Anda di halaman 1dari 27

UNIVERSIDAD ANDINA NÉSTOR CÁCERES

VELÁSQUEZ
ESCUELA DE POST GRADO

CONSTITUCIONALI SMO

MONOGRAFÍA
“LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y
OPINION”

 CHAYÑA QUISPE, Bruno Fidel


 TORRES SANCA, Manuel
 CARCAUSTO CATUNTA, Edgar
 …………………………..Rosel
 ………………………….Jhonny

JULIACA – PUNO – PERÚ


2018
INDICE

Dedicatoria…………………………………………………………………Pag. 03

2
DEDICATORIA

CHAYÑA:

A Fidel y Fidel mis hijos

TORRES:

A Fidel y Fidel mis hijos

CARCAUSTO:
A mi padre siento que soy un ser afortunado pues
a pesar de vivir sin tantas riquezas tengo un
padre que vale más que cualquier tesoro en el
mundo, te quiero mucho papá

ROSEL:

A Fidel y Fidel mis hijos

YONY:

A Fidel y Fidel mis hijos

3
AGRADECIMIENTOS

CHAYÑA:

A mi esposa Gavi

4
RESUMEN
………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………….

………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………….

………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………….

………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………….

ABSTRAC

………………………………………………………………….

………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………….

………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………….

………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………..

5
INTRODUCCIÓN.

La presente monografía tiene la pretensión de animar el debate jurídico en


torno a un tema de tanta actualidad como es el derecho de la persona humana a la
libertad de expresión. Afanado por ese fin, en las siguientes páginas presentamos los
argumentos de alguno de los más importantes y expertos en la materia, con
posiciones hartamente confrontables, dado que sin libertad de expresión carece de
sentido la discusión racional acerca de este tema o de cualquier otro vinculado a la
vida del hombre en sociedad.
¿Qué es libertad de expresión? ¿Por qué las cartas políticas las prescriben con relieve
como derecho fundamental de la persona? Y si es así, ¿por qué hay quienes tratan de
controlarla mientras otros las defienden hasta con la vida? Los juicios más certeros
indican que la libertas de expresión es la libertas de palabra, de persona y de dialogo
abierto, cualquiera sea en tiempo y el espacio que se requiera, como lo indica Jonh
Stuar Mill, cuando hablamos de libertad de expresión queremos significar la libertad
para explorar, descubrir, formular y difundir, qué es lo que sabemos, pensamos o
sentimos, entonces gracias a este maestro podemos concluir que, la libertas de
expresión implica la libertad de pensamiento y de discusión.

CAPÍTULO I.

6
LA DIMENSIÓN HUMANA DE LA LIBERTA DE EXPRESIÓN

1.1. Medios para la libertad de expresión


Los científicos, los filósofos y los estudios del ser humano en su naturaleza
espiritual y corporal, ponen énfasis en el proceso de la comunicación, en razón
de su relación inmediata con la libertas de expresión.
Esto significa que el proceso cultural ha tenido, y sigue teniendo, complejos
proceso y fenómenos, sobre todo por la pluralidad o la diversidad de culturas,
que no siempre han podido conciliar, por una y otra razón sin embargo hay en
todos los tiempos y en todas la culturas conductas comunes, como aquellas
relacionadas a la continuidad de la especie humana y con los procesos de
comunicación para aprender y transmitir o para fusionar y recrear culturas.
A tal efecto, desde los tiempos de las cuevas de Altamira hasta la comunicación
digital de estos días, encuentran cinco grandes sistemas.

1. El primer sistema, el más duradero y dramático.- Sin dura esto se


remonta al periodo inaugural de la vida humana donde todo era extraño,
pero a pesar de esta complejidad los hombres y mujeres lograron
establecer vastos sistemas de comunicación. Aquí la imaginación se
expresaba como energía mayor a través de los gestos, la mímica, los
movimientos del cuerpo, la variedad de las miradas que tenían un
significado específico.
Entonces; con el lenguaje jurídico tendríamos que decir que se trataba de
una irrestricta “libertad de expresión” obviamente con los parámetros que
las circunstancias determinaban, con la precariedad de los instrumentos
de trabajo.

2. El segundo sistema, la comunicación oral.- En esta etapa no significa


que el lenguaje gestual haya perdido vigencia; sucede simplemente que
pasa a convertirse en subsidiario del lenguaje oral, con la extraordinaria
ventaja de que el lenguaje oral va más allá del alcance de la vista; es
decir con el lenguaje oral se da la primera extensión de la comunicación.
En esta etapa la “libertad” sufre una primera limitación en tanto surgen
los primeros funcionarios del estado que vigilaban al conjunto de la

