Anda di halaman 1dari 9

Manual esencial del

GUIÓN CINEMATOGRÁFICO

Mariano Sánchez Soler


Manual esencial del guión cinematográfico

© Mariano Sánchez Soler


Ilustración de portada: Antonio Tiedra, sobre una imagen de
Un tranvía llamado deseo.

ISBN: 978-84-9948-623-9
Depósito legal: A-775-2011

Edita: Editorial Club Universitario Telf.: 96 567 61 33


C/ Decano, n.º 4 – 03690 San Vicente (Alicante)
www.ecu.fm
e-mail: ecu@ecu.fm

Printed in Spain
Imprime: Imprenta Gamma Telf.: 96 567 19 87
C/ Cottolengo, n.º 25 – 03690 San Vicente (Alicante)
www.gamma.fm
gamma@gamma.fm

Reservados todos los derechos. Ni la totalidad ni parte de este


libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedi-
miento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia, graba-
ción magnética o cualquier almacenamiento de información o
sistema de reproducción, sin permiso previo y por escrito de los
titulares del Copyright.
ÍNDICE

PRESENTACIÓN......................................................5
1. El lenguaje del guión.............................11
El movimiento: materia básica del guión...........12
Construir una historia en imágenes....................13
2. UNA NARRACIÓN FRAGMENTADA EN
SECUENCIAS.........................................................15
3. recursos narrativos esenciales.....21
La elipsis............................................................21
El subtexto..........................................................23
Recursos visuales como signos de puntuación....26
4. la idea central...........................................29
Cuando “la idea” es de otro................................30
5. TEMA, ARGUMENTO, HISTORIA Y
TRAMA...................................................................33
La representación de un conflicto.......................34
6. LOS PERSONAJES Y LA HISTORIA. LA
SINOPSIS................................................................37
La investigación narrativa..................................42
7. LA ESCALETA Y LA ESTRUCTURA...............45
Planteamiento, nudo y desenlace.......................47
Plot points, pinzas, incidentes incitadores,
detonantes….......................................................48
La relación causa-efecto.....................................50
Suceso en Ópera.................................................50
8. EL TRATAMIENTO............................................55
El método del guionista, según Robert McKee......57
9. LA FUNCIÓN DE LOS DIÁLOGOS.................63
En siete características.......................................64
Algunos ejemplos de diálogos clásicos..............66
10. EL GUIÓN (LLAMÉMOSLE) LITERARIO....73
La voz de la experiencia.....................................76
Seis consideraciones finales...............................77
ANEXOS.................................................................81
1. Ejercicio a través de Los asesinos. Relato de
Ernest Hemingway.............................................83
2. El mal de Hollywood según David Mamet....95
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS....................99
PRESENTACIÓN

Este Manual ha sido redactado para mostrar la


esencia del guión cinematográfico como escritura
narrativa. Tiene un objetivo docente. Es un texto
directo, sin subterfugios, que desvela los ejes que
mueven el proceso de la escritura cinematográfica, y
sirve para introducirnos en su ejercicio, claramente;
más allá de supuestas teorías literarias novedosas o de
paradigmáticas certezas.
Este volumen es el resultado de muchos años de
actividad literaria por parte del autor, guionista y
narrador de ficciones, periodista de investigación y
poeta. Desde 2007 es profesor del Centro de Estudios
Ciudad de la Luz, adscrito a la Universidad Miguel
Hernández de Elche, donde imparte la asignatura de
Guión cinematográfico, dentro del Grado de Comuni-
cación Audiovisual, así como cursos especializados
y talleres de escritura cinematográfica y de introduc-
ción a la escritura de guiones.
Este Manual esencial es una herramienta peda-
gógica para todos aquellos estudiantes, de cualquier
condición, que deseen conocer y trabajar las claves
del guión cinematográfico; un instrumento de inicia-
ción para zambullirse en las turbulentas aguas de la
creación narrativa hecha imágenes. En esto radica el

5
Mariano Sánchez Soler

misterio y el gran reto de quienes desean escribir para


el cine. Arte y técnica.
En 2001, el guionista Jean Claude Carrière relata-
ba así su primer encuentro con la escritura cinemato-
gráfica: Jacques Tatí me preguntó: “¿Qué sabe usted
de cómo se hace una película?” y yo le respondí que
nada. Llamó a una montadora y ella me llevó a la
sala de montaje; Tatí tomó con una mano un rollo de
la película y con la otra el guión, y me dijo: “Todo el
problema consiste en ir de esto a esto. Transformar
el material, que el papel se convierta en película, ir
de la oruga a la mariposa, la oruga lo tiene todo pero
no puede volar”.

