Anda di halaman 1dari 3

Alguna vez fue indecoroso cuestionar el patriotismo de los

oponentes políticos. En estos días, sin embargo, nuestra política


tribal parece basarse en la idea nociva de que aquellos que no están
de acuerdo con nosotros no aman a nuestro país. Pero arrojar
acusaciones de que los puntos de vista políticos de uno lo hacen
antipatriota o antiamericano es algo muy diferente a llamar a un
político que desdeña nuestra democracia, sus instituciones y sus
ciudadanos. Evitar etiquetar tales acciones como antiamericanas o
antipatriotas sería como dar un pase al político. Entonces: ¿Es el
presidente Trump un patriota?
Seguramente él se envuelve en la bandera y promociona su amor por
los militares, pero ninguno sugiere que tenga devoción por los
ideales estadounidenses. Insistir en que un manifestante no ejerce
sus derechos de la Primera Enmienda, sino más bien sonreír y
saludar a la bandera no muestra ningún amor por los ideales
estadounidenses. Equiparar a neonazis con manifestantes antinazis
no es patriótico; es antiamericano.
Trump personifica el nacionalismo ("¡Somos el número uno!") Pero
eso es bastante diferente del patriotismo. George Orwellexpone la
distinción en su ensayo seminal sobre el tema:
Un nacionalista es aquel que piensa única o principalmente en
términos de prestigio competitivo.Puede ser un nacionalista positivo
o negativo, es decir, puede usar su energía mental para aumentar o
denigrar, pero de todos modos sus pensamientos siempre se vuelcan
victorias, derrotas, triunfos y humillaciones. Él ve la historia,
especialmente la historia contemporánea, como el aumento y
declinación sin fin de las grandes unidades de poder, y cada evento
que sucede parece una demostración de que su propio bando está en
ascenso y algunos rivales odiados están en baja categoría. . . . Todos
los nacionalistas son capaces de la deshonestidad más flagrante,
pero él también, dado que es consciente de servir a algo más grande
que él, está firmemente seguro de estar en lo cierto.
Ciertamente tenía la forma de nacionalismo de Trump vinculada:
Todos los nacionalistas tienen el poder de no ver semejanzas entre
conjuntos de hechos similares. . . . Se considera que las acciones son
buenas o malas, no por sus propios méritos, sino según quién las
haga, y no existe casi ningún tipo de indignación: tortura, uso de
rehenes, trabajo forzado, deportaciones masivas, encarcelamiento
sin juicio, falsificación, el asesinato, el bombardeo de civiles, que no
cambia su color moral cuando es cometido por "nuestro" lado. . . . La
indiferencia hacia la verdad objetiva se fomenta mediante el
sellamiento de una parte del mundo de otra, lo que hace que sea
cada vez más difícil descubrir lo que realmente está sucediendo ".
Por el contrario, un patriota muestra "devoción a un lugar en
particular y una forma de vida particular, que uno cree que es la
mejor del mundo". Como América está definida por su credo
("Todos los hombres son ..."), El patriota estadounidense, uno
razona, muestra devoción por sus instituciones, principios, logros
históricos (reales, no imaginados y sin ignorar sus fallas) y personas
que no son de un solo género, religión, raza, perspectiva política,
orientación sexual o etnia .
3:01
Opinion | You don't have to punish black people to prove you're patriotic
Columnists Eugene Robinson and Christine Emba discuss the NFL's decision to fine protesting
players. (The Washington Post)

El tipo de nacionalismo antiliberal y, sí, antiestadounidense de


Trump a menudo se transforma en narcisismo puro, que poco tiene
que ver con Estados Unidos en absoluto. Su peculiar culto a la
personalidad ha estado en plena exhibición. Toma la forma de
imaginar que el sacrificio patriótico conduce inevitablemente a
apoyarlo personalmente. Tuiteó el lunes:
¡Feliz Memorial Day! Aquellos que murieron por nuestro gran país
estarían muy felices y orgullosos de lo bien que está nuestro país
hoy. La mejor economía en décadas, los números de desempleo más
bajos para negros e hispanos NUNCA (y mujeres en 18 años), la
reconstrucción de nuestras Fuerzas Armadas y mucho más. ¡Bonito!
Los patriotas incluyen a muchos estadounidenses que aborrecerían
Trump y Trumpism, pero lo más importante es que su sacrificio no
tiene nada que ver con él y no debería invocarse para
felicitarse. ( David Frum del Atlantic escribió: "Donald Trump se
preocupa enormemente por los símbolos nacionales, la bandera, el
himno, cuando puede usarlos para menospreciar, humillar y
excluir"). Esto no es patriotismo sino apropiación del sacrificio
patriótico para la gloria personal .
Asimismo, su sugerencia de que partes de nuestro gobierno
se "entrometieran" en nuestras elecciones sería una mentira
abominable proveniente de un candidato. Para un presidente, tal
afirmación traiciona su juramento y expresa desprecio por nuestra
democracia, todo empeorado por su negativa a identificar una
potencia extranjera hostil que en realidad está tratando de socavar
esas mismas elecciones. Los funcionarios elegidos y los altos
funcionarios de inteligencia, estoy viendo al director del FBI
Christopher A. Wray y la directora de la CIA, Gina Haspel, tienen la
obligación de denunciar una acusación tan vil y falsa.
En resumen, Trump evidencia el amor a uno mismo, el amor por
ganar y el amor por los símbolos patrióticos que puede deslizar para
su propia glorificación. Su punto de vista y sus hábitos mentales
denotan el de un nacionalismo implacable, pero esa mentalidad
contradice los ideales estadounidenses. Es fundamental para los
políticos y ciudadanos de todas las creencias rechazar sus arrebatos
como antiestadounidenses y antipatrióticos.