Anda di halaman 1dari 15

INTRODUCCION

Los problemas que encontramos en las empresas, pasan por la formación ética
de las personas que laboran en las empresas y sobretodo de aquellas que
toman las decisiones. Utilizando palabras de S. Waddock (2005),

“hasta que las escuelas de negocios no enseñen a los futuros contables y


dirigentes las profundas conexiones que hay entre los negocios, la sociedad, la
naturaleza y el mundo en general, las empresas seguirán estando gobernadas
por líderes vacíos, sin sentido de la ética ni de la responsabilidad.”

Siguiendo a Gonzalo y Garvey (2007) vemos que la enseñanza de la ética no


supone sólo conocimiento de las reglas que, supuestamente, deben cumplirse,
sino que es una verdadera instrucción (un entrenamiento) que consiste en
practicar los comportamientos deseables y en abominar los indeseables. Esos
comportamientos deseables están basados en valores que tienen su
cristalización en principios de actuación para alcanzar la integridad, la
objetividad y la diligencia exigidas por los códigos de conducta profesionales.
La percepción social efectiva de cumplimiento con las expectativas puestas en
la profesión justifica la existencia de la misma, así como la confianza
depositada por los usuarios de la información contable en los profesionales que
la elaboran, verifican, analizan o procesan de otra manera.

Sólo en este marco son comprensibles los objetivos finales de las normas
contables, que son los que hay que cumplir, por encima de la letra de las
mismas, de forma que cualquier incumplimiento ha de ser valorado, prima
facie, por ser un atentado contra el

espíritu que el regulador perseguía al emitir la normativa, y no tanto por si


estaba o no contemplado en el texto de la misma.

Con estas líneas sobre la ética aplicada a la contabilidad entramos a un caso


de fraude contable el caso Merck, del cual detallaremos algunos antecedentes:

Según Martínez (2002) el gigante farmacéutico Merck registró como ingresos


de una de sus filiales (Medco, dedicada a los seguros farmacéuticos y médicos)
12.400 millones de dólares que no recibió, según el informe elevado por la
compañía a la Comisión del Mercado de Valores de EE UU (Securities and
Exchange Commision, SEC). En los balances, Merck registró también esos
12.400 millones como gastos, de modo que la cantidad mal contabilizada no
afecta a los resultados netos de la compañía, según explicaron sus
responsables. Las acciones de Merck perdieron ayer un 2%.

La noticia, que enrarece un poco más si cabe el clima de sospecha creado en


torno a los resultados oficiales que dan a conocer las grandes compañías,
empujó a la baja su cotización al principio de la jornada (llegó a caer más de un
3%), aunque luego recuperó parte de la pérdida al calar en los mercados la
idea de que era una práctica admitida por los principios generales contables de
Estados Unidos y no cuestionada por la SEC. En los balances, Merck registró
también esos 12.400 millones como gastos, de modo que la cantidad mal
contabilizada no afecta a los resultados netos de la compañía, según
explicaron sus responsables.

Medco es una filial que Merck (78.100 empleados y 7.281,8 millones de dólares
de beneficios en 2001) adquirió en 1993. Se dedica a gestionar programas de
descuentos farmacéuticos para 65 millones de afiliados a distintos seguros, lo
que la convierte en la segunda firma del sector.

En el complejo sistema financiero-sanitario de Estados Unidos, la compañía


media ante laboratorios y farmacias para conseguir precios más bajos y pasa
los beneficios a sus clientes. En el pago que recibe la farmacia hay una
cantidad (por lo regular, entre 10 y 15 dólares) que corresponde formalmente
como copago a Medco, aunque la farmacia asociada se queda con toda la
cantidad.

Según Armada (2002) el imaginativo esquema contable de Merck parecía


olvidar que el dinero que los asegurados pagan a las farmacias se queda en los
propios establecimientos, por lo que en realidad el supuesto pago a Medco
Helath Solutions, división de prestaciones farmacéuticas de Merck, se habría
en realidad traducido en nada.

