Anda di halaman 1dari 2

EDITlJRIAl

LAS ESTADÍSTICAS DE MORTALIDAD PERINATAL


EN ESPAÑA: ¿HAY QUE TIRAR LA mALLA?

E
n la última década, las estadrs- lización ha facilitado las comparaciones les tardías- no permite disponer de la
ticas de mortalidad han recibi- entre distintas poblaciones, tanto a ni- información necesaria para calcular ade-
do un notable impulso en Espa- vel nacional como internacional, y ha cuadamente los indicadores de morta-
ña. En pocos años, se ha facilitado los problemas relativos a las lidad perinatal セョ。」ゥッャB@ que recomien-
pasado de una situación en la que la definiciones de la mortalidad fetal y neo- dan desde hace más de una década la
información relativa a la mortalidad y natal, que dependen de la definición del OMS8 y más recientemente la FIG09, y
sus causas era poco más que un con· momento del nacimient06. que incluyen las muertes fetales de más
junto de datos administrativos fuerte- de 500 g (o en su defecto, de 22 se-
mente centralizados y plagados de in- manas de gestación).
suficiencias, a una situación en la que Problemas actuales e) Finalmente, su fiabilidad está muy
las estadísticas de mortalidad constitu- lejos de ser óptima, tanto en lo que
yen un instrumento básico de análisis En España, las estadlsticas de mor- respecta a la infradeclaración de las
epidemiológico y de planificación sani- talidad perinatal provienen fundamental- defunciones1o , como a la validez de
taria. Aunque estemos todavía lejos de mente de los datos que procesa y di- las causas certificadas de muerte peri-
alcanzar niveles óptimos de calidad funde el Instituto Nacional de Estadistica nataj11 .
de las estadlsticas de mortalidad 1,2.3, lo (INE), a partir de la información extral- Para afrontar estas limitaciones, diver-
cierto es que la descentralización del da de los Boletines Estadísticos de Na- sos grupos llevan a cabo iniciativas que
procesamiento y control de calidad de cimientos y Abortos y de los Boletines permitan obtener más y mejor informa-
la información y un mayor acceso a la Estadísticos de Defunción. Dichos da- ción, como, por ejemplo, a nivel hospi-
misma están contribuyendo a una no- tos adolecen de importantes limita· talario nacional, las sucesivas Encues-
table expansión de su utilización, tanto ciones: tas Nacionales de Mortalidad Perina-
en el contexto de la investigación como a) Por una parte, las sucesivas mo· tal1 2 o, en lo que se refiere a la pobla-
en el del diseño y la evaluación de in- dificaciones por el INE de los criterios ción local, la Encuesta Confidencial de
tervenciones. de inclusión de las muertes perinatales Mortalidad Perinatal de Barcelona 13 .
Sin embargo, este desarrollo no debe no permiten una adecuada valoración de Pero a pesar de su notable contribución
ocultarnos una situación todavía oscu- las tendencias temporales de dicha cientifica, dichos esfuerzos no hacen
ra: las graves deficiencias respecto al mortalidad e impiden asimismo campa· sino destacar las graves deficiencias de
conocimiento de la magnitud y las ca- rarlas con las cifras de otros paises o la información perinatal que se genera,
racterísticas de la mortalidad perinatal regiones. Baste recordar que unicamen- procesa y difunde actualmente a nivel
en nuestro pals. l a mortalidad perina- te a partir de 1975 se incluyen en el Mo- nacional.
tal, que abarca el conjunto de defuncio- vimiento Nacional de Población (MNP)
nes fetales y neonatales precoces (pri- todas las muertes neonatales precoces:
mera semana de vida), es un indicador asimismo, es a partir de esta misma fe- Sugerencias para el futuro
de la calidad de la atención al embara- cha cuando la inclusión de las mu ertes
zo, al parto y al puerperio. Surgió del fetales tardías se circunscribe especlfi- Aun cuando sigue siendo complejo
razonamiento de que las defunciones en camente a los fetos muertos con seis que los distintos paIses estandaricen los
este perlado obedecen a un conjunto de o más meses de gestación7 , cuando criterios de definición y de recogida de
causas que difieren de las que inciden anteriormente el INE inclula todas las la información relativa a la mortalidad
en las muertes infantiles mas tardlas·. muertes declaradas, incluso aquellas in- perinataJ, los esfuerzos para mejorar di-
Con el tiempo, la observación de que feriores a 180 dlas. cha información en España debieran
la reducción de la mortalidad infantil ha b) Por otra parte, la legislacióo vigen- plantearse, con urgencia, en tomo a tres
sido consecuencia fundamentalmente te en nuestro pals, que obliga a comu- grandes ejes:
de la disminución de las muertes infan- nicar al Registro Civil los nacidos muer- a) El reforzamiento de las estrategias
tiles más allá de los primeros dlas de tos Linicamente a partir de los 180 dlas de promoción de la certificación de las •
la vida impulsó el uso creciente de la de gestación (25-26 semanas) - publi- muertes perinatales y de control de ca-
mortalidad perinatal5. Además, su uti- cados en el MNP como muertes feta- lidad de la información notificada, con

