Anda di halaman 1dari 4

Maestría en Políticas Públicas

Gobernar con Evidencia


Fernando Straface (gobernarconevidenciautdt@gmail.com)

I. Objetivos
Nos proponemos que, al completar la materia, los estudiantes estén mejor preparados para
identificar, analizar y aplicar evidencia en el ciclo de política pública. El curso procura que los
estudiantes sean consumidores sofisticados y exigentes de datos y razonamientos robustos para la
toma de decisiones, capaces de presentar y de demandar la mejor evidencia disponible en los
procesos decisorios.

II. Contenidos
-Introducción: el uso de evidencias en política pública frente a modelos tradicionales de
gestión. Qué se considera evidencia en la gestión y las políticas públicas. El ciclo de políticas y el
posible rol de la evidencia en cada etapa: diseño, implementación, monitoreo y evaluación.
Factores políticos en el ciclo de policy (equilibrios de poder, negociaciones, intercambio entre
actores): ¿qué rol puede ocupar la evidencia en esta dinámica?
-Evidencia para la toma de decisiones. Herramientas y desafíos para tomar decisiones basadas en
evidencia. Mecanismos de estimación ante información insuficiente. El valor de la información.
Predicción e incertidumbre. Asignación de probabilidades. Riesgos y sensibilidad. Costo – beneficio
y costo – efectividad.
-Tipos de evidencia para la gestión pública. Revisiones de literatura, revisiones sistemáticas y
meta-análisis. Evaluaciones de procesos y de impactos. Nuevos tipos de evidencia: big data y
análisis predictivo; inteligencia artificial; principios de behavioral economics. Jerarquías de
evidencia. Fortalezas y debilidades de cada herramienta.
-Modelos de gestión apoyados en evidencias: ¿cómo cumplir prioridades de gobierno? Una vez
decididas las políticas, existen modelos de gestión liderados desde el Centro de Gobierno que
buscan optimizar su implementación mediante el monitoreo intensivo, el uso de datos de
desempeño, y las intervenciones para mejorar el rendimiento, incluyendo innovaciones como las
Delivery Units o Performance Stats. Casos pioneros: Reino Unido, Baltimore.
-Límites de las políticas basadas en evidencia. El énfasis en what works puede sugerir una ilusión
tecnocrática de las políticas públicas, despojada de intereses, valores e incertidumbre. Este
módulo presentará críticas y matices al uso de evidencia en gobierno.
-Gobernar con evidencia en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La clase final presentará la
aplicación práctica de los temas estudiados durante el curso utilizando el caso del Gobierno de la
Ciudad de Buenos Aires.

III. Organización del curso


Cuando un médico receta un medicamento, puede apoyarse en estudios previos sobre su
efectividad en la salud de las personas. Esa evidencia surge habitualmente de experimentos
aleatorios controlados, que miden el impacto de una droga aplicándola sobre un grupo de
pacientes mientras que a otros se aplica un placebo. Este segundo grupo es fundamental para
saber cómo evolucionan los pacientes sin la acción del medicamento, identificando así el efecto
específico que éste tiene.
Cada vez más, las administraciones públicas son grandes productoras y recolectoras de datos e
información. Sin embargo, el uso de evidencia para organizar la gestión y fundamentar decisiones

1
Maestría en Políticas Públicas

de política pública suele ser muy limitado. En parte, esto obedece a diferencias sustantivas con la
medicina: no puede aleatorizarse la política monetaria o la provisión de educación primaria. Pero
aun con estas diferencias, existe un espacio significativo para complementar la intuición de los
decisores públicos y los procesos políticos con evidencias razonablemente rigurosas sobre qué
funciona (y qué no) en las intervenciones gubernamentales.
Este curso analiza diferentes tipos de evidencia y metodologías para incorporar de manera más
sistemática el uso de evidencia en la gestión pública. En particular, el curso se enfoca en el tipo de
evidencias más oportunas para los tiempos de la gestión pública, obviamente más vertiginosos
que los plazos de las evaluaciones de impacto (que pueden demorar años en producir
conclusiones).
El curso presta especial atención a los modelos de gestión que buscan arraigar una disciplina que
favorezca la utilización de evidencia robusta para mejorar la implementación de los programas
públicos, especialmente para cumplir objetivos prioritarios de gobierno. La experiencia de las
Delivery Units y de los modelos “Stat” (como CitiStat) en distintos gobiernos de todo el mundo es
una tendencia reciente de particular relevancia.
Asimismo, la materia presenta un panorama sobre diferentes tipos de evidencia posibles de
utilizar en la administración pública (cuanti y cualitativas) y brinda herramientas metodológicas
básicas para su uso. Se incluyen nuevas modalidades de evidencia, como big data, análisis
predictivo y behavioral economics, en conjunto con herramientas más tradicionales como
evaluaciones de política pública, revisiones sistemáticas y meta-análisis.

IV. Actividades prácticas


La cursada de la materia Gobernar con Evidencia se organiza en dos segmentos: al inicio de cada
clase se dicta una exposición teórica, y luego se abre un debate que promueve la discusión de los
textos e ideas presentadas y su aplicación a casos concretos.
A su vez, el 20% de las clases incluye invitados externos que lideran experiencias aplicadas de uso
de evidencia en política pública.
Finalmente, el trabajo final consiste en un "memo de política pública" en el cual los estudiantes
deben analizar y recomendar opciones para incorporar evidencia en su ámbito profesional. Si bien
el memo es un trabajo individual, se realiza previamente un ejercicio de discusión y puesta en
común en forma grupal, para recibir comentarios y sugerencias de los demás estudiantes.

