Anda di halaman 1dari 10

DERECHO

Práctica forense civil

Teoría de la representación
ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

TEORÍA DE LA REPRESENTACIÓN

REFERENCIAS
Introducción

“La representación es una figura


jurídica por medio de la cual se
permite alterar la esfera jurídica
de una persona por medio de la
actuación de otra capaz.”
(Oliveros Lara, 2017)

De acuerdo al artículo 2420 del Código Civil para el Estado de Baja California,
el mandato es considerado como “un contrato por el cual el mandatario se
obliga a ejecutar por cuenta del mandante los actos jurídicos que éste (sic) le
encarga”, mismo que podrá otorgarse de manera escrita o verbal.

Además, dicta el código que: “Pueden ser objeto del mandato todos los actos
lícitos para los que la Ley no exige la intervención personal del interesado.”1

Se puede clasificar el contrato de mandato de acuerdo a las siguientes


características:

1. Por su carácter: gratuito u oneroso.

2. Por su naturaleza y efectos: representativo o simple.

3. Por su forma: expreso (verbal o escrito) o tácito.

4. Por su objeto: judicial o extrajudicial.

5. Por extensión de las facultades que se confieren: general o especial.

De este contrato nacen obligaciones tanto del mandatario con el mandante,


del mandante con el mandatario y del mandante y mandatario con terceros, tal
como lo son:

1
Artículo 2422 del Código Civil para el Estado de Baja California.

1/8
A. Obligaciones del mandatario con el mandante:

1. Ejecutar su encargo de acuerdo a las instrucciones recibidas;

2. Notificar al mandante oportunamente de hechos o circunstancias


respecto al mandato;

3. Responder por daños y perjuicios.

B. Obligaciones del mandante con el mandatario:

1. Pagar la contraprestación acordada, en su caso;

2. Indemnizar por daños y perjuicios causados.

C. Obligaciones frente a terceros:

1. Cumplir con las obligaciones contraídas por el mandato;

2. El mandante debe cumplir todas las obligaciones que el mandatario


haya contraído dentro de los límites del mandato.

Los diversos modos de terminar el mandato se encuentran contemplados por


el Código Civil para el Estado de Baja California, en su título noveno, capítulo
VI, mismos que se agregan a continuación:

1. Revocación, que podrá darse cuando el mandante desee hacerlo;

2. Renuncia del mandatario, contando con la obligación de seguir el negocio


hasta en tanto el mandante no provea mandatario nuevo;

3. Muerte del mandante o mandatario:

3.1. Si se diera por la muerte del mandante, el mandatario deberá


continuar en la administración hasta en tanto los herederos proveen
por sí mismos a los negocios;

2/8
3.2. Si se diera por la muerte del mandatario, sus herederos deberán dar
aviso al mandante, así como practicar las diligencias que sean
indispensables para evitar perjuicios;

4. Interdicción del mandante o mandatario;

5. Vencimiento del plazo.

3/8
Teoría de la representación

De lo introducción podemos entender que el mandato es facultad o suma de


facultades o “poderes” que una persona ya sea física o moral concede a otra
para que esta actúe en su nombre y representación en determinado negocio
jurídico.

Ya dijimos que el mandato puede ser escrito o verbal, gratuito u oneroso según
se pacte por las partes, y para que se perfeccione basta con la aceptación
expresa o tácita del mandatario o apoderado; entendiéndose como aceptación
expresa aquella que se realiza por escrito, y aceptación tácita cuando el
mandatario ejerce los actos para los que fueron otorgadas facultades.

Existen dos tipos de mandatos, los “generales” y los “especiales”. Las


facultades que se pueden otorgar mediante un mandato general son tres:

1. Poder para Pleitos y cobranzas.

Facultad que se otorga para representar al mandante en litigios de cualquier


índole, ya sea civiles, penales, mercantiles, incluso el de amparo, interponer
denuncias, querellas, o desistirse de ellas, otorgar el perdón, etc.

2. Actos de administración.

El poder para actos de administración otorga facultades administrativas


normalmente quien recibe este poder es el encargado de la administración
general de una sociedad como pueden ser los gerentes o los mismos socios o
accionistas. Este poder permite llevar a cabo el día a día de las operaciones
de una sociedad mercantiles, o en algunos casos se limita para representar al
mandante ante (autoridades como el SAT, IMSS Secretaria de Economía, etc.),
para celebrar contratos en su nombre y representación, ejecutarlos, realizar
gestiones administrativas en general, administrar bienes, etc.

