Anda di halaman 1dari 24

Superbase

De Wikipedia, la enciclopedia libre

En química, una superbase es una base extremadamente fuerte, siendo esta un compuesto que tiene
una alta afinidad con los protones de otros elementos o sustancias. El ion hidróxido es la base más fuerte
posible en una disolución acuosa, pero existen bases con mucho mayores puntos fuertes que pueden
existir en el agua. Tales bases son valiosos en la síntesis orgánica, y son fundamentales para la química
orgánica física. Las superbases se han descrito y utilizado desde la década de 1850. Las reacciones que
implican a superbases a menudo requieren técnicas especiales ya que son destruidos por el agua y el
dióxido de carbono atmosférico, así como el oxígeno. Las técnicas de atmósfera inerte y las temperaturas
bajas minimizan estas reacciones secundarias. También se conoce que las superbases también poseen
un efecto corrosivo.

Clases de superbases
Existen tres tipos de superbases: orgánicas, organometálicas e inorgánicas.

Superbases orgánicas

Las superbases orgánicas son especies de superbases casi siempre neutros, ya que contienen nitrógeno.
A pesar de tener una enorme afinidad protónica, las superbases orgánicas son apreciadas por su elevada
reactividad moderada, por su baja nucleofilicidad y por sus condiciones relativamente suaves de uso.
Cada vez más importantes en la síntesis orgánica, éstos incluyen los fosfacenos, amidinas y guanidinas.
Otros compuestos orgánicos también se reúnen entre las definiciones fisicoquímicas o estructurales de
una superbase. Quelantes de protones como las esponjas de protones aromáticos y las bispidinas
también son superbases. Poliaminas multicíclicos, como el DABCO también pueden incluirse libremente
en esta categoría.

Superbases organometálicas

Los compuestos organometálicos de metales reactivos son a menudo superbases, incluyendo los
compuestos de organolitio y organomagnesio. Otro tipo de superbase orgánometálica tiene un metal
reactivo intercambiado por un ion de hidrógeno en un heteroátomo, tal como el oxígeno (alcóxido no
estabilizado) o nitrógeno (amidas de metales, tales como diisopropilamida de litio). Una propiedad
deseable en muchos casos es baja nucleofilicidad, es decir, una base no nucleófila. Como los alquil-litios
sin obstáculos, por ejemplo, no se pueden utilizar con electrófilos tales como grupos carbonilos, porque
atacan los electrófilos como nucleófilos. En síntesis orgánica, la base Lochmann-Schlosser (una mezcla
de n-butil litio y tert-butóxido de potasio) es considerada como una superbase. En esta mezcla de
reactivos, el alcoholato terciario sirve para quelar el ion litio, liberando al carbanión de su enlace con el
litio. Otros sistemas de este tipo son conocidos como bases harpón.
Superbases inorgánicas

Las superbases inorgánicas son normalmente compuestos de sal como con aniones pequeños, altamente
cargados, cómo el nitruro de litio, por ejemplo. También los hidruros de metales alcalinos y los
alcalinotérreos, cómo el hidruro de potasio e hidruro de sodio son superbases inorgánicas. Tales especies
son insolubles en todos los disolventes debido a las fuertes interacciones catión-anión, pero las
superficies de estos materiales son altamente reactivos y las mezclas son útiles en la síntesis.

Las superbases inorgánicas son, en general, sales con elementos muy cargados y muy pequeños, como
el nitruro de litio, el cual tiene una gran densidad de carga y es fuertemente atraído por el ion hidronio.

Superácido
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Un superácido es un ácido con una acidez mayor que ácido sulfúrico cuándo este se encuentra al 100%.
Algunos superácidos disponibles comercialmente son el ácido trifluorometansulfónico (CF3SO3H), también
conocido como ácido trifílico, y el ácido fluorosulfónico (FSO3H), siendo ambos más de mil veces más
ácidos que el sulfúrico. Los superácidos más fuertes se preparan combinando dos componentes: un ácido
de Lewis fuerte y un ácido de Brønsted fuerte.

El término superácido inicialmente fue propuesto por James Bryant Conant en 1927 para describir ácidos
más fuertes que los minerales. George A. Olah recibió el Nobel de Química en 1994 gracias a sus
investigaciones en superácidos y su uso en la observación directa de carbocationes. El "ácido mágico" de
Olah, llamado así por su facilidad para atacar hidrocarburos, se prepara mezclando pentafluoruro de
antimonio (SbF5) con ácido fluorosulfúrico.

El superácido más fuerte, el ácido fluoroantimónico, es una combinación de fluoruro de hidrógeno (HF) y
SbF5. En este sistema, el HF se disocia, uniéndose el fluoruro al SbF5, formándose SbF6-, el cual es
simultáneamente un nucleófilo muy débil y una base muy débil. El protón queda literalmente "desnudo", lo
que le da al sistema una acidez extrema. El ácido fluoroantimónico es 2x10 19 veces más fuerte que el
ácido sulfúrico puro.

Olah demostró que a 140ºC, el FSO3H-SbF5 convierte el metano en el carbocatión tert-butilo, una
reacción que empieza con la protonación del metano.

CH4 + H+ → CH5+
CH5+ → CH3+ + H2
CH3+ + 3 CH4 → (CH3)3C+ + 3 H2
pH
De Wikipedia, la enciclopedia libre

El pH es una medida de acidez o El pH en fase acuosa en la vida cotidiana:[cita requerida]


alcalinidad de una disolución. El pH indica
Sustancia pH aproximado
la concentración de iones hidronio [H3O]+
presentes en determinadas disoluciones. 2 0
Drenaje minero ácido (DMA) <1,0
La sigla significa:"potencial Ácido de una batería <1,0
hidrógeno","potencial de hidrógeno" o Ácido gástrico 2,0
"potencial de hidrogeniones"' (pondus
hydrogenii o potentia hydrogenii; del latín Zumo de limón 2,4 - 2,6
Bebida de cola 1 2,5
pondus, n. = peso; potentia, f. = potencia;
hydrogenium,n. =hidrógeno). Este término Vinagre 2,5 - 2,9
fue acuñado por el bioquímico danés Zumo de naranja o de manzana 3,5
S. P. L. Sørensen (1868-1939), quien lo
Cerveza 4,5
definió en 1909, como el opuesto del
logaritmo en base 10 o el logaritmo Café 5,0
negativo, de la actividad de los iones Té 5,5
hidrógeno. Esto es: Lluvia ácida < 5,6
Leche 6,5
Agua 7,0
Esta expresión es útil para disoluciones que Saliva 6,5 – 7,4
no tienen comportamientos ideales, Sangre 7,38 – 7,42
disoluciones no diluidas. En vez de utilizar Agua de mar 8,0
la concentración de iones hidrógeno, se Jabón 9,0 a 10,0
emplea la actividad (a), que representa la
concentración efectiva. 11,5
Lejía 13
El término "pH" se ha utilizado 14,0
universalmente por lo práctico que resulta
para evitar el manejo de cifras largas y complejas. En disoluciones diluidas, en lugar de utilizar la actividad
del ion hidrógeno, se le puede aproximar empleando la concentración molar del ion hidrógeno.