V. Bibliografía

Bibliografía obligatoria
-Alessandro, M. (2016). “Compromisos de gobierno en Buenos Aires: selección, cumplimiento y
rendición de cuentas”. Presentado en la conferencia del CLAD, Santiago.
-Alessandro, M. (2017). “La economía política de la capacidad estadística. Una revisión de la
literatura”. Banco Interamericano de Desarrollo.
-Alliance for Useful Evidence – NESTA (2016). “Using Research Evidence. A practice guide”.
Londres.
-“Analysing AI: The impact of artificial intelligence on policy”. Centre for Public Impact, Londres.
-Barends, E., Rousseau, D.M. & Briner, R.B. (Eds). (2017). “CEBMa Guideline for Rapid Evidence
Assessments in Management and Organizations”, Version 1.0. Center for Evidence Based
Management, Amsterdam.
-Behn, B. (2014). The PerformanceStat potential. A leadership strategy for producing results.
Washington DC: Brookings Institution Press.

2
Maestría en Políticas Públicas

-Benegas, F. (2016). Presentación en la conferencia “Gobernar por intuición o gobernar con


evidencia”. Buenos Aires, Argentina.
-Besharov, D. (2009). “From the Great Society to continuous improvement government: shifting
from Does it work? To What would make it better?”. Journal of Policy Analysis and Management
28(2), 199-220.
-“Case Study in Chaos: How Management Experts Grade a Trump White House”. New York Times,
02/02/2017.
-“Dark Crystal -Why didn't anyone predict the Arab revolutions?” (2011). Foreign Policy.
-Freeguard, G., y Gold, J. (2015). “Data-driven delivery: lessons from the O’Malley administration
of Maryland”. Institute for Government, London.
-Flowers, M. (2016). Presentación en la conferencia “Gobernar por intuición o gobernar con
evidencia”. Buenos Aires, Argentina.
-Gertler, P. et al (2017). La evaluación de impacto en la práctica. Capítulo 3. Banco Mundial.
-Head, B. (2015). “Policy Analysis: Evidence-based Policy-making.” En: International Encyclopedia
of the Social & Behavioral Sciences, segunda edición. Atlanta, GA: Elsevier
-Gold, J. (2014). “International Delivery. Centres of government and the drive for better policy
implementation”. Institute for Government, London.
-Groisman, D. et al (2008). “Implementación del tablero de control en la Ciudad de Buenos Aires”.
CIPPEC.
-Kroll, A. y Moynihan, D. (2017). “The Design and Practice of Integrating Evidence: Connecting
Performance Management with Program Evaluation”. La Follette School Working Paper No.
2017-002.
-Morozov, E. (2014). “The planning machine: Project Cybersyn and the origins of the Big Data
nation”, The New Yorker.
-Mosteller, F. (1977). “Assessing unknown numbers: orders of magnitude estimation”.
Massachussetts: Addison-Wesley.
-Newman, K. et al. (2013). “What is the evidence on evidence-informed policy making? Lessons
from the International Conference on Evidence-Informed Policy-Making.” Oxford, Reino Unido:
International Network for the Availability of Scientific Publications (INASP).
-Oremus, W. (2017). “How Big Data Went Bust”. Slate.
-Parkhurst, J. (2017). The politics of evidence (part II). Londres, Taylor & Francis.
-Ryan, M. (2016). “Qualitative Comparative Analysis for reviewing evidence and making decisions”,
en Stoker G. and Evans M. (eds.) Evidence-based policy making in the social sciences: Methods that
matter. Bristol: Policy Press.
-Saltelli, A. y Giampietro M. (2017). “What is wrong with evidence based policy, and how it can be
improved?”. Futures.
-Schenk, T. (2016). Presentación en la conferencia “Gobernar por intuición o gobernar con
evidencia”. Buenos Aires, Argentina.
-Silver, N. (2012). The signal and the noise (páginas 228-242). Londres: Penguin Press.
-Stevens, A. (2011). “Telling Policy Stories: An Ethnographic Study of the Use of Evidence in Policy-
making in the UK.” Journal of Social Policy, 40:237-255.
-Straface, F. (2016). “Compromisos de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires”. Presentación en el
marco del Centro Colaborador con Gobiernos Subnacionales.
-Sutcliffe, S. y J. Court (2005). “Evidence-based Policymaking: What is It? How Does It Work? What
Relevance for Developing Countries.” Londres: Overseas Development Institute.
-The Behavioural Insights Team (2015). “EAST. Four simple ways to apply behavioural insights”.
Cabinet Office – NESTA.
-Williamson, K. (2018). “The scientific delusion”, The Weekly Standard.

3
Maestría en Políticas Públicas

VI. Modalidad de evaluación.


Al completarse la cursada, se entregará la consigna para la realización de un trabajo final. Los
estudiantes tendrán una semana para entregar el trabajo. El mismo buscará que los estudiantes
analicen o apliquen alguno/s de los temas de la materia en un caso práctico.
Además del examen final, se evaluarán periódicamente los avances de los estudiantes con trabajos
en cada clase.