Anda di halaman 1dari 6

Aportes del Dr. Manuel Enrique Araujo a la Fuerza Armada.

Cnel. Inf. DEM Adalberto Ernesto García Rivera

(LAMINA 1)
Es para mí un gran orgullo hablar de uno de los hombres más grandes que ha
tenido nuestro país. Me referiré al insigne ciudadano Presidente Dr. Manuel
Enrique Araujo.
(LAMINA 2)
El Doctor Araujo, nació en el Valle de Condadillo, jurisdicción de Alegría,
departamento de Usulután, el 12 de octubre de 1865 y muere trágicamente el 9
febrero de 1913, los que creemos firme, sincera y conscientemente, en la
verdadera y justa superación de nuestra amada Patria, recordaremos siempre
tan doloroso suceso, que segó la vida y obra de uno de los más notables
gobernantes de El Salvador, y una de las figuras políticas más ilustres de
Centro América. Fueron sus padres don Manuel Enrique Araujo (de origen
portugués) y Doña Juana Rodríguez de Araujo. Fue bautizado el Dr. Araujo el
22 de octubre de 1865, en la Iglesia de Tecapa (hoy Alegría), siempre en el
departamento de Usulután. Su padre, productor de añil y político, logró que su
hacienda “La Labor” se convirtiera en un pueblo. Nos referimos a la Ciudad
El Triunfo1, comunidad a la que dio este nombre por la victoria en la Batalla
de Guacho del Gral. Francisco Morazán.
(LAMINA 3) Contrajo matrimonio con la Señorita María Peralta Lara,
miembro de una de las familias más antiguas y notables de la ciudad capital.
Realizó sus estudios en El Salvador, se gradúo en Ciencias y Letras en el año
de 1878, luego continúo sus estudios hasta coronar su brillante Carrera de
Medicina, en el año de 1884, con especialidad en Cirugía. El joven Doctor
Araujo finalizó su carrera de Médico después de haberse convertido en uno de
los alumnos más aventajados del Dr. Emilio Álvarez. Luego de culminar sus
estudios en la Universidad de El Salvador, realizó estudios de especialización
en Cirugía, Neurología y Patología Exótica; también se doctoró en Farmacia.

1
Decreto de 17 de abril de 1998, la Villa de El Triunfo se convirtió en Ciudad.

1
El Distinguido Dr. Araujo fue, además, un prestigioso caficultor, actividad
económica muy rentable en aquellos tiempos, que le permitió convertirse en
uno de los empresarios más distinguidos de El Salvador.
Fue tan notable su carrera, que los trabajos realizados sobre medicina
partieron hacia Alemania, Francia, Austria y comentados en Venezuela,
EE.UU. y España2.
El Dr. Araujo, fue en todo momento un hombre de Estado, quien creía
vehementemente que el Deber era cuestión de vida o muerte. De ahí, que en
toda su vida pública y privada, no haya sombra que pueda obscurecer su
memoria. Siempre lucho por el progreso de los jóvenes, motivo por el cual
siempre debemos asociarlo con el florecimiento de las ciencias y de las letras,
y como el “Padre de la enseñanza primaria en el país”.
La vida política del Dr. Manuel Enrique Araujo, se caracterizó por ser una
persona que gozaba de gran aceptación entre la gente, popularidad que lo llevó
a convertirse en Alcalde de San Salvador. Luego, de 1907 a 1911, se
constituyó en Vicepresidente de la República, periodo correspondiente a la
administración presidencial del Gral. Fernando Figueroa, a quien sucedió en la
Presidencia de la República el 1 de marzo de 1911, al ganar unas elecciones
libres que, aunque fueron apadrinadas por el oficialismo, evidenciaron el
amplio apoyo popular con que contaba el Dr. Araujo en aquellos momentos de
la Historia Política de El Salvador. Al respecto, cabe señalar que la mayoría de
los fondos utilizados para la campaña proselitista salieron de los recursos
económicos propios del Dr. Araujo.
(LAMINA 4-5)
Entre algunos aportes hechos al país, durante su administración
Presidencial, tenemos;
 Los actuales Escudo y Bandera nacionales son obra suya, ya que como
ferviente Centroamericanista y liberal, los adecuó a los originales que tuvo la
Patria Grande. Estos símbolos patrios se oficializaron en ceremonia solemne,
el 15 de septiembre de 1912, en el Campo de Marte, hoy Parque Infantil de
Diversiones. Y fue él quien personalmente izó la Bandera Nacional en dicho
evento oficial de lanzamiento de los nuevos símbolos patrios.

