Anda di halaman 1dari 25

Módulo 1

Introducción al conocimiento del derecho

1. Legislación general 1.1. Normas del trabajo “La celebración de un contrato de trabajo no implica

1. Legislación general

1.1. Normas del trabajo

“La celebración de un contrato de trabajo no implica en modo

alguno la privación para una de las partes, el trabajador, de los

derechos que la Constitución le reconoce como ciudadano”

(Livellara, 2014).

1.1.1. Concepto de norma, valor y finalidad

El objetivo del módulo persigue que puedas comprender la importancia del derecho que fija las garantías y, en igual modo, las obligaciones que se reconocen en el marco de los contratos de trabajo, entendiendo a las normas de salud y seguridad como valores esenciales. Para ello, se tratará definición de norma jurídica, su clasificación de acuerdo a la jerarquía de la norma, abarcando la distinción entre ley, decretos y resoluciones. También quedará presentada en forma clara cómo ha sido la evolución de la protección jurídica del trabajo hasta llegar al denominado constitucionalismo social. Finalizaremos la temática con el impacto del fenómeno de la globalización respecto de las relaciones laborales.

Se tratarán conceptos vinculados con:

normas sustanciales y procesales;

normas nacionales e internacionales;

la historia del trabajo;

pautas para clasificar;

Revolución Industrial como factor de cambio;

valores positivos y negativos de la globalización.

Concepto

A modo de introducción, podemos entender al derecho del trabajo como la estructura jurídica normativa que define los derechos y obligaciones de los

sujetos que integran el contrato de trabajo, es decir, empleador y empleado. Su nacimiento se concreta por la presión de lo que se dio en llamar la cuestión social, que reflejó el sufrimiento de los trabajadores en la post Revolución Industrial, es decir, en el siglo XIX de la historia universal.

Se entendía por cuestión social al malestar de toda la clase trabajadora por la explotación a la que estuvo sometida como consecuencia de la Revolución Industrial, que representó, para los empleados, jornadas ilimitadas de trabajo, ausencia de normas de higiene y seguridad y salarios insuficientes.

Esto generó movimientos obreros y presión para que se reconocieran derechos en el mundo del trabajo. Surgieron ideas de cambio y se generó, ante las ideas del liberalismo, la necesidad de un derecho a regir en el mundo del trabajo, con influencia de la intelectualidad del socialismo alemán.

Nacieron teorías y visiones contrapuestas respecto de cómo entender y regular el contrato de trabajo. Te propongo, para una mejor comprensión de estas variables, observar el siguiente esquema.

Tabla 1: Visiones para entender el contrato de trabajo

sujetos que integran el contrato de trabajo, es decir, empleador y empleado. Su nacimiento se concreta

Liberalismo

Normas del trabajo

Con la influencia del liberalismo se proponía una relación de iguales para el contrato de trabajo.

Por el contrario, la legislación del trabajo reconocía una desproporción de poder entre el empresario empleador y los trabajadores, conforme a la desigualdad económica.

Proponía la no intromisión del Estado en las relaciones contractuales.

El poder público pasa a intervenir para proteger a la considerada parte débil del contrato.

Estado liberal.

Estado interventor.

Proponía negociación de los derechos de empresario y empleados en forma directa.

Nace para la negociación laboral un sujeto colectivo (el sindicato o gremio) para nivelar el poder de la negociación.

   

Fuente: elaboración propia.

Las condiciones de trabajo fueron reguladas mediante leyes individuales. A modo de ejemplo: ley de jornada de trabajo, de descanso dominical, de mujeres y menores, de accidentes de trabajo, para luego evolucionar y consolidarse como derecho del trabajo e incluso ser receptadas como derechos fundamentales en las constituciones enroladas en el movimiento del constitucionalismo social.

En esta corriente identificamos a la Constitución de México (Querétaro) de 1917, que reconoce los derechos de los trabajadores en la norma suprema, al igual que la Constitución de Weimar (Alemania) de 1919.

El año 1919 reviste especial importancia por la creación del organismo que resultará fundamental para el desarrollo de la protección del trabajo: la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esta será tratada en los siguientes módulos.

Fines

El derecho del trabajo persigue fines que lo distinguen y tipifican respecto a otros derechos. Estos son:

1)

Fin tuitivo: protege al débil de la relación, es decir el trabajador, en su primera regulación. Esta es la razón de ser del derecho del trabajo. Los aspectos fundamentales que han merecido protección son la salud del trabajador, su dignidad, la intimidad del empleado, evitar la discriminación, entre otros.

2) Fin compensador: implica que la subordinación a la que se somete el trabajador tiene siempre una contraprestación económica, con el fin alimentario. Ello igualmente amparado por la cobertura de los riesgos a los que se somete el empleado en su trabajo. Esta es la razón de ser del salario: garantizar la subsistencia del trabajador y su grupo familiar.

3)

Fin protectorio de la continuidad del contrato de trabajo: garantiza la vigencia del contrato de trabajo. Está vinculado con la representación colectiva y la regulación de la negociación tendiente a la mejora de las condiciones de trabajo, a través de los convenios colectivos.

4)

Fin de fortalecimiento de las relaciones de cooperación: con el objetivo de buena fe y mejora de los modos de trabajo, garantizados con el concepto de trabajo decente y digno y amparado en un marco de salud y seguridad. Esto se vincula con la reciprocidad entre los derechos y deberes de cada una de las partes del contrato.