Por ejemplo, una concentración de [H3O+] = 1×10−7 M, lo que equivale a: 0.0000001 M y que finalmente
es un pH de 7, ya que pH = –log[10−7] = 7

En disolución acuosa, la escala de pH varía, típicamente, de 0 a 14. Son ácidas las disoluciones con pH
menores que 7 (el valor del exponente de la concentración es mayor, porque hay más iones hidrógeno en
la disolución). Por otro lado, las disoluciones alcalinas tienen un pH superior a 7. La disolución se
considera neutra cuando su pH es igual a 7, por ejemplo el agua.
Definición
El pH se define como el logaritmo negativo en base 10 de la actividad de los iones hidrógeno:

Se considera que p es un operador logarítmico sobre la concentración de una disolución p = –log[...].


También se define el pOH, como el logaritmo negativo de la concentración de iones hidróxido. pOH = –
log [OH-].

Puesto que el agua está adulterada en una pequeña extensión en iones [OH –] y [H3O+], se tiene:

K (constante)w (water; agua) = [H3O+]·[OH–] = 10–14, donde [H3O+] es la concentración de iones hidronio,
[OH−] la de iones hidroxilo, y Kw es una constante conocida como producto iónico del agua, que
vale 10−14.

Por lo tanto,

log Kw = log [H3O+] + log [OH–]


–14 = log [H3O+] + log [OH–]
14 = –log [H3O+] – log [OH–]
pH + pOH = 14

Por lo que se pueden relacionar directamente los valores del pH y del pOH.

En disoluciones no acuosas o fuera de condiciones normales de presión y temperatura, un pH de 7 puede


no ser el neutro. El pH al cual la disolución es neutra está relacionado con la constante de disociación del
disolvente en el que se trabaje.

Medición del pH

Dependiendo del pH del suelo, la hortensia (Hydrangea) puede poseer flores rosas o azules. En suelos
ácidos (pH < 7) las flores son azules; en suelos básicos (pH > 7) son rosas.3
pH-metro. Instrumento para medir el pH de las disoluciones.

El valor del pH se puede medir de forma precisa mediante un potenciómetro, también conocido como pH-
metro (/pe achímetro/ o /pe ache metro/), un instrumento que mide la diferencia de potencial entre dos
electrodos: un electrodo de referencia (generalmente de plata/cloruro de plata) y un electrodo de vidrio
que es sensible al ion de hidrógeno.

El pH de una disolución se puede medir también de manera aproximada empleando indicadores: ácidos o
bases débiles que presentan diferente color según el pH. Generalmente se emplea un papel indicador,
que consiste en papel impregnado con una mezcla de indicadores cualitativos para la determinación del
pH. El indicador más conocido es el papel de litmus o papel tornasol. Otros indicadores usuales son la
fenolftaleína y el naranja de metilo.

 A pesar de que muchos potenciómetros tienen escalas con valores que van desde 1 hasta 14, los
valores de pH también pueden ser menores que 1 o mayores que 14. Por ejemplo el ácido de las
baterías de automóviles tienen valores de pH menores que uno. Por contraste, el hidróxido de
sodio 1 M varía de 13.5 a 14.
 A 25 °C, un pH igual a 7 es neutro, uno menor que 7 es ácido, y si es mayor que 7 es básico. A
distintas temperaturas, el valor de pH neutro puede variar debido a la constante de equilibrio del
agua: Kw.

La determinación del pH es uno de los procedimientos analíticos más importantes y más utilizados en
química y bioquímica. El pH determina muchas características notables de la estructura y de la actividad
de las moléculas, por lo tanto, del comportamiento de células y organismos.

El pH que es medido en el laboratorio, generalmente no es el mismo que el calculado mediante la


ecuación: pH = –log[H+], porque el valor numérico de la concentración de iones hidrógeno, no es igual al
valor de su actividad, excepto, para las disoluciones diluidas.
Disoluciones amortiguadoras

Inyección intravenosa. Las inyecciones contienen disoluciones reguladoras para mantener el pH del
cuerpo humano, cuando se realiza una reacción química.

Diversas reacciones químicas que se generan en disolución acuosa necesitan que el pH del sistema se
mantenga constante, para evitar que ocurran otras reacciones no deseadas. Las disoluciones
reguladoras, amortiguadoras o búfer, son capaces de mantener la acidez o basicidad de un sistema
dentro de un intervalo reducido de pH.

Estas disoluciones contienen como especies predominantes, un par ácido/base conjugado en


concentraciones apreciables. La capacidad reguladora que posea la disolución depende de la cantidad
presente del ácido débil y su base débil conjugada, mientras mayor sea esta cantidad, mayor será la
efectividad de dicha disolución. El que sean ácidos y bases débiles significa que actúan como electrólitos
débiles, en pocas palabras, no se ionizan por completo en agua. La reacción de neutralización es una
reacción entre un ácido y una base. Generalmente en las reacciones acuosas ácido-base se generan
agua y una sal.

El organismo dispone de tres recursos para mantener el pH en valores compatibles con la vida:

1. Amortiguadores (disoluciones búfer).


2. Regulación pulmonar de la pCO2: presión parcial de gas carbónico de un medio gaseoso (aire) o
líquido (sangre). Normalmente es de 40 mm de Hg en el aire alveolar (paCO2) y en la sangre
arterial (paCO2), y de 45 a 48 mm de Hg en la sangre venosa mezclada (pvCO2). La pCO2 de la
sangre mide el CO2 disuelto en el plasma sanguíneo.4
3. Reabsorción y excreción renal de bicarbonato y excreción de ácidos.5 .

Las variaciones de pH en nuestro organismo pueden modificar ciertos procesos fisiológicos, tal es el caso
de la reacción enzimática. Cada enzima de nuestro cuerpo tiene un intervalo de pH, que comúnmente se
le conoce como "pH óptimo", en el cual la enzima desarrolla su máxima actividad. Si esta se encuentra en
condiciones fuera del pH óptimo, puede reducir su velocidad de activación, modificar su estructura, o lo
que es peor, dejar de funcionar.6

Algo más cotidiano para nosotros son las inyecciones. Los fluidos que se emplean para preparar
específicamente las inyecciones intravenosas, incluyen un sistema amortiguador para que la sangre
mantenga su pH. Con todo esto se refleja la importancia de las disoluciones amortiguadoras, ya que sin
estas, todas las reacciones químicas de los organismos, no podrían realizarse de manera eficaz.
pH de algunas sustancias
pH de algunas sustancias
pH
Sustancia
aproximado
Zumo de limón 2.4
Piel Humana 5.5
Leche 6.5
Sangre 7.35-7.45
Detergente 10.5

Para obtener un indicador orgánico se puede utilizar col morada siguiendo estos pasos:

1. Cortar la col en tiras.


2. En un mortero colocar la col morada y molerla.
3. Colocar alcohol en la disolución.
4. Filtrar la sustancia con un filtro de papel.
5. Colocar sustancias en varios recipientes: bicarbonato de sodio, limón, pomelo, vinagre, agua o
limpiador de horno.
6. Agregar en cada recipiente el indicador.