2
Diccionario Enciclopédico, Miguel Ángel García, Pág.96 Manuel Enrique Araujo.

2
(LAMINA 6)
 El año anterior, con esplendor nunca visto, se celebró a nivel
centroamericano el Centenario del Primer Grito de Independencia del Antiguo
Reino de Guatemala, dado en San Salvador el 5 de noviembre de 1811.
Recuerdo de este acto es el actual Monumento a los Próceres en la ahora Plaza
Libertad, obra del insigne escultor y arquitecto italiano don Francisco Durini.
(LAMINA 7)
 Construyó el edificio que albergó durante varios años al centro de
formación de maestros, el cual se convirtió posteriormente en Casa
Presidencial, en el Barrio de San Jacinto y actualmente Museo Nacional de
Historia.
 Durante su mandato se creó el Ateneo de El Salvador.
 Se fundó la Escuela de Medicina.
 Estimuló las letras, las ciencias y las artes.
(LAMINA 8)
Los aportes realizados para con la Fuerza Armada de El Salvador,
Durante su gestión presidencial, buscó siempre el desarrollo profesional de la
Fuerza Armada, ya que desde su primer discurso manifestó; “Trataré en lo
posible, de mejorar la condición del Ejército de la República en una forma
que le permita cumplir dignamente los elevados fines para los que ha sido
instituido”, reconociendo además los adelantos hechos a la institución por su
predecesor, General Don Fernando Figueroa, quien organizó al Ejército. Por
su parte el Dr. Araujo continúo con dicho cometido y aún más fue garante
para el mantenimiento del orden y de su autoridad. Fue un fiel defensor por
que la institución continuara con su instrucción y se empeñó en darle el
esplendor que se merece.
Fue tal su empeño hacia la institución, que sembró los fundamentos en el
pueblo salvadoreño de una perfecta y duradera cultura militar, a través de la
enseñanza de la Historia Militar desde primaria, para que los niños se
educaran convenientemente al noble ejercicio de las armas.

3
El concepto que el doctor Araujo tenía del Ejército, estaba conforme con la
opinión de Faustino Ballvé, quien dice; “Un ejército para defender al país de
una invasión fanática o para librar a los ciudadanos de otro país de la
opresión, es cultura; para fusilar al que piensa o para conquistar esclavos al
capitalismo es barbarie”3. Efectivamente para el Dr. Araujo el Ejército ya no
era tan sólo el exponente de la fuerza de un país, sino que, al mismo tiempo,
es el centinela del orden y guardián de la integridad y la soberanía nacional y
agrega; su misión es alta y noble, tiene la fuerza, pero para servir a la causa
del Derecho y de la Libertad.
Desde los inicios de la creación de la Fuerza Armada, los gobiernos se han
preocupado por elevar el nivel moral del soldado, fundamentalmente por
medio de la educación.
El Dr. Araujo, siendo Presidente, amaba el ejército no como fuerza, sino como
una institución nacional necesaria para la conservación del orden, en su más
elevado concepto. A él se le reconoce también la reorganización y
modernización de la Institución Militar; en los cuarteles había escuelas y
talleres vocacionales, en donde se preparaban para servir a la patria y
garantizar con ello el camino iniciado por El Salvador hacia el progreso.
Otro elemento del Proceso de Modernización de la Fuerza Armada, fue su
reorganización, al Crear el Estado Mayor Central, organismo directivo, que
facilitó la Conducción de las Unidades de la Fuerza Armada. De la creación de
dicho organismo, Miguel García expresa lo siguiente; “La creación del
Estado Mayor Central fue un paso más en ese sentido, y este centro
directivo, en los pocos meses que lleva de funcionar, ha dado nuevas
orientaciones a la nobilísima carrera de las armas”4.
Y fue en reconocimiento de ello, que el Alto Mando de la Fuerza Armada
consideró oportuno y justo que el más elevado Centro de Cultura Profesional
de la misma, llevara el nombre de quien tanto se preocupó y tanto hizo por la
superación de la noble carrera de las armas: Escuela de Comando y Estado
Mayor “Dr. Manuel Enrique Araujo”. Centro de Enseñanza que prepara a
los Sres. Oficiales de la Fuerza Armada, para que se desempeñen como
Oficiales de Estado Mayor y como Comandantes de Unidades Militares,
creada por Decreto Ejecutivo del 6 de enero de 1951.

