Anda di halaman 1dari 5

Ancestralida

d
Los ancestros en el mundo
Las diferentes culturas de todo el mundo tienen modos diversos de conectarse con los ancestros (y
ancestras); y aunque son amplias y diversas las miradas, hay aspectos en los cuales muchas
concuerdan, el altar, la luz, la ofrenda, la no-muerte y las enseñanzas, se repiten en muchas visiones.

Los zulúes son un pueblo de África, el cual sostiene una muy fuerte conexión con sus ancestros (y
reconocen así también la existencia de una civilización llamada Bantúes); para ellos cada Ser
humano tiene guías espirituales ancestrales, que pueden provenir de su linaje, de otras vidas e
incluso de diversas dimensiones.

La sabiduría ancestral sostiene la importancia de comprender que los ancestros (o su energía) se


encuentra cerca, nos acompaña, guía, nos ayuda a sanar, nos pide sanación al árbol.

En los pueblos más sabios (o que aun sostienen esa sabiduría ancestral), lxs niñxs no pierden esa
conexión con quienes estuvieron antes, lo cual es gracias a la cultura misma.

Siendo el chamanismo zulú, uno de los más antiguos de la Tierra, es lógico que nos apoyemos
mucho en él para reconectar con los ancestros, pero no podemos obviar otros pueblos más cercanos,
como de los que provienen las diversas creencias mexicanas (que nos llevan a “El Día de los
Muertos”), en la cual se sostiene que en un día especial, nuestros antepasados (los que aun se
recuerdan) vienen a visitarnos de un modo más cercano; también reconocemos a la creencia
guaraní, que nos habla de las flores como portadoras temporales del alma, a la espera del mensaje
del Gran Espíritu (o Dios), el Colibrí, el cual las lleva hacia este Espíritu.

La importancia de recuperar esta conexión se apoya en la sanación, de nuestro árbol, nuestra y de


las próximas generaciones, las cuales no revivirán NADA que derive de aquello que hemos logrado
sanar.

Por último, en esta introducción, cabe destacar que para los zulúes la consciencia ancestral se
denomina Amadlozi, y es más de lo que definimos como ancestro, es una energía que contiene las
memorias ancestrales del TODO. Yo considero que Amadlozi es esa consciencia desde la que viene
toda información (para Registros Akáshicos, oráculos, videncias, etc.).

Altar
El altar que retomamos de los Zulúes se llama Makhozini, y si bien es complejo en la zona urbana,
en lo posible debe de situarse fuera de la casa (debe tener una choza propia, o por lo menos un
pequeño altar externo), pero si no se puede marcaremos un lugar en el interior de nuestro hogar.
El Makhozini tiene en su centro el Indenghezi, que
es una sahumadora o vasija rota, un cacharro, en el
cual quemaremos diversos elementos (resinas,
plantas, cortezas, etc.), pondremos en su lado
derecho elementos que simbolicen a nuestro linaje
paterno, al izquierdo el linaje materno; podemos
agregar elementos que representen etapas de
nuestra vida, fotos de antepasados; por supuesto no
pueden faltar las ofrendas (y siempre recordar
comer con ellxs cada vez que las hagamos).
Agrega también velas y agua.

Umoya
El Umoya es lo que los zulúes identifican como el
huevo luminoso que muchxs conectados con la
meditación y el manejo de energías reconocen;
cuando morimos, este huevo flota; a la vez,
debemos comprender que este huevo es el TODO Altar mexicano
en sí, así que limpiarlo es un proceso de sanación
individual pero que asiste al colectivo; los ancestros se mueven con libertad y conectan contigo en
el Umoya; cuanto más tranquilo, sereno, alegre, etc. estés, más fácil recibirás los mensajes.
Meditación Umoya

1. Respira profundo varias veces (siempre inhala por nariz y exhala por boca)
2. Siente cómo desde tus pies nacen raíces, y cómo estas llegan al centro de la Tierra, desde
donde se nutren.
3. La energía sube por las raíces, y en su recorrido puedes ir viendo cómo tu cuerpo es un
tronco, cómo tú eres un árbol; a la altura de las clavículas, esa energía estalla como un
volcán o heiser, y vuelve a descender por los costados, para luego volver a subir e ir
formando el símbolo del infinito, es en ese momento en el cual puedes convocar a tus
ancestrxs y comunicarte.
4. Al verte completamente árbol, visualiza partes oscuras en tu cuerpo.
5. Al ver las manchas en ti, visualiza como una lluvia de estrellas cae, y estas van a los lugares
donde ves las manchas, iluminando cada rincón.
6. Luego de esto agradece, y vuelve de a poco a ser tu, de cuerpo humano.

Si lo deseas puedes utilizar los símbolos, del modo que te


transmitimos en el taller, para conectar mejor. Recuerda que si
bien es una consciencia colectiva, puedes conectar con
ancestros puntuales para sanar ciertas heridas, aunque también
es interesante permitir que un ancestro puntual se manifieste.
Siempre envía luz blanca donde creas necesario dentro del
Umoya.