Si los resultados son los siguientes se extrajo el indicador con éxito:

pH obtenido mediante indicador orgánico


Color de la Clasificación
Sustancia
disolución ácido/base
Vinagre Rosa Ácida
Bicarbonato de Sodio Verde Base
Zumo de toronja Fucsia Ácida
Alcohol Verde azulado Base
Limpiador de horno Amarillo Base
Zumo de limón Fucsia Ácida
Agua Violeta Neutra
El pH en las piscinas

La calidad del agua en una piscina depende directamente del pH, si no se le da mantenimiento puede
provocar enfermedades.

El pH se relaciona mucho con la calidad del agua en las piscinas. Esto es así porque el cloro solo hace
efecto si el pH del agua de la alberca está entre 6.5 y 8. Si el pH del agua es superior a 8 o inferior a 6.5,
por más cloro que se añada este no actuará. Por ello es importante vigilar que el pH esté siempre entre
6.5 y 8. Esta previsión es clave para asegurar que la piscina permanezca en buen estado. Un pH de agua
demasiado elevado (superior a 8) produce agua turbia, incrustaciones e irritación de ojos, orejas, nariz y
garganta.

Ácido
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Un ácido (del latín acidus, que significa agrio) es considerado tradicionalmente como cualquier
compuesto químico que, cuando se disuelve en agua, produce una solución con una actividad de catión
hidronio mayor que el agua pura, esto es, un pH menor que 7. Esto se aproxima a la definición moderna
de Johannes Nicolaus Brønsted y Thomas Martin Lowry, quienes definieron independientemente un ácido
como un compuesto que dona un catión hidrógeno (H+) a otro compuesto (denominado base). Algunos
ejemplos comunes son el ácido acético (en el vinagre), el ácido clorhídrico (en el Salfumant y los jugos
gástricos), el ácido acetilsalicílico (en la aspirina), o el ácido sulfúrico (usado en baterías de automóvil).
Los sistemas ácido/base se diferencian de las reacciones redox en que, en estas últimas hay un cambio
en el estado de oxidación. Los ácidos pueden existir en forma de sólidos, líquidos o gases, dependiendo
de la temperatura y también pueden existir como sustancias puras o en solución.

A las sustancias químicas que tienen la propiedad de un ácido se les denomina ácidas.

Definiciones y conceptos
Artículo principal: Reacción ácido-base
Propiedades de los ácidos

 Tienen sabor agrio como en el caso del ácido cítrico en la naranja y el limón.
 Cambian el color del papel tornasol azul a rosa, el anaranjado de metilo de anaranjado a rojo y deja
incolora a la fenolftaleína.
 Son corrosivos.
 Producen quemaduras de la piel.
 Son buenos conductores de electricidad en disoluciones acuosas.
 Reaccionan con metales activos formando una sal e hidrógeno.
 Reaccionan con bases para formar una sal más agua.
 Reaccionan con óxidos metálicos para formar una sal más agua.

Ácidos de Arrhenius

El químico sueco Svante Arrhenius fue el primero en atribuir las propiedades de acidez al hidrógeno en
1884. Un ácido de Arrhenius es una sustancia que aumenta la concentración de catión hidronio, H 3O+,
cuando se disuelve en agua. Esta definición parte del equilibrio de disociación del agua en hidronio e
hidróxido:

H2O(l) + H2O (l) H3O+(ac) + OH-(ac)

En agua pura, la mayoría de moléculas existen como H2O, pero un número pequeño de moléculas están
constantemente disociándose y reasociándose. El agua pura es neutra con respecto a la acidez o
basicidad, debido a que la concentración de iones hidróxido es siempre igual a la concentración de iones
hidronio. Una base de Arrhenius es una molécula que aumenta la concentración del ion hidróxido cuando
está disuelta en agua. En química se escribe con frecuencia H+(ac) significando ion hidrógeno o protón al
describir reacciones ácido-base, pero no hay evidencia suficiente de que exista en disolución acuosa el
núcleo de hidrógeno libre; sí que está probada la existencia del ion hidronio, H3O+ e incluso de especies
de mayor nuclearidad. Los compuestos que no tienen hidrógeno en su estructura no son considerados
ácidos de Arrhenius. Tampoco son bases de Arrhenius los compuestos que no tienen OH en su
estructura.

Ácidos de Brønsted-Lowry
Artículo principal: Teoría ácido-base de Brønsted-Lowry

Aunque el concepto de Arrhenius es muy útil para describir muchas reacciones, también está un poco
limitado en su alcance. En 1923, los químicos Johannes Nicolaus Brønsted y Thomas Martin Lowry
reconocieron independientemente que las reacciones ácido-base involucran la transferencia de un protón.
Un ácido de Brønsted-Lowry (o simplemente ácido de Brønsted) es una especie que dona un protón a
una base de Brønsted-Lowry. La teoría ácido-base de Brønsted-Lowry tiene varias ventajas sobre la
teoría de Arrhenius. Considere las siguientes reacciones del ácido acético (CH3COOH), el ácido orgánico
que le da al vinagre su sabor característico:
Ambas teorías describen fácilmente la primera reacción: el CH3COOH actúa como un ácido de Arrhenius
porque actúa como fuente de H3O+ cuando está disuelto en agua, y actúa como un ácido de Brønsted al
donar un protón al agua. En el segundo ejemplo, el CH3COOH sufre la misma transformación, donando
un protón al amoníaco (NH3), pero no puede ser descrito usando la definición de Arrhenius de un ácido,
porque la reacción no produce cationes hidronio. La teoría de Brønsted-Lowry también puede ser usada
para describir compuestos moleculares, mientras que los ácidos de Arrhenius deben ser compuestos
iónicos. El cloruro de hidrógeno (HCl) y amoníaco se combinan bajo varias condiciones diferentes para
formar cloruro de amonio, NH4Cl. En solución acuosa, el HCl se comporta como ácido clorhídrico y existe
como cationes hidronio y aniones cloruro. Las siguientes reacciones ilustran las limitaciones de la
definición de Arrhenius:

1.) H3O+(ac) + Cl-(ac) + NH3 → Cl-(ac) + NH+


4(aq)
2.) HCl(benceno) + NH3(benceno) → NH4Cl(s)
3.) HCl(g) + NH3(g) → NH4Cl(s)

Como con las reacciones del ácido acético, ambas definiciones trabajan para el primer ejemplo, donde el
agua es el solvente y se forma ion hidronio. Las siguientes dos reacciones no involucran la formación de
iones, pero pueden ser vistas como reacciones de transferencia de protones. En la segunda reacción, el
cloruro de hidrógeno y el amoníaco reaccionan para formar cloruro de amonio sólido en un solvente
benceno, y en la tercera, HCl gaseoso y NH3 se combinan para formar el sólido.

