecho de libertad sindical, condenando a los demandados a estar
y pasar por tal declaración y a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias a la
readmisión del demandante a su puesto de trabajo en las mismas condiciones que regían antes de producirse
aquel, al abono de los salarios de tramitación desde el 1.09.04 hasta su efectiva readmisión, así como al abono
de la cantidad de 3.005,07 €, en concepto de indemnización por daños y perjuicios.
OCTAVO.- Interpuesto recurso de suplicación, la sala dictó sentencia el 17/12/07, revocando únicamente la
sentencia en el sentido de condenar exclusivamente al abono de la indemnización por daños y perjuicios
exclusivamente al Obispado de Canarias.
NOVENO.- Mediante auto del TS de 11/9/08 se acordó poner fin al trámite del recurso de casación interpuesto
frente a la anterior sentencia.
DÉCIMO.- El 22/11/05 el Juzgado de lo Social nº 7 de esta ciudad, autos de tutela de derechos fundamentales
nº 1178/05, estimó parcialmente la demanda interpuesta por el trabajador y declaró la vulneración del derecho
al honor de éste condenando al Obispado al cese inmediato de su comportamiento y a que le indemnice en la
suma de 3.000 euros, absolviendo a la Consejería de los pedimentos deducidos en su contra.
UNDÉCIMO.- Con fecha 20.04.2006 se dictó sentencia en el Juzgado de lo social nº 6 de esta ciudad en autos
de despido nº 991/2005 en virtud de la cual con estimación de la demanda interpuesta contra las demandadas,
se declara el derecho del actor a ser contratado como profesor para el curso escolar 2005/2006 con abono
de las retribuciones dejadas de percibir , con condena de la comunidad autónoma a realizar su contratación
y abonar las retribuciones correspondientes y al Obispado a formular propuesta correspondiente, así como
pasar por las consecuencias inherentes a la contratación y admisión al trabajo, condenando igualmente a
las demandados al pago de la cantidad de 6.010,12 euros en concepto de daños y perjuicios, dando por
reproducida la citada resolución al constar aportada a los autos.
DUODÉCIMO.- Interpuesto recurso de suplicación frente a la sentencia indicada, el mismo fue resuelto
mediante sentencia de la sala de 4/1/08, si bien reduciendo la condena al abono de la indemnización al
Obispado de Canarias.
DÉCIMO TERCERO.- Mediante escrito de fecha 08.08.2006 firmado por el Delegado Episcopal de Enseñanza D.
Jose María , se remitió a la Consejería demandada relación de profesores de religión católica propuestos para
el curso 2006/2007, no proponiendo al actor y a otras dos docentes por no estar en posesión del certificado
de idoneidad, dándose por reproducido al constar en autos.
DÉCIMO CUARTO.- El actor no ha sido contratado para el curso escolar 2006/2007 con inicio de la actividad
el 01.09.2006.
DÉCIMO QUINTO.- NO conforme el actor con dicha falta de llamamiento interpuso la oportuna demanda , la cual
fue turnada al Juzgado de lo Social nº 5, formándose los autos 1008/2006, en cuya virtud se declaró la nulidad
del despido operado en la fecha 1.09.2006 por vulneración del derecho a la indemnidad y a la libertad sindical,
condenando a los demandados a estar y pasar por tal declaración y a la Consejería de Educación, Cultura y
Deportes del Gobierno de Canarias a la readmisión del demandante a su puesto de trabajo en las mismas
condiciones que regían antes de producirse aquel, al abono de los salarios de tramitación desde el 1.09.06
hasta su efectiva readmisión, así como al abono de la cantidad de 3.000,00 €, en concepto de indemnización
por daños y perjuicios.
DÉCIMO SEXTO.- Interpuesto recurso de suplicación frente a la sentencia mencionada la sala, mediante
sentencia de 29/2/08, confirmó la sentencia condenando al Obispado de Canarias al abono de la
indemnización, dejando inalterada el resto de la sentencia.
