Anda di halaman 1dari 49

1.

1 Motivación para el modelado 3


1.2 ¿Qué es un modelo? 5
1.2.1 Modelos físicos 5
1.2.2 Modelos matemáticos 5
1.3 Propósito del modelado 9
1.3.1 Modelos de pronosticación / retroiluminación 9
1.3.2 Modelos interpretativos 11
1.4 Limitaciones de los modelos 11
1.4.1 Nonuniqueness 12
1.4.2 Incertidumbre 12
1.5 Modelando la ética 13
1.5.1 Diseño del modelo 14
1.5.2 Sesgo 14
1.5.3 Presentación de resultados 15
1.5.4 Costo 15
1.6 Modelado del flujo de trabajo 16
1.6.1 Pasos en el flujo de trabajo 17
1.6.2 Verificación y validación 19
1.7 Errores comunes de modelado 20
1.8 Uso de este texto

1.1 MOTIVACIÓN PARA MODELAR


Los hidrólogos de aguas subterráneas a menudo se hacen preguntas sobre los
sistemas de flujo de agua subterránea y gestión de los recursos de agua
subterránea.
El siguiente es un muestreo representativo de este tipo de preguntas.

¿Cómo afectará el bombeo los niveles de agua subterránea en la llanura del


norte de China en los próximos 100 años?
¿Cómo afectará el cambio propuesto en el uso de la tierra la descarga de
aguas subterráneas a los humedales y arroyos enMadison, Wisconsin, EE.
UU.
¿Cómo afectarán las decisiones de gestión del agua relacionadas con las
desviaciones del agua a los niveles de agua subterránea en el Arenisca de
Nubia de Egipto y Libia en los próximos 50 años?
Cómo afectará el cambio climático los niveles de agua subterránea y la
descarga de aguas subterráneas a las aguas superficiales cuerpos en
bosques templados en el norte de Wisconsin, Estados Unidos?
¿Cuánto tiempo tomará para los niveles de agua en un lago creado como
resultado de la minería a cielo abierto en Guyana a alcanzar el equilibrio
después del cese de las operaciones de desagüe?
¿Cuál es el área de captura de un campo de pozo que suministra agua
municipal a Graz, Austria?
Dónde y cuándo se deben tomar muestras del agua subterránea para
identificar posibles fugas de un revestimiento de arcilla debajo de un
vertedero en la Ciudad de México?
¿Cuánto tiempo llevará contaminar los contaminantes en las aguas
subterráneas de un sitio industrial abandonado en Tokio para llegar al límite
de la propiedad?
Proporcionar respuestas a estas preguntas aparentemente simples requiere
considerable Información y análisis hidrogeológicos específicos, así como
conocimientos hidrogeológicos generales, perspicacia y juicio profesional.
Incluso problemas de agua subterránea relativamente simples requiere
valores de los parámetros del acuífero y tensiones hidrológicas como el
bombeo y la recarga
Un modelo de agua subterránea proporciona un marco cuantitativo para
sintetizar información de campo y para conceptualizar procesos
hidrogeológicos. La organización impuesta por un modelo ayuda a alertar al
modelador de errores en suposiciones y procesos que no estaban
previamente considerado. En otras palabras: "aplicar un modelo es un
ejercicio para pensar sobre cómo funciona un sistema "(Anderson, 1983).
Por esta razón, el modelado matemático debería realizarse al comienzo de
cada estudio hidrogeológico que aborde temas no triviales preguntas (por
ejemplo, ver Bredehoeft y Hall, 1995).
? Oth (1963) dio una convincente justificación para la modelización, que
sigue siendo válida hoy en día:
"Mientras que es prácticamente imposible observar por separado todos los
fenómenos conectados con un régimen de flujo de agua subterránea, una
teoría correcta revela cada característica y dibuja atención a las propiedades
más importantes del flujo. "O dicho de otra manera, dado que el subsuelo
está oculto a la vista y el análisis se ve obstaculizado por la falta de
observaciones de campo, un modelo es la descripción más defendible de un
sistema de agua subterránea para informados y análisis cuantitativos, así
como pronósticos sobre las consecuencias de las acciones propuestas.
Por lo tanto, aunque no todos los problemas hidrogeológicos requieren un
modelo, casi todos el problema del agua subterránea se beneficiará de algún
tipo de modelo, aunque solo sea como una forma de organizar datos de
campo y prueba el modelo conceptual. Un corolario a la pregunta "¿por qué
modelo?" es la pregunta "¿qué otra cosa sino un modelo?" En la primera
edición de este libro incluimos discusión del debate sobre el valor de los
modelos, luego actual en la literatura. Hoy, los modelos de agua subterránea
son aceptados como herramientas esenciales para abordar los problemas
del agua subterránea.

1.2 ¿QUÉ ES UN MODELO?