Ácidos de Lewis
Artículo principal: Ácidos y bases de Lewis

Un tercer concepto fue propuesto por el físicoquímico Gilbert N. Lewis en 1923, el cual incluye reacciones
con características ácido-base que no involucran una transferencia de protón. Un ácido de Lewis es una
especie que acepta un par de electrones de otra especie; en otras palabras, es un aceptor de par de
electrones. Las reacciones ácido-base de Brønsted son reacciones de transferencia de protones, mientras
que las reacciones ácido-base de Lewis son transferencias de pares de electrones. Todos los ácidos de
Brønsted son también ácidos de Lewis, pero no todos los ácidos de Lewis son ácidos de Brønsted. Las
siguientes reacciones podrían ser descritas en términos de química ácido-base.
En la primera reacción, un anión fluoruro, F-, cede un par electrónico al trifluoruro de boro para formar el
producto tetrafluoroborato. El fluoruro "pierde" un par de electrones de valencia debido a que los
electrones compartidos en el enlace B-F están ubicados en la región de espacio entre los dos núcleos
atómicos y, en consecuencia, están más distantes del núcleo del fluoruro que en el anión fluoruro solitario.
BF3 es un ácido de Lewis porque acepta el par de electrones del fluoruro. Esta reacción no puede ser
descrita en términos de la teoría de Brønsted, debido a que no hay transferencia de protones. La segunda
reacción puede ser descrita por cualquiera de las dos últimas teorías. Un protón es transferido desde un
ácido de Brønsted no especificado hacia el amoníaco, una base de Brønsted; alternativamente, el
amoníaco actúa como una base de Lewis y transfiere un par libre de electrones para formar un enlace con
un ion hidrógeno. La especie que gana el par de electrones es el ácido de Lewis; por ejemplo, el átomo de
oxígeno en H3O+ gana un par de electrones cuando uno de los enlaces H-O se rompe, y los electrones
compartidos en el enlace se localizan en el oxígeno. Dependiendo del contexto, los ácidos de Lewis
también pueden ser descritos como agentes reductores o como electrófilo.

La definición de Brønsted-Lowry es la definición más ampliamente usada; salvo que se especifique de


otra manera, se asume que las reacciones ácido-base involucran la transferencia de un catión hidrón (H+)
de un ácido a una base.

Disociación y equilibrio
Las reacciones de ácidos son generalizadas frecuentemente en la forma HA H+ + A-, donde HA
representa el ácido, y A- es la base conjugada. Los pares ácido-base conjugados difieren en un protón, y
pueden ser interconvertidos por la adición o eliminación de un protón (protonación y deprotonación,
respectivamente). Obsérvese que el ácido puede ser la especie cargada, y la base conjugada puede ser
neutra, en cuyo caso el esquema de reacción generalizada podría ser descrito como HA + H+ + A. En
solución existe un equilibrio entre el ácido y su base conjugada. La constante de equilibrio K es una
expresión de las concentraciones del equilibrio de las moléculas o iones en solución. Los corchetes
indican concentración, así [H2O] significa la concentración de [H2O]. La constante de disociación ácida Ka
es usada generalmente en el contexto de las reacciones ácido-base. El valor numérico de Ka es igual a la
concentración de los productos, dividida por la concentración de los reactantes, donde el reactante es el
ácido (HA) y los productos son la base conjugada y H+.

El más fuerte de los dos ácidos tendrá Ka mayor que el ácido más débil; la relación de los iones hidrógeno
al ácido será mayor para el ácido más fuerte, puesto que el ácido más fuerte tiene una tendencia mayor a
perder su protón. Debido al rango de valores posibles para Ka se extiende por varios órdenes de
magnitud, más frecuentemente se utiliza una constante más manipulable, pKa, donde pKa = -log10 Ka. Los
ácidos más fuertes tienen pKa menor que los ácidos débiles. Los valores de pKa. determinados
experimentalmente a 25 °C en solución acuosa suelen presentarse en libros de texto y material de
referencia.

Nomenclatura
En el sistema de nomenclatura clásico, los ácidos son nombrados de acuerdo a sus aniones. El sufijo
iónico es eliminado y es reemplazado con un nuevo sufijo (y a veces prefijo), de acuerdo con la tabla
siguiente.

Sistema de nomenclatura clásico:

Prefijo Anión Sufijo Anión Prefijo Ácido Sufijo Ácido Ejemplo


per ato per ácido ico ácido perclórico (HClO4)
ato ácido ico ácido clórico (HClO3)
ito ácido oso ácido cloroso (HClO2)
hipo ito hipo ácido oso ácido hipocloroso (HClO)
uro hidro ácido ico ácido clorhídrico (HCl)

Por ejemplo, HCl tiene un cloruro como su anión, por lo que el sufijo -uro hace que tome la forma de ácido
clorhídrico. En las recomendaciones de nomenclatura IUPAC, simplemente se agrega acuoso al nombre
del compuesto iónico. En consecuencia, para el cloruro de hidrógeno, el nombre IUPAC sería cloruro de
hidrógeno acuoso. El sufijo -hídrico es agregado sólo si el ácido está compuesto solamente de hidrógeno
y un otro elemento.

En el caso particular de los oxácidos, es importante tener en cuenta variedades alotrópicas.

• Nomenclatura Sistemática: se indica mediante un prefijo (Mono, di, tri, tetra....) el número de oxígenos
(terminando en “oxo”) seguido del nombre del elemento central en “ato”, indicando entre paréntesis el
número de oxidación de éste y finalmente diciendo “ de hidrógeno”. Por ejemplo el ácido sulfúrico es el
tetraoxosulfato (VI) de hidrógeno.

Fórmula Nomenclatura sistemática Nomenclatura sistemática funcional

HNO2 Dioxonitrato (III) de hidrógeno Ácido dioxonítrico (III) H2SO3 Trioxosulfato (IV) de hidrógeno Ácido
trioxosulfúrico (IV) HIO4 Tetraoxoyodato (VII) de hidrógeno Ácido tetraoxoyódico (VII) H2CrO4
Tetraoxocromato (VI) de hidrógeno Ácido tetraoxocrómico (VI) H2SO2 Dioxosulfato (II) de hidrógeno Ácido
dioxosulfúrico (II) HIO Monoxoyodato (I) de hidrógeno Ácido monoxoyódico (I)

• Nomenclatura simplificada: empieza el nombre del compuesto por la palabra “ácido” seguido por el
número de oxígenos terminando en “oxo” y finalmente el nombre del elemento central terminado en “ico”,
indicando el número de oxidación entre paréntesis en números romanos.