Valor de la norma jurídica

Es importante reflexionar sobre el valor de la norma jurídica. Para ello, lee la siguiente reflexión del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que fue pronunciada el Día Mundial de la Justicia Social, el 20 de febrero de 2014:

La experiencia demuestra que el crecimiento económico en sí mismo no es suficiente. Debemos hacer más para empoderar a las personas mediante el trabajo decente, brindarles apoyo mediante la seguridad social, y velar por que se escuchen las voces de los pobres y marginales. Mientras seguimos procurando alcanzar los objetivos del desarrollo del milenio y definir una agenda para el 2015, hagamos que la justicia social constituya un elemento central para lograr un crecimiento equitativo y sostenible para todos (Organización Mundial del Trabajo, 2014,

https://goo.gl/MlB3fY).

1.1.2. Clasificación: normas sustanciales, procesales, nacionales e internacionales

Las normas jurídicas tienen una primera división entre normas de fondo que se denominan sustantivas (las normas que se incluyen en el Código Civil, Comercial o del Trabajo) y normas procesales (representan el procedimiento o camino que se deberá seguir para tornar efectivas las normas de fondo).

Si relacionas las regulaciones de los derechos del trabajo, verás que tanto las de fondo como las procesales evidencian sus contenidos protectorios.

Otra forma de clasificar las normas:

nacional;

internacional.

Normas nacionales

Constituyen la estructura jurídica de cada país, desde la Constitución, leyes nacionales, decretos que las reglamentan, leyes provinciales o de cada estado, para finalizar en las resoluciones que emanan de los diferentes organismos.

Considerando a la República Argentina, se aporta como ANEXO el resumen de normas legales vigentes sobre salud y seguridad en el trabajo, prevención primaria y secundaria con actualización del 10 de agosto de 2015, elaborado por la Superintendencia de Riesgo de Trabajo. El documento permite conocer el repertorio de normas jurídicas que se encuentran sancionadas y dictadas en referencia a los trabajadores y el deber de cumplimiento, para garantizar un equilibrado nivel protectorio de la salud en su visión integral y la seguridad.

Como punto de partida de la estructura normativa argentina, debemos reconocer que la salud y la seguridad de los trabajadores son un derecho de rango constitucional, conforme lo preceptuado en el Art. 14 bis de la Constitución de la Nación Argentina y en los demás tratados y convenciones sobre derechos humanos aprobados por el Congreso de la Nación Argentina (artículo 75, inciso 22) 1 tales como:

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en

su artículo 7, inciso b): “Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al goce de condiciones de trabajo equitativas

y satisfactorias que le aseguren en especial:… La seguridad y la higiene en el trabajo”. (Ley 23.313) 2

La Convención Americana de Derechos Humanos Pacto de San José de Costa Rica y su Protocolo adicional sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales Protocolo de San Salvadorque establece en su art. 7 las condiciones justas, equitativas y satisfactorias de trabajo inc. e.

Los Estados Partes en el presente Protocolo reconocen que el

derecho al trabajo al que se refiere el artículo anterior, supone que toda persona goce del mismo en condiciones justas, equitativas y satisfactorias, para lo cual dichos Estados garantizarán en sus legislaciones nacionales, de manera

particular:… La seguridad

e

https://goo.gl/rXCS8i).

higiene en

el trabajo

(DEA, s.f.,

Las leyes citadas, 23.313, 26.663 y 24.658, corresponden a la ratificación del país respecto a los tratados internacionales citados.

ART. 14 BIS: Sardegna (2007) reconoce “que el artículo 14 bis no ha tenido otra finalidad que hacer sujetos de preferente tutela constitucional a todo hombre y mujer trabajadores” (p. 23). Es por ello que la norma, en su primer párrafo, asegura al trabajo en sus diversas formas, la protección de

1 Artículo 75, inciso 22. Constitución de la Nación Argentina. Publicación del Bicentenario. (2010). Recuperado de http://bibliotecadigital.csjn.gov.ar/Constitucion-de-la-Nacion-Argentina-Publicacion-del- Bicent.pdf

2 Ley 23.313. Congreso de la Nación Argentina. Recuperado de

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/20000-24999/23782/norma.htm

las leyes y al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor, con todo lo que conlleva tal garantía.

Este derecho a la dignidad se relaciona con la idea de trabajo decente promovida por la OIT, al entender que la fuerza de trabajo es el único capital o patrimonio con el que cuenta el trabajador, por lo que toda circunstancia que desconozca o lesione la cláusula constitucional debe considerarse como atentatoria de la calidad humana del trabajador (Sardegna, 2007).

Presentamos, a continuación, una base de normas y leyes.

Leyes nacionales (República Argentina)

Ley (Decreto

Ley) 19.587/1972 de Higiene y Seguridad

en

el

Trabajo

(B.O. 28/04/1972)

Ley 24.557 de Riesgos del Trabajo (B.O. 13/09/1995)

 

Decreto 1278 /2000

Decreto 1694/2009

Ley 26.773: régimen de ordenamiento de la reparación de los daños derivados de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. (B.O.6/10/2012)

Ley 26.940: Promoción del Trabajo Registrado y Prevención del Fraude Laboral. (B.O. 02/06/2014). Gerencia de Comunicación Institucional y Capacitación Departamento de Vinculación Internacional.