7
sociedad, es el momento en que el oído se constituye en el principal
órgano y/o instrumento del estado para controlar a la población.
3. El tercer momento o comunicación de la modernidad.- Para el
advenimiento del tercer momento de la historia de la comunicación se
requirió de procesos noseológicos, ontológicos y físicos; por ello en esta
etapa la escritura constituye la mejor conquista de la inteligencia
humana, no solo para legitimar y entender el presente sino para perpetuar
la memoria colectiva. Ahora bien, en esta tercera etapa, la libertad de
expresión empieza a sufrir la represión del estado y de los grupos de
poder, en este periodo se da un acontecimiento extraordinario que
transforma la cultura en su conjunto, nos referimos al surgimiento de la
imprenta, cuando Joham Gutemberg es reconocido como su inventor,
desde esa fecha empieza la discusión y el surgimiento de normas en torno
a la “libertad de expresión” libertas que no es sino la manifiesta
exteriorización de la libertad de pensamiento y de opinión.
Ahora desde el punto de vista jurídico, entonces surge la tipificación de
los delitos de imprenta pero para tal hecho se manifieste, debió
consolidarse el constitucionalismo, que como sabemos en su primera fase
solo recoge las libertades individuales.
En la célebre Declaración de Virginia se emplea un vocablo que a la vez
significa “prensa e imprenta” un estudio noseológico y axiológico de los
citados documentos nos llevan a la conclusión que los francés que
lideraron esta crucial etapa, entendieron nítidamente que hablar de
imprenta es hablar de la prensa.
Pero, lamentablemente tal inteligente y democrática interpretación no fue
interiorizada por los líderes de la independencia del Perú, así como
tampoco por quienes redactaron las primeras constituciones. Pues en
ellas habla en forma precisa de libertad de imprenta como libertas de
empresa, recién en la constitución de 1933 se consagra libertas de prensa
que tampoco quiere decir libertas de expresión, finalmente se establece la
libertad de expresión en la constitución de 1979.
4. La cuarta etapa libertas de expresión: la imagen.- Muy bien para
muchos la comunicación por la televisión replantea los alcances de los

8
anteriores lenguajes, tanto así que algunos han acuñado que “una imagen
vale más que mis palabras”
5. El quinto sistema, la libertad de expresión en la era digital.-
finalmente la era más asombrosa ha llegado, en donde el tubo digital
hace que simultáneamente se conjuguen el sonido, la imagen y el texto
escrito.

1.2. Importancia de la libertad de expresión

La libertad de expresión es uno de los pilares más importantes de la democracia;


y es que sin esta libertad, no podemos hablar de un país democrático. Esto es
debido a que la libertad de expresión es la principal herramienta para que todos
los grupos sociales integrantes en una sociedad puedan dar su opinión y debatir
sobre determinados temas de interés general, tales como temas jurídicos, sociales
y políticos. Una medida para que se escuche a todos por igual y que se tenga en
cuenta cuáles son sus demandas.

Sin libertad de expresión el pueblo queda reprimido, indefenso ante las


decisiones de un gobierno autoritario. Así, si se coacciona o se prohíbe la
libertad de expresión, lo más probable es que una sociedad explote y termine en
una revolución. Pues al no escuchar lo que los ciudadanos tienen que decir y
decidir por ellos de forma unilateral, el malestar irá creciendo hasta crear una
situación insostenible.

En este punto anterior debemos recordar si la característica principal de una


democracia es la libertad de expresión, la característica de una dictadura es la
falta de la misma. Situaciones políticas en las que hablar abiertamente sobre
nuestras opiniones puede perjudicarnos enormemente.

Cabe destacar que la libertad de expresión forma parte de los conocidos como
Derechos Humanos, estando recogida en la Declaración Universal desde 1948.
Aun así, desgraciadamente no en todos los países del mundo se da; y es que en

9
muchos lugares, intentar tener libertad de expresión puede terminar en cárcel, en
el mejor de los casos.

Los principales enemigos de la libertad de expresión son por ejemplo la censura,


tanto de opiniones a título personal como la difusión de cualquier artículo
periodístico; y es que hay que destacar que la libertad de prensa está
estrechamente relacionada con la libertad de expresión.

Si bien es cierto que la libertad de expresión es un derecho, hay que tener en


cuenta que en determinados momentos debemos usarlo con mucho cuidado.
Podemos así, amparados en nuestra libertad de expresión, acudir a la prensa para
destapar un caso de corrupción. No obstante, debemos saber que para acusar a
alguien tenemos que contar con las pruebas suficientes; pues además de libertad
de expresión también existe una cosa llamada responsabilidad ulterior.

Esta responsabilidad ulterior nos hará responsables de todo lo que digamos, tanto
si son difamaciones o acusaciones falsas. En estos casos, la libertad de expresión
puede costarnos cara y terminar en una multa económica bastante grande, por
atentar contra reputación de una persona, más si esta persona es un cargo público
y vive de su imagen.

CAPITULO: II

RELEVANCIA DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

Es así que la libertad de expresión puede servir en términos generales para el


descubrimiento de la verdad o por lo menos de diversas posturas de una misma
realidad y puede ser un medio importante para el desarrollo personal, así como para
garantizar la protección de otros derechos fundamentales, tal y como se le ve desde
un punto de vista electoral y en aras de la democracia, y por último, como un medio
eficaz para la expansión del conocimiento.

