Anda di halaman 1dari 16

Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa

Temas de Historia de América Latina: Formas de gobierno en el siglo XIX

Profa. Dra. Georgina López González

Alumna: Daniela López Martínez

Matrícula: 2112017519

El concepto de federalismo en las constituciones nacionales de México en 1824 y

Argentina en 1853

Índice

Introducción ……………………………………………………. 2

I. Exposición de las situaciones históricas que conducen al Pacto Federal mexicano …4

II. Modelo federalista mexicano …………………………………………………….. 6

III. Pacto Federal argentino …………………………………………… 11

IV. El modelo federalista argentino de 1853 …………………………………………. 13


1
Conclusiones ……………………………………………………………………….

Introducción

Las organizaciones políticas de los territorios en Hispanoamérica tienen como punto de

mira la formación del Estado. De esta manera, el modelo federativo garantiza en algunos

casos, como en México, la unidad de las provincias. Respecto a este estudio, sobre cómo y

cuándo fue implementado el federalismo en este país, podemos mencionar, entre los

trabajos de investigación más sobresalientes El federalismo mexicano, 1823-1847 de

Josefina Zoraida Vázquez1, La diputación provincial y el federalismo mexicano de Nettie

Lee Benson2. De Manuel Calvillo, La consumación de la Independencia y la instauración

de la República federal, 1820-18243, de Antonio Annino, El pacto y la norma. Los

orígenes de la legalidad oligárquica en México4

Ahora bien, respecto a los estudios que se han elaborado sobre el federalismo en Argentina

podemos mencionar los siguientes trabajos de investigación: El federalismo argentino en la

primera mitad del siglo XIX de José Carlos Chiaramonte5, El federalismo liberal en

Argentina: 1852-1930 de Natalio B. Botana6 , Asambleas constituyentes argentinas7. Dicho

esto, podemos pasar al punto siguiente.

1
El Colegio de México, 1993.
2
México, El Colegio de México, 1952.
3
México, Departamento del Distrito Federal, 1976.
4
http://www.estudioshistoricos.inah.gob.mx/revistaHistorias/wp-content/uploads/historias_5-03-32.pdf
5
En Carmagnani M. Federalismos latinoamericanos, México, COLMEX/FCE, 1992, (pp. 81-132).
6
Instituto di Tella, Buenos Aires, Argentina.
7
En Emilio Ravignari (comp.), tomo IV. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones históricas de la Facultad de
Filosofía y letras, UAB, 1939.

2
En el primer capítulo me centraré a analizar cuáles fueron las situaciones históricas que

condujeron al modelo federalista en México. De esta manera, haré un análisis del Pacto

Federal mexicano, por ejemplo, en qué consistió y cuál fue su posición respecto a la

organización militar y al pago de los impuestos. Para este propósito, además, comparamos

diversas teorías que explican el origen del federalismo mexicano como, por ejemplo, la de

Barragán con el Plan de Casamata. En el capítulo tercero, examinaré la manera en que se

divide la soberanía, así como las capacidades de los Estados y la Confederación de los

poderes políticos.

Para el caso del modelo federalista de Argentina, el procedimiento es semejante: en el

capítulo dos, del presente ensayo, examinaré los sucesos históricos que dieron lugar a la

formación del modelo federalista y las condiciones, por decirlo de algún modo, que se

establecieron en la Constitución de 1853 y que determinan dicha organización política. Por

consiguiente, realizaré una comparación entre el modelo federalista mexicano y el

argentino.

[Justificación ]

El propósito del presente ensayo es analizar modelo federativo en ambos países, nos

proponemos analizar de manera comparativa el desarrollo histórico que esta organización

política tuvo lugar, en el caso de México a partir del Pacto Federal y, posteriormente en la
3
Constitución de 1824 que pretendía consolidar de manera unitaria las diferentes provincias.

En el caso de Argentina, podemos situar el proceso de la adopción del federalismo, en el

acuerdo con el Pacto Federal y, más tarde, con la Constitución de 1853.

De este modo, el presente ensayo pretende responder a las siguientes cuestiones, ¿cuál fue

el impacto del federalismo en la formación del Estado moderno en ambos países? Para

responder a esta cuestión, es importante preguntarse además, ¿cómo dio lugar la

consumación de la independencia en ambos países al modelo federativo?, es decir, ¿cuáles

fueron las condiciones puestas tanto por el modelo republicano en México como en

Argentina? ¿Y puede efectivamente hablarse de un modelo federativo en Argentina? Pues

es importante establecer una distinción entre el proceso en el cual el Estado nacional

argentino no seguía una república federal sino la confederación de varias provincias.