DÉCIMO SÉPTIMO.- El actor no fue propuesto para el curso escolar 2007/2008 , por lo que el actor accionó
nuevamente por despido, formándose los autos 884/2007 del Juzgado de lo Social 4 de Las Palmas de Gran
Canaria, dictándose sentencia el 21/2/07, estimando la demanda, declarándose la nulidad del despido de la
actora con fecha de efectos 1/09/07, condenándose a la CCAA a la inmediata readmisión de la actora y con
abono de los salarios dejados de percibir desde entonces hasta la notificación de la presente, a razón de 94,79.-
€ diarios, debiendo el Obispado de Canarias estar y pasar por ello.
DÉCIMO OCTAVO.- Interpuesto recurso de suplicación frente a la misma, la sala dictó sentencia el 10/12/08,
desestimando el mismo.
DÉCIMO NOVENO.- El Obispado de Canarias no propuso la contratación del actor para el curso 2008/2009.

2
JURISPRUDENCIA

VIGÉSIMO- El actor interpuso reclamación previa frente a dicha falta de llamamiento, la cual fue desestimada
mediante resolución de 10/10/08.
VIGÉSIMO PRIMERO.- El actor es miembro del Secretariado Nacional de la Federación de Profesores de
Religión del sindicato Confederación Canaria de Trabajadores.
VIGÉSIMO SEGUNDO.- El Obispado de Canarias expidió certificación de idoneidad respecto al actor en la fecha
1.10.2000, con validez hasta 2001.
VIGÉSIMO TERCERO.- La cuestión de inconstitucionalidad interpuesta por el TSJ de Canarias, ha sido resuelta
por sentencia del Tribunal Constitucional, número 38/2007, de 15 de febrero de 2007, la cual falló que inadmitir
la cuestión de inconstitucionalidad respecto de los párrafos tercero y cuarto del art. III, el art. VI y el art. VII
del Acuerdo sobre enseñanza y asuntos culturales, suscrito el 3 de enero de 1979 entre el Estado español y la
Santa Sede, ratificado por Instrumento de 4 de diciembre de 1979, así como respecto del párrafo primero de la
disposición adicional segunda de la Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de ordenación general del sistema
educativo, en la redacción dada por la Ley 50/1998, de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas
y del orden social; y desestimar la cuestión de inconstitucionalidad en todo lo demás.
VIGÉSIMO CUARTO.- Que el Obispado de Canarias, a través de D. Jose María , en la actualidad Vicario
Episcopal de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y Delegado del Sr. Obispo para actuar en la
materia relacionada al profesorado de religión, en fecha 18.08.2008, efectuó las propuestas de contratación
del profesorado de religión de Educación Secundaria del curso 2008/2009 y así como los profesores no
propuestos y entre los cuales consta la ahora parte actora, por carecer de la titulación exigida, y no hallarse en
posesión de la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA en adelante).
VIGÉSIMO QUINTO.- El 27.04.2007 la Asamblea de la Conferencia Episcopal Española suscribe Acuerdo sobre
regulación de la Declaración Eclesiástica de Idoneidad (DEI en adelante) para la designación de profesores de
religión, estableciéndose un doble requisito: la DECA y la DEI, correspondiendo la expedición de la primera a la
Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española, que exige contar con
la titulación requerida; y la segunda, relativa a la rectitud de doctrina y al testimonio de vida cristiana (folios
150 y ss)
SEGUNDO.- La parte dispositiva de la Sentencia de instancia dice: Que desestimando la excepción procesal de
incompetencia de jurisdicción y, entrando en el fondo del asunto, estimo la demanda promovida por Maximo
contra la CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTES DEL GOBIERNO DE CANARIAS, OBISPADO DE
CANARIAS, CON INTERVENCIÓN DEL MINISTERIO FISCAL, sobre DESPIDO, debo declarar y declaro la NULIDAD
del despido efectuado el 01.09.2008, y debo condenar y condeno a la Consejería demandada, a la readmisión
inmediata de la actora en su puesto de trabajo y al abono de los salarios dejados de percibir desde el día
siguiente al despido y hasta que la readmisión tenga lugar, y a pasar y estar por tal declaración. Igualmente
debo condenar y condeno al Obispado de Canarias a que abone a la parte actora la cantidad de 90.000 euros
en concepto de indemnización por daños y perjuicios. TERCERO.- Frente a dicha resolución se interpuso el
recurso de Suplicación, que fue impugnado de contrario.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- La sentencia de instancia, desestimando la excepción procesal de incompetencia de jurisdicción,
estima la demanda interpuesta por el demandante, Don Maximo , y, declarando la nulidad del despido de
01.09.08, se condena a la Consejería demandada a la readmisión del actor en su puesto de trabajo y al abono
de los salarios dejados de percibir desde el día siguiente al despido y hasta que la readmisión tenga lugar y
a pasar y estar por tal declaración.