Ley 26.941: sustituyese el artículo 5 del Capítulo 2 del Anexo II Régimen General de Sanciones por Infracciones Laborales al Pacto Federal del Trabajo, ratificado por la Ley 25.212. (B.O. 02/06/2014). Ver Anexo 1.

La Ley de Contrato de Trabajo (20.744): ha sido reformada en el mes de diciembre de 2016, en su artículo 75, que regula el deber de seguridad de los empleadores, puntualizando qué debe entenderse por esta obligación de brindar seguridad.

El nuevo texto de la norma reformada nos da la pauta de la férrea idea de protección cuando refiere:

Artículo 75: Deber de Seguridad. El empleador debe hacer observar las pautas y limitaciones a la duración del trabajo establecidas en la ley y demás normas reglamentarias, y adoptar las medidas que según el tipo de trabajo, la experiencia y la técnica sean necesarias para tutelar la integridad psicofísica y la dignidad de los trabajadores, debiendo evitar los efectos perniciosos de las tareas penosas, riesgosas o determinantes de vejez o agotamiento prematuro, así como también los derivados de ambientes insalubres o ruidosos.

Está obligado a observar las disposiciones legales y reglamentarias pertinentes sobre higiene y seguridad en el trabajo. El trabajador podrá rehusar la prestación de trabajo, sin que ello le ocasiones pérdida o disminución de la remuneración, si el mismo le fuera exigido en transgresión a tales condiciones, siempre que exista peligro inminente de daño o se hubiera configurado el incumplimiento de la obligación, mediante constitución en mora, o si habiendo el organismo competente declarado la insalubridad del lugar, el empleador no realizara los trabajos o proporcionara los elementos que dicha autoridad establezca. 3

3 Artículo 75. Ley 27323. Ley de Contrato de Trabajo. Congreso de la Nación Argentina. (2016). Recuperada

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/25000-29999/25552/texact.htm

Figura 1: Pirámide jurídica

Figura 1: Pirámide jurídica Convenciones entre particulares Decisiones judiciales Ordenanzas municipales-resoluciones entre autáquicos Leyes nacionales dictadas
Convenciones entre particulares Decisiones judiciales Ordenanzas municipales-resoluciones entre autáquicos Leyes nacionales dictadas en consecuencia de la
Convenciones entre particulares
Decisiones judiciales
Ordenanzas municipales-resoluciones entre
autáquicos
Leyes nacionales dictadas en consecuencia
de la Constitución
Constitución Provincial- Tratados
interprovinciales
Constitución Nacional - Tratados
internacionales
Leyes dictadas por el congreso de la Nación
Decretos del P.E. Provincial
Resoluciones ministeriales

Fuente: adaptado de Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Chubut, 2009,

https://goo.gl/BvIJ3m.

Normas internacionales

En cuanto a las normas internaciones, se reconoce que la vigencia de la OIT posibilitó el nacimiento de las normas emanadas del organismo internacional de la OIT, a partir de 1919, como consecuencia del Tratado de Versalles.

El aspecto motivador de este derecho internacional fue la toma de conciencia de las injustas condiciones de trabajo que afectaban a un creciente número de seres humanos en estado de miseria y de privaciones, que configuraban una amenaza para la paz universal.

Por ello es que, para lograr el mantenimiento de esta paz, se decidió el dictado de normas con efectos supranacionales, consensuados y ratificados por todos los países, a través de los convenios de la OIT y sus recomendaciones. Estos convenios surgieron del acuerdo de los representantes de gobiernos, empleadores y representantes sindicales de todo el mundo (OIT, 2014, https://goo.gl/XJ8kZy).

Las normas internacionales han permitido intervenir en los efectos negativos de la globalización, para lograr equilibrarla y lograr una mejor distribución de los beneficios y un trato igualitario para todos los habitantes del mundo.

Derecho del trabajo: definición

Existen muchas formas de explicarlo, si bien tu puedes entender que es el conjunto de normas diferenciadas, con rasgos propios que las identifican, para regular lo atinente al mercado de trabajo y las relaciones que nacen en tal ámbito, abarcando su contenido económico, salud, seguridad, amparo de las contingencias, la demanda y oferta de trabajo, tanto en la relación individual del trabajo ( empresario y empleado) como en la relación colectiva, es decir que atañe a los empleadores y a los sindicatos como sujetos colectivos.

Caracteres del derecho del trabajo:

Modernidad: nace en la Edad Moderna en el marco de la Revolución Industrial. Este es el punto de partida para la definición normativa.

Unilateralidad y contradicción: su fin es proteger al trabajador y regular el conflicto de intereses entre el empleador y los trabajadores. Sensibilidad a los cambios económicos: el derecho del trabajo siempre se ve impactado por los cambios político-económicos que se verifiquen en cada sociedad o país. Sabemos que el trabajo cabalga sobre la política y la economía. Onerosidad: toda prestación se debe entender con derecho a la percepción de un salario o remuneración. Plantea una relación de subordinación económica, técnica y jurídica.