GACETA SANITARIA / MAYO.J UNlo. 1990. N. 18, VOl. 4


91
énfasis en el papel fundamental de los xime cuando este indicador constituye 9. Report 01 the FIGO Committee on Prrinatlll Mor-
médicos, en este caso especialmente uno de los propuestos por la OMS para tality IInd MorlJidity (rom ¡he Workshop 01"1 Manito-
obstetras y ー・、ゥ。エイウャセLQUN@ la monitorización de los Objetivos de Sa- ring and Reporting Perinatal Mortality and Morbi·
dity. London: Chameleon Press. 1982.
b j La adopción de un modelo de cer- lud para Todos en el Año 2000 18 . En 10. Borrell C, Plaséncla A. La infradeclaración de
tificado de defunción perinatal, según bien de la salud pública, no podemos la monalldad perinatal en las estadisticas oliciales
el propuesto por la OMS, que incluya tirar la toalla. de Barcelona. Libro de Comunicaciones de la VIII
Reunión Clenllflca. Santiago: Sociedad eウー。セッャ@ de
las muertes fetales a partir de los 500 !I. Epidemlologla, 1989: 30.
de peso, y que separe las causas feta- AntOni Plasencla Taradach 11. Plaséncia A. BorreUC. Validity 01 tlle registe red
les de las causas maternas de defun- Servicio de Epidemiologla y Estadísticas underlylng cause 01 perinatal deatll in Barcelona
ción, contando en la med ida de lo po- Vitales. Instituto Municipa[ de [a Salud. (Spain). Abstract 8001c ollhe Regional Europem
Meeting 01 lile I.EA Granada: Intemational Eplde-
sible con información necrópsica8• Esta Barcelona. miologicaJAssociation. 1990: 41.
estrategia, planteada ya hace unos años 12. Fabre E. Faner M. Agustin de lJ. González de
a los distintos estamentos implicados Aguero R. MOrlalidad perinatai: deducciones cllnl-
(Ministerios de Justicia y de Sanidad, Blbllagralia cas de las estadlsticas de monalidad perinatal. Li-
bro de Ponencias de la XI Reunión Nacional de Me·
INEj, se encuentra actualmente en vla 1. Benavides F. Balumar F. Perls R. el al. Ouality
dicina Perina/al. Granada: Asociaciones Española de
muerta, por causas no del todo aclara- 01 deatll certilicates In Valencia, Spain. Am J Pu·
Pediatrla y Espallola de Ginecologla y Obstetricia.
b/ic Hea/lh 1989: 79: 1.325·4.
das, pero no ajenas a las divergentes 2. Pañella H. Borrell C. Rodrlguez C. Roca J. Vati-
1989: 77-102 .
responsabilidades y prioridades de di- dación de la causa básica de delunción en Sarte·
13. Plaséncia A. Borrell C, Minguell O, el al. La
encuesta confidencial de mortalidad perinatal de
chos estamentos. lona, 1985. Med Clin (83rc) 1989: 92: 129-34.
Barcelona: resullados de la lase piloto (1988). Li-
e) El desarrollo de sistemas de infor- 3. Gispen R. Segura A. Doménecll H, Salas T,
bro de Comunicaciones de la VIII Reunión CientiH-
Preocupet A. Armu J. Validación de la notificaciOO
mación perinatal a nivel local y regio- de las causas de defunción a través de una en·
ca. Santiago: Sociedad Espailola de Epidemiologia,
nal , que permitan, con la colaboración 1989: 57.
cues1a tele/lIoica. Gac Sanil (Barc) 1987: 1: 56-62.
14. Segura A. Gisperl R. El médico y la cerlilica·
de clfnicos, epidemiólogos y adminis- 4. Peller RP. Proper dellneation 01 tlle neonatal pe·
ción de las causas de defunción. Med G/in (Sarc)
tradores, una adecuada monitorización riOO in perinatal morlality. Am J PuMc Heaith 1965:
1987: 89: 415-22.
55: 1.(J05-11.
de la mortalidad perinatal, y constitu- 5. Taylor W. Tlle changing pattem 01 morlality in 15. Gisperl R, Arnau JM. Segura A. Preocupel A.
yan un instrumento eficaz para la inves- England and Wales. 1. Infant morlality. Sr J Prev Oomlmecll J. La eficacia de un seminario inlormati-
tigación y la planificación 16 . 50c Med 1954: 8: 1·9. W sobre la cerlilicaci1>n de las causas de delunciÓn.
6. Bakketeig LS. Hoffman HJ, T1tmuss Oakley AR. Gac Sanit 1988: 2: 185-9.
El auge del estudio de la mortalidad 16. Barron Sl. How can we improve perinalal sur-
Perinatal mortality. En: Bract.en MB (ed) F'erinata/
en nuestro país no puede dejar atrás el Epidemiology. New York: Ox/oro Uniwrsity Press. セゥャ。ョ」・Q@ 8r JObstet Gynaeco/ 1986; 93: 1.201-1
necesario conocimiento de la mortali- 1984: 99-151. 17. Garcia Gil C, COrlés M. Durán C. Morlalidad pe-
dad perinatal, especialmente a la luz de 7. Instituto Nacional de Estadistica. Movimiento rinalal en Espal'la: La necesidad de enfoque epide-
su gran relevancia para evaluar aspec- Natural de la Población 1975-1983. Madrid: INE. miológico. Rev San Hig Pub 1989: 63: 19·3(1
1978-1988. 18. World Heallh Organization. Moniloring ollhe
tos sujetos a importantes debates como a. World Health Organization. Manual ofthe interna- stralegy ror health ror all by the year 2O(J(J.P,¡¡rt 1.
son las desigualdades en salud 17 o el tiDnal classiHcation 01 dlseases, Injuries and causes The slluation In Ihe European Region, 1987/7988
impacto de la atención perinatal, y má- of deafh. Geneva: Wor1d Heattll Organizabon, 1977. Copenllagen: WHO, 1989: 21·23.

EOflORIAt
92