Fórmula Nomenclatura sistemática Nomenclatura sistemática Nomenclatura funcional tradicional

H2Cr2O7 Heptaoxodicromato(VI)de hidrógeno Ácido heptaoxodicrómico(VI) Ácido dicrómico H3PO4


Tetraoxofosfato(V)de hidrógeno Ácido tetraoxofosfórico(V) Ácido ortofosfórico

Fuerza de los ácidos


La fuerza de un ácido se refiere a su habilidad o tendencia a perder un protón. Un ácido fuerte es uno que
se disocia completamente en agua; en otras palabras, un mol de un ácido fuerte HA se disuelve en agua
produciendo un mol de H+ y un mol de su base conjugada, A-, y nada del ácido protonado HA. En
contraste, un ácido débil se disocia sólo parcialmente y, en el equilibrio, existen en la solución tanto el
ácido como su base conjugada. Algunos ejemplos de ácidos fuertes son el ácido clorhídrico (HCl), ácido
yodhídrico (HI), ácido bromhídrico (HBr), ácido perclórico (HClO4), ácido nítrico (HNO3) y ácido sulfúrico
(H2SO4). En agua, cada uno de estos se ioniza prácticamente al 100%. Mientras más fuerte sea un ácido,
más fácilmente pierde un protón, H+. Dos factores clave que contribuyen a la facilidad de deprotonación
son la polaridad del enlace H-A. La fuerza de los ácidos suele ser discutida también en términos de la
estabilidad de la base conjugada.

Los ácidos más fuertes tienen Ka más alto, y pKa más bajo que los ácidos más débiles.

Los ácidos alquilsulfónicos y arilsulfónicos, que son oxiácidos orgánicos, son un tipo de ácidos fuertes. Un
ejemplo común es el ácido toluenosulfónico (ácido tósico o tosílico). A diferencia del ácido sulfúrico
mismo, los ácidos sulfónicos pueden ser sólidos. En efecto, el poliestireno funcionalizado en sulfonato de
poliestireno, es un plástico sólido fuertemente ácido, que es filtrable.

Los superácidos son ácidos más fuertes que el ácido sulfúrico al 100%. Algunos ejemplos de superácidos
son el ácido fluoroantimónico, ácido mágico y ácido perclórico. Los superácidos pueden protonar
permanentemente el agua, para producir "sales" de oxonio iónicas, cristalinas. También pueden
estabilizar cuantitativamente a los carbocationes.

Polaridad y el efecto inductivo


La polaridad se refiere a la distribución de electrones en un enlace químico, la región de espacio entre dos
núcleos atómicos donde se comparte un par de electrones (ver TREPEV). Cuando los dos átomos tienen
aproximadamente la misma electronegatividad (potencia para atraer electrones del enlace), los electrones
son compartidos aproximadamente por igual y pasan el mismo tiempo en cualquier extremo del enlace.
Cuando hay una diferencia significativa en electronegatividades de los dos átomos enlazados, los
electrones pasan más tiempo cerca al núcleo del elemento más electronegativo, y se forma un dipolo
eléctrico, o separación de cargas, tal que hay una carga parcial negativa localizada en el elemento
electronegativo, y una carga parcial positiva en el elemento electropositivo. El hidrógeno es un elemento
electropositivo y acumula una carga ligeramente positiva cuando está unido a un elemento
electronegativo, como el oxígeno o el bromo. Al decrecer la densidad electrónica en el átomo de
hidrógeno, se hace más fácil que sea abstraído en forma de protón, en otras palabras, es más ácido. Al
moverse de izquierda a derecha a lo largo de una fila en la tabla periódica, los elementos tienden a
hacerse más electronegativos, y la fuerza del ácido binario formado por el elemento aumenta
coherentemente en:

Fórmula Nombre pKa1


HF ácido fluorhídrico 3.17
H2O agua 15.7
NH3 amoníaco 38
CH4 metano 48

El elemento electronegativo no necesita estar unido directamente al hidrógeno ácido para incrementar su
acidez. Un átomo electronegativo puede "jalar" densidad electrónica desde el enlace ácido, a través del
efecto inductivo. La habilidad para atraer electrones disminuye rápidamente con la distancia del elemento
electronegativo al enlace ácido. El efecto es ilustrado por la siguiente serie de ácidos butanoicos
halogenados. El cloro es más electronegativo que el bromo y, en consecuencia, tiene el efecto más fuerte.
El átomo de hidrógeno unido al oxígeno es el hidrógeno ácido. El ácido butanoico es un ácido carboxílico.

Estructura Nombre pKa2

ácido butanoico ≈4.8

ácido 4-clorobutanoico 4.5

ácido 3-clorobutanoico ≈4.0


ácido 2-bromobutanoico 2.93

ácido 2-clorobutanoico 2.86

A la vez que el átomo de cloro se aleja del enlace ácido O-H, el efecto disminuye. Cuando el átomo de
cloro está a un átomo de carbono de distancia del grupo ácido carboxílico, la acidez del compuesto se
incrementa significativamente, comparado con el ácido butanoico (también llamado ácido butírico). Sin
embargo, cuando el átomo de cloro está separado por varios enlaces, el efecto es mucho menor. El
bromo es más electronegativo que el carbono o el hidrógeno, pero no tan electronegativo como el cloro,
con lo que pKa del ácido 2-bromobutanoico es ligeramente mayor que el pKa del ácido 2-clorobutanoico.

El ácido perclórico es un ácido oxácido fuerte.

El número de átomos electronegativos adyacentes a un enlace ácido también afecta a la fuerza del ácido.
Los oxácidos tienen la fórmula general HOX, donde X puede ser cualquier átomo y puede o no compartir
enlaces con otros átomos. Al aumentar el número de átomos o grupos electronegativos en el átomo X, se
disminuye la densidad electrónica en el enlace ácido, haciendo que la pérdida del protón sea más fácil. El
ácido perclórico es un ácido muy fuerte (pKa ≈ -8), y se disocia completamente en agua. Su fórmula
química es HClO4, y comprende un átomo de cloro central, con cuatro átomos de oxígeno alrededor, uno
de los cuales está unido a un átomo de hidrógeno extremadamente ácido, que es eliminable fácilmente.
En contraste, el ácido clórico (HClO3) es un ácido algo menos fuerte (pKa = -1.0), mientras que el ácido
cloroso (HClO2, pKa = +2.0) y el ácido hipocloroso (HClO, pKa = +7.53) son ácidos débiles.3