1.1.3. Diferencias entre el concepto de ley, decreto y resolución

Cada uno de los países cuenta con una estructura normativa que siempre reconoce una jerarquía. Si consideramos a la República Argentina, su Congreso Nacional es el ámbito en el cual se sancionan las leyes nacionales. Ejemplo: la Ley 20.744, la Ley de Contrato de Trabajo, la Ley 19.587 de Higiene y Seguridad, la Ley 24.557 y la 26.773 de Riesgos del trabajo. Existe, igualmente, la posibilidad de sumar, como normativa nacional, a normas emanadas de organismos internacionales, como es el caso de la OIT, que al ser ratificadas, ingresan en la estructura de normas nacionales.

En menor jerarquía, los decretos emanados del Poder Ejecutivo, que tienen por finalidad la reglamentación de las leyes nacionales, plantean la forma en que se implementarán y aplicarán las leyes.

Decreto, Del Latin: decretum. Decisión de un gobernante, o de una autoridad, sobre la materia o negocio en que tenga competencia (RAE, s.f., https://goo.gl/FxrTEo).

Los decretos han de ser dictados dentro de las facultades reglamentarias que incumben al Poder Ejecutivo para el cumplimiento de las leyes, y sin que en modo alguno puedan modificar el contenido de éstas. Constituyen el medio de desarrollar la función administrativa que le compete. Por eso Couture lo define como resolución del Poder Ejecutivo nacional o departamental, de carácter general o particular, expedido en el ejercicio de sus poderes reglamentarios o de su función administradora. Dentro del orden de importancia, el decreto la tiene, naturalmente, inferior a la ley y superior a las órdenes y

resoluciones de origen y firma puramente ministerial, e incluso de

organismos

públicos

de

https://goo.gl/lZLLzD, 2014).

inferior

categoría

(Martínez,

resoluciones de origen y firma puramente ministerial, e incluso de organismos públicos de https://goo.gl/lZLLzD, 2014). inferior

Ejemplo: el decreto reglamentario número 351 de la Ley de Higiene y Seguridad en el Trabajo (República Argentina).

En cuanto a las denominadas resoluciones, provienen de organismos autárquicos para cumplir sus finalidades. Se reconoce que una resolución administrativa es la que dictan los servicios públicos, o bien autoridades de aplicación de cada sistema o instituto, para ejecutar y hacer efectivas sus funciones, complementando con ello lo fijado por las leyes y los decretos reglamentarios. De menor a mayor, las resoluciones, los decretos y las leyes deben estar en consenso y de acuerdo a la Constitución de cada país.

2: Evolución de las normas de trabajo 2.1. La visión de la historia del trabajo A

2: Evolución de las normas de trabajo

2.1. La visión de la historia del trabajo

A modo de introducción, cabe exponer que el derecho del trabajo

es

una

consecuencia de la evolución del trabajo a lo largo de la historia. Es posible reconocer hitos fundamentales que señalan los avances que ha merecido el mundo del trabajo y los empleados, en cuanto a sus derechos de amparo, equidad, buena fe, salud, seguridad y dignidad .

2.1.1. Impacto de la Revolución Industrial

Sostiene Alvin Toffler (1980):

A los efectos de este libro, consideraremos que la Era de la primera ola comenzó hacia el 8000 a. de J. C. y dominó en solitario la Tierra hasta los años 1650-1750 de nuestra Era. A partir de este momento, la primera ola fue perdiendo ímpetu a medida que lo iba cobrando la segunda. La civilización industrial, producto de esta segunda ola, dominó entonces, a su vez, el Planeta, hasta que también ella alcanzó su cresta culminante. (P. 12).

Este fenómeno de la primera revolución industrial implicó efectos contradictorios, pues sobre la base de la expansión del empleo, con la presencia de la máquina en el trabajo, los grandes centros industriales que convocaron contingentes de empleados determinaron, contrariamente, hacinamiento de los trabajadores, con extensas jornadas de trabajo y ausencia total de cuidado de la higiene y la seguridad. Estos factores se convirtieron en caldo de cultivo para el nacimiento del sindicalismo, motor efectivo de las primeras normas del trabajo para brindar protección a los desprotegidos.

La historia del trabajo nos indica que la influencia de una sociedad impulsada por el liberalismo, fundamentalmente en Inglaterra a través de los científicos, fomentó la introducción en el mundo del trabajo de elementos que posibilitaron el avance industrial, con el objetivo de lograr aumentar la productividad y la

eficiencia. De allí la influencia de las maquinarias, la presencia del carbón como fuente de energía. En igual modo, el pensamiento liberal con la influencia de Adam Smith, a través de sus ideas plasmadas en la obra “Riqueza de las naciones” que motorizó los enormes cambios de la ciencia puesta al servicio del trabajo y la producción a partir de los científicos ingleses.

Se reconocen dos movimientos en la Revolución Industrial, uno en el siglo XVIII y otro en el Siglo XIX. A lo largo de estos siglos se sucedieron numerosos inventos, como fuera la máquina de vapor, la locomotora de vapor entre otras creaciones que facilitaron el desarrollo y crecimiento industrial.

A ello contribuyó también la política expansionista de determinados países que hizo que el capitalismo se expandiera por el mundo. El pensador Adam Smith, con su obra “Riqueza de las naciones”, fue el pionero de este librecambismo, bajo la idea de que esa libertad influiría en el desarrollo de una nación pero también influyó el país en el que se originó.