6
Hasta el siglo XVII, los dramaturgos ingleses (Mar-
lowe, Shakespeare, Jonson) veían sus obras editadas tan
sólo en el formato denominado quarto. Así llamados de-
bido a su fabricación -una hoja doblada se convertía en
varias páginas de texto impreso-, los quartos se parecían
a un panfleto. Hoy suena inverosímil, pero aquellos dra-
mas y comedias no habían alcanzado aún el prestigio
de las formas consagradas por el libro: el ensayo (Mon-
taigne, Bacon), los diccionarios y enciclopedias (Florio,
Topsell), la narrativa (Cervantes) y la poesía. ¡El único
libro de su autoría que Shakespeare acarició en vida fue
el de los Sonetos de 1609!
Aquellos quartos son los precursores de los guiones
de hoy. (...)
Tampoco sostendré que los guiones son alta litera-
tura, aunque no cerraría la puerta a su valoración como
subgénero. En sus características esenciales -pocas pero
precisas indicaciones, diálogos, definición de paráme-
tros visuales y sonoros-, los guiones profetizaron las for-
mas de leer, ver y oír en sincronía que los nuevos sopor-
tes hacen ya posible. Las generaciones venideras leerán
algo que se parecerá más a un guión que a una novela.
No digo que será mejor, pero tampoco peor. Un siglo
atrás nadie imaginaba que el cómic emularía la potencia
narrativa de la literatura. Hoy títulos como From Hell,
de Alan Moore, comparten mi estantería con Marlowe y
Shakespeare, y sin complejo de inferioridad alguno.

Marcelo Figueras. Teleseries de autor.


El País, 14 de agosto de 2010.

7
Hice mi primer taller de guión cuando todavía se
les llamaba cursos, en una academia que ya no existe.
Los alumnos nos acomo­dábamos con expectación el
primer día de curso, frente a los tres guionistas que lo
impartían.
El más veterano se arrogó la respon­sabilidad de
definir el objeto de nuestro aprendizaje. ¿Qué es un
guión?, pregun­tó en voz alta, a modo de introducción.
Un guión no es nada, se respondió. La respuesta
perseguía (y conseguía) un cierto efecto dramático. Pero
contem­plaba también lo que un guión es al fin: una guía,
una herramienta; un proceso, nunca un fin. Un centenar
de páginas escritas sólo para los ojos de unas doce­nas
de personas, el equipo que habrá de transformarlas en
imágenes.
Una de sus colegas le miró, molesta. Un guión lo es
todo, le enmendó, obser­vando lo que un guión es también
en buena medida: los planos maestros de la película que
llegará a ser un día, lo que la vertebra y da sentido; su
espalda, sí, pero también su pensamiento. Y su cadena
ge­nética; en él están impresas ya sus virtu­des y sus
defectos venideros, sus aciertos y su debilidad, la que
sea, pero también su grandeza. Una parte del proceso, de
acuerdo, pero quizá la más importante.
El tercer profesor trató de impedir el naufragio de un
curso que todavía no había zarpado: un guión no es nada
y sin embargo lo es todo, medió con diplo­macia. Los
alumnos nos reímos, parecía improbable que fuéramos a
aprender a escribir guiones allí.
Tardé años en comprender que los tres tenían razón.

Fernando León de Aranoa


Escribir sin red, 2009.

9
1. El lenguaje del guión

El guión, su escritura, conocimiento técnico


y su práctica, es el primer eslabón de la cadena
cinematográfica. Imprescindible. Como ha escrito
David Mamet: Todo se reduce al guión, o como
dicen en el teatro: “si no está en el papel no está
en el escenario”. Un buen guión puede brillar con
actores magníficos, y un guión extraordinario puede
hacerse con actores aficionados. Cuando tienes
un guión extraordinario interpretado por actores
extraordinarios tienes un clásico.
Así de claro.
De este modo ocurre con las grandes películas que
recordamos, con esos clásicos que nos acompañan
en nuestra vida de cinéfilos. Las grandes películas
empiezan con una premisa sencilla y avanzan, lógica
y necesariamente, hacia una conclusión a la vez
sorprendente e inevitable.
Sobre el papel, el guión es una versión de lo que
será la película, porque en ella intervienen otros
factores: el montaje, la interpretación de los actores,
los avatares del rodaje, la puesta en escena ideada
por el director... Sin embargo, todo debe estar en el
guión. Sin un buen guión es imposible que exista una
película notable.

11