Igualmente se condena al Obispado de Canarias a que abone al actor la cantidad de 90.000 euros en concepto
de indemnización por daños y perjuicios.
Frente a la citada sentencia se alza la dirección legal del OBISPADO DE CANARIAS mediante el presente recurso
de suplicación articulado en base a tres motivos de censura jurídica a fin de que, revocada la referida resolución
judicial, se desestime íntegramente la demanda o, subsidiariamente, se estima parcialmente la misma y se
declare no haber lugar a la indemnización solicitada o, en su defecto, se rebaje su cuantía hasta los 3.000 €.
El recurso ha sido impugnado por la dirección legal del actor, Maximo .
SEGUNDO.- Por el cauce procesal de la letra c) del art. 191 TRLPL, la recurrente denuncia la infracción del art. 2
TRLPL, al considerar que la jurisdicción competente para conocer del asunto es la Contencioso-Administrativa
y no la del Orden Social.

3
JURISPRUDENCIA

El motivo no debe prosperar.


Sentado lo que antecede hemos de traer a colación lo resuelto por esta Sala de fecha 10/12/08 -(Rec. nº
927/2008)- y en cuyo Fundamento de Derecho SEGUNDO se señala:
"SEGUNDO.- Denuncia la Diócesis de Canarias:
1) Incompetencia del orden jurisdiccional social para fiscalizar la no propuesta del Obispado con vulneración
del artículo 2 LPL, argumentando que "la decisión diocesano se enmarca en un procedimiento administrativo,
sustanciado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes de la Comunidad Autónoma de las Islas
Canarias con carácter previo a la adopción, por ésta, de la resolución correspondiente en orden a la
contratación - o no contratación- de determinadas personas como profesores de religión", que "la Diócesis
de Canarias no ostenta jurídicamente la condición de empleador en vínculo laboral alguno"; que "no puede
hablarse de despido sin que haya mediado un previo contrato laboral", y que "el enjuiciamiento de la decisión
de no contratar corresponde a la jurisdicción contencioso-administrativo".
El examen del motivo de recurso obliga a precisar previamente el tipo de vínculo existente entre partes y a
justificar la adecuación del procedimiento de despido.
Textualmente establece la Disposición Adicional Única del RD 696/2007 "Los profesores de religión no
pertenecientes a los cuerpos de funcionarios docentes que a la entrada en vigor del presente real decreto
estuviesen contratados pasarán automáticamente a tener una relación laboral por tiempo indefinido en los
términos previstos en el real decreto, salvo que concurra alguna de la causas de extinción del contrato previstos
en el artículo 7 ó que el contrato se hubiera formalizado de conformidad con el artículo 15.1.c del Estatuto de
los Trabajadores, es decir, para sustituir al titular de la relación laboral".
El Real Decreto 696/2007, entró en vigor el 10 junio 2007, de conformidad con su Disposición Final Segunda,
al haber sido publicado en el BOE nº 138, 9 junio 2007.
El actor, que a fecha 10 junio 2007 estaba contratado como profesor de religión no pasó automáticamente a
tener una relación laboral indefinida, pues su contratación obedecía a la ejecución provisional de sentencia que
declara despido nulo su no contratación para el curso 2006/2007, al obedecer la no propuesta del Obispado
al ejercicio por el actor de sus derechos fundamentales, supuesto este que es contemplado en la norma como
excepción a la regla general de conversión automática del vínculo en indefinido.
