Anda di halaman 1dari 3

Jonathan Samuel Padilla Angel 23/10/2018

ARTÍCULOS 30 A 38 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS


ESTADOS UNIDOS MEXICANOS.
En los artículos 30 a 38 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, se abordan los temas de: Nacionalidad, Ciudadanía, diferencia entre
extranjeros y nacionales, además de todo lo relativo a dicha materia. Es
importante hacer la distinción entre el concepto de Nacionalidad y el de
Ciudadanía pues el segundo está supeditado al primero.

Nacionalidad: “La nacionalidad es la calidad de pertenencia del individuo al pueblo


de un Estado.” La nacionalidad se puede adquirir por un hecho (nacimiento) o por
un acto jurídico (naturalización). El artículo 30 de nuestra Constitución estipula que
la nacionalidad mexicana se adquiere por nacimiento o por naturalización,
establece que todos los nacidos en territorio nacional son mexicanos, las
embarcaciones o aeronaves mexicanas sean de guerra o mercantes también se
consideran como territorio nacional, así mismo determina que todos los hijos de
padres mexicanos, ya sea por nacimiento o por naturalización, adquieren la misma
calidad de mexicanos que sus padres, sin importar que los hijos nacieren fuera del
territorio nacional.

Ahora bien, este artículo menciona dos maneras para adquirir la nacionalidad por
naturalización; los extranjeros que obtengan de la Secretaria de Relaciones carta
de naturalización (para ello se deben cumplir los requisitos que establece la ley) y
la mujer o el varón extranjeros que contraigan matrimonio con varón o mujer
mexicanos, que establezcan o tengan su domicilio dentro del territorio nacional, y
se sujeten al cumplimiento de los demás requisitos que al efecto señale la ley.

Adquirir la nacionalidad mexicana conlleva obligaciones que deben cumplir todos


los mexicanos. Mediante el cumplimiento de las obligaciones se pretende
contribuir al desarrollo y sustento del Estado; en las fracciones del artículo 31
constitucional se encuentran las obligaciones antes mencionadas, dentro de las
cuales encontramos la educación de los hijos o pupilos hasta el nivel medio
superior (mínimamente), recibir instrucción cívica y militar y contribuir para los
gastos públicos. En el artículo 32 constitucional se establece que: “La ley regulará
el ejercicio de los derechos que la legislación mexicana otorga a los mexicanos
que posean otra nacionalidad y establecerá normas para evitar conflictos por
doble nacionalidad.” Estado mexicano admite la doble nacionalidad; con el objeto
de proteger a los mexicanos que residan en el extranjero. Como el artículo lo
menciona claramente se pretende evitar conflictos con otras naciones por doble
nacionalidad y sobre todo salvaguardar la propia nación.
Jonathan Samuel Padilla Angel 23/10/2018

La Constitución define a los extranjeros en su artículo 33 como “…las personas


que no posean las calidades determinadas en el artículo 30 constitucional y
gozarán de los derechos humanos y garantías que reconoce esta Constitución.”
Así mismo el ejecutivo podrá expulsar a personas extranjeras fundamentándose
en la ley y de la manera que está lo disponga. Este mismo artículo prohíbe a los
extranjeros inmiscuirse en los asuntos políticos del país. Se puede leer en el
artículo 37 Constitucional que “Ningún mexicano por nacimiento podrá ser privado
de su nacionalidad.” Pero la nacionalidad mexicana por naturalización sí se puede
perder en los casos que el apartado B del mismo artículo menciona. Básicamente
se pierde cuando el naturalizado ostenta títulos que lo acreditan como nacional de
otro Estado, sin que hubiere notificado y solicitado aprobación al Congreso
Federal o de su Comisión Permanente. Ciudadanía: “La ciudadanía es el efecto
que el nacional mexicano alcanza con la mayoría de edad y cuando se tiene un
modo honesto de vivir… podemos observar que hay un elemento de evolución
física y psíquica, que se obtiene con el simple transcurso del tiempo; y hay un
elemento que implica aspectos éticos que pueden considerarse en caso extremo
como subjetiva, que es el modo honesto de vivir.” El artículo 34 del capítulo IV de
nuestra Constitución nos dice que: “Son ciudadanos de la República los varones y
las mujeres que teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes
requisitos: I Haber cumplido 18 años, y II Tener un modo honesto de vivir.”

Es importante señalar que para adquirir la calidad de ciudadano es necesario


cumplir con los criterios previos que establece la ley, esta es una diferencia
sobresaliente con respecto de la nacionalidad sobre todo para los mexicanos por
nacimiento. En el artículo 35 constitucional se mencionan las prerrogativas o
derechos que le son conferidos al ciudadano mexicano, éste puede participar
directa o indirectamente en los asuntos políticos del país, mediante el voto,
solamente los ciudadanos tienen la capacidad de elegir a las personas que
ocuparan los cargos públicos de elección ciudadana. Este es uno de los derechos
más relevantes de un ciudadano, también el de poder ejercer un cargo público y
tomar las armas para la defensa de la nación de conformidad con las leyes que
regulan este apartado. En el artículo 36 se encuentran las obligaciones de los
ciudadanos que son: inscribirse en el catastro de la propiedad, manifestando las
propiedades y la industria, profesión, trabajo u ocupación a la que se dedique,
hacer el registro electoral, votar en las jornadas electorales, desempeñar los
cargos de elección ciudadana, desempeñar otros cargos públicos y desempeñar el
cargo de jurado. Finalmente, en los artículos 37 y 38 constitucionales se
determinan la pérdida de la ciudadanía y la suspensión de los derechos o
prerrogativas del ciudadano mexicano respectivamente.
Jonathan Samuel Padilla Angel 23/10/2018

En el apartado C del artículo 37 se establecen las causales de la pérdida de la


ciudadanía, las cuales son muy similares a las referidas en la pérdida de la
nacionalidad de los naturalizados, pero en la fracción VI se menciona: “En los
demás casos que fijan las leyes.” Con lo que además de las que se encuentran
expresamente en la Constitución, el Estado se reserva la prerrogativa de extinguir
la ciudadanía por alguna otra causa, si así se requiriese. El artículo 38 estipula lo
siguiente: “Los derechos o prerrogativas de los ciudadanos se suspenden: I Por
falta de cumplimiento, sin causa justificada, de cualquiera de las obligaciones que
impone el artículo 36. Esta suspensión durará un año y se impondrá además de
las otras penas que por el mismo hecho señalare la ley; II Por estar sujeto a un
proceso criminal por delito que merezca pena corporal, a contar desde la fecha del
auto de formal prisión; III Durante la extinción de una pena corporal; IV Por
vagancia o ebriedad consuetudinaria, declarada en los términos que prevengan
las leyes; V Por estar prófugo de la justicia, desde que se dicte la orden de
aprehensión hasta que prescriba la acción penal; y VI Por sentencia ejecutoria que
imponga como pena esa suspensión. La ley fijará los casos en que se pierdan, y
los demás en que se suspenden los derechos de ciudadano, y la manera de hacer
la rehabilitación.”