I. Exposición de las situaciones históricas que produjeron el Pacto Federal mexicano


Algunos autores sostienen, entre ellos Reynaldo Sordo Cedeño que eventos como el Plan

de Casa Mata que fue acordado en el Congreso el 7 de marzo de 1823, condujeron a la

formación de la República Federal mexicana. Habría que decir, además, que las sesiones de

este Congreso fueron importantes para la organización política de México, como lo

menciona Cedeño, nombrar a Iturbide como emperador, las dificultades del manejo de los

4
poderes Ejecutivo y Legislativo, la opresión a las posturas disociadas del Congreso por

parte del general Santa Anna.

Es preciso subrayar que el soporte de la formación del Primer Congreso Nacional, así

como de los congresos subsecuentes, y de la Junta Legislativa es la búsqueda de la

organización de la nación. Así, el Congreso tenía a su disposición la soberanía de la nación.

Sin embargo, como apunta Cedeño el desprestigio hacia el emperador y a los poderes

políticos llevó a la nación mexicana a experimentar diversas crisis. Pues la caída de Iturbe

no desencadenó necesariamente en una reformulación de los planteamientos sobre los

poderes Ejecutivo y Legislativo sino que se añadió el poder Judicial. No obstante, el 23 de

junio de 1824 se formó el Tribunal de la Suprema corte de justicia que regulaba dichos

poderes.

No obstante, otros autores como Ignacio Burgoa8 identifican a la congregación de la

Constitución de Cádiz como el punto de partida del federalismo mexicano. Pues en ella, los

miembros buscaban una consolidación de la unión de las provincias. Más tarde, en 1821 el

Congreso Constituyente que se proclama el 5 de septiembre de ese año, Yucatán se declara

independiente, sin embargo, su proclamación es rechazada. Pero esta iniciativa es seguida

por varios países de Centroamérica, como Guatemala y Nicaragua, por esta razón, Ignacio

Burgoa sostiene que los modelos a seguir como lo era México para el resto de

Centroamérica, buscaban formar una República federal o, como él sostiene, que toda

república en Centroamérica consolidada era un tipo de federación. En la proclamación de

un gobierno federal, destacan figuras cmo Valentín Goéz Farias, Ramos Arizpe, Juan

Cañedo, quienes como diputados de los distintos estados que se sumaron al federalismo

8
Burgoa, I. Derecho constitucional mexicano, 2013 p. 47.

5
como Sinaloa, Coahuila, Jalisco, se declararon a favor de la adopción de la República

federal. Fernando Lizardi, declaró que la convicción de los diputados era crear un Estado

federal como Estados Unidos Mexicanos, este mismo ideal está presente tanto en la

Constitución de 1824 como en la Constitución de 18579. Burgoa destaca, además, que el

empeño de la nación mexicana por imitar al país vecino del norte se ve reflejado en la

Constitución donde aparece el nombre de “Estados Unidos Mexicanos”, no obstante, el

nombre se cambió poco después por el de “República Mexicana”, con esto, dice el autor, se

estableció la diferencia entre el modelo federal norteamericano y el modelo federalista

mexicano.

Por otra parte, es importante señalar que la Constitución Federal de los Estados Unidos

Mexicanos de 1824 que se presentó el 4 de octubre de ese año, llevaba en su nombre la

convicción por parte de los diputados, una vez más, sobre el modelo federal. Así, en el

artículo 5o se afirma que:

Las partes de esta federación son los territorios y estados siguientes: el estado de Chiapas,

Chihuahua, Coahuila, Texas, Durango, Guanaxuato, México, Michoacán, Nuevo León,

Oaxaca, Puebla de los Ángeles, Tamaulipas, San Luis Potosí, Xalisco, Yucatán, Zacatecas,

El territorio de alta California, el de baja California, Santa Fe, Nuevo México.10

Con esto, es claro que el Pacto Federal produjo la unión de los estados independientes y
soberanos. Cabe mencionar que el modelo federalista fue empleado para otorgar
retribuciones a los estados que se unieron.

9
Íbid.: 36.
10
Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos 1824, p. 5.

6
II. Modelo Federalista mexicano

De esta manera, otro aspecto que condujo a instaurar el federalismo en México, de acuerdo

con el diagnóstico de Josefina Zoraida Vázquez11, es la convicción de que sólo la

federación podía resguardar la unidad y enfrentó a la crisis de 1824. El constitucionalismo,

mantuvo este propósito de unificar a las regiones. No obstante, la autora destaca que la

poca profundidad de los estudios historiográficos respecto al periodo “centralista y

federalista” pone de relieve la falta de claridad sobre los aspectos políticos y sociales que

rodearon a los inicios del federalismo mexicano.