Destacamos una primera etapa de la Revolución Industrial entre los años 1760 y 1870. Fue un periodo marcado por los continuos inventos. En el año 1800, Volta inventaría la pila eléctrica. Stephenson inventó la primera locomotora de vapor en el año 1814. En 1825 se inauguró la primera línea de pasajeros.

En 1834 fue Richard Roberts el que ideó el telar y la máquina de hilar. En 1837, Morse inventa el telégrafo y se da el primer gran impulso a las comunicaciones. En 1863 se inaugura el primer sistema de metro del mundo en Londres. En 1868 se lanza el primer ferrocarril transcontinental.

La primera revolución industrial del siglo XVIII y la segunda del siglo XIX promovieron la salida del modo artesanal de producción, para ingresar a la gran escala, con la vigencia de los nuevos métodos o modos de producción como fueron el taylorismo y fordismo, que masificaron los contingentes de trabajadores. Una nota característica de estos sistemas fue la atomización de la rutina laboral, que segmentó al extremo la división del trabajo, en forma reiterativa. Promovían en igual modo la economía del tiempo ocioso, con alta presión de los ritmos de trabajo. El fordismo aseguró el control de los tiempos de labor con la implementación de la línea de montaje. Lamentablemente, esta primera evolución del trabajo estuvo teñida de sufrimientos y explotación de los trabajadores.

Este padecimiento de los trabajadores fue reconocido como una agresión a la cuestión social, antecedente efectivo de la necesidad de introducir las normas del trabajo.

La evolución fue dispar hasta la creación de la OIT como organismo rector de cambios efectivos para el universo de los trabajadores, cuya presencia ha sido permanente y creciente, tal como lo demuestra su plena vigencia y el reconocimiento moral de sus contenidos y propuestas.

Retos actuales

El aumento del fenómeno del desempleo ha provocado el incremento de los trabajadores excluidos del alcance protectorio de las normas del trabajo, lo que se produce tanto por razones de derecho como fácticas.

El mundo actual del trabajo demuestra la presencia de patrones cambiantes de la producción y el trabajo. A ello debe sumarse el debilitamiento del papel regulador de los Estados nacionales en el ámbito socioeconómico.

Se advierte, igualmente, una disminución en la capacidad de los sindicatos para la representación colectiva. Se encuentran debilitados por la falta de empleos.

Estos rasgos señalados han sido identificados como los principales retos de la legislación laboral en el presente.

Las dimensiones socioeconómicas, políticas e ideológicas de la globalización son consideradas como factores determinantes de estos desafíos.

Las implicaciones que tienen estas transformaciones para la legislación laboral protagonizan un animado debate en la comunidad académica.

  • 2.1.2. Influencia del concepto de globalización en el

panorama laboral

Desde la primera Revolución Industrial hasta el fenómeno de la globalización se reconoce que se produjeron cambios profundos en el mundo del trabajo, con alternancia de los aspectos positivos y negativos, como se reflexionará a continuación.

Esta realidad genera nuevas problemáticas, advertidas y denunciadas por la OIT, de allí que el Consejo de Administración de la OIT, en su 326° reunión, en Ginebra, del 10 al 24 de marzo de 2016, consideró como decimocuarto punto del orden del día el informe del Grupo de Trabajo sobre la Dimensión Social de la Mundialización. Se aceptó una propuesta de reunión técnica tripartita sobre el acceso de refugiados y otras personas desplazadas por la fuerza al mercado de trabajo como consecuencia de la globalización, es decir, todos los que son expulsados por el fenómeno.

La globalización ha puesto en marcha un proceso de cambio de gran alcance que afecta a todos. Las nuevas tecnologías, asentadas en políticas de mayor apertura, han creado un mundo más interrelacionado que nunca.

Ello no sólo entraña una mayor interdependencia en las relaciones económicas — el comercio, la inversión, las finanzas y la organización de la producción a escala global —, sino también

una interacción social y política entre organizaciones y personas de todo el mundo.

En su discurso pronunciado el 23 de septiembre de 2003 ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, advirtió de manera sucinta a ese organismo mundial que el mismo había llegado a una encrucijada. Exponiendo: “Nosotros, los Copresidentes de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, creemos que el mundo se encuentra en un momento histórico decisivo” (OIT, 2004, https://goo.gl/pbyC2s).

En el informe presentado en el año 2004 por la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización se sostuvo que:

En la actualidad, la globalización es un tema polémico. Se trata prácticamente de un diálogo de sordos, tanto en el plano nacional como en el internacional”.

Pese a todo, en aras del futuro de nuestros países y del destino de nuestro planeta, hemos de replantearnos todos juntos la cuestión de la globalización. El presente informe resulta oportuno.

El debate está evolucionando. Las antiguas convicciones e ideologías se han contrastado con la experiencia y se han modificado mediante el ejemplo. La gente está dispuesta a empezar de nuevo.

Ha llegado el momento del liderazgo y de pasar del debate estéril a la acción práctica. Creemos que, en el presente informe, hemos examinado la globalización a través de la mirada de la gente, trascendiendo a nuestros mandantes y captando fielmente las esperanzas y los temores de nuestra humanidad compartida.