El argumento de que la libertad de expresión es un vehículo que permite buscar la


exactitud y veracidad de ciertos hechos es comúnmente utilizado, particularmente,

10
por aquellos periodistas o comunicadores que temen que algún documento o
aseveración de su autoría pudiera verse involucrado ante un litigio. Ello no debe de
utilizarse como un escudo para una actuación ilimitada de los medios informativos o
de los usuarios del espacio. Por esto, es importante que veamos a la verdad como la
adecuación existente entre lo que se expresa y la situación real de algo o el concepto
real que se tiene acerca de un tema, es decir, que con independencia de opiniones o
posturas, la información que se manifieste de manera libre, contenga de suyo ciertos
elementos de objetividad.

3.1.- COMO UN INSTRUMENTO DE DESARROLLO PERSONAL Y MEDIO


PARA GARANTIZAR OTROS DERECHOS INDIVIDUALES.

La libertad de palabra es sólo una forma de libertad social. Es así que podemos
observar que una sociedad que garantiza no sólo algunas prerrogativas sino la
manifestación del éxito o fracaso en la cobertura de otras más, es una sociedad
democrática pero además justa. Por ello, algunos autores hacen énfasis, por ejemplo,
en la relación entre libertad y erradicación de la pobreza.
La libertad personal significa, en efecto, poder del individuo de asegurarse el
alimento, el alojamiento y el vestido suficiente”. Con ello podemos observar que la
libertad de expresión es un medio para que las personas externemos en cierta medida,
la inconformidad, frente a la protección de otras prerrogativas y sin las cuales no
podríamos tener un desarrollo pleno de todas nuestras potencialidades.
Algunos autores tratan en este punto a la libertad de expresión como una
construcción moral ya que contiene en sí misma términos.
Con un profundo sentido ético y moral, a través de este documento que data del siglo
XIX, se perfila un pensamiento que penetra en las grandes ventajas que se
desprenden del adecuado empleo de prerrogativas como la libertad de expresión. En
este aspecto, inclusive, se sigue una de las frases más conocidas de la Biblia:
“conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” ya que se otorga un gran realce al
debate enriquecedor entre los seres humanos.

Es así que vemos como la libertad de expresión tiene su fundamento siguiendo otros
de los pilares esenciales de cualquier sociedad: la dignidad de cada uno de sus
miembros para permitir el desarrollo potencial de todas y cada una de sus facultades,

11
valorativos y conceptos éticos como puede ser “justo”, “deber” o “virtud”. Desde
hace innumerables años, por ejemplo, la Iglesia católica se ha percatado de las
repercusiones éticas y morales del libre ejercicio de la expresión:

3.2. COMO UNA HERRAMIENTA PARA LA EXPANSIÓN DEL


CONOCIMIENTO.

La libertad de expresión es un derecho humano que no se constriñe a un ámbito


personal cuyas implicaciones exclusivamente sean de carácter individual, sino que,
contiene una importante dimensión social. Dentro de dicha característica podemos
verle como un medio para el intercambio de ideas e informaciones y para la
comunicación masiva entre los seres humanos.
Así como comprende el derecho de cada uno a tratar de comunicar a los otros sus
propios puntos de vista implica también el derecho de todos a conocer opiniones y
noticias, o bien, cualquier tipo de información –tal como analizábamos su estrecha
relación con el derecho a la información. Para el ciudadano común, es decir, para
todos nosotros, tiene tanta importancia el conocimiento de la opinión ajena o de la
información de que disponen otros como el derecho a difundir la propia.

La manifestación de las ideas a través de la palabra oral o escrita, mediante imágenes


o símbolos, es un reflejo del intenso anhelo del ser humano por participar en su
sociedad. Si por cualquier tipo de coacción innecesaria del poder o por intereses
ilegítimos de otros particulares, se restringe o prohíbe la libertad de expresión, no
sólo se coartaría el desenvolvimiento individual, sino que, y ello es aún más grave, se
entorpecería el progreso de la sociedad misma. Es decir, al limitar o impedir de
forma arbitraria o excesiva que una persona externe sus opiniones o ideas, estaríamos
inhibiendo a la comunidad de conocer, aceptar o rechazar la obra creativa de sus
integrantes.

La información, transmitida cada vez en forma más ágil y amplia por las nuevas
tecnologías de la información, y a una magnitud inigualable en el espacio, conduce a
que las personas puedan ampliar sus horizontes e integrarse en un mundo cada vez
más globalizado y a la vez cada vez más competitivo. Indudablemente, con ello, la
población se enriquecería de conocimientos y -consecuentemente- se incrementaría

12
su nivel educacional y cultural ya que como hemos visto, ahora la división entre ricos
y pobres no estará simplemente determinada por sus ingresos sino además, reflejara
si estamos ante sociedades equitativas si se disminuye la brecha digital.