El desarrollo de los hechos fue el siguiente, según los datos presentados el


pasado viernes a la SEC, de los que ayer informaba The Wall Street Journal,
esas cantidades ascendieron a 12.400 millones de dólares entre 1999 y el
primer trimestre del año actual, aproximadamente el 10% de la facturación
presentada por Merck en ese periodo de tiempo. Por años, las cantidades cuya
contabilidad se cuestiona ahora son 2.546 millones de dólares en 1999, 3.623
millones en 2000, 4.968 millones en 2001 y unos 1.200 millones en los tres
primeros meses del presente ejercicio.

La compañía no quiso pronunciarse ayer sobre el sobresalto que sufrieron los


mercados. Una portavoz simplemente señaló que el método de registro está
contemplado en los Principios Contables Generalmente Aceptados (GAAP) que
rigen en Estados Unidos y que en aplicación de esos mismos principios lo que
fue registrado como ingreso no cobrado figura también como gasto.

Medco ya aplicaba ese régimen contable antes de ser adquirida por Merck, y la
casa matriz lo mantuvo sin que la SEC haya planteado objeciones. De las
cuatro principales compañías que en Estados Unidos median en los precios de
los fármacos como la filial de
Merck, dos contabilizan como ingresos los copagos y otras dos no.
Pricewaterhouse Coopers, el auditor que da el visto bueno a esa práctica en
Medco, lo es también de otra de las compañías que no lo admiten.

Merck ya adelantó en el mes de abril a la SEC que había registrado ingresos


no recibidos en Medco y lo que hizo el viernes fue fijar la cantidad. Tras aquel
anuncio, diversos accionistas demandaron a la compañía por presentar
resultados hinchados, demanda que Merck considera carente de fundamento.

No está claro que esa técnica contable utilizada por la farmacéutica sea
beneficiosa para Medco, pues, aunque es cierto que aumenta la valoración,
finalmente reduce los márgenes de beneficios con respecto a la facturación
global. Y éste es uno de los factores que siguen los inversores y los analistas
para tomar decisiones acerca de las inversiones a realizar.

Es un hecho que Merck fue castigada por este fraude en Wall Street, y uno de
los analistas que siguen el valor rebajó su calificación de comprar a neutral, por
los efectos que pueda tener sobre la prevista salida al mercado, mediante una
oferta pública de venta de acciones, de Medco. La compañía mantiene sus
planes de ofrecerla esta misma semana, aunque redujo la horquilla de la oferta
inicial desde los 22-24 dólares por acción a los 20-22.

Según Armada (2002) tras exigir medidas punitivas, incluida la cárcel, que
pongan orden en un mercado cuya laxitud ha propiciado la corrupción y el
fraude a gran escala, McCain pide la dimisión de Harvey Pitt, el presidente de
la SEC, por no haber sabido distanciarse lo suficiente de sus antiguos clientes
y haber obrado con «tibieza y lentitud» ante la ola de escándalos. Nada menos
que 29 veces tuvo que abstenerse Pitt de votar en el

seno de la comisión porque la cuestión a debate concernía a antiguos clientes


o, como señaló un acerado observador, «es como poner a la zorra a cuidar de
las gallinas».

Es así como encontramos claramente que los intereses personales y los


económicos muchas veces están por encima de los principios éticos de
comportamiento, lo cual en este caso engaña a muchas personas que pueden
estar interesados en las acciones de la empresa y pueden ver una empresa
distinta a la que en verdad hay, es claro también como los directivos de esta
empresa decidieron cumplir con las normas o la costumbre contable para
satisfacer sus intereses, pero por el contrario no buscaron el espíritu de la
norma.
Caso : LABORATORIO MERCK