Son muchos los que reconocen las oportunidades que presenta la globalización para lograr una vida mejor. Creemos que sus esperanzas pueden hacerse realidad, pero sólo en la medida en que la globalización se vea sometida a una mejor gobernanza en todos los planos. Nunca antes fueron tantos los que se niegan a perder el tren de la globalización, pero quieren estar seguros de la dirección que éste toma y de que se desplaza a una velocidad a la que se pueda sobrevivir (OIT, 2004, https://goo.gl/FSBXhe).

Tomando como punto de partida que la globalización se encuentra en un punto muerto, este informe propone como tema central el debate público sobre dicho proceso.

Bajo la premisa de que los beneficios de la globalización pueden llegar a más países, permitiendo que más personas influyan en su curso, el mensaje que contiene el informe tiene como objetivo girar el rumbo en el que se encuentra el proceso de globalización en la actualidad (Organización Internacional del Trabajo,

2004).

Surgen como propuestas del informe:

Un proceso de globalización dotado de una fuerte dimensión social, basado en valores universales compartidos y en el respeto de los derechos humanos y la dignidad de la persona, una globalización justa, integradora, gobernada democráticamente y que ofrezca oportunidades y beneficios tangibles a todos los países y a todas las personas (OIT, 2004, https://goo.gl/8pT9VJ ).

Requerimientos del informe:

Un enfoque centrado en las personas. La piedra angular de una globalización más justa es la satisfacción de las demandas de todas las personas en lo que atañe al respeto de sus derechos, su identidad cultural y autonomía; al trabajo decente, y a la plena implicación de las comunidades locales en las que viven. La igualdad de género es indispensable.

Un estado democrático y eficaz. El Estado debe ser capaz de gestionar su integración en la economía global, así como de proporcionar oportunidades sociales y económicas y seguridad.

Un desarrollo sostenible. La búsqueda de una globalización justa debe sustentarse en los pilares, interdependientes y que se refuerzan mutuamente, del desarrollo económico y social y de la protección medioambiental a escala local, nacional, regional y mundial.

Mercados productivos y equitativos. Para ello es preciso disponer de instituciones coherentes, que promuevan

oportunidades y promocionen empresas en una economía de mercado que funcione adecuadamente.

Reglas justas. Las reglas de la economía global deben ofrecer a todos los países igualdad de oportunidades y de acceso, así como reconocer las diferencias en cuanto a las capacidades y necesidades de desarrollo de cada país.

Una globalización solidaria. Hay una responsabilidad compartida en cuanto a la prestación de asistencia a los países e individuos excluidos o desfavorecidos por la globalización. Esta última debe contribuir a remediar las desigualdades que existen entre los países y dentro de ellos, y a erradicar la pobreza.

Una mayor responsabilidad ante las personas. Los actores públicos y privados de todas las categorías que disponen de capacidad para influir sobre los resultados de la globalización deben ser democráticamente responsables de las políticas que aplican y de las medidas que adoptan. Asimismo, tienen que cumplir sus compromisos y utilizar su poder respetando a los demás.

Asociaciones más comprometidas. Son numerosos los actores que intervienen en la realización de los objetivos sociales y económicos globales, por ejemplo las organizaciones internacionales, los gobiernos y los parlamentos, las empresas, los sindicatos, la sociedad civil y otros muchos. El diálogo y la asociación entre ellos representan un instrumento democrático fundamental para crear un mundo mejor.

Unas Naciones Unidas eficaces. Un sistema multilateral más sólido y eficaz es un instrumento indispensable para establecer un marco democrático, legítimo y coherente para la globalización (OIT, 2004, https://goo.gl/nIe3xs).

Este informe resulta auspicioso, pues centraliza el objeto de protección con visión humanista, respeto de las identidades y tradiciones, en total plano de igualdad.

Que los Estados asuman la figura de Estados de bienestar promotores de empleo y equidad social.

El compromiso de los países a mantener un equilibrio en cuanto al acceso de oportunidades, tendiendo redes de solidaridad y de ayuda a los más

débiles o necesitados. Esto permitiría un crecimiento homogéneo e igualitario de posibilidades laborales y eliminaría la explotación que los Estados poderosos imprimen sobre las economías más débiles.

Esta propuesta se encuentra en el mismo contenido de propuesta de la Norma ISO 26000, que invitamos sea conocida, pues promueve una responsabilidad social internacional.

débiles o necesitados. Esto permitiría un crecimiento homogéneo e igualitario de posibilidades laborales y eliminaría la

Encontrarás en el Anexo de esta lectura el informe de la OIT.

Se expresa: Esas desigualdades globales son inaceptables desde el punto de vista moral e insostenible desde el punto de vista político. Lo que se necesita para cambiar esta situación no es lanzarse a poner en práctica un plan utópico, sino realizar una serie de cambios coordinados de diversa índole, que van desde la reforma de ciertas partes del sistema económico global hasta el reforzamiento de la gobernanza a escala local. Todo ello debe y puede conseguirse en el contexto de economías y sociedades abiertas. Aunque los intereses difieren, creemos que existe en todo el mundo una opinión que coincide cada vez más acerca de la necesidad de un proceso de globalización que sea justo e integrador (Organización Internacional del Trabajo, 2004, https://goo.gl/FSBXhe).