Actualmente, uno de los problemas más importantes es el uso adecuado de los


medios tecnológicos. Sin duda, significa un grave desperdicio para la sociedad que la
generación más joven de usuarios del espacio tenga como característica que el mayor
número de sus accesos a los medios informativos o de comunicación no sean con
fines que enaltezcan los valores, principios y culturas del mundo.

Siguiendo ese orden de ideas, podemos decir que las actividades desarrolladas por
estas herramientas tecnológicas permiten de una mejor manera desenvolverse en una
esfera amplia para el ejercicio de la libre expresión. Como hemos visto, el artículo 13
de la Convención Americana de Derechos Humanos señala que la libertad de
expresión establece literalmente que quienes están bajo la protección de dicho
ordenamiento jurídico poseen no sólo el derecho, y con ello la libertad de expresar su
propio pensamiento, sino también el derecho y la libertad de buscar, recibir y
difundir informaciones e ideas de toda índole.

En efecto, esta libertad requiere, por un lado, que nadie sea arbitrariamente
menoscabado o impedido de manifestar su propio pensamiento y representa, por
tanto, un derecho de cada individuo. Además, y no por ello menos importante,
implica también, un derecho colectivo a recibir cualquier información y a conocer la
expresión del pensamiento ajeno. Lo cual, permite un enriquecimiento de la cultura y
un mayor acceso a la misma. Es así que uno de los aspectos a evaluar dentro de los
índices acerca de la cultura de un país o una región, incluyen –además del respeto a
la integridad de los individuos y la igualdad ante la ley- el que se garantice la libre
manifestación de ideas

Asimismo, el enorme vínculo que guardan la libertad de expresión, el derecho a la


información y la cultura es sumamente estrecho. Por ello, cuando afirmamos que el
verdadero ejercicio de la libertad de expresión se apoya en la prerrogativa de recibir
información e investigar datos ya que esto permite una sólida argumentación objetiva
que puede someterse a debate.

13
3.3. COMO UN ELEMENTO DEL PROCESO POLÍTICO DEMOCRÁTICO.

La libertad de expresión es una herramienta indispensable para que el ciudadano


pueda difundir sus convicciones a través de los mecanismos que cada democracia
proporciona.

En este sentido se han pronunciado distintos organismos internacionales en materia


de Derechos Humanos. Muestra de lo anterior es el pronunciamiento de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos en una opinión consultiva solicitada por Costa
Rica:

Tradicionalmente, la expresión escrita y, especialmente la expuesta en los periódicos


y otros medios informativos, ha constituido la forma más eficaz para la expresión de
distintas ideologías y para que los ciudadanos podamos obtener información sobre lo
que acontece día con día. Esto se logra fundamentalmente ya que a través de estos
materiales, los ciudadanos podemos tomar conocimiento y reflexionar sobre los
hechos que se producen tanto en nuestro país como en el resto del mundo. La
información capacita a los ciudadanos para que asuman una participación activa en el
curso de la vida pública al indicar su aprobación o desaprobación sobre los hechos
relevantes en dicho ámbito.

Es evidente que, la libertad de expresión configura una de las conquistas más


importantes que el hombre ha obtenido en su permanente lucha por el
reconocimiento de su dignidad. Con mayor razón, cuando se está presente a un
sistema democrático y constitucional, se presupone la coexistencia de una pluralidad
de opiniones en la población de dicho Estado. Con ello, los diversos conceptos,
juicios y criterios concurren para dar contenido y fundamento a las opiniones o
posturas de distintos grupos sociales.

La uniformidad de las ideas y opiniones, sólo puede concebirse como fruto de las
restricciones impuestas a la libertad de expresión por un sistema autoritario, o bien,
por un sistema coludido entre los intereses gubernamentales y los empresariales. Es
por ello que sin importar en muchas ocasiones bajo qué tipo de régimen político nos

14
encontremos, podemos percatarnos de que se establecen obstáculos a la población
para acceder a mayor número de puntos de vista y que simplemente sus opiniones se
sustentan en una obediencia incondicional a las autoridades, gracias a la influencia de
los medios, los cuales asumirán las ideas políticas de su sistema como un dogma.

Más que nunca antes, la participación ciudadana puede ser mucho más profunda
gracias al ciberespacio ya que ahora, quienes puedan opinar no sólo serán unos
cuantos quienes inclinen sus posturas o que no puedan interactuar más que
tangencialmente con las mayorías. El gran reto es que de manera real y efectiva
estemos en posibilidades de poder, no sólo acceder a la información, sino poder
utilizarla.

CAPÍTULO III.

LA LIBERTAD EXPRESIÓN EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO


NACIONAL E INTERNACIONAL

Legislación nacional

4.1. Toda persona tiene derecho.

3.- A la libertad de conciencia y de religión, en forma individual o asociada. No


persecución por razón de ideas o creencias. No hay delito de opinión. El
ejercicio de todas las confesiones es libre, siempre que no ofenda a la moral ni
altere el orden público.