ANTECEDENTES

La historia de Merck se remonta a 1688, cuando Friedrich August Merck


compró el Engel- Apotheke ("farmacia Angel") en Darmstadt, una pequeña
ciudad al sur de Frankfurt. El paso a la industria, la producción experimental se
inició en 1827 por Emanuel Merck, quien fundó, junto con sus hijos Carl, Georg
y Wilhelm, la sociedad de negocios E. Merck. A partir de la década de 1880, la
tercera generación de la familia Merck controlaba el negocio. Todos los
miembros de la familia, estaban los hijos más viejos y más pequeños de Carl,
Johann Heinrich Emanuel Merck y Carl Merck, recibió una formación en gestión
y fue responsable de los asuntos de la compañía hasta 1897/98, cuando esta
actividad fue tomada por los químicos Louis Merck, el tercer hermano, hasta
su muerte en 1913. Los hijos de Georg, Emanuel August Merck y Willy Merck,
se encargaron del departamento de ventas (1883-1923) y del departamento de
producción (1886-1932), respectivamente. Ambos habían recibido un doctorado
en química y farmacia antes. Los hijos de Willy, Carl Emanuel Merck, químico,
y Georg Merck.
CASO MERCK

En julio del año 2002, la prensa de New York informa que Merck, la segunda
mayor compañía farmacéutica de Estados Unidos, contabilizó ingresos que
nunca recibió por importe de 14.060 millones de dólares en los últimos cuatro
años.

El laboratorio se imputó como ventas los copagos de los clientes de su división


de prestaciones farmacéuticas Medco, desembolsos que se quedan las
farmacias.

De acuerdo con la información presentada ante la SEC ( Securities and Exchange


Commission de Estados Unidos - Agencia Federal encargada de la Supervisión de
los Mercados Financieros) las cuentas de la compañía de los últimos cuatro
años presentan ingresos por importe de 14.060 millones de dólares,
equivalentes al diez por ciento de sus ingresos totales en ese periodo, que
nunca recibió.

Se trata de los copagos efectuados por los clientes de Medco, la unidad de


prestaciones farmacéuticas de Merck, la segunda mayor de Estados Unidos,
con 65 millones de clientes. Este tipo de empresas actúa como centrales de
compras de medicamentos para sus clientes y utilizan su poder de adquisición
para obtener descuentos de los laboratorios y las farmacias. Los beneficiarios
de estos servicios pagan una parte del precio de los medicamentos,
normalmente entre diez y quince dólares, pero lo efectúan directamente a las
farmacias.

Entre los clientes de Medco están los empleados de 150 de las mayores
compañías de Estados Unidos, sindicatos y funcionarios públicos, a los que
ofrece planes para controlar el gasto farmacéutico. Merck, presidida por
Raymond V. Gilmartin y que estaba auditada por Andersen, defiende la
contabilización de los copagos como ingresos porque sostiene que subsiste
una cierta responsabilidad por su parte. Argumenta que este procedimiento no
tiene efecto en sus resultados, ya que computa gastos por el mismo importe.

Según el portal ABC. Es, un portavoz de la empresa, Greg Reaves, declaró que
ni la SEC ni sus auditores externos habían solicitado ninguna información sobre
la contabilidad de los copagos y que además estos ingresos están dentro de
los principios contables normalmente aceptados. Los responsables del gigante
farmacéutico aseguraron que la anotación en sus cuentas de esos 14.060
millones de dólares no afecta a los ingresos netos, ya que supuestamente
había sustraído la misma cantidad en concepto de gastos. A los mercados de
valores y al dólar no les convencieron las protestas de inocencia de los
portavoces de Merck y se hundieron un poco más en Nueva York.
PLANEAMIENTO

