Anda di halaman 1dari 2

Clientes leales o fidelizados

Seguramente no alcanzarán el 20% de los usuarios totales, pero sin duda estos clientes
constituyen más del 50% de su volumen de ventas.

Le conviene comunicarse de forma regular con estos clientes, sea por el canal que sea. Sus
decisiones deberán estar influenciadas por estos clientes. Pídales su opinión sobre un nuevo
producto, o sobre cual le gustaría que fuese el próximo lanzamiento. A todo el mundo le gusta que
se tome en cuenta su opinión. Y siempre sacará ideas en positivo de esta comunicación cliente-
empresa.

Clientes descuento

Habitualmente se van de su tienda sin comprar, y toman su decisión de compra basándose en el


porcentaje de descuento en sus rebajas.

Si bien es cierto que pueden aumentar sus ventas en tiempos de rebajas u ofertas, estos clientes
son muy propensos a las devoluciones.

Clientes impulsivos

Este tipo de clientes no llegan con una intención clara de compra, ni buscando un artículo en
concreto. Acceden por capricho y compran aquello que en ese momento les parece bien.

Para aprovechar mejor a este tipo de clientes, conviene que dispongan de la máxima información
del producto, llamadas a la acción atractivas, así como disponer de los menores obstáculos
posibles a la hora de completar la compra.

Clientes por necesidad

Al contrario que los impulsivos, estos clientes llegan con una imperiosa necesidad de comprar un
artículo específico. Estos clientes suelen ser generalmente de compra única, y no vuelven más a la
tienda.

Obviamente si no encuentran lo que necesitan, saldrán inmediatamente. Si encuentran lo que


buscan y además quedan satisfechos con el servicio, pueden convertirse en clientes leales, y una
fuente de crecimiento para la tienda a largo plazo.
Clientes de paso

Estos clientes se encuentran deambulando por la tienda, sin un objetivo o intención de compra
especifico, generalmente pueden estar conociendo su tienda, viendo que tipos de producto
comercializa, o que opinión tienen de su negocio los demás usuarios. En muchos casos, incluso
entran para consultar si tienen tienda física y donde se encuentra ubicada. A pesar de ser
simplemente curiosos, pueden convertirse finalmente en compradores. Son sin duda el mayor
grupo entre sus clientes, pero también los que menos volumen de ventas representan para su
negocio.

Una vez que conoce a sus cinco tipos de cliente, comprenderá la importancia de centrarse en sus
mejores clientes: los leales y fidelizados. Ellos son los que realmente están manteniendo los
beneficios de su negocio, y los que pueden aumentar o garantizar sus beneficios en el futuro.