Un modelo es una representación simplificada del complejo mundo natural.
Por ejemplo, una carretera el mapa es un tipo de modelo (Wang y Anderson,
1982); representa una compleja red de caminos de una manera simplificada
para fines de navegación. Del mismo modo, un modelo conceptual de un
sistema de agua subterránea simplifica y resume lo que se sabe sobre la
hidrogeología en forma de texto escrito, diagramas de flujo, secciones
transversales, diagramas de bloques y tablas. UN modelo conceptual es una
expresión del estado pasado y actual del sistema basado en
información de campo del sitio, y el conocimiento disponible de sitios
similares (Sección
2.2). Un modelo de agua subterránea más poderoso es uno que representa
cabezas cuantitativamente en espacio y tiempo en una representación
simplificada de las complejas condiciones hidrogeológicasen el subsuelo En
términos generales, los modelos de agua subterránea se pueden dividir en
(laboratorio) modelos y modelos matemáticos.
1.2.1 Modelos físicos
Los modelos físicos incluyen tanques de laboratorio y columnas empacadas
con material poroso (generalmente (arena) en la que las cabezas y los flujos
de agua subterránea se miden directamente. Por ejemplo, en trabajo pionero
Darcy (1856) midió la cabeza en columnas con arena de varios diámetros
y longitudes para mostrar que el flujo en medios porosos está relacionado
linealmente con la cabeza gradiente. Los modelos físicos se usan
principalmente a escala de laboratorio (por ejemplo, Mamer y Lowry,
2013; Illman et al., 2012; Sawyer et al., 2012; Fujinawa et al., 2009). Los
modelos analógicos son modelos de laboratorio que dependen del flujo de
corriente eléctrica (modelos eléctricos analógicos, p. Skibitzke, 1961) o
fluidos viscosos (Hele-Shaw o modelos de placas paralelas, por ejemplo,
Collins y Gelhar, 1971) para representar el flujo del agua subterránea.
Modelos análogos de flujo de agua subterránea, especialmente modelos
analógicos eléctricos, fueron importantes en la década de 1960 antes de que
las computadoras digitales fueran
ampliamente disponible (por ejemplo, ver Bredehoeft, 2012).
1.2.2 Modelos matemáticos
Consideramos dos tipos de modelos matemáticos: modelos basados en
datos y basados en procesos
modelos. Los modelos basados en datos o "caja negra" (Recuadro 1.1) usan
ecuaciones empíricas o estadísticas derivado de los datos disponibles para
calcular una variable desconocida (por ejemplo, cabeza en el agua
tabla) a partir de información sobre otra variable que se puede medir
fácilmente (por ejemplo, precipitación).
Modelos basados en procesos (a veces llamados modelos basados en la
física, aunque ese uso es desalentado por Beven y Young, 2013) usan
procesos y principios de la física para representar el flujo de aguas
subterráneas dentro del dominio del problema. Los modelos basados en
procesos son estocástico o deterministISCO. Un modelo es estocástico si
alguno de sus parámetros tiene un valor probabilístico distribución; de lo
contrario, el modelo es determinista. El enfoque de nuestro libro está basado
en procesos modelos determinísticos, aunque discutimos brevemente los
modelos estocásticos en los Recuadros 10.1 y
10.4 y la Sección 12.5.
Un modelo de flujo de agua subterránea matemático basado en procesos
consiste en una ecuación de gobierno
que describe los procesos físicos dentro del dominio del problema;
condiciones de contorno
que especifica cabezas o flujos a lo largo de los límites del dominio del
problema; y por tiempo dependiente
problemas, condiciones iniciales que especifican jefes dentro del dominio
del problema en el comienzo de la simulación Los modelos matemáticos se
pueden resolver analíticamente o numéricamente. Los modelos matemáticos
para el flujo de agua subterránea se resuelven para la distribución de la
cabeza en el espacio y también a tiempo para problemas transitorios.
Los modelos analíticos requieren un alto nivel de simplificación del mundo
natural para define un problema que puede resolverse matemáticamente
para obtener una solución cerrada. Los solución analítica resultante es una
ecuación que resuelve para una variable dependiente (por ejemplo, cabeza)
en el espacio y para problemas transitorios también a tiempo. Soluciones
analíticas simples pueden ser resueltas utilizando una calculadora de mano,
pero las soluciones más complejas a menudo se resuelven utilizando una
hoja de cálculo o un programa de computadora (por ejemplo, Barlow y
Moench, 1998), o un software especial (por ejemplo, MATLAB,
http://www.mathworks.com/products/matlab/). Suposiciones integradas
soluciones analíticas limitan su aplicación a sistemas relativamente simples
y por lo tanto, son inapropiados para la mayoría de los problemas prácticos
de agua subterránea. Por ejemplo, pocos analíticos las soluciones permiten
un flujo tridimensional o configuraciones hidrogeológicas con
heterogeneidad o límites con geometrías realistas. Los modelos numéricos
están incluso reemplazando el Theis (1935) solución analítica para el análisis
de pruebas de acuíferos (por ejemplo, Li y Neuman, 2007; Yeh et al., 2014).
Sin embargo, las soluciones analíticas siguen siendo útiles para algunos
problemas Cuadro 1.1 Modelos basados en datos (Black-Box)
Los modelos basados en datos usan ecuaciones que calculan la respuesta
del sistema (por ejemplo, la cabeza) para introducir tensiones (por ejemplo,
recargar de la precipitación) sin cuantificar los procesos y las propiedades
físicas de el sistema. En primer lugar, se desarrolla una ecuación específica
del sitio ajustando los parámetros empíricamente o estadísticamente para
reproducir el registro histórico (serie de tiempo) de las fluctuaciones en los
niveles de agua (o flujos) en respuesta a las tensiones. Entonces, la
ecuación se usa para calcular la respuesta al futuro estresas Los modelos
basados en datos requieren una gran cantidad de observaciones de cabeza
que idealmente abarcan el rango de todas las tensiones esperadas para el
sistema. Ellos son usados por ellos mismos (por ejemplo, Bakker et al.,
2007) o con un modelo basado en procesos (por ejemplo, Gusyev et al.,
2013; Demissie et al., 2009; Szidarovszky et al., 2007).
Las primeras aplicaciones de modelos basados en datos analizaron la
respuesta de los acuíferos kársticos (Dreiss, 1989) y las aplicaciones a los
sistemas kársticos continúan siendo populares y exitosas (Fig. B1.1.1).
Artificial
Los modelos de red neuronal (ANN) son modelos basados en datos que han
recibido mucho interés en la literatura reciente (por ejemplo, Sep? ulveda,
2009; Feng et al., 2008; Coppola et al., 2005). Basado en datos los modelos
también se desarrollan utilizando redes bayesianas (por ejemplo, Fienen et
al., 2013).
En general, los modelos basados en procesos son preferibles a los modelos
basados en datos porque basados en proceso los modelos pueden hacer
pronósticos aceptables cuando un gran número de observaciones no son
disponible y cuando las condiciones futuras se encuentran fuera del rango
de tensiones en el registro histórico,
como la respuesta al cambio climático.
1.3 PROPÓSITO DEL MODELADO
El punto de partida de cada aplicación de modelado de aguas subterráneas
es identificar el propósito del modelo (Fig. 1.1). El propósito más común es
pronosticar los efectos de algunos
acción futura o condición hidrológica, pero los modelos también se usan
para recrear condiciones pasadas
(hindcasting) y también como herramientas interpretativas. Reilly y
Harbaugh (2004, p.3) identifican
cinco amplias categorías de problemas para el modelado de aguas
subterráneas: comprensión básica de
sistemas de agua subterránea; estimación de las propiedades del acuífero;
entendiendo el presente; comprensión
el pasado; y pronosticando el futuro. Agrupamos las primeras tres de estas
categorías
en modelos interpretativos y los dos últimos en modelos de predicción /
retroinducción. Discutimos
modelos de predicción / retroinducción en primer lugar.
1.3.1 Modelos de previsión / retroiluminación
El objetivo de la gran mayoría de los modelos de aguas subterráneas es
pronosticar o predecir resultados
de una acción / inacción propuesta. Las simulaciones de pronósticos están
diseñadas para abordar preguntas
como los enumerados al comienzo de este capítulo. Preferimos el término
pronóstico sobre la predicción
hacer hincapié en que un pronóstico siempre contiene cierta incertidumbre.
Por ejemplo, un el pronóstico del tiempo típicamente se expresa en términos
de probabilidad (de lluvia, por ejemplo). Previsión
los modelos (Capítulo 10) generalmente se prueban primero comparando los
resultados del modelo con el campo
mediciones en un ejercicio de comparación de historia que es parte de la
calibración del modelo (Capítulo 9).
En la comparación histórica, los parámetros se ajustan dentro de los límites
aceptables hasta las salidas del modelo,
principalmente cabezas y flujos, da una coincidencia satisfactoria con los
valores medidos en campo (observados).
El modelo calibrado se usa luego como modelo base para pronosticar
simulaciones.
Modelos Hindcasting (o back-casting) se utilizan para recrear condiciones
pasadas. Hindcasting
los modelos pueden involucrar tanto un modelo de flujo de aguas
subterráneas como un modelo de transporte de contaminantes
para simular el movimiento de una pluma contaminante. Ejemplos de
modelos de predicción inversa
incluyen los utilizados en el conocido juicio de Woburn, Massachusetts
(Bair, 2001) y que
en una base militar en Carolina del Norte (Clement, 2011). Las aplicaciones
de Hindcasting son
"Excepcionalmente desafiante" (Clement, 2011) porque no es posible
recolectar
observaciones para aumentar el conjunto de datos históricos existentes, que
a menudo es escaso.
1.3.2 Modelos interpretativos
Los modelos interpretativos incluyen aquellos usados como: (1)
calculadoras de ingeniería que rápidamente dan una
responder a una pregunta de ingeniería específica; (2) modelos de detección
que ayudan al modelador
desarrollar una comprensión inicial de un sistema de agua subterránea y / o
probar hipótesis sobre
el sistema; (3) modelos genéricos que exploran procesos en entornos
hidrogeológicos genéricos.
Los modelos utilizados como calculadoras de ingeniería y modelos
genéricos generalmente no están calibrados.
Los modelos de detección pueden o no estar calibrados.
Una aplicación de ejemplo de un modelo interpretativo como calculadora de
ingeniería es la
uso de modelos analíticos y numéricos para calcular los parámetros del
acuífero desde la reducción
datos obtenidos en una prueba de acuífero (bombeo). Modelos analíticos y, a
veces, numéricos
los modelos se usan como calculadoras de ingeniería para verificar nuevos
códigos (Sección 1.6).
Un modelo de detección examina un modelo conceptual o prueba hipótesis
sobre el sistema de flujo.
Un modelo de evaluación podría ayudar a diseñar un modelo numérico más
complejo. por
ejemplo, Hunt et al. (1998) desarrollaron un modelo AE bidimensional como
una evaluación
modelo para desarrollar las condiciones de contorno para un modelo FD
tridimensional. Interpretativo
Los modelos también se utilizan para conceptualizar la dinámica del sistema
y proporcionar información general sobre
controlar los parámetros o procesos en un sitio de campo. Por ejemplo,
durante un derrame de petróleo importante
de un pozo dañado en el Golfo de México, Hsieh (2011) desarrolló
rápidamente un
Modelo MODFLOW (adaptado para simular el flujo en un yacimiento de
petróleo) para determinar
si la presión de cierre medida en el pozo dañado era indicativa de un futuro
potencial
ruptura catastrófica del pozo tapado. Los resultados fueron utilizados para
tomar la decisión no
para destapar el pozo para reducir la presión del yacimiento, que resultó ser
el curso correcto de
acción.
Los modelos genéricos son modelos interpretativos aplicados a sistemas de
aguas subterráneas idealizados.
Los modelos genéricos se utilizaron en los primeros días de la modelización
numérica de aguas subterráneas
fluye y sigue siendo útil. Por ejemplo, Freeze y Witherspoon (1967) y
Zlotnik et al. (2011) utilizaron modelos genéricos bidimensionales para
estudiar los efectos de la heterogeneidad
en el flujo regional de agua subterránea en sección transversal. Woessner
(2000) y Sawyer et al.
(2012) utilizaron modelos genéricos para estudiar el intercambio entre aguas
subterráneas y arroyos en el
interfaz acuífero / corriente (la zona hiporreica). Sheets et al. (2005) utilizaron
modelos genéricos para
evaluar el efecto del bombeo cerca de las divisiones regionales de aguas
subterráneas.
1.4 LIMITACIONES DE MODELOS
Los modelos de agua subterránea son simplificaciones de la realidad y, por
lo tanto, están limitados por los factores subyacentes.
Simplificando aproximaciones, así como por falta de unidad e incertidumbre
(Capítulos 9 y 10). Los modelos de agua subterránea nunca representan de
manera única la complejidad de la naturaleza
mundo. Por lo tanto, los modelos de agua subterránea que representan el
mundo natural tienen algún nivel
de incertidumbre que debe ser evaluada e informada. En ese sentido, las
simulaciones de previsión
para el agua subterránea son similares a los pronósticos del clima. Los
pronósticos del tiempo combinan extensas
conjuntos de datos, representaciones de la física atmosférica, meteorología
e imágenes satelitales en tiempo real
dentro de un modelo altamente sofisticado, pero el pronóstico diario siempre
se da con probabilidades.
De manera similar, los resultados de los modelos de agua subterránea deben
calificarse especificando el
naturaleza y magnitud de la incertidumbre asociada con un pronóstico
(Sección 10.6).
1.4.1 Nonuniqueness
La falta de singularidad en los modelos de agua subterránea significa que
muchas combinaciones diferentes de
las entradas modelo producen resultados que coinciden con los datos
medidos en campo. En consecuencia, habrá
siempre habrá más de un posible modelo razonable. Aunque el agua
subterránea temprana
las aplicaciones de modelado reportaron típicamente solo un modelo
calibrado y solo presentaron
un posible pronóstico, esta es una práctica inaceptable hoy. Ya sea múltiple
calibrado
los modelos se llevan adelante en el análisis o el modelador elige un
calibrado preferido
modela y construye límites de error alrededor de las salidas pronosticadas.
En cualquier caso, es
reconoció que un modelo de aguas subterráneas no puede dar una sola
respuesta verdadera.
Aunque los modelos son herramientas críticas, juicio profesional, guiados
por la intuición de modelado
y principios hidrogeológicos, siempre se requiere durante un proyecto de
modelado.
El reconocimiento de la incertidumbre y la no uniformidad del modelo motiva
el siguiente subyacente
filosofía del modelado: ".un modelo no puede prometer la respuesta
correcta. Sin embargo, si
debidamente construido, un modelo puede promet}}++er que la respuesta
correcta se encuentra dentro de la incertidumbre
límites que son su responsabilidad de construir "(Doherty, 2011).
1.4.2 Incertidumbre
La incertidumbre en los modelos de agua subterránea (Secciones 10.2, 10.3)
surge de una serie de factores
relacionado con la representación de procesos de aguas subterráneas. Al
seleccionar un código en particular, el modelador
indirectamente hace suposiciones sobre el conjunto de procesos
hidrológicos importantes para el
objetivo de modelado porque la selección de un código en efecto reduce
todos los procesos bajo
consideración solamente a aquellos incluidos en el código. Además,
hidrogeológico actual y futuro
las condiciones representadas en un modelo no se pueden describir o
cuantificar por completo. Cazar
y Welter (2010) describieron una fuente de incertidumbre como "incógnitas
desconocidas", que
son "cosas que no sabemos que no sabemos" (del ex secretario de los
Estados Unidos de
Defensa Donald Rumsfeld, 12 de febrero de 2002, rueda de prensa). En
modelos de agua subterránea,
incógnitas desconocidas incluyen características hidrogeológicas
inesperadas (y por lo tanto sin modelar)
como las heterogeneidades en las propiedades del subsuelo, así como las
tensiones futuras imprevistas.
Bredehoeft (2005) advirtió a los modeladores que anticipen el modelo de
"sorpresa" que ocurre
cuando nuevos datos revelan respuestas del sistema causadas por procesos
hidrológicos no modelados.
Por ejemplo, en un modelo de pronóstico existe incertidumbre sobre el
futuro hidrológico
1.5 MODELANDO LA ÉTICA
La ética se refiere a seguir un curso de acción que conduce a resultados
moralmente correctos. Ética en
el modelado del agua subterránea significa que el modelador del agua
subterránea actúa de forma moralmente responsable
manera al planificar, diseñar y ejecutar modelos y presentar los resultados
del modelado.
La ética también significa que el modelador sigue siendo imparcial y objetivo
y se esfuerza por
modelo de acuerdo con la mejor ciencia disponible para el propósito de
modelado. El modelador
debe mantener la integridad científica incluso cuando los resultados no son
los que el cliente espera,
y cuando los modelos ingresan a escenarios regulatorios y legales. Las
tensiones pueden surgir entre
modelador y equipos de científicos interdisciplinarios, abogados,
reguladores y partes interesadas
incluidos los clientes industriales y el público en general. El modelador debe
resistir la inapropiada
presión de esos grupos, así como la presión de la sociedad, el medio
ambiente y la regulación
preocupaciones y realizar implacablemente modelos éticos.
El modelado puede ser impulsado por preocupaciones regulatorias o incluso
por mandato de regulaciones. por
Por ejemplo, la Directiva Marco Europea del Agua exige modelos de aguas
subterráneas
(Hulme et al., 2002) o los reglamentos pueden estar escritos de tal manera
que los mejores (quizás
incluso solo) la forma de satisfacer una obligación reglamentaria es
mediante el modelado de aguas subterráneas. Cuando
modelos se discuten en la sala del tribunal, el modelador debe estar
especialmente atento para presentar
resultados objetivos e imparciales basados en ciencia sólida. El juicio del
Tribunal Federal de los EE. UU.
contaminación del agua subterránea en Woburn, Massachusetts, que fue el
tema de un popular
libro (Harr, 1995) y una película (A Civil Action), fue notable por el conflicto y
confusión que rodeó la interpretación del sistema hidrogeológico (Bair,
2001;
Bair y Metheny, 2011; también vea Science in the Courtroom: The Woburn
Toxic Trial:
http://serc.carleton.edu/woburn/index.html). En ese caso, aguas
subterráneas competidoras
modelos (un modelo de estado estacionario unidimensional y un modelo
transitorio tridimensional)
y las diferencias de opinión entre tres testigos expertos sobre la
hidrogeología básica y
los valores apropiados de los parámetros generaron dificultades para
encontrar los hechos necesarios para llegar a un veredicto.
Pueden surgir problemas éticos en las decisiones sobre el diseño del
modelo (especialmente en lo relacionado con
complejidad del modelo), sesgo del modelo, presentación de resultados y
costos de modelado. Cada uno de
esto se discute a continuación.