3. Actos de dominio.

4/8
Facultad que se otorga para representar al mandante con facultades de
“dueño”, tanto para disponer de los bienes de la persona como para
defenderlos en su caso. pudiendo el apoderado o mandatario disponer
libremente de los bienes del poderdante para venderlos, enajenarlos,
dilapidarlos, etc.

Las facultades que se pueden otorgar mediante los mandatos o poderes


especiales son cualquiera de las enumerados que anteceden, sin embargo, se
utiliza el carácter de “especial” para limitar dichas facultades hasta el grado
que el otorgante considere necesario.

Asimismo, los poderes especiales pueden ser otorgados para actos muy
específicos, por ejemplo, para abrir y cerrar cuentas bancarias, para suscribir
títulos de crédito, para celebrar un específico y determinado contrato, para
representar a una persona en una única operación o un juicio, otorgar o
revocar poderes, etc.

De los poderes (mandato), mencionados consideramos que es prudente traer


a colación la siguiente opinión de la Suprema Corte de Justicia:

Del texto del artículo 2,554 del Código Civil para el Distrito
Federal, se advierte que en el mandato general hay una
gradación o jerarquía; el mandato general para actos de dominio
comprende el mandato para actos de administración y para
pleitos y cobranzas, en tanto que el mandato para actos de
administración, sólo comprende el poder general para pleitos y
cobranzas. En tal razón, basta que se tenga un poder para actos
de dominio para que se estimen implícitas las facultades de
pleitos y cobranzas, y actos de administración, o bien, es
suficiente que se tenga poder para actos de administración para
que se consideren implícitas las facultades para defenderlos, o

5/8
sea, las de un apoderado general para pleitos y cobranzas,
siguiendo el principio general de derecho de quien puede lo
más puede lo menos, […].2

Hemos incluido el texto anterior a este trabajo para ilustrar la posición


jerárquica que guardan los tipos de poderes entre sí, en el afán de hacer notar
que, el principio general de derecho que destacamos antes no es uno que
acepte un orden distinto, por esto queremos decir que, quien puede hacer lo
menos no puede hacer lo más, o lo que está por encima de tal; luego entonces,
un mandatario con Poder para Actos de Administración no debe realizar actos
de disposición (dominio) de los bienes patrimonio de su mandante.

Mandato judicial

El Código Civil contempla, además de los mandatos ya expuestos, el mandato


judicial, que es eficaz para la representación en juicio de los litigantes, este
tipo de mandato puede ser otorgado en escritura pública, o en escrito
presentado y ratificado por el otorgante ante el juez que conozca el asunto en
el que se actúa3, y la substitución de este tipo de mandato y su revocación
operan de la misma manera que su otorgamiento.

En el mandato judicial al mandatario igualmente se le denominad procurador,


quien no necesita cláusula especial salvo para ejecutar los siguientes actos
procesales:

1. Para desistirse;
2. Para transigir;
3. Para comprometer en árbitros;
4. Para absolver y articular posiciones;
5. Para hacer cesión de bienes;

2
Semanario Judicial de la Federación. (2000) Tomo XII, p.802.
3
Artículo 2460, Código Civil para el Estado de Baja California.

6/8
6. Para recusar;
7. Para recibir pagos;
8. Para los demás actos que expresamente determine la Ley.

Esta cláusula no es necesaria en el otorgamiento de un poder general para


pleitos y cobranzas.

Obligaciones del procurador.

Una vez que el procurador ha aceptado el poder queda obligado a (i) seguir el
juicio por todas las instancias mientras no haya cesado en su encargo por
alguna de las causas de terminación del mandato; (ii) a pagar los gastos que
se causen a su instancia, salvo el derecho que tiene de que el mandante se
los reembolse; y (iii) a practicar, bajo la responsabilidad que el código civil
impone al mandatario, cuanto sea necesario para la defensa de su poderdante,
arreglándose al efecto a las instrucciones que este le hubiere dado, y si no las
tuviere, a lo que exija la naturaleza e índole del litigio.

7/8
Referencias

Legislativas

Código Civil para el Estado de Baja California. Periódico oficial para el Estado
de Baja California, Mexicali, Baja California, México, 31 de enero de
1974, última reforma publicada en la misma publicación el 20 de abril
de 2018.

Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Baja California. Periódico


oficial para el Estado de Baja California, Mexicali, Baja California,
México, 31 de enero de 1974, última reforma publicada en la misma
publicación el 10 de noviembre de 2017.

Jurisprudencia

Semanario Judicial de la Federación. (2000) Tomo XII, p.802.

8/8