Dicho esto, en la demanda origen de autos no se ejercita una simple acción de despido sino una acción de
despido por vulneración de derechos fundamentales y si en el plano de la legalidad ordinaria el vínculo del
profesor de religión (no indefinido) se extingue por cumplimiento del termino resultante de una designación
de vigencia anual, con independencia de que surja una nueva relación si vuelve a producirse otra contratación,
concurrente un panorama atentatorio de derechos fundamentales la libertad de contratación se presenta
con clara dimensión constitucional y como resaltan las SSTC 11 febrero 2002 (2) (RTC 2002/29 y 30) -en
supuestos de decisión empresarial de no proceder a la contratación indefinida al vencimiento de contrato
temporal en prácticas por razones sindicales- "puesto que la referida conducta prohibida ha tenido como
consecuencia el crear un obstáculo definitivo al acceso al empleo de la trabajadora afectada, sus efectos
pueden ser equiparados a los de aquellas medidas que, en el ordenamiento laboral, impiden la continuidad del
vinculo laboral por decisión unilateral del empresario, esto es, a los del despido fundado en la vulneración de
un derecho fundamental ( STC 166/1998), o sea, la ineficacia absoluta del acto empresarial extintivo, ilícito
por discriminatorio" ( STC 173/1994).
Efectuadas estas precisiones decir que el Tribunal Constitucional en sentencia de 15 febrero 2007 (rec.
2007/38) declara que "por más que haya de respetarse... los criterios con arreglo a los cuales determinen
(las confesiones religiosas) la concurrencia de la cualificación necesaria para la contratación de una persona
como profesor de su doctrina, tal libertad no es en modo alguno absoluta, como tampoco lo son los derechos
reconocidos en el art. 16 CE ni en ningún otro precepto de la Constitución, pues en todo caso han de operar
las exigencias inexcusables de indennidad del orden constitucional de valores y principios cifrado en la
cláusula del orden público constitucional" . "Los órganos jurisdiccionales (son) los que deben ponderar los
diversos derechos fundamentales en juego" y en el ejercicio de este control "habrán de encontrar criterios
practicables que permitan conciliar en el caso concreto las exigencias de la libertad religiosa (individual y
colectiva) y el principio de neutralidad religiosa del Estado con la protección jurisdiccional de los derechos
fundamentales y laborales de los profesores. Así, y sin pretensión de ser exhaustivos, resulta claro que, en
primer lugar, los órganos judiciales habrán de controlar si la decisión administrativa se ha adoptado con
sujeción a las pensiones legales... es decir, en lo esencial, si la designación se ha realizado entre las personas
que el Diocesano ordinario ha propuesto para ejercer esta enseñanza y, dentro de las personas propuestas, en
condiciones de igualdad y con respeto a los principios de mérito y capacidad, o, en sentido negativo, ..., habrán

4
JURISPRUDENCIA

de analizar las razones de la falta de designación de una persona determinada y, en concreto, si ésta responde
al hecho de no encontrarse la persona en cuestión incluida en la resolución de las propuestas a tal fin por la
autoridad eclesiástica, o a otros motivos igualmente controlables. Mas allá de este control de la actuación de
la autoridad educativa, los órganos judiciales competentes habrán de analizar también si la falta de propuesta
por parte del ordinario del lugar responde a criterios de índole religiosa o moral determinantes de la inidoneidad
de la persona en cuestión para impartir la enseñanza religiosa, criterios cuya definición corresponde a las
autoridades religiosas en virtud del derecho de libertad religiosa y del principio de neutralidad religiosa del
Estado, o si, por el contrario, se basa en otros motivos ajenos al derecho fundamental de
libertad religiosa y no amparados por el mismo. En fin, una vez garantizada la motivación estrictamente
"religiosa" de la decisión, el órgano habrá de ponderar los eventuales derechos fundamentales en conflicto
a fin de determinar cual sea la modulación que el derecho de libertad religiosa que se ejerce a través de la
enseñanza de la religión en los centros escolares pueda ocasionar en los propios derechos fundamentales de
los trabajadores en su relación de Trabajo" (Fj. 7).