2995/5000
1.5.1 Diseño del modelo
Al diseñar un modelo, el hidrólogo de aguas subterráneas, algunas veces en
concierto con el cliente,reguladores y partes interesadas, propone los análisis más
adecuados para abordar la (s) pregunta (s)
siendo posado. Un modelo numérico de aguas subterráneas puede no ser
necesario si las preguntas se puede responder de manera más efectiva usando
una solución analítica, un modelo AE, una unidad de datos
modelo (Cuadro 1.1), o análisis de datos de campo sin un modelo. Por ejemplo,
Kelson
et al. (2002) mostraron que un modelo AE simple proporcionaba rápidamente la
misma idea en el
efectos de la deshidratación causada por una mina propuesta como complejo
numérico tridimensional
modelos. Sin embargo, para muchos problemas complejos, un modelo numérico
puede ser la mejor manera
para responder las preguntas Para el sitio minero considerado por Kelson et
al. (2002), preguntas
sobre la disposición en el sitio de los relaves mineros y la posibilidad de
contaminación del agua subterránea
y el agua superficial se abordaron mejor con un numérico más completo
modelo.
Puede ser claro antes, durante o después de un esfuerzo de modelado que los
datos disponibles son
inadecuado para limitar los resultados del modelado a un rango razonable
adecuado para la toma de decisiones.
Clement (2011) discutió un avance numérico de alta tecnología muy complejo
modelo donde los datos históricos fueron juzgados insuficientes para apoyar el
modelado
esfuerzo. Un panel independiente de expertos recomendó que los futuros modelos
de predicción inversa
para otras partes del sitio utilizar modelos más simples, incluidos los modelos
analíticos. Los modeladores
no estuvo de acuerdo con esa evaluación (Maslia et al., 2012), argumentando que
los modelos complejos
son útiles incluso cuando no son totalmente compatibles con los datos de
campo. El argumento sobre la simplicidad
vs complejidad al diseñar modelos de aguas subterráneas es un tema común en la
literatura
(por ejemplo, Simmons y Hunt, 2012; Hunt et al., 2007; Hill, 2006; G? omez-Hern?
andez,
2006). Los modelos deben incluir procesos y parámetros esenciales para abordar
el
el propósito del modelo, pero excluya los que no lo son. Definir el compromiso
óptimo entre
simplicidad y complejidad es parte del arte de modelar y es uno de los más
grandes
desafíos en el modelado (Doherty, 2011). Las simplificaciones vienen en muchas
formas para
ejemplo, en los procesos incluidos o excluidos del modelo, y en la discretización
de espacio y tiempo, selección de condiciones de contorno y asignación de
parámetros. Cada decisión
para simplificar el complejo mundo natural influirá en la capacidad del modelo para
simular
alguna faceta de las condiciones hidrogeológicas reales.
1.5.2 Sesgo
Los críticos de la modelización argumentan que los modelos pueden diseñarse
para producir cualquier respuesta
modelador quiere. El profesionalismo y la ética, sin embargo, requieren que el
modelador diseñe el
modelo sin introducir aproximaciones que resulten sesgo. Un simple ejemplo de
deliberada
El sesgo es si un modelador asigna de manera consciente e inapropiada un límite
de cabeza especificado
condición para minimizar la reducción del bombeo. (Un límite de cabeza
especificado
permite que una cantidad infinita de agua fluya en el modelo y por lo tanto mitiga el
efecto
de bombeo manteniendo las cabezas a niveles anormalmente altos (Sección
4.3).) Preocupaciones sobre
el sesgo motiva un requisito para la revisión por pares de los informes de
modelado (Sección 11.4). En la casa
revisión por hidrogeólogos o ingenieros de alto nivel y por expertos
externos, reguladores, oponentes
fiestas, e incluso el público interesado es común. La revisión de control de
calidad puede ser útil
al modelador en la identificación de errores de modelado inadvertidos, pero
cuando se realiza por un independiente
partido, especialmente uno contratado por una parte contraria, tales errores
pueden apoyar
preocupaciones de sesgo deliberado. La percepción de sesgo se refuerza si
el modelador o
los revisores olvidan revelar posibles conflictos de interés y áreas de
parcialidad personal.
Los críticos a menudo cuestionan si un modelador pagado por un cliente
puede permanecer independiente y
evitar el sesgo Es esencial que los modeladores mantengan su
independencia y conserven su
credibilidad profesional. El modelador tiene la obligación de dar honestos
científicos y de ingeniería
evaluaciones a cambio de una compensación por el trabajo realizado. El
pago por
el trabajo realizado no está en cuestión, pero puede existir la percepción de
que el resultado
el modelo está sesgado para producir resultados favorables para el cliente.
Tales preocupaciones sobre la percepción el sesgo puede abordarse
mediante una presentación cuidadosa y deliberada de los resultados, como
se analiza a continuación.
1.5.3 Presentación de resultados
Con los sofisticados códigos y paquetes de gráficos actuales, es
relativamente fácil producir
figuras y tablas visualmente impresionantes. Pero la ética requiere que los
supuestos y las aproximaciones
integradas en el modelo están claramente identificadas en el informe de
modelado y en las presentaciones orales.
Deben discutirse las insuficiencias en los datos de campo y las
incertidumbres en el modelado
los resultados deben ser cuantificados y discutidos. Dirigiendo directamente
las preocupaciones potenciales sobre
la confiabilidad del modelo ayuda a proteger al modelador contra los
reclamos de parcialidad. Preparación
del informe de modelado se analiza en el Capítulo 11.
1.5.4 Costo
El costo de diseñar y ejecutar un modelo numérico a veces se cita como una
limitación de modelado, pero lo consideramos una preocupación ética.
Después de una inversión en hardware y
software, los costos de modelado son principalmente para el tiempo del
modelador y del equipo de modelado.
Obviamente, un modelo complicado requiere más tiempo y dinero para
construir que un simple
modelo. Pasos en la conceptualización, construcción, ejecución e
interpretación de
los modelos cuestan tiempo y dinero, pero a menudo son una parte
inevitable del proceso de modelado.
Por supuesto, los modelos necesitan datos de campo, pero los datos de
campo son necesarios para cualquier tipo de hidrogeología
análisis. La disponibilidad de fondos puede limitar el tipo de modelo que se
puede construir y el
alcance del esfuerzo de modelado; el modelador está éticamente obligado a
proporcionar el mejor
modelo dado el tiempo y los recursos disponibles. Cuando el costo es el
conductor dominante para el
En el modelo presentado, el informe debería indicar claramente cómo las
limitaciones en la financiación afectaron a diseño del modelo y la salida.