Ahora bien, el constante conflicto entre centralistas y federalistas presente en el

constitucionalismo de 1824 jugó un papel importante para la adopción del modelo

federalista pues, a pesar de que el gobierno federal no pudo en muchas ocasiones oprimir a

los movimientos armados insurgentes, sin embargo, de acuerdo con la autora, el gobierno

federal pudo contribuir al manejo de los estados-provincias.

De esta manera, como menciona Zoraida Vázquez, Lucás Alamán que se inclinó por el

gobierno federal declaró en el Congreso de Zacatecas el 17 de julio de 1823, que sólo la

federación procuraría “el bien de la patria”12

11
Zoraida Vázquez, J. “El federalismo mexicano 1823-1847” en Hernández Chávez A. (coord.), Federalismos
latinoamenricanos. México: El colegio de México / Fondo de Cultura Económica, (pp.15 y ss).
12
Cita de Zoraida Vázquez. Íbid.: 21.

7
8
III. Pacto Federal argentino
En el contexto regional durante la década de 1830, ante las disputas de los grupos

regionales, como bien señala María Celia Bravo (2013: 207) las únicas entidades que

fueron reconocidas con potencial político fueron las provincias argentinas. Dicho de otro

modo, sólo las provincias podían consolidar la unidad política necesaria para formar una

República federalista, cuyo propósito era la formación del Estado federal. Sin embargo, en

aquella época, este Estado federal no existía aún.

De esta manera, diversas provincias enmarcaron sus propósitos en el acuerdo de distintos

pactos que tuvieron lugar en estos años. El más sobresaliente es el Pacto Federal de 1831,

que me interesa examinar. Pues bien, uno de los rasgos fundamentales que trajo consigo

este pacto es la posibilidad de establecer acuerdos y tratar las diferentes posiciones

políticas que buscaban cohesionar sus ideales de organización política, como es el caso de

un Estado unitario, y que pusieron en marcha, por consiguiente, el proceso de unidad

territorial.

Así pues, la provincia de Buenos Aires fue la provincia líder pues, su particular ubicación

geográfica permitió establecer vínculos comerciales con diversos países. A pesar de

provocar en el resto de las provincias ciertos conflictos por su estado económico superior,

es cierto que ese carácter de la provincia dominante, por decirlo de algún modo, impulsó,

sin embargo, la creación del Estado argentino a partir de las contribuciones de Buenos

Aires hacia el resto de las provincias.

9
Es preciso mencionar, una breve reseña –en semejanza al caso de México– acerca de las

situaciones históricas previas que dieron lugar a la búsqueda de unificar las provincias

mediante el Pacto Federal argentino. De esta forma, a inicios del siglo XIX en el año 1819,

hubo un primer intento de formular una Constitución Nacional Argentina cuyo propósito

era formar un Estado rioplatense, no obstante, como bien apunta Chiaramonte (2003: 91),

esta Constitución fue rechazada por la mayoría de las provincias. Más tarde, en 1826 se

registró otro intento constitucional en el cual hubo reuniones constituyentes que buscaban

unificar las provincias bajo la idea de «provincias federales».

No obstante, cabe preguntarse ¿qué garantizó e hizo efectivo el pacto Federal argentino?

Para responder a esta cuestión, es importante destacar lo siguiente: los conflictos internos y

externos que tuvieron lugar en Argentina fueron disueltos cuando las provincias de Buenos

Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes firmaron el Pacto Federal. Así, el 4 de mayo de

1831, los miembros de estas provincias estuvieron de acuerdo en destacar que el pacto

firmado garantizaba un mejor manejo de los asuntos políticos y económicos

correspondientes de la región. Aseguraba, además, un tipo de seguridad para las provincias

en el sentido de protección militar así como un común acuerdo de defensa en contra de las

invasiones. Este tema, sería tratado por una comisión representativa que llevara a cabo lo

intereses comunes de las provincias que participaron el pacto. De esta forma, Argentina se

sumó a otros países latinoamericanos en asumir el modelo federal.

