Anda di halaman 1dari 2

Concepción metodológica

La pedagogía critica como concepción metodológica se adapta muy bien a este tipo de
situaciones pues ésta ya se ha articulado con anterioridad en programas de ICBF,
planteamientos en ella contenidos resultan ser herramientas idóneas para el desarrollo de
actividades que repercuten en la restitución de derechos, además en este caso en particular
consideramos que es una apuesta que vaya mucho más allá de una simple
instrumentalización del actuar de trabajador social; la pedagogía critica hace en hincapié en
las nuevas maneras de impartir conocimientos que sean más vivenciales, dejando a un lado
los obsoletos discernimientos del por qué y para que de la educación, la pedagogía critica
aboga por la construcción de nuevos significados que interpretan las diferentes realidades
sociales, las problematizan pero también buscan un nuevo horizonte alejado de los
conocimientos tradicionales, un conocimiento emancipatorio que persigue los fines de
Justicia y equidad, esto resulta en total sintonía con el quehacer de un trabajador social, por
esta razón consideramos que es loable llevar a cabo la lectura de esta realidad bajo esta
apuesta.

Una práctica incluyente que deconstruye la relación educativa vertical, la democratización


de las palabras y las acciones son premisas fundamentales para llevar a cabo lo planteado
en este trabajo, además al ser relaciones horizontales también se atribuye responsabilidades
individuales en aras de la transformación social colectiva y el contexto en el que surgirá
dicha práctica, no se pretende desconocer de ninguna manera las practicas institucionales,
pero si generar una conciencia más allá de lo establecido actualmente, en realidades que
muchas veces se entienden como ajenas, las practicas institucionales, se han tornado en
mecánicas, moldes que aplican para todas las realidades infantiles y siempre se lo entiende
desde la parte de la problematización, que si bien es un punto fuerte el exigir los derechos
de los cuales son garantes, pero este tipo de situaciones tiene que trascender a un futuro
próximo de estos niños que serán adultos y necesitan entender las realidades y abordarlas
con bases que se fundamentan en la niñez, un deber ético político va mucho más allá de
garantizar lo que por ley se merece; es formar sujetos críticos capaces de afrontar diferentes
vicisitudes, la infancia es una etapa de la vida, que si bien es crucial para el desarrollo
humano no es el fin en sí, la propuesta desde la pedagogía critica hace gran énfasis en la
construcción de futuro por parte activa de todos los actores involucrados teniendo en cuenta
también las limitaciones que se posean; la transformación social implica varios parámetros
“Transformar la realidad no es simplemente cambiarla o adaptarla a las necesidades
inmediatas, también es conceptuarla desde la conciencia social, desde el fortalecimiento del
trabajo en equipo, desde la consolidación de la investigación permanente, desde la
resignificación histórica que dé cuenta explicita de un pasado, un presente y un futuro como
procesos”

La investigación permanente da pie a nuevas maneras de abordar e interpretar la realidad


cambiante, este no es un proceso estático ni metódico que se rige sobre la estricta estructura
que homogeniza los patrones sociales desde la carencia y los paliativos que emergen de
diversas situaciones, la pedagogía critica busca el trasegar temporal de la humanización de
los procesos, algo que está siempre en proceso de co-construccion, algo inacabado no por
falta de herramientas sino por lo versátiles que son las perspectivas frente a la realidad
social.