OBJETIVOS GENERALES

1. Revisar la organización de la CIA, para saber si cuenta con el MOF, ROF


y controles internos.
2. Determinar el tipo de relación laboral entre los laboratorios, Medco y
Merck.
3. Analizar los procesos contables con los que han venido trabajando en
los últimos 5 años.
4. Analizar los Estados Financieros presentados en los últimos 5 años.
5. Analizar los hechos, pruebas sustanciales y oculares para determinar si
existió fraude.
6. Determinar la cuantía del fraude, de determinarse el hecho.
7. Realizar el dictamen respectivo.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1. Solicitar al área correspondiente los manuales, los reglamentos y los


procesos de controles internos.
2. Determinar las responsabilidades de cada miembro del área contable
que será auditada.
3. Revisar contratos y convenios realizados entre los laboratorios y Merck,
de los últimos 5 años.
4. Revisar registros contables (compras, ventas, caja y bancos).
5. Revisar los ERI, ESF, ECPN y EFE.
6. Realizar pruebas sustantivas (estados de cuentas bancarias,
conciliación bancaria)
7. Recopilar testimonios de los clientes internos y externos.

RIESGOS:

 Llevar una mala contabilización de sus ingresos, los


cuales afecten financieramente la empresa.
 Omitir y no respetar los principios contables, del cual nos trae consigo
grave consecuencias del cese de la empresa.
 Omitir datos falsos, trae consigo una multa para la empresa y el arresto
a las personas involucradas por declarar información falsa y haciendo
provenientes ingresos que jamás se puedo demostrar.
 Falta de control interno y la previa auditoria correspondiente en el
momento para evitar fraudes del cual la compañía se vio involucrada por
ingreso falso en los cuales ellos incurren que no afecta sus ingresos
netos ya que el mismo monto se muestra en el gasto.

ITEM DESCRIPICION ALTO MEDIO BAJO


1 Llevar una mala contabilización de sus X
ingresos, los cuales afecten financieramente
la empresa.

2 Omitir y no respetar los principios contables, X


del cual nos trae consigo grave
consecuencias del cese de la empresa.
3 Omitir datos falsos, trae consigo una multa X
para la empresa y el arresto a las personas
involucradas por declarar información falsa y
haciendo provenientes ingresos que jamás se
puedo demostrar.

4 Falta de control interno y la previa auditoria X


correspondiente en el momento para evitar
fraudes del cual la compañía se vio
involucrada por ingreso falso en los cuales
ellos incurren que no afecta sus ingresos
netos ya que el mismo monto se muestra en
el gasto.

INFORME:

 El hecho de agregar ingresos y luego restarlos disminuye


considerablemente el margen de ganancias de la empresa, lo que en la
práctica podría perjudicarla a los ojos de los inversores. Pero el hecho
de que los ingresos de Medco parezcan mayores a los reales mejora la
posición de la empresa para negociar con sus proveedores.
 Las empresas de servicios de administración de beneficios
farmacéuticos compran medicamentos al por mayor y a precios de
descuento a los laboratorios. Luego pasan parte de dicho margen a los
consumidores, y de allí que el hecho de parecer más grande pueda ser
un punto a favor de Medco a la hora de negociar con sus proveedores.
 Merck señaló que en 1999 un 8,1 por ciento de sus ventas globales, o
2.840 millones de dólares, provinieron de los pagos complementarios de
los clientes de Medco.
 En el año 2000 este porcentaje se incrementó hasta el 9,4 por ciento, o
4.040 millones de dólares, y el 2001, hasta el 11 por ciento, o 5.540
millones de dólares.
 Y para el primer trimestre del 2002 se estima que estos ingresos
sumaron unos 1.640 millones de dólares.

CONCLUSION

1) Falta de transparencia y veracidad en la información facilitada a los


mercados, al tratar de superar las previsiones de los analistas, presentando
una imagen atractiva de la empresa, pero lejos de la imagen real.

2) Concentración del poder y fuertes relaciones con el poder político.

3) Absoluta carencia de ética profesional y cultura empresarial. Las


organizaciones no son sólo la imagen, sino también el resultado de su
comportamiento y su práctica. En las empresas involucradas en escándalos
financieros la apariencia estará sobredimensionada pero no en la realidad.

