Anda di halaman 1dari 2

INTRODUCCIÓN A LA CONDUCTA APRENDIDA

El aprendizaje tiene que ver con la capacidad de predecir hechos importantes relativos al ambiente,
la adquisición de nueva conducta motora y de nuevas reacciones anticipadas. La mayoría de las
personas tiende a pensar que el aprendizaje es algo que implica la adquisición de conductas nuevas,
sin embargo, el aprendizaje también puede consistir en la disminución o la eliminación de cierta
conducta en el repertorio del organismo.

HISTORIA. Descartes (1596-1650) reconocía que muchas de las cosas que hace la gente son
reacciones automáticas a estímulos externos (mecanicismo). Conforme al dualismo cartesiano hay
dos clases de conducta humana: la involuntaria y la voluntaria. Algunas acciones son involuntarias
y ocurren en respuesta a estímulos externos. Tales acciones se llaman reflejos. Las acciones
voluntarias se producen por la elección consciente de la persona de obrar de esa manera.

Luego de Descartes vino la corriente filosófica que supone que los humanos nacen con ideas innatas
acerca de ciertas cosas (innatismo). Sin embargo, algunos filósofos seguidores de Descartes
discreparon de la postura innatista, en particular el británico John Locke (1632-1704) quien pensaba
que los seres humanos nacen sin preconcepciones sobre el mundo (tabula rasa). A este enfoque
filosófico se le llama empirismo.

Thomas Hobbes (1588-1679) a diferencia de Descartes, pensaba que la mente operaba


precisamente de manera tan predecible y regular como los mecanismos reflejos; proponía que la
conducta voluntaria es regida por el principio del hedonismo.

De acuerdo con los empiristas británicos, otro importante aspecto de cómo funciona la mente
implicaba el concepto de asociación. Las reglas de la asociación ya habían sido descritas por
Aristóteles: contigüidad, similitud y contraste. El principio de contigüidad declara que, si dos
acontecimientos tienen lugar repetidamente juntos en el espacio o en el tiempo, se asociarán. Los
principios de similitud y contraste establecen que dos cosas se asociarán si son semejantes en algún
aspecto o si tienen algunas características contrastantes.

Thomas Brown (1778-1820) sustentaba que algunos factores influyen en la formación de


asociaciones entre dos sensaciones, entre ellos la intensidad de las sensaciones y la frecuencia con
que ambas sensaciones se producen juntas. Sería hasta más adelante que la investigación empírica
de los mecanismos de las asociaciones empezaría a desarrollarse, con la obra precursora del
psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus (1850-1909).

Los procesos fisiológicos responsables de la conducta refleja se entendieron mejor en el siglo XIX.
Sechenov (1829-1905) sostenía que los estímulos no provocan respuestas reflejas directamente en
todos los casos; más bien, en algunos casos un estímulo puede liberar una respuesta de inhibición.
Pavlov (1849-1936) demostró experimentalmente que no todos los reflejos son innatos; pueden
establecerse nuevos reflejos a los estímulos mediante los mecanismos de asociación.

La investigación sobre el aprendizaje animal se emprendió con gran energía hace poco más de 100
años. El impulso para esa investigación provino de tres fuentes principales la primera de las cuales
fue el interés por la cognición comparativa y la evolución de la mente. La segunda fue el interés por
la forma en que funciona el sistema nervioso (neurología funcional) y la tercera, el interés por
formular modelos animales para estudiar ciertos aspectos de la conducta humana. George Romanes
sugería en su libro Animal intelligence (1884) que la inteligencia puede identificarse determinando
si un animal aprende a hacer nuevos ajustes o a modificar los anteriores de acuerdo con los
resultados de su propia experiencia individual y define la inteligencia en términos de la capacidad
de aprender. Por su parte, la afirmación de Pavlov de que los estudios del aprendizaje revelan cómo
funciona el sistema nervioso es bien aceptada por los neurocientíficos contemporáneos. Kandel, por
ejemplo, ha comentado que el dogma central de la moderna neurociencia es que toda conducta es
un reflejo de la función del cerebro.

DEFINICIÓN. El aprendizaje es un cambio duradero en los mecanismos de la conducta que


comprende estímulos y/o respuestas específicas y que resulta de la experiencia previa con estímulos
y respuestas similares. Siempre que vemos evidencia de aprendizaje vemos el surgimiento de un
cambio en la conducta, pero ¿debería definirse el aprendizaje en términos de un cambio en los
mecanismos de la conducta (sean estos mecanismos conceptuales o físicos) más que en términos
de la conducta en sí? Claro que sí ya que a la conducta la determinan muchos factores además del
aprendizaje. Ejemplos de estos factores son: fatiga, alteración en el estado fisiológico del organismo,
la maduración evolutiva, entre otros.

También debemos distinguir entre la ejecución y el aprendizaje. La ejecución se refiere a las acciones
de un organismo en un momento particular. La ejecución es determinada por la oportunidad, la
motivación y las capacidades sensorial y motora, además del aprendizaje. Por consiguiente, no
puede considerarse que un cambio en la ejecución refleje automáticamente el aprendizaje. A veces
la evidencia de aprendizaje no puede obtenerse hasta que se aplican procedimientos especiales de
prueba.

ASPECTOS METODOLÓGICOS. Hay dos características destacadas de las investigaciones de los


procesos de aprendizaje. Una de estas es el uso exclusivo de los métodos de investigación
experimentales, en lugar de los de observación. La segunda es la confianza en un planteamiento de
proceso general. El estudio del aprendizaje se limita a los métodos de investigación que se requieren
para identificar las causas. El problema básico de estudiar las causas es que éstas no pueden
observarse directamente; solo pueden inferirse de los resultados de las manipulaciones
experimentales. En los estudios del aprendizaje, la causa que interesa tiene que ver con la
experiencia previa (la experiencia de entrenamiento). Los estudios de aprendizaje requieren
comparaciones entre individuos que previamente recibieron la experiencia de entrenamiento en
cuestión e individuos que no la tuvieron. Por otro lado, el supuesto fundamental del enfoque en el
proceso general del aprendizaje es que este fenómeno en cuestión es producto de procesos más
elementales; la labor del psicólogo del aprendizaje es descubrir estas leyes universales.

USO DE ANIMALES EN LA INVESTIGACIÓN DEL APRENDIZAJE. La cuestión de cómo evolucionaron la


cognición y la inteligencia, formulada primero por Darwin, es una de las interrogantes
fundamentales acerca de la naturaleza humana. Es un hecho que las investigaciones fisiológicas
detalladas sobre la fisiología del aprendizaje sencillamente no pueden llevarse a cabo con gente. Los
estudios sobre los procesos de aprendizaje son más sencillos en animales criados en situaciones
controladas de laboratorio que en personas, cuyos antecedentes y extracción son mucho más
variados.