4.- Las libertades de la información, opinión, expresión y difusión del


pensamiento mediante la palabra oral o escrita o la imagen, por cualquier medio
de comunicación social, sin previa de autorización ni censura de impedimento
algunos, bajo las responsabilidades de la ley.
Los delitos cometidos por medio de libro, la presa y demás medios de
comunicación social se tipifican en el código penal, y se juzgan en el fuero
común.

15
Es delito toda acción que suspende o clausura algún órgano de expresión o le
impide circular libremente, los derechos a informar y opinar comprenden los de
fundar medios de comunicación.
5.- A solicitar sin expresión de la causa la información que lo requiera y a
recibirla de cualquier entidad pública, en el plazo legal con el costo que suponga
el pedido. Se exceptúan las informaciones que afectan la intimidad personal y las
que expresamente se excluyan por ley o por razón de seguridad nacional.
El secreto bancario y la reserva tributaria pueden levantarse a pedido del juez, del
fiscal de la nación, o de una comisión investigadora del congreso con arreglo a la
ley y siempre que se refieran al caso investigado.

7.- Al honor a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así como a


la voz y a la voz y a la imagen propia, toda persona afectada por afirmaciones
inexactas o agraviada en cualquier medio de comunicación social tiene derecho
a que este se rectifique en forma gratuita, Inmediata y proporcional, sin
perjuicio de las responsabilidad de la ley.
10.- Al secreto y a la inviolabilidad de sus comunicaciones y documentos
privados.
Las comunicaciones, telecomunicaciones o sus instrumentos solo pueden ser
abiertos, incautados, interceptados o intervenidos por mandamiento motivado por
el juez, con las garantías previstas en la ley, se guarda secretos de los asuntos
ajenos al hecho que motiva su examen.
Los documentos privados obtenidos con violación de este precepto no tienen
efecto legal.
Los libros, comprobantes y documentos contables y administrativo están sujeto a
la inspección o fiscalización de la autoridad competente, de conformidad con la
ley. Las acciones que al respecto se tomen no pueden incluir su sustracción o
incautación, salvo por el orden judicial.

18.- A mantener reserva sobre sus convicciones políticas, filosóficas, religiosas o


de cualquier otra índole, así como a guardar el secreto profesional.

ARTICULO 14.- los medios de comunicación social deben de colaborar con el


estado en la educación y en la formación moral y cultural.

16
ARTICULO 139.- Son principios y derechos de la función jurisdiccional.
4.- la publicidad en los procesos, salvo disposiciones contrarias de la ley.
Los proceso judiciales por responsabilidad de funcionarios públicos, y por los
delitos cometidos por medio de la prensa y los que requieren a derechos
fundaménteles garantizados por la constitución, son siempre públicos.
ARTÍCULO 200.- son garantías constitucionales:
3.- la acción de habeas data, que procede contra el hecho u omisión, por parte de
cualquier autoridad, funcionario o persona, que vulnerar o amenazan los derecho a
que se refiere el Artículo 2, incisos 5) y 6) de la constitución.

4.2. Código Penal.

ARTICULO 130.- INJURIA.- el que ofende o ultraja a una persona con palabras o
gestos o vías de hecho, será reprimido con la prestación de servicio comunitario de
diez a cuarenta jornadas o con sesenta a noventa días de multa.
ARTICULO 131.- CALUMNIA.- El que atribuye falsamente a otro un delito, será
reprimido con noventa a ciento veinte días multa.
ARTICULO 132.- DIFAMACION.- El que, ante varias personas, reunidas o
separadas, pero de manera que pueda difundir la noticia, atribútele a una persona,
un hecho, una cualidad o una conducta que perjudica su honor o reputación, será
reprimido con la pena privativa de la libertad no mayor de dos años y con treinta a
ciento veinte días multa.
Si la difamación se refiere al hecho previsto en el artículo 131, la pena será
privativa de libertad no menor de uno ni mayor de dos años y con noventa a ciento
diez multa, si el delito se comete por el medio de libro, la prensa u otros medios de
comunicación social, la pena será privativa de libertad no menor de uno no mayor
de dos años y de ciento veinte a trecientos sesenticinco días multa.
EN VIOLACION DE LA LIBERTAD DE LA EXPRESION.- El funcionario
público que, abusando de su cargo, suspende o clausura algún medio de
comunicación social o impide su circulación o difusión, será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de tres ni mayor de seis años e inhabilitación
conforme al artículo 36 inciso 1 y2. Asimismo en el PANICO FINANCIERO.- Al
que prohíbe alarmar en la población mediante la propalación de noticias falsas,
ocasionando retiros masivos de depósitos de cualquier institución bancaria,

17
financiera u otras que operan con fundos del público, será reprimido con pena
privativa de libertad no menor de dos no mayor de cuatro años, y con ciento ochenta
a trecientos sesenta cinco días multa. La misma en el DELITO DE APOLOGIA.-
El que, públicamente, hace la apología de un delito o de la persona que haya sido
condenado como autor o participe, será reprimido con pena privativa de libertad no
menor de uno ni mayor de cuatro años.
Si la apología se hace de delito contra la seguridad y tranquilidad pública, contra el
estado y la defensa nacional, o contra el poder del estado y el orden constitucional, la
pena será no menor de cuatro ni mayor de seis años. En el DELITO DE
DESACATO.- El amenaza, injuria o de cualquier otra manera ofende la dignidad o
el decoro de un funcionario público a causa del ejercicio de sus funciones o al tiempo
de ejercerlas, será reprimida con pena privativa de libertad no mayor de tres años.
Si el ofendido es presidente de no de los poderes del estado, la pena es no meno ni
cuatro años.