Los ácidos carboxílicos son ácidos orgánicos que contienen un grupo hidroxilo ácido y un grupo carbonilo.
Los ácidos carboxílicos pueden ser reducidos al alcohol correspondiente; la sustitución de un átomo de
oxígeno electronegativo con dos átomos de hidrógeno electropositivos conduce a un producto que es
esencialmente no ácido. La reducción del ácido acético a etanol usando LiAlH4 (hidruro de litio y aluminio
o LAH) y éter es un ejemplo de dicha reacción.
El valor de pKa para el etanol es 16, comparado con 4,76 para el ácido acético.2 4

Radio atómico y fuerza del enlace

Otro factor que contribuye a la habilidad de un ácido para perder un protón es la fuerza de enlace entre el
hidrógeno ácido y el anión de la molécula que lo tiene (ver base conjugada). Esto, a su vez, es
dependiente del tamaño de los átomos que comparten el enlace. Para un ácido HA, a la vez que aumenta
el tamaño del átomo A, la fuerza del enlace disminuye, significando esto que es más fácil de ser roto, y la
fuerza del ácido aumenta. La fuerza del enlace es una medida de cuánta energía es necesaria para
romper un enlace. En otras palabras, requiere menos energía romper el enlace cuando el átomo A se
hace más grande, y el protón es más fácilmente removible por una base. Esto explica parcialmente por
qué el ácido fluorhídrico es considerado un ácido débil, mientras que los demás ácidos de halógeno (HCl,
HBr, HI) son ácidos fuertes. Aunque el flúor es más electronegativo que los otros halógenos, su radio
atómico es también mucho menor, por lo que comparte un enlace fuerte con el hidrógeno. Al moverse
hacia abajo en una columna en la tabla periódica, los átomos se hacen menos electronegativos, pero
también significativamente más grandes, y el tamaño del átomo tiende a dominar la acidez en el enlace
con el hidrógeno. El sulfuro de hidrógeno, H2S, es un ácido más fuerte que el agua, incluso aunque el
oxígeno es más electronegativo que el azufre. Esto es debido a que el azufre es más grande que el
oxígeno, y el enlace hidrógeno-azufre es más fácilmente rompible que el enlace hidrógeno-oxígeno.

Características químicas
Ácidos monopróticos

Los ácidos monopróticos son aquellos ácidos que son capaces de donar un protón por molécula durante
el proceso de disociación (llamado algunas veces ionización), como se muestra a continuación
(simbolizado por HA):

HA(aq) + H2O(l) H3O+(ac) + A−(ac) Ka

Algunos ejemplos comunes de ácidos monopróticos en ácidos minerales incluyen al ácido clorhídrico
(HCl) y el ácido nítrico (HNO3). Por otra parte, para los ácidos orgánicos, el término generalmente indica la
presencia de un grupo carboxilo, y algunas veces estos ácidos son conocidos como ácidos
monocarboxílicos. Algunos ejemplos de ácidos orgánicos incluyen al ácido fórmico (HCOOH), ácido
acético (CH3COOH) y el ácido benzoico (C6H5COOH).

Ácidos polipróticos
Los ácidos polipróticos son capaces de donar más de un protón por molécula de ácido, en contraste a los
ácidos monopróticos que sólo donan un protón por molécula. Los tipos específicos de ácidos polipróticos
tienen nombres más específicos, como ácido diprótico (dos protones potenciales para donar) y ácido
triprótico (tres protones potenciales para donar).

Un ácido diprótico (simbolizado aquí como H2A) puede sufrir una o dos disociaciones, dependiendo del
pH. Cada disociación tiene su propia constante de disociación, K a1 y Ka2.

H2A(ac) + H2O(l) H3O+(ac) + HA−(ac) Ka1


HA−(ac) + H2O(l) H3O+(ac) + A2−(ac) Ka2

La primera constante de disociación es mayor que la segunda; esto es: Ka1 > Ka2. Por ejemplo, el ácido
sulfúrico (H2SO4) puede donar un protón para formar el anión bisulfato (HSO—
4), para lo que Ka1 es muy grande; luego puede donar un segundo protón para formar el anión sulfato
(SO2—
4), donde Ka2 es comparativamente pequeño, indicando una fuerza intermedia. El valor grande de Ka1
para la primera disociación significa que el ácido sulfúrico es un ácido fuerte. De modo similar, el inestable
y débil ácido carbónico (H2CO3) puede perder un protón para formar el anión bicarbonato (HCO—
3) y perder un segundo protón para formar el anión carbonato (CO2-
3). Ambos valores de Ka son pequeños, pero Ka1 > Ka2.

Un ácido triprótico (H3A) puede sufrir una, dos, o tres disociaciones, y tiene tres constantes de disociación,
donde Ka1 > Ka2 > Ka3.

H3A(ac) + H2O(l) H3O+(ac) + H2A−(ac) Ka1


H2A−(ac) + H2O(l) H3O+(ac) + HA2−(ac) Ka2
HA2−(ac) + H2O(l) H3O+(ac) + A3−(ac) Ka3

Un ejemplo inorgánico de un ácido triprótico es el ácido ortofosfórico (H3PO4), generalmente llamado


simplemente ácido fosfórico. Los tres protones pueden ser perdidos consecutivamente, produciendo
H2PO—
4, luego HPO2-
4, y finalmente PO3-
4, el anión ortofosfato, simplemente llamado fosfato. Un ejemplo orgánico de ácido triprótico es el ácido
cítrico, que puede perder consecutivamente tres protones para formar finalmente el anión citrato. Aunque
las posiciones de los protones en la molécula original pueden ser equivalentes, los valores de Ka difieren
puesto que es energéticamente menos favorable perder un protón si la base conjugada está cargada
negativamente.

Neutralización
Ácido clorhídrico (en el vaso de precipitados) reaccionando con vapores de amoníaco para producir
cloruro de amonio (humo blanco).

La neutralización es la reacción entre un ácido y una base, produciendo una sal y base neutralizada; por
ejemplo, el ácido clorhídrico y el hidróxido de sodio forman cloruro de sodio y agua:

HCl(aq) + NaOH(aq) → H2O(l) + NaCl(aq)

La neutralización es la base de la titulación, donde un indicador de pH muestra el punto de equivalencia


cuando el número equivalente de moles de una base han sido añadidos a un ácido. Generalmente se
asume incorrectamente que la neutralización resulta en una solución con pH 7,0, lo que es solamente el
caso cuando el ácido y la base tienen fuerza similar durante la reacción y se encuentran en
concentraciones semejantes. La neutralización con una base más débil que el ácido resulta en una sal
débilmente ácida. Un ejemplo es el cloruro de amonio, que es débilmente ácido, producido a partir del
ácido fuerte cloruro de hidrógeno y la base débil amoníaco. Recíprocamente, la neutralización de un ácido
débil con una base fuerte produce una sal débilmente básica, por ejemplo, el fluoruro de sodio, formado a
partir del fluoruro de hidrógeno y el hidróxido de sodio.