Es por ello que en vista que la desigualdad no sólo conduce a una disminución de la productividad sino que también engendra la pobreza, la inestabilidad social e incluso el conflicto, la comunidad internacional ha reconocido la necesidad de establecer algunas reglas básicas del juego para garantizar que la globalización ofrezca oportunidades justas de prosperidad para todos.

En visión internacional podemos sostener que tanto la

Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización

equitativa de 2008 como el Pacto mundial del empleo de 2009 destacaron la pertinencia del mandato de la OIT para promover la

justicia social utilizando los medios de los que dispone la Organización, comprendida la promoción de las normas internacionales del trabajo (OIT, https://goo.gl/4UOYwH).

A diferencia de otras ramas del derecho, el derecho al trabajo tiene la particularidad de atender a una determinada realidad social. Por lo tanto, esta rama del derecho actúa sobre una parte concreta de las relaciones sociales. A causa de esto, nace y se consolida como una rama autónoma del derecho, el derecho del trabajo (Villalón, 2015).

De la consolidación histórica de esta realidad social surgirán de forma paralela sujetos trabajador, empleador - sindicatos, comités de empresa, asociaciones empresariales, administración laboral, Tribunales de trabajo, así como una serie de principios jurídicos propios de esta rama del ordenamiento jurídico (Villalón, 2015, p. 58).

La consecución de la meta del trabajo decente en la economía globalizada, requiere la adopción de medidas en el plano internacional. La comunidad internacional responde a este desafío, en parte desarrollando instrumentos jurídicos internacionales sobre comercio, finanzas, medio ambiente, derechos humanos y trabajo (OIT, s.f., https://goo.gl/6KQfVy).

Profundizando sobre el fenómeno globalización, podemos sostener que la visión positiva permite asumir los contenidos para que cada país pueda mejorar su educación y la capacitación laboral de los contenidos (Teitelbaum, 2004).

Uno de los grandes desafíos de las economías emergentes es lograr una adecuada capacitación de sus fuerzas activas, para integrarse en la provisión de productos que resulten necesarios para la comunidad internacional.

Se reconoce que la educación organizada permitirá superar las diferencias y desigualdades sociales.

Figura 2: Efecto negativo de la Revolución Industrial: el trabajo infantil

Fuente: [imagen sin título sobre trabajo infantil]. (s.f.). Recuperado de https://goo.gl/LhO82L Figura 3: Máquina de vapor
Fuente: [imagen sin título sobre trabajo infantil]. (s.f.). Recuperado de https://goo.gl/LhO82L Figura 3: Máquina de vapor

Fuente: [imagen sin título sobre trabajo infantil]. (s.f.). Recuperado de https://goo.gl/LhO82L

Figura 3: Máquina de vapor que se aplicó a la locomotora y luego a la producción

Fuente: [imagen sin título sobre trabajo infantil]. (s.f.). Recuperado de https://goo.gl/LhO82L Figura 3: Máquina de vapor
Fuente: [imagen sin título sobre trabajo infantil]. (s.f.). Recuperado de https://goo.gl/LhO82L Figura 3: Máquina de vapor

Fuente: [imagen sin título sobre máquina de vapor]. (s.f.). Recuperado de https://goo.gl/LhO82L

Tabla 2: Ejemplificación de las normas según su jerarquía

Tabla 2: Ejemplificación de las normas según su jerarquía Norma jurídica. Jerarquía de las Jerarquía de

Norma jurídica.

Jerarquía de las

Jerarquía de las

Clasificación

normas

normas

 

Tratados internacionales y

Decretos

Norma jurídica

convenios OIT ratificados

reglamentarios

Sustantiva o de fondo

Constitución Nacional

Resoluciones

Procesal

Leyes nacionales

Disposiciones y

(procedimiento)

protocolos

Fuente: elaboración propia

Realidad del trabajo

La mayoría de los puestos de trabajo fueron previamente creados en el sector formal; los sistemas de formación estaban ligados al sector formal.

La

mayoría de

informal.

los

trabajos

son ahora creados

en

el sector

La mayoría de los sistemas de formación estaban relacionados con la manufacturación, la mayoría de los trabajos ahora son creados fuera del sector de manufacturación.

La mayoría de la formación era para trabajadores de tiempo completo, la mayoría de los trabajos son con contratos, trabajadores casuales, de medio tiempo. Estas formas de empleo están creciendo. En consecuencia, tenemos la brecha entre la capacidad de los sistemas como también la demanda creciente (Amjad, 1999, https://goo.gl/5Jnokb).

Esto implica que los trabajadores se encuentran ante un verdadero desafío superador: transitar por la capacitación actualizada acorde con los requerimientos de los nuevos mercados de consumidores.

En

el

marco

de

los

derechos

del

trabajo

protegidos,

resulta

de

mucha

importancia presentar la Declaración de la OIT relativa a los derechos

fundamentales en el trabajo:

Adoptada en 1998, la Declaración compromete a los Estados Miembros a respetar y promover los principios y derechos comprendidos en cuatro categorías, hayan o no ratificado los convenios pertinentes.

Estas categorías son:

La libertad de asociación y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva,

La eliminación del trabajo forzoso u obligatorio,

La abolición del trabajo infantil y

La eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación (OIT, s.f., https://goo.gl/t6YRvu).