Es importante destacar, además, que desde los primeros artículos que componen el Pacto

Federal argentino puede verse la convicción de los miembros de las provincias por

defender, por un lado, una política proteccionista: «Los gobiernos de Santa Fe, Buenos

Aires y Entre Ríos ratifican y declaran en su vigor y fuerza los tratados anteriores

10
celebrados en sus mismos gobiernos que aseguran paz firme, amistad y unión estrecha…

reconociendo recíprocamente su libertad, independencia, representación y derechos.»13 Por

otra parte, como menciona José Carlos Chiamaronte (2003: 93), no hay una pronunciación

explícita del concepto de soberanía en la exposición de los artículos en el pacto, pero sí una

mención implícita pues se nombra a una comisión representativa llamada “Comisión

representativa de los Gobiernos de las Provincias Litorales de la República Argentina”. Con

ello, las provincias habían logrado convocar y resguardar para su integridad la soberanía

argentina. Sin embargo, al año siguiente este carácter soberano del pacto se disuelve a raíz

de los conflictos ocasionados por la provincia de Buenos Aires que defendía una posición

centralista, es decir, apelaba por el poder político unitario, mientras que los federales

querían una consolidación del Estado federal argentino.

Una figura importante que Chiaramonte destaca en la consolidación del Pacto Federal es

José María Paz quien luchó por la unificación de

13

11
Además, para el año 1853, mientras los intentos constitucionales continuaban acechando a

las provincias argentinas, como lo señala Celia Bravo, la intervención de Miltre fue

detonante para justificar la existencia de un principio de nación anterior a la discusión

acerca de la formación de un pacto constitucional.

Comparación ente federalismo mexicano y federalismo argentino

12
IV. El modelo federalista argentino
Para esclarecer en qué consiste el modelo federalista argentino, es importante destacar

algunos puntos clave de los trabajos históricos relevantes al respecto de la adopción de

dicho modelo por parte de la República Argentina en el siglo XIX, más específicamente, en

las décadas que preceden a la formación de su Constitución Nacional de 1953 y hasta el año

de su consolidación, tal como lo señala José Carlos Chiaramonte (2003: 81), en el lapso que

va de 1831 a 1853. De esta manera, él muestra que debido a la falta de cohesión política de

Argentina en aquél período, se produjo «el llamado federalismo argentino» que consistió

básicamente en un conjunto de tendencias políticas no bien definidas que más tarde dieron

lugar a la confederación cuya base fue el Pacto Federal, como lo mencioné en el capítulo

anterior.

Es importante mencionar, el equívoco que muestra José Carlos en el desarrollo de los

estudios historiográficos sobre el modelo federalista argentino, pues, se le denominó a la

confederación de las provincias argentinas, en el año 1831, un tipo de federalismo. Más

precisamente, con este término se referían a los movimientos de las provincias que dieron

lugar a la desorganización política. No obstante, el federalismo se refiere a la organización

política cuyo fin es consolidar un Estado federal que se forma a parir de la unión de estados

independientes y soberanos. En cambio, la confederación que se produjo a partir del Pacto

Federal de 1831, como señalé antes, se refiere a la unión de las provincias para instaurar la

República, en este caso, de las provincias argentinas. Sin embargo, Chiaramonte aclara que

13
el criterio impreciso entre confederación y federalismo proviene de la literatura política

europea y de los modelos que adoptó el Estado federal norteamericano14.

Ahora bien… ¿cómo se desarrolló este modelo? ¿Cuáles fueron las condiciones hitoricas

que lo permitieron? …

Conclusiones

14

14
15
Bibliografía
Annino, A. “Soberanías en lucha” en Annino A. y Guerra F. (coords.), Inventando la
nación. Iberoamérica. Siglo XIX. México, FCE, 2003, PP. 152-184.
Botana, R. “El federalismo en Argentina 1852-1930” en Carmagnani, M. Federalismos
latinoamericanos., México, El Colegio de México / FCE, 1993, (pp.224-259).
Chiaramonte J., “El federalismo argentino en la primera mitad del siglo XIX” en
Carmagnani, M. Federalismos latinoamericanos, México, COLMEX/ FCE, 1993, (pp. 81-
132).
Farías, J. “El comportamiento federal en la Argentina”, Buenos Aires, EUDEBA, 1970.
Hernández, María, A. “Presidencialismo y federalismo en Argentina”. México, Biblioteca
virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. www.juridicas.unam.mx
Pantoja, D. “Bases del constitucionalismo mexicano. La Constitución de 1824 y la teoría
constitucional”, México, FCE, 2017.
Sordo, Cedeño R. “El Congreso Nacional de la autonomía de las provincias al compromiso
federal”, en Josefina Zoraida Vázquez (coord.), El establecimiento del federalismo en
México (1821-1827), México, El Colegio de México, 2003, (pp. 115-153).

16