1180/5000
1.6 MODELADO DE FLUJO DE TRABAJO
Los pasos en el modelado del agua subterránea (Fig. 1.1) siguen el método
científico (Fig. 1.2). En el
método científico, se hace una pregunta, se construye y prueba una hipótesis,
luego
aceptado o rechazado Si se rechaza, el proceso de prueba se repite con una
hipótesis revisada.
Del mismo modo, el flujo de trabajo para el modelado de aguas subterráneas
comienza con una pregunta. Modelado
nunca debe ser un fin en sí mismo; un modelo siempre está diseñado para
responder una pregunta específica
o conjunto de preguntas. La pregunta subyace a todas las facetas del modelo de
aguas subterráneas resultante.
En la figura 1.1 se presenta un flujo de trabajo para aplicar modelos de aguas
subterráneas en el pronóstico. los
pasos en el flujo de trabajo crean confianza en el modelo. Aunque no se muestra
en la figura,
datos de campo y conocimiento blando (es decir, cualquier información que no sea
evaluada directamente por
salida del modelo) informan casi cada paso del proceso de modelado,
especialmente el diseño
del modelo conceptual, parametrización, selección de objetivos de calibración y
finalización
el proceso de calibración.
El proceso de modelado puede comenzar de nuevo cuando estén disponibles
nuevos datos de campo y cuando
hay nuevas preguntas para responder La naturaleza cíclica del flujo de trabajo
permite
potencial para mejorar y actualizar el modelo cuando se utiliza un modelo de
agua subterránea calibrado
rutinariamente como una herramienta de toma de decisiones en la gestión de
recursos hídricos. Modeladores en el Reino Unido
están trabajando para establecer un conjunto de modelos calibrados para
sistemas acuíferos en
el Reino Unido para la gestión de los recursos hídricos (Shepley et al., 2012).
Holanda tiene un
el modelo de agua subterránea AE en todo el país (De Lange, 2006) y el
sistema multimodal para el agua
gestión de recursos (De Lange et al., 2014); grandes modelos regionales
diseñados para agua
la gestión de recursos también se está desarrollando en los EE. UU. (Reeves,
2010). Más a menudo,
sin embargo, se desarrolla un modelo para responder una pregunta
específica y después de que la decisión es
hecho, el modelo rara vez se usa de nuevo.
1.6.1 Pasos en el flujo de trabajo
Nuestro libro está estructurado para analizar cada uno de los pasos en la
Fig. 1.1 como se resume a continuación.
1. El propósito del modelo (Capítulo 2) es responder a una pregunta
específica o conjunto de preguntas.
El propósito es el factor principal para decidir simplificaciones apropiadas y
suposiciones y por lo tanto determina las características del modelo
matemático
y dirige la selección del código y el diseño del modelo.
2. El modelo conceptual (Capítulo 2) consiste en una descripción del flujo de
agua subterránea
sistema que incluye cuerpos de agua superficiales asociados, así como
unidades hidrostratigráficas
y los límites del sistema. Los datos de campo se ensamblan y el sistema
hidrogeológico es
descrito; los componentes del presupuesto de agua se estiman. Múltiples
modelos conceptuales
se puede construir con el fin de dar cuenta de la incertidumbre en la
descripción del campo
ajuste. Si el modelador no recopiló los datos de campo, se recomienda una
visita al sitio de campo.
Una visita de campo ayudará a poner el entorno hidrogeológico en
perspectiva, dar
contexto para la asignación de valores de parámetros y decisiones de guía
durante
proceso de modelado.
3. El propósito del modelado y el modelo conceptual determinan la elección
de un
modelo y código (s) asociado (s) (Capítulo 3). El modelo matemático
consiste en un gobierno
ecuación, condiciones de contorno y, para problemas transitorios,
condiciones iniciales.
Los métodos numéricos programados en el código se aproximan a los
matemáticos
modelo.
4. El diseño del modelo (capítulos 4e7) implica la traducción del modelo
conceptual a un modelo numérico
modelo de flujo de agua subterránea mediante el diseño de la malla / malla,
establecer límites, asignar
valores de los parámetros del acuífero, y las tensiones hidrológicas, y, para
los modelos transitorios, el establecimiento
condiciones iniciales y seleccionando pasos de tiempo. El modelo se ejecuta
utilizando un conjunto inicial de
valores de parámetros (Sección 5.5) basados en el modelo conceptual. Un
seguimiento de partículas
El código (Capítulo 8) se usa para verificar direcciones de flujo e
interacciones con el límite
el proceso de calibración, el modelador selecciona los objetivos de
calibración y los parámetros de calibración,
y realiza la coincidencia de historia. La coincidencia de historial consiste en
ajustar la inicial
asignaciones de parámetros en ejecuciones de modelos secuenciales hasta
que las observaciones de campo sean suficientes
emparejado por el modelo y los valores del parámetro final son razonables.
Una estimación de parámetros
el código ayuda a encontrar los valores de los parámetros de calibración que
dan el mejor
coincidir con las observaciones de campo (objetivos de calibración). Los
modeladores a menudo no permiten suficiente
tiempo de calibración; una guía es comenzar la calibración a más tardar a
mitad de camino
(definido por la línea de tiempo y el presupuesto) a través del proyecto y
preferiblemente antes.
6. Las simulaciones de previsión (Capítulo 10) usan el modelo calibrado o un
conjunto de aceptable
modelos calibrados para pronosticar la respuesta del sistema a eventos
futuros; o el calibrado
el modelo se usa para reconstruir condiciones pasadas en una simulación
de predicción inversa. En
tanto pronósticos como hindcasts, el modelo se ejecuta utilizando valores
calibrados para acuíferos
parámetros y tensiones a excepción de las tensiones que cambian en
condiciones futuras (o pasadas).
Estimaciones de condiciones hidrológicas futuras anticipadas (por ejemplo,
tasas de recarga y
tasas de bombeo) son necesarios para realizar el pronóstico; las
condiciones hidrológicas pasadas son
necesario en hindcasts.
7. La incertidumbre (Capítulo 10) en un pronóstico (o retroinducción) surge
de la incertidumbre en el calibrado
modelo, incluidos sus parámetros, así como la incertidumbre en la magnitud
y
tiempo de condiciones hidrológicas futuras (o pasadas). Un análisis de
incertidumbre de previsión incluye
evaluación del error de medición, errores en el diseño del modelo e
incertidumbre
en condiciones hidrológicas futuras (o pasadas) importantes para el
pronóstico (o pronóstico histórico).
Se puede usar un código de seguimiento de partículas para pronosticar
rutas de flujo y tiempos de viaje
(Capítulo 8).
8. Los resultados se presentan en el informe de modelado y se almacenan en
el archivo de modelado
(Capítulo 11). El informe de modelado narra el proceso de modelado,
presenta el modelo
resultados y establece conclusiones y limitaciones. Incluye material
introductorio, información
en el entorno hidrogeológico, explicación de los datos y supuestos
utilizados
para formular el modelo conceptual, y una referencia a los métodos
numéricos y
código seleccionado El informe también describe cómo el dominio del
modelo está discretizado y
cómo se asignaron los parámetros, documentos modelo de calibración y
presenta calibración
resultados, pronósticos e incertidumbre asociada. Los informes de
modelado van acompañados por
un archivo que contiene conjuntos de datos, códigos, archivos de entrada y
salida y otros materiales
necesario para volver a crear y ejecutar el modelo en el futuro.
9. Cuando surge la oportunidad, es útil evaluar el rendimiento del modelo
realizando
un postauditor Una postaudición (Sección 10.7) compara el pronóstico con
la respuesta que
en realidad ocurrió en el campo como resultado de la acción que fue
simulada por el modelo.
La postaudición se realiza el tiempo suficiente después del pronóstico para
permitir el tiempo adecuado para
cambios significativos que ocurren en el sistema de campo. Nuevos datos
de campo recopilados durante una postaudición
se puede usar para mejorar el modelo. En el manejo adaptativo, el modelo es
rutinariamente
actualizado a medida que nuevos datos estén disponibles y se utilicen para
guiar las decisiones de gestión.
Una simulación de pronóstico avanza a través de los pasos 1 a 8.
Calculadoras de ingeniería
y los modelos genéricos requieren los pasos 1 a 4 y luego salte al paso 6.
Los pasos en
el flujo de trabajo para un modelo de evaluación depende del propósito; el
flujo de trabajo siempre
incluye los primeros cuatro pasos y puede continuar hasta el paso 5 o
incluso los pasos 6, 7 y 8.
Si se consideran múltiples modelos conceptuales posibles (por ejemplo,
Neuman y Wierenga,
2002), el flujo de trabajo se ejecuta varias veces.
1.6.2 Verificación y Validación
Los términos verificación de modelo, verificación de código y validación de
modelo no están en el
flujo de trabajo porque la verificación y validación, como se usa
históricamente, ya no son críticos
elementos en el modelado de aguas subterráneas. Sin embargo, debido a
que estos términos todavía están en uso,
discuta a continuación y también en el Cuadro 9.5.
La verificación del modelo se refiere a una demostración de que el modelo
calibrado coincide con un conjunto de
datos de campo independientes de los datos utilizados para calibrar el
modelo. Sin embargo, dado el gran
número de parámetros involucrados en la calibración de la mayoría de los
modelos de agua subterránea basados en el campo, es
aconsejable utilizar todos los datos disponibles en el ejercicio de calibración
en sí (Doherty y Hunt,
2010, p. 15) en lugar de guardar algunos datos para la verificación. Por lo
tanto, la verificación del modelo de agua subterránea
per se generalmente no es un ejercicio útil.
La verificación de código se refiere a una demostración de que un código
puede reproducir resultados de uno
o más soluciones analíticas o una solución de un código numérico
verificado. Código
la verificación es un paso importante en el desarrollo de un código (ASTM,
2008) y la información
en la verificación del código debe incluirse en el manual del usuario. Sin
embargo, dado que
la mayoría de los modelos aplicados hacen uso de códigos estándar que han
sido verificados por el
desarrollador de código y probado por la comunidad de modelado,
verificación de código adicional
no es necesario para la mayoría de los proyectos de modelado. Por el
contrario, está reservado para los casos en que un nuevo
el código se desarrolla específicamente para el proyecto de modelado o
cuando se usa un código existente
modificado.
El término validación de modelo ha sido muy debatido en la literatura de
aguas subterráneas
(por ejemplo, Konikow y Bredehoeft, 1992; comentarios asociados y
respuesta; Bredehoeft y
Konikow, 1993, 2012; Anderson y Bates, 2001; Hassan, 2004a, b; Moriasi y
otros,
2012). La validación se ha equiparado con la calibración del modelo para
sugerir, incorrectamente, que
un modelo calibrado es un modelo validado. Además, el término validación
puede incorrectamente
implicar a los no moradores que un modelo es capaz de hacer pronósticos
absolutamente precisos.
Esto es fundamentalmente irrelevante. La verdad no se puede demostrar en
ningún modelo de
el mundo natural, o en cualquier pronóstico que use ese modelo, porque la
verdad es desconocida
(Oreskes et al., 1994). Por lo tanto, los modelos del mundo natural no se
pueden validar en
de la misma manera que se verifica un código de computadora o como un
experimento de laboratorio controlado
podría ser validado Aunque tales sutilezas filosóficas no son universalmente
aceptadas,
la mayoría de los modeladores de aguas subterráneas coinciden en que un
modelo de aguas subterráneas no puede tomar decisiones absolutas.
pronósticos precisos y, por lo tanto, no pueden validarse. Recomendamos el
término "validación"
no se debe usar en referencia a un modelo de agua subterránea.
El flujo de trabajo de modelado descrito anteriormente proporciona una
estructura genérica para el mejor
práctica de modelado. Las pautas de modelado también proporcionan
estrategias para el modelado, pero son
formulado como pasos requeridos o recomendados adaptados a la
aplicación en un procedimiento de reglamentación
(por ejemplo, Barnett et al., 2012; Neuman y Wierenga, 2002). Orientación
técnica
los manuales (por ejemplo, Ohio EPA, 2007; Reilly y Harbaugh, 2004)
describen el modelado general
procedimientos generalmente destinados a una audiencia específica de
modeladores. El ASTM International
(http://www.astm.org/) ha publicado una variedad de documentos de
orientación técnica
en el modelado de aguas subterráneas (por ejemplo, ASTM, 2006, 2008).
1.7 ERRORES DE MODELADO COMUNES
Al final de cada capítulo, presentamos errores de modelado que hemos
encontrado comunes
errores y conceptos erróneos en el modelado de aguas subterráneas.
Porque esa lista no puede
ser inclusivo, el lector indudablemente hará errores de modelado y
encontrará errores en
el trabajo de otros modeladores que no están incluidos en nuestras listas.
• El modelador no permite suficiente tiempo para la calibración. Ciertamente
formulación de
el modelo conceptual y el diseño del modelo numérico son pasos críticos en
el agua subterránea
modelado. Sin embargo, los modeladores a menudo pasan tanto tiempo en
esos pasos iniciales
que se les agote el tiempo y el presupuesto para la calibración robusta del
modelo; sugerimos que la mitad
del tiempo y el presupuesto del proyecto deben asignarse para la
calibración.
• El modelador no permite suficiente tiempo para pronosticar simulaciones.
Los modeladores tienden
pensar que el arduo trabajo de modelado ha terminado cuando el modelo ha
sido calibrado
y supongamos que las simulaciones de pronóstico serán ejecuciones
directas de "producción".
Sin embargo, es esencial realizar un análisis de incertidumbre junto con el
pronóstico (Capítulo 10) y el análisis de incertidumbre puede ocupar más
tiempo que el
modelador anticipa. Además, a veces se encuentran sorpresas durante
las simulaciones de pronóstico que pueden requerir que el modelador vuelva
a visitar algunas de las anteriores
pasos en el flujo de trabajo de modelado.
• El modelador no permite suficiente tiempo para la preparación del informe.
Una lectura y
informe de modelado completo es invaluable para reconstruir modelos
importantes
decisiones y resultados Un modelo se ve disminuido sin un buen informe
para describir el
modelo y sus resultados.
1.8 USO DE ESTE TEXTO
Los lectores deberían estar familiarizados con los principios básicos de la
hidrología del agua subterránea y los principios básicos
conceptos de modelado de agua subterránea presentados en libros de texto
de hidrogeología estándar tales
como Fitts (2013), Kresic (2007), Todd y Mays (2005), Schwartz y Zhang
(2003), yFetter (2001). En el Capítulo 3, revisamos los principios básicos de
los métodos FD y FE
en el texto de nivel elemental de Wang y Anderson (1982).
Los problemas que siguen a cada capítulo están destinados a ilustrar los
puntos principales de la
capítulo. Comenzando con el Capítulo 4, la mayoría de los problemas
requieren el uso de un FD o FE
código. Los cuadros amplifican los temas mencionados en el texto principal.
Para complementar el material cubierto en el texto, se anima al lector a
consultar
la literatura citada a lo largo del libro, así como las revistas de agua
subterránea y el modelado
informes publicados por los EE. UU. Estudio geológico y otros organismos
gubernamentales y reguladores
grupos. Hemos incluido enlaces a muchos de esos recursos en el sitio web
complementario para
este texto (http://appliedgwmodeling.elsevier.com). El modelador puede
desarrollar modelado
intuición e hidrología mediante el estudio de los modelos descritos en
documentos de revistas y técnicas
informes, empezando por los citados en nuestro libro, y por la experiencia
del desarrollo
y resolver problemas con modelos.
1.9 PROBLEMAS
Los problemas del Capítulo 1 pretenden introducir el proceso de modelado y
estimular
pensando en el nivel de modelado necesario para abordar un propósito de
modelado establecido.
P1.1 Listar el tipo de modelo de agua subterránea (es decir, previsión o
interpretación (ingeniería
calculadora, proyección o genérica) que muy probablemente se usarían para
resolver cada
de los siguientes problemas Enumere las suposiciones que hizo para llegar
a su decisión.
a. Una agencia reguladora quiere entender por qué las edades de descarga
de agua
de varios manantiales que fluyen de una arenisca anisotrópica y homogénea
el acuífero es tan variable. Se sugiere que cada primavera esté descargando
agua que es
una mezcla de agua proveniente de varios caminos de flujo diferentes, o esa
estratigrafía
y los controles estructurales afectan los tiempos de residencia del agua
subterránea y así determinan
la edad de la descarga de primavera.
segundo. Un abogado quiere un consultor para estimar las fluctuaciones
estacionales en el nivel freático
de un acuífero de abanico aluvial en España como resultado de un cambio
en el tiempo y la distribución
de recarga de aguas subterráneas provenientes de prácticas de riego por
inundación.
El cambio en la recarga fue provocado por litigios recientes que involucraron
propiedad de la tierra.
do. Una empresa de consultoría tiene la tarea de determinar las escalas y
magnitudes del acuífero
heterogeneidades que causarían una reducción del 25% en el tamaño de la
captura
zona de un pozo diseñado para bombear agua contaminada de lo que se
pensaba
ser un acuífero de lavado sin confinar homogéneo.
re. Un ecólogo de arroyos quiere cuantificar el intercambio estacional de
agua entre un
corriente y su acuífero de llanura aluvial contigua.
mi. Una agencia está planeando un vertedero seguro para la eliminación de
desechos nucleares de bajo nivel en
depósitos sedimentarios gruesos de baja permeabilidad. La agencia quisiera
evaluar

Los primeros dos pasos en el flujo de trabajo de modelado (establecer el propósito


y desarrollar
el modelo conceptual; Fig. 1.1) maneja el resto del proceso de modelado. los
el propósito del modelado destila la motivación y proporciona dirección y contexto
para el
ejercicio de modelado; el propósito dicta la selección de supuestos apropiados y
simplificaciones y ayuda al modelador a decidir si el modelo calibrado producido
una coincidencia aceptable para las observaciones de campo. El modelo
conceptual resume lo que esconocido sobre el sistema hidrogeológico y por lo
tanto proporciona un marco para
diseñando el modelo numérico. Escasa calibración del modelo y / o falta de
precisión
los pronósticos a menudo pueden atribuirse a un concepto inapropiado, inexacto o
insuficiente
modelo (Ye et al., 2010). Los revisores que realizan evaluaciones de garantía de
calidad de
los modelos suelen pasar una gran parte del tiempo examinando las fortalezas y
debilidades
del modelo conceptual.
MODELADO DE PROPÓSITO
Construir un modelo numérico nunca es un fin en sí mismo. El modelo siempre
está diseñado
para responder una pregunta específica o un conjunto de preguntas. En la
práctica, el modelado es más
comúnmente realizado para pronosticar los efectos de alguna acción futura o
condición hidrológica,
pero los modelos también se usan para recrear condiciones pasadas y como
herramientas interpretativas
(Sección 1.3).
Al definir el propósito, el modelador considera la (s) pregunta (s) que motivan el
ejercicio de modelado y especifica lo que se aprenderá del modelo. Una cuidadosa
restricción
declaración del propósito del modelo es importante porque el propósito guía al
diseño del modelo numérico y se utiliza para juzgar si el modelo cumplió
adecuadamente su
objetivo. El propósito puede ser modificado si se encuentra que los datos
hidrogeológicos son
inadecuado para cumplir los objetivos iniciales de modelado. Una vez que se
define el propósito, el modelador
también debe confirmar que un modelo es la mejor manera de responder la (s)
pregunta (s). El modelado
propósito y el tiempo y el dinero disponible determinarán si el flujo de agua
subterránea
el modelo es analítico o numérico; uno, dos o tres dimensiones; estado
estacionario o transitorio,
y si se necesita seguimiento de partículas o un modelo de transporte de solutos
además de un
modelo de flujo
Ejemplos de declaraciones de propósito efectivas para los modelos de pronóstico
son:
Este informe proporciona estimaciones de la demanda de agua para Union
County, Mississippi, hasta el año 2050 y
describe la extracción simulada de agua subterránea en los acuíferos Coffee Sand
y Eutaw-McShan en
noreste de Misisipí desde 2000 hasta 2050, que son el resultado de los aumentos
proyectados en bombeo.
Hutson et al., 2000
El propósito de este informe es documentar los resultados obtenidos utilizando el
flujo regional de agua subterránea
modelo para estimar los efectos potenciales de la implementación de las
solicitudes de derechos de agua propuestas presentadas por
LVVWD.
Schaefer y Harrill, 1995

