Anda di halaman 1dari 5

LA INFLUENCIA SOCIAL Y CULTURAL DE LA LENGUA ESCRITA

El lenguaje es uno de los logros fundamentales del género humano, su papel


en la apropiación de la cultura e incorporación del individuo a la sociedad,
constituye un incremento clave del proceso educativo.
Su esencia es expresar ideas, necesidades experiencias y sentimientos por
medio de la palabra hablada y escrita, los gestos, las actitudes y los
comportamientos.
Es precisamente a través del lenguaje que el niños se inserta en el mundo y
se diferencia de él, ya que en su desarrollo van pasando de una función
afectiva e individual a cumplir una función eminentemente cognitiva y
social.
A través del lenguaje tanto oral como escrito, el niño puede expresar sus
sentimientos y explicar sus reacciones a los demás, conocer distintos puntos
de vista y aprender valores y normas de convivencia.
La práctica del lenguaje en diversas situaciones y contextos, en sus
manifestaciones verbales y no verbales, comienza a tener intencionalidad en
los intercambios comunicativos; niños y niñas se van haciendo más activos
bajo la influencia cultural de su entorno.
La apropiación de las prácticas sociales del lenguaje requiere de una serie
de experiencias individuales y colectivas que involucren diferentes modos de
leer, interpretar y analizar los textos; de aproximarse a su escritura y de
integrarse en los intercambios orales.
La educación primaria no representa el inicio del aprendizaje ni la
adquisición de la oralidad, la lectura y la escritura, pero sí es el espacio en
el que de manera formal y dirigida inician su reflexión sobre las
características y funciones de la lengua oral y escrita.
El periodo trascendental en la formación sienta las bases para garantizar el
éxito educativo, porque al aprender a leer y escribir en un contexto de
alfabetización inicial los alumnos tienen la posibilidad de emplear el
lenguaje como herramienta de comunicación para seguir aprendiendo.
La lengua oral y escrita es un objeto de construcción y conocimiento
eminentemente social, por lo que las situaciones de aprendizaje y uso más
significativas se dan en contextos de interacción social.
El papel de la escuela para orientar el desarrollo del lenguaje es
fundamental. Por un lado, debe crear los espacios para que la dimensión
social del lenguaje sea abordada y comprendida, y los alumnos desarrollen
habilidades de interacción y expresión oral y escrita.
Todo lo que se transmite o se construye familiarmente no es únicamente de
orden “cultural” como la apropiación de los saberes.
Relaciones con el futuro, con la organización, con el esfuerzo, con la
autoridad, etc., son transmitidas de padres a hijos en la intimidad de la vida
doméstica y determinan la actitud de los hijos frente a las reglas de vida, al
ascetismo y los saberes escolares.
Lo que construyen los niños dentro del universo familiar en materia de
cultura de la escritura es un conjunto compuesto de gustos, de roles,
funciones sociales de las diversas prácticas de escritura y de lectura y de
normas diversas.
En lo que se refiere a las funciones sociales de las diversas prácticas de la
escritura, nos damos cuenta de que los niños pueden interiorizar muy
pronto las razones o los contextos de apelación a la escritura.
El niño se va apropiando de la lengua escrita de una forma natural mediante
experiencias de lenguaje que se presentan en las situaciones sociales
cotidianas y de juego que tienen sentido para él.
Algunos niños adoptan la costumbre de anotar algunas cositas para su
mamá que podría olvidar.
Los niños entran en una cultura familiar de la escritura de diferentes
maneras, que se combinan: por diversas incitaciones y peticiones
parentales, por colaboraciones con prácticas de escritura y de lectura, por
imitación, por identificación con los roles adultos o por impregnaciones
indirectas.
Las colaboraciones cotidianas en las escrituras domésticas múltiples: los
niños pueden contribuir a crear las listas de mandados o las listas de cosas
para llevar de viaje, escribir al dictado de sus padres, llevar la lista a la
tienda para señalar lo que falta por comprar, etc.
En el proceso de adquisición del lenguaje escrito, influyen diversos factores
culturales y sociales que ayudan a desarrollar las habilidades de escritura;
como ya pudimos observar: la familia, el contexto, la escuela, sus
compañeros, influyen de manera considerable. A su vez el niño aprende a
utilizar el lenguaje a partir de lo que él puede ver, lo que escuchas, lo que
siente y la repercusión que en él causan lo que los medios de comunicación
le ofrecen.
Sin embargo, la escuela desempeña el papel más importante en este
proceso, ya que es aquí donde el niño adquiere la mayor parte de sus
conocimientos y los desarrolla continuamente, es por eso que los docentes
debemos ayudar a potenciar este aprendizaje y contribuir en el
fortalecimiento de dicha habilidad

https://www.clubensayos.com/Acontecimientos-Sociales/La-Influencia-
Social-Y-Cultural-En-Los-Procesos/1151981.html
Parece que el lenguaje oral y escrito no esta tan íntimamente relacionado,
pero, el lenguaje escrito es la impresión o materialización del lenguaje oral.
Dicho esto, el lenguaje como uno de los logros fundamentales del género
humano, su papel en la apropiación de la cultura e incorporación del
individuo en la sociedad, constituye un instrumento clave del proceso
educativo, su esencia es expresar ideas, necesidades, experiencias y
sentimientos por medio de la palabra hablado o escrita, los gestos, las
actitudes, los comportamientos. Entonces la cultura de una sociedad es
indudablemente influenciada por su lengua escrita, ya que ella es una
impresión de esta.
Es precisamente a través del lenguaje que el niño y la niña se insertan en el
mundo y se diferencias de èl, ya que en su desarrollo van pasando de una
función afectiva e individual eminentemente cognitiva y social. A través del
lenguaje tanto oral como escrito, pueden expresar sus sentimientos y
explicar sus reacciones a los demás, conocer distintos puntos de vista y
aprender valores y normas. También pueden dirigir y reorganizar su
pensamiento, controlar su conducta, favoreciendo de esta manera un
aprendizaje cada vez más consciente.

En los primeros años de vida, lo niños y niñas se comunican realizando


juegos vocales, balbuceos, cambiando sonidos en sucesión de silabas y
produciendo sus primeras palabras.
La práctica del lenguaje en diversas situaciones y contextos de, en sus
manifestaciones verbales y no verbales, comienza a tener intencionalidad en
los intercambios comunicativos; niños y niñas se van haciendo más activos,
bajo la influencia cultural de su entorno, su vocabulario avanza y su
dominio avanza considerablemente. Aprenden en un contexto social y
cultural de las relaciones con los adultos y niños.

En la sociedad actual de manera permanente, se observan textos escritos,


como periódicos, revistas, libros cuentos, envases de alimentos y de otros
productos, propagandas en la calle y televisión. Los niños establecen
contacto permanente con este ambiente alfabetizador, no son diferentes
ante las escrituras que aparecen en todas partes, los ven, preguntan sobre
ellos, observan cómo los adultos u otros escriben y leen; reflexiona sobre
los materiales portadores de texto y construyen hipótesis en torno a ellos.

Al respecto Goodman (1992) refieriendos3e a las raíces dela aprendizaje de


la lectura y la escritura, argumenta que una sociedad orientada hacia lo
impreso sus miembros, independientemente del estrado de donde
provengan , usan la escritura y lectura a diario desde temprana edad,
interactúan con el significado de los textos escritos que encuentran en las
etiquetas de los productos para casa, alimentación, juguetes, en los carteles
etc.