Diagrama del Umoya


Responde estas preguntas a través de la meditación anterior, hazlo a lo largo de una
semana.

¿Interrumpe tu personalidad del yo tu proceso de visualización?


-
¿Percibes claramente tu canal o cuerda (alineado con tus 7 chakras)?
-
¿A qué se parecen los niveles exteriores del umoya?
-
¿A qué se parece el umoya?
-
¿Cómo se sienten las conexiones entre cielo y tierra?
-
¿Eres conciente de como el estado mental/emocional afecta el umoya?
-
¿Aparecieron desafíos al ejercicio? ¿Cómo los superaste?
-
¿Sentiste la presencia de los ancestros en tu umoya?
En el territorio
En el territorio encontramos ancestros propios del lugar, guardianes que han sido asignados a un
determinado espacio geográfico. Guardan la memoria del planeta y su propósito y nos ayudan a
conectar con la voz de la Madre Tierra en ese lugar que protegen. En zulú: Amakhosi.

Práctica:
Busca el lugar más natural en la zona en donde vives. Siéntate en ese lugar y
practica tu ejercicio del umoya.

¿Puedes detector los Amakhosi del lugar?


¿Qué cualidades especiales tienen?
¿Qué mensaje tienen para la comunidad acerca de lo que necesita ese lugar en especial?

Cantemos
La canción que el sangoma (chamán zulú por así decirlo) utiliza para entrar en conexión es su
canción de poder personal. Vibra en una frecuencia que es su propio corazón en estado de
ceremonia. Cada cosa en la existencia resuena con una vibración especial. Algunas vibraciones
pueden escucharse con los oídos físicos, otras no. Las canciones de ceremonia del sangoma
habitualmente contienen algunos sonidos audibles y otros que no lo son. De todas maneras, los
ancestros sí escuchan todo lo que incluye esa canción, sea audible o no, porque lo que captan es la
intención y el amor detrás de la canción del sangoma.
Cantar es una forma muy especial de devoción a los ancestros. Permiten cargarnos con una energía
especial y también ayudan a curar a otras personas. Contribuyen también a consolidar la red de la
comunidad.
Una vez que hayas pasado unos días aumentando tu conciencia del sonido natural que existe en tu
entorno, estarás listo para crear tu canción. La voz es un regalo.
No podemos despreciarla comparándola con la de otros o cayendo en el prejuicio de que no
cantamos bien. Toda voz es bella porque es una creación del Gran Espíritu.

Práctica
Si puedes, realiza esto solo, en la naturaleza, donde no encuentres personas.
No desayunes y ayuna durante el día, mientras pasea tranquilamente.
Establece la intención (cuál el motivo por el que necesitas la canción)
Elige, si tienes, un instrumento rítmico.
Ejecuta lo que sientas, hasta estabilizar un ritmo.
Emite la nota FA, con cualquier letra.
Déjate llevar, puedes agregar palabras.

Otra opción
Cerca de un río (ve, imagínalo o pon una pista).
Acompaña el sonido del agua desde tu interior, como un murmullo del alma.
Mantén la primer nota que aparezca; permite que esta se despliegue en otras, siguiendo la melodía
que surja del corazón, deja salir palabras si así lo sientes.
Cuando la voz del murmurllo del alma sea más intensa y audible que la voz del agua, la canción
esta naciendo.
Cuando la repetición (sean de palabras o notas) se haga evidente, comienza a repasarla.
Cuando se repita sola sin que intervengas, la canción anidó en ti.
Puedes grabarla.

Lectura básica de Sangoma


Realiza la meditación Umoya.
Puedes visualizar que conectas con las raíces del consultante.
Convoca a tus ancestrxs (o mejor al Amadlozi).
Visualiza a tus ancestrxs conectando con lxs del consultante y pídeles asistencia en la lectura.
Mientras realizas esto el consultante puede ir pensando o diciéndote la pregunta.
Abre los ojos y pídele que disponga los
8 elementos en círculo, indique por cuál
empezar la lectura y en qué sentido.
Pídele que sea él/ella quien escriba las
respuestas.

1. Sabiduría- ¿Qué evolución está


permitiendo este problema?
2. Esfuerzo ¿Cuál es la acción a
tomar para resolver el
problema?
3. Verdad ¿Cómo a creado el/la
consultante este problema?
4. Imaginación ¿Qué nuevos aspectos de la identidad del consultante se están desarrollando a
través de este problema?
5. Visión ¿Qué no está viendo en esta situación?
6. Percepción ¿Cómo puede el consultante percibir y de esa manera encontrar la solución a este
problema?
7. Valores ¿Qué valor personal tiene que poner en juego el consultante para resolver este tema?
8. Fortaleza ¿Qué cualidades tiene que buscar en sus aliadxs para resolver esta situación?

Recuerda, al finalizar, agradecer a ambos grupos de ancestrxs y pedir si hay algún mensaje extra
(como podría ser un obsequio, recuerda que estás siendo un mediador o canal).
Contacto:
Face: Centro comunitario-espiritual-terapéutico
"Teko Porã Renda"
Cel: 1165652826 (Whatsapp)