806/5000
El siguiente es un ejemplo de una declaración de propósito para la evaluación
interpretativa
modelos que, de ser calibrados, también podrían ser utilizados para la predicción:
El informe describe cómo se usaron los modelos para respaldar las
investigaciones de ARNG, incluidos
determinación de la ubicación de los pozos de monitoreo, identificación de áreas
de fuentes potenciales y delineación
de áreas que contribuyen a la recarga de pozos municipales.
ARNG ¼ Guardia Nacional del Ejército de EE. UU .; Walter y Masterson, 2003
Los ejemplos de declaraciones de propósito para los modelos genéricos
interpretativos son:
Desarrollamos un modelo de estado estacionario de un sistema simple hipotético
de agua subterránea / lago para probar el
sensibilidad del nivel del lago calculado al valor de la conductividad hidráulica
utilizada para representar el
lago (K2) relativo a la conductividad hidráulica del acuífero (K1).
Anderson y otros, 2002
En este estudio, las redes potenciales obtenidas de modelos hipotéticos
bidimensionales se examinan cualitativamentepara mostrar el efecto de las
variaciones en los parámetros de control en las aguas subterráneas regionales
sistema de flujo
Congelar y Witherspoon, 1967
2.2 MODELO CONCEPTUAL: DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS GENERALES
Para resolver cualquier problema de agua subterránea específico del sitio, el
hidrogeólogo debe ensamblar y
analizar datos de campo relevantes y articular aspectos importantes del sistema
de agua subterránea.
La síntesis de lo que se conoce sobre el sitio es un modelo conceptual (Kresic y
Mikszewski, 2013). Comúnmente, las regulaciones estatales y federales de EE.
UU. Relacionadas con las aguas subterráneas
desarrollo, identificación de fuentes de contaminantes y remediación requieren la
formulación
de un modelo conceptual del sitio (SCM), también conocido como un modelo de
sitio conceptual. por
ejemplo, la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA de los Estados
Unidos, 2003, p.13) establece
que un SCM para evaluar la viabilidad de la restauración de aguas subterráneas
en RCRA y
Sitios Superfund: "sintetiza datos adquiridos de investigaciones históricas,
caracterización de sitios,
y operación del sistema de remediación. .El modelo conceptual sirve como base
para
evaluar el potencial de restauración del sitio. "de propósito para los modelos
genéricos interpretativos son:
Desarrollamos un modelo de estado estacionario de un sistema simple hipotético
de agua subterránea / lago para probar el
sensibilidad del nivel del lago calculado al valor de la conductividad hidráulica
utilizada para representar el
lago (K2) relativo a la conductividad hidráulica del acuífero (K1).
Anderson y otros, 2002
El modelo conceptual IA generalmente se construye para un entorno
hidrogeológico específico del sitio, pero puede
también se construirá para un entorno geológico genérico (figura 2.1, invierno,
2001). La mayoría del agua subterránea
problemas serán abordados con un modelo matemático desarrollado a partir de la
conceptual
modelo. En general, cuanto más se aproxima el modelo conceptual a la situación
de campo,
es más probable que el modelo numérico dé pronósticos razonables. El nivel de
detalle
necesario es determinado por el propósito de modelado, los datos de campo
disponibles, y la práctica
límites de la construcción de la complejidad en el modelo numérico. En la práctica,
es deseable esforzarse
para la parsimonia en el diseño del modelo conceptual, lo que implica que lo
conceptual
modelo se simplifica para incluir solo los procesos importantes para abordar el
propósito
Figura 2.1 Modelo conceptual genérico de un gran valle ribereño con terrazas
(Winter et al., 1998).
aún tiene suficiente complejidad para representar el comportamiento relevante del
sistema. Si es necesario, más
la complejidad se puede agregar más adelante en el proceso de modelado
revisando el modelo conceptual.
Construir sobre los conceptos generales presentados arriba ha producido muchas
definiciones de
modelo conceptual en la literatura hidrogeológica. De acuerdo con Zheng y
Bennett
(2002), el desarrollo de un modelo conceptual es "sinónimo de caracterización del
sitio"
de modo que el modelo conceptual es una integración de los componentes
hidrogeológicos locales y regionales relevantes
información utilizando suposiciones simplificadoras e interpretaciones cualitativas
de
procesos de flujo y transporte específicos del sitio. A continuación se muestra una
muestra de otras definiciones.
Un modelo conceptual de flujo de aguas subterráneas es una simplificación de un
problema de aguas subterráneas del mundo real tal
que (1) captura las características esenciales del problema del mundo real y (2) se
puede describir
matemáticamente.
Haitjema, 1995
. modelización conceptual o interpretación de las características y dinámica
del sistema físico.
ASTM, 2008
Un modelo hidrogeológico conceptual es una construcción mental o hipótesis
acompañada de elementos verbales, pictóricos,
interpretaciones diagramáticas y / o tabulares y representaciones de las
condiciones hidrogeológicas del sitio
así como la dinámica de flujo / transporte correspondiente.
Neuman y Wierenga, 2002
Un modelo conceptual es una hipótesis en evolución que identifica las
características, procesos y eventos importantes
controlar el flujo de fluidos y el transporte contaminante de consecuencia en un
sitio de campo específico en el contexto
de un problema reconocido
NRC, 2001
Un modelo conceptual consolida la comprensión actual de los procesos clave de
las aguas subterráneas
sistema, incluida la influencia de las tensiones, y ayuda a comprender los posibles
cambios futuros.
Barnett et al., 2012
Definimos un modelo conceptual como una representación cualitativa de un
sistema de agua subterránea
que se ajusta a los principios hidrogeológicos y se basa en geológicos, geofísicos,
hidrológica, hidrogeoquímica y otra información auxiliar (Tabla 2.1). Diseño
de un modelo conceptual normalmente debe considerar nueve fuentes de datos:
geomorfología,
geología, geofísica, clima, vegetación, suelos, hidrología, hidroquímica /
geoquímica,
y aspectos antropogénicos (Kolm, 1996). Como tal, un modelo conceptual incluye
caracterización tanto del marco hidrogeológico (figura 2.2 (a)) como del sistema
hidrológico
sistema (Fig. 2.2 (b)).
Tipos de datos potencialmente utilizados en la construcción de un modelo
conceptual de sitio hidrogeológico
(Alley et al., 1999)
Marco físico
Mapas topográficos que muestran la red de drenaje de corriente, cuerpos de agua
superficial, accidentes geográficos,
características culturales, y ubicaciones de estructuras y actividades relacionadas
con el agua
Mapas geológicos de depósitos superficiales y roca madre
Mapas hidrogeológicos que muestran la extensión y los límites de los acuíferos y
las unidades de confinamiento
Mapas de cimas y fondos de acuíferos y unidades de confinamiento
Mapas de espesor saturados de acuíferos no confinados (nivel freático) y
confinados
Promedio de mapas de conductividad hidráulica para acuíferos y unidades de
confinamiento y mapas de transmisividad para
acuíferos
Mapas que muestran variaciones en el coeficiente de almacenamiento para
acuíferos
Estimaciones de la edad del agua subterránea en ubicaciones seleccionadas en
acuíferos
Presupuestos hidrológicos y tensiones
Datos de precipitación
Datos de evaporación
Datos de flujo, que incluyen mediciones de ganancia y pérdida de flujo entre
estaciones de medición
Mapas de la red de drenaje de la corriente que muestran la extensión del flujo
normalmente perenne, normalmente seco
canales, y normalmente flujo estacional
Estimaciones de la descarga total de aguas subterráneas a las corrientes
Mediciones de descarga de primavera
Mediciones de derivaciones de agua superficial y flujos de retorno
Cantidades y ubicaciones de desvíos entre cuencas
Historia y distribución espacial de las tasas de bombeo en acuíferos
Cantidad de agua subterránea consumida para cada tipo de uso y distribución
espacial de los flujos de retorno
Mapas de hidrogramas y de cabeceras históricas (nivel de agua) para acuíferos
Ubicación de las áreas de recarga (recarga regional de precipitación, pérdida de
arroyos, áreas irrigadas,
recargar cuencas y recargar pozos) y estimaciones de recarga
Marco químico
Características geoquímicas de los materiales de la tierra y del agua subterránea
natural en los acuíferos
y unidades de confinamiento
Distribución espacial de la calidad del agua en acuíferos, tanto a nivel local como
con profundidad
Cambios temporales en la calidad del agua, particularmente para los
contaminados o potencialmente vulnerables
acuíferos no confinados
Fuentes y tipos de contaminantes potenciales
Características químicas de aguas o líquidos residuales introducidos
artificialmente
Mapas de uso de la tierra / suelo a diferentes escalas, según las necesidades del
estudio
Calidad del flujo (muestreo de calidad del agua en el espacio y el tiempo),
particularmente durante períodos de
flujo bajo

Al desarrollar un modelo conceptual, el modelador organiza, analiza y sintetiza


datos hidrogeológicos pertinentes, a menudo con la ayuda de una herramienta de
base de datos, como
sistema de información (GIS) (Recuadro 2.1). Además de los datos basados en
SIG, se toman datos
de informes producidos por consultores, encuestas geológicas y de agua
estatales, y
agencias como el Servicio Geológico de EE. UU., junto con documentos
publicados en
Revistas. Los componentes clave de un modelo conceptual incluyen
límites;hidrostratigrafía
y estimaciones de parámetros hidrogeológicos; direcciones generales del flujo de
aguas subterráneas y
fuentes y sumideros de agua; y un presupuesto de agua subterránea basado en el
campo. Aunque los datos para un
modelo conceptual puede almacenarse dentro de un SIG, el modelo conceptual se
presenta típicamente
en una serie de diagramas, que incluyen secciones transversales, diagramas de
vallas y tablas.
Al desarrollar un modelo conceptual, es útil considerar la configuración regional en
Para comprender cómo la hidrogeología regional influye en el flujo de agua
subterránea en el
Área de estudio. Para modelos en los Estados Unidos, información sobre
hidrogeología regional
JH

Mapa de unidades litológicas [suelo y roca]


-columna estratigráfica geológica [suelo y roca]
-perfil de permeabilidad del suelo

- porosidad primaria asignada y permeabilidad de unidades litológicas


-hidrología: propiedades de acuífero determinadas a partir de estudios o pruebas en el laboratorio o in
situ
-faults & fracture zone mao estructural & geomorphic-discontinuities
- modelos del marco geológico subsuperficial y cortes transversales
-formados de marco geológico subsuperficial alternativo y secciones transversales

unidades hydrostratigraphic thicness, storavity conductividad hidráulica


unidades hidrostructurales. espesor, hidráulico, conductividad storavity

modelo hidrogeológico
Unidades de confinamiento de acuíferos
continuidad geomorfológica geológica
unidades heterogéneas homogéneas
unidades anisotrópicas isotrópicas
confinado hidrológico no confinado
respuesta
dimensionalidad
Mapa de unidades litológicas [suelo y roca]
-columna estratigráfica geológica [suelo y roca]
-perfil de permeabilidad del suelo

- porosidad primaria asignada y permeabilidad de unidades litológicas


-hidrología: propiedades de acuífero determinadas a partir de estudios o pruebas en el laboratorio
o in situ
-faults & fracture zone mao estructural & geomorphic-discontinuities
- modelos del marco geológico subsuperficial y cortes transversales
-formados de marco geológico subsuperficial alternativo y secciones transversales

unidades hydrostratigraphic thicness, storavity conductividad hidráulica


unidades hidrostructurales. espesor, hidráulico, conductividad storavity

modelo hidrogeológico
Unidades de confinamiento de acuíferos
continuidad geomorfológica geológica
unidades heterogéneas homogéneas
unidades anisotrópicas isotrópicas
confinado hidrológico no confinado
respuesta
dimensionalidad
Recuadro 2.1 Sistemas de información geográfica (SIG)
Un sistema de información geográfica (GIS) es un programa de computadora o un conjunto de
programas que almacena,
manipula, analiza, recupera y muestra datos referenciados en espacio y tiempo. Como tal, un SIG
es una herramienta conveniente para almacenar, organizar y mostrar datos que forman el
concepto
modelo de un sistema de flujo de aguas subterráneas. Hay muchos programas SIG que incluyen
QGIS, que
es gratis y de código abierto. Los datos de un SIG se pueden ingresar en una interfaz gráfica de
usuario (GUI; Sección
3.6), y la mayoría de las GUI tienen capacidades GIS incorporadas.
Además de la posición geográfica, los datos en un SIG tienen propiedades asociadas (llamadas
"metadatos").
Las propiedades incluyen el tipo de medición, como la elevación del nivel del agua o la
conductividad hidráulica.
El período de tiempo asociado con la medición también se especifica típicamente. USGS
(2007) presentan una descripción general de SIG. Kresic y Mikszewski (2013) discuten GIS dentro
de
el contexto de diseñar un modelo de sitio hidrogeológico y revisar el conjunto de programas en
GIS for Desktop (ver su Capítulo 3). Aunque algunos análisis de aguas subterráneas relativamente
simples
puede realizarse dentro de un SIG (por ejemplo, ver Minor et al., 2007), un SIG por sí mismo no es
un agua subterránea
modelo. Los datos se pasan del SIG para la entrada a un modelo de agua subterránea, o el SIG
puede ser
vinculado directamente a un código de aguas subterráneas (por ejemplo, Martin et al., 2005;
también ver a Tsou y Whittemore,
2001; Pint y Li, 2006; Steward y Bernard, 2006). Pinder (2002) proporcionó detalles
(Continúa)
Recuadro 2.1 Sistemas de información geográfica (GIS) dcont'd
instrucciones sobre el modelado con Argus ONE GIS vinculado al Código de Transporte de
Princeton,
MODFLOW y MT3D.
También hay herramientas SIG de funciones especiales que interactúan con los códigos de aguas
subterráneas (por ejemplo, Lin
et al., 2009; Meyer et al., 2012; Ajami et al., 2012). Una captura de pantalla de una de esas
herramientas diseñada
para calcular la recarga y descarga del agua subterránea se muestra en la Fig. B2.1.1.
Figura B2.1.1 Captura de pantalla modificada de una interfaz gráfica de usuario basada en SIG que
muestra el
mapa de recarga y descarga estimado de una cuenca de agua subterránea en un entorno húmedo
en Central
Wisconsin, EE. UU. Los colores azul y verde denotan áreas de recarga; rojo y amarillo indican
descarga
áreas Las características del agua superficial se muestran como líneas de color y polígonos (Lin et
al., 2009).