4.3. Código Procesal Penal.

Como fuente para el estudio de los límites legales a la libertad de expresión tiene un
papel especialmente importante. En un primer escenario, los jueces son responsables
de evaluar la compatibilidad entre los límites establecidos legalmente en la norma. Si
no se cumplen los requisitos formales y sustantivos que debe observar todo límite a
un derecho fundamental, respectiva deberá ser expulsada del ordenamiento jurídico o
inaplicado por los jueces al caso concreto, según corresponda. En un segundo
escenario, si la norma que establece un límite a la libertad de expresión es
considerada compatible con el nuevo código procesal penal y con la Constitución, es
competencia de los órganos jurisdiccionales evaluar si ha sido correctamente
aplicada en un caso concreto, respetándose los principios de razonabilidad y
proporcionalidad. De no ser así, tendrá que concluirse que ha habido una incorrecta
aplicación de la norma restrictiva del derecho fundamental. De ambas formas se
construye la jurisprudencia en materia de límites a la libertad de expresión, frente a
las normas u otro tipo de medidas que pretendan limitar arbitrariamente su ejercicio
ha contribuido a reforzar la importancia de este derecho para el fortalecimiento de las
instituciones democráticas. Desde esta perspectiva, la justicia l cumple un papel
especial basado en la pluralidad de ideas y la activa participación ciudadana en los

18
asuntos públicos. Como consecuencia de los diversos casos sometidos a su
conocimiento, se ha establecido importantes lineamientos sobre las restricciones a la
libertad de expresión, que han variado conforme se han presentado nuevos casos de
particular interés. el tratamiento de la libertad de expresión y de los mecanismos para
la resolución de casos relacionados con los límites a su ejercicio, no es uniforme.
Pueden existir tendencias afines en algunos temas, pero también importantes
diferencias. Esto último obedece a que las razones empleadas para limitar un derecho
fundamental pueden ser razonables en un país, mientras que en otros no, por motivos
de índole cultural, social, histórica, etcétera. Sin embargo, en todos los casos existe
un aspecto en común, cual es la aplicación de determinados criterios o métodos de
interpretación para resolver los problemas relacionados con la difusión de ideas e
informaciones. En este sentido, la resolución de los conflictos en materia de libertad
de expresión no se circunscribe a establecer una preferencia automática de este
derecho respecto a otros derechos o bienes constitucionalmente protegidos, sino que
implica la evaluación de cada caso concreto, así como el desarrollo y aplicación por
parte de los jueces de determinados criterios de interpretación.

Legislación internacional

4.4. Declaración Universal de los derechos humanos


La libertad de expresión es un derecho humano fundamental consagrado por el
Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, junto con sus
corolarios (la libertad de información y la libertad de prensa) la libertad de expresión
sirve como catalizador de todos los demás derechos como bien dijimos consagrado
en el Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos “Todo
individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye
el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones
y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de
expresión” como bien señala el Profesor Raul Gonzales Perez que la Libertad de
Expresión “es una piedra angular en el despliegue de la vertiente social o
colectiva de las libertades de expresión e información. Los medios de
comunicación social se cuentan entre los forjadores básicos de la opinión pública
en las democracias actuales y es indispensable que tengan aseguradas las
condiciones para incorporar y difundir las más diversas informaciones y

19
opiniones. Ello hace necesario, específicamente, garantizar a los periodistas el
goce de condiciones adecuadas para desempeñar su trabajo” (Perez, 2015)

4.5. Convención Americana de los derechos humanos


ARTÍCULO 13.- Libertad de Pensamiento y de Expresión:
1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este
derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de
toda índole, sin consideración de fronteras ya sea oralmente, por escrito o en forma
impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a


previa censura sino a responsabilidades ulteriores las que deben estar expresamente
fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar: a) el respeto a los derechos o a la
reputación de los demás, o b) la protección de la seguridad nacional, el orden público
o la salud o la moral públicas.

3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías a medios indirectos tales


como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de
frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de
información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación
y la circulación de ideas y opiniones.

4. Los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el
exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y
la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.

5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología
del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o
cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por
ningún motivo, inclusive los de raza color, religión, idioma u origen nacional.

4.6. Principios sobre libertad de expresión de la comisión interamericana de los


derechos humanos.

20
La idea de desarrollar una Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión
nació en reconocimiento a la necesidad de otorgar un marco jurídico que regule la
efectiva protección de la libertad de expresión en el hemisferio, incorporando las
principales doctrinas reconocidas en diversos instrumentos internacionales.