Lo expuesto justifica suficientemente la desestimación del motivo."
Igualmente, a los efectos de avalar y confirmar que la Jurisdicción Social es la competente para conocer de
la materia objeto del presente procedimiento, se han de citar las sentencias de la Sala Cuarta del Tribunal
Supremo de fechas 14/01/09 -(Rec. nº 996/2008)-; 28/01/09 -(Rec. nº 1274/08)-; 30/01/09 -(Rec. nº 1082/08)-;
y de 23/09/09 -(Rec. nº 2139/08)-.
En consecuencia el motivo se desestima.
TERCERO.- Por el cauce procesal de la letra c) del art. 191 TRLPL, la recurrente denuncia la infracción de la
Ley Orgánica 02/2006 y del R.D. 696/2007.
El motivo no debe prosperar.
Sentado lo que antecede la Sala trae a colación lo resuelto por el Tribunal Supremo -Sala Cuarta- en su
sentencia de fecha 23.09.09 -(Rec. nº 2139/08)- y en cuyos Fundamentos de Derecho TERCERO y CUARTO
se señala:
"TERCERO .- La solución con arreglo a derecho de la cuestión controvertida es la contenida en la sentencia
recurrida, por lo que, de conformidad con el informe del Ministerio Fiscal, el recurso debe ser desestimado.
La cuestión litigiosa ya ha sido resulta por esta Sala entre otras, en la sentencia de 14-01-2009 (R-996/08);
17-04-2009 (R-1577/08); 6-05-2009 (R-1912/08 ), y 2-02--2009 (R-768/08), (esta última dictada en recurso
similar dimanante de la misma actora que en los presentes autos, si bien referida a su no contratación, para
el recurso 2001-2002, con la misma sentencia de contraste).
En la primera de las sentencias antes relacionadas se argumentaba lo siguiente, después de señalar que
la normativa aplicable al caso enjuiciado por razones temporales no es la actualmente en vigor contenida
en la Disposición Adicional 3ª de la Ley Orgánica 2/2006 , que prevé la renovación automática de los
nombramientos, debiendo ajustarse a Derecho la remoción. "Como hemos dicho en anteriores sentencias
( STS 6-6-2005 y STS 19-9-2005, citadas), las Administración no puede contratar para la docencia de religión
a un personal que no ha sido seleccionado por el procedimiento común de contratación en los organismos
públicos sino por un procedimiento especial de propuesta de una autoridad eclesiástica en el marco de una
actividad de tendencia"; añadiendo las razones de fondo para entender vulnerada la garantía de indemnidad de
los derechos fundamentales de los docentes de religión en casos como el presente constan de manera extensa
y completa en varias sentencias recientes del Tribunal Constitucional, en una serie que se ha iniciado con STC
38/2007 (recurso de inconstitucionalidad Profesores de Religión y Moral católicas- I ), ha continuado con las
sentencias STC 80/2007 a 90/2007 , dictadas también en recursos de inconstitucionalidad, y ha seguido luego
con STC 128/2007 (recurso de amparo).
La doctrina constitucional sentada en esta sentencias se puede resumir, en lo que concierne al caso enjuiciado,
en los siguientes puntos: 1) la libertad de las confesiones de establecer contenidos de las enseñanzas
religiosas y criterios de cualificación de los profesores no es absoluta, sino que debe respetar tanto "las
exigencias inexcusables de indemnidad del orden constitucional" como las "previsiones legales" sobre el
proceso de selección; 2) por tanto, "no cabe aceptar que los efectos civiles de una decisión eclesiástica puedan
resultar inmunes a la tutela jurisdiccional de los órganos del Estado"; 3) para comprobar la legalidad y la
constitucionalidad de los referidos actos de las autoridades eclesiásticas, éstas, en caso de no renovación
de una habilitación otorgada anteriormente, deben motivar que la decisión está basada en razones "de
índole religiosa o moral"; 4) una vez verificada la "motivación estrictamente religiosa", la causa invocada de
inhabilitación ha de ser, además, compatible con los "derechos fundamentales de los trabajadores en su

5
JURISPRUDENCIA

relación de trabajo"; y 5) el control de legalidad y de constitucionalidad de la contratación de estos "trabajadores


de la Administración pública educativa" se atribuye a los órganos del orden social de la jurisdicción y, en vía
de amparo, al Tribunal Constitucional."