2.3 COMPONENTES DE UN MODELO CONCEPTUAL


Un modelo conceptual diseñado para la mayoría de los modelos de flujo de aguas
subterráneas, como mínimo,
incluye información sobre los límites; hidrostratigrafía y propiedades
hidrogeológicas;
fluir direcciones y fuentes y sumideros; y una estimación basada en el campo de
los componentes del
presupuesto de aguas subterráneas. Además, cualquier información que ayude a
definir y restringir el
la conceptualización, como la información sobre la química del agua, se usa
cuando está disponible.
Las calculadoras de ingeniería y los modelos genéricos (Sección 1.3) no requieren
un desarrollo completo
modelo conceptual.
2.3.1 Límites
Las condiciones hidrológicas a lo largo de los límites del modelo conceptual
determinan
las condiciones de contorno matemático (Sección 3.3) del modelo numérico.
Límite
las condiciones son un componente clave de un modelo matemático (Sección 1.2)
y fuertemente
influir en las direcciones de flujo calculadas por un modelo numérico de estado
estacionario y la mayoría de las transitorias
modelos.
Los límites incluyen características hidráulicas tales como divisiones de agua
subterránea y física
características tales como cuerpos de agua superficial y roca relativamente
impermeable. El agua
la tabla generalmente forma el límite superior de un modelo numérico
tridimensional.
Idealmente, los límites laterales e inferiores deberían estar alineados con los
límites físicos o hidráulicos
características que no se mueven o cambian a medida que cambian las
condiciones hidrológicas. Éstas incluyen
divisiones de aguas subterráneas relativamente estables; el océano y asociado
relativamente estable
interfaz agua salada / agua dulce en un acuífero costero (Fig. 2.3); grandes lagos
y ríos
que están conectados al sistema de agua subterránea; roca relativamente
impermeable (p.
granito, pizarra y arcilla no fracturados) (figura 2.3); y zonas de fallas relativamente
impermeables
(Fig. 2.4). Sin embargo, el modelador debe ser consciente de que en algunos
entornos el agua subterránea
las divisiones pueden moverse en respuesta al bombeo (p. ej., Sheets et al., 2005)
o cambios en
recargar. Del mismo modo, los niveles de agua en los lagos y ríos, e incluso en el
océano (Konikow,
2011), podría cambiar en respuesta al bombeo, el cambio climático y los cambios
en la tierra
utilizar. El modelador debe evaluar si el potencial para cambiar las condiciones a
lo largo de un
el límite comprometerá los resultados del modelado. Cambios transitorios en la
ubicación y
las condiciones hidráulicas a lo largo de un límite en principio se pueden
incorporar a un numérico
modelo; sin embargo, esto supone que esas fluctuaciones se han medido o
pueden ser
estimado a priori, que a menudo es difícil de hacer.
Los límites se identifican a partir de mapas potenciométricos, topográficos y
geológicos de
la región y el sitio. Si la ubicación de una división de aguas subterráneas se
determina a partir de un
mapa topográfico, el modelador debe reconocer que las divisiones de aguas
subterráneas no
siempre coinciden con las divisiones topográficas (Winter et al., 2003; Pint et al.,
2003). Eso
puede no ser posible o conveniente para rodear todo el dominio del problema con
hidráulica
o características físicas. Si no hay características hidráulicas o físicas cerca del
área de interés que puede servir como límites, el SCM se establece dentro de un
área más grande (regional)
modelo conceptual (Fig. 2.5). Entonces, el modelo numérico tendrá dos niveles de
detalle
con una representación más detallada en el dominio del modelo primario (campo
cercano) y menos
detalle en el sistema regional más grande de aguas subterráneas (campo lejano).
Condiciones de frontera en
el modelo numérico de campo cercano se determina a partir de las condiciones en
el conceptual regional
modelo, o puede calcularse a partir de la solución de campo lejano del
Hidroestratigrafía y propiedades hidrogeológicas
El material geológico en el interior del modelo conceptual debe describirse como
comprensivo como práctico. Tradicionalmente, un sistema de agua subterránea se
caracteriza como
acuífero o una secuencia de acuíferos y lechos de confinamiento (Fig. 2.6 (a)). Un
acuífero es un geológico
unidad, o serie de unidades geológicas conectadas hidráulicamente, que
almacena y transmite
cantidades de agua subterránea (definición modificada de Kresic y Mikszewski,
2013,
pag. 49), donde se entiende que "significativo" es subjetivo y está relacionado con
la cantidad de
agua que puede bombearse para un uso específico (por ejemplo, doméstico,
municipal,
agrícola, o industrial).
Un lecho de confinamiento es una unidad geológica, o una serie de unidades
geológicas conectadas, de relativamente
baja permeabilidad que puede almacenar pero no transmite cantidades
significativas de agua
Un lecho de confinamiento (o unidad de confinamiento) confina hidráulicamente el
acuífero debajo de él para que
la cabeza en el acuífero se eleva por encima de la elevación de la base del lecho
de confinamiento superior.
Las unidades de baja permeabilidad también pueden ocurrir por debajo de los
acuíferos, por lo que un acuífero confinado puede ser
atado por lechos de confinamiento arriba y abajo (Fig. 2.6 (a)). Los términos
aquitard, aquiclude,
y aquifuge se han utilizado para describir las propiedades de transmisión relativas
del confinamiento
camas: un acuitardo retarda pero no previene el flujo; un acuicludo "excluye" el
flujo pero
puede permitir que pase algo de agua; un aquifuge es impermeable. Actualmente
confinado
cama y aquitard son los términos genéricos preferidos para el material
lateralmente continuo de baja
permeabilidad. Aquiclude y aquifuge rara vez se utilizan en la medida en que un
aquiclude es un
Aquitard y Aquifuge no es un término útil porque pocas unidades geológicas están
completamente
impermeable (Fig. 2.6 (a, b)) como fue señalado hace mucho tiempo por T.C.
Chamberlin (1885).
Los términos acuitardo y cama confinada a menudo se usan indistintamente, pero
algunos autores
(por ejemplo, Cherry et al., 2006, p.1) distinguen entre los dos, señalando que no
todos los acuitardos
confinar hidráulicamente un acuífero. Por ejemplo, el lecho rocoso de baja
conductividad hidráulica,
en la figura 2.6 (b), es un acuitarro, pero no un lecho de confinamiento. Aquitards y
camas confinadas pueden ser
discontinuo y / o con fugas (debido a la permeabilidad primaria y / o fracturas
secundarias)
(Fig. 2.6 (b)). Las discontinuidades en una cama de confinamiento a veces se
llaman ventanas. Investigadores
en Minnesota (por ejemplo, ver Green et al., 2012) introdujo el término
"aquitardifer"
para describir un lecho de confinamiento que tiene baja conductividad hidráulica
vertical pero horizontal
conductividad hidráulica de la misma magnitud que un acuífero.
Los geólogos dividen las rocas en tres categorías generales basadas en la
génesis: sedimentaria,
ígneo y metamórfico. Las rocas ígneas se subdividen en rocas intrusivas formadas
debajo de la superficie de la tierra y rocas extrusivas formadas en la superficie de
la tierra. En el campo,
los geólogos agrupan rocas en formaciones basadas en características físicas
(litología),
incluyendo mineralogía y extensión lateral. Los hidrogeólogos refinan tales
agrupaciones en
unidades hidrostratigráficas basadas en la naturaleza y conectividad de las
aberturas (vacío
espacio) en la roca (Recuadro 2.2), que determina las propiedades de transmisión
y almacenamiento.
El espacio vacío se caracteriza por la porosidad y la permeabilidad. La porosidad
primaria se refiere
al espacio vacío presente cuando se formó la roca; porosidad secundaria se
refiere a
aberturas (por ejemplo, fracturas, canales de solución) creadas después de que se
formó la roca. Eficaz
la porosidad, una medida del espacio vacío interconectado, es importante en el
seguimiento de partículas
(Cuadro 8.1). La permeabilidad cuantifica la capacidad del espacio vacío
interconectado para transmitir
fluidos. En hidrología de aguas subterráneas, la permeabilidad se expresa más
explícitamente como hidráulica
conductividad porque el fluido de interés suele ser agua. Maxey (1964) introdujo el
unidad hidrostratigráfica para abarcar un acuífero identificable y confinamiento
asociado
camas Tenía la intención de que la unidad hidrostratigráfica sea similar en
concepto a la estratigráfica
unidades definidas por los geólogos, pero su definición resultó problemática. Para
nuestros propósitos, un
unidad hidrostratigráfica se compone de material geológico contiguo con hidráulica
similar
propiedades (Seaber, 1988). Las unidades hidroestratigráficas también se llaman
hidrogeológicas o
unidades geohidrológicas. Varias formaciones geológicas se pueden combinar en
una sola hidrostratigraphic
unidad o una formación geológica se puede subdividir en acuíferos y confinar
camas; la hidrostratigrafía de las mismas unidades geológicas puede variar
regionalmente (figura 2.7).
Las unidades hidrostratigráficas tienen una connotación regional. En la escala del
sitio, es común
referirse a las hidrofugas para connotar una unidad hidrostratigráfica a escala de
sitio; una hidrofactividad abarca
material poroso interconectado de propiedades hidráulicas relativamente
homogéneas (Poeter y
Gaylord, 1990). Debido a que las hidrofacturas se definen en función de la
continuidad hidráulica, es posible que no
ser lo mismo que una facies geológicamente definida, que es un depósito contiguo
que tiene similar