3
Diccionario Enciclopédico, Miguel Ángel García, Pág.112 Manuel Enrique Araujo
4
Diccionario Enciclopédico, Miguel Ángel García, Pág.113 Manuel Enrique Araujo.

4
(LAMINA 9)
Dentro la modernización de la Institución Armada, y para combatir la
delincuencia en el campo, fomentada por la fabricación clandestina de
aguardiente y otros ilícitos en el campo, fundó la Guardia Nacional, con
asesoría española, además de solicitar asistencia a Chile.
Asimismo, se crea la Maestranza del Ejército, por recomendación del Sr. Gral.
e Ingeniero José María Peralta Lagos, Ministro de Guerra y Marina. El Dr.
Araujo, debido a su trágica muerte, no pudo inaugurar dicha unidad. Sin
embargo, dejó toda la documentación necesaria, para que ésta fuera
inaugurada el 26 de febrero de 1913.
(LAMINA 10)
No obstante, los servicios prestados por el Dr. Araujo a la Nación salvadoreña
no pudieron ir más allá del 4 de febrero de 1913, a consecuencia del cobarde
asesinato del que fue víctima. Hecho que no sólo truncó la vida de tan
prominente ciudadano, sino también la existencia de uno de los mejores hijos
de El Salvador.
Algunos datos sobre la muerte del Doctor Araujo; era un 4 de febrero de 1913,
como su costumbre de asistir al Parque Bolívar, hoy Plaza Barrios, para estar
presente en el Concierto que la Banda de los Supremos Poderes realizaría
esa noche. El Señor Presidente se sentó en su banco favorito, ubicado en el
costado Nor-oriente del Parque, lugar en el que siempre departía con sus
amigos. Iba solo, sin ninguna escolta y, debido a la cercanía del Parque con
Casa Presidencial, hacia el recorrido a pie, aprovechando la oportunidad para
saludar a la gente, que se sentía muy contenta de poder encontrarse con su
Presidente.
Eran las ocho y media de la noche y el concierto estaba en lo mejor. De
pronto, tres hombres de apariencia campesina, armados con machetes y
revólveres se abalanzaron sobre el Dr. Araujo y luego se escucharon dos
disparos. A partir de ese momento hubo terror y confusión, las personas
corrían para escapar del Parque, mientras se escuchan nuevos disparos.
El Presidente había sido herido cinco veces con arma blanca y un disparo que
no presentaba mayor peligro en el hombre izquierdo.

5
(LAMINA 11)
Los funerales del Dr. Araujo, fueron solemnísimos y emotivos debido al
inmenso dolor que manifestaba el pueblo. Se le rindieron los honores en la
Asamblea Legislativa y en la Catedral Metropolitana. Se calcula que cerca de
15,000 personas participaron en las honras fúnebres, cantidad que significaba
quizá la tercera parte de la población total de la Ciudad Capital, de ese
entonces.

(LAMINA 12)
Su muerte es todavía un misterio sin resolver. Los tres hechores capturados
eran gente sencilla. Virgilio Mulatillo, quien era originario de Ataco, y del
domicilio de Sonsonate; Fabián Graciano, originario y vecino de Izalco y
Fermín Pérez, originario de La Unión y del domicilio de San Salvador. Los
tres fueron condenados con la pena de muerte, siendo fusilados el 17 de
febrero de 1913, en el Campo Marte.

(LAMINA 13)
Finalmente debemos de hacer honor a quien honor merece, el Dr. Manuel
Enrique Araujo fue un abanderado fiel del patriotismo, que personalmente dio
honra y gloria a El Salvador. Hombre de Estado que obro más allá de su
época, por lo que su pensamiento no morirá jamás. No hay duda: la grandeza
del Dr. Araujo lo condujo injusta y arbitrariamente a una muerte prematura.

Muchas Gracias