CUARTO.- En nuestro caso, como ya se ha dicho, el Obispado de Canarias, tras la aportación de un panorama
lesivo por parte del trabajador, ha omitido toda explicación justificativa de su conducta, contraviniendo así
la jurisprudencia constitucional en el punto 3 ) de la precedente exposición resumida; todo lo cual, conducía,
como ya hemos adelantado, aplicando dicha doctrina, por un elemental principio de seguridad jurídica, acorde,
también, con la naturaleza y significado unificador del presente recurso, a la desestimación del mismo, con
imposición de costas a la Comunidad Autónoma de Canarias (Consejería de Educación, Cultura y Deporte)."
Asimismo, esta Sala, en relación al propio actor, Don Maximo , se ha pronunciado en sus sentencias de
29.02.08 -(Rec. nº 675/07)- y 10.12.08 -(Rec. nº 927/08)- en el sentido de desestimar los motivos de censura
jurídica dirigidos a denuncias las infracciones citadas anteriormente. Por todo lo cual el presente motivo de
censura jurídica se desestima.
CUARTO.- Por el cauce procesal de la letra c) del art. 191 TRLPL, la recurrente denuncia la infracción de la
jurisprudencia del Tribunal Supremo con cita, entre otras, de las sentencias de fechas 21/02/08 y 20/09/07.
El motivo no debe prosperar.
Sentado lo que antecede, y sin perjuicio de tener presente las ya citadas sentencias de esta Sala, dictadas en
sendos recursos de suplicación 675/07 y 927/08, respectivamente, y en lo que el demandante lo es también
en el presente procedimiento, la Sala ha de traer a colación lo resuelto en su sentencia de fecha 30/10/09 -
(Rec. nº 1215/09) y en cuyo Fundamento de Derecho QUINTO señala:
"QUINTO.- La dirección legal del Obispado de Canarias califica de injustificada y desproporcionada la condena
indemnizatoria, discurso que abiertamente choca con los razonamientos vertidos por la Juzgadora en
el fundamento jurídico octavo, teniendo por alegadas las bases y elementos claves de la indemnización
reclamada y su justificación. Textualmente consta: "procede... estimar la indemnización por daños y perjuicios
en la cuantía reclamada por la parte actora al ser esta la séptima
sentencia que obtiene (la actora) de nulidad de despido, obligándole las demandadas a acudir a los Juzgados
anualmente a obtener lo que por derecho le corresponde, y a cuyos efectos, como disposición normativa
orientadora, se trae a colación lo dispuesto en los artículos 39 y 40 del RD Legislativo 5/2000, de 4 de agosto,
por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social (BOE
8-08-2000), como ya se hizo en la cuantía inferior en el procedimiento anterior de despido, seguido en este
Juzgado".
En suma la Juzgadora consideró la intensidad y prolongación en el tiempo de la conducta de la que viene
siendo víctima la actora por su activismo en defensa de los derechos e intereses del colectivo de Profesores
de Religión y Moral Católica al que pertenece, conducta que le ha ocasionado evidente daño moral, que se
concreta en el perjuicio psicológico, social y personal que supone para la trabajadora perder su trabajo por
ejercitar un derecho fundamental y constatar que, pese a tener judicialmente la razón, continúa la represalia
no renovándole sin causa justificada su contrato.
El Real Decreto Legislativo 5/2000, 4 agosto, contempla como infracción muy grave la conducta empresarial
que pudiera estimarse constitutiva de discriminación antisindical (artículo 8.12), sancionable con multa que
en grado mínimo cifra de 6.251 a 25.000 €; en su grado medio de 25.001 a 100.005 €; y en su grado máximo
de 100.006 € a 187.515 € (artículo 40).