Cuadro 2.2 Describiendo el espacio vacío


Los geólogos describen las rocas en términos de tamaño de grano y mineralogía
del marco sólido de
material poroso Los hidrogeólogos en cambio se enfocan en el espacio vacío
dentro del marco sólido.
En este cuadro, proporcionamos información general sobre las características
hidráulicas de
materiales que típicamente comprenden acuíferos y camas confinadas y forman
hidrostratigraphic
unidades e hidrofugas (Sección 2.3). Para una discusión más extensa de estos
temas, el lector
se hace referencia a las Secciones 5.3, 5.4, 5.5 en Fitts (2013). Información
cualitativa sobre la naturaleza y la conectividad
del espacio vacío en las unidades hidrostratigráficas y las hidrofugas debe
incluirse en
el modelo conceptual porque esta información es útil para evaluar los valores de
los parámetros iniciales
para el modelo conceptual y para evaluar la razonabilidad del parámetro calibrado
final
valores.
La arena y la piedra arenisca generalmente tienen aberturas bien conectadas que
resultan en un alto nivel primario
porosidad y permeabilidad. La arena y las areniscas eólicas (depositadas por el
viento) son más homogéneas
que otros tipos de arenas y areniscas. En algunas areniscas, porosidad primaria y
la permeabilidad puede ser aumentada por fracturas. Las características
hidráulicas del carbonato sedimentario
la roca (por ejemplo, piedra caliza y dolomita) es muy variable (figura 2.14 (a));
estas rocas a menudo
contener fracturas mejoradas por solución. Algunas rocas de carbonato tienen una
densa red de conductos bien conectados
fracturas para que en los modelos a gran escala la unidad funcione efectivamente
como un continuo
medio poroso, también conocido como medio poroso equivalente (EPM). Esto es
importante porque
cuando se representa como un EPM, el acuífero se puede simular utilizando un
flujo estándar de agua subterránea
código (por ejemplo, Scanlon et al., 2002; Rayne et al., 2001). Terreno
caracterizado por grandes fracturas abiertas
y conductos, y características de la solución tales como sumideros en el paisaje
(figura 2.14 (a)) son conocidos
como karst, que generalmente está subyacente en la roca carbonatada. Flujo de
conductos dentro de una matriz de poros
el material se puede simular usando opciones especiales incluidas en la mayoría
del flujo de agua subterránea estándar
códigos (Sección 4.2) pero si el flujo del conducto es dominante, puede ser
necesario usar un agua subterránea especial
código de flujo que simula el flujo dentro de una red de fracturas y conductos
(Sección 12.2).
La mayoría de las rocas metamórficas y las rocas ígneas intrusivas, que se
conocen colectivamente como cristalinas
roca, tienen poca o ninguna porosidad o permeabilidad primaria y a menudo se
simulan como
límites al flujo (figuras 2.3, 2.6 (b), 2.9 (a)). Sin embargo, dependiendo de la
historia geológica de la
área, la roca cristalina puede adquirir porosidad secundaria apreciable y
permeabilidad en la forma de
fracturas y zonas desgastadas (Fig. 2.14 (b)). Tensiones tectónicas
compresionales y extensionales,
el fracturamiento por liberación de presión y la contracción durante el enfriamiento
contribuyen a la permeabilidad secundaria.
La erosión de la roca cristalina forma un depósito conocido como saprolita que
tiene una gran porosidad de
40-50% y puede ceder agua a los pozos (Fetter, 2001). En general, los sistemas
de fractura en cristalino
las rocas disminuyen en importancia con la profundidad. Sin embargo,
observaciones en minas y rendimientos de pozos
terminados en granito indican que los sistemas de fractura pueden estar presentes
a profundidades que exceden los 1600 m
(Fetter, 2001). Las rocas ígneas extrusivas como los flujos de lava a menudo
tienen una alta permeabilidad secundaria
en forma de fracturas y espacios vacíos creados cuando la lava se enfriaba en la
superficie. Por consiguiente,
la roca volcánica puede formar acuíferos productivos (figura 2.14 (c)). Como en las
rocas carbonatadas, si
fracturas en rocas metamórficas, ígneas, o rocas y / o conductos sedimentarios en
rocas volcánicas
rocas forman las rutas principales para la transmisión de agua, puede ser
necesario utilizar un
Código de flujo de aguas subterráneas que resuelve el flujo en conjuntos de
fracturas o conductos (Sección 1.2).
Cuadro 2.2 Describiendo el vacío Spacedcont'd
Las unidades de confinamiento (acuitardos) están generalmente compuestas de
pizarra o arcilla, que generalmente tienen poca
permeabilidad. Sin embargo, no es raro que las unidades de confinamiento tengan
fracturas que pueden
impartir significante porosidad secundaria y permeabilidad. Por ejemplo,
aquitardifers (verde
et al., 2012) son rocas sedimentarias predominantemente con baja conductividad
hidráulica vertical y
fracturas paralelas a los planos de estratificación que imparten una alta
conductividad hidráulica horizontal.
propiedades físicas y se depositó en el mismo entorno geológico. Ejemplos de
Los ambientes deposicionales son: el margen de hielo de un glaciar (depósito de
contacto con el hielo), el océano
costa (arena de playa), y a lo largo de un frente de montaña (un depósito de
abanicos aluviales). Los geólogos usan
modelos de facies para resumir información genérica sobre configuraciones
deposicionales (figura 2.8). UN
El modelo de facies geológicas podría ser útil para interpretar la hidrostratigrafía
del sitio (Anderson,
1989) y la estimación de la geometría y las características hidráulicas de las
hidrofacturas. Sin embargo,
los depósitos representados en un modelo geológico de facies son para una
representación idealizada de un depositional
el ambiente y los depósitos en cualquier sitio de campo específico no estarán
presentes exactamente como se representan
en el modelo. Kresic y Mykszewski (2013), Fitts (2013), Fetter (2001), Back et al.
(1988) y Davis y DeWeist (1966) presentan información hidrogeológica resumida
para un utilizado en la práctica actual, pero el concepto es importante y relevante
para el diseño del modelo desde
podría ser necesario incluir este tipo de características en un SCM.
El modelador podría encontrar que las unidades hidrostratigráficas ya están
definidas para la región
de interés en una forma similar a la Fig. 2.7. El grosor de las unidades
hidrostratigráficas
se puede determinar a partir de mapas isopach, que muestran contornos de igual
grosor
(Fig. 2.10), o de registros de perforaciones y pozos. En la escala del sitio, las
hidrofacturas están definidas
usando perforaciones en el sitio (Fig. 2.9 (a)). Los registros geofísicos de pozo
ayudan a delinear la hidrostratigraphic
unidades (figura 2.7) y métodos geofísicos de superficie, como el trapecio
radar proporcionar "instantáneas" de la hidronetratigrafía en algunos depósitos
entornos (por ejemplo, Lunt and Bridge, 2004; Lowry et al., 2009). Eléctrico y
sísmico
los métodos son útiles en entornos costeros donde hay agua salina (por ejemplo,
Barlow, 2003).

Las unidades hidrostratigráficas y las hidrofacturas se muestran en columnas


estratigráficas
(Fig. 2.7), secciones transversales (figura 2.9 (a, b)), diagramas de cerca (figura
2.11) y diagramas de bloques
(Fig. 2.12). Una herramienta GIS (Cuadro 2.1) podría usarse para ayudar a
organizar y mostrar información
de perforaciones (Fig. 2.13 (a, b)).
Las estimaciones de las propiedades hidrogeológicas se deben especificar para
cada hidrostratigraphic
unidad o hidrofugas usando datos de campo cuando estén disponibles (Fig. 2.9 (a,
b)).Si es relevante
los datos específicos del sitio no están disponibles, los valores pueden estimarse a
partir del trabajo previo de áreas cercanas al sitio y de la literatura. Para ayudar en
la asignación de parámetros, información
sobre el entorno deposicional y la historia geológica, así como generalizaciones
sobre la cantidad y conectividad del espacio vacío en cada unidad
hidrostratigráfica /
las hidrofugas se incluyen comúnmente en el modelo conceptual (Recuadro
2.2). El parámetro
los valores asignados al modelo conceptual se usarán como las estimaciones
iniciales de los parámetros
al inicio de la calibración del modelo (Fig. 9.1). Todos los modelos de flujo de agua
subterránea requieren información
en conductividad hidráulica. Simulaciones dependientes del tiempo (transitorias)
(Capítulo 7)
también requieren valores de parámetros de almacenamiento (Sección 5.4) para
cada unidad hidrostratigráfica /
hidrofugas. Las simulaciones de seguimiento de partículas requieren información
sobre la porosidad efectiva
2.3.3 Dirección de flujo y fuentes y sumideros
El flujo de agua subterránea dentro del dominio del problema del modelo
conceptual está representado por
líneas de flujo de agua subterránea esquemáticas o flechas en mapas
potenciométricos o hidrogeológicos
secciones transversales (figuras 2.1, 2.6, 2.9 (b), 2.12, 2.14 (b, c), 2.15). Las
direcciones de flujo general son
determinado a partir de los mapas de contorno de la capa freática y la superficie
potenciométrica
(Fig. 2.5), si está disponible, o a partir de información sobre niveles de agua,
límites y ubicaciones
de las áreas de recarga y descarga. Si hay más de un acuífero presente,
direcciones de flujo
se muestran para cada acuífero (figura 2.9 (b)). Las cabezas medidas en pozos
anidados, si están disponibles, proporcionan
información sobre la dirección del flujo vertical y ayuda a identificar la profundidad
de un flujo
sistema. Debido a que las visualizaciones de flujo de ruta se ven afectadas por la
anisotropía y la exageración vertical
(Recuadro 5.2), es una buena práctica incluir una sección transversal que no
tenga exageración vertical
(por ejemplo, la Fig. 4.1.1 (b) en el cuadro 4.1). Una sección transversal sin
exageración vertical es
también es útil para mostrar las verdaderas escalas relativas del sistema de agua
subterránea donde la profundidad de
el sistema es típicamente mucho menos que su longitud (cuadro 4.1).
Hidrogramas de las fluctuaciones del nivel del agua en los pozos de observación,
especialmente a largo plazo
se deben compilar los pozos de monitoreo (Taylor y Alley, 2002; Feinstein et al.,
2004),
analizado y almacenado en la base de datos del modelo conceptual. Esta
información será
útil para documentar si se necesita un modelo transitorio o de estado estable para
abordar
el objetivo de modelado (Sección 7.2). Ejemplos de hidrogramas para pozos
terminados en
se puede ver una amplia gama de acuíferos en los Estados Unidos en el sitio web
de USGS
(http://groundwaterwatch.usgs.gov/).
Deben ubicarse fuentes importantes y sumideros de agua dentro del dominio del
problema
descrito. La adición de agua comúnmente incluye la precipitación que se infiltra en
la superficie de la tierra
que cruza el nivel freático para convertirse en recarga de agua subterránea (figura
2.9 (b); recuadro 5.4). En
algunos ajustes hidrogeológicos, el sistema de agua subterránea se puede
recargar por la montaña
escorrentía de frente o de pendiente (figura 2.15), filtración de sumideros (figura
2.14 (a)) y agua superficial
cuerpos incluyendo lagos y ríos (Fig. 2.14 (c)), así como también embalses,
canales y detención
estanques (Fig. 2.15). El agua también se puede ingresar mediante actividades de
reutilización y eliminación del agua, como la inyección.
pozos y galerías de infiltración de recarga artificial. Los sumideros de agua
incluyen cualquier característica
que elimina el agua subterránea del sistema, como la descarga difusa a los
humedales, la superficie
cuerpos de agua y océanos (figuras 2.1, 2.6 (a, b), 2.9 (b), 2.12), descarga de
línea a las baldosas de drenaje
y túneles, y punto de descarga para bombear pozos y manantiales (figura 2.14
(c)). Cuando el nivel freático está cerca de la superficie de la tierra, la pérdida de
agua también puede ocurrir por evapotranspiración,que incluye la evaporación
directamente de la zona saturada y la transpiración de las plantas cuyas raíces
penetran en la capa freática (figura 2.15). Fuentes y sumideros de agua del los
bordes exteriores del dominio del problema (límites del perímetro) también deben
describirse.
Por ejemplo, un poco de flujo de agua subterránea puede entrar o salir del dominio
del problema a través de fracturas en el lecho de roca que forma el límite inferior
(y / o lateral) del modelo. Agua subterránea también puede entrar y salir del
modelo a lo largo de los límites por debajo del flujo (Fig. 2.15).
Representando el intercambio de agua entre las características del agua
superficial y las aguas subterráneas
a menudo es un paso crítico al diseñar el modelo numérico. Afortunadamente, las
aguas subterráneas
los códigos de modelado suelen incluir opciones para simular la superficie del
suelo
interacción con el agua (Secciones 4.3, 6.4, 6.5, 6.6, 6.7). En climas húmedos,
aguas superficiales
las características a menudo están bien conectadas a los sistemas de aguas
subterráneas cercanas a la superficie y son importantes
áreas de descarga (figuras 2.1, 2.6 (a, b), 2.9 (b), 2.12) (y / o recarga, figura 2.14
(c)). Sin embargo,
las características del agua superficial, particularmente en climas áridos, pueden
separarse hidráulicamente
del sistema de agua subterránea por una zona no saturada y tienen poca o
ninguna influencia directa
en el flujo del agua subterránea. En esas situaciones, el grado de interacción entre
las aguas superficiales
y el agua subterránea subyacente está determinada por las propiedades
hidráulicas de los insaturados
zona de agua de la zona y la superficie. Los sistemas de aguas subterráneas
profundas pueden no tener conexión directa
con características de agua superficial cuando los acuitardos desvían el flujo hacia
la dirección horizontal
(Fig. 2.6 (b)). Sin embargo, el agua de un sistema de aguas subterráneas regional
más profundo puede ser
recargados en un área de recarga regional cerca de la superficie (figura 2.6 (b)) y /
o pueden descargar a
sistemas de aguas subterráneas superyacentes en un área regional de descarga
de aguas superficiales (Fig. 2.6 (a)).
Por lo tanto, puede ser necesario incluir esos sistemas de flujo más profundo, o al
menos las contribuciones
de esos sistemas, en un modelo centrado en el flujo de aguas subterráneas
cercanas a la superficie.
Al desarrollar el modelo conceptual, información sobre las tasas de recarga,
bombeo, evapotranspiración, flujo de base, flujo de primavera, así como
subdesbordamiento y otros
los flujos fronterizos se compilan o se estiman junto con la información sobre el
tiempo
y variabilidad espacial de las condiciones de recarga / descarga. Esta información
también se usa
para desarrollar la entrada del modelo que incluye los objetivos de calibración
(Sección 9.3).
2.3.4 Componentes del presupuesto de agua subterránea
Una tabulación de las estimaciones basadas en el campo de los componentes
presupuestarios del agua subterránea debe ser parte de
cada modelo conceptual con el fin de proporcionar una comprensión inicial de las
entradas y
salidas. Durante la calibración del modelo numérico, el presupuesto de agua
subterránea en el campo
se puede comparar con el presupuesto de agua subterránea calculado por el
modelo numérico. los
El presupuesto de agua subterránea se desarrolla para el área o volumen
representado por el
modelo y durante un período de tiempo específico, es decir, días, meses, años o
incluso décadas
(Tabla 2.2), o para condiciones promedio estacionales o anuales (equilibrio) (Fig.
2.16).
La ecuación de presupuesto de agua en su forma más simple es:
Entrada ¼ de salida þ /? D en almacenamiento (2.1)
Un presupuesto integral de agua para todo el sistema hidrológico (mesa lateral
izquierda
en la figura 2.16) puede desarrollarse además de un presupuesto de aguas
subterráneas (mesa lateral derecha
en la figura 2.16). El presupuesto hidrológico incluye precipitación, evaporación,
evapotranspiración,
y los flujos de aguas superficiales además de los flujos de agua subterránea. Para
un agua subterránea
presupuesto, entrada incluye recarga de precipitación u otras fuentes de recarga
(por ejemplo, recarga del frente de montaña), filtración de cuerpos de agua
superficiales, fluya hacia el agua subterránea
sistema desde lecho de roca o unidades hidrogeológicas fuera de los límites del
modelo,
recarga de riego, inyección de agua a través de pozos y cualquier otra adición de
agua
al sistema. El flujo de salida incluye descarga de aguas subterráneas a cuerpos de
agua superficiales,
evapotranspiración, bombeo, flujo de primavera, descarga a través de las caras de
filtración a lo largo de pendientes,
y cualquier otra pérdida de agua del sistema. El cambio en el almacenamiento
ocurre cuando
el flujo de entrada no se equilibra con el flujo de salida, lo que resulta en una
pérdida o ganancia en el almacenamiento del agua subterránea
y el cambio que lo acompaña en la cabeza del agua subterránea.
La construcción de un presupuesto de agua subterránea para un modelo
conceptual ayuda al modelador a evaluar
si todos los componentes y procesos importantes del sistema de agua subterránea
han sido considerados y cómo interactúan. Sin embargo, la estimación de los
componentes de un
El presupuesto de aguas subterráneas es difícil y está lleno de incertidumbre,
especialmente si la literatura
los valores y el juicio profesional son la principal fuente de información. Para eso
razón, los modelos conceptuales a menudo se basan en rangos razonables en los
componentes de presupuesto de agua
(Tabla 2.2) o puede incluir una estimación del error asociado con cada
componente de
el presupuesto (Tabla 2.3). Las estimaciones de flujo usadas en el desarrollo de
un presupuesto de agua subterránea, tales
como los que se muestran en la Tabla 2.3, también se pueden usar como
objetivos de flujo durante la calibración del modelo
(Sección 9.3). Textos de hidrogeología estándar, manuales de campo de
hidrogeología (por ejemplo, Moore,
2012; Peso, 2008; Sanders, 1998), y la literatura discute técnicas para cuantificar
cada componente del presupuesto de agua subterránea. Si el presupuesto de
agua subterránea no se equilibra,
un residuo se presenta como parte del presupuesto (Tabla 2.2) y fuentes de
incertidumbre
en el agua, el presupuesto se puede detallar como parte del residuo (Tabla 2.2).