Luego de un amplio debate con diversas organizaciones de la sociedad civil y en


respaldo a la Relatoría para la Libertad de Expresión, la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos aprobó la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión
durante su 108° período ordinario de sesiones en octubre del año 2000. Dicha
declaración, constituye un documento fundamental para la interpretación del Artículo
13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Su aprobación no sólo es
un reconocimiento a la importancia de la protección de la libertad de expresión en las
Américas sino que además incorpora al sistema interamericano los estándares
internacionales para una defensa más efectiva del ejercicio de este derecho.
La CIDH adoptó este documento con plena conciencia de que la consolidación y
desarrollo de la democracia dependen de la libertad de expresión y convencida de
que cuando se obstaculiza el libre debate de ideas y opiniones se limita la libertad de
expresión y el efectivo desarrollo del proceso democrático.

LOS PRINCIPIOS
1. La libertad de expresión, en todas sus formas y manifestaciones, es un
derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas. Es, además, un
requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.

2. Toda persona tiene el derecho a buscar, recibir y difundir información y


opiniones libremente en los términos que estipula el artículo 13 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos. Todas las personas deben contar con igualdad
de oportunidades para recibir, buscar e impartir información por cualquier medio de
comunicación sin discriminación, por ningún motivo, inclusive los de raza, color,
religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional
o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.

3. Toda persona tiene el derecho a acceder a la información sobre sí misma o


sus bienes en forma expedita y no onerosa, ya esté contenida en bases de datos,

21
registros públicos o privados y, en el caso de que fuere necesario, actualizarla,
rectificarla y/o enmendarla.

4. El acceso a la información en poder del Estado es un derecho fundamental


de los individuos. Los Estados están obligados a garantizar el ejercicio de este
derecho. Este principio sólo admite limitaciones excepcionales que deben estar
establecidas previamente por la ley para el caso que exista un peligro real e
inminente que amenace la seguridad nacional en sociedades democráticas.

5. La censura previa, interferencia o presión directa o indirecta sobre cualquier


expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de
comunicación oral, escrito, artístico, visual o electrónico, debe estar prohibida por la
ley. Las restricciones en la circulación libre de ideas y opiniones, como así también
la imposición arbitraria de información y la creación de obstáculos al libre flujo
informativo, violan el derecho a la libertad de expresión.

6. Toda persona tiene derecho a comunicar sus opiniones por cualquier medio
y forma. La colegiación obligatoria o la exigencia de títulos para el ejercicio de la
actividad periodística, constituyen una restricción ilegítima a la libertad de expresión.
La actividad periodística debe regirse por conductas éticas, las cuales en ningún caso
pueden ser impuestas por los Estados.

7. Condicionamientos previos, tales como veracidad, oportunidad o


imparcialidad por parte de los Estados son incompatibles con el derecho a la libertad
de expresión reconocido en los instrumentos internacionales.

8. Todo comunicador social tiene derecho a la reserva de sus fuentes de


información, apuntes y archivos personales y profesionales.

9. El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales,


así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos
fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es
deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y
asegurar a las víctimas una reparación adecuada.

22
10. Las leyes de privacidad no deben inhibir ni restringir la investigación y
difusión de información de interés público. La protección a la reputación debe estar
garantizada sólo a través de sanciones civiles, en los casos en que la persona
ofendida sea un funcionario público o persona pública o particular que se haya
involucrado voluntariamente en asuntos de interés público. Además, en estos casos,
debe probarse que en la difusión de las noticias el comunicador tuvo intención de
infligir daño o pleno conocimiento de que se estaba difundiendo noticias falsas o se
condujo con manifiesta negligencia en la búsqueda de la verdad o falsedad de las
mismas.

11. Los funcionarios públicos están sujetos a un mayor escrutinio por parte de la
sociedad. Las leyes que penalizan la expresión ofensiva dirigida a funcionarios
públicos generalmente conocidas como “leyes de desacato” atentan contra la libertad
de expresión y el derecho a la información.

12. Los monopolios u oligopolios en la propiedad y control de los medios de


comunicación deben estar sujetos a leyes antimonopólicas por cuanto conspiran
contra la democracia al restringir la pluralidad y diversidad que asegura el pleno
ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos. En ningún caso esas leyes
deben ser exclusivas para los medios de comunicación. Las asignaciones de radio y
televisión deben considerar criterios democráticos que garanticen una igualdad de
oportunidades para todos los individuos en el acceso a los mismos.

13. La utilización del poder del Estado y los recursos de la hacienda pública; la
concesión de prebendas arancelarias; la asignación arbitraria y discriminatoria de
publicidad oficial y créditos oficiales; el otorgamiento de frecuencias de radio y
televisión, entre otros, con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar
a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus
líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y deben estar expresamente
prohibidos por la ley. Los medios de comunicación social tienen derecho a realizar su
labor en forma independiente. Presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la
labor informativa de los comunicadores sociales son incompatibles con la libertad de
expresión.