Equilibrio ácido débil/base débil


Artículo principal: Ecuación de Henderson-Hasselbalch

Para que se pueda perder un protón, es necesario que el pH del sistema suba sobre el valor de pKa del
ácido protonado. La disminución en la concentración de H+ en la solución básica desplaza el equilibrio
hacia la base conjugada (la forma deprotonada del ácido). En soluciones a menor pH (más ácidas), hay
suficiente concentración de H+ en la solución para que el ácido permanezca en su forma protonada, o
para que se protone la base conjugada.

Las soluciones de ácidos débiles y sales de sus bases conjugadas forman las soluciones tampón.

Dureza de ácidos
Artículo principal: Teoría ácido-base duro-blando
En 1963, Pearson introdujo el concepto de ácidos y bases duros y blandos. Son ácidos duros aquellos
cationes de pequeño tamaño y alta carga, de baja polarizabilidad: alcalinos, alcalinotérreos ligeros,
cationes de transición de alta carga, como el Ti4+, Cr3+, Fe3+, Co2+, etc.

Son ácidos blandos las especies químicas de gran tamaño, pequeña o nula carga, y alta polarizabilidad:
metales más pesados de carga más baja, como Ag+, Cu+, Pt2+, Hg2+, etc.

Las especies duras tienden a combinarse entre sí. La interacción duro-duro o blando-blando conduce a
especies más estables. Esto se debe a un mayor solapamiento de orbitales, que origina un enlace más
fuerte que en las interacciones duro-blando o blando-duro. Lo anterior es útil, de forma aproximada, para
predecir el sentido de numerosas reacciones.

Aplicaciones de los ácidos


Hay numerosos usos de los ácidos. Los ácidos son usados frecuentemente para eliminar herrumbre y otra
corrosión de los metales en un proceso conocido como pickling. Pueden ser usados también como
electrolitos en una batería, como el ácido sulfúrico en una batería de automóvil.

Los ácidos fuertes, el ácido sulfúrico en particular, son ampliamente usados en procesamiento de
minerales. Por ejemplo, los minerales de fosfato reaccionan con ácido sulfúrico produciendo ácido
fosfórico para la producción de fertilizantes, y el cinc es producido disolviendo óxido de cinc en ácido
sulfúrico, purificando la solución y aplicando electrólisis.

En la industria química, los ácidos reaccionan en las reacciones de neutralización para producir sales. Por
ejemplo, el ácido nítrico reacciona con el amoníaco para producir nitrato de amonio, un fertilizante.
Adicionalmente, los ácidos carboxílicos pueden ser esterificados con alcoholes en presencia de ácido
sulfúrico, para producir ésteres.

Los ácidos son usados como catalizadores; por ejemplo, el ácido sulfúrico es usado en grandes
cantidades en el proceso de alquilación para producir gasolina. Los ácidos fuertes, como el ácido
sulfúrico, fosfórico y clorhídrico, también tienen efecto en reacciones de deshidratación y condensación.
Los ácidos son usados también como aditivos en bebidas y alimentos, puesto que alteran su sabor y
sirven como preservantes. Por ejemplo, el ácido fosfórico es un componente de las bebidas con cola.

Abundancia biológica

Estructura básica de un aminoácido.


Muchas moléculas biológicamente importantes son ácidos. Los ácidos nucleicos, incluyendo al ADN y el
ARN contienen el código genético que determina mucho de las características de un organismo, y es
transferido de padres a vástagos. El ADN contiene el molde químico para la síntesis de las proteínas, que
están hechas de subunidades de aminoácidos.

Un α-aminoácido tiene un carbono central (el carbono α o alfa) que está unido covalentemente a un grupo
carboxilo (de ahí que son ácidos carboxílicos), un grupo amino, un átomo de hidrógeno, y un grupo
variable. El grupo variable, también llamado grupo R o cadena lateral, determina la identidad y muchas de
las propiedades de un aminoácido específico. En la glicina, el aminoácido más simple, el grupo R es un
átomo de hidrógeno, pero en todos los demás aminoácidos contiene uno o más átomos de carbono
unidos a hidrógeno, y puede contener otros elementos, tales como azufre, selenio, oxígeno o nitrógeno.
Con excepción de la glicina, los aminoácidos presentes en la naturaleza son quirales y casi
invariablemente están presentes en la configuración L. Algunos peptidoglucanos, encontrados en algunas
paredes celulares bacterianas contienen pequeñas cantidades de D-aminoácidos. A pH fisiológico,
típicamente alrededor de 7, existen aminoácidos libres en forma iónica, donde el grupo carboxilo ácido (-
COOH) pierde un protón (-COO-) y el grupo amino básico (-NH2) gana un protón (-NH+
3). La molécula entera tienen una carga neta neutra, y es un zwitterión.

Los ácidos grasos y derivados de ácidos grasos son otro grupo de ácidos carboxílicos que juegan un rol
significativo en biología. Estos contienen largas cadenas de hidrocarburo y un grupo ácido carboxílico en
un extremo. La membrana celular de casi todos los organismos está hecha principalmente de una bicapa
fosfolipídica, una micela de cadenas hidrofóbicas de ácidos grasos con grupos fosfato hidrofílicos.

En humanos y muchos otros animales, el ácido clorhídrico es parte del ácido gástrico segregado en el
estómago para ayudar a hidrolizar a las proteínas, así como para convertir la proenzima inactiva
pepsinógeno en la enzima activa pepsina. Algunos organismos producen ácidos para su defensa; por
ejemplo, las hormigas producen el ácido fórmico.

El equilibrio ácido-base juega un rol crítico en la regulación de la respiración de los mamíferos. El gas
oxígeno (O2) lleva a cabo la respiración celular, proceso por el cual los animales liberan la energía
potencial química almacenada en los alimentos, produciendo dióxido de carbono (CO2) como producto. El
oxígeno y el dióxido de carbono son intercambiados en los pulmones, y el cuerpo responde a las
demandas energéticas variables ajustando la velocidad de ventilación pulmonar. Por ejemplo, durante
períodos de ejercitación, el cuerpo rompe rápidamente los carbohidrato almacenados, liberando CO2 al
torrente sanguíneo. En soluciones acuosas como la sangre, el CO2 existe en equilibrio con ácido
carbónico y el anión bicarbonato.

CO2 + H2O H2CO3 H+ + HCO3-

Es la disminución en el pH la señal que lleva al cerebro a respirar más rápidamente y profundo, liberando
el exceso de CO2 y resuministrando a las células con O2.
La aspirina (ácido acetilsalicílico) es un ácido carboxílico.