Referencias [Imagen sin título sobre máquina de vapor]. (s.f.). Recuperado de http://sobrehistoria.com/todo-sobre-la-revolucion-industrial/ [Imagen sin título sobrehttp://sobrehistoria.com/todo-sobre-la-revolucion-industrial/ Constitución Nacional de la República Argentina. Publicación del Bicentenario. [Const.]. (2010). Recuperado de http://bibliotecadigital.csjn.gov.ar/Constitucion-de-la- Nacion-Argentina-Publicacion-del-Bicent.pdf Departamento de Derecho Internacional (DEA), (s.f.). Convención Americana sobre Derechos Humanos suscripta en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos . Recuperado http://www.oas.org/dil/esp/tratados_b- 32_convencion_americana_sobre_derechos_humanos.htm Departamento de Derecho Internacional (DEA), (s.f.). Protocolo adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales “Protocolo San Salvador” . Recuperado de http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/a-52.html Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Presidencia de la Nación, (2015). Régimen de Contrato de Trabajo. Ley 27.323 . Recuperado de http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/265000- 269999/269017/norma.htm Organización Internacional del Trabajo (OIT), (2014). Trabajo decente: una necesidad apremiante, un objetivo global. Recuperado de: http://ilo- results.itcilo.org/index.php/es/introduccion/trabajo-decente-una-necesidad- apremiante-un-objetivo-global Organización Internacional del Trabajo (OIT), (2004). Por una globalización justa: crear oportunidades para todos. Recuperado de: http://www.ilo.org/public/spanish/wcsdg/docs/report.pdf Organización Internacional del Trabajo (OIT) , (2014). Las Reglas del Juego. Una breve introducción a las normas internacionales del trabajo . Recuperado de: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_norm/--- normes/documents/publication/wcms_318173.pdf Organización Internacional del Trabajo (OIT), (s.f.). Los beneficios de las normas. Recuperado de: http://ilo.org/global/standards/introduction-to-international-labour- standards/the-benefits-of-international-labour-standards/lang--es/index.htm Ramjad, S. (1999). Empleabilidad y mundialización: papel fundamental de la formación. Recuperado de: https://www.oitcinterfor.org/sites/default/files/file_articulo/bol145f.pdf 23 " id="pdf-obj-23-2" src="pdf-obj-23-2.jpg">

Referencias

[Imagen

sin

título

sobre

máquina

de

vapor].

(s.f.). Recuperado de

http://sobrehistoria.com/todo-sobre-la-revolucion-industrial/

[Imagen

sin

título

sobre

trabajo

infantil].

(s.f.).

Recuperado

de

Constitución Nacional de la República Argentina. Publicación del Bicentenario.

[Const.]. (2010). Recuperado de http://bibliotecadigital.csjn.gov.ar/Constitucion-de-la- Nacion-Argentina-Publicacion-del-Bicent.pdf

Departamento de Derecho Internacional (DEA), (s.f.). Convención Americana sobre Derechos Humanos suscripta en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos. Recuperado http://www.oas.org/dil/esp/tratados_b-

Departamento de Derecho Internacional (DEA), (s.f.). Protocolo adicional

a

la

Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos,

Sociales

y

Culturales

“Protocolo

San

Salvador”.

Recuperado

de

http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/a-52.html

Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Presidencia de la Nación, (2015). Régimen

de

Contrato

de

Trabajo.

Ley

27.323.

Recuperado

de

http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/265000-

269999/269017/norma.htm

Organización Internacional del Trabajo (OIT),

(2014). Trabajo decente: una necesidad

apremiante, un objetivo global. Recuperado de: http://ilo-

results.itcilo.org/index.php/es/introduccion/trabajo-decente-una-necesidad-

apremiante-un-objetivo-global

Organización Internacional del Trabajo (OIT), (2004). Por una globalización justa: crear

oportunidades

para

todos.

Recuperado

de:

http://www.ilo.org/public/spanish/wcsdg/docs/report.pdf

Organización Internacional del Trabajo (OIT), (2014). Las Reglas del Juego. Una breve introducción a las normas internacionales del trabajo. Recuperado de:

http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_norm/---

normes/documents/publication/wcms_318173.pdf

Organización Internacional del Trabajo (OIT), (s.f.). Los beneficios de las normas. Recuperado de: http://ilo.org/global/standards/introduction-to-international-labour- standards/the-benefits-of-international-labour-standards/lang--es/index.htm

Ramjad, S. (1999). Empleabilidad y mundialización: papel fundamental de la formación.

Recuperado

de:

https://www.oitcinterfor.org/sites/default/files/file_articulo/bol145f.pdf

Sardegna, C. (2007). Artículo 14 Bis- Constitución Nacional. La Ley: Buenos Aires.

Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Chubut, (2009). [Imagen]. Recuperado de: http://es.slideshare.net/cristinalcala/pirmide-jurdica

Teitelbaum, A. (2004). La OIT y los excesos de la mundialización. Recuperado de:

http://www.voltairenet.org/article120674.html

Toffler, A. (1980). La Tercera Recuperado

Ola

(versión en PDF). Bogotá:

Plaza & Janes.

S.A

de:

http://cruceshernandezguerra.wikispaces.com/file/view/La+tercera+ola.pdf

Villalón Cruz, J. (2013). Compendio del Derecho del Trabajo. Cádiz: España.