Anda di halaman 1dari 3

Universidad Nacional Autónoma de México

Escuela Nacional de Trabajo Social

El antropólogo inocente
Nigel Barley

Qué dice el autor

Su mayor ilusión era preguntar ¿dónde está su jefe? ¿Llevadme ante vuestro jefe?
Pero no hay un jefe, por lo menos no como lo conocernos con funciones específicas.

“Había caído en la trampa de creer que cualquiera que se encontrara en un


consultorio dental con una bata blanca y preparado para sacar muelas era dentista”

Debemos eliminar las creencias de antes, las mismas que hace tiempo pensábamos
que eran las mejores o las más correctas y comenzar un nuevo camino.

Una extraña sensación de distanciamiento se apodera de uno, no porque las cosas


hayan cambiado sino porque uno ya no las ve “naturales” o “normales”. “Ser inglés”
le parece a uno igual de ficticio que “ser dowayo”.

En esta frase resume lo que debe ser, no solo la antropología sino la finalidad de
toda investigación social. Es el auténtico resultado del viaje a otra cultura, o la forma
ideal en la que nos debe poner con el contacto con otra cultura.

Ya que cuando vuelves lo que te extraña es tu propia cultura, ya no la vemos tan


normal ni tan anormal como la del otro

Qué entienden del autor

Es una crítica irónica y sutil acerca de la antropología en general y de Malinowski


en particular, que es uno de los padres de la antropología, porque era considerado
un dios de la antropología hasta que escribió un diario donde escribe como se sentía
cuando visitaba una tribu, todos los problemas humanos que no se pueden resolver,
se desmitifica el antropólogo semi dios y pasa a ser un humano.
Nos muestra que en nuestro mundo hay un “nosotros” y un los “otros”, que entre
nosotros y los otros hay una distancia, esa distancias tenemos que recorrerla si
queremos conocer al otro, es lo que Barley llama el viaje antropológico, que consiste
de dos etapas: La primera el viaje de ida hacia una cultura extraña, para estudiarla
a través de la recolección de datos con base en dos técnicas la observación
participante, que es mezclarse con ellos pero sin intervenir, y la entrevista.

La segunda el viaje de vuelta en donde lo que interesa ya no son las diferencias con
esa cultura sino las semejanzas que podemos encontrar con respecto a la nuestra.
Esto se da a través del análisis de los datos y obtener conclusiones hasta llegar a
la lógica interna de la comunidad, etnia o clan.

La finalidad última no es como el autor lo menciona “cazar mariposas” o sea solo


recoger datos curiosos, sino que el conocimiento de una cultura extraña o diferente
ilumine o enriquezca la propia, es una forma de conocernos a nosotros mismos, a
través de los “otros” o conocernos desde los otros.

Nos invita a un viaje con el que nos libramos de dos problemas: Primero la
consideración de que nuestra cultura es el centro y que el resto no merecen la pena
ni conocerla, un descrédito del otro por el simple hecho de ser el otro
(etnocentrismo). Segundo el polo opuesto considerar que porque es parte de otra
cultura hay que respetarlo y entonces tendríamos que respetar cosas como la
ablación femenina, el matrimonio infantil, el canibalismo, los sacrificios rituales.
Entonces siempre hay que tratar de encontrar el medio o el equilibrio.

Nos muestra forma diferente de saber cómo trabaja un antropólogo, cómo consigue
la información, cómo replantea los datos obtenidos y trata de transformarlos en una
teoría que ilumine tanto la cultura de los nativos como la nuestra

Qué opinan

Cada que un trabajador social sale a campo, se enfrenta con las mismas situaciones
que el antropólogo, ya que ambos somos investigadores sociales.
Los primero problemas son los burocráticos, que no podemos evitar porque
trabajamos con instituciones, que nos limitan, que nos dan un marco normativo que
debemos respetar y conocer.

Debemos aprender de los errores que nos muestra en su libro, tratar de llegar a la
comunidad no con la intención de salvarla, de la pobreza, de la ignorancia. Debemos
introducirnos con la mente y todos nuestros sentidos bien abiertos, vamos a
aprender.

Es indispensable la investigación, tener la mayor información posible, pero tener


presente que la comunidad es cambiante, no podemos encajarla en el escenario
que construimos con la información obtenida, es importante tener en cuenta que no
todo lo que vemos es, seremos tratados como extraños y en ocasiones peligrosos.

Debemos ir armados con la teoría, modelo de intervención, instrumentos. Pero estar


dispuestos a cambiarlo todo si es preciso, es necesario saber adaptarnos a la
comunidad a la que vayamos a incorporarnos, vamos a enseñar y aprender.

Nuestro objetivo es hacer una labor que trascienda, que cambie para mejorar a la
comunicad y en el trayecto que cambie también nuestra forma de ver a esa
comunidad en la que trabajamos.