4) Enriquecimiento abusivo de ejecutivos.

5) Conflictos en las informaciones facilitadas por los analistas financieros.

6) Fallos de las instituciones reguladoras ya que cuando las leyes y


regulaciones sectoriales son deficientes o poco exigentes se favorecen
actuaciones fraudulentas, pero aun con leyes así pueden crearse normas
internas y un control efectivo para que no suceda.

OPINIONES DE ALGUNOS AUTORES

Según Lizcano (2002), la falta de confianza, se debe a las exigentes reglas del
mercado, a la codicia de los directivos y a las relaciones de poder dentro de las
organizaciones. De esta forma comentan que uno de los grandes motivos de la
ocurrencia de los grandes escándalos financieros es que los principios
contables de Estados Unidos están basados en normas y no en principios, por
lo que permitía más fácilmente la manipulación utilizando como mejor
convenga a los intereses de las empresas. Así mismo las normas del IASB, de
aceptación en Europa, por su parte están más basados en principios que en
normas al resaltar la importancia que en las transacciones tiene el fondo
económico subyacente en las transacciones económicas de la entidad.
Por otro lado Stice y Stice (2006), considera que entre las muchas causas que
motivan a los escándalos financieros son dos las que predominan para él; la
avaricia y las malas normas contables. Con este escándalo se vio la codicia
corporativa en la sala de juntas, la codicia entre los banqueros que financiaban
los planes a sabiendas de la situación, y la codicia entre los empleados que
estaban dispuestos a hacer la vista gorda. Se ha visto la codicia de los
auditores que no llaman la atención sobre la presentación de informes
financieros fraudulentos por temor a perder los lucrativos negocios del cliente y
vimos que la codicia de los abogados logro muchas horas facturadas por
asesorar a sus clientes corporativos en la forma de estructurar cuidadosamente
sus relaciones financieras engañosas. Para mala suerte la codicia no puede ser
regulada o desaparecida, por lo que la siguiente alternativa es mejorar las
normas contables y las prácticas de auditoría.
DEBILIDADES ENCONTRADAS

 El concepto “en nuestra opinión” no se aplica adecuadamente al ayudar a los


clientes a pintar un cuadro demasiado optimista haciendo una mala y arbitraria
aplicación de las normas contables y pasando por alto situaciones irregulares.

 Problemas de negligencia, al haber una erosión de la ética profesional, en


una batalla en el aumento de los intereses privados sobre los públicos.

 Problemas de independencia y dejar de lado el profesionalismo, decidiendo


ofertar servicios adicionales que generaban mayor rentabilidad, porque creaban
una dependencia financiera del cliente. Se llegó a estar demasiado cerca de los
clientes, debido a la alta facturación que les proporcionaba.

 En algunos casos, puede haber ocurrido que se produjera una falta de


experiencia adecuada para los negocios actuales y para el manejo de sistemas
expertos en la realización de la auditoría, debido a la complejidad de estos
negocios y los grandes volúmenes de información que se manejan.

 Escepticismo y cautela profesional en la detección de fraude al participar


activamente en encontrar maneras de manipular criterios de valoración
contable

 El fracaso colectivo de otros sistemas de control al no sonar la alarma ante


las señales de alerta en la ocurrencia de fraude y al considerárseles
facilitadores de estas prácticas.
BIBLIOGRAFIA
http://www.eluniverso.com/2002/07/08/0001/14/F91E6FEB9C5D4CD1B
DF9F2509AAC33C9.html

http://www.aeca1.org/pub/on_line/comunicaciones_xviicongresoaeca/cd/
103d.pdf

http://elpais.com/diario/2002/07/09/economia/1026165601_850215.html

http://repositorio.udea.edu.pe/bitstream/handle/123456789/56/La
%20%C3%A9tica%20en%20el%20trabajo%20y%20el%20fraude
%20contable%20de%20Merck.pdf?sequence=1&isAllowed=y