La Sala comparte íntegramente y no tiene nada que objetar al importe de la condena que toma como referente
los criterios de graduación y cuantía de las sanciones previstos en el Texto Refundido sobre Infracciones
y Sanciones, admitiéndose su aplicación por el Tribunal Constitucional en sentencia de 24 julio 2006 (rec.
6074/2003)."
Así pues, la Sala acuerda desestimar el presente motivo de censura jurídica toda vez que la Magistrada << a
quo >> razonó objetiva y proporcionalmente los criterios concurrentes a los efectos de determinar la cuantía
indemnizatoria que debía abonar la aquí recurrente, OBISPADO DE CANARIAS.
Todo lo cual comporta la desestimación del recurso de suplicación y, por lo tanto, confirmamos la sentencia
aquí combatida en todos sus pronunciamientos.
QUINTO.- En aplicación de lo dispuesto en los artículos 202 y 233 TRLPL, procede efectuar, con respecto al
aseguramiento de la condena, el depósito efectuado y las costas causadas, los pronunciamientos pertinentes.
Vistos los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación.

6
JURISPRUDENCIA

FALLAMOS
Desestimamos el recurso de suplicación interpuesto por el Obispado de Canarias , contra la sentencia de fecha
13 de marzo de 2009 , dictada por el JDO. DE LO SOCIAL N. 3 de LAS PALMAS DE GRAN CANARIA de esta
Provincia, que confirmamos.
Se acuerda mantener el aseguramiento prestado por la recurrente así como la pérdida del depósito constituido
por la misma.
Se condena en costas a la parte recurrente incluyendo los honorarios del Letrado del actor que se calculan
en 600 Euros.
Notifíquese esta sentencia a las partes y al Ministerio Fiscal de esta Tribunal Superior de Justicia.
ADVERTENCIAS LEGALES.-
Contra esta sentencia cabe recurso de casación para la unificación de doctrina ante la Sala de lo Social del
Tribunal Supremo, que necesariamente deberá prepararse por escrito firmado por Letrado dirigido a esta Sala
de lo Social y presentado dentro de los 10 días hábiles siguientes al de su notificación.
Además, si el recurrente hubiere sido condenado en la sentencia, deberá acompañar, al preparar el recurso,
el justificante de haber ingresado en la cuenta de Depósitos y Consignaciones abierta en el BANESTO cta.
número: 3537/000066 1858/2009 a nombre de esta Sala el importe de la condena, o bien aval bancario
en el que expresamente se haga constar la responsabilidad solidaria del avalista. Si la condena consistiere
en constituir el capital-coste de una pensión de Seguridad Social, el ingreso de éste habrá de hacerlo en la
Tesorería General de la Seguridad Social y una vez se determine por éstos su importe, lo que se le comunicará
por esta Sala.
El recurrente deberá acreditar mediante resguardo entregado en la Secretaría de la Sala de lo Social del Tribunal
Supremo al tiempo de la personación, la consignación de un depósito de 300 Euros en la entidad de crédito
de BANESTO c/c 24100000661858/2009 , Sala de lo Social del Tribunal Supremo.
Están exceptuados de hacer todos estos ingresos las Entidades Públicas, quienes ya tengan expresamente
reconocido el beneficio de justicia gratuita o litigasen en razón de su condición de trabajador o beneficiario del
régimen público de la Seguridad Social (o como sucesores suyos), aunque si la recurrente fuese una Entidad
Gestora y hubiese sido condenada al abono de una prestación de Seguridad Social de pago periódico, al
anunciar el recurso deberá acompañar certificación acreditativa de que comienza el abono de la misma y que
lo proseguirá puntualmente mientras dure su tramitación.
Una vez firme lo acordado, devuélvase las actuaciones al Juzgado de lo Social de origen para el oportuno
cumplimiento.
Así, por esta nuestra Sentencia, definitivamente juzgado, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.