Las membranas celulares son generalmente impermeables a las moléculas polares, cargadas o grandes,
debido a las cadenas grasas acílicas lipofílicas contenidas en su interior. Muchas moléculas
biológicamente importantes, incluyendo un gran número de agentes farmacéuticos, son ácidos orgánicos
débiles que pueden crusar la membrana en su forma protonada, en la forma sin carga, pero no pueden
hacerlo en su forma cargada (como base conjugada). Por esta razón, la actividad de muchas drogas
puede ser aumentada o disminuida por el uso de antiácidos o alimentos ácidos. Sin embargo, la forma
cargada suele ser más soluble en la sangre y el citosol, ambos medios acuosos. Cuando el medio
extracelular es más ácido que el pH neutro dentro de la célula, ciertos ácidos existirán en su forma neutra
y serán solubles en la membrana, permitiéndoles cruzar la bicapa lipídica. Los ácidos que pierden un
protón a pH intracelular existirán en su forma cargada, soluble, por lo que son capaces de difundirse a
través del citosol a su objetivo. El ibuprofeno, la aspirina y la penicilina son ejemplos de drogas que son
ácidos débiles.

Ácidos comunes
Ácidos minerales o inorgánicos

 Halogenuros de hidrógeno y sus soluciones acuosas: ácido clorhídrico (HCl), ácido bromhídrico
(HBr), ácido yodhídrico (HI)
 Oxoácidos de halógenos: ácido hipocloroso, ácido clórico, ácido perclórico, ácido peryódico y
compuestos correspondientes al bromo y al yodo
 Ácido fluorosulfúrico
 Ácido nítrico (HNO3)
 Ácido fosfórico (H3PO4)
 Ácido fluoroantimónico
 Ácido fluorobórico
 Ácido hexafluorofosfórico
 Ácido crómico (H2CrO4)

Ácidos sulfónicos

 Ácido metansulfónico (ácido mesílico)


 Ácido etansulfónico (ácido esílico) (EtSO3H)
 Ácido bencensulfónico (ácido besílico) (PhSO3H)
 Ácido toluenosulfónico (ácido tosílico) (C6H4(CH3) (SO3H))
 Ácido trifluorometansulfónico (ácido tríflico)

Ácidos carboxílicos

 Ácido acético
 Ácido fórmico
 Ácido glucónico
 Ácido láctico
 Ácido oxálico
 Ácido tartárico

Ácidos carboxílicos vinílogos

 Ácido ascórbico
 Ácido de Meldrum

Base (química)
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Una base o álcali (del árabe: Al-Qaly ‫القالي‬, ‫القلي‬, 'ceniza') es cualquier sustancia que presente propiedades
alcalinas. En primera aproximación (según Arrhenius) es cualquier sustancia que en disolución acuosa
aporta iones OH− al medio. Un ejemplo claro es el hidróxido potásico, de fórmula KOH:

KOH → OH− + K+ (en disolución acuosa)

Los conceptos de base y ácido son yuxtapuestos. Para medir la basicidad (o alcalinidad) de un medio
acuoso se utiliza el concepto de pOH, que se complementa con el de pH, de forma tal que pH + pOH =
pKw, (Kw en CNPT es igual a 10−14). Por este motivo, está generalizado el uso de pH tanto para ácidos
como para bases.

Distintas definiciones de base


Artículo principal: Reacción ácido-base

La definición inicial corresponde a la formulada en 1887 por Svante August Arrhenius.

La teoría ácido-base de Brønsted-Lowry, formulada por Brønsted y Lowry en 1923, dice que una base es
aquella sustancia capaz de aceptar un protón (H+). Esta definición engloba la anterior: en el ejemplo
anterior, el KOH al disociarse en disolución da iones OH−, que son los que actúan como base al poder
aceptar un protón. Esta teoría también se puede aplicar en disolventes no acuosos.
Lewis en 1923 amplió aún más la definición de ácidos y bases, aunque esta teoría no tendría repercusión
hasta años más tarde. Según la teoría de Lewis una base es aquella sustancia que puede donar un par
de electrones. El ion OH−, al igual que otros iones o moléculas como el NH3, H2O, etc., tienen un par de
electrones no enlazantes, por lo que son bases. Todas las bases según la teoría de Arrhenius o la de
Brønsted y Lowry son a su vez bases de Lewis.

 Ejemplos de bases de Arrhenius: NaOH, KOH, Al(OH)3.


 Ejemplos de bases de Brønsted y Lowry: NH3, S2−, HS−.

Propiedades de las bases


Finalmente, según Boyle, bases son aquellas sustancias que presentan las siguientes propiedades:

 Poseen un sabor amargo característico.


 Sus disoluciones conducen la corriente eléctrica.
 Cambian el papel tornasol rojo en azul.
 La mayoría son irritantes para la piel (cáusticos) ya que disuelven la grasa cutánea. Son
destructivos en distintos grados para los tejidos humanos. Los polvos, nieblas y vapores provocan
irritación respiratoria, de piel, ojos, y lesiones del tabique de la nariz.
 Tienen un tacto jabonoso.
 Son solubles en agua (sobre todo los hidróxidos).
 Reaccionan con ácidos formando sal y agua.

Fuerza de una base


Una base fuerte es la que se disocia completamente en el agua, es decir, aporta el máximo número de
iones OH−. El hidróxido potásico es un ejemplo de una base fuerte.

Una base débil también aporta iones OH− al medio, pero está en equilibrio el número de moléculas
disociadas con las que no lo están.

En este caso, el hidróxido de aluminio está en equilibrio (descomponiéndose y formándose) con los iones
que genera.

Formación de una base


Una base se forma cuando un óxido metálico reacciona con agua (hidrólisis):

igual es:
Nomenclatura de bases
Para crear una base usando diversas nomenclaturas para ellas tomadas a partir de los nombres de los
elementos y juntándolos con un ion hidroxilo (OH), tomando el número de valencia del elemento y
combinarlos (cambiándolos de posición) como se muestra en la tabla:

Fórmula Tradicional Stock IUPAC


Cu(OH) Hidróxido cuproso Hidróxido de cobre (I) Monohidróxido de cobre
Cu(OH)2 Hidróxido cúprico Hidróxido de cobre (II) Dihidróxido de cobre

Cuando un elemento tiene más de dos valencias no se le pone nomenclatura tradicional. Al usar la menor
valencia, el elemento termina en oso y cuando se usa la mayor termina en ico. En la nomenclatura
IUPAC se le va a dar una conformación de prefijos al elemento según su valencia usada (Mono, Di, Tri,
Tetra, Penta, Hexa, etc) junto con la terminación -hidroxi u -oxidrilo que es el ion OH con carga −1.

Ejemplos de bases

El jabón es una base.

Algunos ejemplos de bases son:

 Sosa cáustica (NaOH)


 Leche de magnesia (Mg(OH)2)
 El cloro de piscina (hipoclorito de sodio)
 Antiácidos en general
 Productos de limpieza
 Amoníaco (NH3)
 Jabón y detergente
 Bicarbonato de sodio