23
4.7. La libertad de expresión en las constituciones Políticas de América Latina

Después de haber dejado atrás la etapa de la dominación española, una de las


primeras tareas que asumió el Perú como república fue la aprobación de su primera
constitución, en la misma puso especial interés en lo referente a la libertad de
expresión, en el pensamiento de entonces bullía la experiencia alcanzada por los
grandes cambios suscitados en Europa sobre todo después de la revolución francesa
de 1789.

PERU
Constitución de 1823
Esta constitución, agregaba en su Art. 139 la libertad de imprenta como libertad de
empresa.

Constitución de 1826
Esta constitución hace más nítida la libertad de expresión y opinión; si bien no la usa
esos términos pero se refiere a ella de manera expresa Art. 143 todos pueden
comunicar su pensamiento de palabra o por escrito publicarlos por medio de la
imprenta sin censura previa, pero bajo responsabilidad que la Ley determine.

Constitución de 1834
Art. 147 todos pueden comunicar su pensamiento de palabra o por escrito
publicarlos por medio de la imprenta sin censura previa, pero bajo responsabilidad
que la Ley determine. Aquí se reconoce como el derecho más preciado del hombre,
poniendo en práctica que en 1789 en la declaración de los derechos del hombre y del
ciudadano ya era considerado como los derechos más importantes del ciudadano,
abriendo paso a la que conocemos como derechos fundamentales.

Constitución de 1839
Si de algo se distingue en este tema en concreto, esta carta ha conservado el texto de
la constitución anterior con relación a las libertades

24
Constitución de 1856
Esta constitución se caracteriza por su inspiración en el avance de concreción de una
cultura lacónica remontada en Europa, por lo tanto en el Art. 20 “todos pueden
hacer uso de la imprenta sin censura previa, bajo las responsabilidades que
determine la Ley”

Constitución de 1860
En cuanto a la liberta de expresión esta constitución no registra un paso adelante

Constitución de 1867
En esta constitución sí, se dio un significativo avance el mismo que generó incluso
diversas manifestaciones en lima y provincias; Art. 20 “todos puedes hacer uso de
la imprenta para publicar sus escritos, sin censura previa ” en asuntos de interés
general. En publicaciones sobre asuntos personales se hizo efectiva la
responsabilidad de los autores y editores, fue la primera vez que se distinguió las
responsabilidades de tipo personal.

Constitución de 1920
Aquí solo se refería las libertades de imprenta, más no liberta de prensa.

Constitución de 1933
En esta esta etapa la liberta de expresión alcanzó su mejor expresión teórica, fue la
primera que utilizó la libertas de prensa, algo más precisaba que se podía emitir
libremente las ideas y opiniones por cualquier medio de difusión. Art. 63 “el estado
garantiza la libertad de prensa, todos tienen el derecho de emitir libremente sus
ideas y sus opiniones por medio de imprenta o de cualquier otro medio de difusión
bajo las responsabilidades que establece la Ley”

Constitución de 1979
Esta carta es considera para muchos como la más avanzada, aquí quedó consagrada
la libertad de expresión, incluyendo las libertades de información, opinión y difusión
del pensamiento, mediante la palabra, ya sea por escrita o a través de la imagen y el
sonido. Art. 2 Inc. 4 “toda persona tiene derecho a la libertades de información
opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra, el escrito o la

25
imagen por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización,
censura ni impedimento alguno bajo la responsabilidad de la ley”

Constitución de 1993

Art. 2 Inc. 4 “toda persona tiene derecho a la libertades de información opinión,


expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra, el escrito o la imagen
por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización, censura ni
impedimento alguno bajo la responsabilidad de la ley”

ARGENTINA
Art. 14.- todos los habitantes gozan de los siguientes derechos a conforme a las leyes
que reglamenten en su ejercicio a saber…de publicar sus ideas por la prensa
sinventura previa.

BOLIVIA.
Toda persona tiene derecho a emitir libremente sus ideas y opiniones por cualquier
medio de comunicación.

BRASIL
Es libre la manifestación del pensamiento quedando prohibida el anonimato
Es libre la expresión de la actividad intelectual, artística, científica y de
comunicación sin necesidad de censura o de licencia.
CHILE
Es libre la opinión y la de informar, sin censura previa en cualquier forma y de
cualquier medio sin perjuicio de responder de los delitos y abusos que se cometan en
el ejercicio de estas libertades.

Capítulo V. Necesidades de investigación.

Capítulo VI. Conclusiones.

26
Bibliografía
ACEVEDO, C. A. (1965). breve historia del periodismo. mexico: JUS.
Alarcon, R. M. (2005). Antologia, derecho a la libertad de expresión . Lima: UAP.
Bernales, E. (1999). Análisis comparado de la constitucion de 1993. Lima: ROA.
Cimorra, C. (1946). La lebreta de expresión . Buenos Aires: Atlántida.
Perez, R. G. (2015). Antología Jurídica . Mexico: Fredoom.

27