286/5000
Figura 2.16 Diagrama de bloques que muestra Long Island, Nueva York, EE. UU.,
Y el presupuesto hidrológico (izquierda)
mesa auxiliar) y el presupuesto de agua subterránea (mesa lateral derecha) en
condiciones de predesarrollo.
Ambos presupuestos de agua asumen condiciones de equilibrio sin cambios en el
almacenamiento (Alley et al., 1999).
2.3.5 Información auxiliar
Aunque el modelo conceptual se basa principalmente en datos geológicos e
hidrológicos,
otros tipos de datos, incluida la química del agua, la geofísica, los suelos, la
vegetación y la ecología
los hábitats también pueden ser útiles para desarrollar el modelo conceptual.
Los análisis químicos de muestras de agua típicamente incluyen concentraciones
de cationes principales
(Caþ2, Mgþ2, Naþ y Kþ) y aniones (SO4
? 2, HCO3 ?, Cl?), Conductancia específica, total
sólidos disueltos, oxígeno disuelto, temperatura y pH. Dependiendo del propósito
de la
Tabla 2.3 Ejemplo de error estimado (segundo conjunto de números en cada
columna) asociado con
mediciones (primer conjunto de números en cada columna) de componentes en un
presupuesto de agua subterránea.
El flujo de agua subterránea a tres sitios en un humedal en Wisconsin se estimó
usando cuatro diferentes
técnicas. Kv es conductividad hidráulica vertical; Kh es conductividad hidráulica
horizontal (modificado de
Hunt et al., 1996)
estudio, los análisis también pueden incluir trazas de metales, isótopos estables y
radiogénicos, y orgánicos
compuestos. Los datos de la química del agua pueden ayudar a identificar aguas
subterráneas de similar geoquímica
composición y agua que ingresa al acuífero desde un sistema de flujo diferente.
Tendencias en el agua
la química a veces ayuda a identificar las direcciones de flujo del agua
subterránea. Hidroquímico
las facies se pueden usar para ayudar a identificar el grado de separación entre
los sistemas de flujo.
Los trazadores artificiales y ambientales son útiles para proporcionar información
sobre
caminos de flujo Por ejemplo, los edulcorantes artificiales son especialmente útiles
para rastrear la fuente
de los caminos de flujo del agua subterránea (Roy et al., 2014). Los datos
isotópicos dan una idea de las fuentes,
las edades y las direcciones del flujo del agua subterránea y la interacción con las
aguas superficiales (p. ej., Kendall)
y McDonnell, 1998) y se pueden usar como objetivos de calibración (por ejemplo,
Hunt et al., 2006). Isotópico
análisis utilizando tritio, isótopos estables de oxígeno e hidrógeno, estroncio y
sintéticos
compuestos orgánicos como clorofluorocarbonos ayudan a identificar fuentes y
cantidades
de recarga y estimación de las tasas de flujo de aguas subterráneas (por ejemplo,
Cook et al., 2006; Solomon et al.,
2006; Hunt et al., 2005) y la edad del agua subterránea (por ejemplo, McCallum et
al., 2014). De todos modos, eso
debe reconocerse que las muestras de agua subterránea se extraen de pozos y
piezómetros
típicamente contienen una mezcla de agua de diferentes edades para que la fecha
de edad determinada sea
una edad aparente o efectiva (Bethke y Johnson, 2002, 2008; Goode, 1996).
Mezclando
de agua de edades muy diferentes ocurre en acuíferos heterogéneos (Weissmann
et al.,
2002), lo que puede confundir las estimaciones simples de la edad del agua
subterránea (McCallum et al.,
2014). La mezcla también puede ser importante en sistemas de aguas
subterráneas caracterizados por complejos
caminos de flujo convergentes influenciados por la presencia de cuerpos de agua
superficiales (Pint et al.,
2003). Consulte también la discusión sobre este tema en la Sección 8.5.
Los datos de la superficie y la geofísica del pozo ayudan a estimar la profundidad
del nivel freático
y roca firme y delinear heterogeneidades, estructuras geológicas y planos de
estratificación (p.
Lowry et al., 2009; Lunt y Bridge, 2004). La geofísica también puede encontrar una
fuente de agua fresca
interfaz de agua salada (por ejemplo, Barlow, 2003), que podría usarse como un
límite para un modelo conceptual del flujo del agua subterránea (figuras 2.3, 2.14
(c)). Ciertos tipos de vegetación y
los hábitats ecológicos están asociados con las áreas de descarga de aguas
subterráneas en arroyos y lagos
(por ejemplo, Van Grinsven et al., 2012; Pringle y Triska, 2000; Rosenberry et al.,
2000; Lodge
et al., 1989) y los suelos hídricos a menudo son indicativos de un nivel freático
históricamente cerca de la tierra
superficie.
2.4 INCERTIDUMBRE EN EL MODELO CONCEPTUAL
Todos los modelos conceptuales son cualitativos e inciertos debido a nuestra
incapacidad para representar
la complejidad total de incluso un sistema hidrogeológico simple. Además, los
datos de campo
en el que se basa el modelo conceptual son siempre incompletos y proporcionan
solo un
descripción aproximada de condiciones hidrogeológicas verdaderas.
Se pueden usar dos enfoques para abordar la incertidumbre en el modelo
conceptual:
1. El modelo conceptual se actualiza y revisa a medida que se dispone de nueva
información.
La nueva información incluye nuevos datos de campo, así como información
obtenida durante
calibración del modelo y análisis de incertidumbre (Fig. 1.1; también vea Kresic y
Mikszewski,
2013; Neuman y Wierenga, 2002). En este enfoque, el modelo conceptual es
considerado como "una hipótesis en evolución" (NRC, 2001).
2. Se desarrollan versiones alternativas del modelo conceptual. Wuolo (1993)
comparó
este acercamiento a T.C. El famoso concepto de trabajo múltiple de Chamberlin
(1897)
hipótesis en las que un geólogo formula varias hipótesis posibles que podrían
cuenta el fenómeno que se estudia, pero con una mejor comprensión de
sistema se eliminan algunas de las hipótesis y se pueden proponer otras nuevas.
En
modelado de aguas subterráneas, los modelos conceptuales alternativos se
prueban durante la calibración
(Capítulo 9) y análisis de incertidumbre del pronóstico (Capítulo 10). Por ejemplo,
Ye et al. (2010) probaron cinco modelos conceptuales diferentes de
hidrostratigrafía
y cinco modelos conceptuales diferentes de tasas de recarga y patrones, que
conducen a un total
de 25 modelos conceptuales diferentes para un entorno árido en Nevada, EE. UU.
En la práctica, el presupuesto del proyecto y el propósito del modelado determinan
cuánto esfuerzo se requiere
dedicado a identificar modelos conceptuales alternativos. Un modelo conceptual
favorecido
podría actualizarse y revisarse durante el proceso de modelado y conservarse
como el
modelo conceptual si el modelo numérico en el que se basa se calibra
satisfactoriamente
y se juzgó que funciona bien durante el análisis de incertidumbre del pronóstico. Si
un modelo numérico
falla cualquiera de estos criterios, uno o más modelos conceptuales alternativos
pueden ser
probado
2.5 ERRORES DE MODELADO COMUNES
• El modelador construye un modelo para aprender algo sobre el sistema sin
definir un propósito específico o enmarcar preguntas específicas. Aunque
modelando sin
un propósito bien definido podría ser útil en las etapas iniciales de un genérico
interpretativo
ejercicio de modelado, incluso un modelo genérico se beneficia de un propósito
bien definido. los
propósito ayuda al modelador a seleccionar los procesos, parámetros y nivel de
detalle para
incluir en los modelos conceptuales y numéricos.
• El modelador se enamora de un modelo conceptual. Datos de campo solos
raramente
apoyar la selección de un único modelo conceptual, especialmente después de los
recursos del proyecto
están agotados Sin embargo, un único modelo conceptual a menudo se
selecciona por conveniencia y
el modelador podría ser reacio a dejar ir el modelo favorecido, especialmente
después de un significativo
inversión de recursos. Sin embargo, durante la calibración del modelo, la
presencia de
desajuste recalcitrante y valores de parámetros calibrados óptimos que están en el
extremo
de un rango hidrogeológicamente razonable puede requerir la revisión del modelo
conceptual,
o seleccionando un modelo conceptual alternativo y repitiendo el proceso de
modelado.
• El modelador construye un modelo conceptual detallado del "mundo real" que es
inapropiadamente
complejo para construir un modelo numérico dado el propósito de modelado,
presupuesto,
y tiempo disponible. En algunas aplicaciones científicas, la construcción del
modelo conceptual
es el único objetivo; en esos casos, el modelo conceptual incluye apropiadamente
cada
posible proceso y parámetro que podría influir en el resultado. Sin embargo, en
modelado de aguas subterráneas, el propósito de construir un modelo conceptual
es destilar
el mundo real a un conjunto representativo de procesos y parámetros que se
pueden simular
en un código de flujo de agua subterránea y es apropiado para el modelado.